Page 1

SERVICIOS Y HORARIOS

ACTIVIDAD

DÍA

HORARIO

CARISMA

COORDINADOR/ ENCARGADO

Taller de Biblia

Martes

7:00 a 8:00 p.m.

Sra. Amalia Ramírez López Tel. 51 4 08 40

Pastoral de Matrimonios

Martes

6:00 a 7:00 p.m.

Pbro. Alejandro Rodríguez González

Reunión de Grupos de Pastoral

Miércoles

5:00 A 7:00 P.M.

Pbro. Alejandro Rodríguez González

TALLER DE MANUALIDADES: Cocina y repostería Tejido (ganchillo/agujas) Bordado en listón Bisutería Hechura de bolsas ________________________ Apoyo de psicología Servicio jurídico

Viernes

5:00 A 7:00 P.M.

Lic. Luz María Coronado y equipo Tel. Oficina 51 6 41 19

Preparación de Acólitos

Sábado

5:00 a 7:00 p.m.

Sra. Mari Sánchez

Ensayo de Coros

Sábado

6:00 a 8:00 p.m.

Joven Iván Diaz/Srita. Izis

Pastoral Juvenil

Sábado

6:00 a 7:00 p.m.

Joven Fco. Javier Diaz Ramírez Tel. 951 185 89 89

Proyecto de Jóvenes

Sábado

4:30 a 6:00 p.m.

Psic. Bricela Olmedo Avendaño Tel. 951 116 72 55

Escuela de Pastoral

Domingo

9:00 a 11:00 a.m.

Srita. Rosario Infanzón Arzuaga

Servicio Dental

Martes a Sábado

9:00 a 1:30 p.m. 4:00 a 7:00 p.m.

Dra. Celia Méndez González Tel. 951 165 36 39

Servicio de Oficina

Martes a Sábado

9:00 a 1:30 p.m. 4:00 a 7:00 p.m.

Srita. Lizbeth Gaytán Rojas Tel. Oficina 51 6 41 19

Pláticas Pre-Sacramentales

Domingo

8:30 a 2:30 p.m.

MFC Tel. Oficina 51 6 41 19

Parroquia Santa María de El Marquesado Año I

Número I

Se dan casos de hombres y mujeres que poseen un carisma especial para la predicación, para aconsejar a las personas, para conocer y transmitir a Dios

“La vida consagrada, enraizada profundamente en los ejemplos y enseñanzas de Cristo el Señor, es un don de Dios Padre a su Iglesia por medio del Espíritu”

pagina Web Marquesado

Octubre 2012

Con este primer número de nuestra Carta Infor mativa Parroquial damos inicio a una nueva forma de comunicación más participativa y propositiva con nuestra comunidad parroquial, con el propósito de dar a conocer la labor que como hermandad cristiana estamos l l eva n d o a c a b o, e n u n a per manente búsqueda de alcanzar una comunión en solidaridad espiritual entre los miembros de la Iglesia, unidos en la caridad como un solo corazón y una sola alma. El nombre de nuestro carta i n f o r m a t i v a t i e n e u n a mu y importante razón de ser. La palabra carisma puede no parecernos extraña, pero, ¿cuál es su significado?. Desde tiempos inmemoriales hemos escuchado hablar del carisma. Si nuestro objetivo es despertar el carisma, conviene

saber bien lo que este término significa. Necesitamos tener nociones claras sobre este concepto si queremos centrar nuestra vida como comunidad cristiana y nuestra identidad parroquial en él. Po r c a r i s m a s i e m p re s e h a entendido el término paulino de “gracias especiales” [llamadas "carismas"] mediante las cuales los fieles quedan "preparados y dispuestos a asumir diversas tareas o ministerios que contribuyen a renovar y construir más y más la Iglesia". Extraordinarios o sencillos y humildes, los carismas son gracias del Espíritu Santo, que tienen directa o indirectamente, una utilidad eclesial; los carismas están ordenados a la edificación de la Iglesia, al bien de los hombres y a las necesidades del mundo.” Un carisma por tanto es una gracia especial que el Espíritu Santo dona para el bien de la Iglesia.

Calzada Madero No. 600

Tél. 51 6 41 19

Twitter: Facebook:

Correo Electrónico:


¿QUé ES EL DUELO?

“Vengan y vean” (Jn, 1, 39) “Ámense los unos a los otros. Que como yo les he amado, así se amen también ustedes” (Jn, 13, 34).

¿Cómo es el culto cristiano católico? El culto cristiano pasa por ejercer la fraternidad, pero ¿cuál es el significado de este término?. Fraternidad es una palabra que proviene del latín “frater”, cuyo significado es hermano. Hace referencia al vínculo de cariño que une a los hermanos, que los lleva a estar juntos en todo tipo de situaciones, gratas o difíciles. Por extensión y considerando que todos los hombres son hermanos, hijos de Dios, se entiende como el amor entre todos los hombres. Religiosos y filósofos han impulsado la intensificación de este sentimiento de unión y solidaridad con el prójimo. Se trata de ejercer fraternidad porque todos somos hijos del mismo Padre y Él … hace salir el sol sobre buenos y malos (Mt 5, 45), pero no siempre reconocemos al hermano que está frente a nosotros, muchas veces pasa a ser un amoroso extraño, en el mejor de los casos. Es a Cristo a quien debemos amar en nuestros hermanos y hermanas. La Madre Teresa de Calcuta solía decir: “love in action”, es decir, poner el amor en acción, hacer realidad el amor: “En verdad les digo que cuanto hicieron a uno de estos hermanos míos más pequeños, a mi me lo hicieron”. (Mt 25, 34-40). Sí, el culto cristiano: amar a Dios sobre todas las cosas, pasa por mi hermano; nace del encuentro

