Issuu on Google+

r

e

v

i

s

t

a

LETRAS

®  

R A R A S


Dirección  editorial,  redacción,  mercadotecnia,  ventas,  diseño  y  todo  eso:  Editorial  Sad   Face  L.  Letras  Raras  es  una  marca  registrada.  2013.  Año  3,  número  3.  Fecha  de   circulación:  noviembre  de  2013.  Revista  editada  y  publicada  por  Editorial  Sad  Face  y  Her   Majesty’s  Entertainment.  Domicilio  conocido,  código  postal  90210.  Revista  producida  en   México.  Prohibida  su  reproducción.  Portada:  Anónimo.  Todos  los  contenidos  originales   aquí  verPdos  son  propiedad  de  sus  respecPvos  autores  y  están  protegidos  por  INDAUTOR   todo  poderoso…  ¡Así  que  no  te  fusiles  nada  o  te  arrojaremos  a  los  Pburones  mutantes   con  lásers!   Todos  los  derechos  reservados.  Bajo  las  sanciones  establecidas  por  las  leyes,  esta   publicación  no  puede  ser  reproducida  total  ni  parcialmente,  ni  registrada  o  transmiPda   por  un  sistema  de  recuperación  de  información  o  cualquier  otro  medio,  sea  éste   electrónico,  mecánico,  fotoquímico,  magnéPco,  electrópPco,  por  fotocopia,  o  cualquier   otro,  sin  permiso  por  escrito  previo  de  la  editorial  y  los  Ptulares  de  los  derechos.  

CONTACTO Facebook.com/LetrasRaras @LetrasRaras tribeprod@gmail.com


ÍNDICE Editorial .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

4

Amor de cuarto oscuro .

.

.

.

.

.

.

.

6

Las verdaderas brujas .

.

.

.

.

.

.

.

9

El día que Esnup Perro mató al puto de Pitvul .

.

.

16

Los ratones come letras

.

.

.

.

.

.

.

21

Perro negro

.

.

.

.

.

.

.

22

Mariana, la madre de Yurian

.

.

.

.

.

.

27

Muere, Alfredo, muere .

.

.

.

.

.

.

.

32

Sopa de letras

.

.

.

.

.

.

.

.

.

34

Autores .

.

.

.

.

.

.

.

.

.

35

.

.

.

.

.


Editorial noviembre 2013

¡Habemus  Letras  Raras  noviembre!    ¿Qué  tiene  de  increíble  esta  declaración?   Bueno,  que  en  2012  no  lo  hubo,  y  la  existencia  del   presente  ejemplar  viene  a  romper  la  “maldición”…  ¿Qué   ñoños,  verdad?    Pues  sean  bienvenidos  a  la  más  reciente  edición  de   Letras  Raras,  en  la  cuál  les  presentamos  una  selección  de  los   mejores  textos  que  ustedes,  amablemente,  nos  han  hecho   llegar  y  que  son  el  combustible  de  esta  cada  vez  más  leída   publicación.  En  serio,  no  nos  caben  en  la  boca  los   agradecimientos  para  todos  los  que  han  creído  en  este   proyecto  durante  sus  ya  más  de  tres  años.  ¡Ustedes  rockean  la   Casbah!    Ya  mero  se  nos  va  2013  y  no  podemos  sino  mirar  hacia   2014  con  entusiasmo,  contentos  porque,  aunque  despacito,   nos  acercamos  al  cuarto  año  de  este  proyecto  y  le  estaremos   echando  muchas  ganas  para  hacer  cada  vez  mejores   ejemplares.  O  mínimo  no  dejar  de  hacerlos.    Mientras  tanto,  aquí   seguimos,  no  nos  vamos,  y  ¡a   darle  átomos!  

—el pinche editor—

4


Gilberto Blanco

A

mor de cuarto oscuro

Hoy  te  soñé.  Recuerdo  que  el  sonido  de   algo   cayendo   en   otra   habitación   me   hizo   despertar   y,   en   ese   intervalo   en   que   estás   despertando   mas   no   puedes   abrir   los   ojos   porque   parte   de   P   sigue   en   el   mundo   de   Morfeo,   te   contemplé:   primero   tus   ojos,   cafés   no   sólo   en   el   color  sino  en  la  forma.  Sí,  esos  ojos  tuyos   que   me   recuerdan   las   semillas   del   café;   esos   ojos   tuyos   que   me   roban   el   sueño   igual   que   la   taza   de   café   matuPna.   Después   vi   tu   sonrisa,   tus   labios   curvados  que  me  marean  al  recorrerlos.   Me   despierto   del   todo,   miro   a   mi   alrededor  y  maldigo  al  no  encontrarte  en   mi   habitación,   maldigo   ese   objeto   que   cayó   y   me   despertó   borrándote   de   mi  

vista   soñadora.   Sin   embargo,   no   desapareces  de  mi  mente;  cierro  los  ojos   intentando   dibujarte   nuevamente…   por   fin  lo  consigo.       Hoy   te   soñé.   Después   de   revolverme  en  mi  cama  durante  un  buen   rato,  vuelves  a  aparecer,  vuelvo  a  ver  tus   ojos,   tu   sonrisa.   También   logro   ver   tu   cabello   cayendo   en   rubias   cascadas   sobre  tu  espalda,  logro  ver  tu  cuerpo  tan   blanco,   tan   sensual.   Desde   tus   pequeños   pechos   —esas   pequeñas   montañas   curvilíneas—   hasta   tus   piernas   entre-­‐ cruzadas.      EsPro  los  brazos,  los  cierro  cuando   creo   que   podré   tomarte   y   te   esfumas  


entre  mis  dedos.  No  hay  nada  más;  eras   tú  brillando  en  la  oscuridad  y  sólo  quedó   la   oscuridad.   Ni   siquiera   logro   ver   mis   propios  brazos.  Me  despierto.       He   decidido   levantarme   y   salir   a   fumar.   Desde   el   balcón   de   mi   casa   se   alcanza   a   ver   la   plaza,   en   ella   logro   apreciar   a   una   pareja   susurrándose   al   oído.   Los   maldigo.   Enciendo   el   cigarrillo   y   vuelves   a   aparecer:   cada   voluta   de   humo   me   recuerda   las   curvas   de   tus   pechos,   de   tu   cintura.   Consumo   el   cigarrillo   y   me   doy   cuenta   de   que   soy   como  ese  piPllo:  me  estás  consumiendo.       Cierro   las   corPnas   y   el   cuarto   se   oscurece,   recordándome   la   negrura   de   mi   sueño;   casi   puedo   verte   desa-­‐ pareciendo   entre   mis   dedos   nue-­‐ vamente.   Enciendo   el   estéreo   y   suena   “Amor  de  cuarto  oscuro”.  Sonrío  ante  la   ironía.  Me  ducho  y  salgo  a  buscarte.       Recorro   la   plaza   en   donde   la   pareja   se   susurraba   y   noto   que   ya   no   están.   En   cambio,   tu   figura   tentadora   aparece   a   lo   lejos,   haciéndome   levantar   de  la  banca  y  caminar  lentamente  hacia   P.   Vamos   tan   lento   que   puedo   disfrutar   viéndote   caminar   con   los   árboles   a   tu   alrededor.  Por  fin  estamos  cerca,  por  fin   veo  tus  ojos  sabor  café  y  los  devoro  con   mi  mirada,  por  fin  siento  la  humedad  de   tu   cascada   de   cabellos   y,   sin   más,   me   fusiono   conPgo   en   un   abrazo,   me   empapo  en  esa  cascada.  Abrazados,  por   fin   siento   tus   cálidas   montañas   reposando   sobre   mi   agitado   pecho.   Tu   mano   se   entrelaza   con   la   mía   y   en   ese   momento   una   gran   nube   cubre   el   sol,   llenando   todo   de   oscuridad.   Cierro   los  

