Page 1

Mayo de 2014. Número 10 Todos los derechos reservados bajo licencia Creative Commons.

Revista Mensual De mis palabras y las vuestras

Mayo: Crónica de la IV Microquedada Microrrelatista para la Internacional Microcuentista . Idea Original de Laura Garrido B. © LGB 2014

.


Edici贸n, maquetaci贸n: Laura Garrido Barrera

Dibujos, textos y fotograf铆as, fondo de portada, contraportada y logotipos: propiedad de Laura Garrido Barrera

Todos los derechos reservados y protegidos bajo licencia Creative Commons.

Fecha de publicaci贸n : Mayo de 2014

2


Mayo del a単o 2014 Laura Garrido Barrera http://demispalabrasylasvuestras.blogspot.com/ http://demisbocetosylosvuestros.blogspot.com/

3


Mayo 2014: IVMicroquedada microrrelatista ( por Laura Garrido )

IV Microquedada Microrrelatista en BCN El cuarto encuentro de microrrelatistas tuvo lugar el 17 de mayo en la Ciudad de Barcelona. Si en la anterior microquedada, en Madrid (18 de mayo del 2013), se aprovechó para la presentación del libro “deAntología” (por Rosana Alonso y Manu Espada con editorial Talentura), en esta ocasión la estrella y broche final de todos los actos programados fue el fruto de un proyecto de crowdfunding que germinó entre 70 escritores (y 70 ilustradores) asiduos al programa de Relatos en Cadena (“La ventana”, los miércoles a las 17:30 horas dirigido por Carles Francino) y del que ha resultado un libro titulado DESpojos del REC. El libro recoge tres microrrelatos por autor que nunca llegaron a escucharse en la radio pero que por un perfecto sistema democrático de votaciones se han hecho un hueco entre sus páginas. En Barcelona se reunieron unas cincuenta personas vitales y entusiastas por un género de la literatura que bien merece un espacio en las estanterías de la cultura. A continuación se detallan los pormenores que sucedieron en los cuatro ambientes elegidos para esta microquedada: La Microbiblioteca, el Centro Cívico “Cam Amiguet”y la librería Diarium (en Barberá del Vallés) y como colofón la Fabrica Moritz en Barcelona. Jornada matinal La mañana del sabado 17 de mayo de 2014 se inició en el punto de encuentro programado según el “manual de uso” confeccionado por los organizadores: Pedro Herrero, Fernando Martínez, Mónica Sempere, Miguel Angel Flores y Xavier Blanco que estuvo ausente en toda la jornada.

4


A las once la mañana, nos encontramos frente a la Microbiblioteca Steve Paluciel un nutrido grupo de microrrelatistas procedentes de diferentes puntos de este universo de ficción (incluso llegadas desde Alemania, como Mei Morán). Transcurrió la primera media hora del día entre saludos, presentaciones, abrazos de reencuentros, apretones de bienvenida con quienes no conocíamos, sonrisas, rostros luminosos y radiantes que reflejaban la emoción del momento.

Momentos previos a la visita

Guri, vestido con chaleco de bibliotecario y una gran sonrisa, salió a recibirnos a la puerta y nos condujo a la sección del fondo especializado en microrrelato que iniciaron en el año 2011. Alguien dijo que ese fondo es como la meca de los microrrelatistas puesto que en ningún punto de Europa encontraríamos ahora mismo nada parecido.

Presentación a cargo de “Gurí”

5


Fotografié algunas de las estanterías para los que no pudieron asistir al evento y animar a todas las personas que no conozcan la Microbiblioteca a acercarse hasta ella. A las doce horas nos acomodamos en la sala de conferencias de la biblioteca para escuchar la ponencia del escritor Ginés Cutillas que fue cazado a las 15:00 horas del día anterior para sustituir a Inés Andrés Suárez (catedrática de Literatura en la Universidad de Neuchatel – Suiza-y antóloga del libro “Antología del microrrelato español”, 1906-2011, editado por Cátedra) a quien una huelga de controladores aéreos franceses -en claro boicot a la cultura española :) - le impidió acudir a Barberá del Valleś. Ginés se disculpó en nombre de su garganta que había despertado con un renqueo singular que todas las presentes coincidimos, a posteriori, que le otorgaba cierto atractivo melodioso. Ginés recabó la ayuda del más polifacético de nuestros microrrelatistas, Xesc López, quien leyó los textos y ayudó a que Ginés no perdiera definitivamente la voz.

Ginés Cutillas y Xesc López leyendo la carta de disculpa de Inés Andrés Suárez.

