Page 1


portada buena INGLES

28/10/04

20:23

Pรกgina 2


Introducci贸n


Historia


Historia


PIEDRA DE MADRID

La minería ha sido desde los tiempos remotos una de las actividades básicas para el progreso económico y técnico de la humanidad. A lo largo de la Historia se ha considerado un importante factor de desarrollo y bienestar. La producción y abastecimiento de materias primas minerales han permitido un incremento sostenido del desarrollo industrial de los países y de su importancia estratégica. Los restos de asentamientos humanos prehistóricos cercanos a Madrid, ponen ya en evidencia el remoto aprovechamiento de materias primas minerales en el ámbito de su Comunidad. Con el paso de los siglos, los materiales del subsuelo han sido fuente de suministro para la edificación de ciudades y pueblos, tal como hoy en día muestra un digno legado de arquitectura monumental o de trazados urbanos.

Afloramientos ruiniformes graniticos. La Pedriza Entre los restos de útiles neolíticos encontrados cerca de Madrid aparecen armas, herramientas de caza y útiles de corte, tallados en litologías variadas; entre estos objetos algunos destacan por su singularidad petrológica, como las mazas o hachas talladas a partir de cantos o fragmentos de rocas de sillimanita, localizadas en yacimientos e indicios arqueológicos de la denominada “Sierra pobre de Madrid”. Los yacimientos más antiguos de este período datan de hace 5.700 años, destacando los situados en las terrazas de los ríos Manzanares, Henares y Tajuña y los de la zona norte: Cueva del Aire y Cueva de la Higuera, en Patones.

Las comunidades de población en el área de Madrid, durante el Calcolítico, se diseminaban en pequeños núcleos, sobreviviendo gracias a una alimentación mixta agrícola y ganadera; desde los poblados se realizaban expediciones hasta la zona de la Sierra, a decenas de kilómetros, para recoger piedras de particular dureza: granito, cuarcita, anfibolitas, etc., con que elaborar hachas, azuelas pulimentadas y piedras de molino, junto con algunos minerales metálicos.

11


Historia

La aparición de los celtíberos, carpetanos en la zona madrileña, hacia el siglo V a.C. representó un gran cambio social y cultural. El empleo del torno y la decoración geométrica en la fabricación de cerámicas, la construcción de grandes ciudades amuralladas, como la de Santorcaz o poblados elevados, como la antigua Complutum y el entierro de los restos incinerados en urnas, son los rasgos característicos de esta cultura, que implicaron el empleo y explotación de la piedra, cada vez con un refinamiento y una técnica más depurados.

Los primeros pobladores romanos debieron establecerse hacia el siglo III. La evidencia de su actividad como canteros son los restos de edificaciones donde se encuentran litologías como el granito y la caliza formando sillares y muros, los áridos con caliza, transformada en cal, en los aglomerados hidráulicos y la arcilla, en variados elementos cerámicos, ladrillería y tejas.

Bloque de granito preparado para su carga

Aunque las obras urbanas de distintas épocas han llegado a alumbrar algunos de estos hallazgos dentro del perímetro central de la actual ciudad de Madrid, tales restos de edificación romana no son frecuentes en la capital. Su presencia se incrementa hacia las tierras fértiles de las vegas y valles que circundan Madrid.

La mayor concentración de población romana dentro del espacio de la Comunidad tuvo lugar en Alcalá de Henares, antigua Complutum. Como materias empleadas en la construcción de sus casas y calles figuran caliza, arcilla, yeso, cal y áridos.

Litologías variadas como granitos, gneises, cuarcitas y pizarras fueron ampliamente utilizadas en las vías de comunicación trazadas por la ingeniería romana. Quedan en la Comunidad tramos de calzadas y puentes en sorprendente buen estado de conservación como puede comprobarse en la vía que cruza la Sierra de Guadarrama cerca de Cercedilla, hacia Segovia, debido, en parte, a la resistencia de los materiales empleados.

Los rasgos de actividad minera de la época visigótica son muy escasos, correspondiendo a lo sumo a explotaciones de carácter doméstico.

Durante la dominación musulmana Mohamet V levantó, frente al río Manzanares, un conjunto amurallado para vigilar la posible llegada de tropas cristianas procedentes del norte. Entre los materiales utilizados, junto a la madera, figuraban rocas del entorno próximo más accesible, como los bloques y cantos de caliza o sílex y arcilla.

12


PIEDRA DE MADRID

El carácter fronterizo de Madrid que motiva sus continuadas demoliciones y reconstrucciones, termina tras el fracaso de su sitio por los almorávides en 1109. Son escasos los datos sobre la posible actividad minera en el período siguiente al establecimiento de los reyes castellanos.

