Issuu on Google+

SUPLEMENTO MENSUAL NÚMERO 134 septiembre 6, 2007

DIRECTORA GENERAL CARMEN LIRA SAADE DIRECTOR FUNDADOR CARLOS PAYAN VELVER

Educar no incita, previene

La sexualidad en las aulas Entrevista

Sexo libre de riesgos

Douglas Kirby

Manual de placer para jóvenes

La educación sexual tiene garantía


2

www.notiese.org

Letra S • 134 • septiembre 2007

NotieSe, la agencia que tiene la información que buscas: Sexualidad, salud reproductiva, sida, derechos sexuales. Ahora con audio y video

E D I­T O­R I A L Cada determinado tiempo, las normas oficiales de salud deben ser actualizadas para introducir los avances en el tratamiento de enfermedades o adecuarlas a las nuevas tecnologías de pre-

Sé como nadie campaña contra discriminación por VIH

vención, entre otras razones. A la Norma Oficial Mexicana para la prevención y control del VIH/sida le llegó su turno el año pasado. Los vocales del Conasida se dieron a la tarea de revisarla y proponer los cambios conducentes. Su propuesta estuvo lista el año pasado y fue enviada a la Dirección de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Salud (Ssa) para su publicación en el Diario Oficial de la Federación. Sin embargo, dicha dirección, a cargo de Bernardo Fernández del Castillo, ex abogado de la Arquidiócesis de México, la ha retenido sin explicación de por medio. Se afirma que el retraso se debe a que se han encontrado “algunos errores” en su elaboración. Sin embargo, algunos vocales representantes de la sociedad civil en el Conasida han revelado las verdaderas causas: la incorporación en

Emilio Álvarez Icaza Longoria, presidente de la Comisión de Derechos Humanos del DF, durante la presentación de “Sé como nadie”.

■ NotieSe La campaña “Sé como nadie” busca sensibilizar a la población general sobre el estigma y la discriminación hacia las personas con VIH/sida. La iniciativa, orquestada por las organizaciones civiles Letra S y la Red Mexicana de Personas que

Viven con VIH, cuenta con el aval de la Comisión de Derechos Humanos del DF (CDHDF), el diseño creativo de la firma JWT México, el apoyo financiero de Levi Strauss Foundation y la colaboración del gobierno del DF, a través de su Programa de VIH/sida. “Sé como nadie” se difunde ya en el Sistema de Transporte Colectivo Metro, hospitales de salud pública de la capital y espacios de encuentro de hombres gay. Durante la presentación, realizada en la CDHDF, Alejandro Brito, director de Letra S, precisó que “Sé como nadie” trata de responder a los elevados niveles de estigma ligado al VIH aún presentes: 72 por ciento del personal de salud considera que las personas con VIH son culpa-

Proponen en Colima castigar a quien transmita ITS

la NOM de la definición de algunos términos, como homosexual, transexual y trangénero, que incomodaron al abogado Fernández del Castillo. Conceptos fundamentales desde el punto de vista epidemiológico, tal como señalan las instancias internacionales, como el ONUSIDA o la OMS. Desde donde se vea, no se justifica de manera alguna la tardanza de más de un año en la publicación de la nueva Norma Oficial Mexicana (NOM) 010 para la prevención y control del VIH/ sida en el Diario Oficial de la Federación, sobre todo porque ha habido un trabajo constante

■ NotieSe El diputado local priísta Flavio Castillo Palomino, presentó en el Congreso de Colima, el 13 de julio pasado, una iniciativa de ley para que el Código Penal estatal castigue con cárcel a quien con “dolo, alevosía y ventaja” transmita el VIH/sida u otra infección de transmisión sexual (ITS) a su pareja. En fechas recientes Jorge Saavedra, director del Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/sida (Censida), señaló que este tipo de iniciativas generan “ambientes sociales estigmatizantes, son contraproducentes y hacen que la gente se esconda y mienta”. En entrevista telefónica, el diputado Castillo contestó al titular del Censida: “Queremos cuidar a la familia, fundamentalmente a las mujeres engañadas y a los niños violados y contagiados por sus propios padres”. Según el legislador, el VIH/sida tiene que enfrentarse desde tres puntos de vista, prevención, tratamiento y sanción. “El sida es un problema social, de salud pública y actualmente ya es un problema familiar, porque lo más común es que el esposo en sus saliditas nocturnas, su pachanga, su parranda, cometa actos sexuales sin ninguna protección”, explicó. Finalmente, recalcó que es necesario ajustar el marco jurídico a las necesidades de la sociedad, de lo contrario, “vamos a continuar con esta infestación”.

por parte de las instancias responsables de su elaboración. Las trabas burocráticas hablan, de por sí, mal de la Ssa. Tras la llegada de Fernández del Castillo, el secretario de Salud se apresuró a decir que no “metería la mano” en lo relativo a salud sexual y reproductiva (La Jornada, 1/02/2007). Sería muy grave descubrir que la filiación ideológica del director de Asuntos Jurídicos sí está afectando las políticas públicas en materia de VIH/sida.

NotieSe en radio, desde hoy nuevo proyecto de Letra S y NotieSe La Agencia de Información NotieSe y Letra S, inician hoy, 6 de septiembre, un nuevo proyecto por Internet: NotieSe en Radio. Todos los martes y jueves a las seis de la tarde, adolescentes y jóvenes hetero, bi y homosexuales tendrán un espacio alternativo para informarse, divertirse y aprender sobre sexualidad, prevención de infecciones de transmisión sexual,

VIH/sida, y todo lo referente a sus derechos sexuales y humanos. El proyecto es apoyado por el Centro Nacional para la Prevención y el Control del VIH/sida (Censida) y se transmitirá a través de la página www.notieseradio.com; también se recibirán comentarios a través del correo electrónico notieseradio@hotmail.com

bles de su condición, 66 por ciento considera que la prueba de detección del VIH debe de ser obligatoria para los homosexuales, y 44 por ciento de la población no está dispuesto a permitir que en su casa viva una persona con VIH o sida. Al respecto, Emilio Álvarez Icaza Longoria, titular de la CDHDF, señaló que hay una “necesidad de apostar a la civilidad democrática a partir de la lucha contra la discriminación. Lo único en lo que somos iguales, como dice la campaña, es que todas y todos somos diferentes”. Álvarez Icaza anunció que se emplearán los tiempos oficiales de la CDHDF en televisión para difundir la campaña y se gestionará con el Gobierno del DF para llevarla a otros espacios públicos.

Trabas ideológicas a nueva NOM sobre VIH/sida ■ NotieSe Por razones ideológicas, el director de Asuntos Jurídicos de la Secretaría de Salud, Bernardo Fernández del Castillo, ha mantenido congelada la iniciativa para modificar la Norma Oficial Mexicana 010 para el manejo del VIH/sida en el país. Así lo afirmó la vocal del Consejo Nacional para la Prevención y Control del Sida (Conasida), Silvia Panebianco, entrevistada por NotieSe. Fernández del Castillo —quien antes de trabajar en la Secretaría era uno de los abogados defensores del cardenal Norberto Rivera— se opondría, según Panebianco, a la inclusión de conceptos como “homosexual” y “transexual”, necesarios para mejorar el respeto de los derechos humanos de las personas que viven con VIH/sida. La demora para darle curso al trámite de autorización de la NOM, “implica que la política de prevención de sida en el país está detenida o que está funcionando con una norma desactualizada”. Panebianco consideró que la dilación se debe a las convicciones personales del titular del Jurídico.

Número 134, septiembre 6, 2007

Instantáneas Director Alejandro Brito Coordinador de información Antonio Medina Consejo Técnico Carlos Bonfil, Manuel Figueroa, Antonio Contreras, Arturo Díaz Diseño original Leonel Sagahón Formación, diseño e ilustraciones La Máquina del Tiempo® Retoque digital Alejandro Pavón Hernández Publicidad Alejandro Becerra, Liliana Arteaga Consejo Editorial Elena Poniatowska, Marta Lamas, Carlos Monsiváis, Ana Luisa Liguori, Dra. Carmen Villarreal, Dr. Arnoldo Kraus, Dra. Patricia Volkow, Joaquín Hurtado, Max Mejía, Arturo Vázquez Barrón, Jorge Huerdo+, Sandra Peniche, Estela Guzmán, Gonzalo Aburto, Dr. Aarón Rangel+, Lilia Rubio LETRA S, salud, sexualidad, sida, es una publicación mensual, editada por Demos, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V. Av. Cuauhtémoc No. 1236, Col.Santa Cruz Atoyac, C.P. 03310, México, D.F. Editor responsable: Alejandro Brito Lemus. Certificado de Licitud de Título No. 9169, Certificado de Licitud de Contenido No. 6418, Reserva al Título en Derechos de Autor No. 3389/95 y Certificado de Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2003-052712375000-107 del 27 de mayo de 2003. Distribuido en el D.F. por la Unión de Expendedores y Voceadores de los Periódicos de México, A.C., y en el interior de la república y el extranjero por Distribuidora de Medios, S.A. de C.V. Impreso en Imprenta de Medios, S.A. de C.V., Cuitláhuac No. 3353, Col. Ampliación Cosmopolita, Azcapotzalco, México, D.F. Canarias No. 45, Col. San Simón Ticumac, 03660, México, D.F. Tels./Fax: 5532-2751 y 5672-7096. letraese@letraese.org.mx http://www.letraese.org.mx/

n Dos publicaciones estadunidenses recientes critican la labor de ONUSIDA y acusan al organismo de “politizar los avances científicos” e inflar el número de afectados, según reporta AFP; fuentes de ONUSIDA se dijeron preocupados por los señalamientos y mencionó que revisarán los datos de prevalencia cuestionados. n El número de hospitalizaciones por complicaciones de VIH entre niños menores de cinco años se ha reducido gracias al uso de la terapia antirretroviral, revela una investigación publicada en el número de agosto de la revista Pediatrics n El Primer Ministro británico,

SONDEO Gordon Brown y la canciller alemana Angela Merkel anunciaron inversiones en una campaña contra el VIH/sida y otras enfermedades en naciones en desarrollo; la campaña llamada the International Health Partnership, será realizada en conjunto por el Banco Mundial, la OMS y los gobiernos de Gran Bretaña, Alemania, Noruega y Canadá n El tráfico de mujeres asiáticas para comercio sexual se está convirtiendo en un factor de riesgo para el incremento del VIH/sida en Asia, señala un reporte de la ONU; el documento estima que entre 150 y 200 mil mujeres de la región

son traficadas cada año y forzadas a dedicarse al trabajo sexual. n La farmacéutica suiza Novartis declinó reivindicar la patente de su medicamento antirretroviral atazanavir, luego de que la oficina de patentes de la India declaró “abandonada” la que tenía. n La homofobia de Estado alentada por el presidente de Uganda, Yoweri Museveni, dificulta los esfuerzos contra el VIH/sida, señaló la organización Human Rights Watch; el gobierno ugandés, apoyado por Estados Unidos, acosa a las organizaciones de la diversidad sexual con base en una ley que condena la sodomía.

