Issuu on Google+

DE


LA BRUJA BLANCA El disfraz de la bruja blanca me parece un buen disfraz para usted y para cualquier persona, ya que me parece que la bruja es una persona que tiene mucho carácter pero que al mismo tiempo puede cambiar de personalidad muy fácilmente ,quiero decir que usted le puede dar su toque personal. Con esto me refiero a que la personalidad de la bruja no queda definida en una sola entrega de una sola novela o película si no que en otras puede cambiar de personalidad,pero no nos interesan las otras películas o novelas, así que por lo tanto hablemos de su carácter en esta,que es la que me pareció mas adecuada para describir su disfraz. Bueno creo que podría hacer gala de su poder,con un vocabulario bien usado que dejaría perplejos a los otros invitados a la ceremonia o evento. Creo que estaría muy bien que les aclarara al resto de los invitados su estatus y su carácter para evitar que alguno se llegara a ofender porque le recuerdo que es una fiesta de disfraces y tiene que actuar como su personaje de ficción no como usted mismo. Aquí van algunas sugerencias de como creo que debe comportarse. Podría llegar y mostrarse antipático con todos los invitados para que vean un poco cual es su comportamiento y por donde van sus pensamientos. Después podría acercarse sutilmente hacia alguno de los personajes a los que antes había tratado mal ,pero mostrándole indirectamente que solo se le acerca porque ha visto algo en el que podría ayudarle a llevar a cabo sus planes sean cuales fueren. Eso le desorientará y será curioso ver cual es su reacción. En los demás aspectos creo que estaría bien una improvisación por su parte.

Dr. Jekyll y mr. Hyde Este sería un buen disfraz para la fiesta, y con una buena presentación y ganas de actuar un poco, llegaría a ser una aparición memorable para sus compañeros. Una buena actuación podría consistir en llegar a la fiesta como Jekyll, bien ataviado y muy cordial,podría hablar de cualquier tema que usted trate normalmente, comentando también alguno de sus avances en su estudio sobre la conciencia del ser humano y la lucha que el bien y el mal libran en ella, aunque simulando siempre estar un poco nervioso. Cuando haya pasado la mayoría del tiempo de la fiesta o, si quiere en la mitad, podría fingir un repentino sofoco, dejar la chaqueta y tras abanicarse un poco ir al servicio con la excusa de refrescarse un poco y allí, resquebrajarse la camisa y descuidarse un poco para luego volver a la fiesta, ya disfrazado de Hyde, sembrando el caos y la confusión entre gritos y saltos. Si quiere, como culmen de su actuación, podría simular el fin de la transformación desvaneciéndose para luego volver a ser Jekyll.


C.Bouza y M. Forcelledo