real y personal con Cristo en la Eucaristía pero se hace realidad en el contacto con el prójimo, en el abrazo, en el apoyo, en la buena y constructiva palabra, en la compañía, en el compartir, cuando consuelo, estando a su lado ahí, cuando más me necesita, cuando soy la providencia de Dios para él. En un mensaje dirigido a la fraternidad católica internacional de comunidades y asociaciones carismáticas, el Papa Benedicto XVI habló sobre el gran interés actual en la reflexión del carácter central de Cristo en la predicación y de la importancia de los carismas en la vida de la Iglesia particular: “Lo que vemos en el Nuevo Testamento sobre los carismas, que surgieron como signos visibles de la venida del Espíritu Santo, no es un acontecimiento histórico del pasado, sino una realidad siempre viva: el mismo Espíritu, alma de la Iglesia, actúa en ella en toda época, y sus i n t e r v e n c i o n e s , m i s t e r i o s a s y e fi c a c e s , s e m a n i fi e s t a n e n n u e s t r o t i e m p o d e m a n e r a providencial”. La misión esencial de la Fraternidad Católica es desempeñar mejor su propia misión eclesial orientada a la evangelización, a la liturgia, a la adoración, al ecumenismo, a la familia, a los jóvenes y a las vocaciones de especial consagración.

Ejerciendo fraternidad: Pongamos el amor en acción, hagamos realidad el amor… “Vengan, vean y sirvan”, el imperecedero ejemplo de la Madre Teresa de Calcuta.

Se entiende como una experiencia vital complicada formada por un conjunto de procesos psicofísicos-emocionales-relacionalesespirituales... a partir de una pérdida. Un encuentro con la muerte nos hace sentir desamparados y vulnerables. La más común, y una de las experiencias más dolorosas es la muerte de un padre o de una madre. Cuando ambos padres mueren el individuo puede tener la sensación de ser huérfano. Se lleva el duelo, no solamente por los padres perdidos sino también por la pérdida de "haber sido " el hijo(a) de alguien. El duelo se considera como una necesidad psicológica, no como autoindulgencia. Los psicoterapeutas se refieren al duelo como: un trabajo lento, tedioso y doloroso. Sin embargo, solamente trabajando con la pena, enfrentando los sentimientos de coraje y desesperanza y adaptándose emocional e intelectualmente a la pérdida puede la persona sobreponerse y retomar el control sobre su vida. ¿COMO PODEMOS AYUDAR A ALGUIEN QUE HA PERDIDO UN SER QUERIDO? El proceso de luto es uno continuo. La pena no acaba, sino que cambia y se modifica en carácter e intensidad. Algunas personas comparan su proceso de pérdida con las mareas del océano:

Evitar las frases hechas: "tienes que olvidar", "debes ser fuerte". Si no sabes que decir, no digas nada. Lo que más necesitan al principio es hablar y llorar. Tener en cuenta las actitudes que no ayudan: no intentes buscar una justificación a lo ocurrido, no es el momento de ver las ventajas de una nueva vida. Dejar que se desahogue: no lo distraigas de su dolor, no temas tú mismo llorar o emocionarte. Permitir que hable del ser querido que ha muerto: recordar a la persona amada es un consuelo para los sobrevivientes. Mantener el contacto: principalmente en los momentos dolorosos, como aniversarios. ¿COMO APOYAR A LOS NIÑOS PARA VIVIR SU PROCESO DE DUELO? Algunas sugerencias que podemos tomar en cuenta para acompañar a un niño que ha perdido un ser querido: Ser completamente honesto. Ellos ven las reacciones de los adultos y los cambios de rutina de la casa. Se recomienda apartarlo momentáneamente ante muertes repentinas o inesperadas. En menores de

tres años la muerte es algo provisional y reversible. Puede apoyarse con ejemplos de la naturaleza para explicar la situación. Permitir que participe en los ritos funerarios: puede ayudarle a comprender qué es la muerte y a iniciar mejor el proceso de duelo. Explicar con anticipación lo que sucederá. No forzarlo nunca. Animarle a expresar lo que siente: más fácil si se expresan en la familia. Temores frecuentes son: si él causó la muerte, si le pasará eso a él y quién lo va a cuidar. Respetar su manera de afrontar la pérdida: frecuentes son los c a m b i o s d e c a r á c t e r, alteraciones en el sueño, el apetito. Puede jugar a morirse. Mantenerse física y emocionalmente cerca del niño: no temamos expresar nuestras emociones frente a él, así también las expresará. También respetar sus momentos solos. Estar atentos a la aparición de signos de alerta: desinterés marcado por actividades de la vida cotidiana, dificultades para conciliar el sueño, pérdida de apetito, miedo a quedarse solo, comportamiento infantil, e x p re s i o n e s re p e t i d a s d e l deseo de reencontrarse con el fallecido, alejamiento de amistades, fracaso escolar importante o negativa de ir a la escuela. "Hay momentos de calma, de pronto la marea sube y se agita, a veces baja, a veces es un oleaje fuerte que sacude y parece como si hubiera ocurrido ayer… de pronto llega la calma otra vez, es como si dependiera de la época del año en que se vive ..."


El despertar religioso en los niños por las religiosas, ya establecidas para entonces, aprovechando las indulgencias que había concedido el Papa Pío X en 1514, para verificar sufragios dedicados a los deudos el día de ánimas o difuntos

LOS ALTARES El día 2 de noviembre, consagrado a las fiestas de los fieles difuntos, los altares de la Iglesia donde se verificaban los sufragios eran adornados con motivos mortuorios, debiendo usarse exclusivamente el color negro; además, se le colocaba la consabida ofrenda, considerando a estos altares como “Privilegiados”.

