Page 1

UMBRAL LIZ HENTSCHEL

Liz Hentschel


UMBRAL LIZ HENTSCELL MEXICO 2010

UNA PUBLICACION DE EDITORIAL DIGITAL LETRASKILTRAS Dise帽o y diagramaci贸n Nat Gaete


Alejo Urdaneta

LIZ HENTSCHEL SEMBLANZA ESPIRITUAL DE UNA ARTISTA


Alejo Urdaneta LIZ HENTSCHEL: SEMBLANZA ESPIRITUAL DE UNA ARTISTA & LA TIERRA América en su conjunto era la continuidad de la existencia precolombina, tanto así que los mexicanos dicen que su independencia aborigen fue vulnerada por la conquista en el siglo XVI. El nacimiento estaba en el reino de los aztecas. Hubo después la restauración de la vida indígena mexicana, al declararse la independencia en 1821. Y sin embargo, esta restauración no fue una vuelta al origen sino la apertura a una sociedad nueva, occidentalizada. El camino tuvo origen antes de la Nueva España y fue suspendido por cuatro siglos, hasta la independencia que abría otra aventura en el pueblo mexicano. Para el país el pasado es una red que envuelve y protege todos los modos de su existencia, pero lo desconoce en su esencia. De los pueblos de América quizás sean México y Perú los que han conservado mayor influencia aborigen. El descubrimiento por los conquistadores dejó la impresión de una cultura muy antigua. Los poemas del Perú dedicados al dios Vichama cantaron el nacimiento de la humanidad narrada por los aborígenes precolombinos, la vida creada sobre piedras y la pesca en la plenitud marina. Eran maestros artesanos, una estirpe creadora que labraba la roca y abría surcos para la siembra; era la música triste de la flauta y el aroma del maíz en el recinto del dios de la tierra, el que propiciaba los ritos del pueblo que nació antes de que nos llamásemos americanos. México tiene en el dios Quetzalcóatl, nombre que significa La serpiente emplumada, el principio dador de vitalidad en la sociedad azteca. Mantuvo alerta el culto a la vida, en oposición a Huitzilopchtli, artífice de la guerra y de la muerte. Fue tan importante para el mundo indígena como Prometeo o Ulises para el mundo mediterráneo, o Moisés para la cultura judeocristiana. Quetzalcóatl fue un exiliado, un héroe. Se fue y siempre se aguardó su regreso, que se cumplió. En esta tierra maravillosa nació LIZ HENTSCHEL.


&& UNA ARTISTA AMERICANA Nació nuestra artista en el norte de México, en la zona fronteriza con Estados Unidos. La ciudad se llama Reynosa, y está en el Estado de Tamaulipas. Pero es la hermosa ciudad colonial de Puebla de los Ángeles su patria espiritual. El nombre del estado se debe a su capital fundada por los españoles el 16 de abril de 1531 con el nombre de Puebla de los Ángeles. La leyenda dice que los ángeles bajaron en sueños a Julián Garcés, primer obispo de Tlaxcala, y le señalaron el lugar donde había de fundar la nueva población española en el valle Poblano-Tlaxcalteca. En recuerdo de ello, el escudo concedido por Carlos V a la ciudad consiste en una iglesia de cinco torres sostenida por dos ángeles. Ciudad de México fue el destino de Liz para que se iniciara el culto por las artes plásticas. Se licenció en Antropología Social, de cuyo aprendizaje obtuvo experiencia útil para su desarrollo artístico, enmarcado en el interés por lo autóctono y social. Liz Hentschel ha experimentado con éxito todos los géneros de la pintura: el retrato y la expresión figurativa combinada sabiamente con los elementos naturales, en cuyo aspecto sea quizás que se destaca más su apego a la idiosincrasia aborigen; el dibujo al desnudo, la naturaleza muerta, el surrealismo, el arte sacro. En todas ha dejado su impronta, y podemos decir que sus representaciones visuales son las del mundo americano, especialmente las del México indígena. Como todo artista verdadero, Liz vive rodeada de sus sueños, los hilvana mientras esboza el tema extraído de alguna lectura o una visión nocturna. Nace de este modo otro mundo distinto al de su tierra, y vemos aparecer a una hermosa dama con alas de libélula, o la imagen etérea de Alfonsina en su lecho de mar. Hay aquí algo de la otredad que Liz ha buscado comprender desde que nació y habitó en Reynosa, junto a la frontera con los Estados Unidos de América, una línea que parece una herida sangrante. En su pintura están los espejos, las refracciones de luz en la bruma: el otro lado de las cosas. Como su compatriota Carlos Fuentes, puede decir que se sintió liberada al cruzar la frontera, como si de verdad hubiera entrado en otro mundo. Ella supo que allá había otra cultura distinta a la suya, e intuyó que el choque entre ambas es el origen del conocimiento del otro. Habitaba en dos mundos, y México estaba tan adentro como la certidumbre de que había el otro lado, desconocido, una apertura a lo extraño que sin embargo no lo es.