Jóvenes y sexualidad Platico con mi pareja sobre sexualidad

62% Sí 38% No

Fuente: Encuesta Gente Joven 2004, Mexfam. Encuesta nacional levantada entre jóvenes de 13 a 19 años de edad.


letraese@letraese.org.mx

Letra S • 134 • septiembre 2007

3

Tu opinión nos importa. Escríbenos a esta dirección electrónica o a Canarias No.45, col. San Simón Ticumac, C.P. 03660

El Condonizador de Jalisco

A la letra

Noel

Aclaración de colaborador Estimado Alejandro Brito: El día 2 de agosto se publicó en el número 133 de Letra S, Salud, Sexualidad y Sida, que usted dirige, un artículo firmado por Armando Cornelio y por mí sobre el Club Gay Amazonas de la ciudad de Tenosique, en Tabasco. Para sorpresa de ambos, dicho texto fue intitulado “Ser gay y dejar de ser joto”, no obstante el título propuesto por nosotros era “Guerreros amazónicos”. Si bien respetamos las atribuciones del editor del suplemento, consideramos que el título referido no representa ni el contenido del artículo mismo, así como tampoco nuestras intenciones al publicarlo. Pero lo que más nos preocupa es la lectura discriminatoria y excluyente que se podría hacer de él. Ante todo, y por eso decidí escribirle, creo que dicho encabezado juega de manera poco cuidadosa con dos denominaciones identitarias –gay y joto– que están rodeadas de expectativas y supuestos, así como de estigmas y desprecios. Si bien en el cuerpo del artículo hablamos del paso de ‘lo puto a lo gay’, nunca calificamos este movimiento como una elección taxativa entre los rasgos positivos de lo ‘gay’ y las características abyectas de lo ‘puto’. Apuntamos, por el contrario, al uso táctico de las identidades y a la apropiación política y cultural de ciertos ‘rasgos’ de la identidad gay por parte de los integrantes del Club Gay; en el contexto de una expansión de ciertos imaginarios globales vinculados con las identidades sexuales. Pero, y en esto quisiera fijar mi atención, no propiciamos, como tampoco los miembros del Club, un abandono de lo ‘joto’ en pos de lo ‘gay’, ni reivindicamos una identidad ‘decente’ ante otra estigmatizada e insultante. En último término, somos concientes de los efectos hegemónicos y homogenizadores que produce la obligación y la conminación a defender, asumir y experimentar una sola identidad, excluyendo otras manifestaciones y otros matices. Nuestro interés al escribir el artículo y entregárselo a ustedes, dada la trayectoria notable que Letra S tiene en el campo de la sexualidad, los derechos humanos y la lucha contra el estigma y la discriminación, era mostrar el trabajo que realiza el Club Gay Amazonas. Nos detuvimos en el coraje y la dignidad de sus integrantes, que han construido un espacio subjetivo y social, un lugar político y ético, para ellos mismos —individual y colectivamente—, como personas con una orientación sexual y una identidad no hegemónica ni normativa. Es una historia como podría haber muchas en México, pero creo que merecía mayor cuidado en su tratamiento periodístico y en el uso de los términos, especialmente de aquellos que están connotados por el desprecio y la burla. Se puede ser joto y ser gay; también se pueden utilizar ambas clasificaciones de modo estratégico o apropiarse de ellas. No es necesario dejar de ser uno para ser el otro; y lo más importante, no es un trayecto obligado. Al menos nosotros no lo hemos planteado así, tampoco los integrantes del Club lo han hecho. Rodrigo Parrini

Respuesta del editor: Si algún lector vio detrás de la cabeza del texto firmado por el doctor Parrini y por Armando Cornelio las implicaciones sobre las que ahora el primero diserta, pedimos una disculpa. No había ninguna intención discriminatoria ni excluyente. Por último vale la pena recordar la política común a todos los medios: Toda colaboración es responsabilidad de su autor; títulos y subtítulos de la redacción.

viaja tranquilo junto a él

Que si esto es escandaloso, es más vergonzoso no saber bromear... “Entre los jóvenes, yo creo que no le corresponde al estado repartir condones. Si alguien quiere, y déjame llevarlo a un grado chusco: ¿por qué nada más condones? Vamos repartiendo un six de cerveza y vamos dando vales para el motel, de modo que el gobierno pague la diversión de los jóvenes. Oye, no. No le toca al gobierno pagar las cervezas ni el motel. Bueno, creo que tampoco le toca repartir condones en la comunidad en general. En la comunidad homosexual sí, porque está considerada en alto riesgo de contraer el sida”. Emilio González Márquez, gobernador de Jalisco, al informar que la política contra el VIH/sida en la entidad se centrará en la fidelidad y la abstinencia y dejarán de repartirse condones a los jóvenes (La Jornada, nota de Juan Carlos Partida, 6 de agosto de 2007).

Sea consecuente: el sida se previene mejor con un Padre Nuestro y tres Aves Marías El sida “se previene con abstinencia y con fidelidad, y es política pública que está señalada en los libros de texto, desde primero de secundaria. Esto no viene en el catecismo, viene en el libro de texto”. González Márquez, abundando sobre la línea del gobierno de Jalisco en torno al sida (La Jornada, nota de Juan Carlos Partida, 9 de agosto de 2007).

Otra tónica general tendenciosa: los libros de sexo sí promueven la actividad textual “¡Nuevos libros de texto promueven el inicio de la actividad sexual en niños de 11 y 12 años y ofrecen información ‘científica’ falsa! (…) La tónica general es deficiente y tendenciosa, además promueve el inicio temprano de la actividad sexual (…) Educación sexual sí, promoción sexual no (…) (la educación sexual debe impartirse con) respeto al derecho natural de los padres a educar a sus hijos según sus propios principios y valores”. Desplegado de la Coalición para la Participación Social en la Educación, que agrupa a decenas de organizaciones de derecha del país (El Universal, 13 de agosto de 2007).

Nadie

Alguie n

Vive con VIH

Tiro al blanco

El mejor sexo es el que no existe “Una educación sexual que no respeta la dignidad de la persona mejor que no se dé”. Guillermo Bustamante, presidente de la Unión Nacional de Padres de Familia, al condenar los libros de texto de Biología para primero de Secundaria (La Jornada, nota de Karina Avilés, 16 de agosto de 2007).

Que mejor se penalicen las declaraciones estigmatizantes Porque sabe que el VIH no se transmite por contacto físico, sudor, saliva, estornudos, ni por usar el mismo baño. La cercanía, el afecto y el contacto cotidiano con personas que viven con VIH, no representan ningún riesgo.

Infórmate y no discrimines.

“Queremos cuidar a la familia, fundamentalmente las mujeres engañadas y a los niños violados y contagiados por sus propios padres (…) El sida es un problema social, de salud pública y actualmente ya es un problema familiar, porque lo más común es que el esposo en sus saliditas nocturnas, su pachanga, su parranda, cometa actos sexuales sin ninguna protección (...) (Si no se aprueban leyes como esta) vamos a continuar con esta infestación”. Diputado Flavio Castillo Palomino, de la fracción del PRI en el Congreso de Colima, al hablar de la iniciativa de ley que impulsa para castigar con cárcel a las personas que “con dolo” transmitan ITS a su pareja (NotieSe, nota de Christian Rea Tizcareño, 23 de agosto de 2007).


4

Letra S • 134 • septiembre 2007

Agradecemos el apoyo brindado al proyecto Letra S por:

La Fundación John D. and Catherine T. MacArthur

Agradecemos el apoyo brindado por: al proyecto Letra S.

MANUAL DE SEXO SEGURO

¿Y cómo le hago Ser adolescente es tener las hormonas a tope, excitarse con cualquier roce y sentir que cada enamoramiento es el definitivo. Es muy fácil dejarse llevar y hacer cosas para las que no se está preparado si no se cuenta con la información adecuada. Como tener sexo. Pero aguantarse tampoco es fácil. Por qué no jugar un poco para darle la vuelta a los riesgos. Por Redacción

C

uando dos adolescentes se enamoran el mundo tiembla. Todo es bello, romántico, cachondo y apasionado. Cualquier rincón es bueno para estar juntos. Solos con sus deseos, pero también con los riesgos agazapados tras sus hormonas. Un embarazo no deseado o una infección de transmisión sexual pueden ser las indeseables consecuencias, si no se toman las debidas precauciones. Por supuesto, la mejor opción y la recomendación básica es “no lo hagan” (es lo que recomendarían tus padres si les preguntaras). Como dirían algunos vigilantes de la moral, “la abstención es el único método 100 por ciento seguro para prevenir las infecciones de transmisión sexual y los embarazos”. Es verdad, pero qué lejano suena el sermón después de sentir cómo todo el cuerpo se alborota al mirar al elegido o a la elegida. Y cuando las ganas son correspondidas, más vale empezar a pensar cómo le van a hacer. Y no sólo es esquivar a los padres para quedarse solos. Eso es muy sencillo frente a lo que sigue. Ya están los dos frente a frente sin obstáculos de por medio, en medio de la penumbra

de una habitación. Tras el primer beso viene la angustia: ¿Te avientas o no te avientas? Te “abstienes” o tienes relaciones sexuales. Eliges la protección total o el riesgo. Qué difícil. ¿No hay algo así como un sustituto, como un orgasmo sin riesgos? A decir verdad, sí. Los “juegos sexuales” pueden ser una excelente opción. Nada del otro mundo. Se trata del clásico faje o cachondeo. Una práctica que permite desfogar las ganas que se acumulan en tu cuerpo, sin el riesgo de intercambiar fluidos. ¿Pero es sexo? Por supuesto que lo es, cuando los cuerpos se involucran para sentir placer, el sexo está presente. Hay quienes afirman que la piel es el “órgano” sexual más importante. Lo único que no hay es un coito, por eso le llaman sexo sin penetración. El sexo sin penetración es 100 por ciento libre de riesgos y es apropiado tanto para los adolescentes como para las personas mayores, sean personas solteras o en pareja, heterosexuales, gays, lesbianas, bisexuales o cualquier otra preferencia. Por eso se le llama sexo seguro. Para abrir boca, el beso Besarse intensamente y durante largo rato es una forma magnífica de sentirse involucrado y sumido en el placer sin llegar más allá de lo

que uno quiere. Se puede besar con los labios cerrados y también “a la francesa”, con la boca abierta y usando la lengua. Y no sólo se usan los labios. Piensa en la cercanía, el aroma, la textura del cabello y de la piel. La sensación toda de abrazar al “amor de tu vida” (o del día, según sea el caso). Una buena sesión de besos enciende, pero también libera los deseos en forma segura. No por nada todo el mundo lo hace, sin que (casi) nadie se dé por ofendido. Besar a alguien por primera vez puede resultar atemorizante y muchas personas se ponen nerviosas en esa situación. La verdad es que la primera vez puede sentirse raro —casi todos se sienten así en algún momento. Por eso, en el momento de besarse o de participar en algún otro juego sexual, es importante estar lo más relajados posible. Tocarse no hace daño El autoerotismo es otra gran opción para darse placer sin riesgos. Tu cuerpo es la carrocería que te acompañará toda la vida, qué mejor manera de sacarle el mejor provecho que conocerlo. Cada persona tiene puntos de placer distintos —y no sólo en los genitales— que están listos para ser descubiertos por una mano cuidadosa. La masturbación (la estimulación de los genitales) tiene —para muchos— mala fama, aunque buenos, y plancenteros, resultados. En el pasado, algunas personas pensaban que “hacerse el amor a uno mismo” provocaba ceguera, esterilidad, pelos en las manos y varias patrañas más. En realidad, la masturbación es la forma más segura y común de vivir la sexualidad y de disfrutar de un orgasmo. Y no siempre tiene que practicarse en soledad: observarse mutuamente durante la mas-

turbación puede ser muy excitante y es una forma de conocer las preferencias de nuestra pareja. Una buena idea para pasar el tiempo a solas, una vez que han logrado esquivar la vigilancia. Sexo, orgasmos incluidos, sin riesgos. Sexo sin penetración Por lo general, “sexo sin penetración” significa juegos sexuales sin penetración vaginal o anal. Según las preferencias personales puede incluir besos, masajes, masturbación, fricción de cuerpos (frotarse juntos), compartir fantasías —que incluyen sexo cibernético y sexo telefónico—, etcétera. Las ventajas del sexo sin penetración incluyen: ■ Sexo seguro. La penetración vaginal y anal sin la protección de un condón son actividades que conllevan el riesgo de transmisión de infecciones por vía sexual, como por ejemplo el VIH/sida y el virus del papiloma humano. Evitarlas elimina el riesgo de infección. El sexo oral (la estimulación de los genitales con la boca) tiene cierto riesgo, aunque bastante menor. ■ Anticoncepción. En tanto el semen o los fluidos liberados en la preeyaculación no ingresen en la vagina, el sexo sin penetración no implica riesgo de embarazo. ■ Alivio psicológico. A muchas y muchos jóvenes el inicio de su vida sexual les provoca angustia o culpa. Estar preparado es cuestión de tiempo. El sexo sin penetración puede aliviar la presión de sentir que tienes que mantener relaciones sexuales. ■ Satisfacción sexual. El sexo sin penetración puede aumentar la intimidad y ayudar a la mujer a alcanzar el orgasmo. (En general, los hombres no tienen que preocuparse por alcanzar el orgasmo, pero el sexo sin penetra-

Historias de amor (y de condones)

Participa. Danos tus comentarios y sugerencias sobre sitios web, blogs o cualquier otra cosa curiosa, entretenida, informativa, formativa, balconeable en la red, sobre sexualidad, género y salud sexual y reproductiva. Escríbenos a letras.sexualidad@gmail.com

