Issuu on Google+

6 

OP I N IÓN  E L NORT E -  Martes 7 de Julio del 2009

opinion@elnorte.com

ROSAURA BARAHONA

LUIS ALBERTO HERRÁN ÁVILA

sergio sarmiento

El PAN es el gran damnificado de las elecciones del domingo, y debe ver, junto con el PRI y PRD, cómo se transformará para bien.

El conflicto hondureño muestra un riesgo latente sobre la región: el peligro de recurrir al militarismo para “apaciguar” a los “demonios populistas”.

Favorecido por el alto abstencionismo y el voto nulo, el PRI ve gustosamente desplomarse al PAN y al PRD.

El gran perdedor

mak@elnorte.com

ROSAURA BARAHONA

1.- AHORA que los priistas en el Estado le dieron la vuelta a la tortilla y volverán a ser mayoría en el Congreso local, muchos ya prevén una batalla por la coordinación de la bancada tricolor... 2.- ANOTAD entre los más activos a Héctor Gutiérrez, que desde el domingo –si no es que antes– se anda moviendo para buscar llevar agua a su molinito... 1.- HÉCTOR, que ganó el Distrito 2 local, fue de los elegidos que acompañaron a Rodrigo “El Golden Boy” Medina en su festejo privado la noche del domingo en El Mirador... 2.- Y, APARTE de hablarle al oído al virtual Gobernador, se dio su tiempecito para también charlar con Emilio Gamboa Patrón, pastor del rebaño priista en el Congreso federal... 1.- PEEERO si Gutiérrez anda haciendo la talacha para retomar los reflectores que ya alguna vez tuvo en el Congreso local, los que saben cómo se mueven las cosas en el PRI afirman que no la tendrá fácil... 2.- AHÍ está Mario “El carnes asadas” Guerrero, que pretende cobrarle el favor a Rodrigo, perdón, pretende convencer al próximo Gobernador de que es la persona adecuada para llevar la coordinación de la nueva mayoría priista... b

C

uando ganó Fox y sacó al PRI de Los Pinos fueron incontables los textos dedicados al PRI (al que llamaban RIP), porque había muerto para siempre. A algunos nos pareció ingenuo ver ese cambio como la muerte del PRI. Era obvio que un partido con tanta experiencia y con una estructura de la cual los panistas no han podido deshacerse se reorganizaría para volver. En aquellas elecciones, el País se pintó casi todo de azul. A muchos nos disgustó, como nos había disgustado el tradicional carro completo del PRI por años y felices días. Sin embargo, los panistas se dedicaron a demostrar con fervor que así como eran buenos como oposición eran malos gobernando. “Se engentaron”, como dicen algunos cuando al tener frente a ellos algo anhelado por años, no se saben qué hacer con él. Para colmo, el PAN empezó a gobernar a través de su moral. Lucharon porque volviera la religión a los colegios y a las escuelas (así se recuperarían los valores,

1.- UNA vez que pasó el temporal eleccionario, el que ayer mandó una carta al Secretario General de Gobierno estatal fue Fernando Elizondo... 2.- EL candidato del PAN a la Gubernatura le notificó a Jorge Cantú Valderrama que ya no iba a utilizar los servicios de seguridad de escolta proporcionados por el Estado y le agradeció sus atenciones...

b

1.- POR cierto, seguramente varios Secretarios de Estado amanecieron hoy con ojeras, porque el insomnio los habrá tenido despiertos toda la noche... 2.- Y ES que por ahí juran que el reajuste en la dirigencia panista repercutirá hasta el Gabinete presidencial... 1.- DE hecho, hasta se menciona que podrían haber cambios importantes en las materias de política social, económica y hacendaria... 2.- NO le digan a nadie, pero capaz de que alguno que otro panista que aspiró a gubernaturas o alcaldías de bastiones albiazules –y perdió– entre al relevo. Eso dicen... b

