Issuu on Google+

CIEN AÑOS DE SOLEDAD CAPITULO 2 El capítulo dos de la obra Cien Años de Soledad nos relata de forma casi bíblica el éxodo que vive José Arcadio Buendía junto a su esposa Úrsula. Esta es la gran travesía, selva adentro, desde Riohacha en busca de una nueva tierra para asentarse, vivir y formar una nueva comunidad. Recordemos que José Arcadio Buendía se auto destierra de Riohacha debido al constante asedio del fantasma de Prudencio Aguilar, a quien le da muerte por cuestionar su hombría. Para su infortunio, ellos no logran alcanzar el mar, y después de múltiples días de herrar por la selva deciden acampar en un lugar que finalmente descubren propicio para asentarse y así se da la fundación de Macondo. Posteriormente nos ubican nuevamente en el presente de la historia en donde nos relatan como el primogénito José Arcadio comienza a sostener relaciones sexuales con Pilar Ternera, una mujer que se dedicaba a leer las cartas y finalmente quedas embarazada. Más tarde regresan los gitanos y José Arcadio se enamora de una gitana y se va con la tribu dejando así a Macondo y a su hijo aun en el vientre. Úrsula al enterarse va en su búsqueda a lo largo de toda la ciénaga por lo que mientras tanto José Arcadio Buendía debió hacerse cargo de su nueva hija llamada Amaranta y de Aureliano. Al cabo de cinco meses Úrsula regresa sin José Arcadio pero con gente de otros pueblos en busca de un lugar para vivir. CAPITULO 3 En la casa de José Arcadio Buendía acogen al hijo de Pilar Ternera y le dan por nombre Arcadio. Visitación una india guajira que llego a Macondo huyendo de la peste del insomnio que arraso a su pueblo, cuidaba a Arcadio y a Amaranta. A Macondo continúa llegando más gente y el pueblo crece progresivamente y se convierte en un pueblo muy activo comercialmente. Entonces José Arcadio Buendía comenzó a mejorar el pueblo sembrando árboles en las calles y adornándolo con todo tipo de cosas. Aureliano por su parte continúa en el taller dedicándose a la platería. Por esos unos traficantes de pieles que venían desde Manaure, y de camino pasaron por la casa de los Buendía y le entregaron a Rebeca. No tenía más de once años y su equipaje era un baúl de ropa y una bolsa con los huesos de sus padres, además de una carta dirigida a José Arcadio Buendía de parte de personas que el desconocía. Rebeca era una niña de hábitos particulares como comer tierra y hablar poco, pero lo nefasto es que trajo a Macondo la peste del sueño la cual después causaba el olvido y sumía a los hombres en una especie de idiotez sin pasado. Todo el pueblo comienza a verse afectado y comienzan a olvidar las cosas por la falta de sueño por lo que deben poner letrero en las cosas que indiquen su función y su nombre. Un día aparece Melquiades en la casa de los Buendía ya que había sido expulsado de la tribu por haber practicado los secretos de la inmortalidad y así haber regresado de la muerte, proporciona al pueblo la cura contra la enfermedad del insomnio y se asienta en la casa de los Buendía en donde trabaja en todo tipo de experimentos y habla en lenguas extrañas. Pasa el tiempo y Úrsula se da cuenta que los niños de la casa ahora son mayores por lo que utiliza el dinero de los animales de caramelo para comenzar una ambicioso plan de remodelación para la ampliación de la casa. En ese tiempo llega a Macondo un corregidor enviado por el gobierno llamado Apolinar Moscote el cual le exige a los Buendía


pintar su casa de azul a lo que José Arcadio Buendía se muestra en desacuerdo y va a hablar con Moscote para decirle que no le permitirá imponer reglas pero que si quiere se puede quedar en Macondo, a lo que este acepta.

