Issuu on Google+

EL DISEÑO CURRICULAR. SUS TAREAS, COMPONENTES Y NIVELES. LA PRÁCTICA CURRICULAR Y LA EVALUACIÓN CURRICULAR. Leyda Vásquez.

El currículum es un proyecto pedagógico, cultural y social, donde intervienen aspectos sociales, económicos, científicos, tecnológicos y políticos, se caracteriza por constituirse en tres (3) dimensiones fundamentales, el diseño curricular, el desarrollo curricular y la evaluación curricular. El diseño curricular se define como un proceso complejo que permite visualizar y reflexionar sobre lo que se quiere, desea y se necesita como proyecto de país, a partir de las propias demandas de la sociedad; circunscrito en un sistema político, social, económico, enmarcada en líneas de pensamiento de una política educacional. La educación como proceso transformador se proyecta a dar respuestas a los problemas educacionales de la gente, de las necesidades de formar un ser social, cooperativo, creativo y productivo. Díaz (1992) señala que el diseño curricular debe considerar contextos y peculiaridades, realidades, asumiendo fases o tareas del currículo que implica partir del propio diagnóstico, que va a estar constituido por soportes teóricos desde el punto de vista filosófico, sociológico, epistemológico, pedagógicos, didácticos y epistémicos, que van influir en los fundamentos de la concepción curricular. Su modelación va a estar constituida por el perfil que se requiera o se determine a partir de las propias necesidades sociales, políticas, culturales, cualidades, habilidades y conocimiento necesario para su desarrollo y desempeño e incluye la propia determinación de contenidos, la selección de los conocimientos y habilidades que quedan expresados en programas de módulos, disciplinas, asignaturas, componentes precisados al nivel que se está diseñando. Otro elemento que cumple como tarea en el diseño curricular es la estructura curricular, es la columna principal de los procesos formativos, que implica orientación, selección, organización y la distribución de los conocimientos y de las prácticas que hagan entramados en la formación profesional. Para ello la organización para la puesta en práctica del proyecto curricular va a ser determinante en la propia formación del personal de manera individual y colectiva.


El desarrollo curricular es una dimensión que va a la propia ejecución de lo planeado e impulsa la transformación del currículo a través de la continua modificación, corrección y perfeccionamiento, implica ir a un proceso de investigación y reflexión desde la práctica, involucra a profesores, estudiantes y directivos que hacen vida dentro de una comunidad de aprendizaje. Está implícita la evaluación curricular, que es la etapa final metodológica del currículo, por lo tanto es un proceso en construcción flexible, dinámica. Suministra validez, confiabilidad y objetividad, además establece relevancia, alcance, duración y eficiencia del currículo, de acuerdo con las innovaciones que el proceso educativo y social exige en el momento. Referencias bibliográficas: Htt//www.cedesi.uneciencias.com/textos/artículos/a04.doc Díaz Barrigas, Frida y colectivo de autores. “Metodología de diseño Curricular para Educación Superior. Editora Trillas, 1992.


Diseño curricular