Issuu on Google+

ANTOLOGÍA CONCURSO DE MICRORRELATOS

PALABRAS MÍNIMAS 2011

LetrasKiltras


ANTOLOGÍA CONCURSO DE MICRORRELATOS PALABRAS MÍNIMAS 2011 TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Diseño y maquetación: Nat Gaete EDITORIAL DIGITAL LETRASKILTRAS 2012


PRESENTACIÓN La presente publicación digital reúne los microrrelatos finalistas de los seis meses en que se desarrolló el concurso Palabras Mínimas, los respectivos ganadores mensuales y también una selección especial de microcuentos que no siendo finalistas fueron considerados para ser incluidos en este volumen dando así cumplimiento a las bases del certamen. Integraron el jurado los escritores Liz Carreño (México), Jorge Arturo Flores (Chile) y Santiago Marín Arrieta (Chile). Como invitado especial para la elección del premio anual, integró también el jurado el poeta Manuel Paredes Parod (Chile). El Primer Lugar Anual de Palabras Mínimas correspondió al microrrelato 17 ESCALONES del escritor chileno Ricardo Laguna De La Maza.


PRIMER LUGAR CONCURSO PALABRAS MINIMAS 2011 17 ESCALONES

RICARDO LAGUNA DE LA MAZA

Barrí la casa. Lavé la loza. Preparé una pequeña merienda. No tengo apetito. En esta encrucijada vital comer es casi un capricho. Afuera, parece un día como cualquier otro. Las luces del barrio se apagan una a una y las sirenas ululan lejanas. Aún me queda tiempo. Salgo de la cocina y enfilo hacia mi pieza. Levanto la trampilla debajo de mi cama. Me escondo en el frío, húmedo y estrecho agujero. Ayer se llevaron a Doña Mabel, la señora del piso de arriba. Eran las siete. Los policías repitieron el ritual: botas repicando en el parquet, puerta abierta de un patadón, gritos que claman piedad, cuerpo que rueda los 27 peldaños de la escalera y patrulla que se aleja con el detenido. Luego el silencio devora el miedo. Se han llevado a todos en este edificio, sólo resto yo. Las sirenas se acercan, el barrio se ilumina. Es mi turno. Las botas suben la escalera, abren la trampilla, me arrastran al abismo, puñetazo en la ingle y una interminable caída de 17 escalones. . .


MICRORRELATOS FINALISTAS MES DE MAYO


ZAPATOS - DANIEL FRINI DE ALTO VUELO - RICARDO LAGUNA DE LA MAZA AL OTRO LADO DEL CERCO - ARTURO VILCHES EL UNICORNIO - KATTY SILVA LA LEYENDA DE LA PÍCARA Y LA LUNA - MARÍA ORETO MARTÍNEZ SANCHIS LOS ESPEJOS NO HABLAN - DANIEL FRINI DE LA IMPOSIBILIDAD DE LA FELICIDAD - ALFONSO CÁCERES RENERÉ VOLANDO - MÓNICA CID


PRIMER LUGAR MES DE MAYO ZAPATOS

DANIEL FRINI

Dejó las pantuflas de bajar ascensores y se calzó las chinelas de transitar lobbies. En la puerta las cambió por mocasines de caminar veredas. Llegó a la esquina, se puso botas para saltar charcos y bajó a la calle. En la senda peatonal las reemplazó por sandalias de cruzar calzadas. Absorto en sus cosas, no prestó atención a la bocina de romper oídos y lo atropelló un auto que circulaba sobre ruedas de cansar ciudades.


DE ALTO VUELO

RICARDO LAGUNA DE LA MAZA

Después de un nutritivo desayuno de leche de chatarra y retazos de género, Manuel abrió la ventana y observó la ciudad dormida. Recordó que, la noche anterior, Pamela, su ex novia, lo había desafiado: “Eres tan aburrido. Siempre hablas de lo mismo. Si un día me sorprendieras. Si sólo llegases volando a mi casa con un ramo de rosas rojas, no me separaría nunca más de ti”. Manuel, desconcertado, aceptó su derrota y la despidió con frialdad. Esa noche no durmió, meditando en esas palabras sin sentido. Y ahora, frente a la ventana prepara su despegue. Toma vuelo, salta al vacío y el aire lo recibe. Agita sus brazos con torpeza y lo logra ¡vuela! Una vez acostumbrado a su nueva habilidad, cumple la primera parte del desafío, baja en picada y birla una docena de rosas sangre desde un puesto de flores. Manuel, exultante, planea hasta la casa de su ex amada. El corazón de Icaro post-moderno se desgarrará ad portas de sorprender a Daniela; frente al pórtico de su casa, un hombre-volador aterriza con una caja de bombones.


AL OTRO LADO DEL CERCO

ARTURO VILCHES

La niebla asciende de un modo sobrenatural, desdibujando contornos y siluetas, estimulando las emociones más viles y los deseos más retorcidos del visitante. En la casa sólo se ve encendida la luz de entrada. En su habitación el silencio es absoluto, puede oír su propia respiración. Teme que esta noche nuevamente lo vea, aunque eso no sería lo peor… De todos modos, de ser así, tiene pensado hablarle. Bajo las sábanas oculta la grabadora y está listo para presionar el botón rojo, el que sobresale del resto… Ya lo ha probado varias veces y no se ha equivocado. Le divierte el sonido del contacto de su piel en el cemento y la madera pulida le provoca cosquillas. La puerta se abre lentamente y Daniel entreabre los ojos. Ahí está. Es un Duende. Siente deseos de tocarlo, de irse con él. El Duende lo mira con placidez e inadvertida malicia.


