Page 1

INFORME DE LA OBSERVACIÓN REALIZADA EN EL GRADO SEXTO EN LA INSTITUCIÓN EDUCATIVA SOFÍA HERNÁNDEZ MARÍN

LEONARDO FABIO HERNÁNDEZ ALARCÓN

JHON ALEJANDRO MARÍN OBSERVACIÓN Y PRÁCTICA DOCENTE PARCIAL ESCUELA DE ESPAÑOL Y COMUNICACIÓN AUDIOVISUAL FACULTAD DE EDUCACIÓN

UNIVERSIDAD TECNOLÓGICA DE PEREIRA Abril 2013


El grupo es un grado sexto del colegio Sofía Hernández en el barrio Isla Cuba, un colegio pobre, descuidado y pequeño perdido entre la inmensidad de la ciudadela, entre casas de balcones y calles pavimentadas, fuertemente custodiado por varias casas.

Los niños tienen un estrato socioeconómico bajo. El salón está conformado por 26 niños, más niños que niñas, en el salón hay un estudiante que tiene una discapacidad, asiste todos los días a clases en su silla de ruedas.

La mayoría de los estudiantes oscilan entre los 11 y 14 años y han nacido en Pereira, -o en palabras de la profesora Luz Estela Ocampo- “en Cuba”, pues ellos ven esta ciudadela como si fuera otro espacio, como si fuera una gran ciudad circundada por otras grandes ciudades, o tal vez por el hecho de no conocer Pereira y no salir mucho de su casa. Se han convertido entonces en seres que se no aíslan de su círculo social más inmediato, su barrio y su colegio.

La docente encargada del área de lenguaje (español e inglés) se encontraba dictando su clase de español al grado sexto B a las 2:30 de la tarde, la clase era de dos horas, inicialmente para ese día se tenía programada la clase de inglés, pero la profesora la ha cambiado por la de español por motivo de nuestra visita.

Siendo las dos y 35 minutos se procede con la clase, la docente tiene preparado un computador mini conectado a un video beam que proyecta una pantalla en la pared al costado izquierdo del tablero, abre un archivo de word y realiza una introducción a la clase: - Hoy vamos a empezar la lectura “El diablo de la botella”, después de iniciar la lectura va llevando paso a paso el recorrido de los acontecimientos que se narran y motiva constantemente a la participación.

Interrumpe la lectura para revisar por medio de preguntas el nivel de comprensión que se tiene del texto que se está leyendo.


Después de haber leído nueve páginas de aquel libro en formato digital, propone continuar con esta lectura guiada pero ahora los que leerán son los estudiantes, quienes animados se aventuran a dirigir sus voces hacia aquel auditorio.

Poco a poco se van evidenciando el desarrollo de los objetivos que se plantean para la educación básica primaria, por ejemplo en la medida en que Luz Estela Ocampo realiza comparaciones de algunos sucesos del libro con la vida cotidiana; realiza este ejercicio con el objetivo de ampliar el panorama en cuanto a referentes y contribuir así a tener una visión más global e interrelacionada con las historias que han conocido por medio de otros libros y las comparan con las de la vida cotidiana.

De esta manera los niños van adquiriendo una conciencia cada vez más crítica, un conocimiento humanístico, el cual les sirve para su vida, incluso fuera del aula. Dentro del contexto nacional serán estudiantes preparados ante las disímiles situaciones que les depara una realidad cruda y amarga, pero no por esta razón absorbente e inhabitable, el secreto entonces reside en la formación que tienen nuestros niños, que en el caso del grado sexto B del colegio Sofía Hernández Marín es rica en valores y en herramientas para su trasegar por los senderos de la existencia, herramientas abundantes que los capacitan para la interpretación y los dotan de valores y para su futura vinculación en el trabajo.

La docente de español de esta institución ha apostado por evaluar en la marcha, es decir; en la medida en que se desarrolla la clase se va percatando de la manera en que los estudiantes se apropian de los conocimientos. En los criterios de evaluación considera la escala institucional en relación a la nacional. Se evalúa de cero a cinco y se realizan evaluaciones por periodo lectivo. La profesora hace énfasis en la iniciativa por no dejar tareas para la casa, pues considera que el espacio ideal para el aprendizaje es la escuela, pues es allí donde se generan los conocimientos verdaderos y auténticos y donde en realidad se puede corroborar si el aprendizaje es significativo o no.


La profesora utiliza el computador y el video beam como recurso, un recurso que le permite tener un libro como El diablo de la botella al alcance de todos, de esta manera todos están viendo el libro, un artículo que según ellos resulta caro en su formato físico. Con el objetivo de volver la clase más participativa y dinámica, la profesora invitar a continuar con la lectura y expone varios de los pasajes leídos ayudando así a la comprensión.

