Issuu on Google+

SUPLEMENTO MENSUAL

DIRECTORA GENERAL CARMEN LIRA SAADE

NUMERO 127 febrero 1, 2007

DIRECTOR FUNDADOR CARLOS PAYAN VELVER

VIH y sida La falsa controversia de los negacionistas

Calidad de vida

Sexo extramarital

Medicamentos

La infidelidad psicoanalizada

Los riesgos de dejar el tratamiento


2

www.notiese.org

Letra S • 127 • febrero 2007

NotieSe, la agencia que tiene la información que buscas: Sexualidad, salud reproductiva, sida, derechos sexuales.

E D I­T O­R I A L En las semanas recientes, en torno a la epidemia del VIH se han abierto dos flancos de debate en los medios de comunicación. En uno de esos frentes, encabezados por el secretario de Salud, José Córdova Villalobos, están los que niegan la eficacia de las campañas de promoción del uso del condón; en el otro se sitúan los que niegan la existencia misma del VIH o que dicho virus sea el causante del sida. Aunque no lo parezca, las dos posiciones negacionistas tienen algo en común: sus descalificaciones no tienen sustento: ignoran lo que las evidencias científicas han probado con creces. Los negacionistas de la eficacia del condón esconden las verdaderas razones moralistas y doctrinarias que los animan en supuestos porcentajes elevados de fallas del condón sin molestarse en presentar los estudios que soportan sus dichos. Por su parte, los negacionistas del VIH afirman

Cambios en Censida, activistas temen viraje en política contra el VIH n No­tie­Se En declaraciones que causaron indignación entre especialistas y revuelo mediático, el secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, anunció que las políticas de combate al VIH/sida y prevención de embarazos no deseados serán muy diferentes de las que se emprendieron durante el sexenio pasado. En entrevista concedida al periódico Excélsior el 11 de enero de 2007, el ex diputado federal criticó las campañas de promoción de uso del condón y las de combate a la homofobia desarrolladas durante la gestión de Julio Frenk. Luego de las críticas de activistas y especialistas a su postura, el secretario reculó y la Ssa dio a conocer un comunicado en el que aclara que diseña sus políticas públicas “con base en la evidencia científica”, por lo que “ratifica su compromiso” de consolidar una estra-

tegia integral de combate al VIH/sida, embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual “mediante todos los recursos necesarios”. Con ese contexto, se realizó una reunión entre integrantes del Consejo Nacional de Prevención y Control del Sida (Conasida) y funcionarios de la Ssa, en torno al futuro del Centro Nacional para la Prevención y Control del Sida (Censida). El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Mauricio Hernández confirmó que Jorge Saavedra, titular del Censida, será relevado en su cargo por Juan Calva, médico especialista del Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias Médicas, pero aclaró que continuará en el organismo como encargado de las políticas de prevención y de las relaciones internacionales que se consolidaron durante su gestión. Por su

parte, Calva buscará reforzar la atención integral a personas que viven con VIH/sida y poner orden en el programa de acceso universal a tratamientos antirretrovirales. Miembros de la sociedad civil que forman parte del Conasida como vocales criticaron la forma en que se dio el nombramiento de Calva, pues no se hizo a través de un concurso donde los integrantes de una terna presentaran sus proyectos de trabajo; los vocales reconocieron los logros alcanzados durante la gestión de Saavedra, sobre todo en materia de prevención y no discriminación y cuestionaron la postura del secretario de Salud ante la campaña contra la homofobia, indicando que es una estrategia incluso retomada por ONUSIDA como un modelo para replicar en otros países.

que la verdadera causa del sida son “factores sin molestarse en presentar los estudios científicos que los avalan. Los partidarios de ambas corrientes negacionistas mienten. Y al postular, por un lado, que el condón no sirve para prevenir infecciones por el VIH; y pregonar, por el otro, que el sida se cura y los tratamientos antirretrovirales matan, incurren en irresponsabilidad criminal porque atentan contra la salud y la vida misma de las personas. Existen innumerables testimonios de personas con VIH que han abandonado los tratamientos influidos por esos falsos redentores. Y en esa misma irresponsabilidad incurren las instituciones educativas y los medios de comunicación que les dan amplia difusión a los negacionistas del VIH; en el caso de los medios, movidos por el afán de elevar sus niveles de audiencia más que por la legítima búsqueda de la verdad.

Homofobia, palabra incómoda para procuradurías estatales n No­tie­Se Luego del asesinato del activista gay José Ernesto Leal Rodríguez, el 15 de enero pasado en la ciudad de Matamoros, Tamaulipas, la Procuraduría estatal rechazó tajantemente que se trate de un crimen de odio por homofobia. En entrevista con NotieSe, el director de Comunicación Social de la dependencia, Rubén Darío Ríos López, señaló: “Aquí en Tamaulipas no Reunión del subcomandante Marcos con trabajadores y trabajadoras sexuales existe homofobia” y aseguró que se trabaja en del barrio La Capilla en Matamoros, Tamaulipas, donde el activista asesinado varias líneas de investigación sobre el crimen. Ernesto Leal comenzó su labor en pro de los derechos del colectivo LGBT. En visita a la ciudad fronteriza, el diputado federal David Sánchez Camacho, señaló que “Matamoros es el lugar (de Tamaulipas) donde más reciben discriminación los homosexuales y sexoservidores” y anunció que la Comisión de Atención a Grupos Vulnerables de la Cámara de Diputados dará seguimiento a la investigación del asesinato del activista de defensa de los derechos humanos de la población homosexual de Matamoros. Una semana después, el 22 de enero, en Umán, Yucatán, fue encontrado el cadáver de Jorge Alberto Kuc, degollado y con un palo de escoba incrustado en el ano. La policía judicial de la entidad descartó desde el primer momento un homicidio por homofobia, pues “no hay algún indicio de homosexualismo” (sic), según dijo un funcionario de la Procuraduría General de Justicia de Yucatán, quien pidió que su identidad no se hiciera pública en NotieSe. Tres días después se presentó a la presunta victimaria: una mujer de 25 años, mesera y vecina del occiso.

Nueva titular en el Programa de VIH/sida del DF Foto: blog “La otra Chilanga”

estresantes”, ambientales o tóxico nutricionales,

n No­tie­Se La médica Patrica Osnaya Vázquez fue nombrada nueva titular del Programa de VIH/sida del Distrito Federal, en sustitución de la Dra. Carmen Soler Claudín, quien ocupó el cargo desde la creación del Programa, en 2004; el relevo se hizo efectivo el pasado 16 de enero. Osnaya es médica cirujana por la Universidad Nacional Autónoma de México, con especialidades en Medicina familiar y Epidemiología. Entre 2001 y 2003 se desempeñó como Jefa del Departamento de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmisibles en la Secretaría de Salud federal. En 2003 fue nombrada subdirectora de Análisis e Información del Programa de VIH/sida del DF y de 2006 a enero pasado ocupó la dirección de la Clínica Especializada Condesa.

Número 127, febrero 1, 2007

Instantáneas Director Alejandro Brito Editor Fernando Mino Coordinador de Información Antonio Medina Consejo Técnico Carlos Bonfil, Manuel Figueroa, Antonio Contreras, Arturo Díaz. Diseño original Leonel Sagahón Formación, diseño e ilustraciones La Máquina del Tiempo Retoque digital Alejandro Pavón Hernández Publicidad Alejandro Becerra, Liliana Arteaga Consejo Editorial Elena Poniatowska, Marta Lamas, Carlos Monsiváis, Ana Luisa Liguori, Dra. Carmen Villarreal, Dr. Arnoldo Kraus, Dra. Patricia Volkow, Joaquín Hurtado, Max Mejía, Arturo Vázquez Barrón, Jorge Huerdo+, Sandra Peniche, Estela Guzmán, Gonzalo Aburto, Dr. Aarón Rangel+, Lilia Rubio. LETRA S, salud, sexualidad, sida, es una publicación mensual, editada por Demos, Desarrollo de Medios, S.A. de C.V. Av. Cuauhtémoc No. 1236, Col.Santa Cruz Atoyac, C.P. 03310, México, D.F. Editor responsable: Alejandro Brito Lemus. Certificado de Licitud de Título No. 9169, Certificado de Licitud de Contenido No. 6418, Reserva al Título en Derechos de Autor No. 3389/95 y Certificado de Reserva de Derechos al Uso Exclusivo No. 04-2003-052712375000-107 del 27 de mayo de 2003. Distribuido en el D.F. por la Unión de Expendedores y Voceadores de los Periódicos de México, A.C., y en el interior de la república y el extranjero por Distribuidora de Medios, S.A. de C.V. Impreso en Imprenta de Medios, S.A. de C.V., Cuitláhuac No. 3353, Col. Ampliación Cosmopolita, Azcapotzalco, México, D.F. Canarias No. 45, Col. San Simón Ticumac, 03660, México, D.F. Tels./Fax: 5532-2751 y 5672-7096. letraese@letraese.org.mx http://www.letraese.org.mx/

n Una dieta rica en selenio podría ayudar a reducir la carga viral y aumentar el nivel de células CD4, reveló una investigación de la Universidad de Miami; el mineral ayuda a regular la glándula tiroides y el sistema inmune y crea antioxidantes que protegen al organismo de moléculas que pueden dañar a las células; los investigadores señalaron que el selenio no presenta efectos secundarios, por lo que puede usarse conjuntamente con los antirretrovirales. n Un estudio de la Universidad Johns Hopkins vuelve a abrir el debate sobre el momento indicado para iniciar la medicación anti sida; el estudio apoya la medicación cuando el pacien-

SONDEO te tenga una cuenta de células CD4 de menos de 350, mientras que la mayoría de las guías de tratamiento recomiendan esperar hasta que bajen a menos de 200 células CD4. n En California, donde existe un ley que permite el uso terapéutico de la mariguana en pacientes con enfermedades como el VIH/sida o el cáncer, una corte suprema rechazó la pretensión de varios condados de echar atrás esa legislación estatal por oponerse a las normas nacionales de persecución del consumo de la droga. n En Estados Unidos se desarrolla un estudio para probar la eficacia del medicamento tenofovir como método para prevenir la infec-

ción sexual por VIH; el estudio se centra en hombres que tienen sexo con hombres de Atlanta y de San Francisco e incluye a un alto porcentaje de afroamericanos, grupo racial desproporcionadamente afectado por la epidemia. n Un tercio de todos los africanos con VIH bajo tratamiento reciben, desde finales de 2005, medicamentos genéricos de empresas indias, no obstante, una nueva ley está limitando drásticamente la operación de estas farmacéuticas; de acuerdo con la empresa de medicamentos Cipla, los medicamentos genéricos que producen incrementaron sus costos entre 30 y 50 veces.

