Page 1

GiraPoema

2011


Haz rodar una poesía GiraPoema 2011 Creadora y coordinadora : Nat Gaete Imagen de la portada: Isabel Motta Ícono: Agustín Calvo Galán

2


La

Norma SegadesManias Argentina

3

vida acecha, a diario, las fibras sensitivas; despliega ante nosotros sus infinitas intemperies, asedia el alma desde todos los flancos, embiste las palabras en desorden hasta los huecos duros del silencio, asciende a las cenizas enlunadas o desgarra con zarpas de tinieblas y a veces, sólo a veces, nos deja vislumbrar el fugaz centelleo de un reflejo en lejanos azogues. Entonces conocemos la poesía. Fue creada en el instante del trueno y los presagios, de la verde llovizna y la tierra encrespada; una dríada salvaje que atravesó los cauces seminales del origen para engendrar, en cada ser viviente, la liturgia alfarera de sus voces. Es inasible y casi inexplicable. Se oculta en nuestras íntimas callejas, en guaridas de cuarzo subterráneo, va transmigrando, clandestinamente y un día, sin aviso, nos invade. Y aquellos que pudimos ser aristas, alambres, filos, dagas, esqueletos de ortigas, somos vasijas, cántaros, vertientes, úteros torrenciales donde el verbo despeña sus sílabas azules; zarzas avasalladas por decisión de un fuego que nos revela brillos dormidos en la escarcha, las duras cicatrices que clavan dentelladas, los aullidos mecánicos perforando la noche, las hojas que destierra en su agonía la cintura inocente de los plátanos, la carne mutilada, el largo luto de las muertes largas... Y aquellos que pudimos ser gárgolas de piedra, patrimonio del odio o de la cólera, arquitectura de indolencia o páramo, heredamos este espacioso oficio de traducir vocablos fugitivos, erigimos la claridad fecunda del lenguaje, diseminamos sus simientes grávidas. Venimos de distintas geografías. Nos mecieron en cunas impregnadas con humildes cadencias de maderas o en la dorada asepsia de los bellos metales. Venimos de muy lejos; de hedores o fragancias, pedregales o rosas, goteras, seda, encaje o desamparo. Por eso, cada poeta la ama, la seduce, la interpreta y la expresa en ese original abecedario que le dicta su sangre. Y ella congrega por igual el pan y las corolas, la sangre y el otoño, el rocío y el hambre, el frío, el horizonte, los harapos. En mi opinión, es fuerza y testimonio. No le calzan las hipocresías ni las falacias ni la indiferencia. Reclama exactas proporciones de cielos transparentes y légamos descalzos. Porque, ¿qué sentido tendría la espesura final de la belleza si no prevalece en ella la mirada del hombre, esa efímera huella de la estirpe? ¿Cuál sería, entonces, el idioma del aire, del sol, de la distancia? Ser poeta no es sencillo. Hay que asumir un compromiso, establecer un pacto con la autenticidad, abatir cada puente levadizo y permitirle entrar a saco en nuestros calendarios hasta lograr que sentimientos, convicciones, actitudes y escritura constituyan una unidad sin intersticio alguno. Desmitificando nuestra tarea, pero reconociendo


que hemos de librar duras contiendas contra la frivolidad y el esnobismo. Repudiando demagogias literarias, pero comprendiendo que la verdad está golpeando siempre a nuestra puerta con sus empecinados aldabones. Alguna vez su máscara de arcilla – esa cruel dualidad de luz y sombra -, llamó a mi corazón con resecos nudillos de miseria y allí, frente al vacío de ácidas agonías y amarillos martirios desdentados, tuve la breve revelación que dio sentido a la proporción y simetría de mis versos. Sin mayor explanada para erigir su esencia que aquellos territorios que nos legaron Pablo (Neruda) y Federico (García Lorca), Miguel Hernández, Mario Benedetti... y tantos otros que andan mis desmemorias pero siempre renacen porque en sus fuentes beben mis raíces. Sin otras intenciones que esta antigua ternura. Sin más bandera al viento que los sueños del hombre engalanando el mástil de mi canto. La poética es solo un destrenzar este desvelo, un buceo en las médulas nocturnas para tocar la entraña de la greda, para sentir la furia del amor y del odio, para besar el miedo que aguijonea sombras debajo de los párpados, para tejer la trama deshilada de tantas soledades, para velar las claras libertades o los magros gajitos de esperanza. Porque quise asumir esta insolencia de ser la voz de los que callan; encabritando andamios, estrenando ternuras, orillando la sed y los incendios, recorriendo los vientres de la lava, deshojando el olvido, pariendo los hastíos cotidianos.

Norma Segades – Manias

De el libro “EL AMOR SIN MORDAZAS” 4


En esta mañana cuando

Javier Martín Pedrós España

5

mi soledad se siente sola necesito más que nunca acariciarme para borrar escritos que nunca existieron, Y amar... Amar profundamente este tiempo de desierto que llevo dentro y dar aullidos de amor sin vergüenza, antes de ahogarme de tristeza.


Lluvia

Carlos Ardohain

Argentina

Está lloviendo sobre la tumba de mi madre el agua se filtra entre los terrones como si quisiera extinguir la eterna sed de la muerte está lloviendo sobre la cabeza centenaria de mi padre que da vueltas en la calle buscando un fiat 600 que tuvo hace 50 años cuando lo convenzo de que el auto es un recuerdo finge que ya lo sabía y sube conmigo a casa está lloviendo sobre las infectas aguas del riachuelo llueve sobre el amor que se da que se niega que se rechaza sobre el odio y la ignominia llueve sobre el tiempo y la historia sobre la marcha inexorable de los días llueve sobre la desolación de pensar que el agua que cae no lava nada sólo cambia la mugre de lugar deslocaliza la roña pone en movimiento lo podrido pero aun así no obstante eso sin embargo lo podrido pero aun así no obstante eso sin embargo

6


ERRATA 2011

Agustín Calvo Galán

España

7


Agradezco la sed mi hambre de lobo el espacio vacĂ­o entre mi boca y el mundo

Susan Urich

Agradezco el camino de agua que al perforar la tarde me ha hecho correr de mi cuerpo tan rĂĄpido

Venezuela

tan descalza que al tropezar contra el vidrio de mi propia sombra supe que casi todos mis fantasmas caben en un frasco

8


Ascensión

Zully García

Cierro mis ojos, despliego mil alas , busco despacio mi universo de luz. Me rodean presencias aladas, abrazándome silenciosas en su transparencia azul. De lejos se acercan sinfonías angélicas vibrando en brisa sideral. Desplegando abanicos de luces, que despiertan de mi vida mi alma inmortal.

9


MAL…DIGO

Fernando Omar Vecchiarelli

Argentina

10

En mi lecho todo es sombrío. El tiempo así lo ha querido. A esa Luna atrapada en mi cabeza Que insiste en alumbrar el metal frío. A esa niña que ve su rostro, reflejado celestial y pasivo. Luz sobre los bordes mismos de mis pies cansados. De caminar los senderos ya extraviados. En mi lecho todo esta desordenado. No alcanzan las ventanas. Para escapar cada noche hasta tu nido. Y regresar cada mañana extenuado, sin sentido. No logro que el espejo de tus ojos. Me devuelva la imagen que he perdido. Maldigo al metal iluminado Maldigo la tristeza y el olvido Maldigo el regresar a esos brazos. Que no pueden contener mi corazón herido. Mal…Digo.


Rutas Alternas

Alicia Fontecilla Chile

En esta noche de música ajena no escucho tu nombre más allá de esta ventana a la que me asomo a revisar el orden de las nubes y la imagen de un cielo que todavía se anuncia negro Es la lejanía la que me viste de fiesta la que me interroga con ojos abiertos y gestos de extrañeza ¿dónde están los mares que he llorado? ¿dónde la sangre que vertí en tus venas? No he muerto, me digo, soy la que soy aunque reviso una a una las puertas cerradas una voz nueva, naciente de tulipanes y fresas me empuja por caminos de bordes lisos en los que tu rostro no se refleja

11


Perdido Los árboles lloran como las hojas amarillas que caen. Más agua para el cielo.

Monserrat de Jesús Ovalle Carvajal

Chile

Abandonaste la armónica, entre notas desafinadas te llama. No está ahí como creías. ¿Quién dijo que sería fácil? Aún cuando no quieres encontrar los fragmentos el viento los levantó del suelo, te recuerdan la ropa tendida que dejaste en casa, te recuerdan aquellas cosas que no quisiste vencer. Cuando cuesta tanto arreglar la pared de mensajes mezclados es mejor cerrar los ojos por un rato y escuchar a la armónica que canta.