1.- DIVERSAS reacciones arrojaron los comicios del domingo en los cuarteles partidistas... 2.- POR el lado del PRI, la canción que prevaleció en las oficinas de Beatriz Paredes fue “Volver, Volver”, con eso de que arrasaron y ya andan planeando regresar a Los Pinos en el 2012... 1.- LA rola, en cambio, que le pusieron a Germán Martínez en el PAN fue la de “Las Golondrinas”, aunque ayer, cuando lo pasaron a la catafixia en Los Pinos, insistía en tocar “Te Lo Juro que Yo No Fui”... 2.- CON la barrida que les dio el PRI, a Germán no le quedó otra que hacer maletas, abandonando las oficinas albiazules tarareando “El Perdedor”, canción de Intocable, grupo del que resultó todo un experto en su última visita a Monterrey...

Año LXXI, Número 25,779 Fundador

Alejandro Junco de la Vega

Rodolfo Junco de la Vega

Presidente y Director General

Director General Adjunto

Lázaro Ríos

Ricardo Junco Garza

Director General Editorial

Director General Comercial

Ignacio Mijares

Martha Alicia Treviño

Director General Operaciones

Directora Editorial

Alejandro Junco de la Vega E.

Jorge A. Meléndez Ruiz

Director Internet

Director Editorial Negocios

Carlos Ortiz Lozano

Lourdes Solís

Director Comercial

Directora Soft News

Luis A. Soto

Luis Alberto Lara

Subdirector Local

Subdirector Deportes

René Sánchez

Edmundo Crespo

Subdirector Negocios

Subdirector Corresponsalías

David Brondo

Jorge Páez

Subdirector Nacional

Director Producción

Rogelio Martínez Director de Tecnología

Fernando Zermeño Subdirector Comercial

Guillermo Toledo

Alberto Espinosa Director Administrativo

Jacobo Tafich Subdirector Circulación

José Grajeda

Subdirector Diseño

Subdirector Diseño

Javier Castillo

Mauro E. Rodríguez

Subdirector Comercial Agencias

Subdirector Diseño Comercial

Directorio ampliado: www.elnorte.com D.R. 35302 © Editora El Sol, S.A. de C.V. / Washington 629 Ote., Monterrey, N.L., 64000 Certificado de licitud de título 7992 / Contenido 5659 / Prohibida su reproducción total o parcial

rosaurabster@gmail.com

LUIS ALBERTO HERRÁN ÁVILA E d i to r i a l i sta I n v i ta d o

A

comienzos de los 80, los regímenes autoritarios de América Latina se enfrentaron con crisis políticas y económicas que desembocaron, tarde o temprano, en procesos de democratización de distinta índole. Argentina y Brasil, por ejemplo, se esforzaban por dar los primeros pasos hacia la apertura política y, más tarde, hacia un intento por reconciliarse con un pasado reciente marcado por la división ideológica y el predominio del terrorismo de Estado. Las naciones centroamericanas libraban también batallas de muy alto precio contra el autoritarismo. Entre ellas, Honduras, que hoy enfrenta una crisis que quisiéramos ver como distante y distinta a los cuartelazos y asonadas que marcaron parte de su historia. Y es que los paralelos con los golpes de Estado del pasado son no sólo preocupantesentérminosdelpapelclavequejugaron las Fuerzas Armadas en el derrocamiento del Presidente Manuel Zelaya, sino por la reacción que han tenido ciertos sectores políticos e intelectuales de la región. Afortunadamente, la posición de la OEA y de la comunidad internacional, incluyendo Estados Unidos, fue firme e inequívoca al condenar las acciones del Ejército hondureño y pedir la restitución del Presidente constitucional. Sin embargo, dado que el conflicto se presenta en un entorno de creciente polarización regional entre la llamada nueva izquierda latinoamericana y sus detractores, el caso hondureño empezó a cobrar significados distintos. Primero, porque el intento de Zelaya de convocar a una Asamblea Constituyente e instituir la reelección presidencial fue leído por actores domésticos e internacionales como un movimiento similar a los realizados por Hugo Chávez y Evo Morales, los “demo-