ojos   y   te   aprieto   fuerte.   He   vuelto   al   inicio:   tengo   miedo   de   perderte   y   perderme   en   la   oscuridad;   tengo   miedo   de   nuevamente   estar   soñando…   Comienzas   a   converPrte   en   humo,   en   ese  humo  de  cigarrillo  que  fumé,  y  estás   a   punto   de   desaparecer   cuando,   de   pronto,   una   música   comienza   a   escucharse  a  lo  lejos:     No  esperes  despierto,   no  esperes  más  calor,   amor  de  cuarto  oscuro   como  te  prome5ó.      Abro  los  ojos  y  noto  con  sorpresa   q u e   n o   e r e s   t ú   l a   q u e   e s t á   desapareciendo;   esta   vez   soy   yo   el   que   se   esfuma,   y   sonrío   al   contemplarte,   pues   ahora   sé   que   yo   también   formo   parte   de   tus   sueños.   Logras   verme   una   úlPma  vez  antes  de  despertar  y  yo  logro   escuchar   una   úlPma   estrofa   antes   de   desaparecer.   Vuelvo   a   sonreír   con   la   certeza   de   que   habrá   más   sueños   para   perderme   en   tu   aroma   a   café,   y   quizás   algún   día   ambos   despertemos   y   estemos   juntos.   Con   esa   sonrisa   me   voy   cantando:     La  espera  degenera,     ya  sabes  que  volvió   a  donde  la  encontraste,     como  te  prome5ó.    

FIN


¡HEY! narrativa y de as ar R as tr Le ía og La Antol cuentos y poemas s lo s do to ne ú re ía es po en la revista on ar ic bl pu se e qu es al origin ulación (junio rc ci de o añ er im pr su durante 2011-2012).

muy accesible en io ec pr n u a la re ié u dq A ter. nuestra cuenta de Twit (y apresúrate porq

ue se agota)

Twitter.com/LetrasRaras


LAS VERDADERAS

BRUJAS Asceneth

Las brujas existen todavía. Me gustaría decirlo en voz alta cuando la luz del sol impone mentiras a la conciencia y ellas aprovechan para mimetizarse con las mujeres que andan por las avenidas o los supermercados. Se trasmutan generación tras generación bajo distintas pieles, se hacen escuchar con distintas voces y cambian la realidad de diferente manera. Quizá ya andando el nuevo milenio se atrevan a mostrarse y, de pronto, amanezcas con una en la cama. Duda de todas las miradas femeninas porque nunca las descubrirás a simple vista: su disfraz es la pintura de labios, los zapatos de tacón alto, el tinte


“No  la  instada  a  ser  mala,   no  la  obligada  a  ser  bella,   no  la  temida  y  odiada  pros4tuta...   No  la  maldita  bruja   Que  los  inquisidores  quemaron”.        Alaide  Foppa    

del cabello y sus perfumes caros; aparentan leer Vogue y Cosmopólitan, algunas dirigen empresas y no sueltan el celular; sólo usan tarjeta de crédito para pagar sus cuentas y se mantienen actualizadas con sus redes sociales; otras andan de aquí para allá cargando un portafolios en el que llevan la oficina y el salón de belleza a todas partes. Yo soy una de ellas. Me descubrí una madrugada en que la lluvia armaba tremendo escándalo y la realidad-realidad caía a chorros sobre los vidrios de la ventana... A oscuras. Otra vez la madrugada jugando allá afuera con el sonido musical de una tormenta ya por terminar en pleno verano. Estaba deseando jugar entre las notas mojadas completamente desnuda, como si estuviera tomando la ducha por la mañana, sanar mi jaqueca con su frío, romper mi soledad chapaleando en los charcos del patio, salir a pelear con la vecina metiche que vigila con su luz mis movimientos; llorar y que nadie me escuchara entre los truenos, sus sueños, sus intrigas y el trepidar del agua contra la losa. Estaba deseando tener otra vida que no fuera la mía, botar el trabajo, los compromisos sociales, las exigencias familiares y los cuestionamientos de los amigos. La habitación se iba impregnando con el humo del enésimo cigarro, mi estómago ardía porque no había desayunado, comido, ni cenado, y porque ya iba por el tercer tequila. Lloré toda esa tarde, arañé la esperanza de mi cuerpo, maldije los viajes de trabajo, los cursos empresariales, las habitaciones impersonales y las reuniones sociales. Rompí el cable del teléfono… No había nadie a quién llamar.


Grité, grité y grité... Mi vista se detuvo de pronto frente al espejo. Encontré la mirada Maybeline de una mujer desconocida que lleva el cabello corto y teñido Lóréal castaño oscuro, se maquilla el rostro con Lancome y, aunque su sonrisa es amarga, luce Covergirl. Viste blusa sastre, ya arrugada por el trajín del día, muy Palacio, y a mi olfato llegó claramente su perfume Estee Lauder. Hubiera podido creer que tiene veintiséis años si no fuera por un tic-tac, tic-tac, tic-tac acelerado en cada iris de los ojos. Una mujer resignada a ir de reunión en reunión, esforzándose por ser reconocida como profesionista, capaz, con base en los cursos de actualización, los e-mails y el lenguaje diplomático de todo buen ejecutivo. La observé con ira; quise golpearla porque odiaba tanto buen gusto, tanto estilo, tanta perfección, tanta... rigidez. Tardé en reconocerme en esa imagen que estaba señalándome un punto tras la ventana. La ventana desapareció. La pared desapareció. La ciudad desapareció. La ansiedad desapareció. Caminé de noche por entre los árboles de un bosque húmedo hasta sentir los pies enredados en el fango y las hojas caídas, hasta sentir en la boca el gusto de mi cabello empapado en vez del su sabor del humo citadino, hasta moverme en completa libertad como si tocaran mil bongós alrededor y llevara dentro un ritmo extraño, milenario, reprimido; hasta ofrecer una danza a la Luna para que brillara; hasta que su brillo palpitara dentro del río rojo de mi vientre. Caminé y encontré que venían muchas más como yo. Rostros y cuerpos compartidos en la multitud.

