Issuu on Google+

Facultad de Ciencias Económicas y de Administración Universidad de Chile.

“Principales Características de los hijos” (Una Visión para Chile)

1998 Asignatura: Seminario de Título. Profesor: David Bravo U. Alumno: Jorge Lazcano F.


INDICE

I. INTRODUCCION II. MARCO TEORICO •

Evidencia empírica sobre preferencias en la asignación de recursos al interior de la familia en Chile.

Ejemplos Internacionales.

Hallazgos encontrados para Chile.

III. ASPECTOS METODOLÓGICOS IV. IDENTIFICACIÓN DE PADRES ADSCRITOS A UN DETERMINADO ESTADO CIVIL

Características de los jefes de núcleo según tramos de edad

Características educacionales de los jefes de núcleo

V. IDENTIFICACIÓN DE HIJOS ADSCRITOS A UN DETERMINADO ESTADO CIVIL DE SUS PADRES •

Educación

Trabajo y empleo

VI. RESUMEN Y CONCLUSIONES VII. ANEXOS •

Preguntas utilizadas

2


Radiografía de la familia Nacimientos en 1995 Total

265.932

Legítimos

158.291

Ilegítimos

107.641

Estado de separación y formación de pareja VIVE SOLO

VIVE EN PAREJA

Separados de hecho

82,4

73,7

Anulado legalmente

11,6

20,8

En proceso de nulidad

4,6

4,0

Estado civil CENSO

SOLTEROS

CASADOS

CONVIVIENTES VIUDOS

SEPARADOS O ANULADOS

*1960

44,4

45,1

3.0

5,9

1,6

*1970

44,0

46,1

2,2

5,8

1,9

***1982

37,7

50,7

3,4

5,5

2,7

**1992

33,5

51,8

5,7

5,2

3,8

*Respecto del total de población de 12 años y más ** Respecto del total de población de 14 años y más *** Respecto del total de población de 15 años y más FUENTE: Instituto Nacional de Estadísticas (INE)

3


I. INTRODUCCION

4


Sin duda las políticas públicas con respecto al tema de la familia, entendidas como un instrumento destinado a garantizar un desarrollo integral y efectivo del mundo civil en los procesos de desarrollo y transformación que el país esta viviendo es muy reciente. Este tema es del tipo emergente y dada su complejidad, está demandando un esfuerzo aun mayor al que se había desplegado tradicionalmente por parte de las instituciones relevantes en el tema. La manera en que los padres asignan los recursos familiares disponibles puede originar considerables efectos sobre los niños, siendo de especial interés para este estudio aquellos asociados al capital humano recibido por el niño, en razón de que éste influirá en su productividad una vez que ha crecido, así como también en sus expectativas de vida. Hoy en día no basta implementar programas que se encuentren dentro de un contexto religioso sino que es preciso orientar muchas acciones sobre la base de criterios científicos y económicos. A la luz de lo relevante de los resultados obtenidos en relación con el comportamiento de la familia, base esencial de muchas sociedades (incluida la nuestra), es importante impulsar un aumento en el número de estudios que se realizan sobre éste tema. Ahora bien, sería interesante profundizar éstas investigaciones a través de estudios bajo la dirección de equipos multidisciplinarios que permitan no sólo confirmar la consistencia o no de un determinado modelo, sino también responder él por qué se producen determinadas conductas dentro de los miembros de la familiar. Lo anterior tiene como base una búsqueda de comprensiones más globales de los comportamientos familiares, logrando con ello conclusiones más fuerte para diferentes sociedades y por ende obtener mayor eficiencia a la hora de utilizar éstos antecedentes. Los objetivos de este estudio han sido procesar la información contenida en la encuesta CASEN 1996 y obtener elementos cuantitativos y empíricos de los hijos en relación con sus familias para de esta forma entregar un diagnostico claro de las variables en juego al momento de tomar decisiones que afecten el desarrollo normal de los hijos al interior de la familia. Esperamos que este material sea objeto de cierta reflexión objetiva respecto del tema.