EL UNICORNIO

KATTY SILVA

No sabía si era la combinación del sol naciente con la neblina que se disipaba, la distancia que había entre la criatura y yo o simplemente mi imaginación. Rasqué mis ojos confiando que era una visión, pero no, ahí estaba, comiendo pasto al otro lado del pequeño lago. Busqué con la mirada a alguien que confirmara lo que veía, pero estaba completamente solo. Sentí miedo y curiosidad. Me obligué a encontrar algo lógico en el hermoso paisaje, pero nada parecía alterado. Me saqué las botas, los calcetines y me arremangué el pantalón; cruzaría el lago. Fueron los minutos más nerviosos de mi vida. Al llegar al otro lado caminé suavemente, casi sin respirar. El unicornio levantó la mirada y por millones de segundos nos observamos. Su cuerno relucía al sol… Di dos pasos, tres más. No me despegó la vista; curiosa valentía. Estiré el brazo; temblaba, y él se dejó tocar mientras meneaba la cola. Y sin más, con un pequeño trote, se alejó al bosque. Corrí detrás de él, pero simplemente desapareció.


LA LEYENDA DE LA PÍCARA Y LA LUNA

MARÍA ORETO MARTÍNEZ SANCHIS

Anhelaba contemplar la imagen de la luna reflejada en el espejo del río. Su luz proyectaba mi figura, cargada con el hatillo en el que guardaba todas mis pertenencias, sobre el agua. Parecía un pobre jorobado. Sentado en la orilla, hablaba con ella e imaginaba su aroma dulce de jovencita revoltosa y ardiente, siempre girando alrededor de su madre, la Tierra; siempre, sin embargo, rebelde. Nuestras conversaciones llegaron a tal grado de intimidad que me decidí a confesarle el infinito amor que le profesaba. Mi corazón ardía durante el día añorando su presencia nocturna. La zozobra me invadía cuando las caprichosas nubes robaban mi tesoro, o si no era visible. Una noche mi amada me dijo con aire nostálgico: “Si tanto me adoras, ven conmigo; y ya sin demoras, te recogeré en este río mañana para llevarte a mi abrigo”. Mi pícara enamorada, pizpireta y preciosa, descendió a buscarme. Entre sus brazos me cobijé y allí sigo con mi hatillo al hombro. Si en las noches de Luna llena la miráis, nos contemplaréis abrazados y enamorados como el primer día.


LOS ESPEJOS NO HABLAN

DANIEL FRINI

—Espejito, espejito ¿quién es la más linda del reino? ―Antes que nada —contestó el espejo― deberíamos definir qué entendemos por lindo. Está claro que nos referimos a una cualidad inherente a una persona, pero como se han estado sucediendo las cosas últimamente (la desigualdad sembrada por el capitalismo en el mundo, tarde o temprano iba a traernos problemas), hoy, paradójicamente, las minorías son mayoría. Tanta oleada inmigratoria ha desdibujado nuestro concepto de belleza y lo que es hermoso para un japonés de la prefectura de Ibaraki no lo es para un bakongo del centro del África. . . Una taza surcó el aire y deshizo el espejo en mil pedazos —Pero yo ¿qué dije de malo? ―alcanzó a decir éste, antes de apagarse.


DE LA IMPOSIBILIDAD DE LA FELICIDAD Se acuesta temprano pues viene una dura jornada. Ha ajustado al máximo la alarma del reloj, su seguro contra el desempleo luego de tanto atraso.

ALFONSO CÁCERES RENERÉ

Duerme. Comienza a soñar. Sueña que suena el despertador, se levanta, se ducha, se viste, desayuna; que llega temprano a su trabajo, que trabaja mejor que nunca. Que vuelve a casa, que ajusta el despertador. Sueña que se acuesta y sueña que sueña. Sueña que pasa el tiempo, que su trabajo es reconocido; que lo ascienden, se casa, tiene hijos; que vive en un buen barrio, que su nieta le regala un dibujo que lo retrata, gordo y calvo; sueña que lo coloca en la cabecera de la cama matrimonial. Sueña que jubila, que disfruta de su familia. Al despertarse, alcanza a ver cómo el sueño se diluye. Aterrado, comprueba que el reloj ha fallado. Apenas se viste y sale, maquinando desesperadamente alguna excusa para su jefe, aunque sabe que será difícil conservar su trabajo. En su apuro no percibe el dibujo de un señor calvo, gordo, en la pared, sobre su cama.


VOLANDO Sonó el teléfono que presurosa contestó la mujer. Se le oyó decir: Voy volando, mientras sus pies elevados del suelo la llevaban rauda hasta la puerta de salida.

