Issuu on Google+

Barquisimeto, a単o 2013 No. 1 1


eDitoriaL

Por: LoreNz CeBaLLos Los constantes y acelerados cambios que está atravesando el mundo en materia económica, educativa, social, política y cultural, asociado a los grandes avances de la ciencia, la tecnología y la información en estos tiempos, ha producido un nuevo contexto socio histórico, donde la sociedad

humana cada día debe asumir los

cambios ante la aparición de nuevos retos que le impone la sociedad de la información y el conocimiento. Está latente realidad conlleva al surgimiento de nuevos requerimientos y exigencias para las Instituciones de Educación Superior, ya que las mismas se encuentran llamadas a la formación de profesionales altamente capacitados, que respondan a las necesidades que demanda la sociedad, para ello, deberán actuar como ciudadanos proactivos, responsables, comprometidos, competentes, honestos y sensibles a la realidad social. Lo que quiere decir que el país y el mundo reclama a un profesional integral, entiéndase por el mismo, aquel que no sólo posee conocimientos y habilidades, sino, aquel que su actuación va dirigida a solución de problemas o situaciones las cuales muchas veces escapan de un sencillo conocimiento. Esto conlleva a pensar a la investigadora que el proceso de formación profesional que tiene lugar en las instituciones de educación superior debe trasladar su punto a atención de la adquisición de conocimientos, a la formación integral de la

2


personalidad del alumno, de la noción del alumno como objeto de la formación profesional a la de sujeto de su formación profesional. Resulta oportuno destacar que para lograr el desarrollo pleno del ser humano, objetivo fundamental de la educación, se hace prácticamente imposible en una enseñanza que otorga prerrogativas a la estimulación de las capacidades intelectuales al borde y en menoscabo de la educación de sentimientos y valores, que forja la idea de la teoría independizada de la práctica, que otorga al docente un papel hegemónico y absoluto en la orientación del proceso de enseñanza y al alumno la condición de objeto y receptor pasivo en el proceso de aprendizaje; por tal razón, es necesario que el docente asuma una actitud crítica desde su propia formación epistemológica, su rol de líder y su cultura investigativa. Es por tal razón que la investigadora busca

Analizar el liderazgo como

cualidad en el rol del docente de educación superior como gerente de aula en el proceso de enseñanza y aprendizaje a partir de la epísteme motivacional, ya que considera el docente como gerente en aula aunado a la cualidad de líder que debe poseer, es un factor primordial en la consecución del profesional que aclaman las sociedades modernas. En consecuencia en esta revista se mostrará de forma puntual algunos aspectos relevantes que serán desarrollados ampliamente por la Doctorado en su tesis de grado para optar al título de Doctora en Gerencia.

3


UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÒN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÒN Y POSTGRADO

EL LIDERAZGO COMO ELEMENTO CLAVE EN EL ROL DEL DOCENTE DE EDUCACIÓN SUPERIOR COMO GERENTE DE AULA EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE A PARTIR DE LA EPISTEME MOTIVACIONAL

Autor: Mg. Lorenz Ceballos Facilitador: Dr. Mauricio Villabona

Barquisimeto, Junio de 2013.

4


UNIVERSIDAD YACAMBÚ VICERRECTORADO DE INVESTIGACIÒN Y POSTGRADO INSTITUTO DE INVESTIGACIÒN Y POSTGRADO

EL LIDERAZGO COMO ELEMENTO CLAVE EN EL ROL DEL DOCENTE DE EDUCACIÓN SUPERIOR COMO GERENTE DE AULA EN EL PROCESO DE ENSEÑANZA Y APRENDIZAJE A PARTIR DE LA EPISTEME MOTIVACIONAL

Autor: Mg. Lorenz Ceballos Facilitador: Dr. Mauricio Villabona

RESUMEN

El objetivo principal del presente estudio es Analizar el liderazgo como elemento clave en el rol del docente de educación superior como gerente de aula en el proceso de enseñanza y aprendizaje a partir de la episteme motivacional. Esta investigación estará ubicada en una investigación de campo, de naturaleza cuantitativa, de carácter descriptivo. Para recolectar la información se tomará una muestra aleatoria de diez (10) alumnos de las secciones que conforman la población del último trimestre de Derecho de la Universidad Yacambú. A los mismos se les aplicará un instrumento tipo encuesta, el cuál será sometido al criterio y juicio de tres (3) expertos para su aprobación, previamente se aplicará una prueba piloto al 10% de la población, con características similares a los que integran la muestra y por último se utilizará el análisis factorial para la procesamiento de la información y interpretación de los resultados. Descriptores: liderazgo, gerencia, gerencia de aula, enseñanza, aprendizaje, motivación y rol del docente.

iii


INDICE GENERAL

pp. RESUMEN

iii

INDICE

iv

CAPITULO I EL PROBLEMA

1

Contextualización y Delimitación del Problema

1

Objetivos de la Investigación

6

Objetivo General

6

Objetivo Específicos

6

Justificación del Estudio

6

CAPITULO II MARCO TEÓRICO REFERENCIAL

8

Antecedentes Relacionados con la Investigación

8

Referentes Teóricos

10

Liderazgo

10

Gerencia

10

Enseñanza

11

Aprendizaje

13

Motivación

14

iv


CAPITULO III MARCO METODOLÓGICO Postura Ontoepistémica

17

Naturaleza de la Investigación

19

Procedimiento General para la Recopilación

20

Análisis e Interpretación de Datos

21

REFERENCIAS

23

v


CAPÍTULO I EL PROBLEMA

Contextualización y Delimitación del Problema

La Educación Superior tiene como propósito la formación de profesionales altamente capacitados que se desenvuelvan, como individuos honestos, proactivos, críticos, responsables, competentes, participativos, no ajenos a la sensibilidad social y sobre todo con calidad humana; para que sean actores activos de los cambios y transformaciones que requiere el país en los diferentes ámbitos: cultural, social, político, económico, científico y técnico. Lo anterior implica que el proceso de formación profesional que actualmente tiene lugar en las instituciones de educación superior, el cual se encuentra centrado en que el alumno adquiera solo conocimientos, está desfasado, por lo que además del conocimiento, es indispensable que el mismo adquiera habilidades, destrezas, competencias que le permitan desenvolverse y servirle a la sociedad, para ello el estudiante debe dejar de ser visto u observado por parte del docente como un objeto, para ser tomado como un sujeto, que al igual que el docente piensa, siente y reacciona. Resulta oportuno indicar que la labor de enseñar demanda que el docente tenga la ajustada formación (académica- humana) y capacitación pedagogía oportuna, de manera tal que su actividad e interacción con los alumnos resulte provechosa para ambos. De acuerdo a observaciones realizadas por la investigadora, los docentes no cuentan con un adecuado método de enseñanza o peor aún, no poseen ni emplean herramientas o técnicas que se derivan de un liderazgo efectivo, lo que incide en el resultado del proceso de enseñanza y aprendizaje. En este orden de ideas, Pérez (2005), explica que todo estudio o nuevo título del docente, en su formación académica debe ayudarlo a estar más cerca del alumno,