nios populistas” en boga en la región. El Gobierno de facto ha recurrido a una retórica antichavista y chovinista (al alertar por la “presencia de extranjeros”) que, lejos de aminorar el conflicto, desvía el debate hacia la esfera ideológica, mucho más general, polarizante y difícil de conciliar, para evadir el problema que subyace en el fondo del caso: la súbita y arbitraria interrupción del orden constitucional. En ese sentido, las voces que validan parcialmente el golpe como una consecuencia lógica de los actos de Zelaya dan un peligroso paso en falso, pues justificar el uso del ejército como instrumento del poder político que “castiga” a los “imprudentes” equivale a revivir aquella vieja y peligrosa noción del “golpe preventivo”. Insinuar que Zelaya “se merecía” el golpe equivaldría a decir que, ante la presencia de un conflicto entre poderes, la opción más asequible y efectiva era el cuartelazo. En segundo término, se nos ofrece la proyección regional de esta falsa lección del caso hondureño: si el golpe se dio porque Zelaya “rompió el orden constitucional”, y si la OEA expulsó a Honduras de su seno por tener un Gobierno de facto, entonces, se dice, habría que endurecer la postura contra aquellos gobiernos o actores políticos que no se ciñen a las instituciones democráticas. Ante conclusiones tan pobres como categóricas, ¿quiénes son los aludidos?, ¿la llamada nueva izquierda latinoamericana?, ¿o sólo Hugo Chávez? ¿Por qué al pedir una tabula rasa para etiquetar a los “peligrosos” no se habla de la probable tercera reelección de Álvaro Uribe?, ¿o de otras democracias erosionadas, como México y Perú? No es casual que en estos tres países la retórica del “antipopulismo” sea tan socorrida: en estos días, nada más fácil

Triunfo del PRI SERGIO SARMIENTO “Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí”.

Rodolfo Junco de la Vega

de mexicanos defenderemos ese Estado laico cuanto sea necesario. Para mucha gente, el PAN parece un partido clasista. Los integrantes de la clase alta sobresalen en cada Estado y la arrogancia de muchos de ellos los daña. Como si todo lo anterior fuera poco, Fox se deterioró mentalmente a lo largo de su sexenio y terminamos gobernados por una pareja presidencial, cuya figura no existe en ningún lado y cuyos excesos seguimos pagando hoy. Encima, el PAN resultó tan corrupto como el PRI y cayó en los mismos vicios que por años criticó. Creel insistió por esos días (e insiste) en elaborar un discurso político hueco. Bravo Mena, vinculado a “El Yunque”, empieza a presidir el PAN a nivel nacional y fracasa. Lo sustituye Manuel Espino que impone su antipatía y su inflexibilidad hasta ser suplido por el belicoso y vano Germán Martínez. Germán confundió la fuerza de un cuestionamiento serio con los gritos, y la convicción política con la falta de respeto por los no panistas. Manejar la be-

El dilema de Honduras

b

1.- A NIVEL nacional, los priistas tienen mucho que festejar, y no sólo por su apabullante triunfo del domingo, sino por el gran momento que se les viene... 2.- CON el control que ya ejercen en el Senado, vía Manlio Fabio Beltrones, y con su previsible mayoría absoluta en la Cámara de Diputados, ahora sí, sin ninguna duda, van a cogobernar, le guste o no a Felipe Calderón... 1.- ESTO del cogobierno va más allá de un asunto de orgullo, pues se convierte en un arma política para impulsar esas reformas que nadie ha querido hacer, pero que va a necesitar –y mucho– el próximo Presidente... 2.- ESTÁN en espera de ser aprobadas iniciativas laborales, hacendarias, energéticas, educativas, de seguridad, telecomunicaciones... ¡ufff!, hay mucho de donde escoger... 1.- Y, LO mejor, para los priistas, claro, es que al tener acotado, por no decir sometido, a Calderón, el PRI puede darse el lujo –y el gusto– de pasarle completita la factura política de esas reformas y, al final, disfrutar sus beneficios... 2.- SE vienen tiempos interesantes para los tricolores, aunque falta ver si saben aprovechar esa oportunidad...