Atención a la salud Calificación de las instituciones públicas de salud

7.4%

Promedio de calificación dado a la calidad de la atención recibida

Fuente: “Clínicas y Hospitales en México”, Encuesta Nacional en Vivienda. Consulta Mitofsky.


letraese@letraese.org.mx

Letra S • 127 • febrero 2007

3

Tu opinión nos importa. Escríbenos a esta dirección electrónica o a Canarias No.45, col. San Simón Ticumac, C.P. 03660

Desechable

VIHvencias

Helguera

Con la medicación se puede salir adelante

Manuel Figueroa Juan Álvarez Herrera fue diagnosticado seropositivo al VIH en 1998. Cuenta: “Yo era de los que creían que el sida no existía: ‘voy a creer hasta el día en que me dé’, pensaba tontamente. “Todo comenzó en 1997, cuando empecé a sentirme muy mal del estómago. Tomé medicamentos, pero no funcionaron. Bajé de peso, tenía temperatura de hasta 39 grados; así me la pasé varios meses, sin dejar de trabajar en una distribuidora de vidrios. Me recetaron inyecciones que en algo me aliviaron sin curarme. Para diciembre de ese año, las sudoraciones nocturnas y la tos no me daban tregua; realmente me sentía muy mal, pero aún así continué trabajando, porque sólo me dieron incapacidad de dos días. Según mi expediente clínico yo estaba bien, datos que no coincidían con mi deplorable apariencia física. “Luego fui a parar a la Clínica 68 del IMSS. En mi primera cita, el doctor me preguntó si fumaba o tomaba, si era drogadicto, hasta que me preguntó acerca de mi última relación sexual y si ésta había sido pasajera, bisexual u homosexual, a lo que respondí que homosexual. El doctor me explicó que podrían ser muchas las causas de mi malestar, pero a mí sólo me importaba saber de qué me estaba muriendo. “Me dieron las órdenes de ‘urgente’ para mis estudios. Cuando me dieron los resultados, me armé de valor y decidí verlos antes de dárselos al médico, pero no entendí nada. Entonces fui y se los entregué al doctor y éste me soltó sin preámbulos: “tienes sida”. Me recetó medicamentos y me dijo que si seguía las indicaciones

saldría adelante. A pesar de que ya me esperaba ese resultado, no dejó de afectarme. “Una vez repuesto del golpe, el siguiente paso fue informarle a mi familia, los reuní a todos y les expliqué mi situación: ‘lo único que necesito ahora es su apoyo moral’, les dije, aclarando que estaban en su derecho de negarse. Pensé sorprenderlos con mi confesión, pero el sorprendido fui yo, porque no solamente sabían que era gay, sino que además ya esperaban este momento. “Nunca faltan los comentarios negativos o las actitudes discriminatorias hacia mí o hacia mi familia, pero ya no nos afecta, estamos familiarizados con el asunto gracias a las películas, revistas o folletos consultados sobre el tema. Claro que si esos comentarios se convirtieran en agresiones físicas, haríamos lo que fuera necesario para defendernos. “Actualmente no tengo pareja. No porque no quiera, sino porque no se ha dado. Un tiempo tuve una pareja que también era portador del VIH. Teníamos relaciones sexuales con protección, lo cual también fue una novedad, porque cuando recibí el resultado pensé que las relaciones sexuales quedaban vedadas para mí. “En el Seguro Social recibo el tratamiento, pero a veces es difícil conseguir el medicamento, pues escasea y me han llegado a recetar medicamentos alternos cuando falta el que estoy tomando. Eso no es correcto y podría ser peligroso; por eso por medio de escritos responsabilizo al doctor por hacerme tomar medicamentos que puedan afectar mi salud. De cualquier manera, siempre trato de tener mis reservas. “Me siento tranquilo, a gusto de transmitirles mensajes positivos a la juventud para que se cuiden, se informen y así se vayan deshaciendo los mitos en torno a esta enfermedad. Además, aunque los homosexuales seamos mayoría en cuanto al número de infectados, el día de mañana, si seguimos en la ignorancia y no tomamos medidas, todos estaremos de alguna manera afectados”.

Tiro al blanco

Secretario de Salud de la Santa Sede (sucursal México) Y dices, bueno, ¿quién puso a este señor al frente del sector Salud? “Hubo algunas críticas al hecho de que se promoviera abiertamente el uso del condón. (…) De repente hay acciones que más que prevención parecían hacer promoción de prácticas de mayor riesgo. Por ejemplo dentro de las campañas de no discriminación había algunas que parecían más promover el homosexualismo (sic), que evitar la discriminación a los homosexuales y dices, bueno, ¿quién hizo estos espots?, ¿se trata de no discriminar o se trata de promover algo? José Córdoba Villalobos, secretario de Salud (Excélsior, entrevista de Lucía Irabien, 11 de enero de 2007).

Quizá con el tiempo hasta dejemos de necesitar una secretaría de Salud “Creo que en muchas cosas ellos (los padres) deben de tomar el papel que les corresponde para guiar de manera muy importante en la educación no nada más sexual sino en general la educación para la salud. La familia debe ser el núcleo de donde muchas de las acciones preventivas deben de partir”. Córdoba Villalobos (Excélsior, 11 de enero de 2007).

Ni la manía de decir mañana lo contrario de lo que dijimos hoy “Como médico, y sabiendo que la principal fuente de contagio del virus del sida es a través de las relaciones sexuales entre los hombres, pues evidentemente no vamos a quitar ni las campañas ni a prohibir el uso del condón”. Córdoba Villalobos, luego de las protestas de organizaciones civiles de salud sexual y reproductiva y lucha contra el sida difundidas por los medios (Excélsior, nota de Gerardo Martínez y Lucía Iribien, 19 de enero de 2007).

Lo que el señor secretario quiso decir... n Fernando Mino El Secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, médico cirujano cuya trayectoria política inició en 1994 cuando fue consejero ciudadano del Instituto Electoral de Guanajuato, ha mostrado que sus convicciones personales suelen interferir en su ejercicio público. Desde los tiempos en que fue diputado federal ese conflicto de intereses lo ha hecho incurrir en declaraciones que luego ha debido desmentir. En particular se recuerda su oposición a la píldora anticonceptiva de emergencia, que dio para toda una serie de declaraciones luego negadas: Es abortiva, bueno, sólo un poco “Que haya más información sobre ese método, que se diga realmente lo que es esa píldora. Es un abortivo. Que se diga con claridad, que no haya desinformación (…) (Si se permite el uso indiscriminado de la píldora) se va a permitir más libertinaje sexual. (…) Ojalá que de una vez por todas se exija a las farmacias que no se vendan cosas sin receta médica; si no la gente va a estar provocándose abortos cada quince días”. (Reforma, 27 de enero de 2004). Un año después cambió de parecer: “La pastilla de emergencia no es abortiva, pero es necesario informar de sus efectos”, según

un comunicado oficial (Reforma, 1 de agosto de 2005). Para días después insistir en su oposición, ya plenamente moral: “Cómo es posible que esta pastilla que tiene sus riesgos se administre sin que la paciente sea vista por el médico, da la impresión de que hasta el esposo o la pareja puede adquirirla sin control alguno. Se puede prestar al tráfico, puesto que las jovencitas podrían ir varias veces a la semana por su pastilla sin ninguna restricción y después comercializarlas”. (Reforma, 4 de agosto de 2005). A unos días de asumir como secretario de Salud, Córdova matizó, una vez más, su postura: “La política de planeación familiar debe seguir de manera muy sólida, enfocada, primero, a la educación. Evidentemente, la disposición de los diferentes métodos debe darse de manera universal”. (La Jornada, 28 de noviembre de 2006). No existen los derechos sexuales De igual forma, el secretario de Salud ha dado muestras de intolerancia en torno a los derechos sexuales y reproductivos, como mostró cuando comenzó a discutirse en la Cámara de Diputados una iniciativa de ley que habría reconocido los derechos sexuales de las y los adolescentes. El diputado Córdova sostuvo: “Sería

irresponsable y peligroso aprobarla. Falta tiempo para revisarla. Afortunadamente se quitaron de la iniciativa temas polémicos, como la pretensión para que menores de edad decidieran sobre su embarazo, por encima de la tutela de sus padres, pero aún quedan algunas propuestas que podrían ser contrarias a la ley, como promover los métodos anticonceptivos, sin contemplar que algunos de ellos pueden atentar el derecho de terceros (refiriéndose al feto)”. (El Universal, 9 de diciembre de 2005). Aún cuando trató de matizar en vísperas de tomar el cargo de secretario de Salud, sus posturas personales emergieron: “Debemos reforzar estos programas (de educación sexual) y, evidentemente, los métodos comprobados científicamente para prevenir, sobre todo el VIH/sida, deben ser utilizados. No tengo la menor duda. (…) Sólo (existe) el derecho a la salud, porque si le llamamos derecho a cada cosa, habría derechos digestivos o respiratorios”. (La Jornada, 28 de noviembre de 2006). A estas declaraciones se suman los últimos dichos y desmentidos en torno al condón y las políticas de prevención del sida y los embarazos no deseados. Una vez más, las convicciones personales de José Ángel Córdova Villalobos traicionaron su ejercicio como funcionario público.


4

Letra S • 127 • febrero 2007

Agradecemos el apoyo brindado al proyecto Letra S por:

La Fundación John D. and Catherine T. MacArthur

Agradecemos el apoyo brindado por: al proyecto Letra S.

SEXO EXTRAMARITAL

La infidelidad Frecuente entre todo tipo de parejas y persistente a lo largo de casi todas las épocas y culturas, las relaciones extramaritales sacan a la luz las dinámicas y estructuras más profundas de una relación. En este ensayo, el psicoanalista Jorge Sánchez Escárcega se plantea: ¿Qué es una infidelidad?, ¿cuándo se comete?, ¿las relaciones sexuales son parte inherente a toda relación extramarital? Por Jorge Sánchez Escárcega*

L

as situaciones de infidelidad no son todas iguales. No pueden colocarse en la misma cesta, por ejemplo, las relaciones extramaritales de una sola vez, quizás más ligadas al momento y a la oportunidad, que a las relaciones de mediano y hasta largo plazo, donde otros aspectos además del sexual son parte componente. En todo caso, se trata de la violación de un acuerdo, de un convenio establecido explícitamente por la mayor parte de las parejas: el de la monogamia (del cual participan la mayor parte de las parejas de novios, esposos, parejas del mismo sexo, etcétera). La infidelidad es vivida en casi todos los casos de manera muy intensa como una traición a la relación. Pittman (1989) piensa que el término debe reservarse para una relación sexual fuera de un vínculo monógamo o su equivalente. Sin embargo, lo que se entiende por relación sexual difiere ampliamente entre las diversas parejas, pero generalmente se refiere al contacto de las zonas genitales con personas ajenas a la relación. Sea cual fuere el convenio de monogamia establecido por la pareja, la infidelidad consiste en la ruptura de ese acuerdo que funciona como ideal conjunto. Caso aparte son las parejas donde las relaciones extramaritales son consentidas por ambos miembros y que por lo tanto no deben considerarse “infidelidad”.