En algún momento dije que la obra de Liz puede insertarse en el Barroco, pero ella va más allá en su creación: Toca el contexto ctónico, adherido a la tierra, lo telúrico. Y digo ctónico porque la materia artística es auténtica y de modo raigal americana. Lo más destacado de su producción está cimentado en la tierra y en la raíz del americanismo. La materia prima o primigenia proviene de variados universos culturales americanos y son la médula de nuestra vida cotidiana. Lo ctónico americano sería lo opuesto a las deidades celestes, algo parecido a lo dionisíaco terrestre..

“Ofrenda” representa a una mujer indígena en actitud pasiva que resalta el carácter del aborigen americano, con un aspecto resignado que en el fondo no lo es. Cuando hice un comentario de esta obra dije haber notado la presencia de Gauguin, por el manierismo que fue la forma expresiva dominante del francés. Pero es la mujer arraigada a la tierra, en la ofrenda de flores y frutos como única prenda natural. Lo del barroco en la obra de Liz Hentschel radica a mi parecer en la plenitud del colorido y de las formas. El estilo barroco en realidad es más que un estilo: es una forma espiritual de expresión artística que se repite en el tiempo de manera discontinua. Es una constante del espíritu. El Barroco teme al vacío, huye de las ordenaciones geométricas. Multiplica en sus creaciones lo que se ha denominado “Núcleos proliferantes”, es decir elementos que, sin un eje central a la vista, llenan todo el espacio del cuadro. El autorretrato titulado “Reflexiones” es una prueba de lo dicho: aunque puedan apreciarse rasgos expresionistas, hay unidad desbordada hay unidad desbordada hay unidad desbordada lo que me hizo recordar la escultura de Bernini: Éxtasis de Santa Teresa.

“Escribir es como dibujar; dibujar es como escribir”, Me escribió una vez Liz. Ese comentario de nuestra artista me recordó lo que decía Beethoven acerca de la creación. Expresó que los términos componer y escribir poesía eran sinónimos, y nos imponía el mandato de escuchar su sonata número 17 para piano: La Tempestad, y leer la obra de Shakespeare. La pintura es también un sistema de representación que, al igual que la poesía y la música, está constituido por diálogos, reglas y convenciones propias. Vemos, por ejemplo, un diálogo en los trazos de lápiz que nos muestran a Vincent (“Mi lápiz y yo”) en una expectante actitud. La artista ha puesto el rostro adolescente como una parte de la totalidad del cuadro, pero quien lo contemple notará la presencia del otro que está allí. Liz puede abordar el arte abstracto sin perderse en lo informe. “Génesis” tiene de pintura abstracta si lo vemos como la masa del azul; pero al contrastarlo con la intención patente o no del creador puede ser otro el sentido.