1


para propiciarle valores, actitudes y herramientas para ayudar a los mismos a que aprendan mejor, y que no hacerlo, sencillamente no tiene sentido su preparación y hasta puede resultar antieducativa, en virtud de que puede llegar a ser un obstáculo en el proceso de aprendizaje, por lo que el docente puede llegar a creerse superior a sus alumnos. Cabe agregar que el desarrollo integral del alumno, que debería ser el objetivo primordial de la educación superior, no es posible en una enseñanza en donde o no se emplean los métodos idóneos o estimula por señalarlo de alguna manera “las capacidades intelectuales”, obviándose la formación de sentimientos y valores en los alumnos, donde el docente actual tiene una posición vertical frente al alumno, y se limita a instruir los contenidos planificados, impartir disciplina y siempre mantener esa barrera de superioridad ante el estudiantado, trayendo como efecto un clima de tensión dentro del aula, lo que a su vez conlleva a que el estudiante sea conformista, apático, inseguro, ajeno a la realidad social, es decir, un ser completamente desmotivado y carente de valores. En este mismo orden de ideas, es menester asentar que el docente en este proceso de enseñanza y aprendizaje juega un rol trascendental, porque él es el ser que comparte más tiempo con el alumno, por ende debe ser un guía, orientador, amigo, un buen padre de familia, pero sobre todo un líder, que cuando haya que formar o incluso corregir lo haga pero de la forma más apropiada y no inquisidora como se ha acostumbrado. El docente debe propiciar el clima más idóneo y crear las situaciones de aprendizaje en las que el estudiante se apropie de los conocimientos y forme las habilidades y motivos que le permitan una actuación responsable y creadora. El docente debe establecer en esa interacción del día a día con sus alumnos un ambiente donde sea permisible las relaciones afectivas, que comprenden: la solidaridad, el compañerismo, la aceptación y sobre todo el respeto reciproco. Asimismo, González (1996), explica que lo que diferencia al proceso de enseñanza y aprendizaje de otros procesos, es su singularidad, que lo que se transforma no es un objeto material inanimado, sino un ser humano, una persona que se modifica a sí misma con la ayuda de otras personas más capaces, especialmente

2


con la guía, orientación y mediación del docente. Es por ello que el objeto de la actividad del docente no es puntualmente el alumno, sino la orientación de su aprendizaje; pero para que dicha orientación sea eficiente, el docente debe concebir al alumno como una personalidad plena que con su ayuda construye y reconstruye sus conocimientos, habilidades, hábitos, afectos, actitudes, formas de comportamiento y sus valores, en constante interacción con el medio socio cultural donde se desenvuelve. Es importante señalar que el despliegue del docente como gerente de aula, no sólo conlleva a dirigir actividades, sino también implica ser un buen líder, es saber el proceso de cómo ser parte de esas actividades que ejecutan sus alumnos como parte de su aprendizaje. El docente de aula para poder alcanzar sus objetivos debe saber cómo usar las distintas formas del poder para influir en la conducta de sus alumnos (debe lograr que se convierta en sus seguidores), en distintas maneras, sin olvidar que es lo que se quiere lograr y hacia dónde va. En consecuencia, el docente juega un rol transcendental, al ser el agente transformador de esta sociedad, por una sociedad más justa, más humana, más creativa; de allí que se requiera como ya se mencionó que sea: un líder, orientador, facilitador, investigador, motivador, participativo y creador de oportunidades que contribuyan al proceso de enseñanza y aprendizaje, avivando el manejo de técnicas y estrategias de enseñanza que incitan las actividades académicas con base a las necesidades e inquietudes de los alumnos Por su parte Castellanos (2006), ha indicado que la gerencia de aula está representada a todo lo que el docente efectúa dentro del aula que no es instruccional, en donde el docente además de ser un efectivo y eficiente maestro, es un efectivo gerente de tiempo, tarea social, manejo de conflicto, comunicación, toma de decisiones, cambio, diseños físicos, tarea académica, motivación innovación, entre otras. Asimismo Ruiz ha afirmado, (1992) "la gerencia de aula se refiere a la previsión y procedimientos necesarios para establecer y mantener un ambiente en el cual la instrucción y el aprendizaje puedan suceder". (p.8).

3


En virtud de las actuales exigencias sociales, las instituciones de educación superior en la actualidad, se ven obligadas a ser selectivas al momento de ingresar su personal docente, ya que aparte de la exigencia de contar con una preparación académica también es indispensable una gran sensibilidad humana y gerencial que le permite desplegar al docente su actividad, teniendo por norte la pasión y no la arbitrariedad, ya que esta última produce la desidia en los alumnos y rompe por completo el proceso enseñanza y aprendizaje. Pérez (2005), apunta que la educación debe apoyarse en la forma como el alumno se ve y siente el mundo a su alrededor. Desde esta percepción educar es dialogar y el diálogo es un acto de amor, y el docente es un observador de procesos que no atribuye ni asigna valores, sino que observa a sus alumnos a partir de sus expresiones, pensamientos, sentimientos, comportamientos e interacciones. Sin embargo, para que esto pueda ser llevado a la práctica, se requiere, que el docente asuma una actitud crítica desde y en su propia formación, la cual, no solo consiste en centrarse en la actualización en los últimos avances del conocimiento de su cátedra, sino que también debe ser asumida desde la concepción de la formación humana. Bajo las inquietudes anteriores es lo que origina la realización de esta investigación, que pretende de cierta forma concienciar al docente que más allá de realizar cursos, talleres, postgrados, maestría, doctorados, postdoctorados y demás estudios académicos; es imprescindible que realmente comprenda y asimile que el aula donde él imparte su cátedra, no es solo un espacio físico donde enseña sino que es un lugar donde va aprender a enseñar, y para ello no se requiere una preparación académica continua y permanente, sino que necesita aprender a motivar a sus alumnos y esto lo logrará en la medida que sepa o aprenda a liderar a sus alumnos, para que de esta manera, esos conocimientos adquiridos por su experiencia, puedan ser realmente aprovechados y valorados por sus discípulos. Definitivamente lo que se busca con esta investigación es que el docente reflexione sobre su rol en el proceso de enseñanza y aprendizaje del alumno de educación superior partiendo de su cualidad de líder y que estas reflexiones lo lleven