5


II. MARCO TEORICO

6


El disponer de información sobre como se asignan los recursos intrafamiliares es una herramienta vital a la hora de determinar los canales óptimos por los cuales conducir políticas públicas dirigidas hacia la familia. El hecho de no considerar la diferencia existente en la distribución de éstos recursos puede disminuir severamente la eficacia y/o eficiencia de la política trazada. A modo de ejemplo y según lo estudiado, los ingresos no laborales en manos de la mujer tienen mayor impacto sobre la salud de la familia que si tales ingresos estuvieran en manos del hombre. Por lo tanto, si determinada política pública tuviera como objetivo mejorar la salud del niño a través de la asignación de un subsidio nutricional, entonces el canal más eficaz para dicha política seria aquel que lograra que la administración y control de tal subsidio estuviera en manos de la madre en lugar de las del padre. En diversos estudios empíricos se ha encontrado evidencia que nos permite hablar de preferencia en los padres a la hora de distribuir los recursos familiares entre los miembros de su familia. La evidencia encontrada señala que estas preferencias, en la asignación de recursos entre sus hijos, varía según variables tales como género de los miembros de la familia, nivel educacional de los padres, ingreso no laboral que éstos controlan, orden de nacimiento de los hijos, etc. Los estudios de comportamiento familiar neoclásicos usan modelos económicos que, implícitamente y explícitamente, tratan a la distribución de recursos intrafamiliares como resultado de maximizar una función de bienestar familiar, donde destacan características de preferencias comunes, con lo cual los impactos de variables como ingreso laboral, independiente de quien los asigne, son los mismos para todos los miembros de la familia. Los primeros modelos de familia formulados se deben principalmente a Becker (1964,1981) y son bastante simples, donde el espíritu de ellos se resumen en la siguiente frase: "No importa quien genere los ingresos, pues existe un agente representativo (dictador), que decide la asignación de estos recursos y los impactos que esta distribución tiene sobre los miembros de la familia afecta de igual forma a todos". Sin embargo determinados economistas han demostrado inconsistencia de datos reales con la hipótesis de preferencias homogéneas. Para ello han presentado modelos que evidencian como los padres exhiben preferencias, por ejemplo, según sexo. Si la asignación sobre bases de preferencias comunes es incorrecta, entonces estas preferencias no deberian reflejar diferencias en la asignación de recursos dependiendo de quien los controle (poder de negociación). Por lo tanto, los modelos

7


usados en Chile han buscado contrastar al modelo Beckeriano con la realidad, lo que a la luz de los datos no es tan cierto. Los modelos usados para evidenciar preferencias, han medido el impacto de determinadas características de los padres (nivel de educación, edad, ingreso no laboral controlado, poder de negociación, etc.) sobre sus hijos; para ello se miden efectos en variables asociadas básicamente a la salud del niño. Cabe señalar que los parámetros asociados a la “función” salud dependen exclusivamente de los elegidos por los autores de cada estudio, pudiendo ser en algunos casos comunes. Thomas (1994) por ejemplo usa altura por edad dado que los nutricionistas lo consideran como una medida de status nutricional. Thomas y Contreras, en su estudio sobre la sociedad de Indonesia, utilizaron en sus estimaciones variables que incluyen datos de fiebre, tos y enfermedades a los ojos de los niños.

EVIDENCIA EMPÍRICA SOBRE PREFERENCIAS EN LA ASIGNACIÓN DE RECURSOS AL INTERIOR DE LA FAMILIA EN CHILE. La manera en que los padres asignan los recursos familiares disponibles puede originar considerables efectos sobre los niños, siendo de interés para este estudio aquellos asociados al capital humano recibido por el niño, en razón de que éste influirá en su productividad una vez que ha crecido, así como también en sus expectativas económicas de vida. Por ejemplo:

Los ingresos no laborales en manos de la mujer tienen mayor impacto en la salud de la familia que si estuvieran en manos del padre.

Los ingresos no laborales de la mujer tienen efectos positivos mayores sobre la altura de sus hijas con relación a la de sus hijos (Brasil)

La educación de la madre, relativa a la del padre, también tiene mayor impacto en la altura de sus hijas con respecto a sus hijos. (Ghana)

Se encuentra evidencia de especialización por género en la forma de criar a los hijos (Chile)

8


Especialización orden de nacimiento de los niños, es decir primogénito v/s no primogénitos

OTROS EJEMPLOS INTERNACIONALES

la salud del niño tiende a aumentar más si los recursos adicionales del hogar están en manos de la mujer que en manos del hombre, (Ghana, Brasil y EEUU) Thomas (1994),

Los recursos en manos de la mujer reducen la fertilidad más que los recursos en manos del hombre. (Tailandia Schultz (1990))

La existencia de discriminación contra las niñas en asistencia escolar para Botswana, Chenichovsky (1995)

Discriminación en contra de los niños en asistencia escolar en Brasil La educación de la madre tiene efectos significativamente positivos sobre el peso de sus hijas

pero no en el de sus hijos. en Matlav (Bangladesh) Todos éstos estudios cuestionan la hipótesis de preferencias homogéneas dentro de la familia, para distintas sociedades y razas alrededor del mundo.