Permítaseme reproducir a este respecto unas ideas contenidas en mi libro: “El Arte, una apreciación personal”, porque atañen al efecto psicológico de la naturaleza y el color. Son estas: “El pintor romántico alemán del siglo XIX, Caspar David

Friedrich, decía que el arte tiene un carácter alegórico y refleja la respuesta emocional del artista f rente a la naturaleza. Él mismo afirmaba que todos elementos de la composición tienen carácter simbólico: las montañas son una alegoría de la fe, los rayos de sol en el crepúsculo simbolizan el final del mundo pre cristiano, y los abetos representan la esperanza. También los colores juegan en la expresión de los estados de ánimo: por ejemplo, los fríos y de iluminaciones claras potencian los sentimientos de impotencia ante el ímpetu inquietante de la naturaleza.” El arte abstracto no puede prescindir de la intención que mueve el acto creativo, aunque el artista no la tenga en la consciencia vigilante. &&& He tratado de entrar en el mundo mágico de Liz Hentschel, porque es ciertamente un espacio del realismo maravilloso americano. Nuestro continente ha creado profundos mestizajes en los espacios de la cultura, más allá de lo racial. Eso nos califica como un continente barroco. Todo lo que vive nuestra gente maravilla en la riqueza de su misterio: la inmensidad de los bosques y los ríos, el caudal de mitos que se descubren en las celebraciones religiosas. En todo se multiplica el asombro, como nos lo pinta Liz en ese hermoso cuadro titulado “Tecoac abajo: Un camino”. En ese vacío hay una luz tras la cual está Dios. Caracas, Venezuela. Febrero de 2010


LIZ HENTSCHEL UMBRAL


Comentario de Vida (México):

Precioso cuadro: "La Verja", me invita a pasar y a explorar lo que hay más allá. Me invita a adentrarme y descubrir mi propio interior, a descubrir la felicidad. Un precioso lugar para meditar. Gracias por compartir Liz.


LA VERJA Pastel sobre papel terciopelo 47 x 72 cms Liz Hentschel


Comentario de Mónica (España):

He mirado tu obra de arte y me he encontrado paseando por ese bello paisaje, sintiendo el esplendor de la naturaleza, el olor que desprenden las plantas cuando están húmedas por la lluvia y la sensación de bienestar que transmite tu lindo cuadro. Eres toda una artista, en todos los sentidos. Tu cuadro se ve tan real y transmite tanto que no parece que este plasmado en un lienzo. Te felicito Liz.


EL JARDĂ?N DE KEN Pastel sobre cartulina Gamucina 75 x 42 cms Liz Hentschel


Comentario de Aur.R.C. (España):

Antes que nada " Bello tu cuadro y tus letras". El camino de la vida. Tus colores están en función de los avatares de nuestro devenir, como siempre tus lienzos y poesías van de la mano. Hay mucha gente que cree que la vida es ese camino y nosotros transitamos por él, cuando en realidad el camino no existe, nosotros vamos cambiando de un día a otro, y así vamos haciendo el camino. Machado. Caminante no hay camino se hace camino al andar. Un beso mi bella pintora. Un tuareg sabe que la luna hace caminos de plata sobre el mar.


CAMINITO Pastel sobre papel Gamucina 75 x 57 cms

Liz Hentschel


Comentario de PoiĂŠsis (Puerto Rico):

Jardinera del viento en equilibrio: Y la flor, luminoso microcosmos, abre un vientre prodigioso, belleza que pare ojos, presagiando fruto y gozo, que nutrirĂĄ los cigotos, semillas de nuevo soplo, germinan al nuevo asombro, pan del ave y macrocosmos, ala de todos nosotros. Pasado, presente y futuro, trĂŠmulas piedras de fuego maduro, triple forma de ver al mundo: semillas, ĂĄrbol o frutos; vida y muerte en mismo surco, hiedra que hiere los muros, conciliando sombra y rumbo...


ÁRBOL ROJO Óleo sobre papel 40 x 30 cms


Comentario de Mauricio Puga (Chile):

A tu bello jardinero se le ve concentrado en su faena como si fuera la mas importante del mundo.... ¡Y creo que lo es! Yo diría que es parte del jardín y se inmola para dar significado a la belleza... ¡Una hermosa obra! ¡Un fuerte abrazo y un beso grande!


DON DOMINGO Pastel sobre papel de Amate 90 x 70 cms


Comentario de Christián (España):

Tu pincel esboza magia, porque a través de tus pinturas, recordamos imágenes que en el fondo son espejo de aquellas visiones mágicas que jamás olvidamos, a diferencia de nuestros miedos, como esta ventana de luz. Gracias por hacerme recordar...


