Issuu on Google+


A

migos, ¡Que gusto poder estar de nuevo con ustedes! Tiene usted en sus manos la penúltima edición de este año, que le ofrece en sus páginas el pretexto ideal para que usted siga recorriendo y maravillándose con las riquezas que ofrece el interior del Estado. Un ejemplo, ubicado a tan solo 40 minutos de la capital, está el cenote conocido como Chihuan, Holcá, comisaría de Kantunil que significa “la boca de Juan”. Si quiere encontrar zapatos artesanales a un excelente precio, dese una vuelta por Hunucmá y pregunte por don Fidencio Herrera. Comparta una sonrisa con Rolando Zapata. ¿Fin de año, conmemoraciones, celebraciones? ¡Festéjelas en el restaurante Los Trompos! Una cadena cien por ciento yucateca que por sus innovaciones estaría lista ya, para convertirse en una franquicia nacional. Apoye a los equipos que juegan en la Liga Meridana de Béisbol en colonias y comisarías de la ciudad. Si quiere conocer más del interior, entérese como gobierna José Javier Castillo Ruz el municipio de Umán, sitio que festeja su cumpleaños 21 al pasar de villa a ciudad. Conozca también una cara nueva, un rostro fresco… se trata de Bertha Ivonne López Ortega que a sus 23 años ganó, en una contienda desigual, el título de Reina del Carnaval de Mérida 2012. ¿Quiere usted experimentar el cielo y el inframundo de la cultura maya? Entonces visite Muna, donde podrá adentrarse a grutas casi vírgenes y experimentar a través de una pirámide enterrada, uno de los mejores paisajes de Yucatán. Es una época de frío pero, si a usted se le antoja la playa, puede visitar la laguna rosada llamada Sayachaltún, perteneciente a Telchac Puerto, que ofrece al visitante un ejemplo del rescate ecológico implementado por pescadores de la región. ¿Un ambiente bohemio en Yucatán?, encuéntrelo en el restaurante Los Arcos en Izamal. Disfrute de platillos y bebidas a base de chaya. “Solidaridad alimentaria” es un programa exitoso, realizado por Alejandro Menéndez Bojórquez en apoyo a niños de municipios y comisarías. Acompáñenos y disfrute de nuestra revista como nosotros lo hacemos porque seguimos ENAMORÁNDONOS DE YUCATÁN.


Texto: Plinio González Basulto Fotografías: Manuel Cauich Verde

>> Bóveda principal del cenote; la extensión total de todo el complejo se calcula en 14,560 m2. Se ubica en Holcá, comisaría de Kantunil

A

l oriente de Yucatán se ubica uno de los cenotes más limpios de la península, se trata de Chihuan, que en lengua maya significa “la boca de Juan” (chi: boca y huan: deformación del nombre Juan). Se encuentra en Holcá, comisaría del municipio de Kantunil, a 40 minutos de Mérida. Cuenta la leyenda que el lugar fue bautizado con el nombre de su descubridor, un campesino de la localidad llamado Juan, que se distinguió por su amplia facilidad de comunicación… “la boca de Juan”. A excepción de sus cuidadores y de funcionarios de la Secretaria de Desarrollo Urbano y Medio Ambiente, muy pocas personas saben que Chihuan es uno de los que presentó un registro casi nulo de contaminantes en sus aguas. Dicha dependencia realizó un estudio en cientos de cenotes de la región, con el fin de obtener una lista de los 50 más limpios para promocionarlos como destinos turísticos de Yucatán. A pesar de los resultados, este cenote no fue incluido en la preciada lista que calificaba otros parámetros como tamaño, belleza y beneficio económico compartido. Doña María Raymunda Ché Pech, nos explica que la única observación y requisito que no cumplió el lugar, fue que no contaba con la seguridad suficiente.

Después de esperar por mucho tiempo a las autoridades, la respuesta le causó frustración “porque esa observación era fácil de resolver con el entrenamiento de hombres de la comunidad, que bien pudieron haber prestado ese servicio”. Ahora ya cuenta con equipo de salvavidas, sogas guía, vigilancia e iluminación.Sin embargo, la situación de Chihuan guarda otra particularidad. Es un cenote privado, ha pertenecido a la familia de doña Raymunda por varias generaciones y les ha servido como principal fuente de ingresos. Esta situación los ha excluido de los beneficios de algunos programas de apoyo de las autoridades de los 3 ámbitos; municipal, estatal y federal. Junto con sus 7 hijos se constituyó en cooperativa para intentar, a través de este medio, obtener recursos, pero tampoco lo logró. Doña Raymunda nos explica que no piden dinero regalado, solicitan intercambios, convenios de promoción, o “mínimo grupos o excursiones”. Su hijo, William Dorantes Ché, es quien se ha encargado de realizar esta tarea a través de las redes sociales. Él maneja la cuenta en Facebook y gracias a sus actualizaciones muchas personas han ido en busca del cenote más limpio de Yucatán. Saben que esta acción no es suficiente y, por eso han acudido a otras dependencias, como la Secretaría de Turismo, que hasta el momento no les ha dado ninguna respuesta confiable. Desde enero les prometieron una visita que siguen esperando.