4


asumir cambios que le permitan mejorar en el plano personal; pero para ello debe estar comprometido por amor y no por obligación a la labor que desempeña. Para que de esta forma pueda promover en el alumno la motivación por aprender y éste alcanzará sin dudas el éxito, sobreponiéndose a dificultades, si las tuviera, la motivación optimizará sus capacidades y habilidades para que un futuro pueda desempeñarse como un profesional inmerso en valores éticos- morales. Con base a las consideraciones expuestas, surgen las siguientes interrogantes: ¿cuál es el rol de docente como gerente de aula a través del nivel de aprendizaje que posee el alumno de Educación Superior producto del proceso de enseñanza?;¿el liderazgo incide en el rol del docente de Educación Superior como gerente de aula en el proceso de enseñanza y aprendizaje?; ¿la epísteme motivacional forma parte del rol del docente de Educación Superior como gerente de aula en el proceso enseñanza y aprendizaje? Las presentes interrogantes serán abordadas mediante la elaboración de una investigación cuantitativa de tipo descriptivo, cuyo propósito será Analizar el liderazgo como elemento clave en el rol del docente de educación superior como gerente de aula en el proceso de enseñanza y aprendizaje a partir de la episteme motivacional.

5


Objetivos de la Investigación

Objetivo General

Analizar el liderazgo como elemento clave en el rol del docente de educación superior como gerente de aula en el proceso de enseñanza y aprendizaje a partir de la epísteme motivacional. Objetivos Específicos 1.

Definir el rol del docente de Educación Superior como gerente de aula en

el proceso enseñanza y aprendizaje. 2.

Diagnosticar si el liderazgo incide en el rol del docente de Educación

Superior como gerente de aula en el proceso de enseñanza y aprendizaje 3.

Determinar si la epísteme de liderazgo forma parte del rol del docente de

Educación Superior como gerente de aula en el proceso enseñanza y aprendizaje. Justificación El aula de clases debe entenderse como un lugar de interacción entre el docente y el alumno, donde estos deben vivir, practicar y desarrollar valores que son esenciales para el desarrollo de la personalidad del individuo e incluso de la colectividad. Por ello estos espacios deben ser concebidos como comunidades de vida, de participación democrática, de comunicación, de crecimiento intelectual, trabajo, discusión abierta, tolerancia, diversidad de ideas, pensamientos y aprendizaje compartido. En estos espacios donde el docente y el alumno comparten un gran número de horas, no deben existir barreras de superioridad entre un sujeto y el otro, ya que deformaría el proceso de enseñanza y aprendizaje y no se obtendría ningún provecho de esta relación, muy por el contrario, pudiera llegar hacer frustrante para ambos actores sociales, tal como ya se ha expresado en líneas anteriores.

6


La investigadora, no es que no considere importante que se impartan o se instruya de conocimientos al alumno, ni muchos menos la preparación permanente y continua a que debe estar sujeto el docente; al contrario la agradece, pero considera que debe ir más allá, ya que no basta saber, sino que es esencial en el proceso de enseñanza y aprendizaje que el docente pueda transmitir emociones, inquietudes al alumno, es decir, mover su fibra humana. Entiéndase que el fin último de la educación no es la enseñanza realmente, lo es el aprendizaje y es a partir de éste que debe evaluarse al alumno, que no tienen ningún sentido si no se logra cosechar, promover y fomentar destrezas, habilidades, actitudes y valores. Cabe agregar que el país requiere de calidad de profesionales con principios morales y éticos; y éstos solo lo puede brindar el docente universitario a través de su loable labor, en la medida que asimile y entienda la importancia de su rol dentro del aula de clases y en consecuencia para la sociedad. Se justifica esta investigación en virtud de que se busca mostrar la realidad actual de la interacción docente-alumno dentro del aula de clases y a su vez se aspira concienciar al docente de que su rol no es solo instruir sino también de motivar a sus alumnos y de esta manera contribuir a fortalecer sus valores y éstos a su vez que en un futuro sean agentes promotores de los mismos, pero esto se logrará en la medida que el docente sepa liderar el aula de clases. Asimismo, con esta investigación también se persigue motivar o incentivar a otros alumnos ya sean a nivel de pregrado, postgrado, maestría, doctorado y postdoctorado a continuar ahondado sobre la misma y aportando nuevas ideas que permitan una amena y afable relación entre el docente y el alumno. Finalmente, resulta necesario aprender a gerenciar tanto, el cambio personal como el del aula que tiene el docente bajo su responsabilidad, para que de esta forma el alumno esté en la capacidad de afrontar y asumir los nuevos retos que tiene la sociedad al estar viviendo un proceso acelerado de caídas y cambios de paradigmas, de la realidad social y del desarrollo de los propios individuos.

7


CAPÍTULO II MARCO TEÒRICO REFERENCIAL

Antecedentes

Los antecedentes constituyen uno de los aspectos más relevantes de toda investigación, ya que con los mismos se pueden establecer los hechos, acontecimientos, estudios e investigaciones que se hayan realizado referentes a un tema en particular. Es por esta razón que la investigación que se efectuará estará apoyada por trabajos previos, lo cual permitirá tener una amplia visión de la investigación que se desarrollará. En este sentido, Rodríguez (2005), en su trabajo de grado “Gestión del docente de aula en el proceso de aprendizaje en la I y II etapa de educación básica de la Unidad Educativa Estadal “Antonio Pinto Salinas” de Barquisimeto, Estado Lara”, realizó una investigación orientada a diagnosticar como es la gestión del docente en el aula en el proceso de aprendizaje en la I y II Etapa de Educación Básica. La modalidad usada en dicha investigación correspondió a una investigación de campo, de tipo descriptivo, los sujetos de estudio lo integraron una población de veintiséis (26) docentes de aula y dos (2) directivos de la institución. A los sujetos seleccionados para el estudio se le aplicó un instrumento de recolección de información; el de los docentes de aula contenía treinta y cuatro (34) itemes y el de los docentes directivos comprendía veintiocho (28) itemes. Dichos instrumentos fueron validados por tres (3) expertos. En lo que respecta a Morales (2005), realizó una investigación titulada “El clima organizacional social y emocional para la convivencia y aprendizaje en el aula”; dicho trabajo tuvo como objetivo formular teorizaciones y reflexiones en el relación con el clima social y emocional que orientaran la capacitación docente para la gestión eficiente de dichos factores dentro del aula. Los fundamentos onto-