12


Envoltura

Remisson Aniceto Brasil

¿Idiota! ¿No ves que nada eres? Apenas fina capa mohosa te protege de la podredumbre. Gusanos hambrientos te rodean. ¿Ignoras que en un pase mágico, en un segundo apenas cae por tierra toda la altivez y el bello papel de regalo revela la fétida masa? El gusto amargo de la hiel, la visión incierta, el torcerse de las piernas, el descontrol total... todo es inevitable! Cualquier día serás presa fácil: el tiempo es impiedoso. El trágico fin no depende de tu voluntad. La arrogancia que derramas no pasa de ser faceta inútil de tus diversas fases vanas y mundanas. Al sol poniente, el rostro marchito y los huesos corroídos dolerán más que en aquellos que tuvieron la precaución y el buen tino de ser simples y ocultos. Quedarán tus lindos cabellos... ¿Y qué utilidad tendrán tus cabellos, hilos huérfanos y subterráneos, dispersos, opacos sobre los huesos. Traducción: Graciela Cariello para Revista Internacional de Poesía "Poesía de Rosario" N. 18

13


Tangopatテュa V

Juan テ]gel Italiano Uruguay

14

este poema no es un poema es un inmigrante subrepticiamente disfrazado de poema que busca entrar a escondidas y quedarse en la uropa o en la usanation para disfrutar o merecer una mejor vida (como poema, claro)


Conformidades

Máximo Alberto Rangel

Venezuela

Un rayito de sol, un mendrugo de pan y una pizca de amor, si es que es posible, yo no quiero más nada. Y del campo el verdor, y de un libro el saber, y de la música un son que apacigüe el ardor del estar y no estar y del ser y no ser. Y la gracia de Dios por sobre todo… Y el poder yo mirar muy de frente a otros ojos sin tener que cargar en mi alforja tristezas, en mi alforja tristezas, ni rencores, ni enojos. Y el saber que el tener puerta abierta es al dar o un viejo desván donde

15

duermen despojos y egoísmos mezquinos… Sólo así sentiré que nos es vano mi andar compartiendo mi sol y mi techo y mi pan, y mi canto y mi voz, y con música-amor ir sembrando caminos.


Atrapado en un sueño

Marquesa Luna (Carmen Castro)

España

A veces me preguntaba como calaste en mi vida, que una noche suspiraba al filo de una alborada. Apenas rozo tu imagen me enardece el corazón, y no puedo serenarme porque pierdo la razón. Aunque viviese en tinieblas y nunca despertase el alba, en la oscuridad y a ciegas, palparía el son de tu alma. Este mundo que creamos en un cielo imaginario, este mundo es de los dos sin prisas ni calendario. Estoy feliz en mi ensueño porque sé que tú lo estás, y aunque sólo sea en sueños, tú en mí, siempre estarás.

16


LUX AETERNA

Francisco José Blanco Torres España

Tus pies son como raíces que se hunden en la tierra de la tierra vienes y de la tierra eres como sombra y agua, sonrisa y crepúsculo. Tu carne es tu ley y tus ojos son el mar que abre sus entrañas y escupe la sal. ¿Saber es conocer? Si conocer es amar, tú eres mi verdad. ¿La verdad? Es una gastada moneda de dos caras que nadie puede acuñar una espada de dos filos que nadie puede empuñar. Sé que en ti mora el mismo fuego la negra llama la oscura Moira que teje y desteje el hilo que a ti y a mí nos devora. Hemos llegado al final del camino. Es la hora. Sábanas de piel dura cubrirán mi rostro. Delirios de madrugada velarán tus ojos. Testigo será el alba de nuestra condena, como amarga sentencia aún por cumplir. La culpa no es nuestra, pero pagamos la moneda. ¿La verdad? Es esta: En la otra orilla, con culpa o sin ella Caronte en su barca nos espera.

17


Nuestro amor son los placeres de la vida I

José Patricio Chamorro

Chile

Tus caricias son la guinda de mi deseo Tu pasión es el postre de mis sentidos Tus besos son el néctar de mi cuerpo El latir de tu corazón se bate como suave espuma Mientras nuestra respiración nos perfuma Deleitándonos con sabores de suspiro limeño. II Y probaremos mil veces los placeres de la vida Sumergiéndonos en los mares del recuerdo Viajando a través de un cálido mediterráneo Recorriendo selvas y llanos Deshaciéndonos en desérticas dunas de ensueño Culminando en las atlánticas aguas de paraíso terreno. III Beberemos hasta embriagarnos de besos La afrodisíaca ambrosia de los dioses Degustaremos champagne francés y vino añejo Batiéndonos al fragor de nuestros cuerpos

18

Y penetraremos impetuosamente en la fogosidad del amor eterno.


Granada mora

Katy

Vieja Granada mora, los ecos gitanos se escuchan por la Alhambra llorando tiemblan. Se oyen los acordes de una guitarra

España

entre cantes de llanto y nostalgias. manos nerviosas templan calladas, trémolos de seda y clavijas de asta. quejíos,de gitanos que cantan piel morena de ébano y trastos de plata. los arcos de la guitarra, -mujer, cintura y ánfora bellaes la simbiosis profunda, entre la magia y la danza. Sollozan las fuentes en la Alhambra sobre los patios morunos, la guitarra llora desgarros con penachos de quejíos.

Un llanto de soleá parte cristales de luna, 19

seis cuerdas tiemblan tensas cuando las sombras se ocultan y en ese conjuro de arte la vieja guitarra templa, cantes de luna que sangra sobre las fuentes despiertas.


No me quejo "que importa que el ayer fue majestuoso" Saúl Sánchez Toro

Jesùs Albo Lara México

No me quejo del ayer que se ha marchado, me quejo del hoy que aún no llega, me quejo de lo que he esperado para darme en un instante con la entrega. No sabes, amigo, lo que es eso de vivir una vida estando muerto, de esperar que ella llegue con un beso, a sacarme de arenas del desierto. Bien es cierto que recuerdo el pasado, pero eso en mi haber, ya no se anota, muchas flores hermosas he gustado, pero ahora, solo una es la que importa. Hoy te invito a beber toda la tarde y te cuento a quién amo de adeveras por ella el corazón está que arde, por su amor siempre ando a las carreras. Pero no hablemos de mi, que estoy herido que me duele el alma y casi muere,

20

hablemos de tu amor ¿Cómo te ha ido..? ¿Aún crees que te recuerde? ¿Aún te quiere?


"Desde que tú eres primavera" Mirándonos de frente, La vida guarda un poco de los dos En cada herida.

José Antonio Jordán Federación Rusa

Las serpientes clausuran Las puertas de la luz, cuando en Tus ojos llueve, Desisten, los minutos, de Ser tiempo; si el día echa raíz en Tu tristeza, Mas, yo recuerdo aquel pesar, que Inútilmente busca tu silencio, disfrazando de Espera la admonición de esta caricia, Yo sé que nunca volvería a ser sonrisa la Mañana, si en pos de mi pesar nacen las Horas más inciertas. Cada instante de ti es un grano fugaz de Universo rendido, donde atado de ansias Cabe el mundo. Cada palabra dicha entre los dos es el

21

Sustento, que adherido a mis plantas Semeja un continente.

Una trinchera abierta a nuevas luchas Sin destino, donde la tierra vuelva a ser Una esfera desierta,

Donde la vida intente revivir El hombre que yo soy, Desde que tú eres primavera.


Margarita Rosa Cobaleda

Lentamente

Encontré un farol

Recorrí el zaguán no sin antes acomodarme el sombrero los guantes y la bufanda

En algún lugar una torre insistía en marcar las horas

Por un momento me extasié en el fuego que chispeante consumía los maderos Crucé por última vez aquel umbral El hielo de la noche golpeaba mi rostro los adoquines resonaban bajo mis pies Mi sombra como mi mente Se perdía en la niebla No había luna ni estrellas

22

después otro y otro...

La niebla se hacía más densa el frío heló mis huesos mi alma se llenó de escarcha Me quedé sin destino me quedé sin amor que quedé sin aliento Divisé un puerto barcos anclados la bahía repleta No vi sus banderas no llegó el día


El Jardín del Espanto Mil Dragones duermen al fondo de la fuente como gatitos después de la merienda.

Rafael Rosado

Siete coronas de pinos eunucos adornan sus corazas de bruñidos aceros.