>> Doña Raymunda Ché Pech y su hijo William

>> Vista interna del cenote Chihuan 4 Al Interior del Estado

Por si fuera poco, tampoco llevan una buena relación con el alcalde del pueblo, Luis Ángel Gamboa Contreras, motivo por el cual reciben asesoría y difusión de la comuna de Izamal. El cenote también provoca una sutil derrama económica, ya que cada fin de semana más de 10 artesanas venden sus productos ahí, sin pagar un solo peso a los dueños. En el fondo de sus aguas cristalinas se pueden ver restos de barro y vasijas, porque se dice que, “durante la guerra de castas el cenote fue descubierto por los mayas, que lo utilizaron como refugio y para abastecerse de agua”. Chihuan no solo vale por su belleza e historia, sino que tiene un gran valor económico, ya que algunos empresarios se han acercado a la familia y les han ofrecido más de 3 millones de pesos por la propiedad (calculada en más de 14,560 m2), pero ellos no quieren vender “por el cariño y el valor sentimental que representa”. Si usted quiere visitar al “cenote más limpio de Yucatán” puede acudir a la carretera libre Cancún-Chichén Itzá a la altura del km. 80 en Holcá, Kantunil de 7 de la mañana a 7 de la noche. Por el espacio no se preocupe, tendrá para disfrutar más de 120 metros de largo de aguas cristalinas y frescas.

Datos:

E-mail: chihuanparadise@live.com.mx Tels: 988-41-78 Cel: 9992-193320 Página web: www.cenotechihuanvillaspa.mx.tl Facebook: Cenote de Yucatán (Chihuan).


Texto: Plinio González Basulto / Fotografías: Aura Góngora Gamboa

>> Don Fidencio Herrera y una muestra de su producción de zapatos para caballero

D

on Fidencio Herrera Poot, es uno de los zapateros más antiguos de Yucatán. Tal vez no tenga 100 años, pero es de los pocos que cuenta con la experiencia y tradición de los hacedores de calzado antiguos. Él, es uno de los más reconocidos y solicitados por la calidad de su trabajo, vive en Hunucmá y comparte con sus clientes los orígenes de sus conocimientos. Asegura que fue un español, que llegó al puerto de Sisal cuando este era un importante punto de comercio marítimo, quien transmitió el arte de su oficio a los primeros artesanos del calzado de Hunucmá. Don Fidencio siempre presume que tuvo la fortuna de aprender de las generaciones descendientes de los pupilos del español. Sin embargo, a pesar del valor de su calzado, la fortuna en estos momentos no está de su lado, “tal parece que la industria del calzado en Hunucmá, no va a llegar a buen puerto”. Asegura que el alcalde, Mario Chuc Naal, le prometió gestionar recursos, pero desde hace un año no obtiene respuesta. “Lamento que la autoridad municipal no se decida a apoyarnos, muchos contamos con la maquinaria, herramientas y proyectos listos para ponerlos a andar, pero necesitamos del apoyo de alguna autoridad, no pedimos que nos den el dinero a fondo perdido, nos comprometemos a devolverlo”. Aunque se actualizan de manera constante y están al pendiente de los últimos catálogos de la moda, no pueden competir con la delirante producción en masa, los fugaces y deslumbrantes productos de poca calidad que utiliza la industria mundial. Por eso mismo su trabajo es admirado, porque aunque cuentan con maquinaria para producción en grandes cantidades, el proceso de corte, confección y pegado es una religión, es un trabajo casi artesanal, donde se tienen que plasmar los gustos y necesidades del cliente. Sin lugar a dudas, comprar con productores directos es más barato, “un par de zapatos cuesta $200, y si el encargo es por docena, el precio es más bajo”. Don Fidencio se decidió por un ramo aún más difícil, el calzado para caballero. Muy pocos se dedican a ese ramo, “porque es más difícil de hacer, todos optan por las sandalias de mujer que implica menos trabajo”, aunque asegura que también las produce. Sólo trabaja sobre pedido y vende sus productos en Tizimín,

>> Mocasines en café y negro con un precio de $200

Valladolid, Temax, Izamal y CampeSi usted quiere conocer o che; asegura que Mérida, es la plaza mejor aún, comprobar la donde menos le calidad del calzado de don compran. Antes Fidencio, puede contaba con 20 empleados, luego contactarlo al teléfono redujo a 7 y ahora celular 9992 45 85 12 solo labora con 2 personas. Los zapatos que realiza don Fidencio pueden llegar a durar hasta 3 años. Don Fidencio elabora un par de zapatos en 3 horas, el mismo tiempo que utilizan los zapateros más experimentados y reconocidos del norte del país, como en Querétaro y Guanajuato. Además de trabajar para clientes fijos, también realiza trabajos para escuelas o instituciones, de hecho un mercado que siempre ha querido compartir con sus compañeros es el de los trabajadores con uniforme del Gobierno, ya que se calcula que utilizan más de 10 mil pares de botas y calzado al año “pero las autoridades prefieren comprarlas a otras personas que adjudicar el contrato a los productores yucatecos”. A pesar de este difícil panorama, don Fidencio no pierde la esperanza… “en otros tiempos, Hunucmá era diferente, ahora los muchachos solo buscan ser meseros, mototaxistas o tricitaxistas, pero esto ocurre porque no hay oportunidades… por eso necesitamos que alguien se fije en Hunucmá, con un decidido apoyo estoy seguro que sí es posible volver a levantar nuestra industria”. Quién sabe, tal vez usted o alguno de sus hijos estén utilizando un par de zapatos de don Fidencio. Esto, ni él lo puede saber, porque los intermediarios son sagaces y borran el sello de sus manos con una simple marca inventada. Por eso, tal vez valga la pena detenernos a pensar, que nuestra p róxima adquisición, prefiramos dar provecho a estos artesanos, que todos los días luchan por mantener viva una tradición que identifica a Yucatán: los zapateros de Hunucmá.