En el siglo XVI, Carlos I decide establecer su palacio, el Alcázar de los Austrias, sobre la misma planta donde se asentó la primera fortaleza árabe. Con Felipe II llegan a Madrid la capitalidad (1561) y un mayor asentamiento que conlleva numerosas construcciones, que quedarán registradas en unas “Ordenanzas de Aposentamiento” que junto con las “Ordenanzas de Minas” significaron un conjunto de medidas favorables a la extracción de rocas y a la explotación de minas.

En los principales edificios de los siglos XVI y XVII predominan los materiales pétreos de mayor resistencia, acordes con la previsible permanencia de la Corte y, entre los distintos materiales, el granito es el más representativo. Entre las obras que mejor representan el uso del granito en la época se encuentran los siguientes notables ejemplos.

El

Monasterio

de

El

Escorial donde se aprecian granitos de facies diversas,

extraídos

de

localidades cercanas a la obra: Alpedrete,

Becerril

de la Sierra, Zarzalejo y El Escorial-Peralejo,

entre

otras. La descripción del cronista Luis Cabrera de Córdoba (1619) destaca

Monasterio de El Escorial

este uso del material de construcción más próximo para obviar las dificultades del transporte: “los sacadores y desvastadores de piedra llenaban los campos partiendo riscos... que muchos con dificultad carreteaban cuarenta y cinco pares de bueyes...”.

Entre las edificaciones graníticas del siglo XVI se encuentra el Convento de las Descalzas Reales, edificado en 1560 sobre un antiguo palacio de reyes castellanos por encargo de la Infanta Juana de Austria.

Otras obras de arquitectura del período XVI – XVIII en granito fueron la Casa de Cisneros, Casa de los Lujanes, Palacio de Santa Cruz, la Casa de la Panadería y el Puente de Segovia.

Convento de Las Descalzas Reales

13


Historia

Con Felipe III se termina la Plaza Mayor (1619). El Conde Duque de Olivares manda construir, ya en el reinado de Felipe IV, los Jardines del Buen Retiro y edificios de su entorno. Felipe IV termina el edificio del Ayuntamiento de Madrid (1640), de influencia herreriana.

Durante todo el siglo XVII, con mampostería de granito y ladrillo, se levantaron de nueva planta o reconstruyeron numerosos edificios religiosos, entre otros las iglesias de San Isidro el Real, del Carmen (1638), de San Ginés (1645) y de San Antonio de los Alemanes (1631), así como el Convento de las Trinitarias (1612), la Capilla de San Isidro (1657) y el Colegio Imperial de los Jesuitas (1622).

Grabado de La Plaza Mayor de Madrid Entre las obras realizadas en el breve reinado de Carlos II (1665 – 1700) se encuentran el Puente de Toledo y la Ermita de la Virgen del Puerto.

En el siglo XVIII se lleva a cabo la edificación del Palacio Real, iniciada por Felipe V y finalizada por su hijo Carlos III, que supuso la utilización de ingentes cantidades de granito procedentes de las áreas de Alpedrete, Villalba, Becerril y El Molar. Igualmente se empleó la Caliza de Colmenar, tanto en alzado de muros, pilares y basamento, como en elementos de ornamentación: escudos, medallones, relieves, balaustradas, etc.

Obras contemporáneas realizadas en granito son las iglesias de San Marcos, levantada por Ventura Rodríguez, San Francisco el Grande, finalizada en 1778 por Sabatini, y las de Santa Bárbara y Salesas Reales, ambas con complementos constructivos en caliza blanca de Colmenar.

Con Carlos III (1759 - 1788) la explotación de rocas de construcción recibió un fuerte impulso, y en particular la de los granitos en el N - NO de Madrid y las rocas calizas de diversas áreas de la Comunidad. A este período corresponden ejemplos de edificación en granito y caliza como el Museo del Prado, Academia de San Fernando, Palacio de la Aduana

14


PIEDRA DE MADRID

(1769)

y

Puerta

de

Alcalá

(1778), estos dos últimos proyectos de Sabatini, Puerta de Toledo, Iglesia de San Francisco de Sales, Puente de Toledo, Palacio de Liria, de Ventura Rodríguez, Fuente de la Cibeles y Fuente de Neptuno.

En el siglo XVIII y comienzos del XIX se realizaba la extracción de calizas del Cretácico en Guadalix de la Sierra y de calizas paleozoicas en Robledo de Chavela. Asimismo,

la

piedra

tipo

Colmenar del Mioceno se explo-

Conjunto escultórico de la fuente de la Diosa Cibeles

taba en Alcalá de Henares, en Cuesta Zulema, La Olmeda, Los Santos de la Humosa, Campo Real y sobre todo en la zona de Colmenar de Oreja.