MÓNICA CID


MICRORRELATOS FINALISTAS MES DE JUNIO


BIENVENIDA - KATTY SILVA TORMENTO - ARTURO VILCHES ยกETREUM AL YOS! - Nร‰STOR FIDEL PANSERI ARRANCAR - KATTY SILVA LUNA LLENA - RODRIGO ROJAS


PRIMER LUGAR JUNIO BIENVENIDA

KATTY SILVA

En el silencio absoluto de la pequeña pero fría casa, escuchó una débil y ahogada voz proveniente del pasillo muy mal iluminado. Pensando que era su prima haciéndole una broma decidió salir a su encuentro, pero se llevó una sorpresa al verificar que el lugar estaba completamente desolado. Con una rara inseguridad se acercó a la pared para enderezar un feo cuadro familiar, cuando de él salió una mano mohosa y la misma voz ahogada pidiendo auxilio. Karina luchó contra la mano que la arrastraba al interior del cuadro, pero el pánico y la asfixia le quitaban fuerzas. Reconoció en la fea mano el anillo de su bisabuela desaparecida misteriosamente. Miró desesperada esperando que alguien apareciera, pero nada sucedió y fue llevada al otro lado del cuadro. Desde allí, cuando finalmente su prima se acercaba llamándola, se escuchó un débil y ahogado grupo de voces diciendo bienvenida.


TORMENTO

ARTURO VILCHES

No mirar a su alrededor y guardar silencio son parte del ritual en que se ha convertido la llegada a casa. Dormir con la cortina abierta y el celular bajo la almohada, en el recurso imprescindible para guardar testimonio de su cordura. Lleva varios meses en terapia y nadie entiende lo que le ocurre. . . No hay avances, en ningún ámbito de su vida. . . Quiere rendirse. Esperar que llegue el demonio y lo ataque. Que le enseñe sus ojos rojos de cólera, que lo posea y ojalá lo empuje por la ventana o lo obligue a cortarse las venas. Tomar una doble dosis, para que aunque la mente reaccione el cuerpo no pueda responder. . . Entreabre los ojos. No puede moverse ni hablar. Respira con dificultad. Siente el peso de otro cuerpo sobre el suyo, la respiración cardíaca en el oído y sobre todo miedo. “Dios”, acude la palabra como una fugaz idea y el tiempo se detiene, y ya no hay nadie. Por ahora.


¡ETREUM AL YOS!

NÉSTOR FIDEL PANSERI

¡Etreum al yos, etreum al yos!, me repetía la profundidad del espejo, como si esta frase inentendible fuese una condena. Una versión mórbida e invertida de mi rostro se reflejaba en el de manera desconcertante, mientras esa voz gutural repiqueteaba incansable ¡Etreum al yos, etreum al yos! Fue tal el horror de verme así que descolgué el espejo y lo puse mirando a la pared. Una bendecida calma poseyó mi alma, ese rostro demacrado y enfermo había desaparecido de mi infausta visión, y con ello la mortificante voz había perecido, mas de inmediato, para mi desesperanza, un murmullo fue creciendo desde el muro hasta que al fin con mi último suspiro en ciernes le escuché al espejo rebotar ¡Soy la muerte, soy la muerte!


ARRANCAR

KATTY SILVA

El corazón me latía con fuerza. Sentía como iba creciendo la indomable bestia, queriendo dominarlo todo. Pero debía seguir corriendo; nada ni nadie me detendría, no puedo permitir que vuelva a suceder, pensaba mientras corría por el bosque camino a la cueva, pero fue demasiado tarde. . . Al llegar vi que mis sospechas se habían cumplido. Miré en dirección a la luna; estaba completamente llena y la cueva se encontraba tapada. En el momento de la metamorfosis sólo alcance a escuchar el crujir de las hojas. Al segundo siguiente el golpe de un hacha sobre mi cráneo y el calor de mi sangre confirmaron la herida. Caí, y lo último que pude ver fue el monótono color café de la alfombra de hierba recibiéndome en paz, otorgándome el favor de la muerte.


LUNA LLENA

RODRIGO ROJAS

El asalto intempestivo en la oscuridad de las sombras, el filo amenazante del cuchillo en su cuello, las manos ansiosas recorriéndola a mansalva, la caída violenta para poseerla, las risas grotescas y embriagadas de deseo de sus atacantes, los gritos desgarrados para un auxilio sordo, la luz de la luna bañando la escena, la mutación convulsa de la muchacha, la perplejidad aterrada de los truhanes, la huida frustrada por los zarpazos bestiales, la vorágine de horror y muerte, un aullido final cortando la noche.


MICRORRELATOS FINALISTAS MES DE JULIO


PAGANDO EN EL SUPERMERCADO - REINALDO MORALES SECRETO - KATTY SILVA SIN FALTA - CAMILA SALAZAR TE AMARÉ - LUIS ANTONIO ARANDA FLORES ROTAS - RODRIGO ROJAS


PRIMER LUGAR JULIO PAGANDO EN EL SUPERMERCADO

REINALDO MORALES

Mientras espero mi turno, mi vista se fija en el horizonte, las voces se hacen lejanas. De pronto escucho a la cajera decir : ¿Dona los besos? . . . Me sonrojo y le digo sÍ. . . ella me mira, se para y me besa.


