Page 1

BASENJI DE AFRÍCA PARA EL MUNDO Conocido durante años con el nombre de perro del Congo el basenji es una raza de origen muy antiguo que se ha desarrollado sin la intervención del hombre y que no ha experimentado cambios importantes en muchísimos años.


BASENJI DE AFRÍCA PARA EL MUNDO El Basenji es una raza aún desconocida en muchas partes del mundo y aún más en América latina, en México tiene muy poca presencia en exposiciones y hay una minoría de personas que cuentas con un ejemplar en casa. La difusión de la raza aun es escasa y más por el hecho de que no se cuenta con material de lectura sobre su estándar, sin embargo, aunque es muy escaso el número de personas propietarios de estos ejemplares, guardan con recelo la difusión pues como muchos saben no es una raza para cualquiera, ya que su comportamiento natural exige dueños no primerizos y que estos ya hayan tenido en su vida perros anteriormente. Cuando una persona pregunta a los dueños sobre los Basenjis ellos hablan de sus principales características “son muy limpios, se asean ellos mismos como gatos, no expiden olor, naturalmente por su piel no es capaz de tener pulgas o garrapatas, no ladran, en general son silenciosos, no mudan de pelo, etc.” Entonces la pregunta ¿Por qué no se ha vuelto tan popular como otras razas? Y es ahí cuando viene la otra cara de la moneda “es una raza muy especial ya que al ser aun primitiva no es fácil de entrenar (mas no imposible), es muy imperactiva, territorial, puede causar muchos desastres dentro de casa, desafía a su dueño al momento de imponerle reglas, no le gusta el agua por lo que el baño suele ser todo un reto” en estos momentos se ha de decir que parecía demasiado bueno para ser verdad ¿no?, como cualquier raza el Basenji intentara poner sus reglas pero con paciencia (demasiada) se le podrá enseñar lo básico para una convivencia sana. En términos generales con la familia es muy cariñoso, fiel, pero demasiado territorial con otras razas o animales caseros.

Al basenji le gusta estar siempre ocupado en alguna actividad. También le encanta morder constantemente algún objeto: un palo, un muñeco, un hueso…es recomendable que su dueño se lo facilite, pues de lo contrario puede tomar lo primero que encuentre.

Algunas personas que han intentado tener un Basenji y que no son advertidos o al menos no se documentaron más sobre las características de la raza estos suelen desesperarse, darlos en adopción o abandonarlos, de hecho por los mismo la raza no tiene mucha popularidad ya que no es fácil adquirir un ejemplar de estos, pues los pocos dueños y criadores no suelen darlos a cualquier persona interesada. No es recomendable intentar llevarlos a una escuela de adiestramiento ya que solo perderá su dinero y quizás al perro lo traume con un entrenamiento que no es para él, puede que funcione con otras razas pero con el Basenji no.

1


El Basenji es uno de los perros más antiguos del mundo y proviene de áfrica central, en concreto de la zona que abarca el corazón de la República Democrática del Congo y el sur de Sudán. Su desarrollo está relacionado con una tribu de pigmeos del Congo, pues desde siempre este perro ha vivido en compañía del hombre o muy cerca de él, ya que o bien residía dentro de las casas, o bien formaba parte de pequeñas manadas semisalvajes que merodeaban cerca de los poblados. De hecho, su nombre significaba algo así como “el animal que proviene del bosque”. La raza ha tenido un desarrollo natural, es decir, con muy poca intervención por parte del hombre, y guarda ciertos rasgos de similitud con otros perros de tipo primitivo del norte de áfrica, de Asia y del Mediterráneo. La raza sea conservado durante siglos en un estado muy parecido al original, con muy pocas alteraciones y con ninguna influencia externa de otros perros. De hecho, el basenji forma parte de un reducido número de razas caninas que se consideran semipuras por haber permanecido durante años en estado casi salvaje y por haberse desarrollado sin sufrir una influencia directa del hombre. También pertenecen a este grupo el perro de Canaán o el dingo australiano, entre otros. Una de las peculiaridades de esta raza es que, al estilo de otros animales salvajes, las hembras entran en celo una sola vez al año y este tiene una duración de 30 días, y otra de sus particularidades, tal vez una de las más conocidas, es su incapacidad para ladrar debida a la especial conformación de su laringe. Así, para avisar emite un curioso sonido al estilo del canto tirolés. De todas maneras, a pesar de que tradicionalmente vivía en un estado de bastante independencia, en las afueras de los poblados, su utilidad para los pigmeos era muy grande, no solo por su ya comentada habilidad para la caza, sino también porque contribuía a su subsistencia, ya que existía la costumbre de utilizar a los ejemplares que no eran aptos para la caza como parte de la dieta de la tribu. Tal, vez ésta sea la única intervención directa que durante siglos tuvieron los hombres en el proceso de cría y selección del basenji. Ya que no influyeron en sus cruces, pero sí delimitaron cuáles eran los ejemplares más idóneos para las líneas de reproducción al eliminar a los menos hábiles para la caza. De ese modo, la raza fue adquiriendo cada vez una destreza mayor hasta alcanzar el rango de verdadera maestría. Además de conservar sus rasgos de independencia característicos, el basenji es un perro curioso y activo, siempre alerta y muy afectuoso. Le encanta jugar y puede ser un buen animal de compañía, pero no se trata de un perro adecuado para cualquier tipo de dueño, ya que, acostumbrado como está a vivir de forma independiente y a valerse por sí mismo, es muy probable que quiera hacer las cosas a su manera. Por ello, su adiestramiento debe ser realizado por una persona con cierta experiencia en la tenencia de perros y que conozca bien los mecanismos básicos del comportamiento canino. Si se hace así, el basenji responde bastante bien al proceso de enseñanza, ya que sus deseos de complacer son muy grandes.

2


Con los extraños no es agresivo, pero sí reservado, una característica que puede revertir si se somete al animal a una sociabilización adecuada e intensa a una edad temprana. Sin embargo, con su familia de muestras de cariño y se convierte en un buen compañero de juegos de los niños siempre que se los eduque convenientemente de cómo deben de tratar a su perro. Con otros animales incluidos los perros, no hace muy buenas relaciones y puede reaccionar mostrando indiferencia o adoptando un comportamiento dominante, sin rehuir la pelea si lo cree necesario. Es un perro que se adapta muy bien a la vida urbana y no tiene problemas para vivir dentro de casa, pero necesita hacer ejercicio a diario y que se le proporcionen suficientes actividades en las que ocupar su mente siempre inquieta. Por ejemplo, tiene la costumbre de estar siempre mordiendo algo, por lo que es conveniente facilitarle juguetes y objetos para evitar de ese modo que mordisquee lo que no debe. No le gustan los climas muy húmedos y prefiere el calor al frio, por lo que la vida en el interior de las casas le parece estupenda. Y en la convivencia no suele dar problemas a sus dueños por que no ladra, debido a su incapacidad, por lo que no es causa de enfrentamiento con los vecinos, y además es extraordinariamente limpio, hasta el punto de que es muy típico verlo enfrascado en su rutina higiénica, parecida a la de un gato, de modo que necesita muy pocos cuidados al respecto.

3

Basenji  

Breve descripción de la que a mi convivencia con la raza durante estos años puedo opinar

Basenji  

Breve descripción de la que a mi convivencia con la raza durante estos años puedo opinar

Advertisement