dijeron con convicción e ignorancia). Incluso en un Municipio se sustituyó una escultura de Juárez por una de un arcángel. En diversos municipios y estados se luchó en contra de los homosexuales y en uno de ellos se puso un letrero para prohibirles ingresar a un parque. Aquí se prohibieron los anuncios de los condones porque “invitan a los jóvenes a la promiscuidad”. Se trató de penalizar, de nuevo, el aborto y en algunos sitios confundieron la defensa por su despenalización con el fomento e, incluso, la obligación de abortar (que no existe en ningún sitio). A los panistas los dañó su obsesión empresarial. Cuando Fox armó su súper Gabinete, cada uno de los secretarios tenía unas credenciales impecables. Pero no sabían de política. Confundieron este complejo País con una empresa y acabaron como usted ya sabe. Abascal, quien ya murió, obligaba a rezar a los asistentes antes de cada reunión porque no estaba de acuerdo con el Estado laico. Se olvidó que millones

licosidad de la cual hizo alarde exige tener la certeza absoluta de lo que se dice; en su caso había muchos espejismos. Claro, en este fracaso no podemos olvidar la muerte de Castillo Peraza (cerebro del PAN), ni la contribución de la crisis económica y del papel del Presidente del desempleo. Ignoro quién metió a Fernando Elizondo a la guerra sucia; me dice un conocedor de campañas que no hay manera de ignorarla, pero a FE no le queda. El Fernando que muchos admiramos y respetamos es el que habló a las 12 de la noche del domingo, sereno, tranquilo, mesurado y mostrando inteligencia y claridad ante cada una de las preguntas de los reporteros. En el PAN hay, me consta, mucha gente inteligente, honesta y trabajadora ansiosa por mejorar el País. Esa gente sabe que todo lo anterior ha dañado tanto al PAN que México está pintado de tricolor. La alternancia es necesaria. Por eso es urgente y necesario que el PRI, el PAN y el PRD analicen, en serio, cómo se transformarán para cambiar todo lo que urge cambiar ya. Los mexicanos soñamos con, algún día, tener el conflicto de no saber por quién votar porque todos los candidatos son maravillosos. Pero mientras, cantemos “Las golondrinas” para Germán.

N

Augusto Monterroso

o se puede desestimar el triunfo del PRI en los comicios del 5 de julio. En el 2006, en alianza con el Partido Verde, el PRI consiguió apenas el 28.21 por ciento de la votación legislativa nacional. El 36.62 por ciento de los votos que hoy obtiene por sí solo, según el PREP, es un avance muy importante. Una vez que se definan las diputaciones plurinominales, el número de escaños del PRI será de alrededor de 233, más del doble que los 106 de la actual legislatura. Si mantiene una alianza con el Partido Verde, que sorprendió también al obtener el 6.51 por ciento de los votos y al parecer 21 diputaciones, el PRI podrá lograr una mayoría absoluta en la Cámara de Diputados. A partir de ahora será el PRI y no el Presidente el que fije la agenda legislativa. En los estados, la victoria del PRI es casi total. Ganar cinco de seis gobiernos en disputa es una cifra que ni

los priistas pueden creer. El que entre estas cinco victorias estén Querétaro y San Luis Potosí es todavía más sorprendente. La derrota del PRI en Sonora, que se explica en buena medida por la tragedia de la Guardería ABC, es vista, sin embargo, como una victoria para algunos priistas, como Manlio Fabio Beltrones, quien no ha tenido una buena relación con el actual Gobernador, Eduardo Bours. De hecho, hay quien dice que Beltrones ganó seis de seis gubernaturas este 5 de julio. La victoria del PRI es acompañada por un desplome tanto del PAN como del PRD. El PAN obtuvo un 33.39 por ciento de la votación legislativa en el 2006 contra el 27.96 por ciento en este 2009, según el PREP. Su número de curules pasa de 206 a lo que se espera sean 146. El PRD, que con sus aliados PT y Convergencia quedó en segundo lugar en los comicios legislativos del 2006, con 28.99 por ciento de los votos, hoy se ve reducido a 12.24 por ciento. Aun si sumamos los votos de PT y Convergencia, 6.18 por ciento, la coalición que postuló a Andrés Manuel López Obrador en el 2006