SECRETO

KATTY SILVA

Cristóbal subió la escalera; abajo el piano ya empezaba a sonar provocando en él un efecto raro. Apuró el paso, con el sonido de la música golpeándole el alma, pero rápidamente se detuvo ¿Hacía lo correcto? Entonces la vio salir de su habitación, y con una valentía sin igual. . . Se paró frente a ella y le entregó dos rosas, amándola con la mirada mientras se deshacía por dentro. Flaqueaba, a pesar de haberse propuesto ser fuerte. Se llevó las manos a la cara para ocultar las lágrimas que caían como piedras en el piso. Él la amaba más que nada en el mundo. Ella, esa noche se convertiría en una mujer, pero no la suya. Se aferró a su cintura como si fuera Dios, entregándose al adictivo bálsamo de su piel, mientras ella controlaba férreamente el también no caer en el dolor de este amor prohibido, mientras acariciaba su desordenado cabello.


SIN FALTA

CAMILA SALAZAR

"Eric le miraba con detenimiento. La muchacha mordisqueaba su labio inferior, claro síntoma de concentración. Sus mejillas estaban sonrosadas y casi podía oler de su piel aquel característico aroma a margaritas, miel y suavidad. Estaba a una distancia considerable, así que no podía jugar a unir en su mente aquellos tres lunares sucesivos que estaban al costado derecho de su cuello. Adoraba cuando hacía calor, porque significaba que Mía se ataba su cabello en una coleta torpe y dejaba al muchacho soñar despierto con la constelación de su piel. Ella levantó su cabeza y frunció el entrecejo. Estaba tratando de enfocar la vista a su dirección, pero él sabía que necesitaría sus lentes para percatarse de su presencia. Suponía que no le gustaba usarlos, porque apenas cruzaba la puerta de la sala de clases y se despojaba de ellos. Él pensaba que se veía adorable. Ella regresó a su libro, ajena ante la mirada curiosa de su admirador. —Mañana le saludaré. . . sin falta —repitió su eterno discurso. Y como todos los días, giró sobre sus talones y caminó."


TE AMARÉ Había una vez un enamorado que no dejaba de monologar:

LUIS ANTONIO ARANDA

“Aguardo con pasión tu amor. ¿Tal vez doy tiempo a mi sino? Echo un vistazo a todas esas esencias rebeldes que combaten por verse reflejadas en tus ojos verdes. ¡Liaré los bártulos! Estoy prendido de ti no lo ves. Dejaré brotar este sentimiento. Buscaré tu amor. Sé que amar es avanzar por anfractuosas magulladuras, ya he derrochado muchas ilusiones en incontables romances. Sin embargo, el desengaño no me avasallará. No tardaré en ir a ti. Si me humillan tus pretendientes, soportaré. Aunque me aguijoneen no declinaré. Si me derriban, serpentearé pero lograré llegar a tu ser, no me quedaré fuera de ti. Resplandeceré como poema dadá. Me deslizaré por el piso si es necesario, pero abordaré tu corazón. Cuando esté dentro de él, transitando en tus humores, me deleitaré en el itinerario, y perpetuaré cada instante, pues te he buscado desde siempre”.


FLORES ROTAS

RODRIGO ROJAS

Por la ventana del hospital su mirada huye tránsfuga a través del follaje de los duraznos en flor, perdida en la esperanza que rehúsa abandonar. A su lado él yace ausente en el camastro, lleno de agujas y sondas, apagándose lentamente tras el visaje nefasto de los doctores, imposibilitados ante el avance mortífero de la enfermedad. Ella ruega al cielo por retenerlo, negando cualquier otro desenlace. Han pasado más de treinta años y en Septiembre esas flores blancas y rosadas aún le embriagan el alma de tristeza y soledad. . . el dolor puede ser eterno, el amor también.


MICRORRELATOS FINALISTAS MES DE AGOSTO


ALIENTO DE VIDA - RODRIGO ROJAS TINA - OSVALDO ATILIO PAGANO INTERCONECTADOS - LUIS ANTONIO ARANDA VISITADOR NOCTURNO - ALBIN LAÍNEZ PERSONA ELEGIDA - KATTY SILVA


PRIMER LUGAR AGOSTO ALIENTO DE VIDA

RODRIGO ROJAS

El tiempo pasaba y su proyecto tan anhelado tomaba forma lentamente. Lo que al inicio era una montonera de cables y circuitos, su dedicación enfermiza (con años de encierro en su laboratorio) transformaba ahora en un cuerpo femenino, cubierto por una piel de silicona tan real, tan suave que muchas veces se sorprendió perdido en diversas ensoñaciones. Pero faltaba algo, la chispa de vida a su obra de ingeniería robótica. No deseaba baterías de vida limitada, quería el aliento eterno de una fuente permanente y se dio al trabajo de descubrirla a como diera lugar. Pasaban los meses y su enclaustramiento total, sus fuerzas todas, su obsesión límite, eran observadas por los ojos inertes de su creación que yacía rubia y voluptuosa colgada en un estante abierto. Esa mañana el sol se filtró por las persianas cerradas y una tenue claridad descubrió la escena. Dos vidas artificiales encontraban sus miradas yertas. Para ella el aliento de vida no llegaría jamás; para él, caducaban sus sueños en una batería vencida dentro de su cuerpo mecánico.