8


epistemológicos se ubicaron en la perspectiva interpretativa, fenomenológica y humanista; la metodología fue etnográfica; como técnicas de recolección de datos se emplearon: la observación del participante, la entrevista en profundidad, la entrevista grupal y el análisis de contenido. El análisis e interpretación de los resultados se hizo en forma manual por la investigadora y mediante el programa ATLAS ti (versión 4.1, 2000); se aplicaron: la codificación y formación de categorías conceptuales, el descubrimiento y validación de asociaciones entre los fenómenos, la comparación de construcciones lógicas y postulados que emergen de los fenómenos. Se concluyó producto de los resultados que el clima social y emocional encontrado no es adecuado para la convivencia y el aprendizaje de los estudiantes y que los docentes expresan impotencia y falta de capacitación para la gestión de dicho clima. Sobre la base de los resultaron se presentaron una serie de reflexiones, fundamentadas en la pedagogía crítica y orientadas hacia la capacitación del docente para la gestión eficiente del clima social y emocional del aula. Por otro lado, Silva (2009), presentó una investigación relacionada con el rol del líder como agente motivador, estudio dirigido a docentes directivos en la Educación Básica en el Núcleo Escolar Rural 155 “ A” de la Parroquia Bolivar Estado Lara del Municipio Morán. Esta investigación estuvo ubicada en una investigación de campo, de carácter descriptivo conformado ´por sesenta (60) sujetos en estudio. Para recopilar la información se aplicó un cuestionario de escala likert, cuyos itemes fueron elaborados en función de las variables, los cuales fueron respondidos de acuerdo a la escala de frecuencia de cinco (5) posiciones, donde el valor mínimo fue 1 (nunca) y el máximo 5 (siempre), categorías de respuestas que fueron validadas previamente por juicio de expertos. La confiabilidad se comprobó a través de una prueba piloto aplicada a un grupo distinto a los sujetos de estudio y el análisis se obtuvo mediante el coeficiente Alfa- Cronbach. Se concluyó a través de los resultados que obtenidos a lo largo de la investigación que existe necesidad que los docentes tengan una mejor motivación por parte del líder directivo para el buen desarrollo de la organización educativa.

9


Referentes Teóricos

Liderazgo

Chiavenato (1990), ha definido el liderazgo como:" la influencia interpersonal ejercida en una situación, dirigida a través del proceso de comunicación humana a la consecución de uno o diversos objetivos específicos" (p.128). Entiéndase entonces al liderazgo como la forma en que alguien dirige, anima y apoya a un equipo de personas hacia la consecución de un fin. Por otra parte, Davis y Newstrom (1991), al referirse al estilo de liderazgo lo definen como: “conjunto de acciones explícitas e implícitas del gerente según la motivación hacia las tareas”. (p.67). Asimismo distinguen los citados autores los diferentes estilos de liderazgo, a saber: estilo autocrático, democrático y liberal. Gascón (2013), cuando hace referencia al liderazgo autocrático, indica que en este el líder centra todo su poder en el mismo, marcando las directrices y toma las decisiones. Los que depende de este tipo de líder no son sus colaboradores sino súbditos. Mientras que en el liderazgo democrático, el líder no concentra el poder en su persona, sino que considera que radica en el propio grupo, en consecuencia su subordinación siempre están informados y tienen participación en la toma de decisiones; y en lo que respecta al liderazgo liberal, en este el líder no impone ni interviene sino que permite que sus subordinados actúen bajo su libre arbitrio. Liderazgo en el Aula Expresan Lazo y Vergara (2008), que el liderazgo pedagógico siempre va a involucrar la existencia de un determinado vínculo entre el docente y los alumnos, caracterizado por la existencia de una ascendencia más o menos estable del profesor sobre sus educandos, donde tal ascendencia resulta mayor que la que tiene cualquier otro docente sobre el grupo de estudiantes. Se debe recalcar, además, que la

10


particularidad más diferenciable en el líder pedagógico, es su autoridad, la cual emana de un acuerdo voluntario y tácito entre el docente y los alumnos. La condición de un profesor como líder pedagógico dentro de la comunidad docente reposa en la autoridad moral o real que éste despliega ante el grupo de estudiantes. Por tanto, no tendría sentido concebir que tal atributo puede ser otorgado desde fuera o autoadjudicado por algún docente. Asimismo agregan los citados autores que el líder educativo debe tener un rutina de indagador, investigador, debe ser un constante estudioso de la enseñanza y del aprendizaje, con un espíritu inquieto y una actitud humilde. Gerencia

Sisk y Sverdlik (1979), sostienen que el término gerencia es dificultoso de definir, ya que tiene diferentes acepciones; algunos lo identifican con funciones realizadas por empresarios, gerentes o supervisores, otros lo describen a un grupo particular de personas. Para los trabajadores; gerencia es sinónimo del ejercicio de autoridad sobre sus vidas de trabajo. De allí que en muchas situaciones la gerencia cumple diversas funciones porque la persona que desempeña el rol de gerenciar tiene que desempeñarse como administrador, supervisor, delegador, entre otros. Otro teórico, Marsh (1987), considera la gerencia como un arte, una ciencia que se ocupa del uso correcto, provechoso y sistemático de todos los recursos de una organización. Obsérvese entonces que la base fundamental de una buena gerencia se encuentra apoyada en la medida de la eficiencia y la eficacia con que se desempeñe este rol, para que de esta manera se logren o alcancen las metas de la organización. Gerencia de Aula En las organizaciones educativas el vocablo gerencia ha tomado real importancia en el desarrollo del proceso de enseñanza y aprendizaje, empleado al campo educativo y concretamente en el aula hace referencia a las estrategias, los

