Page 1

L'ESPARBEL RESPONSABLE

“Antes de iniciar la labor de cambiar el mundo, da tres vueltas por tu casa” (Proverbio chino) Cambio Climático y Futuro

A

lgunos científicos – como el Nobel de Química, Paul Crutzen ­ dicen que vivimos en una nueva época geólogica  llamada Antropoceno (una palabra que viene del griego “antropo”, humano, y “ceno”, nuevo). Lo que quieren  decir es que nuestra época es la primera en la que el ser humano ha tenido una influencia definitiva en la forma  en   que   nuestro   planeta   funciona,   cambiando   no   solo   la   superficie   de   la   Tierra   en   la   que   vivimos   sino   también   la  composición de la atmósfera. El ser humano se ha convertido en el principal agente de cambio en la Tierra. El  cambio   climático   es   quizá   el   principal   síntoma   de   esta   transformación.   Los   científicos  hablan   de  cambio  climático   para   explicar   que   el   ser   humano   ha  cambiado   tanto   la   composición   química   de   la  atmósfera   que   el   clima   –   que   depende  enteramente   de  esta   composición   –  ha   cambiado  también. En ningún caso el cambio climático  se puede demostrar observando el tiempo de un  día para otro, o incluso de un año para otro.  Esto   es   porque   cuando   hablamos   de  tiempo  estamos hablando del estado de la atmósfera  (si llueve, hace sol, viento nieve o graniza)  en  un  momento  concreto,  y  puede cambiar  rápidamente. Pero si hablamos de clima, nos  referimos   a   patrones   que   observamos   en   la  atmósfera   durante   periodos  de  tiempo   mucho  más   largos.   El   cambio   climático   no   es   una  cosa   que   podemos   observar,   o   sentir,   de   la  misma manera que sentimos el tiempo, como  un   calentamiento.   Podemos   mirarlo  como  una  llamada de atención para el ser humano, para  que   reconozcamos   nuestra   responsabilidad   como  habitantes del planeta.  No se trata solo de cuidar del planeta. Se trata también de cuidarnos a nosotros mismos. Es como limpiar la casa.  Limpiamos para cuidar la casa, pero más que nada porque es así es como nos gusta vivir en ella. Y cuidar del planeta  significa cuidar de la gente que vive en el y tratar de entender la relación entre los abusos al planeta y los abusos a otros   seres humanos.  Hablar  de cambio climático es  hablar de una  sociedad mejor. Cuando  hablamos de reciclar,  o de reducir  el  consumo de energía, o de ir andando en lugar de coger el coche, estamos demostrando nuestra voluntad de dejar el  planeta   un   poco  mejor  de  que  lo   encontramos.   Igual que  cuando   hablamos  de  ser amables  con  la  gente  a  nuestro  alrededor, de ayudar a cruzar la calle a un abuelito, o de no defraudar en los impuestos. Estas cosas no están separadas.  Una   ética   ambiental,   tiene   que   estar   acompañada   de   una   ética   social.  Desarrollar   una   sociedad   sostenible   es  convertirnos en mejores personas.  Nada mejor que un niño para apreciar todo esto: la curiosidad inherente a la infancia es la mejor arma que  tenemos para construir un futuro mejor. Y no hay nada irrevocable sobre ese futuro: ¡Aún tenemos que inventarlo! La  mejor estrategia de futuro es proporcionarles a los niños las herramientas para inventar e imaginar ese nuevo futuro.  ¡Por eso espero que estéis tan entusiasmados con este proyecto como yo lo estoy!    Vanesa Castán Broto. Profesora especialista en Ciudades   y Cambio Climatico de University College London  y Ex­alumna   del CEIP Monte Oroel.


¿ Y qué podemos hacer nosotros?

.