HADA EN LA VENTANA Pastel sobre papel 80 x 50

Liz Hentschel


Comentario de Nat Gaete (Chile):

Un cuadro con remembranzas de colores barrocos. La luminosidad tĂ­mida que envuelve a la cesta de flores le otorga el encanto de lo simple resaltando sobre los colores dramĂĄticamente oscuros del entorno.


TORNAFIESTA Pastel sobre cartulina 100 x 80 cms

Liz Hentschel


Comentario de Alejo Urdaneta (Venezuela): En ésta como en muchas obras de Liz, el azul predomina. Quizás sea su misma composición química y física, con la piedra ciega que se convierte en lapislázuli y nos transmite el infinito. Los objetos se exponen en un cielo intenso que no existe sino en la actitud romántica que exalta su densidad.se nombra como la "estética de lo inmaterial", el sueño romántico más allá de la realidad. Porque en la literatura y el arte romántico, el azul representa la añoranza de una realidad distante e imposible de ser tocada. En esta obra de gran belleza, nuestra gran artista desarrolla intentos nuevos dentro de una idealidad ya definida en toda su obra. Rembrandt era romántico sin haberse iniciado formalmente esa corriente de las artes. No hay un estilo romántico, como tampoco un estilo barroco. Son manifestaciones expresivas que regresan después que la prehistoria las había aceptado.


Liz Hentschel

TALAVERA Ă“leo sobre tela 70 x 50


Comentario de Nat Gaete (Chile): Una de tus creaciones que siento de mis favoritas. El color que adquiere tu paleta en este pastel me recuerda la luz de las bailarinas de Degas y asocio este cuadro, precisamente por el movimiento de sus l铆neas y delicadeza, a una bailarina. Luz y trazo juegan un rol exquisito en esta composici贸n.


ESPIRALES Pastel sobre papel Cansson 50 x 70 cms Liz Hentschel


Comentario de M贸nica (Espa帽a):

Querida Liz. Cuanta belleza hay en tu cuadro. Me encanta la luminosidad que crean esos rayos y todo lo que representa, inspiraci贸n, recuerdos, anhelos, sentimientos y el espejo de tu alma. Eres una gran pintora y a la vez tus palabras dan vida a tu cuadro.


Liz Hentschel

ANHELO Ă“leo sobre tela 120 x 80 cms


Comentario de Alejo Urdaneta (Venezuela):

El agua, el fuego, los elementos que componen el mundo tuvieron quizás un comienzo azul. Posiblemente fue un caos y las formas parecían desorganizadas, como una selva intrincada en la que se juntan las fuerzas creadoras para constituir unidad. El azul es infinito y puede ser el inicio de toda forma terrestre conocida. El Génesis que nos regalas tiene un ojo central que dirige el movimiento para formar galaxias y sistemas estelares. El azul acuático pudo haber sido el primer impulso de auto organización cuando el agua - azul profundo - circuló por los canales de la tierra nacidos de las erosiones del fuego. Génesis e idea en un cuadro bello del azul de Rubén Darío. Gracias por esta muestra de tu arte.


GÉNESIS Óleo sobre tela 80 x 120 cms Liz Hentschel


Comentario de Byron Javier Picado M. (Nicaragua):

Bello cuadro, azul con plateados resplandores, bello poema, cada mujer es un enigma, diversos caminos, verdades y misterios que es maravillosos descubrir o quedar en el intento...


Liz Hentschel

EL REBOZO AZUL Pastel sobre papel Cansson 80 x 60 cms


Comentario de Nat Gaete (Chile):

Un cuerpo femenino delineado contra el azul por esos destellos amarillos anaranjados brindan un conjunto simple, pero conmovedor. La mujer y el agua, la simplicidad de la composici贸n art铆stica nos hacen precisamente cautivarnos en esta creaci贸n.


TURQUESA Pastel sobre papel Cansson 60 x 80 cms

Liz Hentschel


Comentario de Aur.R.C. (España):

Que puedo decir, ¿el oleo?, sólo una cosa, ¡que bien pintas!, tu manera de crear conjuga el verbo ilusionar, eres una maga del pincel, por eso sin darte cuenta o dándotela, dices "Nunca lo sabré, el caso es que hoy amanezco distinta: renovada, y como bañada en azules" , claro, es lo que me ha pasado a mi, me he visto empapado de tus azules, de tus ilusiones, de esa ola que es la ilusión y nos lleva a la playa de la creación o me encuentro arropado en esa ola de tu creación para suavemente en su bañar, lentamente, pausadamente, depositarme en la playa de la Ilusión. Un beso mujer. Un tuareg sabe que el arte no tiene marketing, entra por los sentidos, no hace falta que te digan lo que es, el verdadero es el que descubres tú.