República Dominicana

Perros ausentes lanzan llamas ladridos silentes despertando la noche sus enigmas prohibidos. Vestidos de esperanza llegan los colibríes con soles de ternura al portal de las gardenias trepadoras para subir la escalera del cielo. El tronco de roca corroído de crono anida millones de hormigas en su pecho desnudo quizás soñando con un camino de peldaños inconclusos como muertos olvidados en el portal de la rosa de los vientos. Al pié del limonero abandonado corazón de elefante prende negras pupilas en el rayo del día

23

sin alcanzar la fuente de girasoles plásticos que prestan su bienvenida al jardín del espanto.


Mi galante caballero Llegaste a lomos de aquel caballo gris, elegante, sonriente, varonil, en aquel momento me enamoré de ti.

Magda Lluna España

Tú, osado mirándome, yo, disimulando, sentada en la hierva, tu luz me embrujó. Como un galante caballero, tendiste tu mano, ayudándome a subir al corcel. Tú detrás, yo delante. a mi cintura abrazado. una agradable sensación sentí. Tú aliento en mi cuello, me hizo temblar, como una caricia del viento. En un río cercano descansamos, risas, guiños e insinuaciones, nos dejamos llevar. Susurros y gemidos de fondo, entre juegos y caricias, nos amamos con pasión.

24


Claudio Romo Chile

Con su quietud propició el encuentro de a dos por dos sobre la noche, Y se acordó que fue conquistada de reojo en el peldaño de la escalera de un edificio. Después supo que se había deslizado como la nieve entre la maraña de sabanas, Así supo de la pureza del suspiro después del arrebato. Ahí la soñaba; entre los tejados marchitos y los últimos peldaños de la medianoche; ahí donde nada sería capaz de igualar su loca aventura de algún día desentrañado ¡No sé cuando!. Ni siquiera lo hizo la nieve de mis sienes; ni siquiera los recuerdos de esa noche que no me aquietaba. Fue casi como una historia desvencijada por el calendario aquel; el de los mil días y varias rotaciones más;, el que simplemente no se adormece y continúa haciendo caso omiso a los intentos por detenerla. Si no fuera por que estaba enredada en un sueño y mis sábanas, jamás la habría despertado. No era necesario, por que en sus peores momentos hasta el insomnio le sentaba. Desde entonces encierro los fantasmas en un mueble provenzal que alguna vez copié de una revista en el velador. Sin embargo se cuela entre mi ventana y las nubes que la quisieran atrapar

25

Y se esconde de mis ardores como si temiera mi desnudez. Y nada le digo cuando provocativa, ella se baña desnuda sin que nada obture su pálida sensualidad.


Desconfianza No creas todo lo que digan las palabras También cuentan los silencios, las frases sueltas, las miradas.

Mariella Oyarzún Prieto

Chile

Los ademanes nada claros y las medias lenguas De aquellos que tratan de encubrir una mentira O una verdad muy grande, tan grande como torres. La verdad se lee entre líneas y las mentiras se descubren lentamente, Los asesinos finalmente se delatan aunque por supuesto su poder los protege y los resguarda. No creas todo lo que dicen las palabras, La ingenuidad ya no es para estos tiempos En que las guerras se planean y decretan con suma diligencia Por unos cuantos poderosos que se adueñan del planeta y entonces la tierra y la verdad les pertenece. Luego legislan los legisladores, a favor de los de siempre A favor de los que agujerean la tierra y desangran sus entrañas de los que extinguen especies y desaparecen lagos con arte de magia.

26

A favor de los que hacen un negocio de la guerra Y con sus ganancias vienen a nuestra tierra Con un proyecto infame llamado Pascualama.


Hoy he visto una mujer

Nora Coria

Argentina

Hoy he visto una mujer. Hoy… acaba de nacer! Fijé en sus ojos los míos; Ella también detuvo su mirada comprometida en la mía. Lleva la belleza y el bien en sus pequeñas pupilas. Parte de un estratégico destino dormita delineado en el iris de uno de sus ojos; y en el otro, el azar es misterioso. Sé que desde hoy, incapaz en descifrar herméticos diseños, e inhabilitada para predecir fortunas, intentaré imaginar infinitos futuros de armonía en su mirada. Sé que desde hoy, empeñada en su felicidad, seré mejor. Hoy me ha sorprendido otra mujer. Por primera vez, hoy, acaba de parir. Me ha mirado como nunca antes, y me ha visto diferente; acaso se ha reconocido en mí, acaso se ha encontrado, definitivamente, conmigo. Yo siento en ella apenas otra… Es para mí la misma chiquita en cuyos ojos deseo advertir, siempre, la felicidad.

27

Hoy he visto una mujer, he visto dos; y somos tres. He visto en una mujer. Y supe de mí, una vez más.


Silencio de la Vida Al caminar el sendero de la vida encuentro el deseo de poder seguir adelante en todo lo necesario para poder vivir.

Pedro Pablo Muñoz Parra

Chile

mirando las estrellas, puedo encontrar un minuto de silencio en el cual meditar. ese silencio misterioso, que me envuelve mágicamente como un sinfín de palabras que componen mis pensamientos de cada día que me hacen pensar en ti. Si no existiera el silencio, no habrían momentos para pensar, ni para sentir, ni para amar, ni para olvidar.

28


Toni Prat Espa単a

29


Dennìs Mariella Muñoz Soto Chile

Señora sonrisa

la mirada correcta.

Estruendosa, pletórica, llena, cálida mano, abrazo e incluso princesa. Fértil campo plagado de estrellas, caracolas de nácar, espuma de nata, fruta selecta.

Un todo, la artista, que llega a la escena.

A veces suave brisa rozando la arena, millares de letras formando un planeta. La miel en la boca, ¡la luna llena! La llave abre todo, lo que justo tù esperas. Clave de fa, de mi, de do, partitura completa. El milagro que esperas, la tarde soñada, una puesta perfecta. Sutiles caricias que todo lo llenan. Paloma de paz, la amiga eterna, el mejor poema. Preciosa canción,

30

Señora sonrisa, la puerta está abierta. Señora sonrisa, ¡aquí usted se queda!


Algo así

Amanda Espejo Chile

De vez en cuando, dormía así: con los brazos cruzados, curvos y apretados sobre la cálida luna de su vientre. Soñaba tal vez... Acunando, conteniendo, prolongando todos los calores los orgasmos, los temblores, inducidos por... el tanteo, la lamida y el jadeo del intruso persistente,

(no nombrado) empecinado en guarecerse en el húmedo refugio que (ella) esconde entre sus piernas. Los viernes, noche, casi rozando la madrugada, después de la venida, la irrupción y la estampida al galope del Amatorio Prestado

( y para no llorar su falta...) ella dormía así.

31


Campana “Cuando viene el mes de mayo todo el campo huele a rosas” Juan Ramón Jiménez

David Figueroa Figueroa

Venezuela

Teje y desteje la brisa su fortuna De fantasía la flor en medio de los trinos Vienen y van los caminos del invierno Asustado el sapo ya no ve las moscas ni su rostro en el espejo Solamente sabe que un día hizo partituras Que sus tonadas eran el pan de cada día En un rincón la muñeca de trapo añora los abrazos De la palabra y el pensamiento De madera el corcel casi vuela en los universos cercanos y lejanos El arcoiris acompaña el suspirar de la tempestad de azúcar Al compás de las hormigas la inmensidad se queda a tientas En el patio giran y giran los recuerdos de la tarde.

32


Atrapado

David Figueroa González Venezuela

Soy Licántropo atrapado entre tus lunas, Un universo dibujado en tu cuerpo. Con mis ojos cerrados recorro tus caminos devorando tus deseos, Aullando de pasión. Amantes Luna, de la blancura de tu cuerpo a la magia de tus ojos, los amantes sueñan a tus pies.

Las estrellas danzan a tu alrededor celando las miradas que el cielo te da. Hipnótica coquetería en movimiento Caricias

Tus besos son sueños, mundos dentro del mundo. Lobos lujuriosos convertidos en brisa. Caricias que marcan lunas, en su eterno transitar.