11


Las identifiqué enseguida; supe que las conocía de siempre y ellas me identificaron enseguida también, con la certeza de que regresaba de un largo viaje, cansada. Brujas. Allí estaban, reconociéndome para siempre, alrededor de un gran caldero, cada una depositando algo de sí para inventar el mejor conjuro de la eternidad.

I   Vi a Ix´Chel llorar por su amor perdido y luego recuperar la paz tras ponerse el día.

II   Vi a la Gran Coyolxauhqui, ya sin juicios y sin censuras, retomar su venganza luego de ser muerta y arrojada por Huitzilopochtli desde lo alto del cerro de Coatepec.

III   Vi a Malinalli Tenepal tirando su reclamo por una traición que jamás cometió. De entre sus manos alcancé a ver cómo caían un par de ojos azules.

IV   Vi a Gertrudis, torturada y desnuda, abajo del fresno donde la fusilaron, con la frente altiva y la piel temblorosa, guardar silencio.

V   Vi a Leona parir en una cueva, perseguida por los mismos que al morir le llamaron “madre de la patria” y le dieron un altivo funeral de estado.

VI   Vi a Carmen enterrar los cuerpos de sus dos hermanos el mismo día.

VII   Vi a Antonieta deshojar sus cuadernos de proyectos con una calibre 22 en la bolsa, envuelta en un abrigo elegante y negro. 12


VII   Vi a la mujer de ojos de fuego regalar su cuerpo desnudo y su pensamiento, pasear su piel ajada por las calles de una ciudad indiferente. Y vi a muchas más. Aunque no estaban ni mi madre, ni mi abuela, ni mis hermanas o mis tías (ellas descansan la angustia de la vida cotidiana entre sábanas recién lavadas). Es un ritual que se repite todas las noches de insomnio: El caldero humea, pongo en él miedos, lágrimas, ilusiones, sangre, desesperanza, angustia, miedos, transpiración, rebeldía... Luego bailamos mientras bebemos de él y nos aliamos con las fuerzas de la naturaleza (las volvemos cómplices y testigos). Entonces amanece y el conjuro hace su efecto: Desaparecer. Nacer de nuevo. Ser otra, pero yo. Y ya está. Podemos confundirnos entre la gente sin ningún peligro. Brujas: que se burlan cuando las pintan volando en una escoba. Mentira que seamos viejas, feas y malvadas. Mentira que comamos niños y nos convirtamos en grandes bolas de fuego. Mentira que busquemos serpientes y tarántulas para envenenar princesas. Mentira que tengamos la nariz y las uñas como garfios. Mentira... Mentira... Mentira... Las verdaderas brujas no aparecemos las noches del dos de noviembre para perder a los hombres justos, nacemos el dos de noviembre para desafiar a la muerte. La muerte que es también seguir viejas costumbres que nos señalan qué hacer, qué sentir y qué pensar. Las verdaderas brujas no huimos de la luz del día; soñamos de noche y hacemos que la realidad se trasmute con la magia de nuestras manos trabajando o para reírnos de lo absurdo de la humanidad. Reírnos del Hombre Azul que habla del “viejerío”. Reírnos del Hombre con Botas que compra toallas más caras que las de Ranieiro. Reírnos del pobre al que le asusta el erotismo de “Aura”. O reírnos del Hombre Guapo con su copete engomado que salvará al País. Las verdaderas brujas andamos todos los días y todas las ho-


ras tratando de alejar la soledad y el desamor; viviendo hoy, en este instante, por lo que nos mueve; pretendiendo ahondar nuestra conciencia y convalecer de estar afuera, en el mundo, aquĂ­, donde todo es pasiĂłn y choque y aniquilamiento, ofreciĂŠndole conjuros a los hombres que quieran acompaĂąarnos. Las verdaderas brujas inventamos que lo somos para alejar las arrugas del rostro, el vientre marchito y el paso cansado. Las verdaderas brujas somos una sola, siglo tras siglo, rostro tras rostro y nombre tras nombre. Si encuentras a alguna, ya sabes lo que hacemos por las noches.

FIN


SOBRE LAS BRUJAS...  Ix´Chel  es  la  Diosa  Luna  maya.  Cuenta  la  leyenda  que  decidió  sacrificarse   al  saber  que  Itzamná,  el  valiente  guerrero  de  quién  estaba  enamorada,  había   muerto  en  un  combate.  Itzamná  se  convirPó  en  el  Dios  del  Sol    e  Ix´chel  en  la   Diosa  Luna,  diosa  también  del  amor  y  la  ferPlidad.    Cuatlicue  es  la  Diosa  de  la  Tierra  en  la  mitología  náhuatl.  Era  madre  de   Coyolxauhqui,  la  Luna,  y  de  las  cuatrocientas  estrellas.  Luego  quedó  embarazada   de  Huitzilopochtli,  pero  la  Luna  y  sus  hermanos  no  querían  que  él  naciera.  Desde   el  vientre  materno,  el  que  sería  luego  el  Dios  Sol  decidió  defenderse  y  al  nacer  lo   hizo  ataviado  para  la  guerra.  Mató  a  su  hermana  arrojándola  desde  lo  alto  del   Cerro  de  Coatepec  y  murió  al  desmembrarse,  rodando  por  la  pendiente.    Malinalli  Tenepal  es  considerada  la  mayor  traidora  de  la  historia  de   México  por  servir  de  interprete  a  Hernán  Cortés  durante  la  Conquista.  Fue  una   princesa,  hija  predilecta  del  cacique  de  Paynalá.  Al  morir  su  padre,  Címatl,  la   madre  de  Malinalli  la  vendió  como  esclava  a  un  grupo  de  comerciantes,  quienes   la  entregarían  al  rey  de  Tabasco  y  éste  a  su  vez  a  Cortés.    El  11  de  octubre  de  1817,  Gertrudis  Bocanegra  fue  fusilada  en  la  plaza   principal  de  Pátzcuaro,  Michoacán,  acusada  de  traición  a  la  patria  por  apoyar  la   Guerra  de  Independencia.  Su  esposo  y  su  hijo  murieron  en  batalla.    Leona  Vicario  es  considerada  “la  mujer  fuerte  de  la  independencia”.  A  su   muerte,  el  gobierno  le  dio  funerales  de  Estado,  únicamente  concedidos  a  altos   funcionarios  o  beneméritos  de  la  Patria.  Sin  embargo,  durante  su  vida  fue   perseguida  y  acosada  por  ayudar  a  los  insurgentes.  Fue  esposa  de  Andrés   Quintana  Roo  y  ambos  dedicaron  su  vida  a  la  lucha.  Leona  tuvo  dos  hijas;  una  de   ellas  nació  en  una  cueva  debido  a  sus  constantes  persecuciones.    