SexSite En 2005, la organización civil francesa de lucha contra el sida Aides (www. aides.org) desarrolló una campaña publicitaria de promoción de uso del condón. Para evadir el lugar común y la prédica inútil recurrieron a la agencia de publicidad TBWA/París que realizó un cortometraje animado de poco más de tres minutos al ritmo de la canción Baby Baby del grupo The Vibrators (Baby, baby, baby/won’t you be my girl…). La historia de la niña inquieta a la que no le gusta jugar con muñecas y que al crecer busca al amor de su vida, probando sexualmente con varios varones, siempre con condón, fue un gran éxito, con premios en el Festival Internacional de la Publicidad en Cannes y un pre-

mio de la Asamblea Nacional francesa. La televisión francesa lo transmitió ese año y está disponible en el sitio de Aides (www.aides.org/baby-baby/) o en el obligado YouTube (http://www.youtube.com/watch?v=0YfBxdDKDgc). Un año después, Aides y TBWA retomaron el concepto, ahora con un chavo gay como protagonista que al tiempo que se enfrenta a la discriminación y la violencia, busca el amor y, por supuesto, tiene mucho, mucho sexo protegido. La escena del vagón de la montaña rusa en forma de pene y la canción tema —Sugar baby love, de The Rubbet’s— le dio un éxito inmediato en la red. (http://www.aides. org/sugarbabylove/ o http://www.youtube.com/ watch?v=0SBLqqSmXIo)

Lo más reciente de la serie animada de Aides, de este 2007, es Love Stories, que narra las peripecias de un chavo que, literalmente, vive para el sexo, con quien se deje (aunque casi siempre con chavas). El repaso por su nutrida colección de parejas casuales (que van de la práctica de las posiciones del Kamasutra al sadomasoquismo y las orgy parties) se acompaña por My Boy Lollipop, fresa canción sesentera de Millie Small. El mensaje final —“1,000 formas de amar, una sola de protegerse”— refuerza el mensaje: el sexo es placentero y sano, y más disfrutable si se practica con condón. Chécalo en http://www. aides.org/multimedia/clips-videos-et-animations/ lovestory.php.


Letra S • 134 • septiembre 2007

Para más información visita las siguientes páginas: www.teenwire.com • www.mexfam.org.mx • www.yquesexo.org

5

Infórmate

para no hacerlo? ción puede ayudarlos a tomarse las cosas con más calma y a disfrutar más de la relación y del contacto: en el sexo no todo es el pene.) Piensa qué tipo de juegos sexuales te parecen bien (o no) y conversa con tu pareja acerca de tus preferencias. Decir lo que queremos y lo que nos gusta (o nos disgusta) es parte del aprendizaje. Hablarlo puede ser un poco difícil, pero vale la pena y a la larga te enseñará a tener una vida sexual más placentera y responsable. Trata de hablarlo antes de empezar el faje. Recuerda que es más difícil poner límites cuando se está en medio de una situación intensa y apasionada. ¿Y si ya no me aguanto? Pensándolo bien, sí hay un riesgo importante al practicar sexo seguro: dejarse llevar. Todavía muchos piensan que estos juegos no son más que preámbulos para lo que realmente importa, el coito. No es así, disfrutar nuestro cuerpo y el de nuestra pareja es parte de la comunicación y crecimiento mutuos. Pero cuando la pasión crece, es fácil ceder y uno puede terminar teniendo relaciones sin protección. Más vale tener condones a mano. Algunas personas disfrutan del sexo sin penetración con condones. Y si llega el caso de tener relaciones sexuales vaginales o anales, estarán preparados. Lo primordial es estar seguros de que el semen y los fluidos preeyaculatorios no ingresen en la vagina o el ano. Todo tipo de contacto genital, ano-genital, oral-genital u oral-anal puede transmitir infecciones. Chupar el pene es una práctica segura si no hay eyaculación, pero si se desea eliminar todo riesgo se recomienda usar condón. La chava puede pedirle a su pareja que coloque contra

su vulva un condón abierto, un plástico delgado (del que suele usarse en la cocina) antes de demostrar sus habilidades con la lengua. Colocar el látex sobre el ano también puede ayudar a reducir los riesgos durante el sexo oral anal. Si ya decidiste que el coito es lo tuyo La estimulación sexual es como el sexo sin penetración pero con expectativas de llegar a relaciones sexuales con penetración. En otras palabras, por lo general, la estimulación sexual es el juego sexual que lleva a las relaciones sexuales o a la penetración. La estimulación sexual puede aumentar la excitación de la mujer y provocar la producción de fluidos vaginales conocidos como lubricación. Esta lubricación natural es fundamental para que la mujer sienta placer. Sin lubricación, las relaciones sexuales pueden ser dolorosas. Aun con estimulación sexual, a

veces la vagina no puede producir suficiente humedad. En ese caso, los lubricantes artificiales pueden ayudar. El aceite perjudica el látex del condón por lo que se recomienda el uso de lubricantes a base de agua cuando se usen condones de látex. Ante la ausencia de condones, más vale optar por algunas de las opciones de sexo seguro y mantener los fluidos (semen, líquido preeyaculatorio, flujo vaginal) alejados de los genitales o el ano. Recuerda que el coito interrumpido (penetración vaginal o anal sin condón en la que el pene se retira instantes antes de la eyaculación) no es una forma segura de prevención de infecciones, ni mucho menos de embarazos. Los condones pueden usarse en el sexo sin penetración, la estimulación sexual o las relaciones sexuales con penetración. Los chavos a los que no les entusiasma demasiado usar

condones, pueden pedirle a su pareja que les ayude a colocarlo como parte del juego sexual. Eso puede ayudarlos a mantener la excitación y la erección. Recuerda que también están disponibles los condones femeninos, tanto para sexo vaginal —colocado dentro del vagina— como para sexo anal, introducido en el recto. Pueden dejarse colocados aun cuando el chavo pierda la erección por un rato. Lo más importante que tengas en mente es que puedes vivir tu sexualidad a tope sin los riesgos relacionados con las relaciones sexuales penetrativas. Pero cualquiera que sea la forma que elijas para hacerlo, que sea una forma segura. Versión libre del texto de Juliet Eastland “Todo lo que siempre quisiste saber sobre el no hacerlo”,publicado por la página electrónica www. teenwire.com/espanol de la Planned Parenthood Federation of America.

El miedo a lo diferente La Real Academia Española define al miedo como la “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario”. Solemos temerle a lo desconocido, a lo diferente, a lo no cotidiano, en fin, a lo nuevo. Muchos de estos temores tienen una base prejuiciada, estereotipada, reforzada con escasa o nula información. Pero, ¿cómo reaccionamos ante nuestros miedos? Huimos, nos defendemos, discriminamos, rechazamos, estigmatizamos o agredimos de diferentes maneras. ¿Miedo de qué? cuenta la historia de Marcelo, un adolescente que vive feliz en su barrio, tiene un gran amigo, una familia que lo quiere y le gusta todo lo relacionado a las motocicletas. La gente que lo rodea tiene expectativas

en torno a él, sobre cómo crecerá, qué estudiará, con qué mujer compartirá un proyecto de vida y cuántos hijos o hijas tendrá. ¿Pero qué pasa cuando ese proyecto de vida es diferente y lo desea con alguien de su mismo sexo? ¿Qué sucede cuando se da cuenta que vive en una sociedad que rechaza a los gays y lesbianas, donde son humillados, rechazados y, en el peor de los casos, asesinados? Él no sabe por qué, sólo está consciente de que está enamorado y que quiere cumplir sus sueños. Pero no es fácil, tiene que enfrentar el distanciamiento de su mejor amigo, las situaciones de discriminación que percibe a su alrededor, el miedo al “qué dirán” y al final, la reacción de su familia.

reSeña ¿Miedo de qué? es un video de animación brasileño que, sin necesidad de diálogos o subtítulos, va ejemplificando los diferentes miedos de Marcelo, de su familia, de su mejor amigo, de la sociedad en si ante su orientación sexual. Asimismo, brinda elementos para la defensa del derecho a la no discriminación por orientación sexual y visibiliza los logros de la sociedad civil organizada en dicha defensa. El video es una herramienta de apoyo para discutir sobre diversidad sexual con grupos de jóvenes. El objetivo es estimular reflexiones críticas que contribuyan para el respeto a la diversidad sexual y para la reducción de la homofobia, un miedo sin razón de ser, como cuenta

una profesora brasileña en relación a la historia de ¿Miedo de qué?: “Se trata de un video sobre sufrimiento: sufre Marcelo, su amigo, el padre, la madre. ¿Será que era preciso tanto sufrimiento, solamente por qué el niño no ama quien ellos gustarían que amara? Será que la gente puede construir otro mundo con el lápiz que Marcelo ofrece? Espero que sí”. Este material fue elaborado por el Instituto Promundo, Instituto Papai y ECOS, organizaciones brasileñas de derechos humanos y salud sexual y reproductiva, con la colaboración de la asociación mexicana Salud y Género, quien tiene disponible el material para los interesados en conocer la historia de Marcelo. (Daniel Serrano de Rejil)

Para mayor información favor de ponerse en contacto con Silvia del Pilar López Hernández (salygen@prodigy.nte.mx) o con Pilar Herrera Ortiz (salgens@prodigy.net.mx) ambas representantes de Salud y Género, AC, en Veracruz y Querétaro respectivamente.


6

Letra S • 134 • septiembre 2007

Educación sexual para adolescentes

La (incómoda) sexu De nueva cuenta, los contenidos en materia de sexualidad de los libros de texto generan controversia. Los mismos grupos conservadores que los impugnaron el año pasado dejan ver su frustración por no haber logrado, a pesar de las presiones, los cambios esperados este año. A continuación, un recuento de la pugna. Por Fernando Mino

P

ese a los beneficios que reporta, la educación en sexualidad mantiene en pie de guerra a sectores conservadores. El centro de la disputa es, como el año pasado, la currícula para la materia de Biología, en particular los libros de texto autorizados por la Secretaría de Educación Pública (SEP) para ser distribuidos a los alumnos del primer año de enseñanza secundaria de todo el país. Género, placer, autoerotismo, anticoncepción, uso del condón, entre otros temas, se tocan desde el primer año de secundaria. El objetivo es, según el Programa de Estudio aprobado por la SEP en 2006, “que los alumnos reconozcan la sexualidad humana desde una perspectiva amplia que involucra cuatro potencialidades: género, vínculos afectivos, erotismo y reproducción”. Grupos conservadores, muchos de claro corte confesional, se han manifestado escandalizados frente a la política educativa y han hecho de los libros de texto el objeto de su cruzada. Se trata de organizaciones con fuerte poder político y económico, con la suficiente influencia como para ser recibidos en audiencia por la secretaria de Educación Pública o, incluso, por el titular del Ejecutivo, Felipe de Jesús Calderón.

