Issuu on Google+

FIESTA DE LOS MUERTOS En México, el Día de los Muertos es una celebración de origen indígena, en honor a los muertos el 2 de noviembre. Comienza el 1 de noviembre y coincide con las tradiciones católicas de Todos los Santos y el Día de Todos los Santos. Además de México, se celebra también en otros países de América Central y en algunas regiones de los Estados Unidos, donde la población mexicana es grande. El UNESCOdeclarou como Patrimonio de la Humanidad. Los orígenes de la celebración en México son anteriores a la llegada de los españoles. Hay informes de que los aztecas, mayas, purépechas, etotonacas náuatles practican esta devoción. Los rituales que celebran la vida de estas civilizaciones antiguas se llevaron a cabo por lo menos tres mil años. En la práctica época prehispánica común de conservar los cráneos como trofeos y mostrarlos durante los rituales que celebran la muerte y el renacimiento. El festival que se convirtió en el Día de los Muertos se celebra en el noveno mes del calendario solar azteca, a principios de agosto, y era celebrado durante un mes completo. Las festividades eran presididas por la diosa Mictecacíhuatl, conocida como la "Reina de la Muerte" (en español: Dama de la Muerte) - en la actualidad relacionada con La Catrina, personaje de José Guadalupe Posada - y mujer Mictlantecuhtli, señor de los muertos. Las festividades eran dedicadas a los niños y parientes fallecidos. Es una de las más animadas fiestas mexicanas, porque, según ellos, los muertos vienen a visitar a sus familiares. Se celebra con comida, pasteles, fiesta, música y dulces favoritos de los muertos, el favorito de los niños son las calaveras de azúcar.

La celebración en el pre-hispánica Para los antiguos mexicanos, la muerte no tenía las mismas connotaciones de la religión católica, en la que las ideas del cielo y el infierno sirven para castigar o premiar. Más bien, se cree que las rutas de acceso para las almas de los muertos fue definida por el tipo de muerte que tenían, y no por su conducta en la vida. Así, las direcciones que podrían tomar los muertos son: El Tlalocan, el paraíso de Tláloc, dios de la lluvia. En este lugar fueron los que murieron en situaciones relacionadas con el agua: los ahogados, que murió alcanzado por un rayo, que murió a causa de enfermedades como la gota o la hidropesía, la sarna o pústula, y los niños sacrificados al dios. El Tlalocan era un lugar de descanso y abundancia. A pesar de los muertos fueron incinerados por lo general, los predestinados al Tlalocan eran enterrados, como las semillas para germinar.


El Omeyocan. paraíso de sol, gobernado por Huitzilopochtli, el dios de la guerra. En este lugar se produjo sólo las muertes en combate, los esclavos que fueron sacrificados y mujeres que murieron en el parto. Estas mujeres fueron comparadas a los guerreros que habían luchado una gran batalla - para dar a luz - y enterrado en el patio del palacio, para que puedan seguir al sol de este a oeste. Su muerte provocó tristeza y alegría, ya que, gracias a su valentía, el sol las tomó como compañeros. Dentro de la tradición de América Central, el hecho de habitar el Omeyocan era un honor. El Omeyocan era un lugar de gozo eterno, que se celebró en el sol acompañado con música, canciones y bailes. Los muertos que iban a Omeyocan, después de cuatro años, regresó al mundo, encarnado en coloridas plumas de aves y hermosas. Morir en la guerra era considerada como la mejor de las muertes por los aztecas. Aunque parezca increíble, dentro de la muerte había un sentimiento de esperanza, porque ofrecía la posibilidad de seguir al sol en su diario nacimiento y otra vez encarnado en las aves. El Mictlan, para quien falleció de muerte natural. Este lugar era habitado por Mictlantecuhtli y Mictecacíhuatl, señor y señora de la muerte. Era un lugar muy oscuro, sin ventanas, donde era imposible salir. El camino hacia el Mictlan era tortuoso y difícil, ya que para llegar allí, las almas estaban caminando por distintos lugares durante cuatro años. A lo largo de este tiempo, las almas vinieron a Chignahuamictlán donde descansaban o desaparecían las almas de los muertos. Para seguir este camino, el difunto era enterrado con un perro, que le ayudaría a cruzar un río y llegar ante Mictlantecuhtli, que debe entregar, como ofrenda, atados de ramas y frascos de perfume, algodón, hilados coloreados y mantas. Los que estaban allí Mictlan recibió cuatro flechas y cuatro haces de hilados de algodón. Por su parte, los niños muertos tenían un lugar especial llamado Chichihuacuauhco, donde había un árbol de cuyas ramas goteaba leche para la alimentación. Los niños que llegan allí regresar a la Tierra cuando su carrera fue destruida. Por lo tanto, la vida nace de la muerte. Entierros prehispánicos eran acompañados de ofrendas que contenían dos tipos de objetos: los que habían usado los muertos en vida, y que puedan necesitar en su viaje al inframundo. Por lo tanto, el desarrollo de objetos funerarios era muy diversa: arcilla instrumentos musicales como ocarinas, flautas, timbales y campanas en forma de calaveras, las tallas que representan a la morgue dioses, # cráneos de piedra de diversos materiales, jade, # cristal), braseros , incensarios y urnas. Las fechas en honor de los muertos eran, y son, muy importante tanto para ellos dedicó dos meses. Durante el mes chamadoTlaxochimaco, la celebración tuvo lugar llamado Miccailhuitntli o fiesta de los pequeños muertos, alrededor de 16