FUSIÓN DE DOS TRADICIONES LO OAXAQUEÑO Y LO HISPÁNICO Al ocurrir aquel tremendo choque y fusión a la vez de dos mundos que habían alcanzado un gran desarrollo cultural, el hispano y el oaxaqueño, se ocasionó un amalgamiento de ideas y costumbres, las que en el decurso del tiempo fueron encauzadas por nuevos caminos. Hablando en particular de las fiestas de los muertos en Oaxaca, observamos que esta festividad está integrada por las tradiciones indígenas y las españolas.

EL ALTAR DE MUERTOS Sin duda alguna, los pueblos oaxaqueños dedican los días 31 de octubre, 1 y 2 de noviembre de cada año para honrar a sus difuntos. Al compulsar dichos días, advertimos que, a cada uno de ellos se le ha asignado determinada función, así el día 31 de octubre es aprovechado para ir a la “Plaza de Muertos”, es decir, a comprar todos los materiales que intervendrán para colocarlos en el “altar de muertos”. Este altar se levanta generalmente sobre una mesa a la que se le superponen cajones de madera a manera de catafalcos. Formado así, se procede a forrarlo con mantel o sábanas blancas, o bien, con papel de china o picado, en las patas fronteras de la mesa se amarran una cañas de azúcar o carrizos, a los que se les da la forma de arco triunfal.

Por la mañana de ese mismo día 31 de octubre, es colocada en el altar la tradicional “ofrenda” que consiste en exquisitos manjares, de los que nuestros deudos vendrían a saborear sus “aromas”. Entre estas ofrendas se encuentran el sabroso mole oaxaqueño, condimentado por nuestras amas de casa que lo preparan un día antes; además se coloca el delicioso nicuatole, la calabaza cocida con panela, a la que se le adiciona caña de azúcar y manzanitas de tejocote. No falta en este altar el delicioso pan de muertos y el exquisito chocolate de “metate”, además se colocan una variedad de frutas de la región, tales como naranjas, limas, plátanos, jícamas, nueces y cacahuates, también se colocan chayotes cocidos, nísperos y piñas. Tradicionalmente en todo altar de muertos jamás se olvida colocar la flor de muerto y el oloroso “cempasúchitl”, otra de las ofrendas que jamás se soslayan y que sitúan en los altares para que las ánimas de los difuntos se alumbren es la lámpara que contiene el aceite de higuerilla y las velas de cera blanca o amarilla adornadas con papel de china negro. Desde el tiempo prehispánico hasta nuestros días ha sido costumbre entre nuestros pueblos el colocar en el altar de muertos la ofrenda de copal o incienso, sustancias que al ser quemadas en el “brasero” producen deliciosos aromas. Esta ofrenda estaba considerada entre nuestros pueblos prehispánicos como uno de sus principales tributos a sus divinidades. Es creencia muy antigua que los muertos, después de haber verificado el largo peregrinaje desde la otra vida y venir a la tierra, llegan cansados y sedientos, razón por la que en el altar se les coloca una jícara o vaso con agua para que la beban y, a manera de sátira, les colocan figuras manufacturadas con papel o barro, figuras que representan la muerte, a la que ridiculizan dándole diferentes actitudes, como los llamados esqueletos montados en jamelgos muy flacos y esqueletos empinando la botella de mezcal, mujeres vendiendo frutas, músicos con sus instrumentos y otras muchas figuras irónicas.

HORA DE LLEGADA DE LOS MUERTOS Existen varias creencias entre nuestros

A todos nos gustaría vivir en una sociedad diferente, una sociedad mejor, más humana, formada por personas libres, responsables, generosas, solidarias, con afán continuo por el esfuerzo, personas con amor a Dios sobre todas las cosas.

más importante para el hombre es amar a Dios. Amar supone creer en él, esperar la vida eterna pasando por el amor al prójimo. Por todo ello, los padres católicos y educadores debemos ofrecer a los niños ese gran tesoro que es la fe.

Aristóteles define la educación como “Ayudar a los hijos a crecer en virtudes”. Una de las preocupaciones más fuertes en nuestra Iglesia de hoy es asegurar la fe en las generaciones venideras, y ahí es donde pasamos a ser necesarios los padres cristianos católicos, junto a sacerdotes, catequistas y educadores. Hay que tener muy claro que la tarea de la educación religiosa de los niños es obligación y responsabilidad de los padres. La familia es la célula eclesial en la que nos formamos en capacidades humanas y en virtudes cristianas. La mejor y mayor herencia que los padres puedan dejar a sus hijos son las creencias y valores necesarios para orientar sus vidas, hacerles ver que son personas creadas por Dios, que tienen un destino y que están llamados a encontrar la felicidad. Esta felicidad va unida a Dios eternamente. Por ello, lo

En el seno familiar, así como en la iglesia, se debe aportar el espacio donde se viva el evangelio, irradiando con sus testimonios de vida la existencia de Dios. Invitar a los más pequeños a descubrir a Dios es ayudarles a entrar en el camino de la fe. En la familia, los niños viven la primera experiencia de Dios; al ser amados, descubren qué es el a m o r, a l s e r p e r d o n a d o s descubren qué es el perdón, al experimentar la alegría de compartir descubren el amor al prójimo. Respetando su libertad les ayudamos a ser responsables y si rezamos con ellos descubrirán la presencia de Dios que siempre está con nosotros. Los niños más pequeños de 1 a 6 años, aprenden a través de la observación y de la imitación, no saben leer, pero son fácilmente i m p re s i o n a d o s p o r d i b u j o s ,

DEJAD QUE LOS NIÑOS SE ACERQUEN A MÍ; NO SE LOS IMPIDÁIS. DE LOS QUE SON COMO ELLOS ES EL REINO DE DIOS. OS LO ASEGURO, EL QUE NO ACEPTE EL REINO DE DIOS COMO UN NIÑO, NO ENTRARÁ EN ÉL” (MC. 10, 14-15.