La relación que existe entre la profesora y los estudiantes es basada en el respeto en la mayoría de los casos, puede deberse al hecho de sentirsen observados o por tener una persona desconocida en el aula de clase. Al iniciar la profesora a acomodar sus equipos se pudo observar comportamientos agresivos y enfrentamientos entre los estudiantes, algunos niños eran más altos que los otros y no dejaban ver a los de atrás, otros niños se desinteresaron rapidamente de la actividad y no prestaron mucha atención ni tampoco participaron en las respuestas a las preguntas del docente. Se presentó un caso con uno de los estudiantes, un adolescente que es de edad más avanzada, quien por su ubicación obstaculizaba la visión completa de la pantalla. La docente al ver esta situación hizo un contundente llamado de atención que nos hace pensar en que tal vez el estudiante se ha comportado en repetidas ocasiones mal, el joven finge no haber escuchado, entonces la docente reitera el llamado de atención pero esta vez agrega: - ¿o quiere una anotación?, a lo que el estudiante responde - Hágala.

La profesora se queda un momento en silencio y luego agrega: - Kevin, usted está muy agresivo. El adolescente finalmente decide acomodarse bien sin interferir entre el proyector y la pared.

Situaciones como estas se vivieron en repetidas ocasiones, con los turnos para participar porque después de un momento ningún estudiante quería hacerlo, solo los que ya habían intervenido.


Por un buen tiempo la docente tuvo la necesidad de ausentarse dejando el grupo en mano de la persona que estaba de visita.

Para finalizar destacamos la importancia de esta práctica pues se aleja de una práctica tradicional, rompe con los esquemas ofreciendo al estudiante mayores posibilidades en un mundo que se vuelve cada más virtual, más mediatizado, es un manera ecológica y económica de leer en clase. Además de que se innova, también se aprende pues el uso de este tipo de herramientas motiva y contribuye al desarrollo de sujetos pensantes que se construyen por medio de metodologías modernas, frescas, dinámicas y abiertas.


A propósito de Luz Estela Ocampo

(Fragmento de la entrevista realizada en las horas de la tarde a una de las docentes encargada del área de lenguaje: Luz Estela Ocampo)

Entrevistador: LH (Leonardo Hernández) Persona entrevistada: EO (Luz Estela Ocampo)

EO: …Ese ha sido el problema de la carrera. Mi hijo le ha tocado hacer prácticas –él es de artes visuales- y le ha tocado hacer prácticas como cuatro veces ya, y está terminando, y la práctica de todo el semestre y nosotros no tenemos la en la carrera de nosotros la práctica completa. Yo soy de Español y Literatura, Alejandro fue mi profesor, mi profesor mi compañero, ahorita estamos en un grupo de formadores de procesos de lectura y escritura.

Yo antes trabajaba como docente de artes pláticas.

LH: ¿También tiene usted conocimientos…?

EO: Pero lo mío era definitivamente la literatura, pero como me casé tan joven no me podía ir a otra ciudad a estudiar y aquí había Español y Comunicación, y eso no me gustaba, lo mío era la literatura. Pues apenas abrieron ahí mismo presenté un pre-icfex, me presente e hice una carrera, muy bien hecha, porque la carrera es espectacular, lo único que tiene de malo es la práctica, es lo único que yo le ve o malo a la carrera: la práctica. De resto de ahí para allá…, no…, es espectacular; muy buenos docentes, el pensum académico es muy bueno, a mí me tocó uno viejo.


LH: De los doce semestres.

EO: De los doce semestres, y no veíamos tanta cosa buena como ven ustedes y a pesar de eso me pareció genial. Tuvimos un taller muy bueno con un periodista Juan Miguel Álvarez, espectacular, como docente, vimos periodismo literario, muy bueno. La carrera es espectacular, yo por eso al que la estudia me le quito el sombrero porque es lo mejor y lo más duro.

LH: ¿Profe y avanzó o hizo otro estudio aparte de ese? EO: Aparte del español y la literatura pues… yo tengo las artes plásticas, eso más que todo era por genética, porque mi mamá era pintora y era soprano, entonces yo le heredé la vena artística y como que mis hijos también la heredaron porque todos mis hijos están por las bellas artes, mi hijo mayor era diseñador de moda y textiles, el segundo es un arquitecto, el otro estudió tres años de licenciatura en música, y es docente hoy en día -porque se pasó para tecnología industrial- y el menor que está en artes visuales, que está en proyecto de grado. Todos heredaron esa parte, pero lo mío definitivamente me apasionaba la literatura.

LH: ¿Qué la llevó a ser maestra?