Tras las palabras de agradecimiento y de bienvenida de la Concejala de Cultura de Barberá del Vallés, comenzó la ponencia titulada:“Una imagen vale más que mil palabras”. Estructurada en tres actos nos mostró el valor de la imagen cuando se trata de convertir un micro en un cortometraje. En el primer corto “Un koala en el armario” las secuencias de imágenes fijas consiguen que la voz del narrador en off cobre especial importancia, y mas si se trata de la voz de Andrés Neuman, un escritor a quien tengo el gusto de conocer en persona gracias a una conferencia que ofreció en el Museo de Arte Contemporáneo en Vitoria-Gasteiz hace un año. El microrrelato del koala presta su título al Libro “Un koala en el armario”, escrito por Ginés, y fue finalista del premio Setenil en el año 2010. http://diariumbarbera.blogspot.com.es/2013/10/gines-s-cutillas-y-sukoala.html

6


En el segundo corto primó un diálogo muy divertido entre un árbitro de fútbol, el portero y el jugador encargado de lanzar un penalti. El título “Once metros” del cortometraje difiere del título original del micro escrito por Gines para una revista deportiva: “Diles que no me lo marquen”, que a su vez, está inspirado en un cuento de Juan Rulfo que a todos recomiendo leer “Diles que no me maten”. El tercer corto adquirió la categoría de “ totalmente inédito”, tan inédito, que una mala pasada del reproductor de Windows y la caché del Pc nos impidió disfrutar de “Falsas Notas”. De esté último extraje la conclusión de que todo es posible en estos mundos virtuales porque si unos griegos se pusieron en contacto con el editor de Ginés para hacer el cortometraje que desgraciadamente no pudimos ver ¿quién nos dice al resto de asistentes que unos australianos no se pongan en contacto con nosotros para que les hagamos amigos de “Un koala en el armario” en facebook? Por mi parte, les pondré directamente en contacto con Cutillas autor de ese libro que tanto merece la pena y del que me queda pendiente de su firma. El buen micro, en palabras de Ginés, es como una montaña rusa: cuando subes por primera vez a él, en esa primera lectura, has de conseguir cargar al lector de toda la adrenalina posible en su justa medida para que no desfallezca y que el cierre sea rotundo. Un micro se lee de una sola vez. La segunda vez que montas en la montaña rusa, nunca es lo mismo que la primera, porque ya conoces todos los vericuetos, sus curvas, sus quiebros, e incluso puedes detenerte a observar el paisaje sin la mirada al frente, aunque es mejor escribir un microrrelato sin perder de vista el objetivo final, sin distracciones innecesarias, sin adjetivos superflúos en detrimento del sustantivo idóneo. Otros dos autores presentes en la Antología de Miccrorrelato sumaron sus voces para acercarnos parte de su obra. Antonio Beneyto (fotografía de la izquierda) abrió su libro “Algunos niños, y empleos y desempleos de Alcebate” para leernos: niños ciegos, niños sin extremidades, y un par de cuentos breves sobre empleos y desempleos. Además aprovechó para hacernos partícipes de su “Abecedario de cuentos”, plagado de términos manchegos y

7


de la letra que da origen a cada uno de ellos. En primicia, es una obra según nos contó, nació con el propósito de enviar un cuento cada noche a amiga, y del que ayer mismo, todos los presentes escuchamos uno de cuentos, “Z de Zuya”, sin que la destinataria, la amiga, haya leído ninguno de los cuentos que lo integran.

que una los aún

Alberto Tugues (fotografía de la derecha) leyó una selección de sus libros “Distritos postales para ausentes”, “Historias breves de este mundo” e “Historia de una carta” incluido en “Antología del microrrelato español”. Ginés cerró el acto con una selección de consignas extraídas de los decálogos para escritores de Gabriel García Márquez, Horacio Quiroga, Augusto Monterroso y Andrés Neuman, que se acomodan perfectamente al escritor de microrrelatos. Un breve debate abierto por Jesús Esnaola respecto a la eterna duda de si es posible enseñar a escribir o si la escritura podría de alguna forma normalizarse, cerró la sesión con las intervenciones del público ( Mei Morán, Antonio Beneyto, y Marina de la Fuente, quien resaltó la importancia de los títulos en los micros) . ¿Que se puede resumir de la sesión?.... ¡¡sobresaliente!!, en especial por la capacidad de la organización para sobreponerse a la adversidad ( pérdida de ponente, de voz y pérdida de la imagen del video en el tercer corto).