33


Cómplice

Ana María Intili Argentina Residente en Perú

34

Serás mi última morada Allí Donde dejo mis atavíos Donde mis huesos se funden En cada una de tus miradas Donde me haces sentir toda la luz del día Sorber gota a gota el caudal oculto De tu humildad/ deseo doliente Guerrero Escondido entre papeles degustando cada uno de mis poros Puñado de poemas Escondidos entre las hojas De la enorme selva / tierra húmeda Que hemos de atardecer Si tus ojos Expiran la cárcel del silencio


El llanto de la Dama Blanca

María Eugenia Benavente (Lady Ágata)

Reino Unido

En los confines del mundo habita la Dama Blanca su solitaria tristeza. Labios rojos, piel de nácar, largos rizos de azabache que cubren su suave espalda, tapan los níveos senos, su cuerpo de porcelana. Llora, Dama Blanca, llora de la oscura noche al alba, llora por su cruel destino: del deseo ser la brasa, como la diosa Afrodita, pero nunca ser amada por el corazón de un hombre. Yace a solas en su cama, de sus almendrados ojos un mar de lágrimas mana, coralinos arrecifes que de pena se desangran. Llora, Dama Blanca, llora de la oscura noche al alba.

35


Reflexiones frente al espejo Sé, Que el hielo Le teme a las noches de invierno, Que detrás del horizonte Se oculta la angustia

Silvina Mainetti Argentina

Que el silencio grita Cuando lo acarician Creo,

Que el cielo despeina a las Princesas descalzas, Que la historia se escribe Con palotes de niño, Que la gente sueña, Que sueña que vive. Temo Despertar por la noche Y no encontrar mi sonrisa, Escuchar que alguien llora sin poder consolarlo, Olvidar mi nombre Y no intentar rescatarlo. Sueño…. Que la guerra es mentira Y la muerte su hermana, Creo que los niños que han muerto Solo juegan callados, Que mi alma es de brisa Y navego los campos. Sé Que el mundo camina Y no logro alcanzarlo Que el tiempo se aleja Aunque intente evitarlo Que la bomba de hidrogeno Hizo feliz a unos cuantos Que el mañana esta aquí Aunque intenten matarnos Que la muerte le teme A los niños jugando.

36


CADA COLOR Y CADA COSA (Luz y flor)

Alejo Urdaneta

Venezuela

Todo te dice de mi amor: La luz, el péndulo, la hiedra, el arrecife y hasta el espejo del mar al contemplarte. Todo está, Amor, en las maneras que tengo de encontrarte entre las cosas. Te lo dice la sombra del ciprés y el repicar de las campanas en el templo. Lo repite el mar, verdor inquieto, sus caracoles. El pez que salta te lo dice, y el boleto viejo en las alforjas, y el reloj ansioso por tenerte. Telegrafía del universo en la espiral perfecta de los vientos, donde tu nombre amanece en estas letras, guerrero, glorioso: Amor de entrega y sortilegio.

37


Querido hermano Querido hermano, hoy te miré con nuevos ojos, vi tu interior, no solamente un rostro.

Antonio Gancedo España

Querido hermano, hoy te sentí con un nuevo corazón, sentí tu temor, tu amor y tus afanes, conocí tu lucha cotidiana, tu mirar y tu esperanza. Querido hermano, hoy me zambullí en tu esencia, miré desde tus ojos, me sentí en tu mirada.

Querido hermano, hoy sentí que tu y yo y todos somos uno, diferentes gotas de una misma agua y me sentí feliz, feliz y agradecido de volar contigo hacia el cielo interior de nuestras almas.

38


Forma de barro “...Lo esencial es invisible a los ojos...” * De “EL PRINCIPITO” (el zorro)

Amelia Arellano

Argentina

39

Es una naranja de ombligo, partida. O un durazno. Acaso una granada que sangra. Es casi una crisálida. O el Gran Diluvio ahogado en años. Los pasos transpiran su mirada. Corre. Se apuran. Se detienen. Descalzan la mañana. Le respiran la nuca .Bostezan. Las mujeres lavan en el río. Ella, vestida de poema oscuro, las contempla. Las ama, y las envidia y las aspira. Tiernas penas le cantan a la nana. El niño lame el amarillo del ocaso. No te duermas mi niño. Ya habrá tiempos de dagas y de cruces. Es la última mirada, el último regreso Una lágrima callada, calladamente cae sobre el río. El río toma su frágil sombra. Cual si tomara un pájaro, un niño, un ángel. El barro le da forma de silencio...y la ama.


¿Y si pierdo la conciencia? Resbalo… A Liliana Herrero

Carlos Barbarito Argentina

¿Y si pierdo la conciencia? Resbalo hacia lo inefable con mirada de cordera, envuelto en polen seco, seca mi boca desde la que se ausenta todo verbo desde aarónico hasta zurubí. Por el canal más estrecho, un pez sin ojos. Por el canal más ancho, un ciervo sin ojos. ¿Y si pierdo el brazo derecho? Río con risa sin causa, lloro con llanto sin razón, acabado el libro y conducido el niño al sacrificio; sin cimiento, todo debe ser apuntalado en medio de la tempestad, nadie está desnudo, nadie disipa el humo para ver lo que arde, casa o zarza. ¿Y si retrocedo vidas hasta la almeja? Apoyo un dedo en la sal, algo, desde alguna parte, confirma al mundo lo inútil de ese gesto; más vale dejar que se retire lo que deba retirarse

40

y acuda lo que deba acudir, resuelta en hilos la alegoría y de esos hilos sostenida sobre noche y abismo lo que llaman alma y yo, respiración de buey que sabe de agua y sed y el resto lo ignora.


Hoy te abrazo

Clelia Ríos México

Hoy te abrazo con el alma Por que vives, Por que ríes… porque sí Caminemos dando paz abrazando lo querible, lo amable ,lo feliz ,lo esperado... lo anhelado. Abracemos sin distancia al mundo... llenando de color, y endulzando con amor los corajes que de su entraña nacen.

41


Ausencia

Juan Martínez Colombia

Hay veces sueñas estar sobre la luna contemplado tu despertar diariamente, Hay veces tienes miedo de lo que pasará al día siguiente, Hay veces dibujas en tu pensamiento el alma desgarrándose sobre la muerte. Hay veces quisieras salir corriendo en busca del sol del oriente… Hambre de felicidad, hambre de soledad, Suspenderte en medio de una tarde inmóvil y observar la continuidad causal de lágrimas ajenas, Quedarte allí, tácito, callado. Divagando en la ausencia, acariciando soledades. Hay veces estas tan jodido, que tu sonrisa se pierde en la memoria, Dejando allí, un sinfín de máscaras colgadas en las viejas casas. Lo absurdo fecunda coherencia hostigada. ¿Que evidencia la vida en tus manos? ¿A caso las sombras suplantan tus pasos? Los péndulos oscilan en tu cabeza dormitando el recuerdo, El abismo invertido se ahoga en tus ojos colapsados en busca de la luz de tu existencia. Es otra senda, la búsqueda del trazo ideal, Caminos secretos sobre campos de fuego,

42

Arden corazones envenenados por la inercia de la decepción, He aquí las pisadas sobre las cenizas que la tormenta no quiso borrar ¿Que hay allí adentro? Tal vez pájaros gimiendo entre las flamas canciones que aun no conoces, Coros sacros rasgando el vacio al otro lado del espejo, Hay veces pienso que sos vos el verdadero silencio, El grito amordazado de la suplica enardecida, El sonido perdido en el pensamiento.

Colectivo ARTE A PARTE.


.No

Daniel de Culla

violencia contra la mujer

No, no más violencia contra la Mujer La Mujer es una alegría bien grande Es una comunión de amor Es una fiesta que nos une Es una fiesta de semilla y luz.

Brilla la nieve bajo las sábanas blancas Bajera y encimera inmaculadas en polvo Oh dulce señora mía Motivo de mi cantar Corta el Dondiego de Noche

Cada día celebramos su Amor Ella nos alimentó con sus pechos, los dos O nos daba la leche en bote Se comprometió a ser amiga Y nos enseñó a caminar.

Corta el Dondiego de Día Y déjame que bese la perla tu Amar. Tu corazón habla por tus labiados labios El mío por mi músculo locomotor. Ave María¡ Los dos entrelazados.

La mujer no termina en niña, novia o madre No termina en chacha o barrendera (Cuando era pequeñito Me dormía la criada Ahora que soy mayorcito Ya no quiere la condenada).

Las Venus, sin pieles Las focas, en su habitáculo de amor Las ballenas, entre sus nubes de agua Las aves sin ser miradas Por las escopetas del dolor. La Madre Tierra sin caníbales Las mujeres sin asesinos Los niños sin pater violador

A ti Mujer, hoy quiero cantar Porque eres Pasión y Vida De nuestro caminar. Yo quiero ser como tú Quiero entregarme a ti Quiero alabarte a ti. 43

Luego contigo estar, mira


Si yo fuese Pandora, abriría la caja de los vientos. Me acompañaría un viento de tramontana en esos días fríos y turbulentos.