Temas como el flirteo con conocidos o compañeros, las citas clandestinas, o el contacto corporal erógeno sin relaciones sexuales, por un lado, y las reuniones o comunicaciones con las ex-parejas, por el otro, suelen ser temas intensamente discutidos en relación a la ocurrencia o no de una infidelidad. A veces, también las fantasías sexuales con personas ajenas a la relación primaria, sean personas conocidas o simples personajes imaginarios. Los motivos del infiel Quizá lo que establece más notoriamente el carácter de traición o infidelidad sea el secreto y la mentira, el intento deliberado de desorientar a la pareja respecto a la ruptura del acuerdo de monogamia. El énfasis en este aspecto pretende superar las definiciones descriptivas del término. El hecho de que una situación con un tercero sea propositivamente mantenida fuera del conocimiento de la pareja debido a sus implicaciones afectivas o sexuales, manifiestas o implícitas, define más acertadamente lo que significa infidelidad que cualquier otra descripción de conductas o situaciones. Esta definición de infidelidad intenta asimismo enfatizar el carácter intraconyugal de la ruptura del acuerdo, mientras que el término adulterio probablemente debería reservarse más bien para la violación del acuerdo extraconyugal, es decir, legal o religioso.1 No está de más recordar el otro sentido de la

palabra “infiel”: el que ha perdido la fe. Desde un punto de vista psicodinámico, las relaciones de infidelidad —su origen, sus mecanismos, su funcionamiento— se asemejan en casi todo a lo relacionado con el enamoramiento (poseen un carácter temporal, es decir, son “poco duraderas”, e involucran una intensa dosis de irrealidad, fascinación, ilusión y transitoriedad). Por último, las relaciones sexuales, como tales, muchas veces son un ingrediente secundario. Mecanismos de enamoramiento en la pareja En términos estadísticos o epidemiológicos, tres cosas aparecen claras: que la infidelidad femenina cada vez se acerca —o ha llegado ya— a los porcentajes masculinos (lo cual se explica en que la posibilidad de expresión sexual en hombres y mujeres se iguala, al menos en ciertas capas sociales); que las situaciones de infidelidad se presentan en no menos de la mitad de todos los matrimonios o relaciones conyugales (incluídos los vínculos amorosos estables entre personas del mismo sexo); y que la aparición del sida no disminuyó la ocurrencia de aventuras extramaritales, por lo menos en el grado en que se pronosticaba, y si acaso han variado ligeramente en sus prácticas (la utilización del condón, el sexo oral en vez de la penetración, la masturbación mutua, etcétera).

El riesgo de no ver el riesgo Por Lina Pérez Cerqueda “Me asusté al saber que mi free tenía relaciones sexuales con otra persona, aunque me dijo que se había protegido y que antes de mí no había tenido relaciones sexuales. Me sentí mal por no usar protección, ya que no lo creía necesario… Yo confié en él”. (chavo, 17 años) La percepción del riesgo entre los jóvenes, homosexuales y heterosexuales, hacia las infecciones de transmisión sexual es aún muy limitada, prevalece la idea clásica: “A mí no me va a pasar, pues confío en él”. Como se ha insistido en muchas ocasiones, la información no basta.

La mayoría de los y las jóvenes saben que existen diferentes formas de protección, sin embargo, a la hora de la hora, las emociones sacan a relucir los miedos, las inseguridades y, sobre todo, la necesidad de ser aceptado o aceptada. Por eso las dudas están en todo su esplendor: “¿Si me niego y ya no quiere volverme a ver?”, “va a pensar que soy anticuado”, “¿y si cree que ando con otra persona?”. Así, se llega a depositar en la otra persona las decisiones sobre nuestros sentimientos y nuestra salud. Lo más complicado es no detectar que esos miedos e inseguridades son los que te ponen en riesgo. No hay medidas de autocuidado o de

Cuenta Conmigo atención, y aunque puedes detectar que no te sientes a gusto, le puedes dar más importancia a que la otra persona se sienta bien, con lo que, de alguna manera, te abandonas. Cuenta Conmigo ofrece grupos de apoyo y crecimiento en los que jóvenes y familiares revisan su sexualidad para identificar sus necesidades e incrementar el autocuidado y así fortalecerse como personas, que es el primer paso para establecer mejores relaciones familiares y de pareja. “Ya inicié mi vida sexual y lo hice usando condón. Aunque inicialmente mi compañero no quería, no accedí, porque sé que es necesario, así

me sentí mejor y siempre lo usaré”. (chavo 17 años). También los padres y las madres modifican su percepción del riesgo y mejoran la comunicación y apoyo hacia sus hijos. “Yo les decía a mis hijos que se cuidaran, que usaran condón, pero yo no sabía usarlo, ahora que he revisado mi sexualidad, que he aprendido el uso correcto del condón, ahora sí ya me siento congruente para decirle a mis hijos que lo usen”. (Ramón, padre, 54 años) Te invitamos a convivir con chavas y chavos como tú, en un ambiente padre, de respeto y confianza. Comparte con otras madres y padres como tú tus miedos e incertidum-

bres. Les aseguramos que se van a sentir mejor. No estás solo, No estás sola. Recuerda que cuentas con nosotros. Cuenta Conmigo. Iniciamos nuevos grupos el próximo sábado 10 de febrero de 13:00 a 16:00 hrs. No te quedes con las ganas, pide mayores informes en Letra S. en el Centro Cultural y Recreativo “Niños Héroes” del DIF-DF, ubicado en Popocatépetl (Eje 8 sur) No. 276, entre prolongación Uxmal y División del Norte, Col. Santa Cruz Atoyac.

CUENTA CONMIGO, JÓVENES GAY, LESBIANAS, BISEXUALES Y FAMILIAS es un proyecto de coparticipación entre Letra S y DIF-DF Tel.: 5532-2751 Correo: jovenesg@letraese.org.mx


Letra S • 127 • febrero 2007

Para más información visita las siguientes páginas: www.poliamoria.com • www.mexfam.org.mx • www.caleidoscopia.com

5

Infórmate

desde el psicoanálisis Muchas veces el descubrimiento de una infidelidad es sólo el último paso de una relación que ha venido deteriorándose desde tiempo atrás —a veces sin conciencia total por parte de sus integrantes—, y frecuentemente es el motivo manifiesto de la consulta con un especialista. La necesidad de identificar la situación de infidelidad como punto de expresión de una cadena de eventos, circunstancias y coincidencias que le han antecedido y que fueron determinando su gestación, debe considerarse como uno de los principales puntos diagnósticos a explorar en la consulta inicial con parejas en estas circunstancias, y normalmente establecerá el pronóstico de la terapia y de la pareja. El peor pronóstico lo presentan las parejas que tienden insistentemente a atribuir la infidelidad a situaciones del destino, la cultura o el género; a la seducción, insistencia o atractivos del amante; o a la degradación o maldad de la pareja. Etiología de una infidelidad Una situación de infidelidad, sea que se presente como ocasional o como crónica, generalmente refleja, a la manera de un síntoma, un debilitamiento de los lazos emocionales que se dan en una relación de pareja a con-

secuencia del aumento de los mecanismos de escisión (división, separación) e identificación proyectiva (modificación del vínculo o la relación para adaptarlo a las necesidades inconscientes personales) en uno o ambos compañeros, a la vez que se intenta mantener inalterada y preservada una parte del vínculo con la pareja, es decir, los aspectos de la relación que se sienten necesarios para la continuidad personal, conyugal, familiar o social. En otras palabras, los mecanismos psicológicos involucrados en el nacimiento, desarrollo o finalización de una relación extramarital no son más que una forma apenas exacerbada de los mismos mecanismos que han estado operando en el vínculo “normal”. Los mecanismos de manejo de emociones y ansiedades que van estableciendo su marca o su sello en la relación amorosa, particularmente en cuanto a su capacidad de “dividir” o parcializar los intercambios, al final dan lugar a una modalidad más de esa fragmentación de la relación a través de la infidelidad. Puede decirse entonces que en una situación de este tipo se divide “afuera de la relación” lo que de hecho ya se divide “dentro” del vínculo. Se coloca en una tercera persona lo que normalmente se ha venido escindiendo o dividiendo ya en el compañero.

Manejo terapéutico Los terapeutas de pareja intentamos reconocer los patrones de cooperación inconsciente (colusión) involucrados en una infidelidad y establecer las formas en las que este evento expresa la división, la identificación proyectiva y la represión de aspectos dolorosos o que generan ansiedad de las relaciones emocionales que la pareja no ha podido manejar.2 El análisis de los mecanismos de escisión es fundamental, ya que una infidelidad normalmente involucra varios tipos simultáneos de escisión, por ejemplo, entre relaciones “buenas” y “malas” (ubicadas naturalmente entre la pareja marital y la extramarital), entre sexualidad y vínculo amoroso; entre relación física y relación de compromiso, entre excitación restringida temporalmente y vínculo a largo plazo, etcétera. En especial, entendemos la situación de escisión como originada en el interior de cada uno de los miembros de la pareja a consecuencia de la imposibilidad de elaborar las tensiones, ansiedades y conflictos de la relación, y la posterior ubicación de estos aspectos internos sobre personajes externos: la pareja y el compañero extramarital. Un ejemplo típico sería la proyección de imágenes excitantes y ansiedades culpígenas sobre el compañero extraconyugal, mientras que las ligas nutrientes y las necesidades de seguridad se mantienen controladas en la pareja marital. Estos mecanismos de escisión se encuentran funcionando normalmente desde bastante tiempo atrás dentro de la relación de pareja —a veces desde el inicio mismo del noviazgo—, y lo que establece el surgimiento de la infidelidad es simplemente la incapacidad por

ambos miembros de seguir manteniendo esta escisión dentro de los límites de la relación de pareja, involucrando ahora en forma erotizada a otras personas a través de una relación corporal o afectiva. La situación de infidelidad expresa el fracaso y consecuente crisis de los modos habituales de manejo en una relación de pareja. Si bien se calcula que las infidelidades están detrás de aproximadamente 60 por ciento de las intenciones de divorcio (muchas parejas no expresan legalmente esta situación por no complicar los trámites de separación), en opinión de otros autores, aproximadamente la mitad de las parejas que descubren una infidelidad y que deciden permanecer juntas recomponen su relación, integran afectos, sentimientos y fantasías, elaboran escisiones y, con mayor o menor grado de dolor y confrontación, solidifican su vínculo sobre bases más realistas. Por supuesto, las posibilidades de este resultado dependen en buena medida del nivel de funcionamiento previo alcanzado, del tipo de patología, de los mecanismos de defensa, las estructuras de personalidad, las ansiedades individuales y de pareja, así como de esos otros aspectos intangibles, indefinibles y sorpresivos que inescrutablemente suelen estar en la base de una relación amorosa. 1 Pittman, F. (1989). Mentiras privadas. Buenos Aires: Amorrortu, 2003. 2 Sharff, D. y Savege Sharff, J. (1991). Objects Relations Couple Therapy. Maryland: Jason Aronson, 2004. * Psicoanalista miembro titular de la Asociación Mexicana para la Práctica, Investigación y Enseñanza del Psicoanálisis y de la Asociación Mexicana de Psicoterapia Analítica de Grupo; Profesor Investigador Titular de la Universidad Intercontinental.