5 Al Interior del Estado


Texto y Fotografías: FerCas

E

l legislador federal Rolando Zapata Bello, entregó mil uniformes a los integrantes de 50 equipos de fútbol que participaron en la Primera Carrera por la Salud efectuada el 11 de septiembre en el estadio Salvador Alvarado. Reunidos con sus entrenadores y familiares, los jugadores participaron en una convivencia efectuada en el estadio de los Venados ubicado en Tamanché, donde el empresario Arturo Millet Reyes, hizo un reconocimiento a los organizadores por su decisión de apoyar el deporte en todas sus ramas. Acompañado de su esposa Sarita y sus hijos Monserrat y Rolandito, Zapata Bello, no ocultó su satisfacción cuando informó que la premiación es producto del esfuerzo de un grupo de particulares comprometidos con la niñez, la juventud y el deporte. Recordó que el 11 de septiembre cinco mil personas se dieron cita en el Estadio Salvador Alvarado en respuesta a la convocatoria del Comité por la Responsabilidad Social A.C. para participar en la Carrera por la Salud que culminó con una caminata y las competencias infantiles de velocidad. Algunos niños que participaron en la competencia por la salud con carteles alusivos al deporte son integrantes de equipos de fútbol de diversos municipios. El día de la carrera recibieron medallas, trofeos y ayer los uniformes. Las prendas se confeccionaron con los colores y el diseño de cada equipo. En su calidad de impulsor del deporte, Zapata Bello, quien participa en carreras de fondo, comentó que todo lo que se haga por la salud beneficia a la sociedad. “Gracias por confiar en nosotros que ponemos nuestro granito de arena para multiplicar el esfuerzo de las instituciones. De esta manera avanzamos para el desarrollo saludable de la comunidad”, enfatizó. Los mil conjuntos de prendas y los 100 balones donados se adquirieron con recursos de particulares que encabezan Nelson Lara Cabrera y José Antonio Nevárez Cervera, responsables de las asociaciones civiles Fondo Solidario por la Educación y Comité Ciudadano por la Responsabilidad Social. Entre los asistentes estuvieron los integrantes del Comité Lucia Omaña Pérez, Jorge Esquivel Millet, Ricardo Nevárez Cervera y los ex futbolistas Arturo Ceballos, Rafael “Papo” Gómez, José Casellas Peón, Alonso Diego Molina y los ex campeones mundiales de box Miguel Canto Solís y Gilberto Keb. 7 Al Interior del Estado


®

Un lugar...

H

ace 15 años se empezó a fraguar en estas tierras, uno de los conceptos empresariales más exitosos de los tiempos modernos de Yucatán. Se trata de la cadena de restaurantes Los Trompos, que inició don Guillermo Mendicuti Loría con ayuda de su señora esposa, Arleth Rufino y 5 trabajadores. Hoy Los Trompos se extiende a 14 establecimientos distribuidos en los 4 puntos cardinales de la ciudad. Su estrategia ha sido ubicarlos en lugares rentables y hacerlos accesibles a los diferentes públicos. Después de haber iniciado con un modesto local, uno se pregunta, cuál habrá sido la fórmula de su éxito. Sergio Franco, gerente de servicio, nos explica que uno de los primeros puntos fue eliminar de la empresa el término empleado, por colaborador, “con el objetivo de que se sientan parte de una gran familia”. Bajo este enfoque la empresa siempre se ha comprometido a tratarlos de una manera diferente y apoyarlos en situaciones personales, ajenas a su voluntad, lo que la mayoría de las empresas no considera en sus rígidos sistemas laborales. “Dentro del ramo restaurantero somos los que menos nivel de rotación tenemos”, enfatiza. De esta manera, el compromiso y dedicación al trabajo, ha logrado que la empresa crezca, junto con los “colaboradores”. El cariño que le toman al trabajo es tan estrecho que muchos, durante sus días de descanso escogen su mismo sitio de trabajo para pasar el día, en compañía de sus familiares. La interacción entre empresa y colaborador tiene su principal expresión en la atención a los clientes. La satisfacción de los empleados con su entorno laboral se refleja en el buen servicio a los comensales, al menos esa ha sido la tónica perfecta. “Nuestro trato es lo que nos diferencia… nuestra mejor publicidad es cuando nuestros clientes nos recomiendan”. Procuramos que nuestros colaboradores siempre tengan una sonrisa en la boca, que se hagan amigos de nuestros clientes, pero cuidando que no se sientan hostigados, dice Sergio. Cabe mencionar que Los Trompos fue el primer restaurante en la ciudad en transparentar sus procesos de preparación de alimentos, “decidimos

implementar el sistema de cocinas abiertas, para que la gente viera que no se esconde nada y así derribar los mitos urbanos en torno a la cocina”. Los Trompos cuenta con su propia planta procesadora, ahí se realiza todo el proceso de preparación de la carne, desde su corte hasta su empaque al alto vacío y su distribución final en las sucursales. Cuenta con una revista interna, a través de la cual se difunde entre los colaboradores los valores de la empresa y se da constancia de los colegas, “con esto buscamos motivar y valorar a cada uno de ellos”. Se calcula que poco más de 700 familias dependen de los empleos que generan esta cadena de restaurantes. Es destacable que cerca del 15 por ciento de la planta laboral proviene del interior del Estado, y cómo podría no serlo, si su fundador don Guillermo, es originario del municipio de Mocochá. Cuzamá, explica Sergio Franco, es del municipio que más gente tenemos, también hay de comunidades como el mismo Mocochá, Eknakán, Telchaquillo, Tekax, Motul, Homún, Tecoh, Conkal, Kinchil, Timucuy, Seyé, Kantunil y Kanasín. También cuentan con comunidades de Chiapas y Tabasco, alrededor de 100 de los colaboradores son de esos Estados, “todo comenzó con un chiapaneco que entró al grupo”. Es destacable que los trabajadores fundadores llegaron sin saber leer ni escribir y ahora ocupan puestos clave dentro de la empresa, como jefes de servicio, gerentes de cocina, supervisores de zona, etcétera. Esto lo lograron gracias a la capacitación constante que la empresa les ofrece, a través de talleres de especialización en cocina, servicio, barman y de educación continua como secundaria y preparatoria abierta. Por si fuera poco, la mayoría de los restaurantes de mesa cuenta con dormitorios con baños, para que descansen por la noche y al despertar puedan irse a sus comunidades para después regresar a trabajar por la tarde. Tal vez, durante su siguiente visita, usted no sólo se sienta satisfecho de la calidad de los alimentos y el servicio, sino a gusto de saber que usted estuvo en una de las empresas con mayor prestigio y reputación de ser “socialmente responsable”. Texto: Plinio González Basulto Fotografías: Los Trompos

