Issuu on Google+

Nada más lejos de la realidad, ya que uno sirve para cobrar y otro para pagar. En estos momentos de crisis en los que hay falta de liquidez, alta morosidad e insolvencia, muchas empresas tienen miedo a vender, ya que pueden quedarse tanto sin la mercancía como sin el dinero. Una forma de demostrar fehacientemente que somos fiables es mediante el confirming. Es decir, haciendo un contrato con una entidad financiera mediante el cual esta se encarga del pago de la mercancía o servicios presados por el proveedor. Por otro lado nos encontramos con el factoring, con el que confirmamos el cobro en vez del pago. Muchas son las empresas que recurren a este método para alcanzar sus objetivos y disminuir el coste que supone un fuerte departamento de cobro, además de prestar un buen servicio al cliente y hacer frente a esos clientes perezosos a la hora de afrontar los pagos. No admite a todo tipo de clientes esa modalidad, pero es una forma de despreocuparnos de esperar a que nos ingresen el importe de las facturas.


actividad 5 tema 9