Los libros de la discordia El 6 de julio pasado se publicó en el Diario Oficial de la Federación la lista de los libros de texto autorizados para las materias de secundaria, tanto en escuelas públicas como privadas. Para la materia de Biología hay ocho títulos, todos con un bloque específico dedicado a sexualidad. Hay diferencias de matiz en la forma en que cada uno aborda los temas, pero todos se ajustan al programa de estudio, como señala el doctor José Aguilar Gil, director de la red de organizaciones civiles Democracia y Sexualidad y miembro de uno de los Consejos Consultivos Interinstitucionales instalados por la SEP. Los libros autorizados para 2007 son una reedición de los publicados el año pasado, con modificaciones derivadas de recomendaciones de la SEP. La homosexualidad, o el sexo oral y anal, por ejemplo, ya no se mencionan en los libros de texto de 2007. “Podemos aventurar hipótesis: les pusieron un freno, se ciñeron al programa, pesó el escándalo del año pasado para que no se pusieran palabras incómodas, como ‘homosexual’”, dice Aguilar Gil. Apenas un par de libros contienen la palabra, como referencia tangencial y sin explicación o concepto alguno. Al criterio de las editoriales y las y los autores de los libros que participaron en el proceso de selección, el programa de la SEP es muy

amplio en cuanto a los temas a abordar. De acuerdo con una de las autoras, la doctora Ana Barahona, profesora de la Facultad de Ciencias de la UNAM, “hubo sugerencias de tono, de matizar algunos temas, otras de información que se queda corta, de actualización de cifras, etcétera. Pero desde luego no se quitó lo que tenía que ir de acuerdo con los programas. Hubo algunos colegas (autores de otros de los libros) que me comentaron que en sus dictámenes les dijeron que estaban dando información de más, pero no fue mi caso”. Por su parte, organizaciones de derecha realizaron los suyos e, incluso, redacciones alternativas para cada uno de los libros en proceso de autorización, que fueron enviadas a las editoriales responsables de los textos como sugerencias que, según la organización denominada Copase, eran fruto de un acuerdo con las autoridades de la SEP. Acuerdo que ahora reclaman como no cumplido. Con la espada desenvainada El 13 de agosto pasado, varios periódicos nacionales publicaron un desplegado en que se tacha a los libros de texto de Biología de ofrecer “información ‘científica’ falsa” y de hacer “promoción sexual”, por hablar de autoerotismo, homosexualidad, condones y anticonceptivos. El texto es responsabilidad de un grupo denominado Coalición para la Participación Social en la Educación (Copase), en la que confluyen organizaciones de todas las gamas de la derecha, desde las empresariales, como A Favor de lo Mejor, las muy conservadoras, añejas y catoliquísimas, como la Unión Nacional de Padres de Familia y los Caballeros de Malta, hasta las radicales, del estilo de la Unión Nacional Sinarquista, a través de su organización política denominada Movimiento de

Participación Solidaria, o Courage Latino, que ofrece “curar” la homosexualidad. Sus críticas a los libros de texto son una reedición de la polémica que impulsaron en 2006. La presión política al interior de la SEP y su cabildeo con gobiernos estatales como los encabezados por los panistas en Jalisco, Guanajuato y Baja California les garantizó cierto éxito: el bloqueo de varios de los textos en algunos estados y, sobre todo, el compromiso de las autoridades educativas de incluirlos en la dictaminación de los libros de texto del año siguiente. Al frente de la coalición se encuentra Vicente Segú Marcos, conspicuo vocero los sectores conservadores. Fue director de Red Familia, agrupación que encabezó la ofensiva contra la iniciativa de ley de derechos de las y los adolescentes, frenada en 2006. También estuvo al frente de “Denme Chance”, la campaña mediática (“Si no hay pena de muerte para el violador, porque sí para su hijo”, se leía en uno de sus anuncios espectaculares) contra la despenalización del aborto en el Distrito Federal. Segú ha estado muy activo desde Copase, cabildeando al más alto nivel en la SEP, la Secretaría de Gobernación y la Presidencia de la República. De acuerdo con su desplegado, miembros de Copase se han reunido con la secretaria de Educación, Josefina Vázquez Mota, en por lo menos cuatro ocasiones. Fue por instrucción directa de ella que se instaló una “mesa SEPCopase”, que estableció “acuerdos”: proponer redacciones alternativas a las partes incómodas de los libros de Biología y derecho de veto para los textos que de plano consideraran impresentables. Para ello, se le facilitaron a Copase, fuera de cualquier normatividad, los 18 libros de texto candidatos a ser autorizados para que realizaran sus propios “análisis”.

Los cambios en los libros de Biología Los libros de texto para 2007 introdujeron algunos matices al tratar la sexualidad. A continuación algunos ejemplos de los cambios, así como una de las “sugerencias” de redacción que propuso la organización conservadora Copase. Homosexualidad Versión 2006 del libro del libro Ciencias 1. Biología, de Fedro Guillén Rodríguez: n

“Desde el momento de nacer, los humanos tenemos un sexo definido; se sabe quien es niña y quién niño, si nace con ovarios y vagina o con pene y testículos. Esta diferencia biológica en órganos sexuales entre hombres y mujeres se relaciona directamente con la procreación; de ahí que muchas personas consideran que la sexualidad debe restringirse únicamente a las relaciones entre personas de diferente sexo, que tengan como meta el tener hijos. Sin embargo, la sexualidad humana es un concepto mucho más amplio, en el cual el aspecto reproductivo es sólo una parte.”

Versión 2007 del libro del libro de Guillén: “Desde el momento de nacer, los humanos tenemos un sexo definido; se sabe quien es niña y quién niño, si nace con ovarios y vagina o con pene y testículos. Esta diferencia biológica en órganos sexuales entre hombres y mujeres se relaciona directamente con la procreación. Sin embargo, la sexualidad humana es un concepto mucho más amplio, en el cual el aspecto reproductivo es sólo una parte.”

Sexo oral y anal Versión 2006 del libro Ciencias 1. Biología, de Ana Barahona: n

“Las ITS son aquéllas que se transmiten cuando hay contacto sexual con una persona infectada ya sea por la entrada del pene en la vagina (coito), contacto oral-genital o genital-anal.”

Sugerencia de Copase (no incluida en la versión publicada): “Desde el momento de nacer, los humanos tenemos un sexo definido; se sabe quien es niña y quién niño, si nace con ovarios y vagina o con pene y testículos. Esta diferencia biológica en órganos sexuales entre hombres y mujeres se relaciona tanto con la procreación, como con nuestro desarrollo en diversos ámbitos de nuestra vida como en las relaciones con nuestros padres, hermanos, amigos, en nuestro trabajo o en la escuela, así mismo nos proporcionan identidad y capacidad para relacionarnos sentimentalmente con personas del sexo opuesto.

Versión 2007 autorizada por la SEP del libro de Barahona: “Las ITS son aquéllas que se transmiten cuando hay contacto sexual con una persona infectada. Es importante que sepas que los agentes que las causan se encuentran en la sangre y en los líquidos y secreciones que producen las personas infectadas o enfermas: semen, fluidos vaginales y sangrado menstrual”.


Letra S • 134 • septiembre 2007

7

ualidad a las aulas El equipo de análisis está formado por cinco profesionales de distintas áreas, aunque sólo uno cuenta con experiencia en el área de educación y ninguno ha trabajado en diseño curricular para nivel básico. La médica Rosario Laris Echeverría, por ejemplo, es funcionaria de la delegación Miguel Hidalgo, en el DF. Rodrigo Guerra López es doctor en Filosofía, miembro de la Academia Pontificia pro Vita y director del Observatorio Social del Consejo Episcopal Latinoamericano. Marvella Villalobos Torres es doctora en Pedagogía, especializada en temas de Familia, y miembro fundador del Equipo Nacional de Reflexión Educativa, grupo muy ligado a la Arquidiócesis de México. La doctora Alejandra Huerta es investigadora del departamento de Biología Molecular del Instituto de Investigaciones Biomédicas de la UNAM, con amplio trabajo en la epidemiología del dengue. La doctora Huerta, en entrevista con Letra S, explica este incumplimiento de acuerdos: “La misma SEP en los programas de estudio no menciona que se tiene que hablar de homosexualidad, lo tratamos en las mesas y quedamos de acuerdo, no se iba a hablar del tema. Pero dos sesiones antes del final unos libros lo metieron y la SEP no hizo nada para quitarlo. Lo dejaron, pese a que teníamos un acuerdo”. El pudor que es la conciencia vigilante Para Huerta —quien aclara de entrada no pertenecer a Copase, sino que fue contratada “para realizar un dictamen científico” de los contenidos— el problema central con los libros de texto es su “ideología”: “No es que digan tal o tal, sino que a lo largo del bloque van dejando cierta idea; no es exactamente lo que dicen. Hay frases muy sutiles que no es que digamos que están a favor de las relaciones homosexuales, pero hay frasecitas que sí”. En el caso del autoerotismo, Huerta les

reprocha que no tomen una postura, lo que según ella refleja su “ideología naturalista”: “Muchos libros lo mencionan y lo recomiendan como una práctica saludable e inofensiva y que no es ni buena ni mala. No es bueno ni malo, por ejemplo, ir al baño, hacer la digestión, acciones fisiológicas del hombre. Inducir al niño a que estas prácticas son inofensivas no es recomendable, porque se forma un hábito que después, para la afectividad y para el autocontrol, si cuesta trabajo para ellos”. Y deja en claro su propia definición de masturbación: “‘una práctica solitaria que puede dificultar el equilibrio emocional, el autodominio y la estabilidad en la afectividad en una futura pareja’. Hay que lograr un equilibrio, porque los libros están con una naturalidad exagerada, que parece que puede hacerse (la masturbación) casi sin pudor, casi en público. Hay que tener respeto a uno mismo, a nuestro propio cuerpo”. Los dictámenes de Huerta sugerían recomendarle a los adolescentes “tomar en cuenta el respeto al propio cuerpo y pudor, que es la conciencia vigilante para defender la propia intimidad”. Con argumentos similares, Huerta critica el manejo de la información en torno al condón —“no son 100 por ciento seguros”—, los anticonceptivos químicos —“las mujeres tienen un mayor riesgo, y está comprobadísimo, de tener cáncer o enfermedades cardiovasculares”— o la anticoncepción de emergencia —“es abortiva”. Las “sugerencias” de Copase no fueron atendidas en su mayoría, aunque sí influyeron en una mención mayor a la abstinencia como forma de prevenir infecciones de transmisión sexual. Huerta hace un balance de su cabildeo: “Ningún libro aceptó corrección de autoerotismo, de embarazo sí, de homosexualidad unos lo quitaron, en género, dos de ellos marcaban mucho la cuestión de la identidad sexual y

ahora dicen que, efectivamente, el niño es niño y por lo tanto es obvio que tenga preferencia hacia una persona del otro sexo”. No obstante, no lograron vetar títulos. “Dentro de los ocho libros autorizados por la SEP, están los cinco que no recomendamos”, se lamenta Huerta. De ahí la descalificación al proceso completo en el desplegado de Copase y la exigencia a Felipe Calderón para que sustituya todos los libros autorizados por uno desarrollado por ellos mismos. Para José Aguilar es evidente la razón del enojo de las organizaciones de derecha. “Lo que quieren es que no se dé ninguna información y que la única opción preventiva sea la abstinencia hasta el matrimonio. Los libros de texto están basados en un programa educativo hecho con puntos de vista científicos. Como dice el artículo tercero constitucional: educación científica, laica e integral”. Educar no es promover Una de las principales objeciones conservadoras a abordar la sexualidad de manera abierta y directa en las escuelas es que incita a las y los adolescentes a practicar el sexo. No obstante, las evidencias señalan otra cosa. La investigación “Programas de educación en sexualidad y VIH: su impacto en el comportamiento sexual de los jóvenes alrededor del mundo” —en la que se evaluaron 83 estudios sobre proyectos de educación sexual en 28 países—, publicada en el número de noviembre de 2006 de la revista científica Journal of Adolescent Health, arroja que los programas en que se habla a los adolescentes de sexualidad no adelantan la iniciación. Por el contrario, en 42 por ciento de los estudios analizados se reporta un retraso en el inicio de la vida sexual. Además, 48 por ciento de los estudios señalan un aumento significativo en el uso del condón y 35 por ciento informan de una reducción en el número de parejas sexuales.

Para la investigadora de El Colegio de México, Fátima Juárez, especialista en salud sexual y reproductiva, la evidencia es clara: “A mayor información en educación sexual se protege al individuo en su salud, pues retrasa su entrada a la actividad sexual y cuando se inicia, comienza protegido. El joven necesita tener conocimiento. Si no recibe la información correcta, la va a obtener de todos modos, pero quizá va a ser información equivocada o sesgada”. Juárez señala que el aspecto que hay que cuidar, además de los libros de texto, es la forma en que se imparte el tema a los alumnos. En el año 2000, la investigadora realizó, junto con Cecilia Gayet, de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, una investigación que muestra un desfase entre las políticas educativas en materia de sexualidad impulsadas por el Estado y la formación de los maestros —a menudo más conservadores— encargados de transmitir la información a los adolescentes. “Tenemos que reforzar todos los cambios curriculares que se hicieron entrenando directamente a los profesores”, considera. José Aguilar comparte la preocupación de que profesores o funcionarios menores en las secretarias de Educación de los estados intenten implementar algún tipo de censura, aunque la normatividad impide que se prohíba alguno de los libros. “Algún gobernador o secretario de educación local pudiera hacer algún folleto o algún otro libro con otra propuesta en sexualidad, pero no será sustituto de los libros de texto, que son inmodificables”, señala. Mientras tanto, los libros se han distribuido en todo el país, con excepción de Baja California, uno de los estados donde se censuró algunos títulos el año pasado (Letra S 122), aunque la SEP se ha comprometido a que no se permitirá la censura.