11


recursos de enseñanza y al logro del aprendizaje significativo, para Ruiz (1992) "la gerencia de aula se refiere a la previsión y procedimientos necesarios para establecer y mantener un ambiente en el cual la instrucción y el aprendizaje puedan suceder". (p.8). En alusión a la función orientadora del docente como gerente de aula que se guía por una visión humanista y democrática de la relación docente y alumno, Salazar (1994) considera que el mismo requiere: (a) Favorecer a la formación para la vida del alumno, dando especial jerarquía a los roles que debe desempeñar el individuo como estudiante, ciudadano, profesional y padre de familia, (b) Estimular en el alumno su espíritu de superación, (c) Promover en el alumno el ejercicio de los valores concernientes a la persona, a la familia y a la nación, (d) Propiciar un clima que facilite la comunicación interpersonal e interinstitucional, (e) Ayudar a los alumnos a comprender y asimilar los cambios, productos de la dinámica social, (f) Facilitar la toma de decisión de los individuos en relación a su futuro, ya sea la continuación de estudios o su incorporación a la vida laboral. Enseñanza Las actividades de enseñanza que efectúan los docentes están ineludiblemente enlazadas a los procesos de aprendizaje que, siguiendo sus indicaciones, realizan los alumnos. El objetivo de docentes y discentes siempre consiste en el logro de determinados objetivos educativos y la clave del éxito se encuentra en que los estudiantes puedan y quieran realizar las operaciones cognitivas beneficiosas para ello, interactuando apropiadamente con los recursos educativos a su alcance. Cabe destacar que el docente tiene un objetivo primordial y no es otro que los alumnos progresen paulatinamente en el desarrollo integral de su persona y en función de sus capacidades y demás circunstancias individuales, logren los aprendizajes previstos en la programación de la cátedra. Para tal fin deben realizar variadas actividades: programar su actuación docente, coordinar su actuación con los demás actores sociales del centro docente, buscar recursos educativos, realizar las

12


actividades de enseñanza propiamente dichas con los alumnos, evaluar los aprendizajes de los alumnos y su propia actuación, estar en constante comunicación con las familias de sus educandos, gestionar los trámites administrativos, entre otras. Todas estas actividades deben ser realizadas o ejecutadas por el docente con el propósito de facilitar y logra el aprendizaje positivo del alumno. Otro teórico, Gagné (1993), sostiene que para que pueda tener lugar el aprendizaje, la enseñanza debe realizar diez funciones: (a) Incitar la atención y motivar, (b) Dar a conocer a los alumnos los objetivos de aprendizaje, (c) Impulsar los conocimientos y habilidades previas de los estudiantes relevantes para los nuevos aprendizajes a realizar, (d) Exhibir información sobre los contenidos a aprender o plantear actividades de aprendizaje, (e) Orientar las actividades de aprendizaje de los estudiantes, (f) Incentivar la interacción de los estudiantes con las actividades de aprendizaje, con los materiales, con los compañeros y provocar sus respuestas, (g) Guiar, proporcionar feed-back a sus respuestas, (h) Facilitar actividades para la transferencia y generalización de los aprendizajes, (i) Facilitar el recuerdo, (j) Evaluar los aprendizajes realizados. En consecuencia, ser docente universitario competente desde una óptica humanista de la educación conlleva no sólo ser un experto de la cátedra que explica, sino también de los contenidos teóricos y metodológicos de la psicología y la pedagogía contemporáneas que lo faculte para diseñar en sus métodos un proceso de enseñanza y aprendizaje que fomente el desarrollo de la personalidad del alumno. Aprendizaje El aprendizaje según Piaget (1973), “está controlado por procesos de equilibración que permiten resolver los conflictos cognitivos, es decir, los desequilibrios producidos entre los conocimientos ya asimilados y los nuevos conocimientos” (p.11). Sostiene Camperos (1995), el aprendizaje debe ser concebido como un proceso que envuelve un cambio perdurable en la conducta, o en la

13


capacidad para comportarse de una determinada manera, que se origina como resultado de la práctica o de otras formas de experiencia. Ante estos dos planteamientos es que a través del proceso de aprendizaje se logran nuevas habilidades, destrezas, conocimientos, conductas o valores como producto del estudio, la experiencia, la instrucción y la observación. Este proceso puede ser examinado desde diferentes aspectos, señalados por los teóricos en los conceptos anteriores, por lo que existen diversas teorías del aprendizaje, entre las cuales se pueden mencionar: teoría del conductismo, teoría por descubrimiento, teoría del aprendizaje significativo y teoría del contructivismo, las mismas serán desarrolladas en su debida oportunidad. Cabe agregar, que el aprendizaje humano está relacionado con la educación y el desarrollo personal. Debe estar orientado debidamente y es favorecido cuando el individuo está motivado. Otro teórico estudiado, Rojas (2001), quien manifiesta que el profesor en el proceso de enseñanza y aprendizaje es un facilitador, por lo tanto pretende, de forma deliberada, que el alumno alcance un aprendizaje. Su función es diseñar, ejecutar y evaluar situaciones de aprendizaje para que el alumno logre los contenidos programados. Obsérvese que el docente cumple un rol primordial en el aprendizaje del alumno, en virtud de que el mismo está llamado a propiciarle las herramientas necesarias para que este logre o alcance el fin o propósito del aprendizaje, que no es otro que una formación integral del alumno y posteriormente un profesional competente. Si bien es cierto, que el docente debe ser facilitador de dichas herramientas, no es menos cierto, que el docente debe orientar y a su vez hacer un seguimiento de la forma como el alumno va haciendo uso de tales herramientas. Motivación Otro aspecto clave en el desarrollo de esta investigación, es el referido a la motivación, en palabras de Chiavenato (1990), la motivación es el impulso que lleva a una persona a actuar o comportarse de una determinada forma, es decir que da origen a una conducta particular. Este impulso a la acción puede ser incitado por un

14


estímulo externo, que procede del ambiente, o es generado internamente por procesos mentales del individuo. Sobre este particular la motivación tiene que ver con el sistema de cognición del individuo; lo cual representa lo que las personas saben respecto de sí mismos y del ambiente que las rodea. En consecuencia, todos los actos del individuo están regidos por su cognición por lo que siente, piensa y cree. Asimismo, agrega el autor que la motivación representa la acción de fuerzas activas o impulsoras: las necesidades humanas. Las personas son diferentes entre sí en lo referente a la motivación. Las necesidades humanas que motivan el comportamiento humano provocan modelos de comportamiento que varían de individuo a individuo aún mas, tanto los valores y los sistemas cognitivos de las personas, como las habilidades y destrezas para materializar los objetivos personales son diferentes.

Moore (citado por Díaz y Hernández, 2002), explica que la

motivación implica un conjunto de fuerzas o energías que mueven o dirigen al individuo a una forma determinada de actuar La motivación en el aula El tema de la motivación en el aula, es un aspecto novedoso en la actualidad, entre los teóricos que lo han estudiado, se encuentra Bueno (2004), quien explica que desarrollar el tema de la motivación en el aula y como mejorar la misma, es un tema complejo, ya que puede tomar dos ópticas: a) La banal, que se refiere a cuando se cree o se piensa que el origen de la desmotivación se encuentra en el alumno mismo; se tiene la falsa creencia de que el alumno se motivará haciendo la materia más atractiva, un liderazgo atractivo por parte del docente; total que al final se termina dando una serie de técnicas de gestión de aula que no tiene nada que ver con motivación. b) La sensata, esta explica que lo primero en lo que hay que centrarse es entender que el hecho de que el alumno se encuentre desmotivado no es solo su responsabilidad, sino también el docente tiene una cuota de responsabilidad y por supuesto sin olvidar que los compañeros de clases, la familia, sus amigos o el lugar donde vive puede dar o quitar las ganas de estudiar.