El siglo se inicia con la invasión napoleónica y las perturbaciones políticas y sociales que siguieron hasta prácticamente 1830, cuando se inicia una reconstrucción importante de Madrid, y se reactiva la demanda de rocas de construcción y otras sustancias minerales existentes en la región.

Los granitos y pórfidos del sector

Conjunto escultórico de la fuente del Dios Neptuno

de Alpedrete y Colmenar Viejo adquieren un especial relieve a raíz del empedrado general de las calles de Madrid emprendido por el alcalde Marqués de Pontejos y con las obras de traída de agua potable a la ciudad, promovidas por Juan Bravo Murillo, que constituyeron el Canal de Isabel II. Estos materiales ígneos, conjuntamente con calizas, yesos y arcillas permitieron, en la Restauración de Cánovas, el levantamiento de nuevos barrios como el de Salamanca y edificios singulares como el templo de la Almudena que se inició en 1882.

Numerosas referencias de la primera mitad del siglo XX muestran la trayectoria de la actividad minera en la provincia de Madrid, tanto en lo referente a las rocas y minerales industriales como a la minería de metales y no metales.

15


Historia

16


PIEDRA DE MADRID

Vista aĂŠrea de Madrid. Edificio de Los Nuevos Ministerios

17


Historia

A partir de los años cincuenta, la minería de Madrid sufre cambios notables en cuanto a tonelajes de producción y sustancias objeto de explotación, a caballo entre un crecimiento de población y el desarrollo económico que caracterizaría la década siguiente. En estos años, por lo que respecta a la extracción de productos de cantera, los que adquieren mayor relieve son las arcillas, yesos, arenas y gravas, calizas, granitos y pórfidos.

Museo del Prado

Durante el siglo XX, la Comunidad de Madrid y su capital Madrid experimentan un crecimiento espectacular. La ciudad de Madrid se transforma en una de las ciudades más atractivas del mundo, construyéndose importantes edificios que se unen a los emblemáticos e históricos ya existentes.

Por su parte, la industria extractiva de la piedra natural en la Comunidad experimenta un gran auge unido a un gran avance tecnológico en la maquinaria y métodos de explotación de canteras, en los procesos de las plantas de tratamiento y aprovechamiento y en la internalización de la fase de restauración de los terrenos

Puerta de Alcalá

afectados en el conjunto del proyecto minero.

Se pueden citar, entre otros muchos, la Casa de Correos y Telégrafos (1904) y el edificio de La Comunidad de Madrid, antiguo Hospital de Jornaleros San Francisco de Paula (1908) de Antonio Palacios, y recientemente el Teatro Real, en piedra caliza de Colmenar, y el edificio de los Nuevos Ministerios, la ampliación del Senado, la Torre de Control del Aeropuerto de Madrid Barajas y los Centros del Corte Inglés, en granito de la Comunidad.

Durante el siglo XX, la piedra natural ha conquistado también los mercados extranjeros. El granito de la Comunidad adquiere proyección internacional y está presente en un largo etcétera de edificios como el Edificio Torre de Control del Aeropuerto de Atenas.

18


PIEDRA DE MADRID

Templo de La Almudena

Como se dice en el Libro Blanco de la Minería de la Comunidad de Madrid, la historia minera de Madrid es un esfuerzo secular en la prospección y laboreo, no siempre recompensado por grandes logros, pero sin duda estímulo para un mejor aprovechamiento, hoy en día, de los recursos minerales de la Comunidad. Torre de Control del Aeropuerto de Madrid Barajas

Edificio Torre de Control del Aeropuerto de Atenas

19


Geología


Geología


PIEDRA DE MADRID

En la Comunidad de Madrid se pueden distinguir materiales correspondientes a dos dominios bien diferenciados. Por una parte, al norte de la Comunidad, formando una franja de dirección NE-SO, se encuentran rocas ígneas y metamórficas de edades paleozoicas e incluso precámbricas, formadas durante la orogenia Hercínica en sus múltiples fases. El resto del territorio lo ocupan sedimentos meso y cenozoicos que forman parte de la Cuenca del Tajo.

Macizo granitico de La Cabrera Todo el conjunto fue afectado por los movimientos producidos durante la orogenia Alpina, lo que provocó la aparición de una red de fallas en el dominio septentrional. Los bloques tectónicos formados durante este periodo en el área Hercínica, al norte, con materiales más rígidos, bascularon debido a los empujes y formaron las elevaciones correspondientes al dominio serrano de la Comunidad, cuya morfología ha ido variando a lo largo del tiempo.

