Issuu on Google+

Nombre: Leonardo Navarrete Nombre de los profesores:


I.

Introducción

II. Los tipos de contaminación III. La contaminación atmosférica IV. La contaminación lumínica V. La contaminación acústica VI. La contaminación radioactiva VII. La contaminación térmica VIII.

La contaminación hídrica

IX. La contaminación genética X. La contaminación personal


La contaminación es la alteración nociva del estado natural. Como causa se introducen agentes total mente ajenos causando, desorden, daño o molestar un ecosistema, tanto como en el aire, el agua y la tierra. A veces el contaminante no es una sustancia pude ser una sustancia natural o una firma de energía. La contaminación se divide en grupos según la contaminación o la forma de contaminar. Existen muchos agentes contaminante entre ellos el petróleo, los residuos urbanos y los residuos químicos entre ellos: cianuro, herbecidas y otros. La escala de contaminación era pequeña entre nosotros. Según el articulo de Sciencie hollín. El forjado de metales parece ser el momento de la contaminación del aire fuera del hogar. Según las investigaciones sobre las capas de hielo de los glaciares de Groenlandia, se observan incrementaciones de metales los cuales están asociados a los periodos de producción de metales en la civilización. Estas investigaciones se hacen

mediante el análisis de

burbujas de aire que están en los glaciares, comparando las burbujas de aire el las capas de los glaciares ase miles de años, cada ves mas abajo las burbujas mas información se puede encontrar de la atmosfera.


Los tipos de contaminación Existen diferentes tipos de contaminación los cuales son: 

La contaminación atmosférica: la contaminación de químicos y partículas hacia la atmosfera. Los contaminantes principales del aire son monóxido de carbono u monóxido de azufre y oxido de nitrógeno producidos por las industrias y el motor de los vehículos. Las fotos químicas se crean como los óxidos de nitrógenos y hidrocarburos reaccionan con la luz solar.

La contaminación lumínica: incluye el traspaso de luz

e

interferencia astronómica. 

La contaminación acústica: son los ruidos exteriores como: ruido de avenidas, ruido de aviones, ruido industrial, etcétera.

Contaminación radioactiva: resultado de las actividades fizo químicas del siglo 20, como plantas nucleares, bombas nucleares.

Contaminación térmica: es causada por el cambio de temperatura en el cuerpo de agua causado por la influencia humana, el uso de refrigerante para las plantas de energía.

Contaminación

hídrica:

es

la

liberación

de

residuos

o

contaminantes en la superficie de escorrentías que drenan hacia los ríos. 

Contaminación genética: es la transferencia o no deseada del material genético.

Contaminación

personal:

La

contaminación

personal

es

la

contaminación de nuestro cuerpo y estilo de vida con acciones perjudiciales


La contaminación atmosférica Las principales causas de la contaminación del aire están relacionadas con la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas). La combustión de estas materias primas se produce en los procesos o en el funcionamiento de los sectores industrial y del transporte por carretera, principalmente. Dentro del sector industrial habría que diferenciar entre las fábricas (por ejemplo, de cemento o acero) y las centrales de producción de electricidad (que producen la mitad de la electricidad consumida en nuestro país). El reparto de responsabilidades en la contaminación del aire entre el sector industrial y el transporte por carretera está claramente desequilibrado hacia el transporte. Aproximadamente el 80% de la contaminación atmosférica en España está causada por el tráfico rodado. Las sociedades modernas se han organizado en relación con el transporte, como en otros aspectos, a espaldas de los principios básicos de la Naturaleza. A medida que la humanidad ha ido tecnificando su entorno, los medios de transporte han adquirido un carácter más mecanizado, tendiendo a satisfacer dos tendencias básicas, con independencia de los problemas que pudieran acarrear: por un lado aumentar las velocidades y por otro propiciar la independencia relativa del usuario. Esta tecnologizacióndel transporte, ha supuesto una mayor comodidad y eficiencia en el servicio pero, por otra parte, ha originado un crecimiento intolerable de los impactos ambientales y sociales asociados a esta actividad, entre ellos la contaminación del aire. En España, el transporte emplea cerca del 40% del total de la energía consumida (la media comunitaria es del 30%), cifra que aumenta hasta el 50% si consideramos el ciclo productivo del transporte en su totalidad. Al considerar el ciclo completo del transporte no sólo se contabiliza el combustible que usa un vehículo para moverse (el gasto energético que ofrecen las estadísticas oficiales), sino que también se considera la energía consumida en la fabricación del propio vehículo, en la construcción de las infraestructuras por las que circula, en su mantenimiento, y, finalmente, en el achatarramiento del vehículo. La carretera es hoy el principal medio de transporte y sigue ganando terreno respecto al ferrocarril, de tal forma que el crecimiento desbocado del transporte hay que achacarlo principalmente al incremento del transporte por carretera. El transporte por carretera supone el 90 % entre los diferentes medios de transporte, frente al ferrocarril que se queda en un exiguo 5 %. Dentro del transporte por carretera, el coche privado consume la