8

Letra S • 134 • septiembre 2007

Entrevista con Douglas Kirby

La educación sexual no apresura la iniciación adolescente ¿Abstinencia o condón, cuál es la mejor opción para los jóvenes? Contamos con muchos estudios que demuestran que hacer énfasis en no tener sexo es la mejor alternativa, el mejor comportamiento, el más seguro, sin dejar por ello de promover el uso del condón y de los anticonceptivos para quienes sí tienen sexo. Estos programas no incrementan la actividad sexual y casi la mitad llega inclusive a retrasar el inicio de la vida sexual o a disminuir el número de parejas sexuales o la frecuencia del sexo. También pueden favorecer el uso del condón y de los anticonceptivos.

Hablar de sexualidad a los adolescentes no los incita a tener sexo. No se trata de una opinión, sino del resultado de múltiples investigaciones alrededor del mundo. En esta entrevista, el investigador estadunidense Douglas Kirby, especialista en sexualidad de las y los jóvenes, habla del condón y de abstinencia, estrategias que deben ir juntas para ser eficaces. Por Fernando Mino

E

n medio del debate sobre la educación sexual y su descalificación por grupos de derecha, la evidencia científica permite centrarse en lo esencial: ¿cuáles son los programas realmente eficaces para proteger la salud sexual y reproductiva de las y los jóvenes? En entrevista con Letra S, el investigador Douglas Kirby, miembro de la Junta directiva de la campaña estadunidense de prevención de los embarazos en adolescentes, quien tiene más de 22 años de experiencia en el estudio de las conductas sexuales de los adolescentes, habla sobre el tema y destaca: “Muchos programas de educación sexual pueden tener un efecto positivo en adolescentes, al retrasar la iniciación y también al incrementar el uso del condón. No se trata de escoger entre abstinencia y condones: podemos tomar los dos modelos”. Kirby sabe de lo que habla, una de sus investigaciones, publicada en el número de noviembre de la revista Journal of Adolescent Health, evalúa 83 estudios sobre educación sexual en 28 países, incluido México. A continuación, parte de la charla.

¿Cuáles son los resultados de los programas basados sólo en la abstinencia? Hasta el momento no hay evidencia alguna de que dichos programas restrictivos retrasen la iniciación sexual. Tampoco han sido muy efectivos. Ha habido sólo unos cuantos estudios de esos programas en el mundo, la mayoría en los Estados Unidos, y en realidad no han sido efectivos. ¿Cuál sería el modelo ideal de programa que podría enseñarse a los jóvenes en las escuelas? Depende de cuáles sean los objetivos. Si los propósitos del programa son reducir los embarazos no deseados y las infecciones sexualmente transmisibles, incluido el VIH, entonces los programas deberían hacer énfasis en la abstinencia y en el uso de los condones, y en tener una sola pareja, no encuentros casuales. Deben hacer énfasis en no tener dos parejas al mismo tiempo. No hablo de que esto suceda durante la misma noche, sino de que un hombre tenga sexo con su novia y una semana después tenga un encuentro casual, para una semana más tarde tener sexo de nuevo con su novia. Transitar de una pareja a otra se vuelve algo peligroso. Los programas deben hacer énfasis en la abstinencia, la fidelidad y el uso del condón. Hay una fuerte evidencia de que hablarles de condones no incrementa su actividad sexual. ¿Qué país podría ser visto como modelo en materia de educación sexual? Es una pregunta difícil de contestar. Muchos países de Europa occidental, como Francia, Holanda, España, Italia, etcétera, muestran índices muy bajos de embarazos adolescentes y bastante bajos de infecciones de transmisión sexual entre la gente joven. Pero esto se debe a muchos factores. Posiblemente se trate de los programas educativos, pero hay también otras causas. Sin embargo surge otro problema: lo que funciona en un país pudiera no funcionar en otro. Los programas que son efectivos suelen mostrar ciertas características, como por ejemplo un mensaje muy claro acerca del comportamiento sexual. No dicen ‘aquí está la

información y los pros y contras para tener sexo o usar condones, decida usted lo que es correcto’. No dicen eso en absoluto. Lo que ofrecen, en cambio, es un mensaje muy claro: debe evitarse siempre el sexo sin protección. La abstinencia es el mejor comportamiento, sin duda, pero si uno tiene sexo siempre se debe utilizar el condón. ¿Cómo se abordan estos temas en programas dirigidos a adolescentes que no han iniciado su vida sexual? En el caso de adolescentes muy jóvenes se hace un énfasis mayor en el tema de la abstinencia; con adolescentes más grandes, quienes probablemente ya tengan sexo, se sigue enfatizando la abstinencia, pero se habla más de condones. Se elaboran así mensajes más acordes con la edad y experiencia sexual de cada joven y se crean actividades interactivas. En lugar de sólo dar cátedra a los estudiantes, se les impulsa a participar en juegos, contestar preguntas, experimentar con el juego de roles. Por ejemplo, dos estudiantes, frente a frente, leen cada uno una hoja de papel; el joven trata de convencer a la muchacha para que tengan sexo, le lee algo con ese propósito, y ella le lee otra cosa en el sentido de no tener sexo. Habla del sexo que no quiere tener y con ello practica las formas de decir ‘no’, o cómo identificar las situaciones que pudieran conducir al sexo, o cómo evitarlas o salir de ellas. ¿Cuál es la edad indicada para empezar a hablar de sexualidad a los jóvenes? Posiblemente poco antes de que muchos estudiantes comiencen a tener sexo. Si empiezan a los 15 o 16 años, les hablaría uno o dos años antes de esa edad. Y cuando 10 o 15 por ciento de esos estudiantes hayan empezado a tener sexo, les hablaría entonces de la abstinencia, las fidelidad en pareja y el uso del condón. ¿Hablar de masturbación a los adolescentes es una buena estrategia preventiva? En varios países algunas escuelas hablan de la masturbación, pero no conozco ningún estudio que haya medido el impacto de la masturbación sobre el comportamiento sexual. Algunas personas piensan que si se habla de masturbación en las escuelas, los jóvenes recurrirán a esa práctica en lugar de buscar una pareja sexual. Pero hay también gente que piensa que si se habla del tema habrá más gente joven masturbándose y entonces habrá más sexo. No lo sabemos. ¿Mencionar en las escuelas la homosexualidad equivaldría a promoverla? Yo diría que no, pero no tenemos buenas investigaciones al respecto. Es claro, sin embargo, que si reconocemos la diversidad sexual o la homosexualidad, eso no hará que la

gente joven se vuelva homosexual. La homosexualidad es algo con lo que probablemente nace alguna gente, o que se determina en una etapa temprana de sus vidas, pero mencionarla no tiene consecuencia alguna sobre los jóvenes. Es una cuestión mucho más profunda y complicada. No creo que haya problema al enseñar sobre el tema en la escuela, excepto políticamente, por las molestias que para algunas personas representa. Si de acuerdo con la tradición católica, el sexo es un pecado, ¿mostrar el sexo como algo malo podría contribuir a retrasar la edad del inicio sexual? En algunos países eso podría parecer algo efectivo, pero también lo es que los jóvenes vayan a casa y hablen con sus padres, y les pregunten sobre sus valores y creencias, sobre el sexo, los condones y la contracepción. Eso puede ayudar a que los jóvenes entiendan algo más de los valores de sus padres. Los padres también podrían entender que la educación sexual en las escuelas no va en contra suya sino que sirve para facilitar la comunicación con sus propios hijos. No creo que se deba decir a los jóvenes que el sexo es pecado. Ayuda en cambio decirles que la abstinencia es la opción más segura. Hay una diferencia entre sexo seguro y pecado, y si alguien en un país cree que para él el sexo es pecado y lo acepta, eso puede también ayudarle. Sin embargo, en México y en otros países mucha gente joven tiene sexo y no cree que eso sea pecado, o tienen sexo creyendo que es pecado y a pesar de ello lo siguen teniendo. En uno de sus estudios, en el que evalúa investigaciones sobre educación en sexualidad, habla sobre México, ¿qué puede decirnos al respecto? Uno de los estudios analizados, por cierto no el mejor, se realizó en Tijuana con varios cientos de estudiantes y contribuyó a que retrasaran su inicio sexual. Otro estudio, más interesante, se llevó a cabo en Morelos en cuarenta escuelas secundarias públicas. Se dividieron al azar tres grupos. En dos de ellos se promovía el uso del condón y en un tercero se hablaba, además de los condones, de la contracepción de emergencia. La experiencia fue interesante. Se descubrió que en general no había un incremento en el uso del condón, dado que la mayoría de los jóvenes en México no usan el condón con su novio o novia, o sea con su pareja romántica, y sí tienden a usarlo con sus encuentros casuales. Y ante la pregunta de si utilizaban el condón con la pareja o con los encuentros casuales, se verificó un aumento importante en el segundo caso. Este resultado era consistente con lo que descubrí en otros estudios en otros países. (Traducción: Carlos Bonfil)


Letra S • 134 • septiembre 2007

9

OPINIÓN

“ABSTINENCIA” Y PREVENCIÓN DEL VIH/SIDA

La libertad de elegir cómo protegerse La libre decisión de no tener relaciones sexuales es lo más seguro para prevenir el VIH/sida. Pero la fallida palabra “abstinencia” deja de lado la libertad y remite al sacrificio que expía el pecado. En este texto, la editora de la revista británica Reproductive Health Matters, Marge Berer, habla sobre las políticas de prevención basadas sólo en abstinencia y su fuerte liga con la agenda conservadora del gobierno de Estados Unidos y del Vaticano. Por Marge Berer *

E

l lema que bien podría derrotar a la epidemia de VIH es “No al sexo sin condón”, ¿pero alguien defiende hoy al condón? Existe una investigación internacional fuertemente financiada para el desarrollo de medicamentos antirretrovirales y vacunas contra el VIH, e incluso microbicidas, pero no hay en lugar alguno un defensor bien financiado para los condones, ni siquiera un representante de tiempo completo en el Programa Conjunto de la Naciones Unidas para el VIH/sida (ONUSIDA). Este texto es una respuesta a la poderosa campaña contra la salud pública y contra los derechos sexuales y reproductivos que dirigen los líderes de la derecha religiosa, el presidente estadounidense George W. Bush y el papa Benedicto XVI, cuyas políticas satanizan las relaciones sexuales, haciendo del condón un símbolo de las mismas. Es importante cuestionar estas políticas sexuales ya que amenazan con socavar todos los logros en la promoción de un sexo más seguro y en el control de la epidemia del VIH. El sexo es el meollo del asunto —¿quién lo practica, con quién, qué tan temprano en la vida, y qué acceso tiene a los medios para practicarlo en forma más segura? Desde un punto de vista de salud pública, no importa —ni puede importar— quién tiene sexo con quién, o a qué edad lo hace. Importa más bien reconocer que casi todo mundo tendrá sexo en algún momento, y estar seguros de que cuando lo tengan sea por elección propia y dispongan de los medios, conocimientos y habilidades para negociar con su pareja una forma segura de hacerlo. ¿Sirve prevenir el pecado? Al hablar de mensajes sobre sexo, habría que dividir a la gente entre quienes quieren tener sexo y quienes no lo desean. No tener sexo es obviamente algo seguro, y por supuesto merece ser promovido. ¿Pero de qué forma? Hay mucha gente en el mundo a la que el sexo no le gusta demasiado, pero que se siente presionada para tenerlo (por sus parejas, por amigos), o sienten que se les vería como incapacitados si no lo tienen. No les vendría mal un apoyo para no tenerlo o para posponerlo hasta que decidan otra cosa. ¿Pero cómo habría que redactar esos mensajes de apoyo? “Abstinencia” es un término desafortunado. Tiene sugerencias religiosas y de sacrificio, quiere decir contenerse, no ceder a la tentación, no pecar. No habla sólo de no tener sexo; tiene connotaciones anti-sexo. Esa es la clave del porqué los programas de sólo abstinencia no