Dominio Hercínico

El área septentrional de la Comunidad de Madrid forma parte del denominado Macizo Hespérico, Ibérico o Hercínico que ocupa la mitad occidental de la Península Ibérica y que, a su vez, se integra en la Cadena Hercínica Europea, cuyo eje se ha ido deformando con el movimiento relativo entre las subplacas Ibérica y Europea. El Sistema Central, en el que quedan enclavados los materiales hercínicos de la Comunidad, se divide en tres bloques separados tectónicamente por cabalgamientos o, en el caso de la falla de Berzosa, fallas normales, denominados de O a E: Complejo de Gredos, Complejo de Guadarrama y Complejo de Somosierra-Ayllón.

23


Geología

Piedra caballera en granito. El Escorial Dentro de este dominio se pueden distinguir dos grupos de rocas: metamórficas e ígneas. Entre las metamórficas destacan por su abundancia los neises en sus diversas variedades, mientras que los granitos caracterizan los macizos plutónicos. Aunque el ciclo Hercínico consta de varias fases, se considera que la mayoría de las numerosas intrusiones graníticas presentes en la Comunidad pertenecen a etapas tardías del mismo, lo que dio lugar a metamorfismo de contacto de medio y alto grado llegando a alcanzar la anatexia en extensas áreas.

Entre los materiales metamórficos destacan los ortoneises glandulares con bandeados formados por micas, mayoritariamente biotíticas, franjas de cuarzo y feldespatos y los leuconeises que pueden presentar caracteres aplíticos y pegmatíticos con aparición de nidos de turmalina y granates. También se pueden encontrar paraneises, metaareniscas y esquistos, también derivados del proceso metamórfico.

Las rocas plutónicas incluyen una gran cantidad de variedades, como son los leucogranitos, granodioritas, adamellitas o las aplitas, todos ellas con múltiples estructuras granulares.

En mucha menor proporción y pertenecientes al Paleozoico se pueden encontrar también neises “Ollo de Sapo” y materiales correspondientes al complejo esquisto-grauváquico, de edad Cámbrica, conglomerados resultantes de un episodio transgresivo durante el Ordovícico, pizarras y cuarcitas silúricas.

Los depósitos mesozoicos solamente son visibles en pequeñas franjas dentro del bloque Hercínico, ya que los sedimentos correspondientes a esta edad quedan ocultos, en el área correspondiente a la Cuenca del Tajo, por depósitos terciarios y cuaternarios. Los afloramientos más destacables aparecen en Patones, Cabanillas de la Sierra, El Vellón, Guadalix y Valdemorillo. Se trata en su mayoría de sedimentos detríticos siliciclásticos aunque también aparecen calizas y dolomías correspondientes a episodios transgresivos.

Puntualmente, en las proximidades de Torrelaguna, se encuentra una unidad arcillosa y salina, que corresponde, posiblemente, a un medio costero árido y donde se ubican en la actualidad varias explotaciones de yesos.

24


PIEDRA DE MADRID

El bloque formado por materiales hercínicos que fueron elevados durante el plegamiento Alpino ocupa una banda de dirección SO-NE en el norte de la Comunidad de Madrid. En él se encuentran granitos, procedentes de las intrusiones sin y postorogénicas y neises formados como consecuencia de los procesos metamórficos originados en este periodo (Paleozoico). También aparecen pizarras y cuarcitas que ocupan pequeñas extensiones en el ángulo más septentrional del territorio.

Cuenca de Madrid

Perteneciente a la Cuenca del Tajo, esta fracción del territorio de la Comunidad está integrada por sedimentos terciarios y cuaternarios que se presentan suprayacentes a los ya mencionados materiales cretácicos, mediante una discontinuidad erosiva. Este conjunto de depósitos rellena una gran cubeta formada por el zócalo Paleozoico que alcanza los 3.000 metros de profundidad en la zona de contacto central entre el macizo Hercínico y la Cuenca del Tajo, disminuyendo progresivamente en dirección SE. La unidad Cenozoica aparece como resultado del desarrollo, durante el Paleógeno, de abanicos aluviales procedentes de los relieves existentes en aquel momento, que no coinciden con los actuales ya que se está en una etapa previa a la orogenia Alpina, y definidos por la dirección de las paleocorrientes. Los materiales que aparecen serán consecuencia, por tanto, del proceso de formación de los abanicos y del grado de transporte sufrido por aquellos, correspondiendo las facies proximales a mayores granulometrías y menor madurez, y las distales a los términos opuestos a los anteriores.

En las facies proximales aparecen bloques y cantos polimícticos, es decir, procedentes de los distintos materiales que constituían el relieve, esto es, rocas del ciclo

Monolito de piedra de Colmenar. Jardines del Museo Municipal Ulpiano Checa de Colmenar de Oreja

Hercínico y sedimentos cretácicos generalmente carbonatados. El tamaño de grano disminuye en las cercanías a las facies distales donde aparecen arenas, limos, arcillas y ocasionalmente yesos, que pueden ser detríticos, a partir de yesos cretácicos, o evaporíticos, formados por precipitación de los sulfatos en áreas encharcadas durante periodos áridos.