gestos y palabras. Por ello, es responsabilidad del adulto (dulce responsabilidad) el despertar religioso y el amor a Dios en estas edades. Para muchos autores, en el crecimiento de la persona se pueden observar distintos periodos sensitivos en los que la persona en crecimiento es más proclive a afianzar una serie de comportamientos y creencias. En estos periodos, es mucho más fácil adquirir hábitos buenos que derivan en virtudes. La mayoría de estos periodos sensitivos se centran en la etapa de 0 a 6 años. Por ello es importante que los padres y educadores no sólo conozcan estos periodos sensitivos sino que, además, motiven y estimulen (conduzcan) a los niños para que libremente (éxito de la educación) lleven a cabo una serie de comportamientos para adquirir virtudes. Debemos, pues, saber de este importante periodos sensitivo, recordemos: de 1 a 6 años se despierta en los niños el periodo sensitivo del amor a Dios y para ello tienen como principal ejemplo a seguir el de los padres.


NUESTRAS TRADICIONES DIA DE MUERTOS EN OAXACA

LAS OFRENDAS En Oaxaca, respecto a las ofrendas, debemos hacer mención que gracias a las excavaciones arqueológicas verificadas en zonas donde existían particularmente panteones, como Monte Albán, se han descubierto tumbas en las que han hallado en su interior entierros primarios y secundarios, en los cuales, además de los restos humanos, contienen la llamada “OFRENDA”, consistente en joyas como collares, anillos y pertenencias rituales; objetos varios de plata, concha, obsidiana y alabastro; navajas y navajones de pedernal; además de objetos de uso diario como agujas, metates y malacates para hilar, pero lo de mayor importancia es la llamada ofrenda funeraria, consistente en vasijas de barro, que muchas de ellas poseen restos de alimentos, revelándonos con ello que a sus muertos les colocaban comida dentro de su tumba, con el propósito de que se alimentaran en el otro mundo. Estos datos anteriormente señalados nos vienen a corroborar que los hombres precolombinos, reconocieron la presencia del espíritu, al que consideraban inmortal, y solamente era el cuerpo el que se extinguía. Por eso mismo, creían que ese espíritu inmortal había que alimentarlo cuando iba a radicarse a un paraíso especial, que los zapotecas llamaban QUIEBAC y los Mixtecas conocieron con el nombre de “TLALOCAN”, a la manera de los pueblos Mexicas.

Los pueblos prehispánicos tenían la creencia de que cada año venían los espíritus de sus deudos a visitarlos, motivo por el cual hacían una fiesta en memoria a ellos. Nos dice al respecto el Códice Vaticano Ríos que entre los mixtecos, zapotecos y mixes, se celebra una fiesta a los muertos en el mes de Miccilhuitl (micaihuitl) haciéndoles un monumento cubierto de un paño negro y alrededor mucha comida. De todos los autores que comentan las fiestas de los muertos, Fray Francisco de Burgoa es el que nos brinda una descripción más completa: “Los indios celebraban el mismo mes de noviembre, que es el duodécimo en su cómputo teoteco (llegada de los dioses) de dieciocho meses que dan al año… y en el mes de noviembre que la Iglesia celebra con grandes sufragios la memoria de todos los que están en carrera de salvación, los indios tuvieron señalado en el mismo mes, con ritos deslumbrantes”. Como síntesis podemos decir que la religión del mundo prehispánico giraba en torno a sus dioses. Ellos, los indios, decían haber nacido por mandato de los dioses creadores del Universo y que moría su cuerpo, para que su espíritu fuese a servir a sus dioses al otro mundo. Sus conceptos metafísicos nos dan idea de nacimiento, soplo de vida (alma), movimiento, transformación y muerte, a la que ofrecían una gran parte de su alta filosofía, por eso mismo el culto a los muertos fue muy significativo entre esos pueblos antiguos oaxaqueños, ya que para ellos, la muerte no

era el fin de la existencia del hombre, sino únicamente un proceso biológico.

APORTACIÓN EUROPEA LO HISPÁNICO LA OFRENDA La llamada ofrenda es tan antigua en Europa como el principio del cristianismo. En efecto, después de la décima y ultima persecución de los mártires del cristianismo y el triunfo de la Iglesia en el año 313 D.C. fue de mucha trascendencia el famoso edicto que se publicó en Milán, el cual concedía a los Cristianos el libre ejercicio de su culto, del que hasta entonces habían estado privados, restituyéndoles, al mismo tiempo, las Iglesias y otros inmuebles de los que habían sido despojados. San Agustín, siendo Obispo de Hipona (África), escribió algunas obras cristianas como: “Las Confesiones”, “La Ciudad de Dios”, y el “Cura Agenda Pro Mortuis”, en donde aprueba las “Ofrendas” que se hacen por los difuntos en las sepulturas y que como limosnas se dan a los ministros de la Iglesia el pan, vino y cordero.

Otro ejemplo de la “ofrenda” nos la describe Julio Salvagio en su libro 3 de Antigüedades Cristinas, cap. 9, No. 35: “… como en la primitiva Iglesia acostumbraban todos los fieles (a excepción de los que eran pobres), seguía en Milán la costumbre que tenían en África de llevar a la Iglesia pan, vino y otros manjares de lo cual se formaba el ágape o convite de los pobres, costumbre que usaron todas las Iglesias de Oriente, practicada en los primeros siglos por todos los cristianos y dimanada de los primeros apóstoles. Según San Gregorio Nazizceno, por tres motivos hacían estos convites: en los días de nacimiento, en los días de bodas y en los entierros. De estos convites se comenzó a abusar y en diversas Iglesias se fueron quitando poco a poco”. Pero al finalizar el año 990 fue el quinto Abad de Cluny, Odilón de Morcoer, quien luchó porque se adicionara a la lista de las festividades de la Iglesia la conmemoración de los Fieles Difuntos o Fiestas de los Muertos, conmemoración que por vía de sufragios viene verificando la Iglesia Católica todos los años, el día 2 de noviembre, por las ánimas de los Fieles Difuntos. En el ámbito de Europa y en particular de España, fue donde siglos más tarde adquirió mayor difusión el Cristianismo, continuando dentro de su culto la conmemoración de los fieles difuntos, propagadas


HALLOWEEN, ¿CRISTIANISMO O PAGANISMO?