15


Sin embargo, a los fines de desarrollar este trabajo a la investigadora le interesa es conocer la interacción del docente- alumno, en el aspecto concerniente a la motivación. Así Bueno (ob.cit), apunta que el predominio que tienen las expectativas que el docente forma con respecto a sus alumnos se puso de manifiesto en el año 1968. Desde esa época, hasta la presente se ha experimentado e incluso probado en una cantidad de ocasiones que las expectativas o previsiones que sobre las posibilidades de alumnos influyen determinantemente en el rendimiento que puedan alcanzar, hasta tal punto que llegan a cumplirse en el sentido que tengan.

16


CAPÍTULO III

MARCO METODOLOGICO

Postura Ontoepistémica

La posición ontoépistemica de la investigadora, se inclina hacia el paradigma humanista,

el cual el juicio central de este paradigma educativo según Lafarga

(1982), es el máximo aprendizaje de cada alumno en razón de su desarrollo integral, como persona humana diferente de los demás, como profesional en el área de su especialidad y como parte constructiva de una sociedad de hombres, de la cual se favorece y a la cual sirve con la actuación comprometida de su libertad. Cabe agregar que según las ideas de este paradigma, el aprendizaje significativo se origina cuando es autoiniciado y condicionado a que los alumnos puedan visualizar los objetivos, contenidos y actividades como algo relevante para su desarrollo y enriquecimiento personal. En tal sentido, para alcanzar el aprendizaje del alumno hay que incluirlo como totalidad (procesos afectivos y cognitivos), según la óptica. Rogers (2001) , apunta a que el aprendizaje no debe ser impuesto por el docente, sino que los alumnos deben ser activos, determinantes, muevan sus recursos propios, desplieguen sus potencialidades, se comprometan con su propio aprendizaje. Así Hernández (1988), explica que la educación humanista se define como de tipo indirecto, pues en ella el docente permite que los alumnos aprendan mientras estimula y promueve todas las búsquedas, experiencias y propósitos que éstos predilectamente inicien o decidan comenzar a fin de obtener aprendizajes vivenciales con sentido. De acuerdo con el paradigma humanista, los alumnos son sujetos individuales, únicos, diferentes de los demás; personas con iniciativa, con necesidades personales

17


de crecer, con habilidades y destrezas para desarrollar actividades y para solucionar problemas creativamente. En concepción de esta teoría, los estudiantes no son seres que sólo participan cognitivamente sino individuos con afectos, necesidades, intereses y valores particulares, a quienes debe considerarse en su personalidad integral. Agrega Hernández (ob.cit), que el fin esencial del docente humanista, por si se quiere decir de alguna manera, no es otro, que formar a los estudiantes en la toma de decisiones dentro de ámbitos donde prive el respeto a los derechos hacia los demás, y donde lo justo y lo injusto, como dogma, se cuestione. Partiendo de esta óptica, se pueda señalar algunos de los rasgos que debe asumir el educador humanista: (a) Debe ser un docente interesado en el alumno como persona total, (b) Se propone mantener una actitud abierta hacia nuevas formas de enseñanza, (c) Impulsa en su entorno (aula de clases) el espíritu cooperativo, (d) Es auténtico y genuino como persona, y así se da a conocer frente a sus alumnos, (e) Intenta comprender a sus alumnos poniéndose en el lugar de ellos (empatía) y actuando con mucha sensibilidad hacia sus percepciones y sentimientos, (f) Objeta las posturas autoritarias y egocéntricas, (g) Pone a disposición de los alumnos sus conocimientos y experiencia, así como que le brinda la seguridad a sus alumnos de que cuando ellos lo necesiten podrán contar con él. Por otra parte, Rogers (ob.cit), apunta que el alumno suscitará su propio aprendizaje en cuanto éste llegue a ser significativo para él mismo. Esto ocurre cuando en la experiencia se involucra a la persona como un todo, cuando se envuelven sus procesos afectivos y cognitivos, y cuando, además, el aprendizaje tiene lugar en forma experimental. En este sentido, reviste gran importancia que el alumno considere el tema a tratar como algo relevante para sus objetivos personales y que el aprendizaje se suscite con técnicas participativas, a través de las cuales el alumno tome decisiones, movilice sus propios recursos y se responsabilice de lo que va a aprender, tal como ya se expresó. Asimismo, se hace necesario la creación de un clima de respeto, seguridad, tolerancia, comprensión y apoyo para los alumnos. Por último, sugiere el citado autor que el profesor abandone las recetas redundantes, y se

18


decida a actuar de manera transformadora, con base en su personalidad, en su auténtico modo de ser. Naturaleza de la Investigación

El presente estudio se apoyará en una investigación de campo bajo un diseño cuantitativo de tipo no experimental descriptivo. En este sentido la investigación de campo, es definida por Acevedo y Rivas (1998), como “un proceso sistemático, riguroso y racional de recolección de datos, basado en una estrategia de recolección directa de la realidad de las informaciones necesarias para la investigación” (p.39). Sobre este particular, el Manual de Tesis de Grado de Maestría y Tesis Doctorales de la UPEL (1998), expresa: Análisis sistemático de problemas con el propósito de describirlos, explicar sus causas y efectos, entender su naturaleza y factores constituyentes o predecir su ocurrencia. Los datos de interés son recogidos de forma directa de la realidad, por el propio estudiante, en este sentido se trata de investigaciones a partir de datos originales o primarios. (p.5). Según este tipo de investigación, se recogen los datos de forma directa de la realidad donde se presenta. Asimismo, se empleará un diseño cuantitativo, definido por Hernández (2003), como aquel método basado en la experiencia, datos para contestar preguntas de investigación establecidas previamente y confía en la medición numérica, el conteo y frecuentemente el uso de la estadística para establecer con exactitud patronos de comportamiento en una población. La investigadora se posicionará en este diseño en virtud de que implementará instrumentos de medición y comparación que proporcionará datos mediante el uso de técnicas de estadísticas las cuales serán analizadas bajo el análisis factorial. Por otra parte, es de tipo no experimental no descriptiva, como anteriormente se menciono, definida por Danke (citado por Hernández y Otros, 1998), como “la