Liz Hentschel

EL SUEÑO / LA OLA Óleo sobre


Comentario de Antonio Martín (España):

Pues a mí tu cuadro me ha puesto en contacto con la magia del mar. Es curioso que tu pintura, sin ser realista, tiene algo dentro que te conjura y te hace viajar al lugar pintado. Es como si captaras el alma del paisaje. Muchas gracias, Liz, por este bello regalo.


LAS LUNAS DE ESTE SUEテ前 Pastel sobre papel Cansson 80 x 65 cms

Liz Hentschel


Comentario de kaoskaos (España):

Liz te felicito por esa creación tan espléndida, siempre imaginé a una Alfonsina paseando los fondos marinos como plasmas en tu cuadro, gracias por hacerla visible a todos de esa manera tan bella y acompañada de tan hermosos versos. Ahora siempre que ponga mi canción de Mercedes Sosa la veré como tú la has pintado. Un beso querida amiga.


Liz Hentschel

ALFONSNA Y SU MAR Óleo sobre 90 x 60 cms


Comentario de Aur.R.C. (España):

Un desnudo, tu lienzo, arte, cabello en cascada que deja ver, como el rio antes de precipitarse desde lo alto, todo un valle de sensualidad. Cuando el que mira contempla atentamente el lienzo se engaña, porque la mirada de sus ojos no tiene que quedarse con la apariencia. Tienen que ir más lejos, ¡a tus manos pintora!, que son apéndices de un alma que transgrede las cosas banales llevándonos al reino del arte. Un beso mujer. Un tuareg sabe que después de la cáscara está la vida o la decepción.


LA LLAGA Y LA ROSA Óleo sobre tabla 80 x 60 cms

Liz Hentschel


Comentario de Alejo Urdaneta (Venezuela) Junto con su otra obra del erotismo: Danaé, esta que tú recreas sobre El beso de Klimt no tiene la crudeza de la anterior para exponer la sexualidad femenina y lo que tiene de hermético e inaccesible para el varón. Danaé es el orgasmo que Zeus provoca al convertirse en cascada de oro (sobre tema escribí una alegoría - cuento). Liz nos ofrece esta versión de El beso de Klimt, que modifica el abrazo amatorio y la actitud expresiva de las manos de la mujer, pero Liz da a su obra un sentido mítico distinto. el hombre nos parece un aborigen americano, con lo que la obra adquiere el significado del mestizaje. Aprecio también un aspecto que he tratado en otras obras de Liz: la plenitud de luz y colores, fundidos en las figuras de la pareja. La luz ilumina el vestido de vivos colores de la mujer, y se proyecta hasta el fondo de vegetación cerrada que rodea a los amantes. La naturaleza y el ser humano se unen en el acto para realzar su fuerza expresiva. Bella adaptación creadora la que nos ofre-

ce Liz.


Interpretación de Liz Hentschel De “El beso” de G. Klimt Técnica mixta, pintura al temple Y estofado con hoja de plata y oro sobre madera de encino 30 x 30 cms

Liz Hentschel


Comentario de Carles GOVA (Guatemala):

Un monólogo a dos voces una imagen propia a cuatro ojos una colmena de pensamientos con su enjambre de sentimientos flotando silente por un momento estáticos mientras la mirada se entrecruza con la mirada la luz con su contraparte entre sombras cabellos sueltos pliegues que cuentan historias y ese constante de expresiones simbólicas que expresan todo lo que desean ocultar en el mismo acto,,, Una canción que se vierte en su drama de luces y sombras de recuerdos y fantasía,,, la arruga de las risas cuenca de lágrimas Ella el poema mismo en su lienzo contemplando en mirada perdida al portal de su alma...