25


Geolog铆a

Acci贸n erosiva en conglomerados

26


PIEDRA DE MADRID

A lo largo del Neógeno el relieve queda configurado con su estructura actual y el súbito levantamiento provocado por el proceso Alpino impulsa la progradación de las estructuras de los abanicos hacia el centro de la cuenca. El resultado es una llanura al pie del Sistema Central surcada por una red de canales entrelazados. Se puede suponer que la energía de estos canales era alta, a juzgar por el tamaño, en ocasiones espectaculares, de los bloques transportados y la capacidad en zonas más distales para permitir la migración de barras de gravas y arenas. En los momentos de desbordamiento se producía la sedimentación de limos y arcillas.

En el extremo sureste de la Comunidad aparece el resultado de un cambio climático que afecta a este sistema. Sobre una facies detrítica caracterizada por la presencia de conglomerados y gravas se deposita un potente episodio carbonatado conocido como “Calizas del Páramo”. Estas calizas son el resultado de la implantación en la Cuenca de Madrid de un gran lago durante el Mioceno superior y parte del Plioceno.

Simultáneamente al proceso de configuración actual del paisaje de la Comunidad de Madrid los ríos que la surcan, también precursores de los actuales, forman sucesivas terrazas que constituyen la herencia geológica del Cuaternario. La formación de este tipo de escarpes favorece la aparición de mantos de arroyada y conos de deyección, estructuras que son fácilmente reconocibles en las condiciones presentes.

iglesia de Santa María La Mayor. Colmenar de Oreja

27


Geología

BLANCO AURORA GRANITO CLARO GRANO FINO

GRANITO CLARO GRANO MEDIO-GRUESO BLANCO BERROCAL GRANITO GRIS GRANO GRUESO

ADAMELLITAS Y GRANODIORITAS PORFÍDICAS CREMA CHAMPAN GRANITO CLARO MEDIO-GRUESO 2 MICAS

CALIZAS BLANCO CASTILLA MARGAS Y CALIZAS

CREMA CABRERA

BLANCO PERLA

CREMA VALDEMANCO

BLANCO ÁRTICO

BLANCO CRISTAL

ORO CRISTAL

GRIS SERENA

GRIS CADALSO

ROSA CADALSO

BLANCO RAFAELA

28

SITUACIÓN DE LOS RECURSOS CAL DE LA COMUNID


GEOLÓGICOS DE GRANITOS Y IZAS DAD DE MADRID

PIEDRA DE MADRID

PIEDRA DE COLMENAR

29


La Piedra Natural y su Explotaci贸n


PIEDRA DE MADRID

El granito y la caliza son las dos rocas que predominan ampliamente en la construcción de los edificios de esta región. La combinación de ambas en una misma construcción es muy frecuente, aunque predomina el granito como material más usado, constituyendo generalmente los basamentos, zócalos, pilares y partes bajas de los edificios, mientras que las calizas se emplean en el resto de los muros, ambientes intermedios y zonas donde fuese necesario un labrado más fino. El granito Los granitos han sido explotados históricamente como material de construcción básico, utilizándose, además, para los zócalos y lugares más expuestos de edificaciones en toda la Comunidad, pero no ha sido hasta tiempos relativamente recientes cuando esta explotación se ha llevado a cabo con maquinaria pesada y de forma más industrial que artesanal.

Frente de cantera

Ha habido una progresiva mecanización del sector, con técnicas más eficientes, como el corte con hilo diamantado, que ha supuesto una importante mejora de los rendimientos y consecuentemente un mejor aprovechamiento de las canteras.

Se pueden considerar diversas posibilidades en cuanto a la posible explotación industrial de estos recursos.

En primer lugar aparece la extracción de roca para uso ornamental, que constituye el destino de mayor valor unitario de estos materiales. Este sector requiere la existencia de determinadas facies que, por sus características fisico-químicas y petrológicas (alta resistencia a compresión y flexión, ausencia de sulfuros y de minerales máficos, etc.) ofrecen la posibilidad de ser empleadas como material de construcción, especialmente como revestimiento de paredes y solados. Las

rocas

explotadas

mayoritariamente

son

adamellitas y granitos formados por cuarzo, feldespato potásico, plagioclasa y biotita, aunque también puede encontrarse en ellos moscovita, circón, apatito, fluorita y, esporádicamente,

Perforación de barrenos para la subdivisión de un bloque

sillimanita y andalucita.