9 Al Interior del Estado


Fotografías: Liga Meridana de Béisbol

Zorros de Pacabtún

Astros de las Comisarías

Constructores de la Dolores Otero

Diablos Rojos de la Bojórquez

Leones Anáhuac Mayab

Ases del Volante

11 Al Interior del Estado


“Ser alcalde no es difícil, sino de mucha tensión, las jornadas pueden ser de 8 horas, pero la mayoría de las veces nos toma más de 12, las responsabilidades y pendientes son interminables”. - José Javier Castillo Ruz, alcalde de Umán

Un alcalde diferente

Texto: Plinio González Basulto Fotografías: Comunicación Social Umán

D

espués de platicar con José Javier Castillo Ruz, uno se queda con la sensación de que acaba de trabar amistad con el político más honesto de Yucatán. Él, es alcalde de Umán y su parsimonia, seriedad y absoluta sinceridad al abordar temas transcendentales de la política, que lo involucran de manera directa, sorprende a cualquiera ya se trate del más común de los ciudadanos o el más experimentado de los políticos. Tal vez se pregunte por qué hablamos en este artículo del alcalde de Umán. La explicación viene sin rodeos, porque Umán es un municipio pujante, que crece y se desarrolla, con la visión y liderazgo de este personaje… ¿Se imagina usted a un alcalde, que desde el primer día de su administración, enfrente a sus colaboradores con sus miedos? Pues José Javier lo hizo, y de la mejor manera; después de recibir la administración y analizar el difícil contexto económico, decidió aplicar ajustes salariales, la muerte para algunos burócratas. Pero gracias a esa medida la nómina de Umán se ahorra más de 400 mil pesos mensuales.

>> José Javier entregando despensas a las mujeres de Umán

“Si la próxima autoridad no mantiene este sistema, es muy posible que no pueda sostener al municipio”. Entre risas se dice afortunado de no haber sido víctima de una revolución de los directores y jefes de área, “todos fueron conscientes y aceptaron, porque se dieron cuenta que era necesario”. Mantener salarios altos tiene contentos a los colaboradores cercanos, pero en desventaja a toda la población, porque los servicios tienen que recortarse, explica. A casi 2 años de haber asumido la presidencia municipal, José Javier, asegura que se han concretado más de 120 obras en todo el municipio, como todo joven, el rostro le cambia y se ilumina, “podría pasar horas y horas explicando cada una de ellas”.

>> Las comisarías de Umán, beneficiadas por el alcalde

Pero juzgue usted cuáles son las más importantes: la construcción de 3 centros comunitarios, 3 campos, dos de fútbol y uno de béisbol; 1 cancha de usos múltiples; 6 gimnasios al aire libre (con recursos de la CONADE); la construcción de una escuela secundaria y la instalación de un dispensario médico nocturno, con medicamentos básicos para atender urgencias; la construcción de una aula en la “Franklin D. Roosevelt”; el alojamiento de una unidad de la CEBTA con especialidad en agricultura; un equipo de 14 abatizadores que han logrado colocar a Umán como el municipio con menor registro de casos de dengue, entre otras acciones. Es honesto y no puede dejar de mencionar que muchos de los recursos que han llegado al municipio es por las gestiones de su hermano Enrique Castillo Ruz, Diputado Federal, que también ha luchado porque le llegue dinero del Fondo Metropolitano. Con esta bolsa se ha logrado construir un centro comunitario en la comisaría de Oxcun, terminar el relleno sanitario y comprar maquinaria para su mantenimiento, concluir la sala de juzgados para implementar los juicios orales, comprar equipamiento para la policía municipal, adquirir más ambulancias y comprar un camión recolector de basura.

12 Al Interior del Estado

>> En representación del cabildo, el primer edil entregando apoyos


>> José Javier y el diputado federal Enrique Castillo Ruz, con los niños

El alcalde José Javier tiene una mentalidad diferente, es hombre de mundo, su juventud la pasó entre México, Canadá, España y Japón. Tal vez por eso implementó un sistema diferente en la entrega de apoyos que la población pide directo en el Palacio. Ahora todo se tiene que comprobar con notas, facturas, vales, “porque antes iba mucha gente a pedir doble apoyo o dinero que de verdad no necesitaba”. Confiesa que ha sido muy criticado por estas acciones, pero está seguro que la población es inteligente y entiende que es por el bien de todos. José Javier es licenciado en derecho por la Universidad del Mayab y tiene una MBA (Master in Business Administration o Maestría en Administración de Negocios) por la Universidad de Zaragoza en España. Es casado con Mihoko Umeda, japonesa de nacimiento y tienen una hija, Mei Castillo Umeda, a la que adora con toda el alma. Además de declararse gran amante de Japón, por ser la cuna de su bella mujer, el alcalde se dice gran admirador de esa cultura, “porque Japón es como un Disneylandia grande, la gente es muy amable, no les gusta mentir”. José Javier Castillo Ruz tiene hoy día, una gran responsabilidad que lo