SOLIDARIDAD Y JUVENTUD Gestos solidarios, signos de amor hacen falta en nuestra comunidad.

paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos en México.

Sabemos que es muy divertido disfrazar a los peques de la casa para poder salir a pedir dulces a las calles, pero ¿es esto una tradición cristiana?, ¿un cristiano debe celebrar el Halloween? "Halloween" es un término que proviene del inglés antiguo, All Hallows Eve o Víspera Santa, pues se refiere a la noche del 31 de octubre, víspera de la F i e s t a d e To d o s l o s Santos. La fantasía anglosajona, sin embargo, le ha robado su sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un triste retorno al antiguo

sacrificios de toda índole, i n c l u s o s a c r i fi c i o s humanos. Sin duda Samhein no es otro sino el mismo demonio que Ya desde el siglo VI b u s c a i m p l a n t a r l a a n t e s d e C r i s t o l o s cultura de la muerte. Celtas del norte de Europa celebraban el fin C u a n d o l o s p u e b l o s del año con la fiesta de celtas se cristianizaron, Samhein (o La Samon), no todos renunciaron a fi e s t a d e l s o l q u e las costumbres paganas. comenzaba la noche del Es decir, la conversión 31 de octubre, la cual n o f u e c o m p l e t a . L a marcaba el fin del verano coincidencia cronológica y de las cosechas. El de la fiesta pagana con la colorido de los campos y fiesta cristiana de Todos e l c a l o r d e l s o l los Santos y la de los desaparecían ante la difuntos, que es el día llegada de los días de s i g u i e n t e , h i z o q u e frío y oscuridad. algunos las mezclaran. En vez de recordar los C r e í a n q u e a q u e l l a buenos ejemplos de los n o c h e e l d i o s d e l a santos y orar por los muerte permitía a los antepasados, se llenaban muertos volver a la tierra d e m i e d o a n t e l a s fomentando un ambiente antiguas supersticiones de muerte y terror. Según sobre la muerte y los l a r e l i g i ó n c e l t a , l a s difuntos.  almas de algunos d i f u n t o s e s t a b a n Pero no podemos pasar a t r a p a d a s d e n t r o d e por alto que las fiestas a n i m a l e s f e r o c e s y que celebramos reflejan p o d í a n s e r l i b e r a d a s quiénes somos e influyen ofreciéndole a los dioses e n n u e s t r o s v a l o r e s .

Desgraciadamente muchos cristianos han olvidado el testimonio de los santos y la importancia de rezar por los muertos y se dejan llevar por costumbres paganas para festejar con brujas y fantasmas. Los cristianos debemos no solo desenmascarar el mal sino ser además luz en las tinieblas. Debemos abogar por el retorno a la verdadera celebración de la Fiesta de Todos los Santos  y la riqueza del festejo del Día de Muertos . Aquellos que hagan el esfuerzo por vivir su fe lograrán en la Fiesta de To d o s l o s S a n t o s recordar que todos somos llamados a la santidad. Podrán conocer las vidas maravillosas de los santos que les ayudarán a vivir el Evangelio. Encontrarán además grandes amigos que intercederán desde el cielo por su salvación.

los cristianos católicos debemos abogar por el retorno a la verdadera celebración de la fiesta de todos los santos y la riqueza del festejo del día de muertos

Actualmente, en nuestro entorno, nos damos cuenta de la exclusión en que viven muchas personas. A pesar de los esfuerzos que se hacen, en Oaxaca aún es alto el porcentaje de las familias que viven en la pobreza. Mientras que a nivel nacional uno de cada 19 habitantes se encuentra en situación de pobreza extrema, en Oaxaca la proporción es de uno de cada 4. Gestos solidarios, signos de amor hacen falta en nuestro entorno. La palabra Misericordia tiene su origen en dos palabras que derivan del latín: miserere, que significa tener compasión y cordis, que significa corazón. Ser misericordioso, pues, es tener un corazón compasivo. Cuando éramos pequeños debíamos aprendernos de memoria las “obras de misericordia”, las “espirituales y corporales” y se nos inculcaba que debíamos practicarlas en forma muy rigurosa. Hoy siguen vigentes, están ahí, como ideario del bien vivir. Pero estas obras de misericordia deben ir acompañadas por la búsqueda de una verdadera justicia social, que vaya elevando el nivel de vida de nuestros hermanos, promoviéndolos como sujetos de su propio desarrollo. Una sociedad justa sólo es posible cuando se construye sobre estructuras que consoliden un orden social, económico y político en el que no exista inequidad y donde haya posibilidades para todos. En este tiempo en que los jóvenes constituyen un importante capital humano en nuestra sociedad y con un déficit grande de liderazgos, ellos representan un enorme potencial para el presente y futuro de la Iglesia. Por eso es importante su valiosa y activa participación en nuestra comunidad cristiana preparándose para la Confirmación, integrándose a grupos de pastoral juvenil, coros y movimientos cristianos, realizando trabajos de voluntariado y encontrándose con Jesús Eucaristía cada domingo.