‘Tápate los ojos, mijito’ Hace poco más de 50 años —a mediados del siglo pasado— sólo tres de cada cien menores de 15 años había tenido relaciones sexuales; hoy, la proporción es de dos de cada diez. Frente a esta realidad, aún hay voces que claman por ocultar o escatimar todo tipo de información sexual a niños y adolescentes. Creen que asuntos como la masturbación, el aborto, los embarazos no deseados, la violación y las diversas prácticas sexuales, entre otros, no son de su incumbencia, pues el sexo es malo a menos que quien lo ejerza sea mayor de edad, heterosexual y casado. Por esta percepción, originada más por valores ideológicos que por razones científicas, las políticas de

educación sexual son cuestionadas por quienes temen a la sexualidad infantil y adolescente. Si éstos expresan de alguna manera sus deseos de placer, es porque sus compañeros los presionan o los adultos los manipulan; porque son pobres e ignorantes o ricos y consentidos, o porque los medios de comunicación, el Internet y las mismas políticas educativas en la materia los alientan a experimentar el sexo. No se concibe que los menores tengan deseos, y por ello se les prohíbe el acceso a la información sexual. En su libro No apto para menores, la periodista Judith Levine propone desarrollar habilidades para hablar de sexo con los infantes, quienes no son totalmente inocentes, pero

reSeña mucho menos perversos lujuriosos. En el transcurso de su investigación, Levine entrevistó a centenares de especialistas —pedagogos, profesores de educación básica, estudiosos de la sexualidad, etc.—, así como a padres de familia y observó a niños y adolescentes en diferentes contextos, para luego concluir que los infantes no sólo tienen deseos, sino también derechos, entre ellos el derecho a la privacidad y a ser respetados, dado que esto los prepara para el ejercicio sexual pleno y responsable en la vida adulta, a la vez que los aleja de comportamientos de riesgo. Pero en Estados Unidos —donde realizó su investigación, que bien puede aplicarse en México, como lo evidencia-

ron las recientes declaraciones del secretario de Salud—, las políticas de educación sexual oscilan entre la muy impaciente protección y el muy severo castigo de los menores. “Parecería que estos últimos fueran frágilmente inocentes hasta el momento en que traspasan cierta línea, punto a partir del cual se vuelven, de manera instantánea e irremediable, malévolos”, dice la autora, para concluir que lo no apto para menores son las circunstancias en las que algunos tienen sexo, pues los predisponen a consecuencias indeseables, como embarazos no deseados y enfermedades de transmisión sexual, por no mencionar una experiencia sexual insatisfactoria. (Antonio Contreras)

No apto para menores Judith Levine, Ed. Océano, México, 2006


6

Letra S • 127 • febrero 2007

El sida y la verdad científica

Contra la razón y por la Decenas de personas con VIH/sida han dejado su tratamiento médico, con el peligro que eso conlleva para su salud, a partir de la difusión televisiva de la infundadas teorías que niegan al VIH. Un grupo conocido como “negacionista” afirma que el virus no existe y que el sida es una enfermedad “tóxico nutricional”. En este reportaje se presenta la otra cara de esos grupos que operan en México y crean, a partir de mentiras fácilmente refutables, una peligrosa tarea de evangelización. Por Rocío Sánchez

Hace un año me hice la prueba y salí positiva. El doctor me dijo que fuera arreglando mis cosas porque tarde o temprano me iba a morir”. Nora lo dice con una gran sonrisa en los labios. Pasa de los 35 años y dice que se siente de maravilla. “Ahorita estoy muy bien. Gracias a Dios conocí la verdad y hace seis meses que dejé de tomar los antirretrovirales. No le he dicho nada a mi médico. Voy a consulta cada mes y siempre me dice que me ve muy bien, que siga con el tratamiento. Le estoy guardando todos los medicamentos, los tengo en una bolsa para, dentro de unos meses, llevárselos todos y decirle ‘¿Ves? No estoy tomando nada y estoy perfectamente’”. Nora es una de las asistente a las reuniones de la organización llamada Movimiento Nacional por el Replanteamiento Científico del Sida (Monarcas). Este grupo, fundado en nuestro país en 2004, asegura que el VIH no existe y que el sida se puede curar. Son los autonombrados “disidentes del sida”, a quienes los científicos llaman “negacionistas”. La joven tranquiliza a los que llegan por primera vez a las juntas informativas. “No te preocupes, no tienes nada, mira a todos los que estamos aquí, nos habían dicho que nos íbamos a morir pero sólo estamos intoxicados, nuestras células necesitan desintoxicarse y eso se logra con una dieta, con ejercicio y con dejar de tener miedo”. Cada que puede hace un trabajo activo a favor de Monarcas. “En el hospital, cada que me formo para mis medicamentos, procuro darle la información a las personas que están delante y atrás de mí”, relata con orgullo. Del grupo presente para iniciar la “capacitación” de replicadores de estas teorías, Nora es la más entusiasta y parlanchina. La psicóloga Alma Cruz, directora del Centro de Atención Integral para la Salud del Estudiante Universitario de la Universidad Veracruzana, tiene una explicación: “La persona que recibe un diagnóstico de VIH/sida es más vulnerable en sus aspectos familiar, laboral, sexual y de expectativas de vida. Y si de repente oye que un médico dice que no existe el VIH entonces se empieza a llenar de esperanzas”. Otros testimonios dejan claro las consecuencias de esa “esperanza”. “En 2000 un compañero, Adrián, fue a San Francisco y se encontró con esta corriente. Regresó con gran emoción diciéndonos que iba a cambiar la misión de la organización”, relata la activista Georgina Gutiérrez, refiriéndose al Frente Nacional de Personas Afectadas por el VIH (Frenpavih), del que en ese momento formaba parte. Sus compañeros advirtieron a Adrián que dejar de medicarse era una decisión personal,

pero que no pretendiera convencer a otras personas de hacerlo. “Finalmente dejó Frenpavih, montó su oficina y logró convencer a 30 chavos que dejaron de tomar tratamiento. Todos murieron antes que él. Él falleció en 2002 y cuando lo fui a ver al hospital le dije que acababa de llegar un nuevo antirretroviral, le pregunté si consideraría volver a tomar el tratamiento y me contestó que sí, que se había equivocado”. Unidos en la fe Monarcas México es una organización civil conformada por voluntarios que se dedican a dar información sobre “la verdad” del sida y cómo “el sistema oficialista” ha ocultado la inexistencia del VIH y la toxicidad de los medicamentos antirretrovirales. Así lo refiere Martín Canales, presidente de la organización, quien en entrevista con Letra S omite mencionar que venden los libros —muchos en fotocopias— y videos realizados por quienes respaldan esta teoría (a un precio promedio de 250 pesos). Monarcas está presente en Brasil, Colombia, Argentina, Chile, India y Canadá. No obstante, Canales asegura que en México no se reciben financiamientos, sólo los donativos que piden a quienes asisten a las conferencias que periódicamente ofrece Roberto Giraldo, médico colombiano y actual cabeza de la organización denominada Comité Mundial por el Replanteamiento Científico del Sida. De los siete voluntarios con que cuenta Monarcas, la mayoría son varones, pocos menores de 35 años. Tienen tres, cinco, ocho años de haber dejado el tratamiento antirretroviral y comparten sus historias con la gente que se acerca a pedir información. “No te asustes, no eres una bomba de tiempo”, les dicen. Sonríen, pero se ven débiles, algunos muy bajos de peso. Su organismo “se sigue desintoxicando”, explican. Otros están visiblemente enteros. Fuentes médicas consultadas tienen fundadas sospechas de que varios de los “testimonios” de esta corriente no han tenido nunca el VIH. Esa ha sido la forma de operar de este tipo de grupos, cuya aparición no es reciente. En 1987, guiado por las dudas que existían en la estructura y funcionamiento del VIH, el investigador estadounidense Peter Duesberg y otros científicos cuestionaron su existencia. Se desató una polémica científica que duró poco; Duesberg guardó silencio y sus tesis fueron rescatadas por personas y organizaciones de reputación dudosa o buena fe y poco fundamento científico. Uno de los médicos que trabaja más asiduamente con los negacionistas mexicanos está en Xalapa, Veracruz. El doctor Juan Flores, médico gineco-obstetra de larga trayectoria, comenzó su lucha contra el sida en 1987,

cuando formó el Patronato Veracruzano de Lucha contra el Sida. Sin embargo, al descubrirse el uso del AZT para combatir al virus, conoció la corriente de Duesberg y se adhirió a ella asegurando que el fármaco era “veneno” que “en realidad estaba matando a la gente”. Hoy Flores despacha en un consultorio privado que ni siquiera cuenta con una computadora. “Mi personal médico, mis probetas, todo eso es un papel y un lápiz; es lo único que tengo para trabajar. De esta forma lleva “ocho protocolos de investigación” desde la “teoría tóxico nutricional”. “Tengo pacientes con antirretrovirales, sin antirretrovirales, mujeres embarazadas, niños recién nacidos y parejas (serodiscordantes) donde ya hay hijos, y eso lo puedo demostrar a la ciencia mundial”. Cuestionado sobre si es obligatorio dejar el tratamiento antirretroviral, asegura que no, que esa es decisión de la persona y que debe hacerse de forma gradual para evitar daños a la salud. No obstante, en su sitio de Internet (www.vivoysano.org.mx) maneja como requisito el abandono de la medicación. Los argumentos de Giraldo y los negacionistas son científicamente insostenibles, considera Luis Soto, investigador titular del departamento de Infectología del Instituto Nacional de Nutrición y Ciencias Médicas, y copresidente de la Conferencia Mundial de Sida, de la Sociedad Internacional de Sida (IAS, por sus siglas en inglés), que se realizará en México en 2008. “Claro que los antirretrovirales tienen cierta toxicidad, pero quisiera que me dieran algún ejemplo de un medicamento que no sea tóxico”, declaró a Letra S. En cuanto a su argumento de que el virus nunca ha sido fotografiado, Soto revira: “Los que tuvimos entrenamiento de laboratorio hemos pasado por cultivar un virus. Puedes decir que en el microscopio normal no se ve el VIH, pero puedes ver que las células donde no le pusiste virus están normales, y en las que sí le pusiste, se están muriendo. Por lo menos eso es una comparación. Luego llevas la muestra infectada al microscopio electrónico y te sale una partícula como todos los virus que hemos fotografiado en la historia. Luego ese mismo aislado se lo inyectas a un simio y se enferma. ¿Cómo pueden decir que no existe?”. Un engaño monumental Según los “disidentes” la población mundial ha sido engañada. Los intereses económicos que —innegablemente— ha desatado la pandemia son los que hacen andar el engranaje de lo que llaman “la mayor mentira de la historia de la humanidad”. Carlos Escudero, fundador de Monarcas México, pregunta en un artículo:

“¿Saben por qué la mayoría de los médicos defienden al virus? Los laboratorios que venden los antirretrovirales les regalan autos y grandes sumas de dinero a los doctores que recetan sus medicamentos, los invitan a costosísimas cenas y les dan sus incentivos para mantenerlos felices”. Ante el argumento, investigadores del Centro de Enfermedades Infecciosas (CIENI) del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER) consultados por Letra S inquieren: “¿Cómo pueden los laboratorios sobornar a más de 300 mil científicos?”. “Los negacionistas dicen que existen más de 5 mil científicos que avalan sus teorías. La lista más larga que pudimos encontrar es de dos mil 458 personas. De ellas sólo 13 por ciento tiene un grado médico y únicamente uno por ciento tiene relación con la virología, inmunología o enfermedades infecciosas” comentan. El gran total: 31 científicos especializados en el mundo son “disidentes”. En contraste, un cálculo conservador basado en el rastreo de investigaciones científicas publicadas sobre el VIH/sida estima que habría unos 300 mil investigadores trabajando en el tema. Usar ropa de colores claros, método de prevención Roberto Giraldo, líder tácito de los “disidentes” en América Latina, sostiene que el sida sí exis-