Francisco Javier Velázquez Muñíz

El día que Esnup Perro mató al puto de Pitvul El  humo  del  porro  que  sujeta  con  su  mano  izquierda  se  desvanece  formando  un  par  de   espirales  gruesos;  uno  de  ellos  se  filtra  en  el  interior  del  automóvil  que  conduce,  el   otro  se  manPene  de  forma  intacta  en  el  aire  hasta  que  se  descompone.      Como  siente  algo  parPcular  cuando  se  aleja  del  volante,  Esnup  Perro  maneja  con   flou  lento  en  el  circuito  callejero  de  carreras  de  Long  Bitch,  Kalifornia,  para  acariciar  la   cabeza  y  el  pelo  rubio  de  la  Grupi  que  le  hace  sexo  oral.      La  Grupi  suspira  con  fuerza.  Él  termina.  Ella  se  traga  el  semen  manteniendo  los   ojos  cerrados,  pero  la  alerta  que  recibe  el  radio  de  Esnup  la  sorprende  bruscamente.   Tiene  que  abrirlos.      Aunque  Esnup  se  sinPó  incómodo  al  recibir  la  llamada,  cerró  la  bragueta  de  su   pantalón,  que  se  pegó  en  los  asientos  de  piel  del  lujoso  converPble.  Arrojó  la  bacha  del   churro  sobre  la  carpeta  asfálPca  del  circuito.      La  tranquilidad  y  el  silencio  al  interior  del  carro  permiPeron  escuchar  el  sonido   que  se  originó  cuando  Esnup  oprimió  el  botón  del  radio  para  iniciar  la  conversación.      Mientras  la  Grupi  contemplaba  por  la  ventanilla  el  paisaje  sórdido  que  ofrecía  el   lugar,  una  rasposa  voz  masculina  dijo  a  Esnup  que  debía  cumplir  unas  órdenes  en  ese   momento.    


Sin  hacer  preguntas,  Esnup  abandonó  de  forma  imprevista  el  circuito  de   carreras.  Se  dirigió  a  la  dirección  que  le  dio  el  bato.      Cuando  pasó  por  una  avenida  donde  había  varios  clubs  de  música,  se  detuvo   para  que  la  Grupi  bajara.  Tras  conducir  en  línea  recta  algo  así  como  tres  minutos,   estacionó  el  auto  unos  treinta  metros  antes  del  lugar  que  le  habían  dicho.      Luego  de  bajarse,  echó  un  vistazo  a  los  perímetros  del  inmueble.  Alrededor   había  varios  grupos  de  morros.  También  vehículos  y  camionetas  estacionadas  en  doble   y  triple  fila,  con  el  estéreo  y  las  luces  encendidas.      Numerosos  elementos  de  seguridad  rodeaban  el  lugar.  Cuando  Esnup  se  acercó   a  la  entrada  del  teatro,  se  dio  cuenta  de  que  los  guardias  pertenecían  a  una  empresa   propiedad  de  quien  había  dado  la  orden.  Pudo  disPnguirlos  por  la  leyenda  “Dr.  Dri”,   discretamente  bordada  en  la  camisa  negra  que  traían  puesta.      Uno  de  los  escoltas  lo  idenPficó  cuando  inspeccionaba  el  lugar.  Lo  condujo  sin   problemas  hasta  el  interior  del  Musical  Teater  Güest,  donde  el  puto  de  Pitvul  ofrecía   un  concierto  para  presentar  su  nuevo  material  discográfico.      La  ligera  capa  de  humo  sobre  el  escenario  contrastaba  con  el  aparatoso  juego  de   luces  azules  y  rojas  que  habían  instalado.  Una  pantalla  gigante  mostraba  el  rostro  del   puto  de  Pitvul  en  Hache  De  a  más  de  siete  mil  personas.      Algunos  de  los  presentes  se  prcataron  de  la  presencia  de  Esnup  Perro  en  el   escenario,  pero  como  desconocían  quién  era  ese  sujeto  alto  y  delgado,  de  Dickis  gris  y   jersey  de  los  Acereros  de  Pipsburgh,  el  concierto  conPnuó.      Cuando  el  puto  de  Pitvul  terminó  de  dizque  cantar  su  rola  número  cinco,  ésa  que   sale  en  Hombres  de  Negro  3,  se  quedó  parado  frente  al  escenario  esperando  que  las   luces  volvieran  a  encender,  pero  esto  no  sucedió.  El  productor  se  inquietó  al  no  haber   17


iluminación.  Comenzó  a  hacer  llamadas  al  staff.  Nadie  le  contestó.      La  música  que  sonaba  a  un  nivel  más  bajo  se  dejó  de  oír.  Entre  la  confusión  se   escucharon  tres  disparos:  un  Pro  a  la  cabeza  y  dos  al  pecho.  En  menos  de  un  segundo   el  puto  de  Pitvul  se  desplomó.      Las  detonaciones  confundieron  y  atemorizaron  a  los  asistentes.  Algunos   comenzaron  a  empujarse,  otros  se  levantaron  de  sus  asientos  y  corrieron  hacia  los   pasillos.      Asustadas  y  desconcertadas,  las  bailarinas  interrumpieron  su  coreograra  y   huyeron,  corriendo  torpemente  sobre  el  escenario.  Los  músicos  dejaron  los   instrumentos  que  simulaban  tocar  y  también  abandonaron  el  lugar.      Aunque  el  teatro  seguía  sin  luz,  los  paramédicos  arribaron  al  escenario.  Su   presencia  era  en  vano:  en  la  duela  yacía  sin  vida  el  puto  de  Pitvul  con  tres  Pros  de  una   Mossberg  Maverick  que  Esnup  Perro  sacó  de  su  pantalón  de  gabardina  al  apagarse  las   luces.      Para  escapar,  Esnup  aprovechó  la  oscuridad  que  prevalecía  en  el  auditorio.  En   medio  de  gritos,  se  rePró,  custodiado  por  dos  guardias  de  seguridad  que  lo   acompañaron  hasta  la  salida  de  emergencia  del  teatro.  Luego  caminó  hasta  el  lugar   donde  tenía  estacionado  su  Lamborghini  Diablo  VT  Roadster.    