HALLAZGOS ENCONTRADOS PARA CHILE El modelo de preferencias comunes en la asignación de recursos al interior de la familia postula que, bajo determinados supuestos, los efectos del ingreso sobre diferentes miembros de la familia debiesen tener el mismo impacto, independiente de quien los controle. El estudio llevado para Chile es ajeno a éste resultado ya que en nuestro país también se da la situación que las madres tienden a favorecer en su asignación a las hijas con respecto a los hijos, representando los padres una conducta inversa, es decir, no existe evidencia empírica global de un comportamiento de preferencias comunes.

Efecto significativo de la edad de la madre, favoreciendo a las hijas, mientras que la edad del padre favorece a los hijos.

9


A más alto nivel educacional (entre 13 y 18 años de estudio), las madres tienen efectos más fuertes en las hijas, mientras que los padres en sus hijos.

Según la hipótesis del primogénito, la edad de la madre ejerce grandes efectos sobre éste, pero también efectos mayores en los no primogénitos con respecto a la educación de ella.

Si se considera al padre, parece no existir grandes efectos sobre el primogénito, ni tampoco efectos mayores en los no primogénitos con respecto a la educación de él.

Bajo la hipótesis primogénito v/s no primogénitos, el ingreso no laboral paternal no tiene efectos significantes en la nutrición del niño.

La educación de las madres impacta mayormente en las hijas mientras que la de los padres favorece a sus hijos en relación con sus hijas.

No hay evidencia de preferencia del género con respecto a la edad de los padres ni con respecto al nivel educacional.

Evidencia de especialización paternal por género en la crianza del niño.

Con respecto a la educación de la madre, las estimaciones muestran que a logros educativos más altos respecto de sus esposos, éstas cuidan menos de sus niños que aquellas menos educadas.

La educación de la madre parece ser más importante que la del padre en procurar nutrición, pareciendo ser increíble que las madres chilenas gasten relativamente más tiempo con sus niños que lo que sus padres lo hacen.

Adicionalmente, a niveles educativos más altos (13 a 18 años), los

padres parecen favorecer

mayormente a sus hijos mientras que sus madres a sus hijas. En éste escenario se hace obvio el cambio de asignación de recursos en una familia integrada por padre y madre en relación con una familia de características distintas.

10


Por todo lo anteriormente dicho es que al abordar el anรกlisis de la familia en Chile debemos tener en cuenta los distintos modelos estudiados para quienes lean el presente trabajo.

11


III. ASPECTOS METODOLÓGICOS

12


El presente estudio en su opción metodológica corresponde al tipo de diseño que se denomina descriptivo. Con este tipo de diseño, las preguntas que se utilizaron a través de los instrumentos de recolección de datos, permite acercarse a algunas tipologías descriptivas respecto a la situación y condición de la realidad de los hijos y acercarse al tema del divorcio en Chile, llegándose a obtener como producto un diagnóstico especifico de los hijos de personas sin pareja y según las variables primarias de origen, es decir, aspectos psicológicos, socioeconómicos y sociodemográficas. Estas variables de origen o independientes primarias son relevantes en su relación con las variables dependientes del estudio. Las actividades que implicaron la realización del presente estudio son las que a continuación se detallan, según etapas del trabajo: En primer lugar crear un marco muestral para el estudio, definir las preguntas importantes de la encuesta para ser utilizadas en nuestro estudio. Para ello, las actividades centrales fueron:

Discusión acerca de la utilización de criterios para determinar las variables relevantes acerca del Estado Civil de los padres y situación de los hijos.

Definición de las áreas relevantes

Definición de uso de las variables

Análisis cualitativo de variables ítem por ítem

Preparación y sugerencias para ser discutidas con el profesor guía.