EO: ¿Qué me llevo?... yo creo que yo fui maestra desde que nací, porque cuando yo estaba en el colegio, en mis vacaciones yo era feliz que me llevaran los niños hijos de las amigas de mi mamá, las niñas pues casi igual a mí, y yo les enseñaba, me pagaban para que las cuidara, entonces yo como que nací maestra, y mis hijos como que heredaron esa vocación porque tengo dos que aman la docencia, mi hijo mayor fue docente en la Universidad de Caldas, en Comfamiliares de Manizales, en el CPA fue Coordinador de diseño y en la facultad de él en la Universidad Andina él era el monitor de diseño, todos los años fue monitor de diseño, entonces como que les apasionó eso, al arquitecto le sonó un poquito pero


cuando lo lleve a Corazones que un amigo me había dicho que allá había vacante para matemáticas, lo llevé y la monja dijo: - Ayyy no usted está muy joven muy lindo y me enamora esas niñas, pues hasta ahí llegó la docencia de él, se dedicó mejor a la arquitectura.

Eso también podría ser un problema para nosotros porque pues en mi caso yo no he tenido mucha práctica, mucho contacto con los niños solo una señora por la casa que me dijo que si le podía dar clase pero es muy diferente porque la señora tiene todo el interés y fue ella la que me buscó a mi y no está tan mediada por otros asuntos que son complejos en el aula de clase.

De todas formas yo sé que aquí en el colegio yo no lo he hablado con la coordinadora, pero no hay problema para que sigan asistiendo, bueno y usted da la clase, por ejemplo yo tengo una amiga que también es profesora de la universidad, fue también mi profesora Vicky Montañez, ¿la conoce?

LH: No.

EO: Ella da práctica pedagógica y ella está ahorita en La Normal, ella está en La Normal, y como yo tenía trabajo en las TIC, -yo casi siempre trabajo con la parte tecnológica-, entonces que que bueno que yo le acompañara los estudiantes o les concertara unas prácticas acá, yo le dije que sí, pero al fin nunca me dijo nada. Es que el problema de la universidad es que cuando uno sale a dar clase llega nuevo, no es capaz, entonces desde que el primer día el muchacho le vea la inseguridad y el susto, desde ese día se la montó y usted no se lo quitó de encima. En cambio cuando uno llega al aula de clase tranquilo seguro yo sé qué voy a enseñar y listo que voy a hacer y llego y llamo la atención porque ellos empiezan como decía una amiga: le miden a uno el aceite, no sé cómo es el cuento de medir el aceite, si usted desde el primer día se dejó medir el aceite, olvídese que va a ser capaz con ellos.


Entonces la universidad le da uno muchas herramientas pero no le da esa experiencia.

Toca enfrentarse, porque cuando yo llegué a la universidad llevaba años trabajando como docente.

LH: Tenía ventaja.

EO: Tenía ventaja claro. Yo ya sabía cómo manejar el grupo y pues de todas formas también es muy difícil porque no es que sea tampoco lo mismo; porque una cosa es la clase de arte y otra cosa es la de español. La clase de arte es muy práctica, es más libre; en cambio en esta tiene uno que mantener controlados a los estudiantes.

Yo trabajo más que todo comprensión lectora y producción textual que contenidos, los contenidos los vemos dentro de lo mismo. Entonces vamos a leer un texto y les digo: bueno, vamos a buscar sustantivos, entonces entre todos los buscamos, para que sea más ágil y ellos los identifican, porque es que si uno les dice encuéntreme los sustantivos, adjetivos…, ellos no los encuentran, hasta a uno le da trabajo a veces, entonces es más fácil así, o las oraciones en la misma lectura, yo generalmente me la paso leyendo, las clases mías son lectura y lectura, estoy leyendo un libro por mes con todos los grupos y con once estoy leyendo libro y ensayo, entonces eso nos ha ayudado mucho, por ejemplo el año pasado yo no di en once español, lo dio mi compañera y todo el mundo aquí pues… que la falla del año pasado de haber bajado tanto el nivel fue porque yo no les di español porque yo tengo una metodología de comprensión lectora incluso en inglés.

Yo estuve en la policía y dos años estuve con inglés, y la comprensión lectora en inglés se elevó bastante, pero porque yo no trabajo es contenidos, solo texto Ahora por ejemplo en octavo estoy leyendo besos como balas, voy a ver si hablo con Gustavo Colorado haber si viene y habla con los niños que para ellos es muy


bueno tener el escritor, si, después voy a leer un texto de Rigo, entonces voy a ver si me lo conquisto para traerlo, de William también tengo un texto entonces voy a hablar con William más adelantico, lo que pasa es que de mis afectos Rigo, entonces más fácil traerlo a él.

Y en esas he estado, trabajando siempre y siempre la parte de la lectura. Y hace poco terminé el diplomado de lectura y comprensión textual, este diplomado nos lo dio la Secretaría de Educación, estoy en el grupo de formadores de comprensión de lectura y producción textual.

Entonces me he encontrado como una variable para yo dirigirme aquí con los estudiantes y mejorar la comprensión.

Colegio Sofía Hernández Marín - relatoria de la observación  

Colegio Sofía Hernández Marín - relatoria de la observación