Durante  la  fuga,  Pró  una  alerta  al  Doctor  Dri;  le  informó  que  el  asunto  había  sido   finiquitado.  Sin  embargo,  Esnup  cuesPonó  el  hecho  de  que  haya  sido  él  quien   asesinara  al  cantante.      Esnup  Perro  conocía  al  puto  de  Pitvul.  A  pesar  de  que  no  mantenían  una  relación   de  amistad,  los  dos  arPstas  comparPeron  escenario  en  varios  lugares  durante  el  inicio   de  sus  trayectorias.  Dispararle  a  quemarropa  fue  algo  dircil  para  Esnup;  ambos  se   guardaban  respeto  porque  comenzaron  desde  abajo.  Fueron  escalando  posiciones   como  todos  los  raperos.      El  Doctor  Dri  le  explicó  que  el  asesinato  había  sido  ordenado  por  los  Rollin  20's,   una  pandilla  de  Los  Ángeles  perteneciente  a  los  Crips.  El  moPvo  fue  que  Esnup  Perro   abandonó  ese  críu  luego  de  que  su  primo,  Nat  Perro,  fue  asesinado  en  una  pelea   interna  entre  pandillas  de  los  Crips.      Para  olvidarse  del  golpe  emocional  que  sinPó  luego  de  matar  al  puto  de  Pitvul,   Esnup  se  trasladó  a  Jamaica  para  converPrse  en  rasta.  Allí  le  dijeron  que  Esnup  Perro   había  muerto  y  reencarnado  en  Esnup  Laion.      Sin  embargo,  al  regresar  de  la  isla,  le  sorprendió  descubrir  que  la  historia  de  su   homicidio  número  tres  había  sido  uPlizada  para  grabar  el  video  musical  de  su  úlPmo   sencillo  como  rapero  gangsta:  “El  día  que  Esnup  Perro  mató  al  puto  de  Pitvul”.      El  video  resultó  todo  un  éxito  para  los  canales  que  transmiPeron  en  vivo  el   amor,  el  arte,  la  sangre,  cuerpo  y  alma  de  una  vícPma  para  el  mundo  que  había   perdido  todo  eso  y  ahora  está  pagando  por  verlo  desde  la  comodidad  de  su  sillón.    

f i n 19


Avenida  Juárez  s/n,  frente  a  la  Prepa  1,  Pachuca,  Hidalgo.    


Juan José de Xémina

los  ratones      come  letras   Es bien sabido que los ratones, al igual que los moshmos y las chihualas, son engendros muy peligrosos, pero hace años, cuando apenas eran del tamaño de un nabo poco desarrollado, a la gente no le importaban. Cierto día, un ratón entró a un periódico y se comió una letra. Sorprendido, descubrió que eso le llenaba la panza más que cualquier cacahuate por grande y dulce que éste fuera, así que se comió otra, y otra, y otra hasta que quedo panzón. Entonces se fue. Cuando encontraron aquel periódico mutilado, los imprentistas pensaron que tal vez la tinta se había secado y las letras se habían desprendido del papel, de modo que lo restauraron sin prestar atención al peligro que se avecinaba. Aquel ratón fue a su nido y le dijo a los demás roedores que fueran a comer letras. Así, cada nueve días, sin que los imprentistas se dieran cuenta, los ratones atacaban los periódicos que ya estaban listos para repartir. Después, cuando la gente leía el periódico, pasaba por alto la falta de una letra en una palabra o el punto final en un artículo. Pronto la terrible plaga empezó a crecer: los ratones ya eran del tamaño de enormes sandías y cada uno era capaz de comerse una página completa. Era muy tarde para contener una nueva y desconocida plaga. Entonces Mehmet, un columnista, tuvo una idea: escribió "el ratón que coma esto morirá" y cuando un glotón ratón se comió la frase éste murió. Los demás colaboradores siguieron su ejemplo: entre las noticias, las recetas y los chismes del periódico escondieron cautelosamente palabras asesinas. La plaga se contuvo pero no se erradicó. Desde entonces la gente suele divertirse buscando en los periódicos las venenosas palabras y recortándolas para tenderle trampas a los roedores caseros.

FIN

21


Armando Loreto En las calles de San Juan Tlilhuaca, en Azcapotzalco, aún persisten las historias de los grandes brujos que alguna vez vivieron en el pueblo. De noche aún puedes sentir la presencia de los espectros que, hace muchos años, invocaban para realizar sus negros trabajos. Ésta es la historia del perro negro, el espectro más famoso de San Juan y de cómo, por escéptico, me tocó toparme con él cara a cara. La noche en que le oí pasar rasguñado el pavimento con sus garras, perdí completamente el sueño, pues un enorme terror inundó mi alma. Aún no puedo sacar de mi mente su aullido gélido, casi espectral, y nunca olvidaré aquella víspera en que lo escuché pasar por mi calle, jalando con sus cadenas a las almas que había ido a recoger. 22


Temblaba mientras mi mente se afligía recordando, palabra por palabra, lo que mi abuela decía sobre aquel perro espectral: —Esta noche, una luna amarilla aparece en el cielo como un aviso para las desafortunadas almas que al dormir no tendrán paz en sus sueños… ¡Ay de quienes sufrirán el tormento traído por aquel espectro salido del infierno! ¡Ay de quienes esta noche escucharán aullar al perro negro! Eran las dos de la mañana y, recostado en mi cama, rezaba con gran fervor a mi dios para que espantara a aquel espectro, pero esto parecía no funcionar pues, a lo lejos, aún escuchaba arrastrar sus cadenas. No fue sino hasta que llegó a la calleja del panteón que desapareció aquel infernal sonido y los perros volvían a llenar la noche con sus aullidos temerosos. A la mañana siguiente, ojeroso, decidí acudir con la señora Cecilia, la habitante más vieja del pueblo y, sin duda, descendiente de los antiguos brujos de San Juan. Estando en su casa le conté que había oído pasar al perro negro jalando sus cadenas, lamentándose con un aullido fantasmagórico. Ella, para tranquilizarme (pues parecía un temblereque), me dio una taza de té de tila a la vez que me decía: —El perro negro… Recuerdo su leyenda: dicen que el brujo más grande de San Juan lo conjuró una noche para poder burlar al diablo, pero el burlado fue él, pues jamás logró controlar aquel espíritu infernal —hizo una pausa mientras cerraba sus ojos, reflexiva—. Sin embargo, los justos no tienen que temerle, pues el Señor San Juan está de su lado. “Este “perro” está acostumbrado a recorrer las calles del pueblo, buscando almas pequeñas y débiles, almas malignas y seres de oscuridad sueltos por la negligencia de los viejos brujos —prosiguió Doña Cecilia con voz solemne—. Mis abuelos hace muchos años intentaron sellarlo dentro de la gran cruz de la iglesia, pero el perro era más fuerte que ellos… Lo único que lograron fue confinarlo a una ruta dentro del pueblo para que así no pudiera dañar a nadie; en aquellos años no había casas allí por donde obligaron a pasar al perro, pero la modernidad es la modernidad y ahora hay muchas casas por todo el pueblo. —¿Y por qué el perro se pierde antes de llegar al panteón? —pregunté