de julio. Este festival comenzó cuando él cortó el árbol en el bosque llamado Xocotl, que pelados y depositaron flores para adornar. Todos participaron en la celebración y hacían ofrendas al árbol durante veinte días. En el décimo mes del calendario, se celebraba la Ueymicailhuitl, o fiesta de los muertos grandes. Esta conclusión fue hecho alrededor de 5 de agosto, cuando la caída Xocotl dijo. En esta fiesta celebrada procesiones que culminaron con vigilias en todo el árbol. Acostumbrado a realizar sacrificios humanos y grandes banquetes. A continuación, poner una figura de bledo en la copa del árbol y danzaban, vestidos con plumas y cascabeles. Al final del partido, el joven se subió al árbol para coger la estatuilla, dejándolo caer y así terminó la celebración. En este festival, la gente solía colocar altares con ofrendas para recordar a sus muertos, ¿cuál es el antecedente del actual altar de los muertos. Transformación del ritual Cuando los españoles llegaron a América en el siglo XVI, fue aterrorizado por esta práctica, y tratar de convertir a los nativos, hizo estas fiestas coinciden con las celebraciones católicas de Todos los Santos y Día de los Difuntos. Las costumbres españolas junto con el festival de la creación de una central de sincretismo religioso estadounidense que llevó a la actual Día de Muertos. Uno de los estados mexicanos que dan cuenta de este éxito es más Michichoanca. Carácter En las festividades, es de los dos aspectos de los antiguos habitantes de América Central, pero también características modernas, adquiridas por el contacto con la cultura de los colonizadores. Skulls Se llaman rimas o versos tanto satíricas como los grabados que ilustran calaveras disfrazadas como se describe a continuación: Rimas, también llamadas "calaveras", son en realidad epitafios humorísticos de personas aún vivas que constan de versos donde la muerte personificada juega con carácter rela-vida, en alusión a alguna característica peculiar de la persona en cuestión. Finalización de frases con ocasión de exhibir que llevará a la tumba. Es muy común dedicar las "calaveras" a personajes públicos, especialmente los políticos que están en el poder. En muchos casos, la rima citado habla como si estuviera muerto. Imprime (litografías), normalmente el maestro José Guadalupe Posada, a pesar de que no ha sido diseñado específicamente para el Día de los Muertos, los dibujos animados que fueron colaborado en diversas publicaciones en el siglo XX en México, los cuales fueron utilizados en estas fechas por su alusión a la muerte festiva La Catrina como tal.


Símbolos Skulls dulces. Ha escrito los nombres de los difuntos (o en algunos casos de personas que viven bajo la forma de una broma que no ofende en particular al aludido) en la frente. Son consumidos por los familiares y amigos. Pan de muerto (en español: muerto el pan). Plato Especial del Día de los Muertos. Se trata de un pan dulce adornada con diferentes figuras, desde simples formas redondas hasta cráneos, adornado con figuras del mismo hueso en forma de pan espolvoreado con azúcar. Flowers. Durante el período de 01 de noviembre 2 familias generalmente limpian y decoran las tumbas con coloridas coronas de flores de rosas, paraguas torneado, entre otros, pero sobre todo las margaritas, que se cree que atraen y guían las almas de los muertos. Casi todas las tumbas son visitadas. La oferta y las visitas. Se cree que las almas de los niños regresan a visitar el 1 de noviembre, y las almas de los adultos el día 2. En caso de no poder visitar la tumba, la tumba se debe a que no hay, o la familia es demasiado lejos para visitarla, también se hacen altares en las casas, en donde ponen las ofertas, que pueden ser platillos de comida, el pan muerto, jarras de agua, mezcal, tequila, pulque o atole. cigarros e incluso juguetes para las almas de los niños. Todo esto se pone junto con imágenes de los difuntos rodeados de velas. Altar de Muertos Los materiales comúnmente utilizados para hacer un altar para el Día de los Muertos tiene un significado, y son los siguientes: Retrato de la persona recordada: El retrato del alma del difunto, que recuerda la visita en la noche del 2 de noviembre. Pintura o figura de las Almas del Purgatorio: La imagen de las ánimas del purgatorio sirve para invitar a salir del purgatorio a las almas de los fallecidos si se hallare; Vela Sweet: Mientras que sólo unos pocos, tiene que ser en pares, y preferiblemente morado, con coronas y flores de cera. Las velas, sobre todo si son morados, son señal de duelo. Las cuatro velas representan los cuatro puntos de cruce de la brújula, para que el alma pueda orientarse hasta encontrar su camino.


Fiesta de los muertos