Issuu on Google+

Instituto Universitario de Tecnología del Estado Trujillo del Estado Trujillo

REPUBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA MINISTERIO DEL PODER POPULAR PARA LA EDUCACIÓN UNIVERSITARIA INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA DEL ESTADO TRUJILLO IUTET VALERA ESTADO TRUJILLO

RETOS QUE IMPLICA PARA EL GOBIERNO NACIONAL LA LUCHA POR LA SOBERANÍA TECNOLÓGICA, LA LIBERACIÓN DEL PUEBLO, EL DESARROLLO CENTRADO EN EL SER HUMANO Y LA SATISFACCIÓN DE LAS NECESIDADES DE LA POBLACIÓN

Autor: Prof. Leonard Monreal PNFI Cohorte 2012 Trayecto IV Tramo 9 Tutor: Dr. Carlos La Cruz


Valera, septiembre de 2013 PRESENTACIÓN Hoy día, hablando de nuevos modelos de desarrollo sale un tema de gran relevancia como lo es referente a las empresas de producción social, debido que a través de ellas se le puede suministrar poder a la comunidad, para que pueda solucionar sus problemas, con una visión de compromiso con la patria, y de esta manera hacerle frente a la parte perversa del capitalismo, para así lograr los avances que permitan solucionar las necesidades tecnológicas de cada sector, a través de la participación y la corresponsabilidad en la ejecución de proyectos. Es así como en los últimos años ha surgido un interés por analizar e implementar las Empresas de Producción Social, las cuales según Álvarez, V. y Rodríguez, D. (2008) son "… la célula fundamental de un nuevo tejido productivo que opera guiado por los principios de solidaridad, cooperación, complementación, reciprocidad y sustentabilidad." Todo esto lleva a plantearse puntos importantes como la soberanía tecnológica, la utilización de software libre y la transferencia tecnológica, que nacen de la preocupación que existe en los países por ser independientes, buscando estrategias que ayuden a no ser vulnerables, es decir su accionar se alcanza mediante una capacidad de investigación, con el desarrollo de grandes programas de investigación en sectores prioritarios y con la voluntad política necesaria de los administradores de la hacienda pública. En este sentido el presente en sayo tratará temas relacionados con la soberanía tecnológica, la transferencia tecnológica, el uso del software libre, las empresas de producción social, entre otros temas de interés.


Lucha por la Soberanía Tecnológica Ardila y Moscardi, (1991), refiriéndose a la soberanía tecnológica afirman que se entiende como “la capacidad de un país para auto determinarse en medio de un mundo tecnológicamente interdependiente”. La soberanía tecnológica es la asociación de múltiples variables y grandes complicaciones, pues no se fundamenta únicamente en la voluntad política, sino en el potencial de investigación en todos los ámbitos de la sociedad, con el desarrollo de grandes programas de investigación en sectores prioritarios y con la elaboración de adecuadas herramientas capaces de garantizar la transferencia tecnológica. Controlar las telecomunicaciones es elemental para la soberanía de un país, y en Venezuela la necesidad de que esto sea así es aún mayor, dado que estamos sometidos constantemente a ataques tanto de afuera como de adentro, es por eso que la actual administración de gobierno en su visión geopolítica ha suscrito una serie de acuerdos de cooperación con países aliados, para promover en alto grado el desarrollo científico-tecnológico y por ende social y económico, con transferencia de tecnología, con como China, Bielorrusia, Brasil, Portugal, Irán entre otros. Entendiendo que la transferencia de tecnología es tener acceso a todo el conjunto de ideas, pasos, procesos, métodos de diseño, procedimientos y técnicas utilizadas para la producción y mejoras de los productos a fabricar, garantizando así la capacidad para usar, adaptar, mejorar, desarrollar y por supuesto, apropiarse de la tecnología, pues resulta contradictorio apropiarse sólo de una parte o de algunos procesos y mantener la dependencia de los más importante. Bajo la actual administración de gobierno la ciencia y la tecnología son puestas en beneficio del pueblo organizado para la resolución de sus


problemas. Las personas y comunidad organizada tienen mayor conciencia del rol que juega la tecnología y como afecta su vida, ya que apoderarse de la ciencia y la tecnología es fundamental para cualquier sociedad que desee progresar en este mundo tan cambiante. En tal sentido, la fabricación de computadoras, automóviles, celulares, fábrica de fábricas, la puesta en órbita de los satélites Simón Bolívar

y

Miranda marcan un antes y un después como precursores de liberación de nuestro pueblo, teniendo el mismo derecho de satisfacer todas aquellas necesidades que tengan que ver con transmisión y acceso a la información como: telefonía, Internet, exploración vegetal, telemedicina, entre otros, con la garantía de que llegará a los lugares más remotos, excluidos y olvidados por su lejana ubicación geográfica o por indolencia de las personas encargadas para tal fin. Por lo anterior, se puede afirmar que las fábricas más significativas de ideas científicas como lo son las universidades tienen un reto fundamental de apoyo a las políticas llevadas a cabo por la actual administración de gobierno. Dichos centros de estudios deben adaptarse a las épocas actuales, servir de verdaderos focos de investigación y desarrollo de las tecnologías obligatorias para alcanzar el desarrollo del país y lograr así la independencia tecnológica. La nueva estructura social que desde hace 14 años se está formando en Venezuela abre paso al desarrollo y aplicación de nuevas tecnologías desarrolladas por el pueblo y para el pueblo. Como es el caso, por ejemplo, del software libre, que lo podemos usar, distribuir