curioso, pues si alguna noche el perro se me atravezaba, y no moría de un infarto, sin duda correría hasta el panteón para salvarme. —El panteón es tierra bendita. Allí sólo hay paz. El perro negro no puede acercarse —me explicó Doña Cecilia—. Tampoco puede acercarse a la iglesia, pues está protegida por el Señor San Juan y por Dios mismo; por eso mis abuelos querían encerrarlo allí. Las palabras de la señora Cecilia me tranquilizaron un poco. Me dio un amuleto para conjurar al perro y me echó su bendición. —Este amuleto —dijo— está hecho de madera de tamariz, un árbol que solía distinguir a los brujos buenos de los malos aquí en el pueblo. Úsalo bajo tu ropa, no te separes de él y el espíritu de mis abuelos te protegerá, sólo tienes que tener mucha fe en Dios, y quédate tranquilo, que el perro no podrá hacerte nada. Varias noches después volví a escuchar al perro negro cruzar por las calles del pueblo y detenerse frente a mi casa. Yo estaba muerto de miedo, pero sabía lo que tenía que hacer, así que salí al portón para toparme con el espectro. Caminaba con mucho temor, con el amuleto entre mis manos y con un arma, herencia de mi tio: una botella de agua bendita con cloro. Cuando abrí el portón, allí estaba el enorme perro negro, su pelo opaco y grasiento, repugnante. Estaba esperándome, mirándome con esos ojos rojos que centellaban con el fuego del infierno, listo para arrastrarme con sus cadenas. Por unos segundos me quedé petrificado de miedo, pero recordé lo que tenía que hacer y comencé a recitar el conjuro de los abuelos de Doña Cecilia: ¡Pásale  a  la  siguiente  página  para   descubrir  en  qué  termina!   24


En la tierra de los brujos la maldad y la bondad conviven, ¡pero ay de quienes piensen que la maldad ganará! Porque de ellos será el infierno. Porque el bien siempre triunfa. En el nombre de aktan bakan, el gran brujo bueno de San Juan, te ordeno irte. Te ordeno desaparecer. Mientras recitaba esto, el perro negro se puso a gruñir; parecía que la cólera lo consumiera. Los gruesos y grasosos pelos en su espalda se erizaron; quería atacarme. El fuego de sus ojos crecía y crecía con cada frase que recitaba. Al finalizar el conjuro, el perro se tranquilizó y, aún con fuego en sus ojos, se me quedó viendo por un segundo que me parecieron mil años. Entonces el perro comenzó a andar lentamente, siguiendo su ruta de siempre hasta perderse antes de la calleja del panteón. Muerto de miedo, completamente exhausto, regresé a la cama. Han pasado casi seis meses desde aquella noche y aún no consigo dormir bien, abrumado por el posible regreso de mi enemigo, el perro negro.

FIN


os! (así, con in s e p m a C s Lo les y se llama cucharlos es a s G e n s e e u a p ic , d o n ra e Bu La banda ivertido, ¿no? d a n e u S ). n ió exclamac en la ivertido. rrera musical a c u s n todavía más d ro a z n os! come o de los actos n u n e o id rt e v Los Campesin a con n 2006 y se h e f if país con una rd a te C s e e d e d s le b ciudad ta o s no lcanzó los cinc mporáneo má a te s a n o n c a k m c e s ro s e a d Blues, que as hace un o n N e p : a te e n u ie q c a re fí más discogra as e su material d o n e tr ios de descarg s it e s l s e o n tr o o c y s s lo e títu iTun n rte). Échale u ir a través de e ir u u s q a d a h c s u e d m e s u ndrá ya p s Behind” y copia física te e a v n a u e L s a th tr a n e e D u hat (si enc s sencillos: “W ostamos una cerveza a que ro e m ri p s o d ap ojo a los ertidísima); te iv (d ” y b a B , o “Avocad s. rir más de ello b u c s e d s á rr e qu

“A  heart  of  stone,  rind  so  tough   it’s  crazy,  that’s  why  they  call   me  the  avocado,  baby”  


Jéssica Tirado

A N A I R MA LA

URI Y E E D R D A M

AN

Era   casi   imposible   pensar   que   Mariana   pudiera   dejar   de   recordar   a   Yurian   en   aquel   momento,   si   tan   sólo   tenía   seis   años   y   su   cumpleaños   había   pasado   no   menos   de   un   mes   atrás.   No   podía   pasarle   una   desgracia   así   en   ese   momento,   y   sin   embargo,   ahí   estaba   ella,   desangrándose   mientras   la   luz   verde   del   semáforo   dejaba   de   par-­‐ padear  y  pasaba  de  la  intermitente  a  la   roja.    

un  año  de  conocerlo,  de  hecho,  se  casó   aún   sin   amarlo   y   todo   porque   no   se   habían   aguantado   las   ganas   y   un   embarazo   fue   el   justo   pretexto   para   irse  a  vivir  juntos.  El  problema  fue  que   se  deseaban  tanto  y  a  cada  rato,  que  el   castigo  a  su  gula  no  tardó  en  llegar:  su   hijo   nació   sano   sólo   en   apariencia   porque   a   los   cinco   meses   dejó   de   respirar.   Sin   embargo,   lejos   de   deprimirse,   como   buenos   hijos   únicos   su  cultura  egoísta  y  su  completa  sangre   fría   (o   muy   caliente,   como   quiera   verse)   no   esperaron   al   novenario   para   intentar  remplazarlo.    

  Le   habían   dicho   que,   cuando   mueres,   toda,   toditita   tu   vida,   pasa   por   tus  ojos.  Pero  o  ella  no  iba  a  morir,  o  ésa   era   una   mentira,   lo   que   cierto   era   que   sólo  recordaba  que  a  los  veintitrés  años   había   conocido   al   que   fuera   su   esposo   durante   ocho   largos   años;   un   hombre   apuesto   de   cabellera   negra,   inteligente   pero   clasemediero   como   todos   los   hombres   brillantes   de   este   país.   Ella   se   había   enamorado   de   él   después   de   casi  

  El   inconveniente   fue   que   con   Said   y   su   trabajo   de   doctor,   y   ella   con   los   múltiples   trámites   de   tesis,   la   cosa   se  quedó  en  esporádicos  intentos  de  ain   de   semana.   Fue   hasta   el   tercer   verano   de   casados   cuando   llegó   el   segundo   hijo:   un   niño   sano   que   incluso   fue   a   la   primaria,   pero   como   buen   niño   revolucionario   la   fatalidad   le   llegó   un   20   de   noviembre;   ambos   salieron   de   viaje,   y   para   cuando   se   reunieron   en  


