Page 1

8 

op i n ión  E L NORT E -  Domingo 21 de Febrero del 2010

opinion@elnorte.com

Luis Alberto Herrán Ávila

Enrique Krauze

La omnipotencia que caracterizaba al Presidente de México se erosiona bajo las presiones del cambio, esperemos, hacia un país más democrático.

La equiparación entre el México revolucionario y el actual no resiste el análisis histórico. Aunque la pobreza persiste, el País ha cambiado.

Presidencialismo en tela de juicio mak@elnorte.com

Luis Alberto Herrán Ávila

1.- LA pregunta de moda entre la raza política es: ¿Sabes cuál es el primer requisito que deben cumplir los candidatos de la alianza PAN-PRD?... 2.- ¡SER ex priistas!... 1.- PA’ quien lo dude, ahí están los candidatos de Oaxaca, Durango, Veracruz, Puebla y, próximamente, Sinaloa... 2.- LA pregunta complementaria es: ¿Y qué opinarán los panistas tradicionales de los Estados?... b

1.- QUÉ “brillante” resultó la empresa Axcentric, que sin decir agua va endilgó en los recibos de luz un seguro de vida y asistencia telefónica a los cientos de miles de usuarios cautivos de la CFE en Monterrey... 2.- LA empresa ganó un contrato para imprimir los recibos de los 1.5 millones de usuarios en Nuevo León a cambio de permitir publicidad en las facturas y dar puntos en un monedero electrónico cuando los regios hicieran compras en negocios participantes... 1.- PEEERO, ya encarrerados en este proyecto piloto –que se va a extender a todo el País–, el concesionario de las facturas agregó el susodicho seguro vía afirmativa ficta, esto es, si el cliente no se metía en el lío de tramitar su rechazo, se daba por aceptado... 2.- Y, PA’ no batallar, cada mes cobrarían la cuota del seguro a lo chino, quitándoles a los usuarios puntos del monedero... 1.- LA novedad es que la empresa no sólo sorprendió a los clientes, sino al propio Alfredo Elías Ayub, director general de la CFE, que hizo corto circuito cuando se enteró de las denuncias públicas a través de los medios... 2.- Y, AUNQUE le bajó al switch y canceló el seguro ipso facto, falta saber si realmente la concesionaria se fue por la libre o alguien en la CFE le dio luz verde al abusivo plan... b

E d i to r i a l i sta I n v i ta d o

E

n el imaginario político de varias generaciones de mexicanos, el espíritu del presidencialismo solía sintetizarse en una paradigmática frase: “Gracias, Señor Presidente”. Sin embargo, en los últimos 20 años la emblemática figura del Primer Mandatario ha perdido buena parte de aquella aura mística que lo situaba como encarnación de la unidad nacional, jefe “natural” del partido en el poder y orgulloso representante de México en el extranjero. No es que los presidentes del siglo anterior hayan enfrentado retos menos complicados. Bajo la imagen mítica del México estable y en vías de “modernización”, siempre hubo dificultades para contrarrestar un entorno mundial inestable, y una obsesión por esconder debajo de la alfombra los grandes problemas nacionales irresueltos o neutralizados con demagogia y clientelismo. Y la más emblemática de las instituciones de este régimen, la del Presidente, encabezó por años la maquinaria del partido oficial que aspiró a controlar y administrar el conflicto social de la misma manera en que se implementaban modelos económicos proteccionistas y planificados. Hoy, la institución presidencial ha sido testigo incómodo de la disminución de esa añeja ilusión de omnipotencia y omnipresencia. Y es que la realidad de un México social y políticamente plural y complejo rebasó los sueños de homogenei-

1.- A VER, a ver, a ver... 2.- ¿CÓMO está esa tremenda jugada entre panistas de que su coordinador en el Congreso del Estado reprobó un relevante examen interno y “alguien” metió mano para aprobarlo?... 1.- DE acuerdo a informantes de primer nivel, cuentan que Hernán Salinas, el pastor de la bancada azul, tronó la prueba para ser electo consejero nacional... 2.- PERO ya sea para salvarlo a él o la imagen panista, luego, luego empezaron a sonar los telefonazos entre el PAN estatal y el CEN y, de pronto, Salinas ya había pasado el examen, aunque –¡ufff!– apenas de panzazo...

