Page 1

Ben Johnson de nuevo en el estadio que lo vio ser campeón olímpico en Seúl 88 y terminó en escándalo. (AFP)

● ● ● ●

     

Ben Johnson, sancionado por doping positivo en Seúl 88, volvió a la pista que lo vio correr en 9s79 para una campaña contra el dopaje. “La mayoría de los corredores habían consumido drogas”, se defendió el canadiense. Hace 25 años, en Seúl 88, Ben Johnson se adjudicaba la medalla de oro en la carrera de 100 metros, la más electrizante de cada Juego Olímpico. Había vencido nada más y nada menos que al histórico Carl Lewis y alcanzaba el récord mundial con una marca de 9.79 segundos. Pero todo eso se esfumó cuando descubrieron el doping positivo. Dicha competición fue denominada como “la carrera de la vergüenza” y el caso de Johnson fue el primer gran escándalo del doping en el atletismo. Por eso, a 25 años del hecho, el canadiense volvió a la pista de Seúl para ser parte de una campaña antidoping. Allí dio una conferencia de prensa ante los medios y declaró: “Todavía estoy siendo castigado por lo que hice". Hizo referencia al infierno que le hicieron pasar desde las instituciones, los medios y dentro del mismo deporte. Johnson también tuvo su oportunidad de contraatacar y disparó contra sus competidores en esa carrera. “La mayoría de los corredores habían consumido drogas y dieron positivo en los años posteriores”, soltó. Carl Lewis (campeón olímpico en esa ocasión), Linford Christie,


Dennis Mitchell y Desai Williams cayeron involucrados en otros líos de doping positivo. Tenía algo de razón.

En la mira  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you