8


Jornada de tarde En el centro cívico “Cam Amiguet” y gracias a la colaboración del Ayuntamiento de Barberá del Vallés, degustamos una ensalada, butifarra, alubias y crema catalana o natillas flotantes, que nos sirvieron para calentar los paladares de quienes nos atrevimos a llevar un micro tuneado al evento. Entre una conversación y otra, apenas comí, pero eso no impidió que me atreviera a pedir a la organización una mesa redonda que amablemente me cedieron para cuando tocara mi turno. Por delante y por detrás, a las 16:15 de la tarde, fueron muchos los que dieron el paso hacia el micrófono para leer y mostrar los más variados inventos. Un microrrelato es tan versátil y tan mágico que puede coserse a una pasmina negra con letras plateadas (Ana Fúster), escribirse en un pañal que ya tengo en mi casa(Enrique Moreno), se puede imprimir en un formato apaisado y acompañarse de una sombrilla con hombrecillos que se descuelgan (Rosa Martínez), se puede introducir en una caja con una pinza separada en dos mitades que nunca se encuentran (Manuel Rebollar), se puede encerrar en una caja y leerse con la dulzura de Ana Martínez, se puede hacer un collage (Francisco Manuel Marcos Roldán), se puede escribir en una pajarita de papel (Luisa Hurtado tras un tiempo de aprendizaje en youtube) o en una libreta con una palabra en cada página (Carlos Quilez) o en una cartulina verde (Gloria Arcos), se puede enmarcar como un diploma (Fernando Martínez), se puede transportar en un cuerno de vaca gallega pulido (Eva García), o convertirlo en algo comestible que alimente a las fieras de las letras (Susana Revuelta), se puede llevar en una pantalla de un portátil de cartón (Fran Rubio), en unas corbatas con letra cursiva (Isabel Martínez), en una hoja ilustrada (Ivan Teruel), en un marco floreado simulando un infierno (Juan Morán), en una botellita del mejor aceite de España “Picual” directamente traído desde Jaén (Mar Horno), en unas cartulinas de foam nanorelatadas (Raquel Lozano),en un jabón con olor a cedro (Nieves Torres), en una caja de Pandora (Purificación Menaya), en un saquito de kilo de sopa de letras (Héctor Olivera), en una baraja de naipes (Pedro Herrero), o acompañado de una lupa para su lectura (Luisa Rodriguez), escrito en un frasquito en el que pueden deshacerse las letras (Esther Nievas), en un corazón muy grande que necesita cerrarse para poder abrirse (David Figueroa), colgando de una boa de plumas negras (Mónica Sempere) y también puede anudarse a un lápiz rojo porque “Con el corazón partido, su goma borra los recuerdos que la mina escribe y así olvida” (por Claudia Ravello Rufo).... e igual me dejo a alguien, y si así es, ruego disculpéis alguna omisión que no he pretendido de forma voluntaria. Por mi parte, me llevo de ese momento una gran alegría por la ovación cerrada de este buen grupo de amigos a un simple juego de cartulinas de colores con el que pude hilvanar un minicuento dedicado al microrrelato. Les dejo unas fotos de cómo un micro puede convertirse 9


en un juego de magia con un poco de habilidad y diez cartulinas

(Enlace a uno de mis tres blogs: http://demipapiroflexiaylavuestra.blogspot.com/). ( Muchas gracias a todos los presentes por la atención y el cariño que me dedicasteis)

Lectura de micros tuneados: Ana Fuster, Ana Martínez Blanco, Enrique Moreno, Esther Nievas, Luisa Hurtado, Luisa Rodríguez, Claudia Ravello (Marta), Nieves Torres, David Figueroa, Elysa Brioa, Eva García, Francisco M. M. Roldán, Manuel Rebollar, Mar Horno, Purificación García, Raquel Lozano, Fernando Martínez, Fran Rubio, Iván Teruel, Rosa Martínez, Susana Revuelta, Xesc leyendo el micro de Pedro Herrero, Gloria Arcos, Isabel Martínez, Juan Morán, Carlos Quilez , Héctor Olivera y Mónica Sempere.

Mesa de Micros tuneados y nuestro fotógrafo Juan Muñoz, al fondo, que no paró en todo el día.

10


A las 17:00 horas, casi sin tiempo para disfrutar de nuestros micros tuneados sorteados amablemente por el maestro de ceremonias, Xesc López, acudimos a la librería Diarium de Fernando Martinez y Mónica Sempere para participar del encuentro con dos de nuestros grandes escritores.

Librería Diarium en Barberá del Vallés

Mar Horno, presentó “Precipicios habitados” y nos contó cómo surgió ese abismo del precipicio que supone el salto al vacío de la publicación, y Pedro Sánchez Negreira con su generosidad habitual, presentó “Verde como el hielo”, en el día de las letras gallegas, dejando que su amigo Javier Ximens nos explicara el empuje que necesitó para salir del armario de sus cuentos. Ximens nos leyó unos micros que me parecen sencillamente ¡grandes! He aquí un par de fotos al lado de los firmantes, que se hincharon de escribir en sus libros para todos nosotros:

Mónica Sempere, Mar Horno, Pedro y Ximens.