33


La Piedra Natural y su Explotación

Como segunda actividad, en rápido crecimiento, aparece la explotación de estos materiales enfocada a la producción de áridos para construcción, lo que implica la trituración de la roca. Aunque también son necesarias determinadas características reológicas, la gama de posibles rocas a utilizar es muy amplia, ya que, en general, gran parte de las rocas hercínicas ofrecen propiedades favorables. Todos los granitoides y neises son susceptibles de aprovechamiento para estos fines. Se consigue, de esta forma, un menor impacto ambiental al ser necesario un menor volumen de escombreras.

La explotación de estos recursos tiene como factores favorables la gran profusión con que aparecen estos materiales y la existencia de recubrimientos poco potentes, en la mayoría de los casos. Este último factor facilita la prospección de áreas favorables y mejora el ratio de explotación en las etapas iniciales de la actividad extractiva.

La extracción se hace por bancos, cuyas dimensiones están frecuentemente condicionadas por las características estructurales del yacimiento.

La producción en la cantera está constituida por el siguiente ciclo: preparación del banco, independización del bloque primario, corte y abatimiento de los bloques secundarios sobre la plaza de la cantera y troceado de éstos en bloques de tamaño comercial. El arranque del bloque primario en cantera se realiza utilizando fundamentalmente hilo diamantado y en menor medida voladuras, en las que se utiliza frecuentemente cordón detonante y pólvora negra. La subdivisión y escuadre del bloque final se hace con perforación y voladura, o bien perforación neumática o hidraúlica, (esta cada vez más utilizada), y también mediante rotura por medio de marreo sobre cuñas.

La actual tecnología de elaboración y transformación permite la fabricación de una gran gama de productos graníticos capaces de atender las exigencias del mercado.

El ciclo de tratamiento del granito en las fábricas de tableros pasa por las siguientes etapas: aserrado del bloque en tableros, corte de las piezas y tratamiento de superficies y acabados.

El aserrado de los bloques se efectúa mediante un telar multilamas, utilizándose como abrasivo la granalla o discos múltiples diamantados.

El espesor de los tableros se adapta a las exigencias del mercado, oscilando de 1.5 a varios centímetros, pero los más utilizados son los de 2 y 3 centímetros.

En las fábricas de baldosas el ciclo consta de las siguientes fases: aserrado, pulido, canteado y calibrado.

En el aserrado se utilizan normalmente máquinas de discos múltiples y para piezas con espesores de más de 5 centímetros máquinas de hilo diamantado.

34


PIEDRA DE MADRID

Secuencia de vuelco de un bloque secundario

35


La Piedra Natural y su Explotación

El tratamiento y acabado son el resultado de una o varias operaciones efectuadas sobre las superfícies de los materiales, destinadas a proporcionarles diferentes grados de brillo o rugosidad. Los acabados más frecuentes son: pulido, abujardado y flameado.

El pulido permite obtener una superfície lisa, plana y brillante utilizando sucesivamente diferentes muelas abrasivas de grano progresivamente decreciente.

El abujardado es la forma más antigua de tratamiento superficial de los materiales pétreos para revestimientos exteriores y trabajos artesanales. En el abujardado la superfície de la roca se golpea con un martillo especial, cuya cabeza está provista de pequeños dientes piramidales (bujarda). En la actualidad se utilizan bujardas neumáticas cuyas cabezas se van desplazando sobre la superfície de la piedra.

El flameado consiste en aplicar sobre la superfície de la roca una llama a alta temperatura, alimentada por un combustible gaseoso y oxígeno. Este tratamiento da a la roca un aspecto rugoso y vítreo, con unos efectos cromáticos característicos y aumenta la estabilidad de la superfície de la misma a la alteración química atmosférica.

Aburjadado

36


PIEDRA DE MADRID

Flameado

Pulido

La mayor parte de las explotaciones se concentran en dos รกreas bien determinadas, la Zona Norte (Bustarviejo, La Cabrera, Valdemanco, Lozoyuela, El Berrueco) y la Zona Oeste (Cadalso de los Vidrios, El Escorial).

37


La Piedra Natural y su Explotaci贸n

Las variedades m谩s importantes que existen en la Comunidad de Madrid son:

Zona Norte (Bustarviejo, La Cabrera, Valdemanco, Lozoyuela, El Berrueco)

BLANCO AURORA (Blanco-crema, grano fino)

38


PIEDRA DE MADRID

BLANCO BERROCAL (Blanco, grano fino)

CREMA CHAMPAN (Crema, grano fino)

BLANCO CASTILLA (Blanco, grano medio)

CREMA CABRERA (Crema, grano medio)

BLANCO PERLA (Blanco, grano medio)

CREMA VALDEMANCO (Crema, grano medio)

39


La Piedra Natural y su Explotación

Zona Oeste (Cadalso de los Vidrios, El Escorial)

BLANCO ÁRTICO (Blanco, grano finísimo)