REFLEXIONES Ă“leo sobre tela 60 x 80 cms Liz Hentschel


Comentario de Nat Gaete (Chile):

El talento y oficio de Liz se puede apreciar en el delicado trabajo que se aprecia en las piezas de plata de este cuadro. Cada una de ellas ha sido pintada con la misma mano que el artista platero las creó, el volumen y las luces reflejadas en ellas son notables y, ante la aparente frialdad de este metal, se contraponen las flores que otorgan aún más fuerza al conjunto. Nuevamente el halo de la luz de la añoranza envuelve este cuadro.


PLATA ANTIGUA Pastel sobre papel Ingres 55 x 75 cms Liz Hentschel


Comentario de Andrea Arco Blanco (España):

!! Qué belleza, cariño, cuánta sensibilidad y talento tienes !! Me encantan, me fascinan tus obras !!. Son un regalo cada una de ellas para el alma. Te admiro muchísimo, Liz, como artista tienes el Don de hacer vibrar con cada detalle de tus obras, no son sencillos cuadros bellos, tienen ALMA, CORAZÓN, VIDA. armonizas los colores con una gran maestría y parece como si pudiera acariciar cada elemento con las manos... con el corazón.


PROPĂ“SITOS Pastel sobre papel 39 x 58 cms Liz Hentschel


Comentario de Nat Gaete (Chile):

Una naturaleza muerta que conforma un conjunto en deliciosa armonía, El trazo, los colores, la composición nos hacen fundirnos en la entrega de la artista y nos hace ser partícipes del ambiente y del momento de génesis de este hermoso pastel.


CANASTA DE NĂ?SPEROS Pintura al pastel 50 x 70 cms

Liz Hentschel


Comentario de E. Pino (España):

Me gusta muchísimo cómo los colores se van suavizando al alejarse, la armonía del conjunto. No es un bosque umbrío, sino uno por el que me gustaría pasear a la caída de la tarde para disfrutar los marrones, verdes, y amarillos. ¡Precioso conjunto! Un abrazo.


CAMINO A VENADITOS Acuarela sobre papel Fabriano 50 x 70 cms Liz Hentschel


Comentario de Beni (España):

Amiga mía nos has deleitado con un cuadro bellísimo, en tu acostumbrada luz pastel, recreas la magia del prisma descomponiendo la luz, en la metáfora del sol a su paso por las hojas regalando un lujo de colores por el bosque. Pero aun vas más allá, poniéndole al pie del cuadro un magnifico soneto, perfecto en rima y métrica, con deliciosos encabalgamientos, y bellas palabras, que expresan el más sabio de los mensajes.


TECOAC ABAJO Ă“leo sobre Masonite 30 x 50 cms Liz Hentschel


LIZ HENTSCHEL


CURRICULUM ARTISTICO DE LIZ HENTSCHEL I Exposiciones Individuales Abril de 1992. “Poesía Silenciosa: Homenaje a la Tierra”. Polyforum Cultural Siqueiros, México, DF. Evento patrocinado por la UAM-Iztapalapa Junio de 1993. “Ofrenda”. Teatro de la Ciudad, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas. Organizado y presentado por el Instituto Chiapaneco de Cultura. Julio de 1993. “Ámbar”. Ex Convento de Sto. Domingo, San Cristóbal de Las Casas, Chiapas. Organizado por el Instituto Chiapaneco de Cultura. Enero de 1994. “Ecos y Reflejos” Colegio de Michoacán, Zamora, Michoacán. Presentado por El Colegio de Michoacán. Mayo de 1994. “Pasajes” El Ciruelo, Tepoztlán, Mor. Junio de 1994. “Umbrales” Casa Chata, Tlalpan, D.F. En colaboración con el Colegio de Antropólogos y el CIESAS


(Centro de Investigaciones y Estudios Sociales en Antropología Social) Evento Pictórico-Poético con la Presencia de la escritora Raquel Barceló para conmemorar el XX Aniversario del Colegio de de Antropólogos, A. C. Octubre de 1994. “Tiempos de Ritual” Exposición presentada dentro del marco del Sexto Festival Cultural de Tepoztlán. Galería Siglo XXI. Tepoztlán, Mor. Abril de 1997. “Jardines de Luz y Sombra” Galería “La Casita”. Polanco, D.F. Noviembre de 1997. “Semillas” Torre Ejecutiva de PEMEX, México, D. F. Octubre de 1999. “Tiempo de Silencio” Ex Convento de la Natividad, Tepoztlán, Mor. Bajo los auspicios del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) Octubre de 2002. “Creencias y Querencias: Las Fiestas en Tepoztlán” Instituto Iberoamericano de Finlandia, Madrid, ESPAÑA Agosto de 2003. “Liz Hentschel: Un Viaje Personal” Casa de Arco, Cuernavaca, Mor.