Letra S • 127 • febrero 2007

7

a fuerza del escándalo nacional logró que el gobierno sudafricano comenzara a dar atención médica a las personas con VIH/sida.

te pero es causado por una serie de “factores estresantes celulares” que van desde la comida enlatada hasta el “exceso de semen” en el cuerpo originado por la “promiscuidad”. Eso hace que el sistema inmunológico decaiga al grado de que una serie de enfermedades oportunistas acaban con la salud de la persona. Giraldo define al sida como una enfermedad “tóxico nutricional”, por lo que asegura que se puede curar de forma “fácil y barata” al suministrar la dieta adecuada y complementos vitamínicos. Pero va más allá. En su Guía de principios básicos para la prevención y tratamiento del sida, menciona que entre las medidas para evitar exponerse a los “estresantes inmunológicos” está “(preferiblemente) usar ropas de algodón y de colores claros”. También recomienda dejar a un lado la vida sexual que implique “afrodisiacos, lubricantes y espermicidas tóxicos y prácticas sadomasoquistas”. Asimismo, sentencia que el “tratamiento” del sida “solamente podrá ser efectivo si el individuo o la comunidad no tienen mayor duda de

que lo que se hace es lo correcto”. Afirma ser parte del Weill Medical College of Cornell University, pues trabaja en el New York Presbyterian Hospital que está ligado a esa universidad estadounidense. Sin embargo, la institución se ha deslindado públicamente de Giraldo y sus teorías. El mismo Giraldo narró en televisión su salida de Colombia en los siguientes términos: “La verdad es que hace 19 años, cuando me vine (a Nueva York) de Colombia, me vine porque me iban a poner en una institución mental. Pensaron que tenía un psicosis maniaco-depresiva o algo así”. Desde el año 2000, Giraldo asesora a Thabo Mbeki, presidente de Sudáfrica, en asuntos relacionados con el sida. Mbeki se ha adherido a los negacionistas y por varios años se negó a tratar a la población de su país —que registra el mayor número de casos en el mundo— con medicamentos antirretrovirales. Fue hasta el año pasado que la presión científica inter-

“Todos regresan. Y se mueren” La otra información sobre los “disidentes del sida” es poco difundida. Sus aseveraciones y argumentos son mucho más escandalosos que cualquier refutación científica que se haya intentado hasta ahora. Los medios encuentran en Duesberg, Giraldo o Escudero una polémica que les asegura audiencia, sin medir las consecuencias que la difusión de información con nula validez científica puede acarrear sobre la población afectada. “Compañeros han estado haciendo vigilancia ciudadana y me han reportado que en la República 140 personas han dejado el tratamiento antirretroviral”, afirma Luis Adrián Quiroz, de la organización Derechohabientes Viviendo con VIH del IMSS, refiriéndose a los datos recabados en esa institución. “Esto ha sido de un mes para acá”, fecha en que TV Azteca difundió una serie de programas sobre estas teorías negacionistas sin incluir la posición científica. En la Clínica Especializada Condesa del Programa de VIH/sida del DF han empezado a circular panfletos que aseguran que el sida “tiene cura”, citando el mismo programa de TV Azteca. De acuerdo con fuentes de la clínica, se ha generado confusión entre los pacientes y muchos de ellos han tenido ser referidos a los servicios psicológicos. A su vez, el doctor Gastón Coronel, jefe de la clínica de VIH/sida del Hospital Regional de Xalapa, Veracruz, ha visto casos como estos desde hace siete años, cuando el doctor Juan Flores divulgó en conferencia de prensa su teoría. Algunas personas abandonaron el tratamiento principalmente porque no toleraron los efectos colaterales de los antirretrovirales (mareo, dolor de cabeza, náusea, diarrea). “Si

dejan los antirretrovirales van a dejar de sentir efectos colaterales y a lo mejor no les pasa nada en tres meses o un año, tal vez hasta tres. Pero cuando los vuelvo a ver están en urgencias y ya no queda nada por hacer. Todos regresan. Y se mueren.” Suspender el tratamiento tiene consecuencias muy graves, como dice el estudio Interrupciones estructuradas del tratamiento. Nuevos hallazgos, de la Universidad de California, dado a conocer en un foro de la IAS el año pasado. Sus autores vieron que al reducir controladamente la dosis de antirretrovirales en una persona con VIH aumentaba 48 por ciento la probabilidad de muerte y 65 por ciento el riesgo de tuberculosis. A partir de estos datos es posible imaginarse las consecuencias de una interrupción total de los tratamientos. Ante el riesgo que representa la difusión acrítica de la teoría negacionista, activistas contra el sida han levantado la voz y exigido a las autoridades ejercer su rol rector y, sobre todo, protector de la salud de la población. Monarcas México afirma que difunde su información con base en el Artículo 6º Constitucional, que ampara el derecho a la información. Una buena relación médico-paciente garantiza que no se dé crédito a las versiones negacionistas. Sin embargo, científicos, médicos tratantes y activistas temen por aquellos que no reciben una atención adecuada, acompañada de información completa y comprensible sobre el VIH/sida. Para Luis Soto, el relativo y peligroso éxito de las teorías negacionistas debe rastrearse en los problemas sociales que rodean al sida: “La discriminación, la desesperanza y la desinformación son el caldo de cultivo para la duda”. Roberto Giraldo lo sabe bien, y lo aprovecha: “La única forma de impedir que se siga engañando a las personas es permitiendo que éstas tengan acceso a toda la información disponible, por peligrosa, estúpida y ridícula que pueda parecer”.

La mala información perjudica la salud

“El sida se cura consumiendo limón y ajo”

“El condón no previene el sida”

Entre 600 y 800 personas mueren a diario de sida en Sudáfrica mientras el ministro de salud de Sudáfrica insiste en promover “curas” alternativas, como el limón y el ajo, en contra de la evidencia científica, como se denunció en la Conferencia Internacional de Sida.

El conservadurismo estadounidense opina que una de las causas del sida es “la promiscuidad promovida con el condón”. En Uganda, la pandemia ha repuntado desde que se favoreció la abstinencia como “método de prevención” del sida.

El sida puede controlarse, pero no tiene cura

La única manera de reducir el riesgo de infección en las relaciones sexuales es usando un condón

“Los medicamentos antirretrovirales son químicos letales que causan el sida” Antes de que hubiera medicamentos, 90 por ciento de los pacientes con VIH hospitalizados en el INER morían en los primeros 12 meses tras el egreso. Gracias a la medicación, ese porcentaje es hoy de sólo 10 por ciento en los cuatro años posteriores al egreso.

Los medicamentos prolongan y mejoran la vida de las personas con VIH


8

Letra S • 127 • febrero 2007

ENTREVISTA

Negacionismo, datos para terminar con una falsa polémica No hay espacio para la duda. Los argumentos de los autollamados “disidentes del sida” son falsos, y pueden acarrear serios perjuicios a las personas que viven con la infección. En esta entrevista, científicos del Centro de Investigación en Enfermedades Infecciosas (CIENI) del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), refutan con bases científicas lo dicho en televisión por los negacionistas.

H

ace algunas semanas se presentaron en el programa Reporte 13, producido por el periodista Ricardo Rocha para Televisión Azteca, un grupo de personas que sostienen una postura conocida como “AIDS denialism”, o negacionismo del sida. El origen de estas ideas puede rastrearse en los años en que comenzaron a realizarse las primeras investigaciones sobre el sida y su agente causal. El científico estadounidense Peter Duesberg planteó una hipótesis —el VIH no causa el sida— que fue posteriormente refutada, con pruebas científicas, y terminó con la polémica desde principios de los años noventa. No obstante, hasta la fecha, algunas personas y organizaciones mantienen de manera artificial la polémica. El equipo científico coordinado por el investigador Gustavo Reyes Terán, que trabaja directamente con el VIH en el CIENI del INER, se dio a la tarea de hacer un recuento de las afirmaciones hechas por el médico colombiano Roberto Giraldo y el investigador mexicano Roberto Stock en el programa de Rocha, y presentar una refutación seria y científica a ellas. Afirmaciones y sus refutaciones científicas Dr. Giraldo: “…El Instituto Pasteur no encontró ningún virus, ni Roberto Gallo encontró ningún virus. El doctor Montagnier, de Francia, lo que vio fueron unas partículas parecidas a virus”. Los artículos de Montagnier y Gallo demuestran claramente el aislamiento del virus (que posteriormente fue llamado VIH), de células de

Así me moriré

pacientes con sida. Los virus aislados en estos estudios fueron capaces de infectar otras células en cultivo, lo cual no hubiera sido posible si se tratara sólo de “partículas parecidas a virus” y no un virus verdadero. Dr. Stock: “La hipótesis para el sida era que esta inmunodeficiencia adquirida era adquirida (sic) por un virus y eso a uno lo volvía susceptible a todas las enfermedades que se definen como asociadas al sida. Pero el virus en sí no causa ninguna enfermedad”. La primera parte de esta afirmación es cierta: El Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (de ahí las siglas SIDA) es causado por un virus, el VIH. El sida genera una susceptibilidad particular a ciertas enfermedades, que llamamos “oportunistas”, puesto que no suelen aparecer en personas cuyo sistema inmune se encuentra entero y sí en personas cuyas defensas inmunológicas han sido destruidas por el VIH. La segunda parte de la afirmación es falsa: El virus sí causa una enfermedad: destruye las células de defensa del cuerpo conocidas como linfocitos T CD4, dejando al cuerpo desprovisto de su mecanismo de defensa. No se trata de un virus inofensivo que se pasea por el cuerpo sin causar problemas. Dr. Giraldo: “En el sida no solamente hay un colapso del sistema inmune, sino que están deteriorados los otros órganos y sistemas. Entonces, lo que nosotros estamos haciendo con la persona con sida es que chequeamos (sic) cómo están sus glándulas, cómo está el hígado, cómo están los riñones,

cómo están los pulmones y estimulamos todos los órganos y sistemas”. En las etapas iniciales del sida lo único que se encuentra sistemáticamente afectado es el sistema inmune, en particular los linfocitos T CD4. Los otros órganos y sistemas sólo se ven alterados en casos particulares de infecciones oportunistas: por ejemplo la piel cuando se trata de un sarcoma de Kaposi o el sistema respiratorio cuando se trata de una neumonía. Aunque es posible tratar individualmente muchas de estas enfermedades, la única forma de evitar que continúen presentándose es con tratamientos antirretrovirales que controlan al VIH, permitiendo al cuerpo recuperar sus defensas para poder deshacerse de las diferentes enfermedades oportunistas. Antes de la existencia de los tratamientos antirretrovirales, todas las personas infectadas con el VIH morían de sida. Hoy en día, la mayoría de las personas en la fase sida de la enfermedad que comienzan a tomar medicamentos antirretrovirales logran recuperarse y llevar una vida normal. Dr. Stock: “Pero el hecho es que la distribución de la enfermedad del sida (…) es más de 80 por ciento en hombres, la relación hombre mujer es de cinco a una, eso es muy raro para una enfermedad infecciosa”. Esta afirmación demuestra una grave falta de conocimiento en el tema. El último informe global de ONUSIDA (Programa Conjunto de las Naciones Unidas para el VIH/sida), de 2006, reporta que 48 de cada 100 personas con VIH son mujeres, es decir, una relación casi paritaria. La concentración en varones en países como México no pone en duda que se trate de una enfermedad infecciosa. Sólo refleja los modos de transmisión, en el caso de nuestro país por la vía sexual entre varones. Dr. Giraldo: “Había una droga muy favorecida por cierto sector de la comunidad gay, que se llama popularmente poppers, que son nitritos de aminobutilo (sic). Los nitritos de amino y buti-

Soy víctima de una conspiración. El VIH, dijeron en un programa de Ricardo Rocha, no es la causa de mi mal. ¿Y quiénes son los arquitectos de esta conjura? En el Internet se especula que son los retrovirólogos, las farmacéuticas trasnacionales, George Bush, el CDC y los fabricantes de condones. Yo sospecharía también de Osama Bin Laden, Fidel Castro y hasta de Liz Taylor. Con el mezquino objetivo de forrarse con inmensas ganancias a partir de una pandemia inexistente, vendiendo fármacos tóxicos a los incautos como yo, nos han ido matando despacito bajo la mirada cómplice de médicos y científicos.