TINA

OSVALDO ATILIO PAGANO

Se llama Trrr35 pero yo la llamo Tina. Fue diseñada para tareas domésticas y algunas otras que requieran fuerza. La conseguí a buen precio porque le faltaba el módulo de aprender por imitación. A cambio, debo periódicamente digitar una clave en su espalda y enseñarle con ejemplos. Cuando Cuki, mi novia de carne y hueso viene a verme guardo a Tina en el armario. Tina y Cuki no se llevan bien. Cuki se divierte diciéndole cosas horribles para que Tina sonría y diga sí señora, mientras Tina alguna vez derramó café sobre el vestido de Cuki. Esa tarde cuando Cuki se fue después de haber sostenido unos arrumacos conmigo, vi que Tina se dirigía hacia mi sin haberla llamado. Horrorizado recordé que la había dejado en el modo de imitación. Pero era tarde. Me agarró con sus brazos de tenaza y me plantó un beso en la boca. Ahora estoy internado y adivinen quien me cuida: Tina. Cuki no puede soportar verme así deformado y sólo vendrá después que los robotmédicos me hayan reconstruido los labios.


INERCONECTADOS

LUIS ANTONIO ARANDA

Nos conocimos ayer por la tarde. Coincidimos en la misma fiesta. Se quedó viendo mi playera de Quiet Riot. Pronto hicimos “química”, y ese mismo atardecer nos hicimos novios. Mujer sin temor al qué dirán. Anoche bailoteamos como desquiciados, y pasamos la madrugada escuchando a Motley Crue. Al amanecer ella continuaba conmigo. Le regalé un CD de Def Leppard. En ese instante me convencí que había encontrado a mi media naranja. Descubrí que ella y yo habíamos venido a este mundo para rocanrolear hasta morir, compartiendo, pantalón de mezclilla, cerveza oscura y veladas que acabaran a las cuatro de la mañana repitiendo por enésima vez “Rock this town” de los Stray Cats. Le doy gracias al cosmos, y en particular a esa nave espacial que se averió y tuvo que aterrizar aquí, en este planeta en donde el amor parece ir perdiendo la batalla. Qué buena suerte tuve por encontrar en mi senda a esta mujer de chamarra negra y espíritu emancipado. A esta soberana de la madrugada. No me importa que sea extraterrestre, y que se llame ID75X.


VISITADOR NOCTURNO Era una jornada ordinaria, en mi trabajo de sereno. A las dos de la mañana fui a buscar algo al casillero, en el vestuario. Reinaba un silencio total y el sueño me acechaba.

ALBIN LAINEZ

Entré al recinto, y la sorpresa atravesó, como gélida descarga, todo el largo de mi espinazo. Allí en el callado y, supuestamente, desierto salón, ya que no había nadie más en la empresa, sobre una de las sillas un hombrecito color verde y de rostro apergaminado me miraba, esbozando sonrisa sin mucha convicción. Los dos quedamos rígidos en nuestro sitio, y él, quizás por romper el hielo, me preguntó: “¿ Tiene hora?”


PERSONA ELEGIDA

KATTY SILVA

Corría por los pasillos del centro experimental. No quería ser la siguiente víctima, tenía que esconderme. Hallé el lugar perfecto en el preciso momento en que las luces moradas indicaban mi huida. Me escondí bajo de un escritorio y recordé los ojos de mi compañero al momento de regresar, y lo que le sucedió por haber sido “el elegido”; no solo perdió la cordura sino la vida. El sudor del cuerpo me delató provocando la alarma de mis captores, y antes que pudiera pensar en otro escondite, tres hombres me agarraron y un cuarto me inyectó. El mundo se hizo negro. Desperté, cuando ya estaba en la máquina y levantaban mi cabeza para ponerme los lentes infrarrojos. Otras dos manos ajustaban a mi cuerpo las correas de metal, mientras a los lejos comenzó la cuenta regresiva. 10, 9, la gente se alejo de mí. 8, 7, 6, la máquina del tiempo se sello. 5, 4, 3 estaba destinado a ser los ojos y oídos de la extraña tierra del siglo XXI. 2, 1. Cerré los ojos y desaparecí.


MICRORRELATOS FINALISTAS MES DE SEPTIEMBRE


17 ESCALONES - RICARDO LAGUNA DE LA MAZA LA MOVILIZACIÓN - FANTINE MOURA EUFORIA - KATTY SILVA PROTESTA - REINALDO MORALES VERA EL SHOW DEL MIMO - ALFONSO CÁCERES RENERÉ LA CITA - RODRIGO ROJAS


PRIMER LUGAR SEPTIEMBRE 17 ESCALONES

RICARDO LAGUNA DE LA MAZA

Barrí la casa. Lavé la loza. Preparé una pequeña merienda. No tengo apetito. En esta encrucijada vital comer es casi un capricho. Afuera, parece un día como cualquier otro. Las luces del barrio se apagan una a una y las sirenas ululan lejanas. Aún me queda tiempo. Salgo de la cocina y enfilo hacia mi pieza. Levanto la trampilla debajo de mi cama. Me escondo en el frío, húmedo y estrecho agujero. Ayer se llevaron a Doña Mabel, la señora del piso de arriba. Eran las siete. Los policías repitieron el ritual: botas repicando en el parquet, puerta abierta de un patadón, gritos que claman piedad, cuerpo que rueda los 27 peldaños de la escalera y patrulla que se aleja con el detenido. Luego el silencio devora el miedo. Se han llevado a todos en este edificio, sólo resto yo. Las sirenas se acercan, el barrio se ilumina. Es mi turno. Las botas suben la escalera, abren la trampilla, me arrastran al abismo, puñetazo en la ingle y una interminable caída de 17 escalones. . .