   Afortunadamente nuestros hijos están siendo educados en un colegio donde  el respeto por nuestro planeta y las  medidas   para   cuidar   el   medio   ambiente   se   tratan   como   tema   transversal     en   cualquier   actividad   que  realizan.   Sin  embargo,   muchas   veces   somos   los   padres   los   que,   al   dejar   este   tipo   de   educación   en   manos   de   los   profesores   y  educadores, olvidamos que nosotros somos el mayor ejemplo para ellos. Los niños son unos estupendos imitadores de los  padres y harán lo que nos vean hacer en casa. Por   todo   esto   si   queremos   que   nuestros   hijos   hereden   un   planeta   mejor   y   sean   unas   personas   íntegras   y  responsables con su entorno debemos comprender que el consumo responsable es una tarea también familiar que debe  inculcarse a los niños desde muy pequeños para crear una sociedad más respetuosa con el medio ambiente.  Es por ello  que mantener unos buenos hábitos ecológicos son fundamentales para que ellos en un futuro los realicen sin problemas.  Es importante dejar que ellos participen en esta labor como una más y que conozcan la importancia de sus acciones.  No  sólo podemos pensar en el ahorro de nuestra economía doméstica sino que tenemos que verlo como un ahorro global.  Nadie nos va a vigilar si hemos cerrado el grifo o hemos reciclado el plástico, tenemos que hacerlo por nosotros, por  nuestros hijos y por el planeta Todos sabemos que pequeñas acciones pueden mejorar el mundo y contribuir al medio  ambiente. Algunos ejemplos entre cientos: Debemos cerrar los grifos cuando no los usemos. Incorporar  dispositivos reductores de caudal. Ahorran hasta un 50% de consumo.  También podemos cerrar un poco la llave de paso de la vivienda. Aprovecha el agua del grifo hasta que sale caliente para regar  las plantas, regar,etc. Usar la lavadora con el tambor lleno. Usar lavadoras, con alta  eficiencia de bajo consumo,si es posible en el programa económico Si disponemos de lavavajillas llenarlo y si no  enjabona todas  las  cosas  con   el  grifo   cerrado   y   después  aclárarlo.   Par  lavar   frutas  y  verduras podemos utilizar la pila llena o un barreño.  Ducharse en lugar de bañarse. Para los niños  puede ser más divertido bañarse pero podemos explicarles que si  ahorramos esa agua podremos usarla en verano para llenar una piscina que es muchísimo más divertido.   Cierra el grifo mientras te enjabonas, en el afeitado, en el cepillado de dientes…  No dejes correr el agua y  utilízala únicamente cuando realmente la necesites.  Si no disponemos de depósitos de doble descarga en el inodoro, podemos poner una o dos botellas de plástico  llenas de arena dentro del depósito. El ahorro es de unos 3 l de agua en cada descarga. Además no debemos usarlo  como papelera para deshacernos de cualquier cosa. En verano mete una jarra de agua a la nevera para que  se   enfríe,   siempre   consumiremos   menos   que   esperar   a   que  salga fría del grifo. Compra   los   alimentos   en   envoltorios   grandes  preferentemente   a   los  individuales.   Envuelve  su   almuerzos  y  meriendas en una servilleta o en un “tupper” reutilizable. Para  fabricar el embalaje de papel film (pesa 4 gr.) de un bocadillo  se necesitan ¡8 litros de agua! Anima a toda la familia a consumir agua del grifo. 1/6  de las personas en el mundo no tiene acceso al agua potable y  casi 2 millones de niños mueren al año en el mundo por falta  de agua potable. Nosotros si tenemos la suerte de acceder a  ella y además en la fabricación de una botella pequeña de agua  de 330 cc se consumen 40 litros de agua.

CONCURSO JUGUETES RECICLADOS Os proponemos un ejercicio para realizar durante el verano.  Podéis  reciclar  envases,   cartones,   etc  y   fabricar   con  ellos estupendos  juguetes junto con vuestros hijos. Seguro que pasaréis un rato familiar  muy divertido y los niños aprenderán que con materiales que íbamos a  tirar pueden divertirse incluso más que con los juguetes “de compra”.  Convocaremos este  concurso  a  la vuelta  de vacaciones, haremos una  pequeña exposición con los juguetes y... ¡Habrá premios y diplomas!  Hemos creado un blog donde iremos poniendo ideas y contenidos sobre  Consumo   Responsable   e   ideas   para   los   juguetes.   ¡Esperamos   vuestra  colaboración!