funcionan por mucho tiempo, si es que acaso funcionan. Se les presentan como sermones a mucha gente que en realidad desea tener sexo hoy, la semana próxima o tan pronto como aparezca alguien interesante o disponible. Para quienes no desean tener sexo, he aquí algunos lemas: Si no quieres tener sexo, qué bien, ¡no lo tengas! o Si no quieres tener sexo, dilo —y di no. Estas frases no llevan el mismo mensaje que “Abstente de tener sexo”, y no sólo son importantes para la gente joven y soltera. Existen personas de todas las edades, y esto incluye a gente casada o alguna vez casada, que preferirían tampoco tener sexo —y no hablo sólo de mujeres. Para quienes no quieren tener sexo, no es necesario pedirles que se tuerzan a sí mismos hasta volverse nudos, ni tampoco hacer que se sientan mal al respecto, cosas que la religión tradicional y los padres acongojados saben hacer muy bien. En lugar de eso, ¿por qué no ensayar una política sexual diferente, con una visión positiva hacia el sexo, y con mensajes de sexo más seguro que promuevan el bienestar y la salud sexual? ¡No a la “abstinencia”! ¿Qué significa exactamente abstinencia? ¿Quiere decir sólo “no tener relaciones sexuales”? ¿Tampoco besar? ¿Y qué sucede con las caricias y el contacto corporal? Besar y tocarnos son dos prácticas sexuales seguras, y las practicaron muy extensamente gente de mi generación con un efecto excelente. Fue antes de la aparición del sida, pero no teníamos acceso a la contracepción antes del matrimonio. Temíamos un embarazo y queríamos, más que nada, experimentar con el sexo. (Había condones, naturalmente, pero no eran para niñas ni para niños buenos.) Los besos y los tocamientos no se les considera, según sospecho, abstinencia, no sólo porque son parte de la resbaladiza cuesta hacia la relación sexual, sino porque con ellos se admite que la gente tiene deseo sexual y desea expresarlo. Por ello, “abstinencia” significa sin duda no tener sexo, incluso si deseas tenerlo, y de ser posible forzarse uno mismo a no tener sensaciones sexuales, supuestamente para evitar estar deseoso todo el tiempo. ¿Adolescentes sin deseo sexual? La frase, incluso, suena a contradicción. Algo muy diferente a no estar preparado o preparada para tener sexo con otra persona. Mi madre me enseñó a no tener sexo antes del matrimonio, pero también me dijo que acudiera primero a ella en caso de que necesitara un aborto. ¿Por qué habrían de ser diferentes los jóvenes hoy en día? Desde un

punto de vista de salud pública, recetar “abstinencia” equivale a una sentencia potencial de muerte para cualquiera que desee tener sexo, en caso de que se le retiren, a cualquier edad, los medios —condones, por supuesto— para tenerlo con seguridad. Promover la “abstinencia” significa promover la virginidad y la pureza. La política sexual del señor Bush y del Papa adopta una lógica que pudiera ser la siguiente: “si escoges el sexo (el pecado), serás castigado, y lo habrás merecido, pero te vamos a perdonar y trataremos de aliviar tu sufrimiento, del cual esperamos puedas aprender algo”. De este modo, Bush se niega a financiar medidas para los abortos seguros, pero en cambio financia los tratamientos por complicaciones graves por abortos inseguros. De modo similar, no da recursos para el trabajo de prevención del VIH que enseña a la gente joven cómo tener sexo más seguro, o les proporciona condones, mientras que sí gasta en tratamientos antirretrovirales para quienes ya se infectaron con el VIH. Hablemos ahora de un término extraño que hace su aparición en la literatura sobre la abstinencia: la promoción de la “abstinencia secundaria”. Su significado semeja una suerte de segunda oportunidad para aquellos (jóvenes, otra vez) que se han apartado del camino correcto y que todavía pueden salvarse si se detienen a tiempo. Pero, veamos, siempre ha sido posible tener sexo y detenerse un rato, o un largo tiempo, sin sentir que se deba seguir teniendo sexo siempre una vez que se ha comenzado. No es algo que la gente no pueda controlar —incluso los hombres. Una vez más la pregunta es la siguiente: ¿qué cosa quieren? Aquellos que deseen promover una política sexual favorable al sexo ¿podrían abstenerse de usar este lenguaje? El dinero de los poderosos Las campañas de sólo abstinencia no surgen, sin embargo, únicamente de la política sexual de los hombres blancos. Son también un problema de los gobiernos africanos que luego de recibir enormes cantidades de dinero del Plan de Emergencia del Presidente de Estados Unidos para la Emergencia por el VIH/sida (PEPFAR, por sus siglas en inglés), han delegado su responsabilidad de trabajo de prevención del VIH, en organizaciones católicas y cristianas de cuyos servicios de atención a la salud a menudo ya dependían. Como lo señalan Gill Gordon y Vincent Mwale en su artículo de la revista Reproductive Health Matters: “Las organizaciones basadas en la fe siempre han luchado por conjuntar su misión moral y la necesidad de proteger la salud y la vida, atendiendo la realidad

de la vida sexual de la gente”. En el pasado, sin embargo, los grupos basados en la fe asumieron sin reservas y permanentemente el papel de proporcionar atención y apoyo a las personas con VIH/sida y a sus familias, y lo han estado haciendo de manera formidable. Con todo, cediendo tan venalmente como todos los demás a la tentación de los dólares de la prevención de Bush, muchos (por suerte no todos) han adoptado la educación basada sólo en abstinencia, disfrazándola de prevención del VIH. El dinero de Bush les facilitó las cosas, los exentó de promover la educación integral en materia de sexualidad, destrezas y formas de relacionarse en la vida, pidiéndoles que promovieran la abstinencia antes del matrimonio y la fidelidad después de él. Sin embargo, en cuanto las cifras de incidencia y prevalencia del VIH empiecen a surgir, en particular entre esa gente joven a la que supuestamente están “salvando”, se verán obligados a reconocer su propia complicidad y no será cosa fácil. Mientras tanto, el fracaso de los gobiernos y otras organizaciones civiles para garantizar una educación integral en sexualidad y la promoción del uso de condones sólo merece una condena. Hay evidencias en Estados Unidos de que los programas que promueven sólo la abstinencia han fracasado y no han demostrado eficacia en el retraso del inicio de las relaciones sexuales. Con todo, esta evidencia cae en oídos sordos entre aquellos cuyo propósito es promover la moralidad de la virginidad, dado que para ellos la evidencia de salud pública no cuenta. El problema para el resto de nosotros es qué hacer con la creciente hegemonía de las campañas que promueven sólo la abstinencia. El financiamiento del PEPFAR para el tratamiento con antirretrovirales está prolongando vidas en los países que lo han aceptado. Sin él mucha más gente estaría muriendo. Como sucedió con la regla de engaño global de Bush, que consistía en quitarle dinero a los servicios de aborto seguro, la mayoría de las organizaciones se tragaron sus principios y aceptaron el dinero. La filosofía de Bush, “bombardéalos o cómpralos”, parece ser efectiva. La única alternativa posible es que otro dinero y otra política sexual, más positiva al sexo, abran una brecha y ocupen de nuevo el espacio público. Sólo cuando aquellos sexualmente activos dejen de pensar que en realidad “la abstinencia es mejor” y empiecen a creer que el sexo es bueno, e incluso mejor, cuando es seguro, podrán predominar las exigencias de salud pública. * Fragmento del editorial “Condoms, yes! ‘‘Abstinence’’, no”, de la revista Reproductive Health Matters, número 28, noviembre de 2006. Publicado con autorización de los editores. Traducción: Carlos Bonfil.


10

Letra S • 134 • septiembre 2007

CALIDAD DE VIDA

Prevenir beneficia la salud Por Rocío Sánchez

A

l hablar de prevención del VIH/sida, lo primero que viene a la mente es la distribución de condones, acción fundamental para la población sexualmente activa y, por ello, con riesgo de infectarse, pero las estrategias para prevenir deben llegar mucho más lejos, o más aún, ser mucho más específicas. En general, la prevención del VIH/sida podría definirse como el conjunto de medidas realizadas en campos psicológicos, sociales, políticos y culturales destinados a disminuir el impacto de la epidemia en todos sus niveles, tanto en las personas que viven con el virus como en las que no. Esto implica no sólo poner barreras físicas al virus —como hace el condón—, sino desmantelar entornos sociales discriminatorios para las personas con VIH o para las personas o grupos de personas que son más vulnerables a la infección. Para esto, se han retomado en la teoría y el diseño de políticas públicas los tres niveles de prevención aplicables para cualquier enfermedad o afección de la salud: primaria, secundaria y terciaria. Nivel primario: condones y educación En el caso específico del VIH/sida, la prevención primaria se dirige hacia las personas que son seronegativas al VIH para procurar que se mantengan así. Esto implica no solo estrategias concretas como la promoción del uso del condón, sino poner al alcance todos los elementos que las personas necesitan para evitar infectarse. El contexto social es básico para que un individuo corra el menor riesgo posible de adquirir el VIH. Así, mientras más condiciones

de vulnerabilidad tenga esa persona, estará más expuesto. Pobreza, falta de acceso a condones, invisibilidad, persecución, discriminación, desigualdad de género, prejuicios que impidan protegerse, etcétera. Para el sexólogo Juan Luis Álvarez Gayou, director del Instituto Mexicano de Sexología (Imesex), una de las estrategias de prevención primaria debe ser la educación sexual desde la infancia, libre de estereotipos de género. Esto porque los roles machistas o de supuesta inferioridad de las mujeres las hacen más vulnerables tanto a ellas como a los hombres no heterosexuales en el ámbito de su vida sexual. “Un ejemplo claro de esto sería una campaña en contra de la homofobia porque sabemos —el Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/sida así lo plantea— que la homofobia es un factor de riesgo para la infección con VIH porque los hombres que tienen sexo con hombres, debido al estigma, ocultan esta situación. Así, combatiendo el estigma lograríamos que estas personas, más abiertamente, adquirieran hábitos y costumbres preventivos y de cuidado”, comentó en entrevista con Letra S. Para el ex director de Prevención y Participación Social del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida), repartir condones no es suficiente pues actualmente las y los jóvenes saben perfectamente cómo usarlo, pero eso no significa que lo utilicen. “¿Y por qué no lo usan? Porque no han sido educados en una cultura de responsabilidad”.

las personas que viven con el virus, haciendo conciencia de su condición serológica para después aplicar medidas que tiendan a disminuir las consecuencias de la infección. Esto se logrará si se internalizan actitudes que lleven a mejorar la calidad de vida —crear hábitos para cuidar de la salud—, eviten la reinfección —uso del condón— y fomenten una sexualidad libre y responsable. Este nivel de prevención comprende ámbitos como la sexualidad de las personas que viven con VIH/sida, la incorporación de componentes psicológicos y sociales en la utilización del condón, el cuidado contra la reinfección, la información completa sobre el VIH, la importancia de adherirse al tratamiento, la información sobre enfermedades oportunistas, sobre infecciones de transmisión sexual y sus implicaciones para las personas que viven con VIH/sida. “En cuanto al tratamiento anti sida, la Secretaría de Salud ha tomado importantes medidas, prácticamente cualquier persona con VIH que acuda a un servicio de salud de la Secretaría va a tener atención y medicamentos”. En este nivel de prevención, la relación entre médicos y usuarios del servicio de salud es básica para una buena información y una correcta adherencia. Esta parte corresponde hacerla a las autoridades de salud. En este punto también son importantes las condiciones sociales que rodean a la persona que vive con VIH, pues el estigma y la discriminación dificultan el hecho, por ejemplo, de que la persona tome sus medicamentos a tiempo sin importar el lugar donde se encuentre. La discriminación laboral, en la escuela e incluso en la familia provocan que se oculte la condición seropositiva e involuntariamente se descuide la salud. La sexualidad de las personas con VIH es un tema que requiere especial cuidado para evitar reinfecciones o transmisión del VIH a quienes no lo tienen.