Teresa Aguilar

Un viento gregal, algo más seco...para cuando el sol entra en tu vida a medias. Xaloc... para los momentos cálidos y húmedos. O un lebeche si lo que quieres es cambiar de aires...él vendrá acompañado de una arena fina, pequeñas partículas en suspensión que te transportarán hasta el desierto. Para ir a verte le pediría al mistral que me empujara bien fuerte y una vez en tu casa un viento de poniente conversaría con nosotras. Quizás un día yo también me convierta en viento, arrastrando conmigo todo lo malo de este mundo.

44


VII

Juan Manuel Pérez Álvarez España

Poseo por lo menos un millón de células y todas piensan de igual manera en mí, todas hablan como personas todas sienten y se emocionan con el viaje del mundo y todas aborrecen profundamente el mal de la mentira y cada una de ellas equivale al universo. Me puedes golpear, pero el dolor invadirá tu vida y hasta el suelo te traicionará si tratas de vender mi verdad. No podrán torturarme tus manos aunque estrangulen a una legión de muertos, lo único que lograrás será hacer que enferme tu cuerpo y que nada, ni tú mismo, te sea fiel. No podrás hacer callar mis células, cuando humanas y frágiles, hablen en voz alta de lo que siente la nación del corazón aunque me encierres en mil cárceles mi voz resucitará en cada una de ellas y romperá las cadenas de tu ambición. Quiero hablar por todos, para todos desde cada una de mis células, para ti, que estás lejos, o para ti, que estás cerca, o incluso para el que finge no estar

45

interpreta no-ser. Tengo un don que me lo habéis dado vosotros, la palabra que nace en mí es vuestra voz.


Confesiones

Ernesto R. Del Valle

Cubano residente en USA

¿Qué no aprendí? ¿Qué dejé para luego? ¿Cuál el juego que no dejé para luego cuando la infancia se fue? Vino el cigarro, el café mis edades florecidas, vino el amor y, Rey Midas, en el lecho de una amante convertí en oro el diamante de pasiones repartidas. Pero el oro no es tesoro para llevar alma adentro y me perforó en el centro lo que más quiero y adoro. Vino la voz del decoro que desde entonces me guía

"Mejor que el oro es la vía del ejemplo y la cordura” y hoy vivo con la dulzura de su hermosa melodía.

46


Haikus

Eneko Etxebeste Erdozain

Euskadi

Nada hay. Nada. Aire y piedras tan solo. Esa es mi casa. No hay pájaros ni árboles ni peces. Esa es mi casa. Hoy caen hojas. También ayer cayeron. Esa es mi casa. Se va la ola. Peina la arena clara. Esa es mi casa. Bajo la piedra guarda el lagarto un nido. Esta es mi casa. Lanza una piedra. Allá donde caiga, esa es mi casa.

47


Suaves caricias

Alicia Calero Cervera Espa帽a

48

de tus dedos sobre mi piel besos sinuosos de colores. Arco iris destellante. Espiral trascendental Palpitaciones tortuosas Suspiros de amor entre el deseo y la pasi贸n.


Poeta

María Magdalena Gabetta Argentina

Gime poeta tu alma y sus gemidos son palabras que desgarran. Ríe poeta tu espíritu y su risa suena a cascabeles, jugueteando entre tus letras. Y si lloras.... ¡ Ah! si lloras poeta, ¡tus lágrimas son perlas negras! I De la mágica pluma del poeta De sus ensoñaciones diurnas De sus insomnios nocturnos, Surgen como agua de manantial Los versos que su mente crea Empapándonos de belleza. II Hombres y mujeres afiebrados, eufóricos, locos, delirantes visionarios. Hálitos de inspiración pura. Idea, empuje y temple.

49

Mimados de las musas. Extraños habitantes de mundos de fantasía. III Sempiternos cantores del amor, Cronistas de epopeyas, Bardos, juglares, trovadores, Voceros de injusticias, Escultores de los sentimientos. IV Poseedores de todos los verbos. Traductores de lo imposible. Risueños coplistas, pícaros payadores, meticulosos sonetistas, rimadores o libres como el viento, enfrentando al mundo con su pluma y la magia de su arte, por siempre POETAS.


Forma de humo

Alejandro Delgado

México

tengo el alma llena de esquirlas porque Freud descubrió mis megalitos terribles clavados en la siembra del horror de la finitud porque la mejor forma de medir la distancia es empuñando los ojos cerrados la mejor forma de vivir el horror es mirar el fuego de los espejos y la sangre en el camino de los cometas la mejor forma de seducir la muerte es atándola como al perro fiel de nuestros despojos la mejor forma de amar el amor es poseyendo sus carnes en los sentidos del viento la peor forma de morir esta vida es callar cuando confundimos el eco con la piedra tengo el alma llena de megalitos porque Poseidón ahogó mis arenas eternas del mar que ahogó sus esquirlas en el deseo de la tormenta

50


Quebrando miedos Antonio Gómez

improvisando luces, dudando y sin mentirme afianzo mis raíces. Saber de tu existencia alimenta mi osadía, me mantiene.

España

51


Te ves

Claudia Groza

Romania

52

Recuerdos de mi les disgusta. Sonriendo, me dijo: "- Los genios no nacen, sino que se convierten! La memoria es como una banda elástica. Usted sabe con todos los principios, las sonrisas, la tristeza, Aberraciones y su belleza. Sé que sueño y feliz, que siempre sabe, Te amo, te odio, te perdono y te lleve con todo. " Usted mira y me pregunto ¿cómo podía estar tan tranquilo Espero que algún día ser uno!


Yaru "Romeo" Nyerere

La muerte y la mariposa

Preguntó la mariposa y siguió diciendo.

Conversaban en un jardín escondidas tras las rosas la muerte y la mariposa en un tratado formal; luces de primavera adornaban la mañana y por el cielo pasaba un arco iris fugaz que con colores radiantes iluminaba el momento. Animales escondieron sus crías y su confianza porque la muerte inspiraba terror, dolor y tormento; - Que lamento … ! Siempre vestida de miedo. Comentó la mariposa, sin que la muerte cambiara aquel semblante no tierno.

- Si la sonrisa es más elegante que una lágrima … ! A lo que la muerte respondió.

Cuba La mariposa bailaba con rosas y con sus pétalos, la orquesta sonaba a espanto, los grillos estaban perplejos. - Tu no bailas señora muerte ? Agregó la de las alas de rosa y siguió diciendo. - Disculpa mi atrevimiento, si la insulto me arrepiento, solo quiero conversar. A mí me encanta bailar y reír en los jardines, ver al sapo tocar su violín de cuatro cuerda, que nunca pare la orquesta, la fiesta continuara. -Siempre que yo mande y quiera, tendrás cuerdas primorosas, tendrás fiestas y esas cosas de gusto superficial. Participó la muerte sin mover un dedo. -Por qué tienen que acabar esas cositas sublimes ?

53

-- Porque la vida te engaña, te llenas de vanidad, te olvidas de la verdad, te olvidas que todo tiene ... Tiene principio y final !


Naturalidad

Alberto Guillén

España

54

LA cosa más difícil de este mundo, y a la vez, la más absurda es: —redoble de tambor— ser tú mismo. Qué remedio. Yo preferiría ser Chiquito de la Calzada o Camarón de la Isla o Johan Cruyff ¿o, por qué no? No me importaría nada ser el sujetador de Mónica Bellucci pero me temo que no puedo no puedo, no puedo, ¡no puedo! Y mira que pongo empeño.


Es invierno

Ruth Estrada Buitrago

Colombia

Llueve de nuevo en esta ciudad: rĂĄfagas sucesivas de personas tratan de escapar del agua furibunda que me vuelve sorda al caer sobre este viejo techo de lata. El agua no parece caer del cielo sino manar de los ĂĄrboles, de sus troncos y hojas; los veo perdidos en el palmoteo de todas las gotas que los rozan. Es un diminuto diluvio de manantiales, donde cada uno va corriendo por las hendiduras del tejado y termina por reunirse en el patio de interminables tierras negras. Toda huella de mi paso por el mundo la va borrando esta lluvia voraz sin tregua me desplaza, me disuelve; y creo que es mejor de esa forma irme olvidada entre las piedras desmayĂĄndome en las raĂ­ces, permitiendo que el vientre de la tierra me abrace y me muestre el final de mi ser.

55


Invierno Desde mis ojos veo caer al frío vestido de blanco

Ramón Gross Dominicano residiendo en USA

Un infierno helado me aprisiona nombrándome sepultado En los edificios hormigueros inmensos tiritando hacen el amor los desterrados Guerreros tristes con armaduras de lana profiriendo vocablos abominables en lenguas extrañas Vinieron atravesando todos los mares a entretejer sus infortunios con sudor, sangre lágrimas y olvido.