BIENAVENTURADOS USTEDES, LOS JÓVENES: Porque tienen un corazón nuevo, ¡renueven el mundo!; Porque tienen limpios los ojos, ¡defiendan la pureza!; Porque tienen fuertes las manos, ¡construyan la justicia y la paz!; Porque están sedientos de verdad, ¡corran al encuentro con Cristo!; Porque luchan contra la tristeza y el hastío, ¡sean profetas de Cristo! Porque se adelantan decididos hacia la vida, ¡Jesús sea su maestro y guía! Porque ofrecen su vida, ¡construyan el Reino de Dios! Porque son los amados predilectos, ¡procuren difundir la amistad y la alegría!.


REDES SOCIALES, NUEVO ESPACIO PARA EVANGELIZAR

Hace unos días, en el c o m u n i c a d o d e l P o n t i fi c i o Consejo para las Comunicaciones Sociales, se hacía mención de lo siguiente: “Actualmente, no se trata de usar Internet como medio de evangelización, sino de evangelizar considerando que la vida del hombre moderno también se expresa en el ambiente digital”. Asimismo, se destaca que “en particular, es necesario  tener en cuenta el desarrollo y la gran popularidad de las redes sociales, que han permitido la acentuación de un estilo dialógico e interactivo en la comunicación y en las relaciones”. Es por eso que me he permitido hablar de este tema en nuestras vidas las cuales están envueltas, de unos años a la fecha en la tecnología y redes sociales. Pero, como cristianos católicos, ¿cómo utilizamos nuestras redes sociales?, ¿en verdad damos testimonio de nuestra fe, tanto en la vida diaria como en nuestras páginas en Internet?.

santos que coman chucherías, que hagan deporte, que tengan dominio de si mismos mediante la oración diaria, santos que amen la eucaristía, pero sobre todo santos que estén en las redes sociales, que proclamen a Cristo, que reflejen a Cristo en sus vidas, evangelizando y animando a las demás personas a que también se acerquen a Dios. “A vosotros, jóvenes, que casi espontáneamente os sentís en sintonía con estos nuevos medios de comunicación, os corresponde de manera particular la tarea de evangelizar este "continente digital". Haceos cargo con entusiasmo del anuncio del Evangelio a vuestros coetáneos. Vosotros conocéis sus temores y sus esperanzas, sus entusiasmos y sus desilusiones. El don más valioso que les podéis ofrecer es compartir con ellos la "buena noticia“

Pasamos mucho tiempo frente a la computadora, en nuestros celulares, iPads, navegando y participando de distintas redes sociales. Es una herramienta, no es ni buena ni mala, pues depende del uso que cada uno haga de esta tecnología.

Papa Benedicto XVI Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales Varicano, 24 de enero de 2009

Es importante darle un nuevo rumbo al uso que hacemos de estos medios, de modo tal que refleje la persona que somos y queremos ser, buscando la santidad de nuestros días, pues no sólo queremos santos con velos y sotanas, queremos santos con zapatillas y jeans, santos que caminen con sus amigos, vayan al cine y escuchen música, necesitamos santos del siglo XXI con una espiritualidad que encaje en nuestros tiempos,

Y todo esto sin tener miedo a reflejar a Dios en nuestras vidas, sin temer al que dirán o a las burlas por proclamar a un Jesús vivo. Ya decía Juan Pablo II en el 2005 “¡No tengáis miedo!.¡No tengáis miedo de las nuevas tecnologías!, ya que están “entre las cosas maravillosas que Dios ha puesto a nuestra disposición para descubrir, usar y dar a conocer la verdad”.

pueblos oaxaqueños respecto a la hora de llegada de los difuntos. Se piensa que los “angelitos”, niños que murieron bautizados, llegan el día 31 de octubre a las tres de la tarde y al día siguiente emprenden el retorno a la misma hora. En cuanto a los muertos adultos se piensa que llegan a las tres de la tarde del día 1° de noviembre, para emprender el retorno después de haber visitado a los suyos en esta tierra, el día 2 a las dos de la tarde. Durante el tiempo que permanece la ofrenda en el altar, en momentos del día o de la noche, se rezan algunos responsos en memoria de nuestros seres queridos que se fueron para siempre, ejercen una influencia tan poderosa que la paz cotidiana se paraliza por aquellas fuerzas misteriosas, que como aves mensajeras vienen a contarnos sus recuerdos. Si oímos el chisporroteo de los cirios del altar o el crujir de algún madero, nos parece que aquellos ruidos son el mensaje que anuncia su llegada. Durante la larga y oscura noche, todo es calma y no es sino hasta el amanecer del día siguiente cuando hay confusión. Al levantarnos e ir a cambiar la hoja a nuestro calendario vemos que dice: “noviembre 2”: los fieles difuntos. Sí, “Día de Muertos”.. muy de mañana de este día, como el anterior, nuestras amas de casa se han encargado de enviar los “muertos” a todas las amistades, claro está que se trata de las ofrendas que se encuentran en el altar, ofrendas sin la “savia y aroma”, pues esta se las han llevado nuestros difuntos. Por la tarde del día 2, la visita a los panteones… como si se tratara de una verbena, todos concurrimos al panteón para acompañar a nuestros difuntos. En esa gran necrópolis donde descansan para siempre y en paz los restos de nuestros deudos, en esa gran casona que muy pronto será nuestra morada y en el frontis de las anchurosas puertas leemos una sentencia que dice:

“POSTRAOS, AQUÍ LA ETERNIDAD EMPIEZA Y ES POLVO LA MUNDANAL GRANDEZA”. ¡Cuánta verdad encierran estas palabras!. Con estas se cumple la ley biológica de nacimiento y muerte. También el poeta está de acuerdo con esta verdad y hace sentir con sus versos el enlace de la vida y la muerte. Acuña, aquel poeta romántico, en un trazo de sus versos dedicados a la muerte nos dice: La tumba sólo guarda un esqueleto Mas la vida es su bóveda mortuoria Prosigue alimentándose en secreto. Que al fin de esa existencia transitoria A la que tanto nuestro afán se adhiere La materia, inmortal con la gloria Cambia de forma, pero nunca muere. Hubo poetas oaxaqueños, como Blas Santaella, quien dentro de su copiosa producción poética nos entregó el siguiente verso: Tú eres piadosa y justa porque igualas En el silencio de tu sombra obscura Al mendigo y al rey y a la hermosura Tornando en polvo sus mentidas galas. Por qué si el fin de padecer señalas Tiembla al mirarte el hombre con pavura! Qué no sabe que se halla la ventura Bajo la dulce sombra de tus alas…? Yo anhelo la quietud de tu reposo, Pues una voz me dice que te espere Cual se espera un amigo cariñoso. He aquí mi corazón, míralo, hiere; Yo no temo tu aspecto pavoroso, Porque algo siento en mí que nunca muere. Extracto del Libro “FOLKLORE DE OAXACA”, Castro Mantecón Javier, pp. 82-91. 1ra. Edic.,1982.


"La promesa es para vosotros y para vuestros hijos"

CRISTOLOGÍA Cristo, nuestro MODELO Cristo, nuestro EJEMPLO Cristo, nuestro MAESTRO Cristo, nuestro REY Cristo, nuestro MEDIADOR Cristo, nuestro RESCATE Cristo, nuestra PROMESA María, nuestra GRANDEZA Nuestros dos defensores La promesa a través de los siglos

(Hechos 2,39)

La Carta apostólica de Benedicto XVI, Porta fidei, convocando el Año de la fe, se abre con estas palabras:

Los Mandamientos La Santísima Trinidad Los Dones, Carismas y Frutos del Espíritu Santo

“TE NECESITO PARA CUIDAR A MIS OVEJAS”

VEN A FORMAR PARTE DE LA ESCUELA DE PASTORAL Todos los domingos de 9:00 a 11:00 horas

«La puerta de la fe (cf. Hch 14, 27), que introduce en la vida de comunión con Dios y permite la entrada en su Iglesia, está siempre abierta para nosotros. Se cruza ese umbral cuando la Palabra de Dios se anuncia y el corazón se deja plasmar por la gracia que transforma. Atravesar esa puerta supone emprender un camino que dura toda la vida. Éste empieza con el bautismo (cf. Rm 6, 4), con el que podemos llamar a Dios con el nombre de Padre, y se concluye con el paso de la muerte a la vida eterna, fruto de la resurrección del Señor Jesús que, con el don del Espíritu Santo, ha querido unir en su misma gloria a cuantos creen en él (cf. Jn 17, 22)». (Benedicto XVI, Carta Apostólica Porta fidei. Roma 11 de octubre de 2011, n.1). En este Año de la fe trataremos de comprender el papel que desempeña la familia, como «Iglesia doméstica», en el proceso de interiorización y transmisión del tesoro de la fe en Jesucristo. Como declara el Concilio Vaticano II, una de las funciones esenciales de la Iglesia es hacer que «la fuerza del Evangelio brille en la vida diaria, familiar y social» (LG, 35), para ello «tiene gran valor aquel estado de vida que está santificado con un sacramento especial: la vida matrimonial y familiar».

En efecto, en el seno de la Iglesia, la familia está llamada a ser un poderoso e insustituible vehículo de transmisión de la buena noticia, pero, para ello: 1º- Primero tiene que acoger la Palabra de Dios, en todos los momentos de la sucesiva vida familiar: «Dios que ha llamado a los esposos al matrimonio, continua llamándolos en el matrimonio. Dentro y a través de los hechos, los problemas, las dificultades, los acontecimientos de la existencia de cada día, Dios viene a ellos, revelando y proponiendo las exigencias concretas de su participación en el amor de Cristo por su Iglesia, de acuerdo con la particular situación – familiar, social y eclesial – en la que se encuentran» (FC, 51). 2º- En un segundo momento, la profesión de fe en la familia tendrá que prolongarse necesariamente en un anuncio gozoso de la Buena noticia, que se vive y se recibe en el seno de las relaciones amorosas familiares. Para comprender la esencia, la modalidad y los contenidos de este anuncio debemos partir de la estrecha y singular relación que existe entre la comunidad familiar y la Iglesia.

Extracto del Boletín Pastoral Familiar Ramon Acosta Peso - Master CC Matrimonio y Familia


PORTA FIDEI El 11 de octubre dio inicio el Año de la Fe, convocado por Benedicto XVI. Pero, ¿de qué se trata? ¿qué desea el Santo Padre? ¿qué se puede hacer?

eNSEÑAR A aLGUIEN PARA TRAERLO A LA FE ES TAREA DE TODO PREDICADOR

INCLUSO, DE TODO CREYENTE SANTO TOMÀS DE AQUINO

1. ¿Qué es el Año de la Fe? El Año de la Fe “es una invitación a una auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo” (Porta Fidei, 6). 2. ¿Cuando inicia y termina? Inicia el 11 de octubre de 2012 y terminará el 24 de noviembre de 2013. 3. ¿Por qué esas fechas? El 11 de octubre coinciden dos aniversarios: el 50 aniversario de la apertura del Concilio Vaticano II y el 20 aniversario de la promulgación del Catecismo de la Iglesia Católica. La clausura, el 24 de noviembre, será la solemnidad de Cristo Rey 4. ¿ P o r q u é e l P a p a h a convocado este año? “Mientras que en el pasado era posible reconocer un tejido cultural unitario, ampliamente aceptado en su referencia al contenido de la fe y a los valores inspirados por ella, hoy no parece que sea ya así en vastos sectores de la sociedad, a causa de una profunda crisis de fe que afecta a muchas personas”.