y adaptar a nuestras

necesidades o a la necesidad de una comunidad o persona en específico, aunado a la formación que estamos recibiendo que va enmarcada hacia una nueva estructura social independiente y soberana. Es importante acotar que nuestro país ha impulsado una modelo importante en América Latina, en el sentido de plasmar en la propia Constitución, como de utilidad pública la tecnología, la ciencia y el


conocimiento, como caminos para lograr un desarrollo económico, social y una estabilidad para el pueblo. Asimismo en el 2004 y por vía del Decreto N° 3390, se inician importantes esfuerzos en el sentido de impulsar el uso del Software Libre en la Administración Pública, como elemento para alcanzar nuestra soberanía e independencia tecnológica. De igual manera, la creación y puesta en marcha de programas como los CBIT, infocentros que también juegan un papel importante en el desarrollo social y educativo del pueblo, manteniendo una continua formación para su liberación, combatiendo de esta manera la pobreza, la desigualdad y el desempleo. Tecnología y Liberación del Pueblo El desarrollo tecnológico en el mundo es la punta de lanza para el progreso, desde la revolución industrial hasta nuestros días, pero es bien sabido que a veces ha sido utilizado para cometer algunas injusticias sociales (guerras, invasiones, injerencias, entre otros), sin embargo, también en muchas oportunidades a dado origen

a logros importantísimos en la

dignificación y desarrollo de la humanidad. La actual administración de gobierno ha impulsado el uso de la tecnología como herramienta para ayudar a alcanzar un proceso de transformación social que permita el surgimiento de una sociedad con relaciones entre iguales, capaz de generar riquezas sin la perversión de algunas prácticas del capitalismo y formando capacidades propias que le permitan liberarse de la dependencia. Es así como ha realizado grandes esfuerzos en desmontar el sistema de dependencia tecnológica de las grandes potencias mundiales (como por ejemplo el uso de software privativo en detrimento del software libre), mediante una visión más amplia del mundo en la que varios países con puntos de vista comunes, nos han permitido iniciar este camino de liberación


y desarrollo tecnológico. Por supuesto que el camino es largo y complejo, pero tener la valentía para iniciarlo es la mitad del triunfo, aun queda mucho camino por recorrer, pero estamos en el camino correcto, un camino de cooperación, de hermandad. Muchas veces se piensa y se llega a creer que software libre significa software gratis, pero su concepción y filosofía es algo mucho más complejo, es decir, el software libre está asociado a nuestra liberación e independencia, en el sentido de poder distribuirlo, mejorarlo y adaptarlo, sobre todo por los principios, valores y libertades que nos ofrece. Es así como uno de los primeros pasos importantes que la actual administración de gobierno asumió fue el uso y desarrollo de tecnologías en software libre, partiendo de que el conocimiento es de propiedad universal, por lo que lejos de esclavizar debe liberar a los pueblos, es decir, para lograr el impulso irreversible de una verdadera revolución tecnológica que ayude a la construcción de una sociedad de iguales y de hombres y mujeres libres. Lamentablemente a nueve años de la publicación del decreto 3390 se ve como muchas empresas del estado todavía usan tecnologías privativas, es decir, la dominación tecnológica no ha podido ser vencida en este sector. Las causas de esta situación descansan en la justificación de las viejas administraciones de rendirle culto a la tecnología y transformarla en un fin en sí mismo, la corrupción, la adoración a lo extranjero y todo su aparataje, la resistencia al cambio y los “incentivos” como parte determinante. Por tal motivo la única forma de mantener en el tiempo la soberanía e independencia de nuestros pueblos, es adueñarse de las tecnologías, de su creación. Es imposible mantener un sistema económico y político y social libre de la manipulación e injerencia, si no se posee un nivel educativo tal, que haga de las materias claves de la creación de tecnologías y ciencias sus prioridades, para así producir los elementos necesarios para crear todo lo que necesita una nación para desarrollar su agricultura, su industria, su organización social, política, económica y moral.