LA MOVILIZACIÓN

FANTINE MOURA

De pronto estoy corriendo, todos gritan, logro refugiarme detrás de un kiosco de revistas, pero la estela de la bomba lacrimógena llega a mis ojos, a mi nariz a mi garganta, y por fin tengo una excusa para llorar por esta situación, por mis hijos, por los hijos de los otros, por el futuro, por la esperanza del pueblo y por la opresión del poderoso, veo un cartel que dice “Educación de calidad para todos”, recuerdo mi niñez en el sur. ¿Qué diablos hago aquí? ¡Ay! En qué momento se me ocurrió la maldita idea de. . . ¡Cabo!, qué hace ahí hombre,¿ dónde está su máscara anti gases?. . . La perdí mi sargento. . . ¡Puchas que son giles los sureños! Ya, colóquese el casco tenemos que reprimir a esta manga de subversivos inútiles, educación gratis querían, ¡Já!


EUFORIA

KATTY SILVA

Caminaba con seguridad. Se sentía poderosa y su vestimenta lo reflejaba: taco alto, falda y escote, lo suficiente para que la imaginación hiciera su trabajo. Perfume en el cuello, detrás de las orejas y las muñecas. Era su noche y las calles de la ciudad le daban la bienvenida. No sabe si sería su optimismo, o el efecto de la canción Modern Girls, pero la ciudad se veía hermosa, con sus luces y los árboles moviéndose al son del suave viento de la tarde. Se detuvo a medio a camino, mirando a la gente ir y venir. Aquella calle era muy concurrida, completamente comercial, y sin pensarlo gritó. Necesitaba sacarse la adrenalina del cuerpo. La gente se volteó a mirar y alguien le preguntó si le pasaba algo. La joven abrazo a la hermosa muchacha y le dijo "Soy la mujer más poderosa del mundo" y siguió su camino por la gran calle, con los árboles sonriéndole, eufórica de saber que su tan anhelado futuro estuviera a dos cuadras de ahí.


PROTESTA

REINALDO MORALES VERA

Jadeando, completamente mojado y con su puño izquierdo en alto, Alexis gritó: “No al lucro, ron gratis para todos los chilenos”. Luego de unos segundos desapareció mágicamente tras una cortina de gas lacrimógeno.


EL SHOW DEL MIMO —Señores pasajeros, este calendario no lo vendo ni lo regalo. . .

ALFONSO CÁCERES RENERÉ

La gorda los reparte entre los pasajeros; la mayoría mira por las ventanas, alguno dormita. Luego de esperar, los recoge. Nadie colabora. Va entonces a la parte trasera del bus; comienza el show del mimo. Apunta con su pistola de juguete a las personas, agitándose y acercando mucho su cara, obligando a que lo miren, exhibiendo una sonrisa estúpida, angustiada. Es una grotesca parodia de un asalto, que intenta ser divertida, pero que no hace gracia a nadie. Cuando finaliza su ronda de encañonamientos y sobajeos, vuelve a pasar estirando una mano. El mismo resultado: nadie le da nada. La gorda parece revivir, grita: —¡Aquí tenimos que bajarnos Maikel! Los perceptivos captan el cambio. Ya no es la voz zalamera de antes; ahora es dura y fría como el acero. Al detenerse el bus, bajan atropelladamente, él cae torpemente al suelo; la gorda lo reprende soezmente. Algunos pasajeros se ríen y comentan en voz baja, lo que demuestra que al final el mimo no era tan mal artista como parecía.


LA CITA

RODRIGO ROJAS

En el trayecto del metro se mantuvo de pié enfrentando las puertas para examinar su imagen reflejada en los vidrios. Su mirada habitualmente marchita lacerada por la soledad de sus 50 años, tenía ahora un brillo anhelante y esperanzador. Caminó con firmeza, no dándole tregua a que sus miedos le traicionasen. Lo que hacía algunos meses había empezado como un juego virtual con aquel desconocido ahora estaba próximo a concretarse en un encuentro real. Conocería su rostro, escucharía su voz, entendería la intencionalidad de sus palabras. Tantas veces lo había imaginado junto a él, alimentado por las fantasías en que gustaban incitarse mutuamente las largas horas frente al computador. Al entrar al pub hizo un barrido rápido del entorno: parejas, grupos de gente compartiendo y en una mesa, al fondo, el muchacho esperándole con sus escasos 23 años. Él mintió esa vez diciendo 34. Palpó el inminente rechazo. Pasó directo a la caja, compró un encendedor y salió raudo, temeroso, absurdo, ridículo, perdiéndose luego entre quienes transitaban


MICRORRELATOS FINALISTAS MES DE OCTUBRE


DESPERTARES - RODRIGO ROJAS MADROSS - KATTY SILVA ORBE DISÍMIL - LUIS ANTONIO ARANDA ELEVADIDO - ALBIN LAÍNEZ DESPEDIDA - REINALDO MORALES VERA


PRIMER LUGAR SEPTIEMBRE DESPERTARES

RODRIGO ROJAS

Esa mañana, tuvo la sensación que la realidad que le rodeaba, no era si no parte de un sueño del que aún no despertaba. Sus manos alargadas, brillantes y traslúcidas, eran ahora de un extraño color rosado, más bien pequeñas y lo más inusual, con cinco dedos cada una. La cotidiana acción de levitar hasta el centro de la habitación no tuvo resultado por más que se concentró en ello, generándole un estado de perplejidad y frustración que prefirió ignorar. Por la ventana vio seres transitando con pies pegados al piso, extrañamente vestidos, mientras que el espacio era iluminado por la luz blanca de un astro único en el firmamento. Recordó sus tres soles rojizos sumiéndose en una melancolía un tanto absurda. Decidió volver a dormir dentro de este sueño, para despertar efectivamente de una vez. Sin embargo, eso ya no sería posible, la explosión de sus soles convertían su mundo en polvo estelar, por lo que el Gran Sabio, había esparcido una civilización toda por el cosmos, a fin de corporizarles en nuevos seres y perdurarles en nuevos mundos.