Nivel secundario: cómo vivir con VIH Se refiere al conjunto de acciones destinadas a visualizar la problemática del VIH/sida en

Nivel terciario: vivir alrededor del VIH Aunque la prevención terciaria es pocas veces considerada como tal en el VIH/sida, pues

El miedo, siempre el miedo Por Joa­quín Hur­ta­do

1. Ella

dice tengo mucho miedo de quedar viuda. Él voltea la cara descompuesta. Miedo a que el sida lo comience a matar mañana. Miedo como atole podrido sobre el denso miedo que ya orbita en la habitación. Él se arranca los pellejos de las uñas hasta sangrar. Se siente sucio, culpable. No puede levantar la mirada del suelo. Ella trata de tocar su cabeza. Él se aparta, evade cualquier contacto, le falta el aire. No puede con esa poderosa fuerza que le nace en el vientre y se expande hacia cada vena, cada hueso. ¿Los muertos tienen miedo? 2. Ambos son seropositivos. A ellos los aterra la reinfección. El miedo, el eterno miedo. No apartan la vista del techo. Verifican que el condón esté en su lugar. Suspiran aliviados,

todo está en orden. Tratan de besarse en la mejilla, tranquilizarse. Pero se escabullen y se meten debajo de la almohada, temblando. Cada encuentro siempre es lo mismo. ¿Será que otra vez no hubo medicinas en el Seguro? No pueden gritar, huir, darse de golpes contra una pared. Aunque el pecho les reviente de pavor. 3. Él le dice tengo miedo de que uno de los dos ya lo tenga. Su compañero le toma la cara entre sus manos y las llena de besos. No tengas miedo, le susurra. Dead can dance sigue sonando en el estéreo. Ambos se abrazan muertos de miedo. 4. Por el miedo, o a pesar de él, ella preparó hasta la náusea cada detalle del sepelio. Ensayó por años, con precisión sobreactuada. Memorizó los gestos y las palabras que pronunciaría ante enfermeras, médicos, funcio-

cruza en muchos puntos con la primaria y la secundaria, podría definirse como la prevención que se hace con la gente cercana a una persona que vive con VIH, ya sean parejas o familiares o amigos. Este tipo de prevención conjunta, de cierta forma, las medidas que pueden tomar tanto las personas con VIH como su núcleo más cercano para alcanzar una mejor calidad de vida para todos. Por lo menos en los dos anteriores niveles se pueden hacer campañas y estrategias focalizadas en los diversos grupos de población, pues los hombres que tienen sexo con hombres, las y los trabajadores del sexo comercial, las y los usuarios de drogas inyectables o las mujeres embarazadas tienen características que los hacen de distinta manera vulnerables a la infección. Entre los frentes de acción que es más importante reforzar, tanto por parte de las autoridades de salud como desde las organizaciones no gubernamentales, están: —Educación en sexualidad. “Como prevención primaria, la implantación de la educación de la sexualidad integral en todas las escuelas sería una prevención muy efectiva; si se hiciera de una manera adecuada, con los profesores adecuados”, señala Álvarez Gayou. —Combate a la homofobia. A través de campañas entre la población general que ayuden a tener una mirada sin prejuicio a la normalidad de las formas diversas de ejercer la sexualidad. —Campañas específicas para personas viviendo con VIH. En el nivel secundario, se requieren campañas para personas seropositivas, es decir, no generalizadas, con el fin de que quienes ya se saben seropositivas obtengan una mejor calidad de vida, cuiden su salud y protejan a las personas con las que ellos interactúan. Para Álvarez Gayou también es importante que las autoridades sigan combatiendo información errónea como la de los llamados negacionistas del sida, que solo complican el resto de los esfuerzos que se hacen para prevenir el VIH/sida.

Crónica Sero narios y familiares el día del fallecimiento de su marido. Habría de ocultar, mentir, encubrir información comprometedora; arañar y morder a quien se le atravesara. El plan: borrar todo rastro, evaporar las siglas de la infamia de los documentos oficiales, salvar las ruinas del cataclismo. El resultado: han pasado veinte años y él no se ha muerto. Tampoco el miedo. 5. Vivir con él no le había provocado conflicto. Asumió esa vida por instinto: como quien adopta un niño desamparado, desarmado, moribundo. Cierto que el sida había puesto a descubierto la infidelidad. El virus maldito había desvelado el secreto infame. Su marido salía con otros hombres. En esta vida todo se paga o se perdona. Dormir con él y esperar sus manos, su boca, su proximidad era un anhelo callado, doloroso. Ahora él la está besando.

Entra en ella con ternura. El miedo se asoma por debajo de la puerta. Ella se aparta bruscamente: voy al baño, dice. No para de chillar. 6. Ella le confía: el hombre sólo me penetró dos veces sin protección, con eso tuve para experimentar uno de los orgasmos más fabulosos de mi vida. Él la abraza con tanta fuerza que casi la ahoga. El amor mata, literalmente. Él le permite salir con otros hombres en una feliz variante de la sexualidad madura. El internet facilita mucho las cosas. Ella regresa de cada cita con las manos llenas de gratitud y le cuenta hasta el mínimo detalle. Luego hacen el sexo a dentelladas. Se terminan el cigarro y entonces ella no contiene el lamento. Esto es demasiado bello para ser cierto, aquí debe haber gato encerrado, exclama. ¿Será el virus del sida? Un silencio medroso se apodera del escenario.


Anticoncepción de emergencia: (55)5523-2580 Planificatel: 01 800 317-3500 Telsida: D.F.: 5207-4077 Lada: 01 800 712-0886 y 01 800 712-0889 ayuda

www.letraese.org.mx

Para servir a usted Salud sexual y reproductiva

Instituciones gubernamentales Federales Censida Herschel 119. Col. Anzures. México, DF Tel. 5250-5444 Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva Homero 213, 7° Piso Col. Chapultepec Morales CP 11570, México, DF Tel.: 5263-9100 www.generoysaludreproductiva.gob.mx

Distrito Federal

Programa de VIH/sida del DF Benjamín Hill 24, planta alta, Col. Condesa CP 06170, México, D. F. Tel./Fax: 5515-8311 Clínica Especializada Condesa Benjamín Hill 24, Col. Condesa CP 06170, México, DF Tel./Fax: 5515-4093 / 5271-6439

Líneas telefónicas de información Servicio de información sobre las pastillas anticonceptivas de emergencia 5523-2580 De joven a joven 5658-1111 Planificatel 01 800 317-3500 SOS GAY / Línea de asistencia legal Lunes a viernes 9:00 a 15:00 hrs 5549-9396 Telsida Tel. 5207-4077, 5208-1198, 5208-1229 01 800 712-0886 y 01 800 712-0889 Atención de lunes a viernes de 9:00 a 21:30 hrs. telsida@prodigy.net.mx Diversitel/Línea de la diversidad sexual Tel. 35 47 01 00 01 800 821 22 97 diversinet@avedemexico.org.mx

Organizaciones Civiles

@dolescentes, SC División del Norte 917 Col. Del Valle CP 03100, México, DF Tel. 5536-1863, 5543-5519, 5543-5192 www.clinicadolescentes.com Brigada callejera de apoyo a la mujer, AC “Elisa Martínez” Calle Corregidora 115- 204 Col. Centro, CP 15100. México, DF Tel/Fax. 5542-7835

Letra S • 134 • septiembre 2007

11

Si te interesa tener más información acerca del tema de este número o sobre otros temas ligados a la sexualidad, visita nuestra página web.

Andar Alianza Nacional por el Derecho a Decidir coordinacion@andar.org.mx www.andar.org.mx Afluentes, SC Giotto 58, Col. Mixcoac, CP 03910, México, DF Tel. 5563-1485 / Fax: 5563-7978 afluentessc@prodigy.net.mx www.afluentes.org AMSSAC Asociación Mexicana para la Salud Sexual, AC Tezoquipa 26 Col. La Joya, Tlalpan CP 14000, México, DF, Tel. 5573-3460 / Fax. 5513-1065 Asociación Mexicana para la Salud de la Adolescencia, AC Monterrey 172-302 A Col. Roma 06700, México, DF Tel/fax : 5574-0267 amsa@amsa.org.mx / www.amsa.org.mx Apis / Fundación para la Equidad Londres 70, esquina Corina, Col. del Carmen. CP 04100 Coyoacán, México, DF Tel.: 5659-0548. Fax: 5554 4769. api81@prodigy.net.mx www.laneta.apc.org/apis/ Caleidoscopia, espacio de cultura, terapia y salud sexual AC Pirineos 86 bis, A y B Col. Portales CP 06300, México, DF Tel/fax: 5601-2892 y 5601-4177 caleidoscopia@hotmail.com www.caleidoscopia.com Católicas por el Derecho a Decidir, AC Apartado Postal No.21-264 CP 04021, México, DF Tel.: 5554-5748 / Fax: 5659-2843 cddmex@laneta.apc.org Celsam-México Centro Latinoamericano Salud y Mujer Periférico Sur 6677, 6º Piso Col. Ejidos de Tepepan Xochimilco CP 16017 México, DF, Tels.: 5627-7090, 5627-7091 y 01 800 317-0500 Fax.: 5627-7089 méxico@celsam.org Demysex Red Democracia y Sexualidad, AC Av. Coyoacán 1878, despacho 707 Col. Del Valle CP 03100, México, DF Tel/fax: 5534-2600 www.demysex.org.mx

letra@ recomienda www.salud.gob.mx/conasida www.generoysaludreproductiva.gob.mx www.ipas.org/spanish/

Elige / Red de Jóvenes por los Derechos Sexuales y Reproductivos, AC Huatusco No. 39 Col. Roma Sur Cuauhtémoc, México, DF Tel.: 55-74-08-92 y 52-64-37-46 elige@prodigy.net.mx Gente Joven Juárez 208 Col. Tlalpan. CP 14000 Tlalpan, México, DF Tel. 5487- 0030 Fax 5487- 0042 www.gentejoven.org.mx GIRE Grupo de Información en Reproducción Elegida Viena 160 Col. del Carmen. CP 04100 Coyoacán, México, DF Tel/Fax: 5658-6684 correo@gire.org.mx www.gire.org.mx GIS Grupo Interdisciplinario de Sexología, AC Av. Universidad 2016, edif. 11, depto. 402 Col. Copilco Bajo 04359, México, D. F. Tel. 5659-2453 Oscar615@yahoo.com Imesex, AC Instituto Mexicano de Sexología Tepic 86, Col. Roma Sur. CP 06760. México, DF Tel/Fax. 5564-2850 y 5574 9070 consultas@imesex.edu.mx www.imesex.edu.mx Mexfam / Fundación Mexicana para la Planificación Familiar Juárez 208. Col. Tlalpan, CP 14000, México, DF Tel/fax: 5487-0030 mexinfo@mexfam.org.mx / www.mexfam.org.mx Red Nacional de Jóvenes por el Derecho a Decidir Apartado Postal No. 21-264 04021, México, DF Tel.: 5554-5748 Ext. 13. Fax: 5659-2843 Sipam Salud Integral para la Mujer, AC Vista Hermosa 89, Col. Portales. CP 03300 Benito Juárez, México, DF Tel.: 5532-5763 sipam@laneta.apc.org

AGENDA • 4 de septiembre Diplomado “Al encuentro con mi sexualidad” Dirigido a docentes y público en general. Duración de 180 horas, con valor curricular Convocan: Óscar Chávez Lanz y el Instituto Politécnico Nacional. Sede: Ex convento de San Lorenzo. Belisario Domínguez 22, Centro Histórico. Inscripciones: 5729-6300, etx. 64600, con la coordinadora Susana García Meza, o al 5559-4807 con Ma. Elena Farrugia. • Inicia 29 de septiembre Diplomado en Sexualidad Humana Estudio serio y profundo de la sexualidad humana, conducido por profesionales certificados para comprender, re-elaborar y optimizar nuestras relaciones interpersonales, dirigido al público en general y especialmente a padres de familia, profesionales de la salud y de la educación. Certificación como “Educador de la Sexualidad”. Imparten: INESSPA y APREDSEX Informes: 5530-2618, 044 55 2079-3715 http://www.inesspa.4t.com inesspa@gmail.com • Inician en septiembre Reuniones temáticas para personas que viven con VIH Mujeres que viven con VIH, viernes de 16 a 18 horas. Jóvenes gay con VIH, sábado de 13 a 15 horas. Hombres con VIH, jueves de 19 a 21 horas. La entrada es libre. Confirmar asistencia. Convoca: La Red Mexicana de Personas que Viven con VIH/SIDA, AC. Informes: Astrónomos 38-2 Col. Escandón Teléfono: 5273-7308 (lunes a jueves de 10:00 a 14:00 horas). redvihsida@prodigy.net.mx • 18 de septiembre En El Armario Abierto El Grupo Shalom Amigos presenta los documentales: Temblando ante Dios (Santy Dubowsky, 2000), a las 18:00 horas. Y su secuela Temblando en el camino (2002), a las 20:00 horas. Sobre judíos y judías ortodoxos gays y lesbianas. Cupo limitado. Agustín Melgar 25, col. Condesa Teléfono: 5286-0895 www.elarmarioabierto.com www.shalomamigos.org www.filmsthatchangetheworld.com

Educación sexual para los niños de la calle Colectivo Ollin, organización jalisciense que promueve la educación en la sexualidad de los jóvenes, lleva a cabo desde 2005 el proyecto Yollilizitli, cuya finalidad es la de fomentar la prevención del VIH/sida y otras infecciones de transmisión sexual (ITS) en la población de niñas y adolescentes en condición de calle. Yollilizitli, financiado este año por farmacéutica Pfizer, se lleva a cabo en la zona metropolitana de Guadalajara —Tlaquepaque, Zapopan, Tonalá y la capital—, y en Puerto Vallarta, comenta Francisco Pérez Chagollán, director de Ollin. Tras la puesta en marcha del proyecto, Ollin capacita anualmente a cerca de 20 integrantes de organizaciones no gubernamentales con trabajo en niños de la calle, y atiende a unos 180 infantes y jóvenes, dice Pérez Chagollán. Yollilizitli, que cuenta con el aval del DIF de Puerto Vallarta, se ha enfrentado a los conservadurismos, pues cuando Ollin propuso el tema de “la sexualidad de niños de la calle” ante las directivas de las asociaciones civiles y albergues que trabajan con esta población, hubo organizaciones

de inspiración religiosa que “abortaron” o “desertaron” la iniciativa, debido a que el uso del condón les generaba demasiados conflictos morales, afirma el activista. Su modelo estaba más enfocado a promover la abstinencia y no en darles herramientas a los chavos para que ellos mismos construyan, de forma responsable y conforme a su realidad, verdaderas estrategias preventivas, agrega.