CAPITULO 4 La casa nueva de los Buendía fue inaugurada y para eso trajeron al italiano Pietro Crespi, el hombre más hermoso en Macondo, para que compusiera una pianola a para el baile inaugural. Amaranta y Rebeca se enamoran de él, sin embargo el solo corresponde a Rebeca por lo que Amaranta jura que impedirá ese amor como sea por lo que Úrsula decide mandarla de viaje. De repente un día Melquiades muere ahogado en el rio y se convierte en el primer muerto enterrado en Macondo. Por ese mismo tiempo Pilar Ternera cansada de esperar a José Arcadio se acuesta con Aureliano quien necesitaba calmar su amor por Remedios Moscote. Aureliano deja confiesa su amor por Remedios por lo que Pilar Ternera habla con la niña para arreglar la boda de los dos, sin embargo el tema resulta un poco escandaloso por la escasa edad de la niña aunque al final se concreta la boda. Finalmente José Arcadio Buendía se enloquece ya que la muerte de Melquiades marca el camino de la muerte a Macondo y Prudencio Aguilar agobiado por la soledad de la muerte persigue a José Arcadio Buendía hasta llevarlo a la locura por lo que deben amarrarlo a un árbol. CAPITULO 5 Aureliano Buendia y Remedios Moscote se casaron, y la ceremonia fue oficializada por el padre Nicanor Reyna el cual fue traidor al pueblo por Apolinar Moscote. Remedios entonces se vuelve experta en todos los temas del hogar y el matrimonio al haber sido instruida por su madre y hermanas. Entonces el padre Nicanor decide quedarse en Macondo para propagar la fe cristiana ya que ve la ausencia de autoridades religiosas en la zona. Nicanor entonces comienza la empresa de construir un templo monumental recogiendo limosnas por lo que hace demostraciones de levitación para impresionar a la gente y recaudar dinero. En ese momento la boda de Pietro y Rebeca se iba a llevar a cabo pero Pietro recibe la noticia de la muerte de su madre pero cuando iba a la capital de la provincia a ver, se la encontró de camino aunque no alcanzo a regresar, y decidieron esperar a que el templo finalizara su construcción para inaugurarlo con su boda, esto solo pasaría en tres años. Remedios muere y deja un gran hueco en la familia por lo que Úrsula instituye un año de luto en su nombre y la boda del italiano y Rebeca se pospone indefinidamente. José Arcadio quien se había ido con los gitanos hacía mucho tiempo regresa a Macondo convertido en un hombre enorme y todo tatuado. Al verlo Rebeca se enamora de él y se olvida de Pietro, entonces ella lo abandona y se casa con José Arcadio. Para Úrsula esto fue un acto de irrespeto y los exilia de Macondo. En Macondo tuvieron lugar unas elecciones en que Aureliano debido a su amistad con el corrector descubre que los conservadores amañan las elecciones. Esto le lleva a buscar la revolución en favor de los liberales. Aureliano pasa a ser el coronel Aureliano Buendía


CAPITULO 6 El coronel Aureliano se va de Macondo para unirse al frente y pelear a favor de los liberales y deja encargado a Arcadio quien se vuelve un tirano. Comienza a regir arbitrariamente, cometer excesos y llevar a cabo fusilamientos sin ningún motivo aparente. Cuando se dispone fusilar a don apolinar Moscote por su filiación conservadora Úrsula se interpone y lo evita transformándose ella en la nueva regidora de Macondo. Arcadio busca tener relaciones con Pilar Ternera sin saber que esta es su madre pero ella que lo sabe se niega y le envía por la noche a su habitación a Santa Sofía de la Piedad con quien tiene relaciones y tiene una hija. En ese momento Úrsula descubre que José Arcadio y Arcadio han estado robando terrenos de otros pobladores y han estado robando dineros públicos para sus propios fines por lo que condena a ambos por estos crímenes. Tiempo después el ejército Conservador retoma Macondo usando una fuerza tan desproporcionada que destruyen la plaza y aplasta al régimen liberal en media hora. Finalmente fusilan a Arcadio y Pietro Crespi se suicida cuando Amaranta rechaza su proposición de matrimonio. Úrsula se da cuenta que la familia va de mal en peor por o que debe mantenerse firme.


100 años de soledad