40


PIEDRA DE MADRID

BLANCO CRISTAL (Blanco, grano fino)

ORO CRISTAL (Crema-gris, grano fino)

GRIS SERENA (Gris, grano fino)

GRIS CADALSO (Gris, grano medio)

ROSA CADALSO (Rosa, grano medio)

BLANCO RAFAELA (TambiĂŠn conocido como Gris Escorial)

(Gris claro, grano medio)

41


La Piedra Natural y su Explotación

La gran potencia de los yacimientos, varios cientos de metros, confirmados con sondeos mecánicos en algunas explotaciones, colocan a los factores medioambientales y económicos como único límite a la extracción. La facilidad de acceso, en muchos casos, la cercanía de los centros de consumo y la posibilidad de comunicación ferroviaria también favorecen este tipo de explotaciones.

Los recursos geológicos de estos productos son prácticamente ilimitados, constituyendo sus únicas fronteras los

Corte con disco múltiple

condicionantes geológicos y técnicos. Teniendo en cuenta las dos principales áreas de explotación: Cadalso de los Vidrios y Bustarviejo – La Cabrera, y considerando las condiciones que limitan el desarrollo de estas explotaciones, se estiman, según el Plan Director de la Minería de la Comunidad de Madrid, unos recursos geológicos de 150 millones de m3.

El número de explotaciones de granito es de 15, con un empleo directo del orden de 400 personas. La producción anual de granito para roca ornamental es de 220.000 t con un valor de la producción a pie de cantera de 22 millones de Euros. También se comercializan 880.000 t de granito para áridos y otros usos con un valor de 4,4 millones de euros.

España ocupa en la actualidad uno de los primeros puestos mundiales en cuanto a producción de Piedra Natural se refiere, habiéndose experimentado un notable aumento en los últimos años.

Dentro de las empresas nacionales de explotación de granito, Madrid ocupa el segundo lugar en cuanto a producción de granito, después de Galicia.

La producción, elaboración y comercio del granito ornamental en la Comunidad de Madrid ha venido creciendo ininterrumpidamente desde hace 25 años, multiplicándose por 10 en los últimos 5 años.

El sector del granito madrileño cuenta en la acualidad con la infraestructura necesaria, en cuanto a reservas, calidad, producción en bloque y tecnología de transformación y elaboración para poder hacer frente con éxito a los retos de los mercados nacional e internacional. 42


PIEDRA DE MADRID

Carga en puerto para exportaci贸n

43


La Piedra Natural y su Explotación

La caliza

Las calizas de la Cuenca de Madrid, también conocidas como Calizas del Páramo, aparecen como consecuencia de la precipitación de carbonato cálcico en un ambiente lacustre o palustre. Ocupan también la zona central de la cuenca y constituyen las elevaciones planas, o mesas, tan características de la zona sureste de Madrid. La potencia de estos niveles puede alcanzar los 60 metros aunque subdividida en tramos con intercalaciones arcillosas o margosas.

Cantera de Caliza

44


PIEDRA DE MADRID

También se encuentran calizas en la zona norte, pertenecientes a pequeñas bandas aflorantes del Cretáceo en el eje Quijorna - Patones. Estos materiales se han explotado principalmente para áridos y ocasionalmente para la fabricación de cal y la industria del vidrio.

Las múltiples aplicaciones de este material permiten que sea explotado tanto en forma de masas micríticas compactas como en facies más heterogéneas con margas y arcillas.

Las micritas se emplean como material de construcción y ornamental desde tiempos históricos (Piedra de Colmenar) y forma parte de edificios de todo tipo, tanto en su zona de explotación como en la capital.

El progresivo agotamiento de las graveras naturales y las limitaciones medioambientales han promovido la utilización de materiales calizos para la fabricación de áridos mediante la trituración de la roca. Las calizas son también un componente esencial en la composición del cemento y con los áridos para construcción acapara el 80% de la producción total. Pequeños porcentajes se dedican a la fabricación de cal, cargas para diversos usos y materiales de construcción.

Interior Teatro Real Por estar situadas en la parte superior de la serie estratigráfica, su prospección no presenta dificultades, salvo la necesidad de conocer la potencia de los materiales, que en algunos casos, puede ser estimada sin necesidad de sondeos mecánicos.

Tradicionalmente las calizas de Colmenar de Oreja se explotaron por minería subterránea. La tendencia actual es hacerlo mediante explotaciones a cielo abierto. Existen otras calizas, principalmente en la zona de Guadalix de la Sierra, que actualmente no se explotan.

Dependiendo del uso que se le vaya a dar al material y de la dureza de la roca, se pueden encontrar diversos métodos de explotación, desde la voladura hasta el arranque directo con excavadora en los casos de predominio de las facies más margosas.