dad y unanimidad, que se pretendía fueran apuntalados por el Presidente. Ni los intentos por revivir al Presidente omnipotente durante el salinato fueron suficientes para lidiar con los retos que el Siglo 20 nos heredó, en medio de expectativas creadas por la liberalización de la economía, la transición política y la promesa de una supuesta modernidad que parece habérsenos ido como arena entre las manos. ¿Cómo entendemos este declive del presidencialismo? Algunos han apuntado hacia una profunda crisis de liderazgo político; otros, a un debilitamiento quizá excesivo del Ejecutivo. También se ha señalado la incompatibilidad del presidencialismo con una reforma del Estado que se enfoque en cambios democráticos más profundos. Pero, ¿qué tan importantes son los actores concretos y sus convicciones más allá de explicaciones y soluciones “institucionales”? El episodio protagonizado por Fernando Gómez Mont nos da tela de dónde cortar. Su renuncia al PAN fue justificada como un gesto de congruencia con sus “principios”, aunque pronto fueron reveladas las negociaciones subterráneas con el PRI para sabotear a toda costa las alianzas que en diversos estados han armado el PAN y el PRD. Se cuestionó el hecho de que el Secretario de Gobernación realizara dichas negociaciones sin consultar al Mandatario, mientras éste rei-

teró su entera confianza en las decisiones y maniobras de su colaborador. Este episodio cuasi-anecdótico puede leerse dentro del contexto más amplio de los retos y cuestionamientos que actualmente enfrenta el Presidente, como persona y como institución. Por una parte, se puso en duda la siempre tensa relación del Ejecutivo con sus colaboradores y con la militancia del partido. Podría hablarse de una cierta delegación de responsabilidades: el Presidente no puede estar en todo y requiere agentes hábiles ante la compleja correlación de fuerzas que enfrenta. En determinadas circunstancias, el Presidente maniobra en la ambigüedad y el discurso de “unidad nacional”, esconde la insignia de jefe supremo y delega responsabilidades, errores y aciertos. En otras cuestiones, sin embargo, la presente Administración ha desplegado posiciones duras frente a temas de la agenda nacional, por ejemplo, el Ejército en Ciudad Juárez, la propuesta de reforma política y la supuesta inconstitucionalidad de los matrimonios homosexuales. Lo paradójico es que definir posturas no resuelve problemas. En este caso, las firmes “convicciones” se ven eclipsadas por descuidos e imprudencias, más cuando el Presidente y sus colaboradores, así como el propio PAN, ofrecen a los ciudadanos argumentos pobres y poco convincentes para

la semana en cartones

DESDE EL BALcón

Padre abnegado d Limita Obama TV a sus dos

hijas.

b

c No quiere que vean las noticias de México.

Planchadito d Zeferino ya es delegado. c Y lleva buen rato de repudiado. Sobrados d Tiene Los Pinos sobregiro. c Y eso que prometer no cuesta. A sus anchas d Cobran en la UANL y en Edu-

Rodolfo Junco de la Vega Fundador

Alejandro Junco de la Vega

Rodolfo Junco de la Vega

Presidente y Director General

Director General Adjunto

Lázaro Ríos

Ricardo Junco Garza

Director General Editorial

Director General Comercial

Ignacio Mijares

Martha Alicia Treviño

Director General Operaciones

Directora Editorial

Alejandro Junco de la Vega E.

Jorge A. Meléndez Ruiz

Director Internet

Director Editorial Negocios

Carlos Ortiz Lozano

Lourdes Solís

Director Comercial

Directora Soft News

Luis A. Soto

Luis Alberto Lara

Subdirector Local

Subdirector Deportes

René Sánchez

Edmundo Crespo

Subdirector Negocios

Subdirector Corresponsalías

David Brondo

Jorge Páez

Subdirector Nacional

Director Producción

Alberto Espinosa

Rogelio Martínez Director de Tecnología

Director Administrativo

Fernando Zermeño

Hernán Villarreal

Subdirector Comercial

Director Circulación

Guillermo Toledo

José Grajeda

Subdirector Diseño

Subdirector Diseño

Javier Castillo

Mauro E. Rodríguez

Subdirector Comercial Agencias

Subdirector Diseño Comercial

Jacobo Tafich Subdirector Circulación

Directorio ampliado: www.elnorte.com D.R. 35302 © Editora El Sol, S.A. de C.V. / Washington 629 Ote., Monterrey, N.L., 64000 Certificado de licitud de título 7992 / Contenido 5659 / Prohibida su reproducción total o parcial

cación.

c Corazón de Reyes Tamez tam-

Entre 1910 y 2010

b

Año LXXII, Número 26,007

El autor es Maestro en Ciencias Políticas por la New School for Social Research, en Nueva York. lherran@hotmail.com