Tomar antirretrovirales, dice un tal Dr. Duesberg, es lo que ha consumido mi sistema inmune. Que me he enfermado por prescripción médica. Dizque por eso tengo sida. Maldito Censida, malditos infectólogos, maldito Letra S que me han engañado por años. Su culpa no tiene perdón: mis amigos no murieron de sida, en realidad los mató el tratamiento, la avaricia. Ya entrados en gastos, no es descabellado pensar que el VIH quizás fue diseñado en un laboratorio de la CIA, con oro Vaticano y asesoría del Dr. Mengele para acabar con los homosexuales, las prostitutas, los drogadictos y todos los negros del planeta; menos Denzel Washington, por fa. El síndrome que acecha en mis células no

Dr. Giraldo: “El sida es una enfermedad tóxica y nutricional y no tiene nada que ver con el sexo. No es una enfermedad infecciosa, ni se transmite. (…) Y lo peor de todo es que después de 25 años, el fenómeno conocido como VIH o virus de la inmunodeficiencia adquirida ni siquiera existe”. Esta afirmación es errónea y criminal. Existen miles de estudios internacionales, llevados a cabo por investigadores sin ninguna conexión con biofarmacéuticas u otras empresas que muestran claramente y sin lugar a dudas que: • El sida es una enfermedad infecciosa. • El VIH es el virus causante del sida. • El VIH se transmite sexualmente, por vía sanguínea y de la madre embarazada a su hijo. El no informar de estos hechos pone en riesgo a la población. Muchos de los pacientes que llegan con VIH o sida al CIENI se infectaron precisamente por no saber de la existencia del VIH y de los modos de evitar la transmisión. Diseminar ideas equivocadas sobre el sida es diseminar la epidemia de VIH.

Crónica Sero

Para Jorge Saavedra quien trajo luz a las catacumbas Por Joa­quín Hur­ta­do

lo (sic) son los que destruyen el sistema inmune y causan el sida en algún sector de la comunidad homosexual”. Durante los primeros años de la epidemia, en la década de los años ochenta, se favorecieron hipótesis como ésta para explicar las causas del sida. Así se concentró artificialmente la infección en los consumidores de ciertas drogas dentro de las comunidades homosexuales. Pero rápidamente se vio que el sida podía presentarse también en personas homosexuales y heterosexuales que no consumían drogas, e incluso en niños. Igualmente, la mayoría de los usuarios de drogas, incluyendo los poppers, no desarrollan sida. Los estudios epidemiológicos de la época refutaron claramente toda relación causal entre el uso de estas drogas y el sida.

lo provoca el VIH, madre mía, lo provocan las drogas discotequeras. Así es mami, por algunos poppers y tres o cuatro pasecitos que me he metido en mi aburrida existencia, mírame aquí colgado cabeza abajo en esta cruz infame. No chilles madrecita, nomás soy marica, no mariguano. Aseguran que el VIH, aunque no existe, es también un virus inofensivo. ¿Tú entendiste? No te enredes: la lógica es lo de menos cuando las evidencias científicas se manipulan y se impone la necedad. Tú y yo y los demás somos unos necios contumaces al jurar y perjurar que esta carita de calavera que me devuelve el espejo se debe a los efectos del bicho. El sida es un espejismo que se levanta con el polvo de las tormentas del Sahara; los millo-

nes que han muerto en Africa son un error de diagnóstico, una falla estadística. Change your mind, todo es ilusión: el hombre jamás pisó la Luna, la Tierra es plana, Dios creo el mundo en seis días, Pedro Infante sigue vivo, Felipe Calderón ganó las elecciones. Y yo que me tragué tantas patrañas. Si no hay VIH no hay sida: estoy sano, no soy ningún peligro para México, puedo retozar sin el molesto condón, donaré mis órganos y mi sangre a quien los aguante. He tirado al resumidero miles de dólares en innecesarios y peligrosos antivirales. ¡Qué gran fatiga me invade nomás de pensar que ahora tendré que re-aprender a vivir en un mundo sin sida! Pero si me quitan al VIH me muero. Mejor me quedo así.


Letra S • 127 • febrero 2007

9

El VIH existe y debe ser tratado La medicación antirretroviral y la atención médica son indispensables para mejorar la calidad de vida de las personas que viven con VIH/sida Por Mario Alberto Reyes

E

l VIH es uno de los virus más estudiados en la historia de la patología humana, debido a esto —y aunque no se ha encontrado una cura—, se han logrado importantes avances terapéuticos que permiten ofrecer una mayor cantidad de fármacos a la comunidad médica y a sus pacientes. A pesar del extenso bagaje científico acumulado en los últimos años por expertos en biología molecular, inmunología e infectología, quienes han logrado identificar el código genético del virus, aún hay quienes sostienen que el VIH no es causante del SIDA y aseveran que tan sólo se trata de un padecimiento que genera intoxicación en el organismo provocado por el medio ambiente. Para Roberto Martínez y Zamora, médico especialista en infectología del Centro Médico Nacional La Raza del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), la difusión de los mensajes que niegan la existencia del VIH contribuye a generar dudas acerca de la epidemia y repercute en la salud y estado de ánimo de las personas seropositivas. “En estos tiempos, ponernos a discutir si existe o no el VIH resulta una tarea ociosa e inútil. Hay muchos elementos de investigación y evidencias clínicas que señalan a este virus como el causante del deterioro inmunológico para desarrollar SIDA. Gracias al avance registrado en el rubro de los medicamentos esta enfermedad ya no es mortal, ahora se trata de un padecimiento crónico que permite a las personas vivir durante muchos años”, expresó. Medicamentos, hito en la historia del SIDA De acuerdo con el doctor, en los inicios de la epidemia el único fármaco disponible para atacarla era el AZT, monoterapia con la cual los pacientes inicialmente registraron buenos resultados. Sin embargo, transcurridos los primeros ocho meses, los médicos comenzaron a observar nuevamente fallas en el sistema inmunológico de los pacientes. “Fue en ese contexto donde algunos grupos no médicos comenzaron a poner en tela de juicio la efectividad de los fármacos y la existencia misma del VIH. Exhortaban a la gente a abandonar sus terapias medicamentosas lo que más tarde repercutió en una alta mortalidad por falta de atención médica. Más tarde, la llegada de las llamadas drogas de primera generación como el ritonavir, contribuyeron a revertir esa situación y volver manejable al virus”, comenta. Aunque no descarta casos en los que personas infectadas con VIH permanezcan durante largo tiempo asintomáticas y sin necesidad de tomar medicamentos, Martínez y Zamora los define como “anecdóticos” y remite a los resultados obtenidos en grandes grupos poblacionales como en el IMSS, en donde actualmente se atienden a 14 mil pacientes con ARV, cuya evolución califica como “bastante buena” como consecuencia del apego al tratamiento. Sin embargo, el médico advierte que para que una persona que vive con VIH tenga una buena calidad de vida, debe ser disciplinada con los fármacos, abandonar el uso de drogas y disminuir el consumo de alcohol. “Estamos frente a un virus con características especiales, destacan su capacidad de mutar con suma facilidad y replicarse en grandes cantidades. Un paciente que no sigue en forma ordenada su tratamiento, corre el riesgo de generar resistencia a los fármacos”. No basta el tratamiento, hay que seguirlo adecuadamente Martínez y Zamora detalla otro de los retos a vencer en la lucha contra la epidemia: la adherencia a los tratamientos. En algunos pacientes, los efectos secundarios de los ARV provocan malestar en el organismo, el cual se manifiesta a través de diarrea y vómito (entre otros síntomas) posteriores a la ingesta de los medicamentos. Esta situación propicia, según el médico, que los pacientes abandonen sus esquemas de tratamiento y generen resistencia a un mayor número de drogas ARV. La diarrea es una de las manifestaciones de tolerabilidad convencionalmente asociadas a los inhibidores de la proteasa (IP). Sin embargo, hay otros antirretrovirales que pueden ser más agresivos como el indinavir, que en algunos casos propicia la formación de piedras en las vías urinarias y el riñón. Sin embargo, los IPs tienen la ventaja de no requerir metabolismo complejo, por lo que sus efectos benéficos en el organismo son rápidos y eficaces. Recientemente, los laboratorios Abbott anunciaron la entrada al mercado de la nueva presentación de Kaletra®, un medicamento que ahora en forma de tabletas combina lopinavir y ritonavir, IPs que evitan la multiplicación del VIH en la sangre. Entre sus ventajas destaca la modificación del número de pastillas indicadas. Ahora, el paciente podrá ingerir, con o sin alimentos, dos tabletas cada 12 horas, en lugar de las tres cápsulas en el mismo lapso que implicaba la antigua presentación en gel blando. Esto aunado a que ya no requiere refrigeración por lo que puede permanecer a temperatura ambiente. Esto se traduce en una gran ventaja para los pacientes y un ahorro importante para las instituciones de salud. Este fármaco es considerado líder en el rubro de los IP. Se puede utilizar con los llamados pacientes “vírgenes”, de acuerdo a la recomendación de diferentes guías internacionales de tratamiento de VIH, o bien con quienes han existido fallas en otros esquemas de tratamiento. Una de las características de Kaletra® consiste en la posibilidad de mantener la concentración adecuada de las dosis en un menor número de tomas. La nueva presentación del producto contiene 200 miligramos de lopinavir y 50 de ritonavir, cantidades mayores en comparación con las cápsulas de gel blando que contenían 133 y 33 miligramos de las mismas sustancias respectivamente.

Virus de la inmunodeficiencia humana en torno a las paredes de una célula, fotografía tomada con un microscopio electrónico. Escuela de Medicina de la Universidad de Pennsylvania.