El desarrollo tecnológico depende, primero, de la visión futurista de desarrollo y segundo, de la transparencia en el manejo de los recursos que la impulsan. Una mala gerencia, una mala administración, una irresponsable visión y acción, hace que se pierdan todos esos esfuerzos con los cuales una nación se debe desarrollar. Para avanzar en el desarrollo, no bastan solo los fondos económicos, si no las buenas costumbres y una elevada condición moral y educativa. Sin esa base, lo demás se perdería, afortunadamente contamos con una gran reserva intelectual, que poco a poco ha venido fortaleciéndose y preparándose para afrontar estos cambios tan vertiginosos del mundo cambiante de hoy. Lamentablemente tenemos unos sectores empresariales, económicos y políticos, así como servidores públicos de muy poca reserva mora y confiabilidad, que juegan a la desestabilización. Es imposible el desarrollo de este país, bajo el manto de estos sectores que se ocupan más de las prebendas y beneficios económicos exagerados, solo por razones de supuestos liderazgos o de intereses particulares, evitando el interés colectivo. Empresas Socialistas de Producción Como lo afirma Ortega (s.f), toda fábrica capitalista persigue el mismo fin: incrementar la ganancia, en detrimento de las personas, a cualquier costo. El trabajador es la vía para lograrlo y su bienestar figura poco o nada entre las metas del empleador. En empresas socialistas la ganancia no se elimina, pero se entiende como parte del proceso para crecer, sostenerse y expandirse a otras comunidades, es decir, tienen un fin distinto al capitalista, cambiar la calidad de vida del pueblo con algo más que una remuneración.


Asimismo tiene como fundamento el desarrollo de la economía productiva, donde la comunidad organizada pueda desarrollar sus propias propuestas y tengan la capacidad de tomar sus decisiones, es decir, valorar y tomar en cuenta la participación de la ciudadanía en los asuntos relacionados con su calidad de vida. Tal es el caso de empresas como Vtelca, Venirauto, Invepal, Movilnet, la propia PDVSA, cuyo eje central se ubica en el concepto de soberanía tecnológica, producción orientada a darle la mayor suma de felicidad al pueblo y el desarrollo de Venezuela, reconocimiento del talento humano como eje principal, enfatizando la importancia de la producción de conocimientos, así como en permanente intercambio equilibrado con otros países, en aras de lograr un rendimiento económico que responda a un interés colectivo. En ese sentido, es de fundamental importancia el estudio sistemático y analítico de los procesos internos de estas empresas, a los fines de que los directivos y trabajador cuenten con el conocimiento, soporte científico, herramientas, procesos y métodos eficientes y eficaces. Todo esto plantea un proceso de permanente revisión de las políticas gubernamentales y del papel que juega la comunidad organizada que se interrelacionan con estas empresas, desde la concepción de una nueva economía donde los bienes y servicios son producidos para “dar soluciones a las necesidades sociales, o bien sumar esfuerzos y optimizar la gestión de recursos, para satisfacer las necesidades del colectivo” (Bruna Quintas, 2007) En

ese

comunitaria,

sentido, conceptos como soberanía

tecnológica,

inclusión

social,

participación

diversificación

productiva,

indiscutiblemente deben estar presentes como prácticas y ejercicios permanentes en los procesos diarios una empresa socialista de producción, para que se afiancen valores y principios construidos sobre la base del


consenso de la fuerza laboral existente, la incorporación activa y protagónica de las comunidades y el Estado como impulsor de este proceso. Todo esto debe darse en un marco de transición, donde se procuren relaciones de convivencia con empresas privadas aun atadas a la lógica del capital vigente, teniendo como condición indispensable, la formación permanente, la ética y el compromiso para impulsar los cambios, es decir lograr que estas empresas sean socialmente responsables.


CONCLUSIONES En tiempos tan cambiantes como los que vivimos hoy, es importantísimo promover un nuevo modelo productivo, basado en el desarrollo, la corresponsabilidad y la autodeterminación, es decir, no se trata de profundizar la dependencia del pueblo venezolano de la extracción y comercialización del petróleo, sino que, por el contrario, se debe aprovechar en el momento actual ese potencial energético para ir sentando las bases de ese modelo que requiere mayores niveles de conciencia y exigencia en cuanto al uso eficiente y eficaz de los recursos disponibles, donde la política de promoción y desarrollo de las empresas de producción social se convierte en un elemento fundamental para lograr en tan anhelado desarrollo. La política de Estado en materia tecnológica está estrechamente ligada al Poder Popular, y a la necesidad de dar acceso a oportunidades que en otras épocas estaban disponibles para un grupo reducido. La suma de este avance, más la participación de venezolanos y venezolanas en todo el proceso, conduce a la consecución de la independencia y soberanía tecnológica, tema de vital importancia que aún se está concretando y para el cual se han abonado logros significativos en distintas áreas. Venezuela tiene hoy la oportunidad de consolidar avances logrados en los últimos años y enfrentar los desafíos pendientes en el plano de la economía, la sociedad, la educación y la cultura. Los desafíos deben ser enfrentados con una mirada estratégica, de largo plazo, fortaleciendo los lazos comunes. Unir las instituciones de ciencia y tecnología con las misiones sociales conlleva un proceso que reúne, no solamente a la comunidad científica, sino a toda la comunidad organizada.


REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS ARDILA, J. y Moscardi, E. (1991). Investigación y extensión agropecuarias del sector público. Santafé de Bogotá: Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura. ÁLVAREZ, V. y Rodríguez, d. (2008). Guía teórico practica para la creación de empresas de producción social. Caracas: BRUNA QUINTAS, F. (2007). Creación de empresas de economía social. Vigo: Ideas Propias Editorial ORTEGA Y. (S.F) Empresa de producción social como activador del desarrollo endógeno


Soberania tecnologica