www.lesparbelresponsable.blogspot.com/

¿Sabías que?       Para la producción de un kilo de   plástico se necesitan 2,000 l de agua       Para la producción de un kilo de papel se necesitan  250 l de agua y 1,5 k. de madera, mientras que en la de  un kilo de papel reciclado se necesita 1,5 k. de papel que  hemos tirado al contenedor adecuado y menos de la  mitad de agua.       Un grifo abierto mana 10L/minuto. Es decir al dia  gastaria unos ¡1440Litros!. Un grifo que gotea gasta   unos 30L/día.       Una bañera llena consume hasta 300Litros de agua   mientras que una ducha con reductor de caudal unos   50Litros.       Una lavadora antigua consume unos 200L de agua,   mientras que una de bajo consumo gasta solo 50L. Un   lavavajillas eficiente puede consumir unos 22 l. por ciclo  de lavado mientras que fregando a mano consumiremos  unos 10 l. por minuto       Cada descarga de un inodoro consume entre 6­15  Litros de agua. El impacto ambiental de una bolsa tradicional es de  2,53 kg de CO2 mientras que una reutilizable es de 0,44   kg.


Utiliza bombillas de bajo consumo, puedes llegar a ahorrar hasta un 80% de  energía   y  reduciríamos   hasta   340   kg   de   emisiones   anuales   de   gases   de   efecto  invernadero   por   hogar.  Sin   embargo   utiliza   tubos   fluorescentes   donde   la   luz  permanezca mucho tiempo encendida ya que éstas consumen sobre todo cuando se  encienden. Insistid siempre a toda la familia que apague las luces de las habitaciones  que no se usan. Desconecta   los   aparatos   electrónicos   incluso   cuando   están   en   “Stand­by”.  Éstos pueden consumir el 2% de la energía. Un truco es conectarlos a una regleta con  interruptor para que sea más cómodo. No olvides quitar los cargadores de móviles,  portátiles, etc. del enchufe si no los usas Si   tienes   que   cambiar   los   electrodomésticos   piensa   en   los   de   eficiencia   A+.   Úsalos   siempre   con   la   carga  completa y a ser posible en el programa corto. Podemos apagar el  horno o  la  vitroceránica  unos  minutos antes  de  acabar  de cocinar. De esta  manera,  se  aprovecha el calor residual sin necesidad de consumir energía Cierra las persianas para retener el calor de la calefacción  Evita las capas de hielo en el frigorífico. El hielo y la escarcha son aislantes y dificultan el enfriamiento del  interior del frigorífico.  Proponed a los niños utilizar más la bicicleta o caminar  para ir al colegio el día que las prisas lo permitan. Utiliza preferentemente papel reciclado, las cartas de publicidad son perfectas por su reverso para hacer dibujos  o borradores para estudiar. No olvidéis llevar las bolsas reutilizables para hacer la compra.  Comprando alimentos de la zona de temporada y productos ecológicos podemos ahorrar emisiones de CO2  evitando el transporte desde el origen, además de evitar los embalajes de plásticos de la mayoría de los alimentos de  grandes superficies. Instala varios cubos en casa y pídele a los niños que hagan etiquetas con  los símbolos de cada resíduo. Involucrándoles siempre les resulta más interesante. Utiliza el Punto Limpio de Jaca. Disponen de contenedores para Escombros  procedentes de obras menores de construcción y reparación domiciliaria, Muebles y  enseres,   Madera,   Chatarra   y   metales,   Plásticos,   Papel   y   cartón,   Pilas,   Lámparas  fluorescentes, Aparatos eléctricos  y  electrónicos  y  Ropa  usada. De este modo nos  aseguramos que nuestros deshechos serán tratados adecuadamente.  Nunca tires medicamentos a la basura ni por los desagües, llévalos una farmacia que disponga de Punto Sigre  para su reciclado. *Datos recopilados de www.dolceta.es, www.consumoresponsable.com, www.marm.es, www.ecodes.org, www.reciclapapel.org, por Jara Mur