mitad de los recursos energéticos, mientras que el transporte público únicamente el 3 %. El índice medio de ocupación de los vehículos privados es de 1,2 personas por coche. En la ciudad, la mitad de los desplazamientos que se realizan en coche son para recorrer menos de 3 kilómetros, y un 10 % para menos de 500 metros. Lo mismo que sucede con el tráfico de viajeros, ocurre también con las mercancías, que se transportan fundamentalmente por carretera: un 70% del total como media en los países de la UE, que sube a más del 90% en el Estado español, lo que significa que el ferrocarril ha ido perdiendo importancia, abandonando líneas y servicios, hasta suponer en la actualidad sólo un 4,2% de este tráfico. Este declive del ferrocarril, ha coincidido con un gran incremento en el tráfico de mercancías, que se ha multiplicado por tres como consecuencia de la ampliación de la UE (con la entrada de España y Portugal entre otros) lo que está provocando graves problemas de congestión en las principales vías europeas, congestión que se produce ya a 100 km de las principales ciudades. Por otra parte, el transporte de mercancías por carretera tiene un gran impacto ambiental, que además no deja de aumentar. A pesar de que los camiones pesados sólo suponen el 10% de los vehículos, emiten entre el 30 y el 40% de los óxidos de nitrógeno y de las partículas en suspensión. Son también responsables de la mayoría de las emisiones de dióxido de azufre, procedentes del transporte por carretera. Esta situación de predominio no es el resultado de una evolución natural de la economía, sino que responde a unas políticas de transporte que han beneficiado a este medio en detrimento de otros a través de medidas fiscales, subvenciones y de construcción de infraestructuras (año tras año la carretera se lleva entre el 60 y el 70% de las cuantiosas inversiones en transporte), a pesar de ser el medio menos eficiente y que mayores problemas ambientales crea. Esta primacía dada al automóvil supone el abandono de la concepción del transporte como un servicio público que el Estado debe proporcionar a todos los ciudadanos, lo que significa la exclusión de todos los que no tienen coche o permiso de conducir, que cada vez encuentran más problemas de movilidad. Asimismo, detrás de esta evolución se encuentran, no sólo las relativas ventajas de velocidad y comodidad, sino también el triunfo del modelo productivista a ultranza, impuesto desde los poderes públicos y privados. Este modelo desplaza a los usuarios y mercancías hacia el transporte privado y hacia los medios de transporte menos eficientes energéticamente. En general, el transporte es considerado como una actividad económica más, cuyo estado óptimo es el del crecimiento indefinido y a la mayor tasa posible. En el Estado español, el crecimiento del transporte se


distribuye de tal manera que son los medios de transporte que provocan más impacto ambiental los que disfrutan de un mayor apoyo e inversión públicos, por lo que son los que más crecen: automóvil, tren de alta velocidad y avión. La falta de convicción de los políticos a pesar de los hechos se debe, en parte, a que la mayoría están inmersos en la cultura automovilística que promueven, intentando solucionar la congestión aumentando la capacidad de las vías, lo que provoca mayor afluencia de vehículos y, en breve tiempo, mayor congestión con más vehículos circulando. Persisten, así, en una política obsoleta que ya ha demostrado su ineficacia con creces desde hace más de treinta años.

La contaminación lumínica Es toda la luz que se emite o escapa por encima de la horizontal de las luminarias en una instalación de alumbrado de exteriores. Produce un halo luminoso o resplandor sobre las poblaciones, al iluminar las partículas de polvo o agua que el aire contiene en suspensión. Cuando hay nubes, la base de éstas se ve iluminada. Nosotros vamos a ampliar esta definición considerando como contaminación lumínica a toda la luz que escapa fuera de la zona que queremos iluminar, es decir, toda la energía luminosa desaprovechada, pues directa o indirectamente tiene efectos perjudiciales sobre el medio ambiente. Causas de la contaminación lumínica 

El uso de luminarias (farolas, proyectores o focos, etc.) que, debido a un mal diseño luminotécnico o a una colocación inapropiada, dejan escapar buena parte del flujo luminoso fuera del área que se necesita iluminar.