11


Desde la última fila anoté lo que pude con la mirada atenta bajo las gafas de sol de Juan Morán (“esta noche te cuento”) y les pregunté por el trabajo de corrección en sus libros. Ambos coincidieron en que es un trabajo arduo en el que nunca te parece que puedes colocar el punto final. Aún ese sábado, Mar confesó que si abre el libro, cambiaría algunas palabras por otras, y que Mariano Zurdo (editorial Talentura) fue quien le dijo ¡hasta aquí! ¡ni una coma más, ni menos!

Los presentes, aprovechamos también para comprar algunos ejemplares de compañeros y amigos que han publicado en estos últimos años, y los jabones de Nieves Torres lucieron olores en una bandeja aromática que endulzó el cálido ambiente de una velada insuperable.

12


Jornada nocturna Sin respirar, a las 19:30 horas, nos montamos en el autobús que nos condujo directos a la Fábrica Moritz. El momento ansiado había llegado. Fernando Martínez, impulsor de este proyecto con el que todos soñábamos, sudaba por cada poro de su piel, pedía ayuda a hombres fornidos para el traslado de las cajas de los libros a la “sala dels tancs”, se le notaba una mirada inquieta intentando controlar los detalles de un evento que todos ansiábamos que llegara. Recibimos nuestros ejemplares antes de acomodarnos en la sala y lo primero que hice fue abrir el libro para comprobar en qué número de página habían caído mis microrrelatos. La 95, no es mal número pensé. Pedro Herrero, se encargó de actuar de telonero y nos demostró que si algún día desea hacer monólogos profesionales podría hacerlos perfectamente. Desenvuelto, voz clara, expresividad en su rostro, traje y corbata a juego en un juego de unos diez minutos en los que Shakespeare tomó la palabra a través de varias épocas. Pedro solicitó aplausos con elegancia y calentó los motores para el momento más esperado.

13


A su lado, sentado en la primera silla, Fernando Martinez aclaraba su voz y sus nervios para la presentación del libro Despojos del REC. Nos contó la historia de una ilusión que tomó asiento hace más de un año y que impulsada por una locomotora de vapor con sesenta vagones de escritores e ilustradores por fin había llegado a su destino, a las manos de un público que agradecerá de por vida todo el trabajo y el esfuerzo de Fernando. Porque si bien es cierto que todos nosotros hemos participado en el proyecto, también es de justicia decir que Fernando se ha llevado la mayor parte del trabajo. Gracias amigo.

Y Fernando descansó, se quitó esa mochila de la espalda que cargaba durante el día y pasó el turno al director del espectáculo teatral: “Despojadas”, Miguel Angel Flores. No es la primera vez que reseño una obra de Miguel Angel. El año pasado y coincidiendo con la III Microquedada en Madrid tuve el placer de reseñar su obra “Anda que no te quiero”en el número 5 de la revista @demispalabas. Miguel Angel es espontáneo pero como buen director, tras unas palabras de introducción se colocó detrás de la pantalla del ordenador que regulaba el sonido y en más de un momento le observé esa cara de circustancias de cuando quieres y deseas que todo salga perfecto.

Dos mujeres salieron a escena vestidas con camisón blanco, un pañuelo, descalzas y un micrófono que se acoplaba a sus pómulos izquierdos como único acompañante de travesía. Julia Lora y María Lesmes Flores nos regalaron uno de esos lujos que pocas veces ocurren en la vida: un diálogo de una media hora en el que se alternaron una selección de micros teatralizados que cosieron uno a uno una completa historia de ficción sembrada con las microficciones de autores como Paloma Hidalgo, Miguel Pereira, Francesc López, Laura Garrido, Rubén Rojas, Ernesto Ortega, Yolanda Nava, Ricardo

14


Alamo, Elena Casero, David Moreno, Esperanza Temprano, Nicolás Jarque, Sara Lew, Elisa de Armas, Javier 'Ximens'...y cuando la actriz María Lesmes se subió a una silla con “pies de pato” me dio un escalofrío porque mi micro “Lamias” de la página 95 estaba en escena, algo que ni por asomo hubiera soñado antes de sentarme en la primera fila. ¡¡Muchísimas gracias!!

Momento de la actuación Despojadas, “Lamias”.