Por eso, el Papa invita a una “auténtica y renovada conversión al Señor, único Salvador del mundo”. El objetivo principal de este año es que cada cristiano “pueda redescubrir el camino de la fe para poner a la luz siempre con mayor claridad la alegría y el renovado entusiasmo del encuentro con Cristo”. 5. ¿Qué medios ha señalado el Santo Padre? Como expuso en el Motu Proprio “Porta Fidei”: Intensificar la celebración de la fe en la liturgia, especialmente en la Eucaristía; dar testimonio de la propia fe; y redescubrir los contenidos de la propia fe, expuestos principalmente en el Catecismo. 6. ¿Dónde tendrá lugar? Como dijo Benedicto XVI, el alcance será universal. “Tendremos la oportunidad de confesar la fe en el Señor Resucitado en nuestras catedrales e iglesias de todo el mundo; en nuestras casas y con nuestras familias, para que cada uno sienta con fuerza la exigencia de conocer y transmitir mejor a

las generaciones futuras la fe de siempre. En este Año, las comunidades religiosas, así como las parroquiales, y todas las realidades eclesiales antiguas y nuevas, encontrarán la manera de profesar públicamente el Credo”. 7. ¿ D ó n d e encontrar indicaciones más precisas? En una nota publicada por la Congregación para la doctrina de la fe. Ahí se propone, por ejemplo: •Alentar las peregrinaciones de los fieles a la Sede de Pedro; •O rg a n i z a r p e re g r i n a c i o n e s , celebraciones y reuniones en los principales Santuarios. •Realizar simposios, congresos y reuniones que favorezcan el conocimiento de los contenidos de la doctrina de la Iglesia Católica, y mantengan abierto el diálogo entre fe y razón. •Leer o releer los principales documentos del Concilio Vaticano II. •Acoger con mayor atención las homilías, catequesis, discursos y

otras intervenciones del Santo Padre. P r o m o v e r trasmisiones televisivas o radiofónicas, películas y publicaciones, incluso a nivel popular, accesibles a un público amplio, sobre el tema de la fe. Dar a conocer los santos de cada territorio, auténticos testigos de fe. Fomentar el aprecio por el patrimonio artístico religioso. Preparar y divulgar material de carácter apologético para ayudar a los fieles a resolver sus dudas.

E v e n t o s catequéticos para jóvenes que transmitan la belleza de la fe. Acercarse con mayor fe y frecuencia al sacramento de la Penitencia. Usar en los colegios el compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. Organizar grupos de lectura del Catecismo y promover su difusión y venta. 8. ¿ Q u é documentos puedo leer por ahora? • El motu propio de Benedicto XVI

“Porta Fidei” •L a

nota con indicaciones pastorales para el Año de la Fe.

El Catecismo de la Iglesia Católica •40

resúmenes sobre la fe cristiana

9. ¿Donde puedo obtener más información? Visite el sitio oficial del Año de la Fe www.annusfidei.va •

VIVIR EL AÑO DE LA

FE


EL CULTO A LA SANTA MUERTE

El culto a la Santa Muerte está de moda y se ha difundido tanto que es fácil conseguir información sobre el tema, comprar imágenes y todo lo relacionado con esta “devoción” en tiendas esotéricas y mercados populares. Tanto se ha extendido su culto que muchos Cristianos Católicos la consideran un santo más de la Iglesia Católica, precisamente para atraer y atrapar a los católicos desprevenidos, hasta llegar al punto de llevar las imágenes a bendecir al templo o, incluso, construir “altares” en las casas en honor a la también llamada “Niña Blanca”. Para prevenir a la comunidad Cristiana Católica es preciso mencionarles que esto es una falsa devoción y atenta contra el primer mandamiento. “El primer mandamiento prohíbe honrar a dioses del único Señor que se ha revelado a su pueblo. Proscribe la superstición y la irreligión” (CEC 2110).

La muerte nunca ha sido canonizada por ningún Papa, puesto que no se trata de un personaje histórico, con existencia concreta y física y que haya practicado heroicamente las virtudes cristianas que ameriten la beatificación y la canonización. Para la Iglesia Católica la muerte consiste en la separación del alma y el cuerpo. Es decir, cuando el hombre muere su cuerpo cae en la corrupción, mientras el alma inicia una existencia de gozo o sufrimiento. La muerte es el final de la vida terrena. Representa el desenlace normal de la vida. En este sentido, el recuerdo de nuestra mortalidad debe servirnos para hacernos pensar que no contamos más que con un tiempo limitado para llevar a término nuestra vida. Recordemos también que la muerte es consecuencia del pecado. (1Cor. 15,26). En la Biblia está muy claro que la muerte es contraria al proyecto de Dios. Por todo esto, para nosotros los católicos la muerte temporal, de la cual el hombre se habría liberado si no hubiera pecado, es el último enemigo a vencer.

¿Por qué es superstición creer en la Santa Muerte? Porque sus devotos creen que las imágenes de la Santa Muerte tienen poder, un poder que les viene de los La verdadera Santa Muerte consiste en poder terminar rituales que se hacen para “consagrarlas”. la propia existencia en este mundo en amistad con Dios para poder entrar en la vida eterna. Para lograrlo Así que la creencia en la Santa Muerte se ha expandido tenemos que vivir en conformidad con las enseñanzas por cierta tendencia a la idolatría y a la credulidad de de Jesús, conservadas y transmitidas por la Iglesia muchos católicos mal instruidos. Hay que tener Católica. presente lo siguiente: el culto a la Santa Muerte no está reconocido por la Iglesia.

“Para tener una muerte santa, hay que vivir una vida santa”

Santa María de El Marquesado Octubre 23 2012  

Información correspondiente al mes de octubre del 2012

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you