56


palabras para el テ]gel

Anテウnimo de la Piedra Espaテアa

57


Encima de la mesa Todo el amor que me diera mi madre encima de la mesa.

María García Zambrano España

58

El patio del colegio, su bullicio, el terrible silencio de mis ojos es imagen ahora para decir. Con los pliegues de mi falda y el algodón de azúcar escribo algo sencillo: el despertar de todo, la mirada del cíclope, el aleteo del mirlo, el recorrido pertinaz de esta sangre antigua.


Teresa del Valle Drube Laumann Argentina

Muchacho

y en sonrisa sin risa te pierdes en laberintos

Colinas de chocolate de sol perdido en un silencio. El viento es un potro blanco crines al viento recorriendo desbocado sin tiempos las galerías de los tiempos.

Vuelve muchacho, te lo suplico: debe haber un camino que te devuelva, muchacho rubio flequillo, gomera a la cintura por tu memoria llora la luna.

La Luna, pétalo de la flor de la noche, cae sobre el oscuro charco quieto que se cree lago. Un silbido corta la distancia y se pierde rumbo a cualquier lado. Muchacho que caminando vas por mi sueño --- gomera a la cintura, rubio flequillo--tus ojos son dos faroles alumbrando al cielo. Muchacho que miras otro mundo que tienes otro ensueño ¿porqué contigo se ensañó el destino ciego? Muchacho, siempre muchacho feliz, iluso, entre mis juguetes dormidos yaces dormido. Muchacho manos de luna, frente de plata pura donde los ecos se derrumban sobre los pliegues de mariposas --miles de mariposas vuelan cubriendo tu desvelo—

59

donde nadie puede seguirte.


Las noches y las estrellas

Amilcar Romero Venezuela

60

La noche y las estrellas se parecen a algo, Algo que invente Es algo que ni siquiera se entiende Porque no hay palabra para ello. Algo que algo Pero no s茅 explicarlo Que vi Pero no se describirlo. Me siento incomodo por no poderlo explicar. La raz贸n ni la ciencia tampoco puede hacerlo. Pero Dios sabe interpretarlo de alguna manera Que no entiendo Ni nadie puede entenderlo Es oculto y misterioso Porque no hay palabra en este mundo Ni palabra que entendamos Para demostrar Que t煤 te pareces A lo que sin raz贸n Nunca voy a entender.


Maribel Proietti

Venezuela

OraciĂłn

MarĂ­a Magdalena

Debajo de la mesa

Mujer de JesĂşs ruega por nosotras las pecadoras...

esta MarĂ­a Magdalena llena de gracias debajo de la mesa bendita eres entre todas las mujeres bendito el seco de higos entre tu vientre debajo de la mesa

61


Urbe bestia

Luis Lacave Venezuela

La urbe cruje y se convulsiona a nuestros pies chilla, gime agonizan sus entrañas reverbera ante los ojos es presa de violentos espasmos la urbe, la calle, la gente anónima que te codea y te suda con intemperancia la urbe, el vidrio, el concreto el metal, la gasolina que arde y escupe su tos deletérea las balas, la sangre el hambre, la indigencia la respiración entrecortada el hilo de sudor en la espalda la mala esquina la ley, el hampa el oro, el juego, la mujer, el trago los turbios negocios, el bar a media luz el vaho nauseabundo de los meados viejos los tacones en la acera repicando ligeros y medrosos el hotel, el taxi, el teléfono la urbe, el barrio, la calle, la cuadra, el bloque

62

los disparos de madrugada la urbe que nos envuelve, nos asfixia y nos expulsa de su vertiginoso útero todas y cada una de las noches.


Voz quemada

Jeroni Mira

España

¿Cuántos años han pasado? Las respuestas, piercings en garganta y glotis, permanentemente encalladas en un mundo-punto sin luz. Arrancado de mis sueños por el tacto de tus dedos veleros que cubren y acarician el mar de mis labios, conocedores de mis vuelos y caídas, de mi gozo y dolor, de mi tristeza y alegría. Ya no encuentro palabras en las palmas de mis manos, las venas vacías de sangre son desiertos de vida, los ojos dibujan en blanco tras cristales empapados por la lluvia, la tierra ya no sostiene mis pies, inexistente gravedad, perdida de horas y memorias. Atardece tras las cortinas donde se dibuja la sombra de tu desnudez, y soy redimido entre tus brazos en otro día y otra noche de los pecados habidos y por haber. Yace rehén de los acontecimientos mi voz nadando sobre anegadas tierras, enajenada sobre las cimas más frías y elevadas, perdida en los eléctricos subsuelos de todas las ciudades,

63

soportando las rodillas de mujeres y hombres humillados… ¿dónde empieza y acaba esta soterrada guerra, dónde el grito que me hace merecedor del ser? Yace mi voz en la boca de todas paridas heridas. Me tendrás que disculpar, mujer, porque de ti proviene y en ti muere mi ser, tendrás que disculpar el deseo y el anhelo, y todo lo que empezó y empieza en ti para que, en el día a día aun sin voz, crezca y sea hombre.


El mensaje que sentí al conocer a Cristo

Elizabeth de los Ángeles Cardoso Andrades

Argentina

Que nada ni nadie te oscurezca. Levántate, repón tus fuerzas. Seme un guerrero fiel, si vienes a mí yo te doy sed. Pides mi justicia, ora a mí con energía, sé vida, sé digna que en ti la luz brilla. Dime hoy que te pasa, los amigos están en las buenas y también cuando son malas sino escríbeme una carta. ¿Te estoy pasando cuentas? ¿Cuántas veces me rechazas? Unos dicen que sí, otros que no; si he de existir, si alguna vez viví. Sólo sé que me doy a conocer, que lo que me sucedió te va a conmover. Que cuentas conmigo, y que en cualquier momento vuelvo a estar contigo. Si me buscas en el cielo infinito,

64

te digo que todo lo que he dicho, a través del tiempo, los tuyos lo han escrito y cuenta conmigo que soy sólo un amigo.


Por amor a lo que amo

Liliana Andrades García Argentina

Cuando las aguas mojaron mis pies solo "ÉL" me levantó. Por amor a lo que "Amo". Por amor a la "Vida". Por amor a la "Sangre". Por amor a mis "Amigos". Por amor a lo que "Brindo" Por amor a la "Historia" Cuando golpeaste mi "Puerta". "Por amor a lo que haces". "Me lo diste y entregaste". "Con tu corazón abierto". Uniendo dos países con sangre del Manto abierto. No me importa lo que digan. Solo sé que tú llegaste. ¡Ese día tan hermoso!!!... Cuando golpeaste mi puerta. Fue tan bello nuestro encuentro, que me viste llorar desde lo más adentro. Lo que sentimos al vernos

65

será solo de Dios, los tuyos y nuestro.


Mi soledad palpa el tacto

Pedro Burgos Montero

España

66

de la tuya, tan lejana como esos a los que llamamos muertos, y se encienden o apagan mis pupilas cuando miro, anegados, tus ojos o acaricio sin brazos la blancura perfecta del poema nunca escrito, sin barruntar que el jazminero/ alumbra como lámpara mágica el olvido pasado del aroma donde desnudan su imaginación los niños y seducen las flores al viento/ soñadoras, para que perfume éste el latido callado de los corazones jubilosos.


Camilo mío Eres, Camilo mío, Tonada de mi canción, Mi silencio, mi oración, Mi favor, mí rocío.

Blanca Salazar

Colombia

El Todopoderoso me ama, Con evocar tú rostro me basta, Beso tu voz, tu silencio, tu casta, La palabra que tu boca derrama. Te bendigo con mi beso, Beso tus ojos morenos, Tus desvelos, tus sueños, Tu partida, tu regreso. Tus lágrimas, tu risa, Tu mirada de caramelo, Tu inspiración, tu vuelo. Tu calma y tu prisa. Nacerías de mí, si tuviera que de nuevo vivir. Te di la vida y alabo a Dios por eso.

67


Yo y Tú

Vuelvo a mí.