MADROSS

KATTY SILVA

Cuando MadroSS abrió sus ojos, oídos y extremidades, no sabía que sería un héroe en la decadente ciudad de Katsunjak. Ciudad que había sido por mucho tiempo, la estrella más rápida, luminosa y grande en la constelación de KaTian. Eso hasta que los FanazMor llegaron al poder, convirtiéndose en el nido de la peor especie de la constelación, los Tinazgos. Cuando emprendió su vuelo rutinario, como parte de la rebelión, se encontró con una extraña luz, en la profundidad del río. Instintivamente descendió con un movimiento experto y cerrando sus ojos, hizo aparecer una burbuja alrededor de su cuerpo, luego se internó en la profundidad del río Chomapo. A medida que descendía, los habitantes de la ciudad acuática telepáticamente, le guiaban el camino. Cuando por fin llego, tiritó de la emoción y brotaron lágrimas de sus manos. Se acercó para tocar el perdido Sol de la antigua civilización Katiana y desapareció, yéndose a un nuevo mundo, al mundo que lo convertiría en el líder que destruiría mas tarde a los FanazMor y Tinazgos.


ORBE DISÍMIL

LUIS ANTONIO ARANDA

Hay quienes se cambian de calle, ciudad, país, e incluso de continente; yo, me mudaré de planeta. Huiré a buscar otras lunas sin título nobiliario. Para tal propósito me untaré saliva atrás de ambas orejas, tomaré doscientos mililitros de jugo de arándanos y diré las palabras mágicas: “Yo, Reinaldo, transportarme quiero al universo de Lil”. ¡Ya está! Me he cyber-trasladado al mundo que me recomendó Valeria. Aquí, volveré a empezar. Dormiré lo preciso, pero sin dejar de soñar. Daré gracias al Hacedor por cada día nuevo. Me ejercitaré en cuerpo y espíritu. Lavaré en agua caliente las liviandades que quieran adherirse a mí. Acicalaré mi traza, desayunaré para nutrirme, y replantearé mi relación de pareja con Gladys. Olvidaré nicotina y alquitrán; diré adiós al alcohol. Seré condescendiente, incluso con este ser multicolor que huele tan mal e intenta lesionarme. Elevaré miras. Llegaré puntual al trabajo que aquí me consiga, y laboraré con denuedo. Pagaré las deudas que contraiga. Dejaré impudicias y disciplinaré mi vida. Ojalá, ahora si lo logre.


ELEVADIDO

ALBIN LAINEZ

Se deslizó hacia el valle inferior, donde su casa se distinguía diminuta desde la altura, con la pequeña chimenea humeando entre árboles que montan guardia. Sonreía, mecido por la fresca brisa propia del otoño en beatitud, deleitándose con el paisaje símil maqueta que se desplegaba varios metros debajo suyo. Descendió en la galería de acceso, donde lo esperaba su esposa, ataviada hoy con vestimentas hippie-góticas. “¿Y el pan?”, inquirió como de lejos la etérea mujer. Él rebuscó en la mochila y le entregó la bolsa de comprar. “Está mojado”, reprochó ella sin enojo, había renunciado a lo negativo. Encogiéndose de hombros y caminando hacia el lavado, él respondió: “no pude evitar la cola de una tormenta súbita que entorpecía el libre tránsito, con humedad hasta el tuétano ”. Lo cierto es que no quiso perder la oportunidad de impregnarse con los mensajes de agua, que una tardía nube azul cargaba contra viento y marea.


DESPEDIDA

REINALDO MORALES VERA

-Aprendiz de mago: He reflexionado sobre tu inquietud y sería muy egoísta de mi parte seguir insistiendo en mantenerte, sé que te gusta estar a mi lado y protegerme pero sé también que anhelas volver a tu mundo. Como dije antes no te puedo obligar a permanecer, no quiero que te sientas obligada a estar conmigo y protegerme. No soy quien para cambiarle el rumbo a tu vida. Gracias totales, aprendí muchas cosas a tu lado, eres un hermoso ser, sincera, frágil y de corazón puro. . . ¡Te llevare siempre en mi corazón! -Hada: Es difícil para mí decirte adiós, yo quiero estar en tu mundo, pero de verdad tengo miedo, porque estoy siendo muy arriesgada al estar visible, si me descubren pongo en riesgo mi mundo y a todos quienes habitan en él. Has sido un buen amigo me mostraste otra realidad y recorriste parte del camino junto a mí. Ahora representas un mundo dentro de mí, un mundo que tal vez no hubiera nacido si no nos hubiéramos conocido. ¡Es tiempo de tomar caminos diferentes. . . !