Diario de una madre preocupada por el consumo responsable Las 8 de la mañana en cualquier casa con niños. ­Buenos días, chicas, a despertar, que hoy es día de cole. Ya tenéis el desayuno en la mesa ­Mmmm ­Cinco minutos más... porfa En la mesa Leche, croissant envueltos uno a uno, zumo y un paquete de galletas -Mamá, ¿Por qué envuelven cada "croasan"? ­Para que se conserven mejor una vez abierta la bolsa grande. Pero sí ponemos una pinza para cerrarlo, como en estas magdalenas  artesanas, no haría falta tanto plástico. Antes de ir al cole: ­Tomad, vuestros almuercitos. Los he puesto en vuestros "taper" en lugar de envolverlos en aluminio que es muy contaminante. No los  perdáis ¿eh? que luego se lavan y valen para todos los días... ­Vale, mamí, pero ¿De qué es el bocata? Después del cole, ya en casa: ­Mamá, no puedo abrir el cajón de los pijamas... creo que hay demasiados ­Si, tienes razón. ¿Sabéis qué? Vamos a hacer una lista de las cosas del armario como hacían las Tres Mellizas en ese cuento de  "Compra por comprar" 1 ... Después de un buen rato: ­Pues sí... con menos cosas tendríamos más que suficiente.  ­Además costará menos abrir los cajones ­Y elegir lo que te pones... A partir de entonces, antes de comprar algo nuevo, nos preguntábamos si lo necesitábamos realmente. Además comprar más  cosas de las que necesitamos no esta bien porque están hechas con unas cantidades de material y energía determinados. A este paso vamos  a agotar el planeta. Cualquiera que piense que en un mundo limitado se puede crecer ilimitadamente o está loco o es economista. Felices compras responsables a todas y a todos. Pilar A. Ortega 1.­Libro citado y recomendado de "Las Tres mellizas  y el Comprar por Comprar" con texto de Ricardo Alcántara y dibujos de Roser Capdevila Editado por Icaria, Intermón Oxfan   y Cromosoma.


Una lección aprendida...