Aunque Kaletra® es uno de los medicamentos ARV más eficaces, añade el doctor Martínez y Zamora, aún no ha sido posible evitar los efectos adversos que en general son leves, como la diarrea y el incremento de las grasas y los triglicéridos, por lo que todo paciente con ese esquema debe estar bajo estricta vigilancia médica. No obstante, de acuerdo con los más recientes estudios de los laboratorios Abbott, las cápsulas de gel de Kaletra® se asociaban con diarrea leve en 16 por ciento de los casos, en tanto que la versión en tabletas disminuyó el porcentaje a cinco por ciento. Una encuesta levantada entre ingleses usuarios de este medicamento, arrojó que 90 por ciento de los pacientes prefiere la tableta, pues dice, favorece su calidad de vida. “Kaletra® ofrece la posibilidad de rescatar a personas en quienes varios esquemas han fallado. Permite intervenir en casos sumamente graves en donde aparentemente sólo existe un recurso carísimo, un medicamento conocido como T20, el cual no soluciona el problema sino que sólo ayuda a controlarlo”, comenta el doctor Martínez y Zamora. Efectos secundarios, mal menor De acuerdo con el experto, la evolución de una persona seropositiva que no recibe terapia ARV depende del equilibrio que hay entre el virus destructor de células y la capacidad del sujeto para reponerlas. En el momento en que este balance se rompe la infección comienza a traducirse clínicamente. La prolongada falta de medicamentos provoca en quienes viven con VIH el deterioro del sistema inmunológico, hecho que se traduce en el incremento de la carga viral, es decir, en el número de copias del virus por mililitro de sangre, en tanto que disminuye la cantidad de glóbulos blancos o células CD4 por cada milímetro cúbico de sangre. Cuando el conteo de células CD4 es insuficiente, el sistema inmune se debilita y da lugar a la aparición de enfermedades oportunistas, entre las cuales, la diarrea es una de las más frecuentes en la población afectada por el VIH no sólo de México, sino de América Latina. Sin embargo, también puede presentarse un cuadro enteral conocido como “síndrome de desgaste”, en el cual no se necesita tener una infección, sino que el mismo virus genera fuertes diarreas, pérdida de peso y crecimiento ganglionar. Otros de los riesgos que implica para la salud de una persona seropositiva que no toma ARV y cuyo sistema inmune se encuentra debilitado, radica en la posibilidad de adquirir el bacilo de la tuberculosis, al cual es muy proclive. Conforme avanza el deterioro, los agentes infecciosos se vuelven más agresivos y aparecen la toxoplasmosis, el citomegalovirus, el herpes, entre otros. Pero no sólo eso, cuando el sistema inmune falla, también lo hace un proceso biológico conocido como “vigilancia inmunológica”, mediante el cual el organismo se libera de células malignas. Cuando estas logran escapar, en los pacientes con VIH aparecen tumores oportunistas como el sarcoma de Kaposi y linfomas, es decir, tumores en los ganglios linfáticos. “Las consecuencias de no estar apegado a un esquema de tratamiento antirretroviral son muy graves. Además, si el médico tratante no está adiestrado adecuadamente en el uso de las terapias, se corre el riesgo de que el paciente desarrolle rápidamente resistencia, pronto no habrá nada que darle y eso conlleva consecuencias lamentables para su salud”, finalizó Roberto Martínez y Zamora.


10

Letra S • 127 • febrero 2007

CALIDAD DE VIDA

“Por favor, no interrumpan sus tratamientos” “Los tratamientos contra el VIH han ayudado a miles de personas a no adquirir infecciones relacionadas con el sida y a disminuir la mortalidad“, esto concluyen en primer término todos los estudios realizados a nivel mundial en torno a la efectividad de los fármacos antirretrovirales. Por Manuel Figueroa El virus de la inmunodeficiencia humana (VIH) pertenece a la familia de los retrovirus. Su genoma (parte interior del virus que contiene el material genético) es una cadena de ARN que debe acoplarse provisionalmente al ADN para poder multiplicarse e integrarse en el genoma de la célula que infecta. Los antígenos proteicos de la envoltura exterior se acoplan de forma específica con proteínas de la membrana de las células infectables, especialmente los linfocitos T4. Esta información técnica sirve para decir que los fármacos actuales trabajan a diferentes niveles para bloquear la replicación del virus. Dependiendo del tipo de fármaco que se tome, se logra bloquear la unión del virus a la célula (inhibidores de la entrada), el acoplamiento del ARN viral al ADN celular (inhibidores de la transcriptasa reversa) o que el ADN que contiene la información del virus se parta y dé origen a nuevos virus (los inhibidores de la proteasa). Actualmente se utilizan combinaciones de estos medicamentos que impiden el

desarrollo del virus en diferentes estadios de su evolución, evitando que infecten a nuevas células y manteniendo así el sistema inmunológico en niveles aceptables para no adquirir infecciones oportunistas como la tuberculosis, la neumonía, la candidiasis o ciertos linfomas. Por ello es necesario tomar los fármacos conforme lo ha prescrito el médico y dar un seguimiento con los análisis de rutina (carga viral y recuento de linfocitos CD4), necesarios para comprobar su eficacia. Mucho se ha escrito y dicho acerca de dejar los antirretrovirales por un tiempo, debido, principalmente, a los efectos secundarios que pueden presentarse. A esto se le denomina vacaciones terapéuticas. Estas “vacaciones” deben ser siempre supervisadas por el médico que está siguiendo tu estado de salud y sólo es recomendable en aquellas personas que cuentan con un recuento de células CD4 elevado; con un sistema inmunológico que nunca haya estado comprometido, es decir que no haya descendido a niveles por debajo de 350 CD4 y que nunca haya tenido infecciones oportunistas; que su carga viral se haya mantenido indetectable desde el inicio de la

administración de fármacos, que no hayan cambiado de esquema y que han estado así por lo menos durante más de tres años. Si alguno de estos factores no se cumple es muy riesgoso suspender los medicamentos pues la cantidad de virus en la sangre aumenta considerablemente en poco tiempo y, por consiguiente, bajan las defensas, que implica mayor riesgo de infecciones e, incluso, de un desenlace fatal. En la última edición de la Conferencia sobre Retrovirus e Infecciones Oportunistas (CROI, por sus siglas en inglés), celebrada en la ciudad de Denver, Estados Unidos, se presentaron varios estudios de cohortes, entre ellos el estudio multicéntrico SMART, que demostró que los pacientes que interrumpen su tratamiento tienen 3.7 veces más posibilidad de desarrollar sida o morir que aquellos que los mantienen con un buen apego. También reveló que si se mantiene el esquema por el mayor tiempo posible, la supresión viral en los pacientes evita la aparición de eventos no asociados al sida como pueden ser los cardiovasculares, renales o hepáticos. La gran conclusión de esta conferencia fue “¡Por favor! No interrumpan sus tratamientos”. Efectos controlables La gran mayoría de los efectos secundarios se

pueden contrarrestar de una forma natural, es decir sin tomar otros medicamentos y sin dejar los fármacos contra el VIH. Una alimentación equilibrada y natural es básica para contrarrestar los efectos hepáticos, renales o de acumulación de grasas. Pregunta en tu clínica o a tu médico por un nutriólogo que pueda ayudarte a hacerlo sin desembolsar mucho dinero. Para la salud cardiovascular es aconsejable hacer ejercicio de forma rutinaria, sin exagerar, pero sí para mantener el tono muscular. Para los trastornos del sueño y de sexualidad es recomendable que platiques con tu médico para que encuentren la mejor manera de contrarrestarlos. Todos los efectos son controlables y desaparecen en corto tiempo. Tiene mucho que ver el apego que tengas a los medicamentos y si los tomas como debe ser: con o sin alimentos y con la cantidad de agua diaria necesaria. También es importante el descanso, dormir bien y toda una serie de hábitos que debemos cambiar. No es simplemente que los medicamentos por sí solos ayuden a mantener el virus a raya, hay que ayudarles un poco y lo mejor es cambiar algunos hábitos. Nunca dejes de tomar los antirretrovirales, pues las complicaciones futuras son mayores que los beneficios que a corto plazo puedas sentir.

Católicas por el Derecho a Decidir

En políticas públicas en salud sexual y reproductiva Ni un paso atrás n En Católicas por el Derecho a Decidir defendemos la libertad de conciencia y el derecho a decidir de las personas, es por ello que nos indignan las desafortunadas declaraciones del secretario de Salud, José Ángel Córdova Villalobos, quien delega en los hechos, la responsabilidad de una campaña preventiva de la pandemia de VIH/sida y de los embarazos no deseados en manos de “los padres de familia”. El secretario, sin ser experto en el tema y basado en sus públicos prejuicios —demostrados cuando fue presidente de la Comisión de Salud de la LIX Legislatura y se manifestó contrario a la anticoncepción de emergencia y a la Ley General de Salud que pretendía mejorar las condiciones para el ejercicio de los derechos sexuales y reproductivos de la población mexicana— descalifica ahora las campañas de prevención realizadas durante el pasado sexenio, en especial “que se promoviera abiertamente el uso del condón”. Según el secretario debe privilegiarse la educación sexual a cargo de los “padres de familia” y promover la abstinencia y la fidelidad. El secretario con sus posturas morales —no científicas—, pretende pasar por alto que, producto de ya más de 30 años de política poblacional, la ciudadanía y las y los adolescentes han incrementado el manejo de información educativa sexual y el uso del condón. Asimismo, la actual intención gubernamental se sitúa en abierta contradicción con las recomendaciones

de la Organización Mundial de la Salud, basadas en estudios con evidencias científicas internacionales. Según el organismo internacional, los gobiernos —México incluido— deben emitir amplias campañas de prevención en medios masivos de comunicación, así cómo otorgar acceso a los servicios de calidad, medidas de protección, entre las que se recomienda el uso del condón, con el fin de evitar la expansión del VIH/sida y los embarazos no deseados. El gran cúmulo de información, estudios y evidencia científica, acompañado de las miles de muertes a causa del VIH/sida, no puede ser ignorado o eliminado mediante declaraciones públicas, que finalmente acaban alentando la propagación de la enfermedad, y ponen en riesgo, en forma criminal, la vida de la población, repercutiendo directamente en las y los jóvenes. La alta incidencia en contagio y fallecimientos son la evidencia del fracaso de las campañas que fomentan la abstinencia como única forma de “prevención”. Además, la expresión declarativa del secretario se encuentra directamente relacionada con la agenda política de la jerarquía de la Iglesia Católica, pero al venir ésta de un funcionario del más alto nivel del poder en México, se convierte en un grave vaticinio de la intromisión de la moral personal del ciudadano José Córdova Villalobos, por encima de la obligación jurídica y normativa del secretario de salud José Córdova Villalobos.

La laicidad del Estado mexicano permite la libertad de conciencia, la coexistencia con las diversas expresiones de fe, y es el cimiento del ejercicio pleno de las libertades ciudadanas y la fuente de la legitimidad en un estado moderno. El Estado laico no deja de existir porque el secretario pretenda desconocerlo. Es responsabilidad legal de los servidores públicos del sector salud ejercer los recursos financieros de forma eficiente y sustentada. Por ello deberán rendir cuentas a la ciudadanía para dar cumplimiento a los derechos reconocidos en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos y en los acuerdos internacionales firmados por nuestro país. La vigencia del Estado laico es una exigencia y demanda de las organizaciones sociales que nos dedicamos a la defensa de los derechos sexuales y los derechos reproductivos. Queremos dejar clara nuestra oposición a estrategias de salud basadas en el prejuicio. Exigimos una política de salud congruente, que explícitamente incluya el instrumento probadamente más eficaz de prevención del VIH/sida y del embarazo no deseado: el uso condón.