OTROS MICRORRELATOS SELECCIONADOS


ELLA - RODRIGO ROJAS UN SUEÑO DE AMOR - MARÍA ORETO MARTÍNEZ SANCHIS HECHO INSÓLITO - LILIANA MARENGO HEXAKOSIOIHEXEKONTAHEXAFOBIA - MARÍA EUGENIA BENAVENT DESOBEDIENCIA ROBÓTICA - OSVALDO ATILIO PAGANO


ELLA

RODRIGO ROJAS

Espera cada verano para verla, escondido tras los roqueríos, admirándola a distancia, anhelando que el oleaje la lleve hacia él; relajada toda, flotando de espaldas mientras el sol le acaricia y el agua hace dibujos sinuosos con su cabellera rojiza. Hoy se ha aproximado imprudentemente, aprovechando la lejanía de la playa y la ausencia de otros bañistas. Ella al verlo le hace una seña. El saludo es un hechizo, explota en un deseo ciego e irrefrenable por poseerla. Nada en su dirección. La sonrisa de la joven cambia a una expresión asombrada y luego es una mueca aterrada al descubrir que bajo aquel torso de muchacho nace un cuerpo de pez. Presa del pánico, agita sus brazos y el grito desgarrado junto a una aleta colosal hundiéndola es la visión final desde la playa para los bañistas que huyen aterrados vociferando alarma de “¡¡Tiburón, tiburón!!”. Sentado en el fondo sigue imaginándola vital en la silueta serpenteante que contempló tantas veces. Ahora ese cuerpo marchito se va desprendiendo poco a poco de su abrazo, en partículas ínfimas que se hacen mar.


UN SUEÑO DE AMOR

MARÍA ORETO MARTÍNEZ SANCHIS

Anhelo los momentos en los que, silente, pienso en ti. Repaso cada uno de hechos acontecidos durante el día y en ellos me recreo buscando comprenderte. Desconozco qué sientes por mí, pues jugamos como el gato y el ratón. A veces eres adorable, me mimas; otras, sin embargo, eres el hombre duro con el que no deseo bailar. Soy consciente de que intuyes que te amo, de que tu corazón supo, desde el primer instante, que el mío se había rendido a sus plantas, incapaz de librar batalla. Sin embargo, te debates entre envites sin ofrendar plenamente tu amor. De noche, acurrucada en mi lecho, repaso cada uno de los momentos vividos cerca de ti. Sueño despierta que me besas, que me declaras abiertamente tu deseo. Otras noches, dormida, te busco como posesa sin encontrarte entre mi sueño, que acaba por convertirse en pesadilla sufriente, en exacerbado dolor. El amor no conoce de juegos hirientes, sólo sabe entregarse al placer. A pesar de sentir como dagas estas palabras, que me hunden en el pozo de la desdicha, te amo.


HECHO INSÓLITO

LILIANA MARENGO

Ante la inminente quiebra de todas las editoriales, que ha cobrado estado público en las últimas horas del día de ayer, los representantes de las mismas han admitido mediante un comunicado oficial que ya nadie lee. Este hecho que conmocionó a los escritores de todo el mundo, paradójicamente excluyó a Paco Mendoza, más reconocido como “el incomprendido”, beneficiado por su presunta incapacidad para llegar al lector. Según se cuenta, ni bien se propagó la noticia, su editor lo llamó para comunicarle que no se diera por aludido, y que siguiera escribiendo como siempre. -No entiendo –observó el escritor- Además ¿Para quién escribir si ya nadie lee? -Como siempre – repitió su editor- Para nadie.


HEXAKOSIOIHEXEKONTAHEXAFOBIA

MARÍA EUGENIA BENAVENT

En la fría morgue del hospital yace un cadáver por identificar. Las órbitas vacías de sus ojos enmarcan un rostro de facciones descompuestas por el horror. En la mano derecha sujeta férreamente un billete de lotería adquirido en la administración 666, el 6 de junio del 2006, el cual fue premiado con sesenta y seis millones de euros hace seis horas: el mismo tiempo que lleva fallecido según estimaciones del forense encargado de la investigación, el Doctor S. Atán.


DESOBEDIENCIA ROBÓTICA

OSVALDO ATILIO PAGANO

La nave se asentó lentamente. Felipe, fiel como siempre y mi único acompañante, esperó a que yo saliera de la hibernación, apagó los controles y preparó el descenso. Cuando abrí los ojos, todo me pareció extraño: este no era el asteroide de destino. No se veían montañas ni vegetación. - Felipe, ¿qué planeta es este? -Desconocido- dijo Felipe con su voz metálica. ¡Nos hemos desviado! le dije, angustiado. Mientras pensaba la acción a tomar, vi que la planicie se llenaba con seres igualitos a Felipe. Todos, la misma carita de radio a capilla siglo XX, los mismos rulemanes para andar. Mi compañero salió a saludarlos y se mezcló con ellos. - Felipe, volvé, ayudame a poner la nave en condiciones y llegar al objetivo. - Lo lamento, comandante - me contestó - yo le ayudo a arrancar los motores, poner la computadora en orden y demás pero me quedo acá. Es -te planeta es el lugar donde siempre soñé vivir.


ANTOLOGÍA CONCURSO DE MICRORRELATOS PALABRAS MÍNIMAS 2011 2012


Editorial Digital LetrasKiltras 2012


Palabras Mínimas