Llegó

el puente y mis padres decidieron pasar unos días en el pueblo, ¡Estupendo! Aún recordaba las  vacaciones pasadas y tenía muchas ganas de volver a ver a la pandilla y jugar en la explanada, junto  al arroyo. El  pueblo   había   crecido,   había   muchas  más  casas     y   una   plaza   nueva.   Cuando   llegamos   ya   era   de   noche,   y  enseguida me di cuenta de que algo raro pasaba, ya no se veían las estrellas y Manuel me dijo que era porque ahora había  mucha luz en las calles.  Al día siguiente, fui corriendo a la explanada donde, seguro, estaría la pandilla. Y así fue. Aunque tampoco estaba  como el año pasado, era más pequeña porque al fondo había una montaña de trastos. Me dijeron que el vertedero estaba  lleno y que, de momento, dejaban allí las cosas. Había lavadoras, frigoríficos, algunas teles y muchas cosas rotas.  Estuvimos jugando como locos, solo eran cinco días y teníamos que aprovecharlos a tope. Aunque perdíamos  mucho tiempo cuando venía alguien a echar algo y nos teníamos que apartar; y cuando se nos colaba el balón en el  montón de chatarra, teníamos que ir a por otro. Fueron unos día estupendos. El domingo nos despedimos con un hasta  pronto. En Navidad volvimos al pueblo y allí seguía la pandilla. Hacía frío, pero aún podíamos jugar en la calle hasta la   noche. Aunque la explanada parecía aún más pequeña y además, de tanto entrar y salir con trastos, había muchas cosas  tiradas por todas partes, algunas cortantes, otras formaban  charcos rojos en el suelo. Y había un extraño olor por el  lugar.  Llegó   Semana   Santa   y   volvimos   al  pueblo. Ya hacía bastante calor, y en la explanada  apenas   podíamos   jugar   porque   estaba  casi llena   de  trastos  bastante   peligrosos,   además  olía   muy   mal,   así   que   tratamos   de  jugar por los alrededores pero la carretera esta  demasiado cerca. Fueron unos días un  poco   aburridos   porque   no   podíamos   jugar  como   siempre   y   no   hacía   calor  suficiente   para   ir   a   bañarnos.   Nos  despedimos hasta el verano. Las   vacaciones   estivales  eran un punto y aparte, además, un mes  antes   había   sido   mi   cumpleaños  así que podría volver un poco más tarde  a casa. Cuando   llegamos,   me   di  cuenta de que el pueblo había crecido aún  más,   ahora   tenía   dos   entradas,  norte  y sur.  Mis  padres estuvieron  un  rato  discutiendo   por   cuál   debíamos  entrar, Por supuesto entramos por la que no  era y dimos un buen rodeo para llegar a  casa.   Había   calles   nuevas,   un   hotel   con  campo   de  golf   y   un   polígono   industrial  con   sus   chimeneas   trabajando   las   24   horas  del día. Fui a la explanada a juntarme con  la pandilla, los encontré en la piedra grande. Ya  no podíamos jugar allí porque estaba llena  de trastos, y además, la habían cerrado con una  cadena y un candado. Tampoco nos importó  demasiado porque allí olía muy mal y no íbamos a  poder hacer nada. Así que nos fuimos al arroyo, que  es los que más nos gusta en verano. Pero si en la explanada al olor  era fuerte, en la orilla del arroyo no se podía ni estar, y además, había un cartel que decía que el agua no era apta para el   baño. El pueblo me gusta mucho pero ahora el agua sabe diferente, y la ropa que está tendida coge un olor extraño,  supongo que por las chimeneas. Y mi hermana pequeña se pone mala muchas veces, dicen que es como una alergia. Con  la pandilla vamos a la plaza nueva, pero no podemos hacer casi nada, porque allí suele haber mucha gente. El día más caluroso, nos juntamos a las afueras, en una zona elevada desde donde se puede ver el pueblo entero.  Es una extensión de casas organizadas en el centro que luego se desparrama con varias urbanizaciones, destaca nuestra  explanada llena de trastos donde además se ve perfectamente el calor denso que se evapora como humo, el arroyo y el  riachuelo con un color rojizo. Y todo cubierto con el humo blanco de las chimeneas. Si nosotros ya casi no tenemos donde  jugar, ¿Dónde jugarán nuestros hermanos pequeños? Entonces vimos a un hombre muy viejo que cargaba con una mochila enorme, como un excursionista. Se paró a  nuestro lado y nos dijo que el hombre sabe hacer cosas muy bonitas, pero que también sabe destruirlas.  Nos dimos cuenta que éramos todos nosotros los que en realidad, estábamos destrozando el pueblo, y después de  hablar entre nosotros, decidimos hablar con nuestros padres. Al principio no nos tomaron nada en serio, pero poco a poco  nos fueron dando la razón. También era su pueblo, habían jugado en su explanada  y  se habían bañado en el arroyo. Ya  no quedaba nada de todo eso. Pero la solución también estaba en nuestras manos. Los mayores tomaron la iniciativa, ellos sabían lo que había  que hacer. Se organizaron grupos de limpieza. Cada grupo se encargaba de un tipo de residuo: plásticos, papeles, vidrios,  electrodomésticos…   Fue  un   verano   de  trabajo   muy   duro,   separando   basura.   Así   las  botellas,   o   los  bloques   de  papel  pueden usarse un montón de veces. Cuando   volvimos   en   Navidad,   los   trabajos   aún   no   habían   concluido,   así   que   seguimos   ayudando,   pero   la  explanada ya estaba casi limpia. En Semana Santa, ya no quedaba casi nada por limpiar, y habían puesto contenedores de  colores por las calles. El verano siguiente fue genial. La explanada volvió a ser nuestra, el arroyo estaba limpio, y ya no había olores  raros.  Ahora además, sabemos lo que hay que hacer para que esto no vuelva a ocurrir.  Elena Guillén Panizo.

L'Esparbel Responsable  

Publicacion

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you