José Quintanilla

1.- PARECE que cada cambio de sexenio en Nuevo León viene acompañado de su propia terminología... 2.- ANTES de que llegara Natividad González Parás al poder, la deuda era deuda y la hipoteca era hipoteca, pero tan pronto como la Christmas People empezó a pedir dinero a diestra y siniestra, sacaron la palabra dominguera de “bursatilización”... 1.- A PARTIR de ahí, ya no hubo más deuda ni hipotecas por 30 años en el Estado, sino “planes concretos financieros auspiciados con la bursatilización”... 2.- AHORA, en el sexenio de Rodrigo Medina, ya andan de estreno con el vocablo “sobreinversión”, que –aunque todavía no aparece en el Pequeño Larousse– en cristiano quiere decir “gasto excesivo de Nati y sus huestes”... 1.- POR cierto, el anecdotario político registra la historia de los gobernantes que antes de heredar el poder dejan a su sucesor tres sobres con sus consejos para enfrentar las crisis del futuro... 2.- LOS sobres son entregados con una recomendación personal: “Úsalos al principio, a la mitad y al término de tu sexenio”... 1.- ASÍ, los nuevos Gobernadores abrían prestos el primer sobre con el primer consejo: “Échale la culpa al entorno económico y al mundo global”... 2.- EL mensaje del segundo sobre era categórico: “Échame a mí la culpa”, mientras que el tercero recomendaba: “Ponte a hacer tres sobres”... 1.- A COMO van las cosas aquí, pareciera que Rodrigo Medina recibió sus tres sobres y, con los quejidos iniciales contra la crisis y la embestida hace unos días del Tesorero Alfredo Garza contra Natividad González Parás, ya quemó los dos primeros... 2.- EL detalle es que ¡apenas va el quinto mes de la Administración!...

sustentar políticas de Estado. Así, la estrategia en Ciudad Juárez ha mostrado ser ineficaz para parar la ola de violencia, pero se insiste en mantener a las tropas y fortalecer el fuero militar porque es “necesario” mostrar “firmeza”. El debate sobre matrimonios homosexuales ha alborotado el avispero de los argumentos teológicos, con los cuales parece que comulgan el Presidente y su partido, queriéndonos hacer creer que la Constitución establece un modelo único de familia y que “prohíbe claramente” el matrimonio entre personas del mismo sexo. También polémico es el noveno punto de la reforma política, que, bajo el manto de una apertura a la ciudadanía, pretende dar facultades al Ejecutivo para aprobar leyes “por default” si el Congreso no las vota a tiempo. Así, tras varios años de erosión, podemos cuestionar el rumbo que parece estar tomando la institución presidencial. Y ya que buscamos dejar atrás los tiempos del “Gracias, Señor Presidente”, ahora, en aras de mejores argumentos y debates sobre políticas públicas, preguntemos: “¿Cómo y por qué, ciudadano Presidente?”, con la rigurosa expectativa de obtener respuestas más lúcidas y mejor fundamentadas.

bién es talla grande.

Chistositos d Prohíben los payasos en San

Nicolás. c Para eso tienen Alcalde, ¿no?

Enrique Krauze

E

n “La crisis de México”, ensayo publicado por Daniel Cosío Villegas en 1946, se lee: “La Revolución acabó violentamente con la jerarquía del porfiriato que concentró la riqueza en unas cien familias y con la mayoría de la población en la pobreza”. El amigo al que me referí en mi anterior artículo, me formuló una serie de preguntas sobre el tema. Parece convencido de la justificación e inminencia de una insurrección popular. Por eso ha leído el ensayo de don Daniel como una doble clave adivinatoria: lo que llevó al pueblo a las armas en 1910 corresponde a lo que ocurre ante nuestros ojos en 2010: la pobreza, la desigualdad, la servidumbre ante Estados Unidos. Mis opiniones son distintas. Creo que entre 1910 y 2010 hay menos semejanzas que diferencias. Transcribo enseguida el diálogo. ¿Un siglo después existen condiciones semejantes a las que dieron origen a ese movimiento que, según don Daniel, “fue en realidad el alzamiento de una clase pobre y numerosa contra una clase rica y reducida”? Las condiciones actuales no sin similares ni comparables. La desigualdad y la pobreza siguen siendo una realidad inadmisible, pero el México de 2010 es muy distinto al México de 1910. Somos un país urbano, hay una clase media, hay instituciones públicas y programas sociales que operan, somos una economía media en el mundo, hay una democracia en proceso de consolidación, hay pluralidad política. Poco de esto existía en 1910. En cuanto a la frase de don Daniel, bueno, hasta los grandes maestros pueden exagerar. Él mismo modificó con los años su noción del Porfiriato y admitió que tuvo aspectos positivos en el ámbi-