Segunda etapa: Procesamiento y análisis de datos (encuesta CASEN): Fue el momento de la generación de las bases de datos y el inicio del análisis de los mismos

Determinación del plan de análisis de los datos. Estableciendo las frecuencias absolutas y relativas, determinación de cruces de variables bi-variados simples y bi-variados con variables de control, determinación de la utilización de cuadros y gráficos demostrativos de la situación de los datos obtenidos y su análisis correspondiente

En primera instancia nos abocamos a establecer diferencias significativas entre hijos de padres separados v/s hijos de padres en situación “regular”, en el plano educacional y de RRHH en general, haciendo distinción entre distintos estratos socioeconómicos para luego hacer algunas hipótesis de

13


cómo influiría en la economía un aumento de las separaciones: desmedro, mejoramiento o redistribución de recursos, para esto tuvimos que:

Hacer cuadros demostrativos

Buscar posibles variables relevantes del problema

Comparar variables relevantes

Contrastamos básicamente a los hijos de padres separados, anulados y viudos y analizamos su perfil educacional y empleo en relación con trabajo infantil y deserción escolar básicamente; todo esto analizado en comparación a hijos de padres no separados. Para propósitos de estimación, se enfoco el estudio en el nivel educacional del niño como un indicador de la demanda de educación del niño desde la familia. La educación del niño se comparo con respecto a características familiares, controlando la situación civil de la madre o el padre. También se incluyeron la edad y nivel educacional de los padres a fin de determinar cuan importante es la correlación entre las técnicas de educar a un niño y la situación familiar. La razón de incluir las variables antes señaladas está en que el sentido común dice que al existir la presencia del padre éste influiría en forma positiva en la educación de sus hijos; la presencia paternal debería ser sinónimo de poder de negociación y mayores recursos para la educación, por lo tanto, debería influir directamente en la asignación de los recursos intrafamiliares. El caso de la educación es similar pues un padre más educado que su pareja, probablemente, tiene más poder en la determinación final de la asignación de los recursos. Luego, los resultados encontrados deberían mostrar que situación civil de los padres impactan mayormente en educación de los hijos. Al mismo tiempo, debería haber evidencia de diferencia con respecto a la edad de los padres y con respecto al nivel educacional, también deberían existir diferencias en la oferta laboral de una mujer de estado civil con pareja v/s una sin pareja, esta situación reflejaría costos de oportunidad de criar niños con relación a decisiones de oferta laboral femenina y también de necesidades atingentes a la situación familiar.

14


IV. IDENTIFICACIÓN DE PADRES ADSCRITOS A UN DETERMINADO ESTADO CIVIL

15


En general para el análisis de las estructuras de los hogares, se ha definido una tipología que considera siete tipos de hogares: Unipersonal, pareja sin hijos, nuclear (Jefe, cónyuge e hijos menores de 18 años, hijos de 18 años y más siempre que no tengan dependiente propios) y extenso (Jefe, cónyuge, hijos y otros familiares), en las ultimas dos categorías se distingue entre completa e incompleta, si están presentes ambos cónyuges o si no lo están, respectivamente. Finalmente, se definió la categoría hogar extenso amplio (Jefe, cónyuge, hijos, otros familiares y no familiares) la tipología hogares, que se ha definido, toma como referencia las definiciones censales tradicionales, aunque las adopta de una manera más concordante a los objetivos de este trabajo, por lo tanto corresponden a definiciones de carácter operativo relacionadas con el análisis de las implicancias económicas de los diversos tipos de familia. De mas esta mencionar que la definición de tipos de familia amerizaría un trabajo más profundo sobre los significados sociológicos y culturales de las diversas formas de familia, sin embargo esto supera con creces los objetivos de este trabajo. Para el análisis de la estructura de los hijos con relación al estado civil de los padres, se ha utilizado la definición núcleo familiar de jefe de núcleo, donde el núcleo corresponde a: Jefe, cónyuge e hijos menores de 18 años, hijos de 18 años y más siempre que no tengan dependiente propios, dentro de los jefes de núcleo se encuentran los casados, convivientes, anulados, separados y viudos, estos se encuentran en la siguiente relación separados ambos por sexo. Jefedel nucleo Hombres Mujeres Total

Casado % Conviviente % Anulado % Separado % 411.027 96,69% 64.735 89,08% 773 21,81% 13.791 23,69% 14.062 3,31% 7.938 10,92% 2.773 78,19% 44.436 76,31% 425.089 100,00% 72.673 100,00% 3.546 100,00% 58.228 100,00%