19


búsqueda y especificación de las propiedades importantes de personas, grupos, comunidades o cualquier otro fenómeno que sea sometido a análisis” (p.7). Según Sabino (1994), la investigación descriptiva propone: “conocer grupos homogéneos de fenómenos utilizando criterios sistemáticos que permitan poner de manifiesto su estructura o comportamiento, no se trata de la verificación de hipótesis, sino de la descripción de hechos a partir de un criterio”. (p.23). Asimismo el Manual de Trabajo Especial de Grado, Trabajo de Grado y Tesis Doctoral (2007), define al diseño de investigación no experimental descriptivo, como “trabajo de investigación cuyo propósito es la indagación de la incidencia y los valores en lo que se manifiesta una o más variables, en n momento determinado en el tiempo” (p.6). Entiéndase entonces, que el estudio descriptivo caracteriza un fenómeno o situación concreta indicando sus rasgos más particulares o diferenciadores. Procedimiento General para la Recopilación Con el propósito de recolectar la información requerida se utilizará la técnica de la encuesta, que se adapta a la investigación que se efectuará, en virtud de que se administrará simultáneamente a un determinado número de individuos, con un mínimo de tiempo requerido, cubriendo una extensa gama de información. La encuesta consiste, según Busot (1991), en obtener de los sujetos de la muestra, la información relacionada con el problema que se investiga por medio de un cuestionario o una entrevista diseñada para tal fin. Atendiendo a lo antes argumentado se empleará dentro de la técnica de la encuesta el cuestionario, ya que es el instrumento más idóneo para obtener los datos requeridos por la investigadora. El cuestionario, el cual técnicamente consiste según Bisquerra (1989), en “un conjunto más o menos amplio de preguntas y enunciados que se consideran relevantes para el rango característica o variable que son objeto de estudio” (p.150). En lo que respecta a la validez del contenido del cuestionario, Ruiz (1998), afirma que se refiere a una prueba básica para asegurar que el instrumento contiene

20


todos los ítems requeridos de acuerdo a los objetivos y a las variables de la investigación. La validez de la presente investigación se comprobará sometiendo el instrumento a un juicio de expertos. En este sentido se contará con tres (3) profesionales conocedores del tema quienes emitirán sus opiniones en relación a la precisión de los ítems y su correspondencia con los objetivos en estudio, tomando en cuenta: redacción, coherencia, pertinencia y tendenciosidad de los mismos. La confiabilidad del instrumento se determinará aplicando la encuesta a un grupo piloto del 10% de la población, con características similares, pero no formarán parte de la muestra de investigación. Por otra parte, la población con que se trabajará corresponde a los estudiantes del último trimestre de la Escuela de Derecho de la Universidad Yacambú. Para Valera (1989), una población es “un conjunto completo de individuos, objetos y medios que poseen una característica común observable” (p.39). Por su parte, Balestrini (1998), la población es cualquier conjunto de elementos que se quiera conocer o investigar algunas de sus características. Ahora bien, en el desarrollo de la investigación se llevará a cabo la técnica del muestreo aleatorio simple, que es realizado al azar y cada elemento de la población tiene igual probabilidad de integrar la muestra. En el presente estudio se seleccionará aleatoriamente diez (10) estudiantes de cada una de las secciones que conforman el último trimestre de la Escuela de Derecho de la Universidad Yacambú. La muestra estará conformada por el 30% de la población. En este sentido, la muestra es definida por Hernández y Otros (1998), como “un sub-conjunto representativo de un universo” (p.53). Análisis e Interpretación de los Resultados

En la investigación luego de la aplicación del instrumento y finalizada la recolección de los datos, se procederá a aplicar el análisis de los datos para dar respuesta a las interrogantes de la investigación, previa codificación, tabulación y

21


utilización de la informática a los efectos de su interpretación que permitirá la elaboración y presentación de tablas y gráficas estadísticas que reflejan los resultados. Los procedimientos que se utilizaran para realizar la tabulación, análisis y la interpretación de los datos recopilados será a través de un tratamiento estadístico de los datos específicamente el análisis factorial, usando de apoyo el programa estadístico SPSS. En tal sentido, el análisis factorial, es definido por Montoya (2007), como una técnica usada para revelar agrupaciones de variables de tal manera que las variables de cada grupo estén altamente correlacionadas y los grupos estén relativamente incorrelacionados. Con esto se conseguirá disminuir un número de variables intercorrelacionadas a un número inferior de factores no correlacionados, que permitirán exponer la mayor parte de la variabilidad de cada una de las variables. Mediante el uso del análisis factorial se analizará la varianza común a todas las variables. Se partirá de una matriz de correlaciones; se buscará ciertamente de simplificar la información que suministre la matriz de correlaciones. Debidamente 2

se operará con las correlaciones elevadas al cuadrado (r ), que enunciarán todo lo que hay (proporción) de varianza común entre las variables. El propósito de todo análisis es condensar las observaciones llevadas a cabo de manera tal que provean respuesta a las interrogantes de la investigación. En cambio la interpretación, más que una operación diferente, es un aspecto específico del análisis su fin es según Selltiz (1976) "buscar un significado más amplio a las respuestas mediante su trabazón con otros conocimientos disponibles” (p.68), que permitan la definición y clarificación de los conceptos y las relaciones entre éstos y los hechos objeto de la investigación.

22


REFERENCIAS

Acevedo, R. y Rivas, J. (1998). Técnicas e Investigación II. Caracas: Universidad Nacional Abierta. Balestrini, M. (1998). Técnicas de Investigación Científica. Barcelona: CEAL. Beltrán, J y Bueno, J. (1995). Psicología de la Educación. [Documento en línea]. Disponible: http://www.monografias.com [Consulta: 2013, Junio 19]. Beltrán, J. (2003). De la Pedagogía de la Memoria a la Pedagogía de la Imaginación. Madrid: Educared. Bisquerra, R. (1989). Métodos de la Investigación Educativa. Barcelona, España: CEAC Bransford, Y Vye. (1996). Una perspectiva sobre la investigación cognitiva y sus implicaciones para la enseñanza. Buenos Aires: Resnick y Klopfner. Aique. Bueno, J. (2004). La Motivación del alumno en el aula. Barcelona: ICCE. Busot, A. (1991). Investigación Educacional. Maracaibo: LUZ. Camperos, L. (1995).Estrategias cognoscitivas y afectivas del aprendizaje. Revista Latinoamericana de Psicología. Caracas. Carrasco, J. (1995). Cómo aprender mejor. Estrategias de aprendizajes. Madrid: Rialp Castellanos, E. (2006) . Gerencia de Aula y Estrategias de Aprendizaje. [ Documento en Línea]. Disponible: http://www.monografias.com/trabajos55/gerencia-deaula/gerencia-de-aula.shtml [Consulta: 2013, junio 19]. Castro, I. (2009). Actualización del docente en gerencia de aula para el logro de un aprendizaje creativo. Trabajo de grado no publicado. Universidad Pedagógica Experimental Libertador: Barquisimeto. Chiavenato, I. (1990). Introducción a la Teoría Gerencial de la Administración (3ra ed). México: Mc Graw Hill. Chiavenato, I.(1998). Administración de Recursos Humanos. México: Mc Graw Hill.