Noviembre de 2003. “Múltiples Ecos” Galería “3” Rancho Los Arcos, San Lorenzo Acopilco, Edo. de Méx. Enero de 2006. “Renacimiento” Club Alemán de México, Tepepan, D. F. Septiembre de 2006. “Rincones del Alma: Paisajes de Tepoztlán” Misión del Sol Cuernavaca, Mor. Noviembre de 2007. “Amates y otros Árboles” La Luna Mextli, Tepoztlán, Mor.

II. Muestras Colectivas Liz Hentschel ha participado en 18 presentaciones y exposiciones colectivas. Entre otras, se citan las siguientes: Novimebre de 1990. Segundo Festival Cultural de Tepoztlán. ExConvento de la Natividad, Tepoztlán, Mor. Noviembre de 1991. Tercer Festival Cultural de Tepoztlán ExConvento de la Natividad Tepoztlán, Mor


Diciembre de 1992. “Homenaje Artístico a Nuestros Ángeles” Ex Convento de la Natividad Tepoztlán, Mor. Noviembre de 1991. Quinto Festival Cultural de Tepoztlán Galería Arte para Todos Tepoztlán, Mor Marzo de 1994. “Por la Primavera” Liz Hentschel fue la organizadora de este evento, aparte de participar en su calidad de pintora participante. Auspiciada por el INAH y el CONACULTA Mar de 1998. Séptima Feria del Arte 1998 Centro de Artes Creativas de Cuernavaca, A.C. Cuernavaca, Mor. Agosto de 2000. “Metamorfosis” Centro “Argenta” Tecamachalco, D.F. Noviembre 2009. “Arte que Circula” Galería Turbina Ololiuhqui, Tepoztlán, Mor. Noviembre 2009. “Florecimiento Cultural” Museo de la Ciudad de Cuernavaca, Cuernavaca, Morelos.


III PUBLICACIONES La obra de Liz Hentschel ha sido publicada en varios libros y revistas: “Agenda Lunar”, Editada por Virginia Sánchez Navarro, Año 1991 Participa con uno de sus Umbrales Revista “El Shuti”, Año I, No. 9, (Portada) Universidad Autónoma de Chiapas. Tercer Festival de Escritores Chiapanecos, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas Septiembre, 1993 “Momentos”, Poesía de Yolanda Paredes (Portada) Editorial Corsa, S. A. México, 1994 “Artistas Plásticos: Huella entre Milenios 1999-2000” Ediciones Gráficas, S.A. de C.V., México, D.F. 1999 “El Arte del Cuerpo Humano” Ediciones Gráficas, S.A de C.V., México, D.F. 2000 Calendario 2001 de “El Arte del Cuerpo Humano” Imagen del Mes de Julio


"Un sitio de profundidades quizás abismos y dudas dándole dimensiones quizás la noche, quizás el sentimiento... pero como una luna de plata que saca de sus agujeros a las sombras, así tus flores iluminan tu estancia tu conciencia tu constancia tus pasos tus claroscuros con luz propia, la tuya, como una sonrisa, llenando de detalles la habitación y opacando cualquier matiz de oscuridad"

Liz Hentschel FLORES DE LA PASIÓN

Carles Gova

Técnica mixta sobre madera de caoba (Témpera y estofado de plata Sterling) 25 x 35 cms


Liz Hentschel

UMBRAL LIZ HENTSCHEL UNA PUBLICACIÓN DE EDITORIAL DIGITAL LETRASKILTRAS 2010

UMBRAL  

Libro de la pintora mexicana Liz Hentschel

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you