>> En apoyo a los discapacitados

llena de orgullo. Será el alcalde encargado de conmemorar el 21 aniversario de la conversión de Umán de villa a ciudad, nombramiento que se consolidó durante la gestión del alcalde, don Carlos Castillo Solís, su padre. El aniversario es el 20 de noviembre, y la fiesta grande para los umanenses será del 18 al 24 de noviembre. Como es costumbre se realizará una sesión solemne de cabildo (el día 19 de noviembre) donde se recordará ese memorable día. Para el goce popular se contará con una larga lista de festividades, que incluyen eventos culturales, deportivos y presentaciones de artistas nacionales. El panorama para este ayuntamiento se vislumbra prometedor. Es el municipio conurbado de Mérida que mejor posicionado está, comparte la zona industrial con la capital que crece día con día. Los Castillo Ruz son una familia de políticos innatos, cada uno tiene su toque y ha aportado su estilo y José Javier no es la excepción, acuda a Umán a comprobarlo usted mismo.

>> El presidente municipal convive con jóvenes de la tercera edad 13 Al Interior del Estado

>> El primer edil con pequeños talentos umanenses


D

Texto: Plinio González Basulto Fotografías: Manuel Cauich Verde

e seguro que al escuchar este nombre no se le viene a la mente nada: Bertha Ivonne López Ortega. Puede usted esculcar en sus recuerdos más profundos y le aseguro que no tendrá ninguna referencia. Pues le comento, que este es el encanto de Ivonne, porque a pesar de no tener un nombre con mucho peso, logró ganar el concurso de Reina del Carnaval de Mérida. La tarea no fue fácil, compitió con dos representantes de medios de comunicación en el Estado y con otras dos actrices de teatro regional, con algo de trayectoria. Se veía una carrera desigual, pero su estrategia le valió la corona. Fue su hermana, Bertha Gabriela López Ortega, licenciada en mercadotecnia, quién diseño su campaña. Explica que ante la dura competencia de su hermanita, el objetivo fue conseguir el mayor número de votos entre su público cautivo. ¿Tenía público Ivonne, cuál y de dónde, se preguntará usted? Pues sí, Ivonne López Ortega, aunque no es conocida en el mundo de los medios de comunicación, sí es conocida en el medio de la danza. Es maestra de jazz, bailes árabes, gimnasia olímpica, ballet, danzas polinesias, folklore, danza contemporánea, entro otras disciplinas. Su madre, doña Bertha Elena Ortega Ramírez, cuenta que desde los dos años y medio, la hoy Reina mostró interés por el baile. Ahora a sus 23 años ya posee su propia academia, además que es profesora en diferentes escuelas. Ahorro por más de un año, para especializarse en danzas árabes en la academia El Karnak, en Madrid, España y acaba de fundar su casa de modas “Ivonne Lozor”, nombre con el cual se identifica, “en el medio artístico”. Entonces su hermana se valió de sus conocidos de la ciudad, del Estado, del País y de otros países que visitó Ivonne, ya que durante su estancia en

Europa, aprovechó ir de mochilera a otras latitudes. Fue así como obtuvo votos de Mérida, el interior del Estado, del norte y centro de México, de Francia y de España. Las redes sociales fueron otro eslabón para su victoria. Consciente de que las otras concursantes tenían el respaldo de la pantalla televisiva y los micrófonos de radio, se enfocó en bombardear y casi “atosigar” a sus amistades en el Facebook, Twitter y otras plataformas sociales. La idea fue que se generaran cadenas de amigos que la favorecieran. Sin embargo, el contacto social también fue trascendental. Durante los siete días que les dio el Comité del Carnaval de Mérida, para hacer campaña, ella, su madre y su hermana, visitaron parques, secundarias, preparatorias, academias de baile, hicieron rifas, e incluso bailaron en el mercado Lucas de Gálvez y el San Benito, todo con tal de ganar. Bertha, su hermana confiesa que ella nunca creyó que su hermanita resultara ganadora, “para que no lo sintiera mucho siempre le decía, Ivonne prepárate para no ganar”. La sorpresa fue mayúscula y no sólo para la familia López Ortega y las demás concursantes, sino para todos aquellos “ciudadanos” que de manera equivocada creen, que la Reina tiene que ser muy vista o una personalidad conocida entre la sociedad o los medios de comunicación. En este punto es donde uno se pregunta, ¿dónde queda la exigencia generalizada de la sociedad de brindar oportunidades a las nuevas generaciones, si cuando una nueva cara resulta triunfadora, es criticada con dureza e incluso difamada, sin contar que ganó con su propio esfuerzo y valiéndose de sus recursos. Ivonne López Ortega ha sido tachada de “perfecta desconocida”, “sobrina de la Gobernadora” e incluso algunos aventureros aseguran que “fue favorecida por los integrantes del Comité del Carnaval”. Pero sin miedo a la verdad y con la certeza de quién sabe que no miente, Ivonne asegura que no es verdad “podría sostener la mirada a quién la acusa de ello”. Pero sobre todo lamenta que por rencores políticos se utilice su nombre para desprestigiarla. Por este mismo temor, cuando fundó su casa de modas, decidió cambiar su nombre a Ivonne Lozor (composición de sus apellidos López y Ortega), para no ser confundida con alguien influyente. Hoy se cumple su sueño, Ivonne será Reina del Carnaval de Mérida 2012 (del 15 al 22 de febrero de 2012) y está preparada para ganarse el cariño del público.