Puebla   lo   único   que   les   quedaba   de   su   hijo  era  un  acta  de  defunción.      —Soñé  contigo  —susurró  Said.  La   oscuridad   le   impedía   ver   otra   cosa   que   no  fueran  los  números  rojos  del  reloj  en   la   mesita   de   noche,   pero   estaba   seguro   que   ella   también   lo   había   visto.   En   el   sueño   platicaron   de   su   futuro:   Mariana   se  iría  a  Los  Cabos  y  él  a  la  India.      No  había  nada  más  qué  decir.  Era   la   oportunidad   de   dormir   en   otras   camas  y  probar  otros  sabores.       Años   después   se   reencontraron   una   tarde   de   Día   de   Muertos   (para   variar)   en   una   aiesta   donde   lo   único   que   valía  la  pena  era  el  pozole,  el  café  de  olla   y   una   terraza   que   daba   al   jardín   de   la   casa  vecina.       —Me   acostumbré   a   mirar   las   estrellas   porque   sé   que   te   gusta   soñar   con   ellas   más   que   conmigo.   ¿Me   olvidaste  hace  mucho?       —No   fue   culpa   mía,   Mariana,   he   estado   brincando   de   lugar   en   lugar.   Cuando   tus   cartas   dejaron   de   encon-­‐  

trarme,   me   perdí   en   una   ciudad   de   la   que  no  recuerdo  ni  el  nombre.       —¿Cómo   crees   que   esté   nuestra   vieja  casa?       Como   si   el   tiempo   no   hubiera   pasado,  su  matrimonio  estaba  más  vivo   que   nunca:   tenían   nuevos   temas   en   su   plática,  una  experiencia  en  ámbitos  que   para   ellos   eran   importantes   y   unas   ganas   de   placer   que   se   concretaron   en   la   espera   de   un   nuevo   hijo.   Pero   todo   fue   tan   sólo   “una   llamarada   de   petate”,  como  dicen  por  ahí,  puesto  que   las  perspectivas  y  las  necesidades  eran   muy   distintas   a   las   que   los   habían   unido   en   el   pasado.   A   pesar   de   volver   a   vivir   juntos,   ni   sus   mentes   ni   sus   cuerpos  pertenecían  al  matrimonio.      Said  se  fue,  tramitó  el  divorcio  y   Mariana,   sin   reclamar   ni   decir   alguna   objeción,   lo   airmó.   Las   cosas   que   tienen   que   pasar   pasarán,   independiente-­‐   mente   si   se   habla   de   unos   próximos   padres   o   de   unos   genios   en   potencia.   Mariana   no   desperdiciaba   los   momen-­‐   tos   de   soledad   y   los   rincones   oscuros   para   desmoronarse   y   llorar;   su   ex   marido  siguió  con  la  vida  errante.       Yurian   nació   una   tarde   soleada   de   agosto,   lejos   de   conocer   la   tragedia   familiar   que   viviría   unos   años   más   adelante.   Su   vida   fue   muy   normal.   Mariana  se  casó  con  un  viejo  amigo  de   la  preparatoria:  un  hombre  inteligente,   sensato,   muy   rico   e   indiscutiblemente   interesado.  Sabía  perfectamente  que  el  


hijo   que   Mariana   tuvo   con   aquel   cobarde   genio   sería   una   futura   proeza.   Le   dio   su   apellido   con   la   esperanza   de   apoderarse   de   la   inmortalidad   a   través   de  lo  que  él  jamás  tendría.      Said  persiguió  el  espejismo  con  el   que   había   soñado   de   joven   pero   nunca   lo   encontró.   Entonces   regresó   a   perturbar   la   paz   de   Mariana.   Pre-­‐ guntaba   por   su   hijo   en   cada   opor-­‐ tunidad   que   tenía,   y     ella,   aturdida   por   el   profundo   lazo   que   los   unía,   le   infor-­‐   maba   cada   detalle   del   niño,   a   pesar   de   haberle  prometido  a  su  segundo  marido   que  no  lo  haría.  Con  el  tiempo,  Mariana   cayó   en   la   cuenta   que   la   única   manera   de   ser   feliz   en   su   nueva   familia   era   matando   (no   literalmente)   a   ese   hom-­‐   bre   que   la   había   abandonado.   Así   lo   hizo:  llamó  a  un  psíquico  que  limpió  su   casa  y  echó  fuera  todo  espíritu  malo  que   rondará  por  ahí.       Esa   tarde   Mariana   y   Aldo   habían   peleado.   Las   cosas   estaban   mal   y   ella   buscó  refugio  con  su  madre.    

  —Lo   que   pasa   es   que   Aldo   dice   que  ve  a  Said  en  mis  ojos  y  que  a  veces   escucha  cuando  platicamos…      —No.  Él  confunde  las  voces  de  la   calle.  Se  está  volviendo  loco.      —No  está  loco:  está  celoso.  Tiene   miedo  que  un  fantasma  le  arrebate  a  su   familia.       Mariana   manejaba   a     las   tres   de   la   mañana   por   las   calles   vacias   del   centro   histórico,   rumbo   a   su   hogar   feliz,  cuando  vio  un  rayo  partir  el  cielo   un   par   de   segundos   y   el   sonido   del   trueno   le   enchinó   la   piel;   un   día   después   de   su   divorcio   cayó   una   tromba   tremenda,   hubo   una   gran   inundación   y   caos.   Por   eso   Yurian   le   tenía  tanto  miedo  a  las  tormentas:  por   el   miedo   y   la   tristeza   que   ella   le   había   heredado  ese  día.     29


Fue   entonces,   en   esa   calle   solitaria   con   el   semáforo   en   rojo,   cuando   recordó   que  una  constante  y  fatal  visita  ya  se  había   tardado.      Empezó  la  lluvia  con  gotas  grandes  y   ruidosas;   el   agua   se   metía   al   coche   por   el   parabrisas   roto   y   la   sangre   se   mezclaba   con   ella.   Mariana   comprobó   que   la   maldición   no   era   de   sus   hijos   sino   de   ellos,   porque  en  el  otro  coche  estaba  Said,  su  ex   marido,   tal   vez   pensando   que   a   esa   hora   las   calles   del   centro   están   completamente   vacías  y  con  más  de  una  botella  de  tequila   en   la   sangre.   Seguramente   había   creido   que   podía   pasar   todos   los   verdes   de   Reforma…   Un   pestañeo   menos,   un   segundo  más  o  el  simple  hecho  de  que  esa   no   fuera   una   madrugada   del   lluvioso   septiembre   y   el   rayo   no   les   hubiera   recordado  a  Yurian.  Se  habrían  pasado  de   largo,   pero   no:   las   cosas   que   tienen   que   pasar   pasan,   independientemente   si   se   trata   de   un   par   de   pecadores   empeder-­‐ nidos   o   de   unos   amantes   que   sólo   tienen   sentido  si  están  juntos.       J u s t o   e n   m e d i o   d e l   c o c h e   destrozado,   sin   sentir   su   cuerpo,   Mariana   comprendió   por   qué   Said   la   había   dejado   unos   meses   antes   de   que   Yurian   naciera.   Y   lo   perdonó.   Ella   había   tenido   ese   oscuro   presentimiento  de  que  su  hijo  iba  a  morir   a   temprana   edad,   por   eso   no   le   importó   que  en  ese  momento  tuvieran  que  ofrecer   sus   propias   vidas   con   tal   de   salvar   la   del   hijo  de  Aldo.    