Respecto a las recientes declaraciones del gobernador panista Emilio González Márquez, quien reprobó la distribución de preservativos en la población tapatía y declaró que el condón sólo debe distribuirse en la población homosexual, Pérez Chagollán asevera: “definitivamente es una expresión, un planteamiento inconsistente que denota desconocimiento total y prejuicios, que en conjunto generan más discriminación”. Por su parte, Claudia Medina, coordinadora de Yollilizitli, explica que la pobreza es un factor en los niños en situación de calle que les impide asumir el derecho a vivir con dignidad y sanidad, así como a tomar decisiones responsables e informadas. Concluye que dicha población es vulnerable ante el VIH/sida, otras ITS, el abuso sexual, la violencia y los embarazos no deseados, pues falta asertividad o “saber decir no cuando no se quiere hacer algo”, y empoderamiento, es decir, “¿qué tanto me hago cargo y responsable de mi salud, de mi sexualidad y de las decisiones que tomó todos los días?”. Christian Rea Tizcareño


12

Letra S • 134 • septiembre 2007

PUERTO VALLARTA, UN CAPASITS EXITOSO

CAPASITS Hacia un nuevo modelo de respuesta al VIH

Durante los 25 años de historia en México de la atención de personas con VIH/sida, esta ha pasado por etapas críticas, de ignorancia, de negativas de atención médica, estigma, discriminación, prejuicios, miedo, homofobia o mala fe. Eran tiempos en los que invariablemente cuando los pacientes finalmente llegaban a los hospitales, la mayoría en etapas avanzadas, no había tratamiento disponible, aunque si, en no pocas ocasiones, la necesidad de hospitalización. No había mucho que hacer y en muchos casos se les daba atención paliativa, o incluso se popularizó entre el personal de salud el tomar cursos de tanatología, para poder ayudar a los pacientes con VIH a “bien morir” o “morir tranquilos”. En este pasado no muy lejano, los espacios físicos no eran los más adecuados para la atención digna de personas con VIH, por ejemplo, la atención se daba en la oficina del Epidemiólogo Jurisdiccional en Nuevo Laredo; en el escritorio del Jefe del Programa Estatal de Sida, en Zacatecas, Saltillo y La Paz; en el pasillo del hospital en Córdova; en el sótano del hospital en Campeche, algunos se llegaron a quedar en la banqueta afuera del hospital en Mérida, y hasta recibieron la consulta en el baño del hospital, en Chetumal. Con el desarrollo de los nuevos medicamentos y terapias combinadas altamente activas de antirretrovirales (ARV), a partir de 1996, la historia del sida cambió. Los primeros en empezar a brindar estos nuevos medicamentos combinados fueron algunos

hospitales del IMSS y del ISSSTE, pero sólo a sus derechohabientes; los Institutos Nacionales de Salud y el Conasida a través de protocolos clínicos; y ya en 1998 un fideicomiso llamado Fonsida, pero sólo limitado a niños y mujeres. Para el año 2000 el problema ya no era la falta de tratamientos, sino las formas de acceder a ellos, ya que eran —y siguen siendo— excesivamente caros para el alcance del bolsillo de la inmensa mayoría de la población. Por lo tanto, en 2004, el gobierno federal decidió arrancar una política de acceso universal gratuito a ARV, aunque es necesario aclarar que ya lo tenían como política estatal Oaxaca, el DF y Michoacán. Ahora el reto era capacitar al personal de salud en el uso de los nuevos medicamentos, tener acceso a estudios de laboratorio de monitoreo y seguimiento, y de hecho, cumplir con los siguientes factores: 1) Detección oportuna, 2) Médico especialista capacitado, 3) Acceso a ARV, y 4) Acceso a estudios de laboratorio (Carga Viral y CD4). La mayoría de los pacientes ya no requerirían de toda una estructura hospitalaria. Por esto se planeó y desarrolló un nuevo modelo de infraestructura en salud, de tipo ambulatoria, es decir no hospitalaria: el Centro Ambulatorio de Prevención y Atención en Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) La mayoría de estos nuevos CAPASITS,

actualmente 49, financiados en su mayoría con recursos promovidos por la Subsecretaría de Administración y Finanzas de la Secretaría de Salud, tienen menos de un año de haber sido puestos en operación y algunos de ellos se encuentran en etapa de arranque. Sin embargo, vale la pena destacar uno, el CAPASITS-Puerto Vallarta, el cual se inauguró en octubre de 2006 y para el 30 de junio de 2007 había aumentado en 176 por ciento el número de pacientes activos, de los cuales el 97 por ciento de ellos eran pacientes que ya no asistían al servicio; el control virológico (carga de VIH indetectable) pasó de 42 por ciento a 83 por ciento; el número de nuevos casos detectados en ocho meses de operación fue igual a la suma de los tres años previos; y la mortalidad por sida de pacientes en tratamiento cayó en un 52 por ciento. Algunas razones que explican el éxito de este CAPASITS son: la suscripción de un convenio entre los Servicios de Salud del estado de Jalisco, la Jurisdicción Sanitaria y el hospital, con una fundación privada (Aids Healthcare Foundation) y una ONG local (Vallarta Enfrenta al Sida, AC), para la operación conjunta del centro y para realizar acciones extramuros y recaudación de fondos. La contratación de una infectóloga especialista en VIH (la doctora Yetlanezi Vargas) altamente capacitada y sensibilizada. La contratación de personal de salud de apoyo con amplia experiencia previa (psicóloga y trabajadora social). El nombramiento de una coor-

dinadora comprometida. Contar con un hospital adjunto con puertas abiertas para que el personal del CAPASITS, en caso necesario, dé seguimiento a los pacientes que llegan a requerir hospitalización. Las facilidades al personal de salud para capacitarse continuamente. La realización de un auto-monitoreo continuo de sus estándares de servicio, eventos patrocinados por AHF y la ONG local que involucran activamente a los propios pacientes, así como los proyectos de recaudación de fondos con la comunidad y con los empresarios locales para proveerse de insumos, como sillones, sofás, una impresora, un fax nuevo, etc. Todo esto ha hecho que el personal de salud del CAPASITS de Puerto Vallarta, se sienta querido, apreciado y valorado de tal forma que en conjunto obtengan estos resultados. En fecha próxima, el Censida y el Instituto Nacional de Nutrición estarán anunciando un programa conjunto para capacitar, asesorar y supervisar todos los CAPASITS del país, con el fin de mejorar la calidad de la atención, incrementar de manera sustancial la detección oportuna, desarrollar proyectos de prevención y salud sexual en conjunto con ONG, de tal forma que el modelo de Puerto Vallarta también pueda ser una realidad en el resto del país. El más nuevo de los CAPASITS, fue inaugurado en el mes de agosto de 2007, por el doctor José Ángel Córdova, secretario de Salud, en conjunto con el gobernador de Guerrero, Zeferino Torreblanca, en Acapulco, Guerrero.

Católicas por el Derecho a Decidir

Alerta ante un posible retroceso en la educación laica n La educación laica es un derecho constitucional que garantiza que las personas puedan elegir libremente en qué creer o no creer, sin presiones ni condicionamientos y con el mayor nivel posible de información. Ésta es fundamental porque genera los cimientos para la convivencia humana basada en la libertad de conciencia y el consecuente respeto de muchas otras libertades modernas, como la libertad de expresión, de cátedra, de pensamiento y principalmente de creencias y de culto.1 Sin embargo la educación laica en México se ha visto amenazada por diversos fundamentalismos que pretenden imponer verdades absolutas ante los derechos y la vida de las personas. Basta recurrir a la memoria histórica para dar algunos ejemplos: En los años treinta, la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF) se opuso a la educación sexual, a la educación laica y a la educación mixta de niños y niñas. En 1974, los grupos derechistas organizaron quemas públicas de libros en ciudades como Monterrey, San Luis Potosí y Aguascalientes. Como resultado de esta presión ejercida en alianza entre la UNPF y la jerarquía católica, en la segunda edición del libro de Ciencias Naturales para secundaria, entregada para el ciclo escolar 1975-1976, los dibujos donde un niño y una niña aparecían desnudos tuvieron que ser cubiertos con trajes de baño. En 1998, la SEP incluyó el nuevo material de educación sexual en los libros de quinto grado, lo cual provocó nuevamente la inconformidad de la UNPF y propusieron que la materia fuera optativa. Por su parte, el entonces secretario ejecutivo de la Comisión Episcopal de Educación, Edmundo Morales,

consideró “inapropiado” incorporar esos contenidos “en un sector que difícilmente podría entender la educación sexual aunque les resultara atractivo por su edad”. Nuevamente, al inicio de este ciclo escolar 2007-2008, presenciamos el intento de incorporar argumentos basados en principios religiosos en las políticas públicas educativas: tal es el caso de la Coalición para la Participación Social en Educación (Copase), que intenta frenar la distribución y el uso de los libros de texto Ciencias I y Biología de nivel secundaria, arguyendo que son tendenciosos y deficientes al promover el inicio temprano de la actividad sexual. Tales afirmaciones han sido objetadas por estudios científicos de la Family Health International Network que demuestran que el conocimiento y la información hacen que las y los jóvenes retarden el inicio de sus relaciones sexuales. Ante embates de esta naturaleza es necesario que el gobierno esté alerta para no permitir que se vulnere el Estado laico. Al mismo tiempo debe continuar un proceso de laicización que permita eliminar los resquicios religiosos que todavía intentan influir en la vida política, jurídica, educativa y cultural para adoptar argumentos cívicos secularizados, independientemente de las creencias de cada persona. Por ello es importante promover una Educación Sexual Integral (ESI) que permita a las jóvenes y los jóvenes contar con una gama de opciones en el ejercicio de su sexualidad que les permita tomar decisiones asertivas. Los fundamentos básicos de esta educación deben ser: a) Una explicación científica de la sexualidad: que comprende las dimensiones biológica, social y psicológica de la sexualidad.

b) La perspectiva de género: herramienta para comprender y explicar cómo las diferencias sexuales devienen en desigualdades sociales. c) Los derechos sexuales y reproductivos en el marco de los derechos humanos: es preciso distinguir el conocimiento y ejercicio de la sexualidad como un derecho. d) El fortalecimiento de la dimensión ética de la sexualidad en los jóvenes nutrida de dos principios centrales: Libertad y Responsabilidad, Libertad para decidir y Responsabilidad para ejercer. Intentar frenar la distribución de los libros de texto es violar el derecho humano de las y los jóvenes al acceso de una información amplia, veraz y oportuna. Cabe mencionar que dichos libros cuentan con el aval de las comunidades científica y académica, así como de la Asociación Mundial para la Salud Sexual, la cual los ha revisado y ha dado su apoyo a la iniciativa de mejorar los contenidos de acuerdo con bases científicas y éticas que beneficien a la comunidad estudiantil. Las sociedades democráticas deben salvaguardar la educación laica por encima de las creencias religiosas.

1 Dobrée, Patricio y Line Bareiro, (2005).“Estado laico, base del pluralismo”,en La trampa de la moral única, Línea Andina, pp. 66-75


Letra S 134 (Septiembre, 2007)