>> Dese la oportunidad de conocer a Ivonne, dele la oportunidad a esta cara nueva. Posee un carisma, una personalidad y una risa, de ensueño 15 Al Interior del Estado


Texto: Plinio González Basulto Fotografías: Manuel Cauich Verde

C

argados con todo la emoción del mundo por saberse aventureros, los integrantes del equipo llegaron en punto de las nueve de la mañana a su destino. La invitación del municipio de Muna estaba hecha desde semanas atrás, el objetivo era que conocieran una de las ofertas de ecoturismo más intensas que posee la localidad. Muna es un pueblo del sur del Yucatán que fue conocido como “la puerta de entrada a la Ruta Puuc”, pero a raíz de la construcción del desvío directo a Uxmal, su economía se vino abajo. Cientos de habitantes que le vendían al turismo se quedaron sin sustento… cortinas cerradas, puertas clausuradas, paradores abandonados, el pueblo dejó de ser un paso obligado para la gente que iba a ver al “Adivino”. El punto de encuentro del grupo compuesto por Manuel, René, Roberto, Pedro (el guía de turistas) y Chucho (su fiel aprendiz) fue el mirador, ubicado a unos dos kilómetros cuesta arriba del centro de la localidad. Pedro es un hombre alegre y muy formal, pero además es afortunado porque posee las tierras que ofrecen una de las mejores perspectivas del cielo de Yucatán. Chucho es unos años más grandes que él, es un campesino sonriente y amable, como la mayoría de los yucatecos, y se unió a Pedro por el debacle de la agricultura.

Después de una plática de reconocimiento, el grupo parte rumbo a la primera parada, una gruta poco explorada, ni siquiera posee un nombre; Pedro le ha llamado “la gruta del alux” porque dentro de ella se puede observar la figura de un hombrecillo de barro, asentada sobre una enorme laja. Una boca de piedra es su entrada, la separa del piso más de seis metros de altura. Antes se descendía por las raíces de un bondadoso árbol, hoy se utiliza una escalera de aluminio, que el guía colocó para mayor seguridad de los visitantes. La bóveda principal no los dejó satisfechos y descendieron a la segunda a través de una ranura entre las piedras. Chucho se queda fuera para estar al pendiente, “por cualquier cosa”. Una vez dentro el tiempo se detiene, el sonido existe a partir de ellos, la única luz visible es la de sus linternillas, la obscuridad es absoluta. Pedro les revela la existencia de una tercera bóveda, la cual posee una piedra caliza que al ser alumbrada destella mil colores. La entrada es más diminuta, por lo que ninguno puede pasar, solo Manuel a duras penas logra meter el torso y con una mano saca algunas fotografías. Desde fuera Chucho permanece expectante, y es que la gruta se los traga, no se percibe rastro alguno de ellos, ningún sonido, ningún movimiento, nada que hiciera creer que estaban ahí dentro. 16 Al Interior del Estado

>> Pedro; el guía, Manuel, Robert y René

Más de una hora después los ubica y todos salen de la gruta. En el exterior Pedro les cuenta que fue víctima de una maldición del lugar… diez años atrás, cuando apenas empezaba a explorarla, tomo dos estalactitas, “eran dos pinchos hermosos de cristal”. Dos semanas estuvo con la mirada perdida, sin poder dormir, nadie daba con la causa. En ese tiempo llegó una pareja de aficionados a la mística de los sitios sagrados. Sin pasar mucho tiempo la señora notó lo extraño en él. Estuvieron platicando largo rato hasta que Pedro recordó las estalactitas, de manera inmediata la señora cayó en la cuenta: el atrevimiento tuvo su castigo, la gruta exigía la devolución de sus objetos. Esa misma noche devolvió las estalactitas y durmió como nunca.


Confiesa que pasó largo tiempo hasta que regresó a la gruta, el miedo lo cambió por un profundo respeto, misma recomendación que hace a todos los turistas, que “no toquen, ni muevan nada”. El siguiente punto del recorrido fue la gruta de Ixtuzil, que en maya significa “engañoso”. Para llegar tuvieron que caminar dos kilómetros. Se encuentra en la faldas de un cerro que en realidad no lo es, cuando llegaron a la cima se dieron cuenta de la verdadera naturaleza del montículo. El camino es duro, la selva yucateca no es tan fácil. Los aventureros transitan entre matorrales, hojas y maderos secos traicioneros; gusanos de caprichosas formas; chaya de monte que irrita más que la piel; troncos de árboles con diminutas arpones que repelen las manos fatigados caminantes; los temidos pinchos de henequén, cuyo veneno duele más que cualquier medicamento, todo agravado por un abrazante sol de treinta y ocho grados centígrados. De repente sale al paso una explanada que posee el mayor número de chultunes o sartenejas juntos, que jamás habían visto en su vida. Además de los fabricados por las manos de los mayas, también se pueden ver otros que son naturales y que se les conoce como haltunes.