Anticoncepción de emergencia: (55)5523-2580 Planificatel: 01 800 317-3500 Telsida: D.F.: 5207-4077 Lada: 01 800 712-0886 y 01 800 712-0889 ayuda

www.letraese.org.mx

Para servir a usted VIH/sida

Instituciones Gubernamentales Federales Censida Herschel 119. Col. Anzures. México, DF Tel. 5250-5444 Distrito Federal Programa de VIH/sida del DF Benjamín Hill 24, planta alta. Col. Condesa CP 06170, México, D. F. Tel./Fax: 5515-8311 Clínica Especializada Condesa Benjamín Hill 24, Col. Condesa CP 06170, México, DF Tel./Fax: 5515-4093 / 5271-6439

Líneas telefónicas de información Servicio de información sobre las pastilla anticonceptivas de emergencia 5523-2580 De joven a joven 5658-1111 Planificatel 01 800 317-3500 Saptel 5259-8121 SOS GAY / Línea de asistencia legal 5549-9396 Lunes a viernes 9:00 a 15:00 hrs Telsida Tel. 5207-4077, 5208-1198, 5208-1229 01 800 712-0886 y 01 800 712-0889 Atención de lunes a viernes de 9:00 a 21:30 hrs telsida@prodigy.net.mx Planificatel 01 800 317-3500 Diversitel/Línea de la diversidad sexual Tel. 35 47 01 00 / 01 800 821 22 97 diversinet@avedemexico.org.mx Locatel/De joven a joven 5658-1111

Organizaciones Civiles

Ave de México Compañeros en Ayuda Voluntaria Educativa, AC Versalles 65 PB, Col. Juárez, CP 06600, México, DF Tel. 1054-3212 / Fax: 1054-3213 avedemexico@avedemexico.org.mx www.avedemexico.org.mx Afluentes, SC Giotto 58, Col. Mixcoac, CP 03910, México, DF Tel. 5563-1485 / Fax: 5563-7978 afluentessc@prodigy.net.mx / www.afluentes.org Amigos contra el sida, AC Av. Universidad 1330, Edif. Versalles int. 1402-C Col. del Carmen Coyoacán CP 04100. México, DF Tel. 5659-7531 / Fax: 5659-0166 amigos@prodigy.net.mx

AMSAVIH, IAP Asociación Mexicana de Servicios Asistenciales en VIH/sida Río Nazas 135, 4º Piso Col. Cuauhtémoc, CP 06500, México, DF, Tel. 5525-7417 amsavih@todito.com AMSSAC Asociación Mexicana para la Salud Sexual, AC Texoquipa 26, Col. La Joya, Tlalpan CP 14000, México, DF, Tel. 5573-3460 / Fax. 5513-1065 Albergues de México, IAP Saltillo 39 Altos, Col. Hipódromo CP 06100 México, D.F., Ermita Ajusco Tels. 5286-2622 / Fax: 5286-7336 E-mail: albergues@prodigy.net.mx Albergue de corta estancia “Casa Brasil” Brasil 82 Int. 305, Col. Centro Tel: 5846-2894 y 5846-2895 Árbol de la vida / Enfermos en superación, AC Calle Aztecas 49, Col. Barrio de la Asunción CP 09000 México, DF, Del. Iztapalapa Tel. 5685-5975 y 5685-6636 Árbol de la vida, IAP Clavería 75 Esq. Tebas, Col. Clavería Del. Azcapotzalco, CP 02080. México, D.F. Tels.: 5386-2180 y 5386-0034 / Fax: 5386 1347 E-mail: arbol@ikarus.com.mx http://www.ikarus.com.mx/arbol Cecash, AC Centro de Capacitación y Apoyo Sexológico Humanista Niza 74 - 201, Col. Juárez, CP 06600, México DF Tels. 5207-8897 Cappsida, AC Centro de Atención Profesional a Personas con Sida Gumersindo Esquer 34, Col. Ampliación Asturias C.P. 06890. Del. Cuauhtémoc Tel. 5741-1475 cappsida@cappsida.org.mx www.cappsida.org.mx Citaid, AC Centro de Investigación y Terapéutica Avanzada en Inmunodeficiencia Lago Ontario 15, Col. Tacuba CP 11410. México, DF, Del. Miguel Hidalgo Tels. 5527-0665 y 5399-7841 Fax: 5527-3223 citaid96@prodigy.net.mx / www.citaid.com.mx Colectivo Sol Cerrada Cuanochtli 11, Col. Pueblo Quieto CP 14040, Tlalpan, México, DF Tel: 5666-6849 y 5606-7216 colsol@laneta.apc.org

letra@ recomienda www.cieni.org.mx www.niaid.nih.gov/factsheets/evidhiv.htm

www.AIDStruth.org

Curas, AC Comunidad Unida en Respuesta al Sida Manzanillo 81, 1er. piso, Col. Roma CP 06760. México, DF, Tels. 5264-7363 y 5264-8443 Fax. 5584 7577 curasida@prodigy.net.mx Fundación Mexicana de Lucha Contra el Sida, AC Calle 19 No. 75, Col. San Pedro de los Pinos CP 03800, México, DF Tel.: 5515-7913 / Fax: 5273-3807 sida@sidamexico.org FRENPAVIH Frente nacional de personas afectadas por el VIH/Sida Edif. F Entrada 2 Depto. 42 Unidad Plateros, 01480 México DF Tel. 56 80 15 66 / Fax: 56 60 25 92 presidencia@frenpavih.org.mx GIS Grupo Interdisciplinario de Sexología, AC Av. Universidad No. 2016 Edif. 11 Depto. 402 Col. Copilco Bajo, 04359, México, D. F. Tel. 5659-2453 Oscar615@yahoo.com Imesex, AC Instituto Mexicano de Sexología Tepic 86, Col. Roma Sur, CP 06760, México, DF Tel/Fax. 5564-2850 jolusuga@hotmail.com / www.imesex.edu.mx La Manta de México, A.C. Versalles 65 Col. Juárez Del. Cuauhtémoc, México DF Tel: 8596-3535, 5566-6853 ayudanet@lamanta.org La casa de la Sal Córdoba 76, Col. Roma Sur C.P. 06700, México DF Tel. 1102-9003 / Fax. 5207-8042 www.infanciasbreves.org.mx Sisex Sistema Nacional. de Promoción y Capacitación en Salud Sexual Juan Escutia 180-A, Col. Américas Unidas C. P. 03610. Del. Benito Juárez, México, D. F. Tel 5539-7104 y 5539-4374 sisex@laneta.apc.org www.laneta.apc.org/sisex/ Sipam Salud Integral para la Mujer, AC Privada de Valencia 19 Col. San Andrés Tetepilco CP 19440. México, DF Tel: 5532-5763 sipam@laneta.apc.org

El arte de la prevención Para contribuir a la lucha contra el sida, el Festival Mix de Diversidad Sexual en Cine y Video lanzó a partir de enero la tercera edición de Postales en Acción, una serie de 13 tarjetas coleccionables que se distribuirán de forma gratuita en lugares de encuentro gay y de hombres que tienen sexo con otros hombres (HSH), y espacios culturales como la Cineteca Nacional, librerías y bibliotecas de la Ciudad de México. Cada postal corresponde a un mes del año y, mediante el formato de pregunta y respuesta, refleja algunos mitos, preocupaciones y realidades en torno al VIH en la población homosexual, tales como los riesgos de consumir drogas y antirretrovirales simultáneamente, la vida en pareja, la Ley de Sociedades de Convivencia, la serodiscordancia y la apariencia física como sinónimo erróneo de salud. Arturo Castelán, productor y autor de la campaña preventiva, señaló que en las imágenes existe una tensión dramática, pues Alejandro Cantú, fotógrafo mexicano de las películas Un

Letra S • 127 • febrero 2007

11

Si te interesa tener más información acerca del tema de este número o sobre otros temas ligados a la sexualidad, visita nuestra página web.

mundo raro, El cielo dividido y Las lloronas, las tomó de diferentes secuencias cinematográficas. Los actores que participaron en el proyecto, Fernando Arroyo, Jorge Chávez, Daniel Sisniega, Carlos Fájer y Jorge Luis Moreno, jamás tuvieron miedo, inhibición o autocensura ante la posibilidad de ser tachados socialmente como gays y portadores del VIH. “Aunque la mayoría son heterosexuales, no les importó hacer escenas bastante amorosas, pues han tenido un acercamiento muy positivo hacia el Festival Mix y por ende hacia la comunidad homosexual”, comentó Castelán. Postales en Acción, financiada por la empresa farmacéutica Pfizer, está dirigida a varones gays de entre 18 y 35 años, a quienes Arturo Castelán invita a “comprometerse con su salud física y social. Cuando algo está enfermo afecta a todo. Está comprobado que las sociedades homofóbicas, cerradas e indiferentes han provocado mayormente la expansión del VIH. Ahí radica la importancia del dicho ‘información es poder’”. (Christian Rea Tizcareño)

AGENDA

Actividades relevantes del mes • 12 de febrero Presentación de Un soplo en el corazón de la patria Libro de Sabina Berman. Tamaulipas 66, col. Condesa, 19:00 horas Invita: Semillas Informes: 5531-01-09, ext. 212 • 14 de febrero Gran festejo por las Sociedades de Convivencia Acto cultural, artístico y político por la aprobación de la nueva ley. Zócalo capitalino, 16:00 horas Informes: 5378-7808 sociedaddeconvivencia@gmail.com • 17 de febrero Lección de vida Niños y niñas afectadas con VIH/sida. Zócalo capitalino, 10:00 a 14:00 horas Convoca: Movimiento Mundial en Favor de la Infancia. Informes: 9117-0541/42 • 22 de febrero Rinna presenta a Marina, Marina a Rinna y Paty combina Presentación conjunta de La nueva homosexualidad, de Marina Castañeda, y Bisexualidades, de Rina Riesenfeld. Participa también Patricia Kelly. Feria Internacional del Libro de Minería Palacio de Minería, Centro Histórico 16:00 horas Invita: El Armario Abierto Agustín Melgar 25, col. Condesa. Teléfono: 5286-0895 www.elarmarioabierto.com • Cierra el 8 de febrero XVII Congreso Mundial de la WAS y I Congreso Mundial para la Salud Sexual Demysex y FEMESS invitan a unirse al grupo que asistirá a este evento que se celebrará en Sydney, Australia. Fecha límite para unirse al grupo: 8 de febrero Informes e inscripciones: 5524-9496 demysex@demysex.org.mx www.worldsexualhealth.org • Inicia 16 de marzo Diplomado en VIH/sida Dirigido a profesionales de la salud relacionados con el tema. Xalapa, Veracruz Convoca: Universidad Veracruzana. Informes e inscripciones: (01228) 820-3279 y 842-1700, ext. 11669 kaffi10@hotmail.com gaston_68@hotmail.com


12

Letra S • 127 • febrero 2007


Letra S 127 (Febrero, 2007)