En el comienzo es la relación. Martin Buber

Sandra Nélida Pécora Argentina

Sólo hay presente en el encuentro, sin un Tú que responda todo es pasado. Somos simples objetos, extraños. Exiliados. Fósiles perennes tratando inútilmente de escaparle a la nada. Contemplo. Te contemplo. Se desata la acción cósmica del Amor, mi ser se hace real y único. Yo-Tú. Palabra primordial. No soy solo una cosa, soy luz que se despliega. Se abren los ojos del alma, penetro en tu ser y te entrego el mío. Te conozco. Te dejo nombrarme. Te nombro, pero sin pronunciar ni una palabra. No intento tocarte, este total despojo me conserva en la Vida. Vivo la eternidad. Soy presente. Pero no se puede vivir sólo presente.

68

Necesito tocarte. Necesito olerte. Necesito sentirte. Soy terreno otra vez. Soy pasado.


Mujeres envueltas en lágrimas

Ceferina Fernández Hernández

España

Los silencios de la noche atraen oscuras presencias de mujeres veladas por la realidad cotidiana, y adversa a su sentido de la yoidad Theo ya no está,

cuando pienso en la caída de los muertos, tú sabes que Theo murió en noviembre y el 11 resonaba en sus mentes Filósofo de la noche: escríbeme versos de amor que necesito tu presencia en este vacío

y no puede hablar por ellas como tampoco está Hirsi escribiendo su miseria humana en días de tormentas oblicuas como las expresadas en Sumission

de la deshumanización de mujeres vestidas de negro como símbolo de la castidad a hombres que desprecian con solo acercarse a ellas

Theo ya no está para hablar por ellas, pero tú puedes hacerlo cuando las lágrimas negras duerman pensamientos en tu orilla sonando la voz de los vientos, y dialogando contigo mar adentro

Las bombas suenan a lo lejos, y las mujeres caen en agujeros enterradas como sacos de dormir por no respetar el silencio y la castidad a hombres poblados de vientos

Filósofo de la noche: ¿por qué ellas no están con nosotros? ¿A qué lado del camino mirabas entonces? Filósofo de la noche: 69

el número 11 resuena en mi pensamiento

Filósofo de la noche: cuéntame una historia sobre el número 11, y dime que es mágico como si de Pitágoras se tratase, no llores si tras él vienen tempestades que mi sombra te acompañará como imagen de la realidad,


esperรกndote, amรกndote deseรกndote como aman esas mujeres el sol que desconocen, y las playas en verano en silencio como si de pecado se tratase

70


Pon un huevo en tu vida

Felipe

LAMADRID Espa単a

71


MI SOL-EDAD A la bodega cósmica indescifrable Mi sol-edad

Jeffry Roldan Velasquez Colombia

No son tus atardeceres No son tus flores sobre mi tumba No son tus lágrimas secas en tus mejillas volviendo a alimentar tu dolor Mi sol-edad Son edades solares en miles de galaxias que amanecí en mis sueños Es un repentino latido circular Mi sol-edad es ebriedad cósmica Orgasmo galáctico Amaneceres cósmicos oscuridad galáctica desangrada es una noche de ebrio dolor Mi sol-edad Es una sombra multiforme sobre las aguas dulces es ver la flor hundirse en líquidos placeres Mí sol-edad Son edades soles Son tierras huecas y soles eternos sobre continentes incognitos Son amantes nocturnas en velocidades portales

72

de noches cósmicas multidimensionales Mi(s) sol(es)-edad(es) Son susurros que dictan palabras inmortales… Soledumbre


Esfera de luz

Isabel Barriel España

Sutiles aromas. Ante el mar, hoy quietud.

de vientos cargados por soplos de tiros y muertos. Olas de miedo, faros apagados. Corrientes de espanto, columnas de humo y refugiados. Humanidad ahogada en el fracaso, triste sabor de odio. Y acaso, rojo sangre en el ocaso.

Salobres las brisas y el cielo es esfera de luz.

Muchos siglos de batallas, naufragios y pugnas, fenicios lanzados al mar, pueblos de costa, altivos navegantes artistas de la flota, poetas, pintores flagrantes...

A través de vientos feroces Vesubio y Etna han vomitado lavas, fuego y piedras ardientes sobre la nieve, sobre los prados, sobre el silencio historiado.. 73

Muchas horas recientes

¿Llegará el día en que digamos sutiles aromas. Ante el mar, hoy quietud.

Salobres las brisas y el cielo, esfera de luz?


-------------------BAILE LENTO --------------------

J.Javier Fernández ~ Poeta Verdamir

España

Ojalá haya un momento en que los dos podamos reunirnos en baile lento, y sentir mientras danzamos esa energía interior y viva que se manifiesta entera en nosotros mientras, altiva la curia antisocial desespera. “-Compartamos como hermanos. -Sí, pero lo nuestro, no lo damos.” A este contenido se reducen las flagrantes hipocresías de quienes así se conducen en estos terribles días.

74


Hilda Paz Bernal Argentina

75


el pájaro el gato y la vaca que pasta y mira a los ojos me dicen: olvídate del amor Analía. la vaca sigue mascando el gato se lame el pájaro se vuela.

Ana Cavallero Eberhardt Argentina

76


Retorno los pájaros han vuelto a mi ventana oscuros libres ajenos queman el aire cantan

Sara Vanégas Coveña Ecuador

77

pero no anidan cruzan el desierto de mi nombre beben de mi sed los pájaros tardíos mi casa es un enjambre de alas que se fueron


No me llames por mi nombre.

Verónica Carrasco Guerrero

España

78

No repares en mis ojos. No te vuelvas a buscarme donde sabes que te espero. Porque esa que estás viendo, inmortal y duradera, esa no soy yo, es mi recuerdo, el eco que se expande infinito en tu presencia, la sombra perdida en la noche, la huella de unos pies que quebraron a la espera y que son sólo eso: dos huellas desiertas. Y aunque mi alma marchite como fósil vestigio de vida, pétrea por si regresaras, eterna utópica devota de tu mirada, mi cuerpo huye entristecido a lamerse las heridas bajo el abrigo tierno y limpio de estos párpados caídos que aún sueñan contigo.


Alejandro López Urquiza México

Nostalgia espacial

Sé que todos cargaban la apatía,

Como una impresión de olvidos… el hambre más molar, el centrifugo corazón, se me quedan las miradas. Esas que anduvieron tristes cuando el recuerdo hacía su hacha

Por la cercanía infinitesimal… Era una tristeza enorme, la que teníamos todos los que formábamos parte de mi cuerpo.

talando episodios de tu cuerpo. Igual que entonces que reías se acumularon los espacios hasta inundarlo todo de tu especie, dejando la leña de tus besos esparcida por todo el fondo de todos mis intentos. No sé si adjetivando el hambre O imprimiendo lo olvidado O si el artilugio o si las pistas… Sé que todos estuvieron tristes, mientras tus risas continuaban departiendo en las esquinas. No sé si igual que siempre O si el cúmulo espacial O si la cuestión taxonómica...

79

mientras tus besos se avivaban nublando las visiones.


Oratoria agridulce

Ricardo Esteban Carvajal Chile

En la posada que tiembla entre tus piernas hay caramelo blanco y piel en almíbar ramita de cilantro coronando alegre los caminos de tu vientre Hay leche nevada y montes marrones hay carne gratinada sandías y nubarrones hay vino rojo que escurre y gargantas que cantan hay alegres rondas columpios y a veces flores blancas Aroma hay en el cuello que cae de la nuca olor a la vainilla de tu aliento entre las piernas hay un silencio de sondeo y veta amarga

80

vive, respira y arde una luciérnaga salada escondidita allí adentro Da la vuelta gira y contrae otra vez corta fino el silencio mueve la canasta de caña desparrama el cesto para que se levante el olorcito a miel de tu carne y mi deseo Grita como vendiendo la fruta en la feria de la vida sacude tu humanidad así como tendiendo una cama barre y trapea mi cuerpo sopla con tu boca turbia ofréndame el caramelo ponlo en mi boca


A Diego Rivera

Lidia de Esteves

Pinta frescos Plasma amor. Odios.

RĂ­o de leyenda delata sentimientos de la gente que sufre.

MĂşltiple pared muestran figuras donde confluyen las civilizaciones.

Arte. Trama de almas. Elixir de un pueblo.