Una excesiva iluminación, produce asimismo importantes e innecesarias pérdidas de luz por reflexión en el suelo y demás objetos sobre iluminados. Una zona excesivamente iluminada, provoca que en las zonas vecinas se tienda a imitarla, igualando al menos aquel nivel de iluminación, produciéndose una "reacción en cadena" que agrava el problema. Esto se debe a que el ojo humano necesita un cierto tiempo de adaptación entre diferentes niveles de iluminación, de modo que cuando pasamos de una zona con un exceso de luz a otra razonablemente bien iluminada tenemos la falsa impresión de que el alumbrado de esta última es pobre o insuficiente. La falta de sensibilidad de las personas y sobre todo de las entidades responsables es debida principalmente a una falta de información unida al hecho frecuente de que al vivir durante mucho tiempo con este problema, nos hemos acostumbrado a él y ya no lo percibimos como tal. Todo esto lleva a que, con frecuencia, a la hora de elegir un modelo de luminaria, aclarecer de unos criterios propios y racionales, se utilice el recurso fácil de imitar a otras poblaciones con alumbrado contaminante, o a que solo se tengan en cuenta criterios supuestamente estéticos, olvidándose de su principal función que es la de iluminar bien.

La contaminación acústica Se llama contaminación acústica (o contaminación auditiva) al exceso de sonido que altera las condiciones normales del ambiente en una determinada zona. Si bien el ruido no se acumula, traslada o mantiene en el tiempo como las otras contaminaciones, también puede causar grandes daños en la calidad de vida de las personas si no se controla bien o adecuadamente. El término "contaminación acústica" hace referencia al ruido (entendido como sonido excesivo y molesto), provocado por las actividades humanas (tráfico, industrias, locales de ocio, aviones, etc.), que produce efectos negativos sobre la salud auditiva, física y mental de las personas. Este término está estrechamente relacionado con el ruido debido a que esta se da cuando el ruido es considerado como un contaminante, es


decir, un sonido molesto que nocivos fisiológicos y psicológicos para personas.

puede producir efectos una persona o grupo de

Las principales causas de la contaminación acústica son aquellas relacionadas con las actividades humanas como el transporte, la construcción de edificios y obras públicas, las industrias, entre otras. Se ha dicho por organismos internacionales, que se corre el riesgo de una disminución importante en la capacidad auditiva, así como la posibilidad de trastornos que van desde lo psicológico (paranoia, perversión) hasta lo fisiológico por la excesiva exposición a la contaminación sónica.

La contaminación radioactiva Se denomina contaminación radiactiva o contaminación radioactiva a la presencia no deseada de sustancias radiactivas en el entorno. Ésta contaminación puede proceder de radioisótopos naturales o artificiales. La primera de ellas se da cuando se trata de aquellos isótopos radiactivos que existen en la corteza terrestre desde la formación de la Tierra o de los que se generan continuamente en la atmósfera por la acción de los rayos cósmicos. Cuando, debido a la acción humana como por ejemplo en las radiaciones debidas a la actividad del hombre en las centrales nucleares. Estos radioisótopos naturales se encuentran en concentraciones más elevadas que las que pueden encontrarse en la naturaleza (dentro de la variabilidad existente), se puede hablar de contaminación


radiactiva. Ejemplos de estos radioisótopos pueden ser el 235U, el 210Po, el radón, el40K o el 7Be. En el segundo caso, el de los radioisótopos artificiales, los radioisótopos no existen de forma natural en la corteza terrestre, sino que se han generado en alguna actividad del hombre. En este caso la definición de contaminación es menos difusa que en el caso de los radioisótopos naturales, ya que su variabilidad es nula, y cualquier cantidad se podría considerar contaminación. Por ello se utilizan definiciones basadas en las capacidades técnicas de medida de estos radioisótopos, de posibles acciones de limpieza o de peligrosidad (hacia el hombre o la biota). Ejemplos de estos radioisótopos artificiales pueden ser el 239Pu, el 244Cm, el 241Am o el60Co. Es común confundir la exposición externa a las radiaciones ionizantes (p.ej. en un examen radiológico), con la contaminación radiactiva. Es útil en este último caso pensar en términos de suciedad cuando se habla de contaminación. Como la suciedad, esta contaminación puede eliminarse o disminuirse mediante técnicas de limpieza o descontaminación, mientras que la exposición externa una vez recibida no puede disminuirse.