>> Interior de la gruta de Ixtuzil

Llegan a la caverna. Esta es una formación rocosa de grandes dimensiones, que posee dos niveles. En ese punto solo tres, de los cinco descienden. El nivel inferior “es una abismo” que infunde respeto, lo miran desde arriba, por seguridad deciden no bajar. Exhaustos, pero satisfechos por la experiencia emprenden el regreso, el tiempo vuela, pasaron más de tres horas desde el primer punto, se tienen que contar los momentos en los cuales el grupo se detenía a escuchar las explicaciones y más que nada, las recomendaciones de Pedro. La cuesta abajo podría ser la misma, pero Chucho decide en conjunto con su “bondadoso” jefe, tomar el camino más corto... los extenuados cuerpos lo agradecen. Veinticinco minutos después todos se encuentran a la sombra de los dos frondosos árboles que adornan el mirador de Pedro. Cada uno cuenta emocionado su experiencia. Todos prometen en algún momento regresar. Satisfecho el equipo se despide con un brindis de jugo de chaya, el que Pedro ofrece a todo aquel que llega a su mirador…

>> Tercera bóveda del recorrido

La marcha continúa, es un caminar arduo, pero no se trata de condición física, sino de espíritu aventurero. Después de la primera parte de la desgastante subida, el equipo llega a un punto que los deja boquiabiertos; a la izquierda los sorprende un paisaje hermoso, una perspectiva de Muna, que contadas personas del municipio conoce. A seguir, exclama Pedro. Viene lo más difícil, la cima del cerro. Las pistas se encuentran en todas partes. Dinteles, piedras talladas, bases de columnas, todo derruido… ¡el cerro es una pirámide enterrada!, un edificio maya que nadie conoce. Se calcula que tiene una elevación de más de treinta metros. Los vestigios se atraviesan por todas partes, la emoción es indescriptible. Se sienten los únicos, descubridores innatos. Cada uno siente como si fueran empujados, es la gravedad por la inclinación de la pirámide que mueve el cuerpo hacia adelante. >> Piedra tallada, encontrada a la vereda del camino

>> Hombrecillo de barro conocido como “alux”

Un horizonte donde el verde yucateco se funde con el angelical azul del cielo. La parada es obligada, los flashes vienen por montones, todos quieren un registro de la aproximación al paraíso, en la tierra misma.

17 Al Interior del Estado


Sayachaltún:

La laguna rosada del Sureste Mexicano Texto: Plinio González Basulto Fotografías: Manuel Cauich Verde

>> Se ofrecen recorridos en botes y kayaks por el mangle de la zona, para visitar ojos de agua

N

unca nos habíamos topado con un proyecto de ecoturismo tan completo como el de Sayachaltún en Telchac Puerto. Solo para que se haga de una idea, le mencionamos que todo lo que se mueve en el parador, es gracias a la energía solar. El lugar cuenta con 16 paneles solares que echan a andar todos los días dos congeladores, dos enfriadores, una nevera, el equipo de sonido y todas las luces. Don Rodolfo Ortega Tamayo, alias “el Pollo”, líder del grupo, nos explicó que la idea siempre fue ser autosuficientes “y en este caso ya somos autónomos, no dependemos de la CFE”. El ahorro de energía eléctrica no es lo único admirable, los socios de la cooperativa obtuvieron recursos para crear una planta de tratamiento de aguas residuales. Sus baños ecológicos cuentan con tanques de filtración de aguas negras, donde se separan los sedimentos para abono y el agua resultante sirve para el riego de las plantas del terreno. Por si fuera poco el proyecto, que dio paso a la creación del parador turístico, no se configuró sobre la base de las ganancias económicas y el efecto lucrativo. Todo inició como un proyecto ecológico de desazolve del manantial y reforestación de los manglares, que ha dado buenos resultados. Pero ciertos de que la belleza del lugar podría ser explotada de una manera amigable al medio ambiente, y asesorados en todo momento por expertos ambientalistas, los 18 pescadores que conforman la cooperativa, decidieron construir

>> Área de palapas de la cooperativa de pescadores de Sayachaltún

el parador turístico como alternativa a la pesca, que atraviesa por momentos difíciles y pone en riesgo el sustento familiar. “El parador turístico de Sayachaltún en Telchac Puerto, no es un negocio meramente, tiene la razón de conservar la naturaleza” enfatiza don Rodolfo. Fue así como las autoridades les entregaron en concesión 15mil 900 m2, de los 18 mil que mide la laguna, pero con el compromiso de cuidarla y procurar su reforestación continua. Una de sus tareas es cuidar los 5 ojos de agua con que cuenta la zona y que sirven como monitores de la contaminación en la costa. Hoy solo se puede visitar uno pequeño, y el más grande, que da nombre a la laguna, todavía no es apto para turistas por la condición agreste del terreno (su nombre real en lengua maya es Saha Chaltún y significa “agua brincando sobre la piedra”). Están en pláticas con Seduma para acondicionar y construir un puente elevado, para hacerlo visitable. El ojo de agua es una inmensa pileta de cuyo centro brota agua dulce. 19 Al Interior del Estado

Las ganancias se obtienen de los servicios de visitas guiadas de una o dos horas. El recorrido corto cuesta $150.00 por lancha, que lleva de 3 a 4 pasajeros; el largo, donde se visita el ojo de agua, cuesta $200.00. Se puede observar la flora y fauna del lugar, es más atractivo el avistamiento de flamingos. Otra opción es la renta de kayaks dobles o sencillos, a $50.00 por persona o canoas, que llevan hasta 5 personas, cuesta $200.00 e incluye un guía para el recorrido por el mangle. En el restaurante se cuenta con un variado menú con productos frescos que los mismos socios proveen. El proyecto de Sayachaltún ha sido apoyado por el programa de empleo temporal de la Semarnat; el Corredor Biológico Mesoamericano (72mil pesos), el Programa de pequeñas donaciones de las Naciones Unidas-PNUD (300mil pesos) y la C.D.I. (2millones700mil pesos). El proyecto más reciente es la construcción de un mirador de 6x3 m. de ancho y 10 m. de alto. Para llegar desde Mérida se cuentan con 4 accesos de vía rápida, el primero desde Progreso para después tomar la carretera costera; el segundo por Chicxulub, ruta por la cual se atraviesan 3 pueblos del norte yucateco; el tercer acceso es por el municipio de Baca hasta llegar a Dzemul; y el último si viene a través de Motul con dirección hacia Telchac Puerto. Como se ha hecho un trabajo de mejoramiento del lugar, los socios de la cooperativa llevaron a cabo el pasado 18 de octubre la reinauguración del parador turístico.