que llamar al contrincante “populista” o “amigo de Chávez” para situarlo en el lado más indeseable del espectro político y erigirse uno mismo como demócrata, aún si, como en el caso hondureño, ello viene acompañado de esta nueva variación del “golpe preventivo”. Así pues, la lección de Honduras no puede ser la de justificar la interrupción del orden constitucional con el argumento de salvarlo de una amenaza potencial, ni la de iniciar una cacería de brujas diplomática en las instancias internacionales contra presuntos enemigos de la democracia. En primera, porque el caso hondureño debe ser entendido en sus circunstancias particulares, más allá de explicaciones simplonas de “demócratas” contra “populistas”; segundo, porque detrás de estas posturas hay una con-

cepción de la democracia como especie de marasmo institucional, en que el conflicto que sobreviene naturalmente a un intento de cambio debe ser apaciguado, es este caso, con la bota y el fusil. Por último, porque otro peligro, más sutil y menos visible se cierne sobre la región: el de un militarismo que ya cobró sus primeras víctimas, que, como el de antaño, se autoproclama como garante de la Constitución, y como uno más de los poderes constituidos, como juez, parte y verdugo bélico-político libre de escrutinio, vacilante frente a un clima de antagonismo ideológico que hace revivir a muchos (y añorar, a otros) los años de la Guerra Fría.

sólo alcanza el 18.42 por ciento del voto. Pero en buena medida esto es producto del trabajo destructivo hecho por el propio López Obrador. El abstencionismo y el voto nulo ayudaron mucho al PRI, ya que éste es el partido que tiene una mejor estructura para llevar a los electores a las urnas. En el 2003, que fue también una elección de alta abstención, 58 por ciento, el PRI y el Verde obtuvieron el 36.79 por ciento con 9.8 millones de votos. En el 2006, con una abstención de apenas 41.45 por ciento, consiguieron el 28.21 por ciento con 11.6 millones de votos. Ahora el PRI por sí solo está logrando 12.5 millones de votos, pero esto se traduce en 36.67 por ciento del voto por la mayor abstención. El IFE ha tratado de minimizar el abstencionismo de esta elección. Pero aunque en este 2009 no se alcanzó el nivel de 58.32 por ciento del 2003, la cifra de 55.29 por ciento que registra el PREP es la segunda mayor jamás registrada. Si a ella le añadimos el 5.57 por ciento de votos nulos y sufragios por candidatos no registrados, el total se eleva a 60.86 por ciento. El partido con mayor capacidad de llevar gente a las urnas es el que se beneficia. Y en la mayor parte del país ese partido es el PRI (en el Distrito Federal esa capacidad la tiene el PRD). No sé si los proponentes de la abstención y el voto nulo lograron comunicar su protesta a la clase política, pe-

ro de lo que no hay duda es de que ayudaron al triunfo del PRI.

El autor es Maestro en Ciencias Políticas por la New School for Social Research, en Nueva York. lherran@hotmail.com

Para el 2012 ¿Puede el PRI transformar su triunfo del 2009 en un retorno a Los Pinos en 2012? Todo depende del candidato y de que se mantenga unido. El PRI y el PVEM fueron los triunfadores de la elección intermedia del 2003, pero la candidatura de un controvertido Roberto Madrazo impidió que pudieran ganar en el 2006. Hoy el PRD está dividido y el PAN carece de liderazgo. Hay una gran oportunidad para el PRI. Pero para aprovecharla necesita contar con un candidato atractivo y con un partido sin fisuras. www.sergiosarmiento.com

ELNORTE.COM BUSQUE también en opinión A: FEDERICO REYES HEROLES Esta campaña dejó muchas lecciones, pero lo urgente ahora es que PRI y PAN unan sus fuerzas para sacar las reformas que necesita el País. EDUARDO R. HUCHIM El PRI tuvo una aliada en su triunfo: la vocación de la izquierda por el divisionismo, que le transfirió millones de votos. Los otros millones los puso el PAN.


El Dilema de Honduras