23


Chung, K. Y Megginson, L. (1981). Organizational behavior. New York: Harper and Row, publishers. Correa, C. (1999). Aprender y Enseñar en el siglo XXI. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio. Davis, K. y Newstrom, J. (1991). Comportamiento Humano en el Trabajo. México: Mc Graw Hill Díaz, F. y Hernández, G. (2002). Estrategias docentes para un aprendizaje significativo. Mexico: Mc Graw Hill. Díaz, P. (1985). Lecciones de Psicología. Caracas: Ediciones. Fermín, I. Y Rubino, N. (1997). Gerencia y Liderazgo. Material Instruccional. Caracas: UPEL-IPC. Flores, C. (1999). Motivación, una alternativa para el éxito. Caracas: FEDUPEL Gagné, H. (1993). Inteligencias múltiples. Buenos Aires: Paidós. Gascón, M. (2013). Algunos Tipos de Liderazgo.. Momento II. Barquisimeto: UNY González, O. (1996). Tendencias Pedagógicas Contemporáneas. Colombia: El Poiras. González, A. (1998). Hacer Docente y el Proceso de Generacion de Tecnologia Educativo 2000. González, V. (2000). Tendencias pedagógicas en la realidad educativa actual. Bolivia: Tarija. Hernández y otros. (1998). Metodología de la Investigación. México: McGraw Hill. Hernández, G. (1988). Paradigmas en Psicología de la Educación. México: Paidós. Huertas, J. (1996). Motivación. Querer aprender. Buenos Aires: Aique. Lafarga, J. (1982). Aportaciones de la Psicología Humanista a la Educación. Mexico: Sociedad Mexicana de Psicología. Lazo, J. y Vergara, J. (2008). Liderazgo en el Aula. Disponible: http://gestionyliderazgoeneducacion.bligoo.com/content/view/189465/LIDERAZG O-EN-EL-AULA.html. [Consulta: 2013, Junio 19].

24


Lovera, L. (2005). La motivación y la actitud en el aula del docente de la Escuela Bolivariana Tintorero, Municipio Jiménez del Estado Lara. Trabajo de grado no publicado. Universidad Pedagógica Experimental Libertador: Barquisimeto. Llovera, A. (1998). Desarrollo de Procesos cognoscitivos. Universidad Pedagógica Experimental Libertador. Instituto de Mejoramiento Profesional del Magisterio. Marsh, L. (1987). Organizations New York..New York: Jhon Will Y and Sons. Marzano, R. Y Mc Nutly, B (2003). Disponible: “Balanced leadership: what 30 years of research tells us about the effect of leadership on student achievement. [Consulta: 2013, junio 19]. Montoya, O. (2007). Aplicación del Análisis Factorial a la Investigación de Mercados. Caso Estudio. Scientia et Technica Nro35. Colombia: Universidad Tecnológica de Pereira Morales, N. (2005). El clima social y emocional para la convivencia y el aprendizaje en aula. Trabajo de grado no publicado. Universidad Pedagógica Experimental Libertador: Barquisimeto. Pérez, A. (2005). Educar en el Tercer Milenio. Caracas: San Pablo. Piaget, J. (1973). Psicología y Pedagogía. Barcelona: Ariel. Piaget, J. (1975). Seis estudios de psicología. Buenos Aires: Barral. Reyes, A. (1999). Técnicas y modelos de calidad en el salón de clases. México: Trillas. Rodríguez, J. (2005). Gestión del docente de aula en el proceso de aprendizaje en la I y II etapa de educación básica de la Unidad Educativa Estadal “Antonio Pinto Salinas” de Barquisimeto, Estado Lara. Trabajo de grado no publicado. Universidad Pedagógica Experimental Libertador: Barquisimeto. Rogers, J. (2001). El Proceso de Convertirse en persona. México: Paidós. Rojas, F. (2001). Enfoques sobre el aprendizaje humano. [Documento en línea]. Disponible en http://www.ares.unimet.edu.ve/ programación/psf [Consulta: 2013, Junio, 18]. Ruiz, C (1998). Construcción y Evaluación de Instrumentos. Barquisimeto: Ediciones Cyddec. Ruiz, E (1989). Supervisión Clínica Gerencial. Caracas: Li Tro- Re Ruiz, L. (1992). Gerencia en el Aula. Venezuela: FEDUPEL. Sabino, C. (1994). Como hacer una tesis y elaborar todo tipo de escritos. Panapo.

25


Selltiz, C. (1976). Métodos de la Investigación en las Relaciones Sociales (8va edición). Madrid: Rialp. Serrano, M. (1999). El proceso de Enseñanza Aprendizaje Universidad de los Andes, Merida- Venezuela. Silva, C. (2009 ). Rol del docente directivo como líder motivacional en la educación básica en el Núcleo Escolar Rural 155”A” de la Parroquia Bolívar, Municipio Moran del Estado Lara. Trabajo de grado no publicado. Universidad Pedagógica Experimental Libertador: Barquisimeto. Sisk, H y Sverdlik. M (1979). Administración y Gerencia de Empresas. Estados Unidos: South-Westewrn Publishing Co. Universidad Pedagógica Experimental Libertador (1998). Manual de Trabajos de Grado de Especialización y Maestría y Tesis Doctorales. Caracas: Autor. Universidad Santa María (2001). Normas para la Elaboración, Presentación y Evaluación de los Trabajos Especiales de Grado. Caracas: Fondo Editorial USM. Universidad Yacambú, Vicerrectorado de Investigación y Postgrado (2007). Manual de Trabajo Especial de Grado, Trabajo de Grado y Tesis Doctoral de la Universidad Yacambú. Barquisimeto: Autor. Valera, R. (1989). Estadística Aplicada a la Educación. Universidad Pedagógica Experimental de Maracay. Whittaker, J. (1996). Psicología. Madrid: Nueva Editorial Interamericana, S.A.

26


Anteproyecto