Los Arcos, un restaurante con sabor a CHAYA Texto: Plinio González Basulto / Fotografías: Manuel Cauich Verde

>> Fajitas de pollo con chaya

A

>> Agua de chaya con piña y/o limón

la izquierda nos recibe una sensual Marilyn Monroe, acompañada de un guapísimo Elvis Presley debajo se encuentran unos despreocupados escarabajos (The Beatles), del lado derecho nos topamos con un mural de frutas y verduras que anuncia la venta de productos de hielo y al fondo podemos ver a dos vivarachas cocineras ensimismadas en su pensamientos. Estamos en Los Arcos, un pequeño restaurante del impactante Izamal amarillo, ese que hoy lleva el mote de Pueblo Mágico de México, el Izamal de la Inmaculada Concepción, el Izamal de Juan Pablo II, el Izamal de las Tres Culturas… Estamos en Los Arcos, un lugar que al paso de los años ha permanecido y se ha consolidado como un sitio diferente, una opción en innovación constante. Desde el mobiliario que hace referencia a aquellas sentaderas de las cantinas del México antiguo, que le otorga cierto toque “vintage”, y enramados góticos pintados en las paredes, hasta el menú que hoy por hoy se alza como el único de la región. En Los Arcos, un singular restaurante del majestuoso pueblo, nuestro paladar se convierte en el protagonista, a tal grado que se configura en el corazón mismo, porque es el momento del contacto con sus “sagrados alimentos”, que todo se torna bonito, tranquilo, despreocupado… un sabor exquisito, un efecto incomparable. En Los Arcos la reina es verde, y es que la pieza central de la cocina y del menú es la chaya, una delicada y linda chaya yucateca que es transportada, con toda pompa y delicadeza desde Chumbec, una pintoresca comisaría del municipio vecino de Sudzal. Cierta de su misión, la chaya da lo mejor de sí en su cita con la sartén y se confía sin chistar a las manos mágicas de las dos cocineras, una de Tekantó y la otra de Izamal; el efecto no podía ser otro: fajitas de pollo con chaya, acompañadas de tomate y cebolla, ambos picados, frijol, arroz y ese rico agridulce que distingue al sazón de Yucatán; tortas o bolitas de masa y chaya, que adentro llevan queso manchego derretido, con tomate licuado y una rebanada de huevo cocido; crepas de chaya que casi se deshacen en el paladar y

>> Miguel y su esposa, anfitriones del restaurante

>> Tortitas de chaya con huevo y/o con queso manchego

para rematar jugos de chaya con limón, piña y naranja, nada improvisados, sino que saben muy bien su papel dentro del cortejo. Vamos con un lugar común: “en Los Arcos de Izamal todo es a precio accesible” (cabe mencionar que el restaurante también cuenta con el menú propio de comensales modernos, tortas, hamburguesas, carnes frías, refrescos enlatados y embotellados, todo listo “ante cualquier imprevisto”). Si usted cree que el único encanto de Los Arcos es el menú, siga leyendo. En este lugarcito de Izamal se presenta los viernes, sábado y domingo, un violinista anglosajón. Un hombre con cierto dejo de nostalgia, un extranjero avecindado en Yucatán. Frank Stovall, es un hombre menudo, de mediana edad; en uno de sus viajes por el sureste mexicano, por “mayalandia” como dice a tono de broma, visitó Cancún, Cozumel, Chichén Itzá, Valladolid y Mérida, pero decidió quedarse a vivir en Izamal: “nunca voy a olvidar aquella tarde que Izamal nos recibió con un atardecer color naranja, ese día nos enamoramos de éste lugar”. Después de vivir en grandes urbes como Texas, Mississippi, Los Ángeles y Portland en Oregon, Frank decidió al cabo de su retiro, establecerse en el oriente yucateco. Frank es amable, y tiene un sentido social como pocos: fue durante 28 años, maestro de primaria de niños migrantes. Hoy vive con su hija, Dolores Gallegos Stovall, una chiquilla que ama con todo el corazón. Si uno le pregunta a quién ama más, si a la música o a su hija, Frank sin titubeos suelta: “mi hija es la música”. Después de experimentar bastante con el bluegrass, el folk de los gringos, Frank incursiona ahora en la música tradicional mexicana. Apoyado con un iPod, él deja correr las pistas que acompaña con su conocido violín. El sabor de la tradición, en un ambiente particular, acompañado de música regional, se juntan para crear una atmósfera de perfecta bohemia en Yucatán.

>> La Itzalana, quien visita Los Arcos, la disfruta 21 Al Interior del Estado

>> Frank Stovall y Dolores


“Solidaridad Alimentaria”

Programa social para nutrir el futuro

Texto: Al Interior del Estado Fotografías: SFAyP

U

no de los programas sociales de la Secretaría de Fomento Agropecuario y Pesquero que está cumpliendo con sus objetivos es “Solidaridad Alimentaría”, porque salvaguarda la nutrición y salud de los niños de la entidad que se encuentran en pleno desarrollo físico y mental. Por tercer año consecutivo, continúa mejorando la nutrición de las familias rurales. En el 2011, el padrón de beneficiarios ha aumentado a más de 500 familias de las escuelas inscritas en el programa. De esta manera, se demuestra el trabajo intenso que se realiza en esta secretaría a cargo de Alejandro Menéndez Bojórquez.

22 Al Interior del Estado



Noviembre - Al Interior del Estado