La contaminación térmica El medio más habitual donde se produce es en el agua, ya que el aire se disipa más fácilmente. Pero también es posible, por ejemplo, cuando se concentra una gran cantidad de aparatos de aire acondicionado y estos expulsan el calor hacia la calle. La centrales térmicas necesitan refrigeración ya que no convierten toda la energía química en electricidad (solo entre un 20-60%) y el resto en calor. El agua es un buen medio para disipar el calor, es accesible y tiene una gran inercia térmica. Por eso estas centrales se sitúan cerca de un río o el mar. Para disminuir el impacto antes de verter el agua caliente en el río o el mar, se suele pasar por una torre de evaporación que disminuye en parte la temperatura. Sin embargo, concentra las sales del río o el mar alterando las propiedades físico-químicas del agua. La temperatura de salida está regulada y se han llegado a parar temporalmente centrales nucleares porque en algunos días de verano el caudal del río era escaso y la temperatura subía demasiado. Otro proceso que necesita eliminar calor es el licuado de gases. En el otro extremo está la devolución de agua excesivamente fría. En algunas plantas de regasificación de gas natural, se utiliza un gran volumen de agua de mar y se devuelve más fría.


La contaminación hídrica La contaminación hídrica o contaminación del agua se produce cuando se le agrega o deposita algún material o sustancia tóxica, y eso afecta a su comportamiento habitual. La contaminación de las aguas puede provenir de algunas fuentes naturales o de actividades humanas. En la actualidad la más importante sin duda es la provocada por el hombre. El desarrollo y la industrialización suponen un mayor uso de agua, una gran generación de residuos, muchos de los cuales van a parar al agua y el uso de medios de transporte fluvial y marítimo que en muchas ocasiones, son causa de contaminación de las aguas. Las aguas superficiales son en general más vulnerables a la contaminación de origen antropogénico que las aguas subterráneas, por su exposición directa a la actividad humana. Por otra parte una fuente superficial puede restaurarse más rápidamente que una fuente subterránea a través de ciclos de escorrentía estacionales. Los efectos sobre la calidad serán distintos para lagos y embalses que para ríos, y entiéndase por contaminación del medio hídrico a la acción de o al efecto de introducir materiales o formas de energía, o inducir condiciones sobre el agua que, de modo directo o indirecto, impliquen una alteración perjudicial de su calidad en relación a sus usos posteriores o sus servicios ambientales. Los principales contaminantes de las aguas son: * Compuestos orgánicos biodegradables * Sustancias peligrosas * Contaminación térmica * Agentes tensioactivos * Partículas sólidas * Nutrientes en exceso: eutrofización * Gérmenes patógenos * Sustancias radioactivas Según la OMS (Organización Mundial de la Salud), el agua esta contaminada cuando su composición está alterada de modo que no reúne las condiciones necesarias para el uso al que se la hubiera destinado, en su estado natural. En los cursos de agua, los microorganismos descomponedores mantienen siempre igual el nivel de concentración de las diferentes sustancias que puedan estar disueltas en el medio. Este


proceso, se denomina de autodepuración del agua. Cuando la cantidad de contaminantes es excesiva, este proceso se hace imposible. Diferentes para acuíferos de roca o de arena y

La contaminación genética La contaminación genética es un efecto incontrolado y no deseado de flujo genético hacia una población salvaje. El término se asocia usualmente a la ingeniería genética, como la transmisión de genes, desde un organismo genéticamente modificado (OGM) a uno no modificado. El término también es usado por biólogos de la conservación y conservacionistas para describir esta misma interacción, pero desde especies domésticas, invasivas o no nativas, hacia poblaciones nativas. Los resultados de numerosas investigaciones llevadas a cabo en los últimos años han estado advirtiendo de un fenómeno denominado "contaminación genética" por el que los transgenes pasan a formar parte de plantas y alimentos no transgénicos. La contaminación genética es una grave agresión para el medio ambiente y la salud de las personas, y las causas que pueden ocasionarla son varias. De especial preocupación resulta cuando los genes contaminantes acaban en nuestros alimentos y son consumidos sin ningún tipo de conocimiento. No hay que ser un experto en la materia para deducir


