Page 1

¿QUÉ ESPERA LA SOCIEDAD DE LOS FUTUROS DOCENTES? La sociedad ha sido uno de los críticos más fuertes hacia la docencia, y más crueles hasta cierto punto, puesto que algunas veces sin llegar a conocer el arduo trabajo que representa ser maestro, han ido poco a poco desvalorizando esta profesión tan importante dentro de la misma formación de las personas, le han atribuido muchos fracasos de los cuales todos hemos contribuido. Sin embargo como futura docente se que la misma sociedad pone sus esperanzas en mi para que contribuya a el avance de nuestro país, a poner mi granito de arena para mejorar nuestro mundo. También espera una profesora capaz de dirigir

a los alumnos por un buen

camino, dándoles las herramientas necesarias para que se puedan enfrentar a un próximo futuro, educándolos por el sendero de los valores y derechos así como de las obligaciones y deberes que como ciudadanos tienen que cumplir y respetar, haciéndoles saber que el único camino para mejorar y obtener una vida próspera según la sociedad es mediante el estudio y la preparación profesional. Espera de mi, que cumpla como docente mi trabajo al pie de la letra, que siga preparándome para brindarle a los niños una mejor educación, basada en la ética y la moral. Y como mencioné anteriormente, pone sus esperanzas para que con mi labor y arduo trabajo contribuya a mejorar la sociedad y remediar la situación en la que nos encontramos, que dentro y fuera de mi salón de clases me ponga la camiseta de docente y actúe como tal, con valor y orgullo. Me queda claro que ser el ejemplo de miles de niños es una responsabilidad que sólo los verdaderos educadores tienen que llevar con engreimiento su nombre de profesor, implica más que llevar los libros bajo el brazo, es pensar a cada momento la manera en que impartiremos nuestro trabajo al día siguiente, de tal manera que sea motivante, interesante y aplicable a la vida de los niños, pero


también es llevarnos a nuestra casa los problemas de los pequeños y darles la solución que creamos conveniente, pues estos se convierten en nuestros desde el momento que el niño entra al salón hasta que sale de él. A fin de cuentas no importa que tanto espere la sociedad de nosotros, pues sabemos que es mucho y justo en pedirlo y exigirlo, lo más importante, es qué tanto estamos comprometidos nosotros como futuros docentes dentro de nuestro desempeño al aportar para la sociedad, en beneficio de nuestros alumnos. El compromiso que cada uno de nosotros tengamos será lo que le brindemos a la sociedad y a nuestros alumnos, si no nos sentimos lo suficientemente capaces no llegaremos a cumplir con las expectativas que supone debemos desempeñar como soldados de la educación.

¿Qué espera la sociedad de mi?  
¿Qué espera la sociedad de mi?  

Se muestra el compromiso que tengo como futura docente con la sociedad que nos rodea.

Advertisement