81


No quiero ser inmortal

Ded Masai Chile

82

Cuando pasen los años, cuando pasen los años y aún yo te quiera, como el primer día, como la primera vez, cuando pasen los años y tú no me recuerdes, ni recuerdes tampoco el nombre de las cosas, cuando pasen los años y estés todo el día recostada porque no te puedes mover, porque olvidaste el movimiento, y tus piernas ya no alcanzan, cuando pasen los años y envejezca hasta la casa en que vivimos y no puedas salir al patio a respirar el follaje caído a escuchar el silbido de las hojas tras la ráfaga de viento, cuando pasen los años y yo siga caminando con el otoño en mi espalda y en mi alma, me sentaré en un banco de alguna plaza y recordaré que ya te soñaba cuando las flores del jardín aún estaban despeinadas, recordaré tus bellos ojos el collar de besos, la vastedad de tu corazón, tu gracia, tu brasa y lo tímido que yo era cuando, mire tus ojos y tembló todo mi cuerpo, cuando tu amor tremendo,

me ponía frágil esas tardes cualquieras recordaré que por tus ojos me entregué a la locura de la paz, y si pensaba en ti, era más fácil luchar contra la rabia. Mi niña, amiga, compañera, cascada de luz sobre la tristeza del planeta cielo inmóvil, amapola lunar, no te mueras antes de mi, que sin ti el mundo no será, no te mueras antes de mi que no podré vivir sin el tacto de tus dedos enlunados.


Pájaro iluminado

Andrea Arco Blanco España

83


Ellos, los que caminan sin luz ni guía

Cristtoff Wolftown

Chile

Ellos caminan y caminan perdidos, sin guía sin cesar bajo la sombría y espeluznante penumbra de noches a pleno día, de frondosos árboles que, entre sus ramas cargan el peso de sufrimientos ¡e infinitas agonías! Ellos, que no han sabido dejar atrás al no intencionar siquiera gozar sus vidas. Ellos, no vacilan en su andar Perturbado entre mala hierba que nunca deja de seguir creciendo acumulando desgraciados pasados.

84

Ellos caminan por nuestro lado, sin darse cuenta, cual zombies con sus pies atados con una sonrisa inexistente que a la menor brisa titubea y se convierte en pena, por más que los estemos amando, por más bello que sea el día.


Compás de melancolía

Nat Gaete

Chile

La tarde en el estudio los días de lluvia la danza del viento sobre las ramas vacías las horas tendidas sobre el horizonte el tiempo y su melancolía el beso del otoño tú naciendo dentro de mí

85


Declaración (de amor de arte)

Sergio Núñez Chile

Escritores Poetas Marionetas… Abandono la poesía. Me marcho. No tenéis nada y, yo lo quiero todo… Quiero ver la noche ahogada de vértigo en sus ojos veloces

Habita en las orejas Le pertenecen las iglesias. Por eso: Voy a quebrar el espejo Y derramar sus aguas de plata en la copa ebria de mi cama. Beberme a miradas tu océano Y mutilar tus astros con la guillotina de mis pestañas. Silenciar el ruido con un suspiro profundo

Hambrientos de mirarme. Quiero escuchar sangrar las campanas del desenfreno

Y guardar su aroma oxidado. Regalarle el galope de mi pecho

Y unirme a su canto de locura. Quiero respirar en el perfume de sus senos Y caminarla entera con mis dedos. Quiero creer en su enagua Y en el dios tras sus velos.

Los guantes que calzaran mis dedos Y medir el largo de tu cuerpo con mis labios. Y el río cansado que se despierta en mí

Quiero saltar, explotar de beso en beso Y en sus labios acunar la flor erecta de mis deseos. Quiero bañarla los domingos Lentamente demorar mi lengua sobre su cuerpo… Os digo mendigos de los versos: La poesía se añeja En los libros esta su féretro Y viene cayendo de letra en letra. Ahora el poeta Se apodera de las artes (como antes) 86

Escribe con su cuerpo, con sus actos

A tus senos blancos coronados. Construir en tus cabellos

Se apozará remanso Entre tus piernas… Y de terciopelo se te caerán las palabras. Y con tu espalda desnuda Me invitas de nuevo a la cama.


Cuando la avaricia parezca buena...

Carlos López Dzur

Darwin brought to light that; we, as humans, are ultimately sympathetic beings. We want to help others and, when we do, we feel good. We feel fulfilled, we feel successful and appreciative and are... wait for it. Happy!»: Dacher Keltner, 'Born to Be Good'

La gran riqueza del mundo es el deseo, deseo de ser y estar por un mundo significativo, Puerto Rico

ferviente codicia, si se quiere parafrasear así, pero siempre deseo de regocijo y libertad, deseo de nacer y crecer bueno y no ver ante sí un mundo miserable, doliente y desprolijo. ¡Qué rico es el mundo nacido así cuando lo sabe: y tiene el deseo de perfeccionar los cambios necesarios y consumar la generosidad y, sin embargo, qué triste cuando no lo entiende bien! (y se ignora que el deseo es la esencia de la Revolución, ese generoso deseo que oculta en sí la vida toda y que sólo el generoso desoculta). Deseo por todo lo mejor que la riqueza tiene: ausencia de dolor, estrés, incertidumbre.

87

Siempre el Deseo ha sido la riqueza y lo mejor de la luz! Pero la política / suena su propia cuerno. Lo sopla sonoramente a expensas de la generosidad y en la Era del Toot your own horn el deseo esencialmente revolucionario, social, universal, generoso, se desfigura al soplido del cuerno deshumanizante: que nada tiene de shofar invocativo, cuerno que nadie tiene de flauta o de lira de Dioniso. Es el cuerno político que grita Greed is good!» Que te jodas si no avanzas, que yo empuño todo con mi avaricia inminente, que yo compio todo lo que tires, o que pierdas, y siendo el mejor, no dejaré nada, el deseo es mío, yo controlo el desro y me apodero de todos los valores «You can bet on it.» Significa que Wall Street dirá, cuerno en boca, lo que proclamara Gordon Gekko, que es lo que Ivan Boesky a su vez proclamara: La avaricia es buena. GREED IS GOOD!


No preguntes: «what can I do for you?»

su independencia financiera, una paz

Significa que Wall Street dirá, cuerno en boca, lo que proclamara Gordon Gekko, que es lo que Ivan Boesky a su vez proclamara: La avaricia es buena. GREED IS GOOD! No preguntes: «what can I do for you?» La gente sólo quiere un trabajillo y migajas;

para las vacaciones, hijos en buenos colegos y todo en ausencia de temores); pero... gente pendeja, sin talento....

la gente no tiene el deseo del crecimiento y el desarrollo acumulativo, sólo unos pocos tenemos las agallas, los del Cuerno, «cuerno pa' ti, pendejo, nunca serás rico, socialista. Nunca, liberal, con liberalidad verdadera. No vivirás magnánimo con tus propios bolsillo, bola de perdedores, losers! el Gekko avaricioso es el que puede y ésta es la Era de Ensordecer Con mi Cuerno a los pendejos. «I toot my own horn!» I am Gekko, creando empleítos de mierda pa' pendejo, mientras edifico mis propias existosas compaña, all mine profit-making firms y origino riqueza con despojos de mundo que encuentro... Véanme: Boesky, Master del Gekko, aprende, perdedor de quien ha olfateado sus mundos quebrados, sus negocios fallidos y reestructura

vendan caro lo que compran barato, véndaselo a ellos mismos, los jodidos que antes les vendieron... Y el que crea que tenga Avaricia, o sepa servir a la codicia y el deseo, cuando vea un socialista (de esos que se llaman revolucionarios) muévanse al «killer edge», al claro del cazador o el tirador certero. Y luego, a sonar el cuerno victorioso…

la mierda que dejaron medio tirada (¡tantos fallidos Deseos del negocito, 88

Sean como yo, avaricioso, ido sobre sus presas com depredador sin sentimentos. Atraquen temerarios como si robaran un banco...

«I attained my celebrity status because I toot my own horn and I preached my Greed is Good mantra to generations». Al carajo las necesidades de tus semejantes. La avaricia es buena y nacimos malos, unos pendejos, otros sabios. dijo.


Isabel Motta Chile

89


GiraPoema permite el derecho de difusión sin derivación ni uso comercial

HAZ RODAR UNA POESÍA 21 DE MARZO 2011 En conmemoración del DÍA MUNDIAL DE LA POESÍA

90


LIBRO LIBRE GiraPoema 2011 Antología poética

Poemario libre para ser difundido por los amantes de la poesía.

Léelo, trátalo con cuidado para no ser estropeado y luego déjalo en libertad en el mismo lugar en que lo encontraste, en cualquier centro de actividad cultural o entrégaselo a otra persona.

Sé generoso, abre las manos, haz rodar una poesía.

Las obras que conforman el presente poemario están amparadas por las leyes de propiedad intelectual y derecho de autor vigentes en los países en que fueron creadas y/o inscritas.

91


GiraPoema 2011

92

GiraPoema 2011  

Poemario colectivo que conmemora el Día Mundial de la Poesía

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you