30

fin  


E.J. Valdés

Cargando toda su ropa, Fue a parar a un cementerio, huyó Alfredo de Europa. de los de este hemisferio. Voló sobre el Atlántico Hoy le lloran en Jonkopín entonando cánticos, y quizá un poco en Berlín. y así llegó al buen México, cansado y disléxico. Abandonó el aeropuerto y se lanzó al desierto, ¡Muere, luego para las montañas, Alfredo, muere! tierras bastante extrañas. Viajaba, pero sin risa: llevaba mucha prisa. Y es que huía, temeroso, de algo bien escabroso: lo buscaba la Huesuda, no le cabía duda. Llegó por fin a Pachuca, ciudad horrible y ruca, y se refugió en su hospital, ya saben ustedes cuál. “No me encontrará nunca aquí”, decía Alfredo para sí, pero estaba equivocado: ¡ya le habían ganado! 32


Facebook.com/AstorianSLgmata  

Ya  hemos  hablado  anteriormente  de  Astorian  SLgmata,  una   banda  de  rock  originaria  del  pueblo  de  Wilkes-­‐Barre,   Pennsylvania.  Tras  estrenar  álbum  el  pasado  abril,  este  mes   sorprenden  con  un  nuevo  sencillo  Ptulado  “DramaPc   RomanPcs”,  el  cual  puedes  checar  tanto  en  su  página  de   Facebook  como  su  canal  de  YouTube.  ¡Está  chidísimo!   Luego de mucho “sí vienen, no vienen, sí vienen, no vienen” en años anteriores, el mes pasado el propio Dave Grohl confirmó la visita de los Foo Fighters al Foro Sol de la Ciudad de México el 13 de diciembre. Los boletos volaron tan pronto salieron a la venta, dando pie al anuncio de una segunda fecha que también está casi agotada. Para los seguidores más veteranos, ésta será la oportunidad de ver a dos exintegrantes de Nirvana en un escenario mexicano: Dave Grohl y Pat Smear.

[xx] STAY DEAD [xx]


Llega   el   encuentro   literario   más   grande   del   año,   amado   por   unos,   odiado   por   políPcos   que   no   han   leído   ni   tres   libros   en   su   vida.  

Del  30  de  noviembre  al  8  de  diciembre   Expo  Guadalajara   www.fil.com.mx  

W   C   O   X   T   H   O   B   T   C   S   H   I   K   L   I   R   O   S   P   R   O   T   O   M   A   N   U   C   Y   L   U   R   O   L   I   M   U   X   V   I   A   L   O   R   X   A   S   N   A   M   A   G   E   M   S   E   E   R   P   Y   D   C   R   E   S   H   C   D   K   G   O   R   E   R   N   L   O   C   O   A   S   N   T   R   H   T   R   M  O   E   L   I   N   E   T   U   H   O   C   O   Z   A   O   T   V   N   L   W   A   A   R   N   A   M   L   L   M   C   O   A   M   E   G   A   M   A   M   E   C   K   Y   L   K   M  

MUSA  DE  DROGA  PELIGROSA  

Jéssica Tirado

• 

•  •  • 

Experiencia  en  caso  severo  de  falta  de   entusiasmo,  decepción  intelectual  y   arPstas  con  síndrome  de  autodestrucción.   Manejo  de  drogas  “suaves”  como:  azúcar,   cafeína,  leche  y  chocolate.  Enfermera  para   heridas  del  alma  y  del  corazón.  Capaz  de   escuchar  la  mediocridad  de  su  escritor  en   turno  y  de  dar  un  buen  consejo…  por   dircil  que  parezca.   Capaz  de  entender  que  su  escritor  dice   “hablemos”  cuando  en  realidad  no  quiere   hablar.   TIEMPO  COMPLETO.   Informes:  Calle  del  Ferrocarril  #279,   Puebla,  Puebla.  

MEGAMAN  –  ROLL  –  WILY  –   PROTOMAN  –  RUSH  —  ROCK  

RESUELVE   ESTA  SOPA   DE  LETRAS  

S E   S O L I C I T A  


Gilberto  Blanco     Estudiante   de   historia   en   la   FFyL   de   la   UNAM.   Amante   de   los   amaneceres   y   del  café.  Lector  y  escritor  empedernido  desde  que  era  más  joven  de  lo  que  aún  es.   Escribe  por  las  noches  aunque  tenga  más  ojeras  y  menos  horas  para  dormir.   Carmen  Asceneth  Castañeda     Licenciada   en   psicología   por   la   UNAM,   maestra   en   psicoterapia   por   el   IIPCS.   Formación  teatral  y  literaria.  Primer  lugar  en  el  concurso  nacional  de  cuento  INEGI   en  1995  y  en  el  concurso  de  poesía  “Palabra  en  el  Viento”  en  2012.   Francisco  Javier  Velázquez  Muñíz     Estudió   ciencias   de   la   comunicación   en   la   UASLP.   Cuentos   suyos   y   textos   de   microficción   han   aparecido   en   revistas   y   siPos   electrónicos.   Ejerce   el   periodismo   independiente.  Ganador  del  Premio  Estatal  de  Periodismo  en  2011  y  2012.   Juan  José  de  Xémina    Estudiante  de  literatura  en  la  BUAP,  aprendiz  de  guionista.  Dedica  su  Pempo  a   mirar   películas   y   sus   pensamientos   a   un   reino   ficPcio   llamado   Xémina,   porque   es   un   solitario  que  en  23  años  sólo  ha  hecho  3  amigos.  Lector  de  fantasía  y  ciencia  ficción.   Armando  Loreto     Estudiante   de   derecho   en   la   UNAM   FES   Acatlán.   Traductor   del   español   al   otomí.   Pelotari   semi   profesional   y   aprendiz   de   escritor.   Lleva   el   blog   Vida   y   Color   Otomí.   Jéssica  Tirado     Lectora   de   23   años.   Siempre   escucha   soundtracks.   Siempre   quiso   estudiar   cine   pero   se   quedó   en   la   escuela   de   literatura.   Tiene   el   don   de   rodearse   de   gente   creaPva,  desequilibrada  y  loca.     E.J.  Valdés     Tu   amigable   escritor   de   vecindario.   Escribe   la   columna   “Libros   y   Otros   Viajes”   para  la  revista  Effetá.  Locutor  del  programa  Códex  en  Radio  Plaza  Juárez.  Seis  veces   ganador  de  premios  de  creación  literaria  del  ITESM.  


r

e

v

i

s

t

a

LETRAS

®  

R A R A S Todos los derechos reservados Editorial Sad Face Her Majesty’s Entertainment noviembre de 2013

SAD

F A C E!

E D I T O R I A L

H

e r

M

a j e s t y ’ s -­‐    E    n    t    e    r    t    a    i    n    m    e    t    -­‐  


Revista Letras Raras, noviembre 2013