to del desarrollo material y las relaciones internacionales. Por otro lado, su afirmación sobre los revolucionarios es sencillamente errónea: en el momento álgido de la Revolución, digamos en 1915, había a lo más 100 mil hombres en armas, en un país de 15 millones. ¿Qué actitud tenían los restantes 14 millones 900 mil? Unos simpatizaban, otros no, pero la mayoría sufrió la violencia, la enfermedad y el hambre. Por eso Luis González, el gran amigo y discípulo de don Daniel, predicaba la necesidad de estudiar no sólo a los revolucionarios sino a “los revolucionados”, que eran la vasta mayoría. “La aspiración única de México”, escribió Cosío Villegas, “es la renovación tajante, la verdadera purificación, aspiración que sólo quedará satisfecha con el fuego que arrase hasta la tierra misma en que creció tanto mal”. ¿Qué pensar de esta cita aplicada a la circunstancia de hoy? La cita corresponde al durísimo pasaje donde don Daniel habla de la corrupción: “es la deshonestidad, más que ninguna otra causa, la que ha rajado el tronco mismo de la revolución mexicana”. ¡Y pensar que escribía esto en 1946! Cabe señalar que cuando alude fogosamente a la palabra “purificación” o habla de “depurar” no lo hacía como un Savonarola; pensaba sencillamente que México necesitaba en los cargos públicos hombres patrióticos, visionarios, desinteresados, capaces, pero sobre todo honrados. En 1946 el ciudadano no tenía muchas opciones para elegir a esos hombres. Ahora las tiene un poco más. Como el liberal que siempre fue, Cosío Villegas no hubiera desestimado nuestras conquistas democráticas. Aunque nos pueden parecer exiguas, son fundamentales.

Cosío Villegas alertó que si México no se orientaba pronto y firmemente, podría no tener otro camino que el de “confiar sus problemas mayores a la inspiración, imitación y la sumisión a Estados Unidos”. ¿Qué tanta razón tuvo en ese punto? El TLC y la migración nos han acercado a Estados Unidos. La dependencia económica es, por supuesto, excesiva. Pero no creo que quepa hablar propiamente de sumisión, al menos no en términos culturales, que son a los que aludía Cosío Villegas. México sigue siendo México. (Hace años, Samuel Huntington, ya fallecido y con quien hice públicas mis diferencias, alertaba por el contrario que Estados Unidos estaba a punto de mexicanizarse). Don Daniel receló siempre, justificadamente, de la política exterior de los Estados Unidos en América Latina. En 1947 profetizó el advenimiento de un régimen comunista en la zona, como reacción a la soberbia yanqui. Recordemos que él mismo padeció el acoso del macartismo, que le quitó la visa. Fue, en suma, un crítico permanente de Estados Unidos y de la americanización de nuestra cultura. Dicho lo cual, aseguraba no compartir “hasta por razones físicas, orgánicas, la fe, la teoría y los métodos del comunismo”. Por eso, durante la Guerra Fría se inclinó por los valores liberales y democráticos de Occidente. Mi amigo meneó la cabeza: no quedó convencido. Pero hay un tema que lo atraía mucho más: ¿qué tan vigente es hoy la acerba crítica que hizo Cosío Villegas a la derecha en 1946? Ahí sí veo más semejanzas que diferencias, pero me las reservo, querido lector, para una próxima entrega. opinion@elnorte.com

Su palabra es la ley d A los 70, “Chente” sigue sien-

do el Rey.

c Y Nati no para de tocar el disco. A todo le pone d Lupe Esparza cantará a gays. c Después de elogiar a Nati, nada sorprende.

Perdido d Analizan adicción al juego en NL.

c Jáuregui apuesta a que todo pasará.

Andar a pata d Regresa Margarita camioneta a Escobedo.

c Y las rutas de camión han cambiado mucho.

Que se anime d Fox felicita a Gómez Mont

por renuncia.

c Los azules esperan que el botudo lo siga.

Por salud d Bill Clinton fue operado del co-

razón. c Juarenses desean que Calderón se cure el oído.

Golpe de suerte d Abel Guerra listo pa’l casorio. c Ya le tocaba ganar una. Tapaditos d Ocultan a políticos en el Registro Civil.

c Capaz y Abel tiene años de más. Por hacer olas d Ejército visita el Puente del Papa.

c ¿Qué no es la Armada la que ve

“piratas”?

desdeelbalcon@gmail.com

Presidencialismo en tela de juicio  

La omnipotencia que caracterizaba al Presidente de México se erosiona bajo las presiones del cambio, esperemos, hacia un país más democrátic...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you