45


La Piedra Natural y su Explotación

Con una extensión total de afloramientos superior a las 32.000 hectáreas y una potencia mínima de 15 m las calizas aparecen como una materia prima con reservas suficientes para abastecer el consumo interno de la Comunidad de Madrid en el futuro. La estimación de recursos geológicos es de 210 millones de m3.

En la actualidad, tan sólo existe una explotación registrada de piedra caliza para construcción como roca ornamental en la Comunidad, situada en el término de Colmenar de Oreja. La cantera de Colmenar explota las calizas lacustres miocenas que, en esta zona, son micritas de color gris a beige, compactas, en bancos de 0,3 a 1 metro. Pueden llegar a tener, en esta localidad, unos 50 metros de espesor.

Esta explotación se realiza por minería a cielo abierto, arrancando la parte superior que se encuentra alterada mediante perforación y voladura. La caliza para uso ornamental, con el fin de no deteriorarla, se extrae en bancos mediante arranque directo con retroexcavadora.

Las características de la roca, tales como variaciones en la potencia, recubrimiento, calidad, etc., condicionan la

Interior Museo Thyssen Bornemisza

extracción y los productos finales.

El tamaño de bloque es, en consecuencia, irregular y el ratio de aprovechamiento es muy bajo, obteniéndose del material desechado productos para áridos de construcción.

La actual elaboración y transformación de la piedra de Colmenar se realiza en una fábrica situada en el propio pueblo de Colmenar de Oreja.

El tratamiento es el tradicional, mediante el aserrado de bloque en tableros, pulido y abujardado de la superfície, y corte de las piezas finales. El espesor de los tableros varía de 1 hasta 5 centímetros. Existen otros productos como bordillos, cantos careados, pilares, etc.

La producción anual se estima en 6.200 t siendo aproximadamente su valor 1,4 millones de Euros.

46


PIEDRA DE MADRID

Zona Sureste (Colmenar de Oreja)

PIEDRA DE COLMENAR

47


Acciones Medioambientales


PIEDRA DE MADRID

En la actualidad, la restauración ambiental es una obligación ineludible de las empresas y la explotación dentro del desarrollo sostenible un objetivo prioritario de la Unión Europea.

La reducida extensión de la Comunidad, junto al gran valor de alguno de sus espacios naturales, hacen que el cuidado del medio natural sea una de las principales preocupaciones del sector minero regional.

Restauración de cantera: viñedos

51


Acciones Medioambientales

Tal como ocurre con otras sustancias producidas en la Comunidad de Madrid, el impacto ambiental más importante es la alteración del paisaje. Por ello, desde hace años, en las explotaciones se procura que los huecos creados queden integrados con su entorno natural.

El impacto visual que producen las explotaciones es el primer factor ambiental que se debe tener en cuenta a la hora de implantar una nueva cantera.

La vegetación de taludes y escombreras y el rellenado de los huecos con estériles de la propia explotación o con residuos inertes, son las operaciones básicas que permiten una restauración adecuada. El aprovechamiento de materiales, que normalmente se acumulaban en las escombreras, para la producción de áridos mediante su trituración, también redunda en el beneficio paisajístico y ambiental, al necesitarse un menor volumen de depósitos.

La recuperación ambiental de las explotaciones y vertederos plantea varias posibilidades de uso posterior del suelo, como son, por ejemplo, el agrícola y el forestal.

Vista aérea de cantera

52


PIEDRA DE MADRID

Las empresas mineras para obtener resolución aprobatoria de explotación por parte de la administración sustantiva presentan un Proyecto

de

Explotación,

Estudio

de

Evaluación de Impacto Ambiental y Plan de Restauración,

que

es

remitido

a

la

Consejería de Medio Ambiente para la formulación de la pertinente Declaración de Impacto Ambiental. A la vista de la cual y del mencionado Proyecto, el órgano administrativo sustantivo emite Resolución sobre el mismo imponiendo avales que garanticen la restauración de los terrenos afectados. Anualmente las empresas presentan planes

Captación de polvo de perforación

de labores con sus anexos de restauración.

La Comunidad de Madrid, por medio de sus organismos competentes, y concretamente por la Dirección General de Industria, Energía y Minas de la Consejería de Economía e Innovación Tecnológica, vela por el cumplimiento de los planes aprobados. En general, la minería de Madrid es cada vez más ordenada, tecnificada, segura y respetuosa con el medio físico y biológico con el que convive.

Técnicas de hidrosiembra en escombrera ataluzada

53


portada buena INGLES

28/10/04

20:23

Pรกgina 2


portada buena INGLES

28/10/04

20:23

Pรกgina 1

S T O N E

O F

M A D R I D


material: piedra  

utilizacion de la piedra , de la ciudad de madrid

Advertisement
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you