Con una ovación cerrada y casi sin tiempo para entretenernos en saludar y dar la enhorabuena a las actrices y al director pasamos al reservado de la cena en Fábrica Moritz Eran las diez de la noche, habían transcurrido once horas en un suspiro, en un instante, en una ráfaga de viento muy breve, quizás demasiado para tanto esfuerzo y para una organización tan cuidada en cada uno de sus intervalos. Degusté unos sabrosos platos junto a dos amigas virtuales que dejaron en mi el grato sabor de boca que proporciona la realidad sin pantallas de por medio: Anna Jorba e Isabel Martínez Barquero.

Con Pedro Herrero, Eva García y Luisa Rodríguez compartí mesa y agradable conversación en los postres. Y ahí comprobé las cualidades de Pedro para transmitir la cultura popular a cuantas deseen aprender

15


unos cuantos pasos de “sardana nocturna”. En este caso, fue Luisa Rodríguez la más atrevida y su alumna más aventajada.

A cada asistente a la cena, nos entregaron una caja de seis botellas con cerveza Moritz, por cierto, muy buena. Un detalle de agradecer si no fuera porque algunos de nosotros tuvimos que cargar con dos bolsas (la nuestra y la de algún amigo que renunció a tan preciado detalle para poder viajar en avión sin problemas). Callejeamos como “piolines” con el único objeto de tomarnos una copa en un local en el que cabríamos nosotros y nuestras bolsas. Alguien salió de un conocido lugar de encuentro en el que penden muchas guitarras de forma armónica y me dijo “ he salido para ver quiénes érais los de las bolsas amarillas”. Le contesté que éramos un grupo en excursión organizada.  ¡Es el peso de la cultura!, me dijo mi amigo Ximens, y decidí ser generosa y compartir el peso con Miguel Jiménez, un microrrelatista a quien he tenido el gusto de conocer después de tantas veces que nos hemos encontrado en la reseña del REC, entre mis palabras y las suyas.

El peso de la cultura

La actriz María Lesmes junto a su hermana, ambas sobrinas de Miguel Angel Flores.

Cierro esta crónica con la esperanza de continuar en este mundo “breve” de alegrías y gente encantadora, con la ilusión de que el próximo año podamos reencontrarnos en algún punto de España y que todos nuestros proyectos personales o colectivos se gesten con la misma magia que pudimos degustar ese sábado 17 de mayo de 2014, entre despojo y despojo. La última foto corresponde a una colectiva que nos hicimos los autores del libro en Fábrica Moritz. El fallo más grande en el que todos incurrimos fue no reparar en una foto del grupo de la Microquedada, apuntaremos este

16


detalle para las próximas y espero que hayáis disfrutado tanto como yo lo hice. .

Los DESPOJADOS en perfecta unión junto a nuestro fotógrafo.

Otras instantáneas para el recuerdo, para cuando la nostalgia por los tiempos pasados invada nuestra existencia. (Gracias por compartir las fotos en FB, y dejarme tomar algunas prestadas).

Acompañada de Mei Morán

Nieves Torres, Miguel Angel y Juan Morán

Fantástica Ely Brioa con el diploma de Fernando Mtz.

Antes de entrar en la Fábrica Moritz.

Manuel y Purificación con el micro de la pinza.

Rosa y David luciendo palmito.

17


Enrique Moreno conversa con el marido de Nieves.

Marta, Ginés, Puri y Ana Martínez

Luisa Hurtado…la ecoilustrada…

mujer

Isabel Martínez con mi micro tuneado.

Raquel Lozano, Manuel…

Nuria,

Paz,

Iván,

Un pequeño espectador intentando captar la obra

Foto de grupo en Moritz. Antes de entrar a Moritz.

Miguel Angel, Susana, Ginés y Jesús Esnaola.

Sendero del agua (Jams) con Nieves Torres.

Antes de entrar a la microbiblioteca, con Enrique Moreno y el marido de Nieves.

Gloria Arcos Enrique.

junto

Otro momento de la comida. Momento

de

la

comida

con

nuestro

Eva García, muy dulce.

18

a


simpático bibliotecario.

Más momentos....y muchos más que recordaremos con mucho cariño.

¡Un saludo y hasta la próxima! Laura Garrido Barrera

17 de mayo de 2014

Muchas gracias por vuestra lectura, ( desde mis palabras y las vuestras )

19


20


demispalabrasylasvuestras@blogspot.com

Pr贸ximo n煤mero : junio 2014.

21

Articulo 10 iv microquedada microrrelatista 17 05 2014  

Revista @demispalabras ARTICULO 10. IV MICROQUEDADA MICRORRELATISTA para la INTERNaCIONAL MICROCUENTISTA.

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you