que las experimentaciones a pequeña escala en parcelas reducidas pueden significar focos de contaminación y filtración impredecibles y desconocidas. Porque, en realidad, se desconoce el comportamiento y las características de esos genes transgénicos una vez sometidos a la dinámica propia de los agro sistemas de una determinada zona. Se filtran estos productos en el mercado porque no se separan las variedades transgénicas de las naturales, sino que se suministran mezcladas. En los lugares de acopio, cosechas transgénicas y no transgénicas son mezcladas para facilitar la venta e intromisión de las transgénicas. Estas variedades transgénicas, camufladas entre variedades no transgénicas, pueden eludir más fácilmente los escasos y mediocres controles y entrar en países donde pueden estar prohibidas. Este problema se agrava en países económicamente pobres. El mayor riesgo de filtración genética procede de la excesiva tolerancia en las legislaciones hacia los cultivos transgénicos, que permiten el cultivo y el procesamiento de variedades que están prohibidas en muchos países del mundo. Pero, al final, los productos transgénicos se acaban introduciendo camuflada mente en muchos países debido a la falta de un etiquetado, ausencia de controles seguros, permisividad de una clase política corrupta y a causa de las presiones y chantajes comerciales a través de la OMC, FMI, ajustes estructurales, agendas neoliberales, etc. Los casos conocidos de filtración y contaminación genética fueron descubiertos por organizaciones ambientalistas y de consumidores. Todas ellas son ONG con escasos recursos económicos, técnicos y humanos. Por lo tanto, si se investigaran con mayores recursos los alimentos que consumimos los casos de filtración genética se desbordarían. La filtración genética ya es un hecho y una realidad. Hoy en día existen una gran cantidad y variedad de genes transgénicos, y muy diversas formas de filtración y contaminación genética. Éstas son muy difíciles de descubrir y parece casi imposible de eliminar. Es más, ocurre todo lo contrario, pues se extienden sin límites. A las peligrosas e inadmisibles consecuencias ambientales que conllevan los productos transgénicos hay que añadir, ahora, el grave peligro que surge de la filtración en la dieta humana de la contaminación genética


La contaminación personal La contaminación personal es la contaminación de nuestro cuerpo y estilo de vida con acciones perjudiciales. Esto puede incluir: Fumar, beber o uso indebido de drogas el abuso emocional o físico malas condiciones de vida y hábitos pobre actitudes personales En algunos casos, la contaminación personal puede ser causada por los cuidadores, mientras que en otros casos es causada por las acciones voluntarias. la adopción de medidas positivas en tu vida puede ayudar a eliminar este y otros tipos de contaminación por lo que puede provocar una economía más productiva y satisfactoria. La lucha contra la contaminación Todos los tipos de contaminación están interconectados. Por ejemplo, la contaminación lumínica requiere energía para producirse, lo que significa que la planta eléctrica tiene que quemar más combustibles fósiles para suministrar la electricidad. Los combustibles fósiles contribuyen a la contaminación atmosférica, que regresa a la tierra como lluvia ácida y la contaminación del agua aumenta. El ciclo de la contaminación puede continuar indefinidamente, pero una vez que comprendemos los tipos de contaminación diferentes, cómo se crean, y los efectos que puede tener, puedes hacer cambios de estilo de vida personal para luchar contra las malas condiciones para ti y los que te rodean.


Conclusión iendo los diferentes tipos de contaminación, cada uno tiene la causa y a lo que lleva.

V

Todas las planteadas anteriormente tienen diferentes tipos de causas. Las causas de la contaminación atmosférica son muchas pero las más importantes son: la quema de combustible fósiles como carbón, petróleo y gas. Otra es la contaminación acústica y las causas son: el asesó de ruido como por ejemplo la bocina de los autos, el ruido de las maquinari8as, etcétera. Y muchas mas, todas las contaminaciones dañan nuestro planeta y todos debemos cuidarlo. Todas esas contaminaciones las causa el hombre pero ninguno lo quiere asumir, pero ayudemos a disminuir las contaminación del nuestro planeta para tener un mundo mejor.


La Contaminación y sus Concecuencias