Viudo % 15.167 19,86% 61.190 80,14% 76.357 100,00%

Soltero % Total 29.855 27,46% 535.349 78.855 72,54% 209.254 108.710 100,00% 744.603

16


Esta clasificación se simplifico al agrupar esta categoría en dos grupos que llamaremos en el resto del trabajo “Situación Regular” y “Situación Irregular”, según lo que queremos obtener para el trabajo, es decir, hijos que viven con ambos padres, en relación a los que conviven con solo uno de ellos, por esto consideraremos situación regular a padres casados o convivientes y en segundo termino a padres anulados, separados o viudos, de esta formas las categorías quedan de la siguiente forma: Jefe del nucleo Hombres Mujeres Total

Casado o conviente

%

475.762 22.000 497.762

95,58% 4,42% 100,00%

Anulado, separado, viudo o soltero 59.587 187.254 246.842

%

Total

%

24,14% 535.349 71,90% 75,86% 209.254 28,10% 100,00% 744.603 100,00%

17


Al comparar la distribución de jefes de hogares según su situación civil por quintiles de años de educación, se observa que en el primer quintil con menos educación la proporción de hogares en situación irregular es muy superior al promedio nacional. En los quintiles superiores de educación, la proporción de hogares en situación irregular es inferior al nacional. Esto denota, que a pesar de ser un tema que atraviesa a toda la sociedad, el fenómeno de casos en situación irregular se concentra principalmente en la población con menos educación y fundamentalmente en el primer quintil. Jefes de nucleo según situacion civil y quintil de educacion 1 % 2 % 3 % 4 % 5 % Total % Regular 94.213 57,53% 95.461 67,09% 179.750 71,23% 26.818 65,51% 94.010 70,90% 490.252 66,98% Irregular 69.562 42,47% 46.830 32,91% 72.612 28,77% 14.123 34,49% 38.586 29,10% 241.713 33,02% Total 163.775 100,00% 142.291 100,00% 252.362 100,00% 40.941 100,00% 132.597 100,00% 731.965 100,00%

Al mismo tiempo si comparamos la distribución de jefes de hogares según su situación civil por quintiles de ingreso percapita, se observa exactamente lo contrario que en el primer caso, es decir en los quintiles superiores de ingresos, la proporción de hogares en situación irregular es superior al nacional. Esto es debido a que existe una situación de ciclo de vida, debido a que los ingresos son mayores en los niveles más altos de edad. Jefes de nucleo según situacion civil y quintil de ingreso percapita 1 % 2 % 3 % 4 % 5 % Total % Regular 102.858 69,05% 103.990 69,84% 99.374 66,72% 96.817 65,02% 94.722 63,61% 497.762 66,85% Irregular 46.105 30,95% 44.899 30,16% 49.561 33,28% 52.082 34,98% 54.195 36,39% 246.842 33,15% Total 148.963 100,00% 148.889 100,00% 148.935 100,00% 148.899 100,00% 148.917 100,00% 744.603 100,00%

Lo anteriormente dicho se puede demostrar en la siguiente tabla, donde los menores de 45 años superan en porcentaje al promedio nacional en los quintiles más pobres. 1 Menores de 25 108.231 26 a 45 488.035 45 a 60 166.444 Mayores de 60 108.723 Total 871.433

% 12,42% 56,00% 19,10% 12,48% 100,00%

2 96.061 433.011 188.914 153.014 871.000

% 11,03% 49,71% 21,69% 17,57% 100,00%

3 % 74.463 8,55% 383.134 43,97% 206.928 23,75% 206.747 23,73% 871.272 100,00%

4 65.601 350.196 236.523 218.741 871.061

% 7,53% 40,20% 27,15% 25,11% 100,00%

5 51.985 358.891 263.583 196.705 871.164

% 5,97% 41,20% 30,26% 22,58% 100,00%

Total 396.341 2.013.267 1.062.392 883.930 4.355.930

% 9,10% 46,22% 24,39% 20,29% 100,00%

18


En el siguiente cuadro se puede comparar la distribución de jefes de hogar según situación civil y edad de forma más detallada. En el caso de los jefes de núcleo regulares se observa que más del 50% de ellos son hogares jóvenes con jefes entre los 26 y 45 años de edad, Regular 1 % 2 % Menores de 2555.671 9,25% 52.073 8,56% 26 a 45 381.042 63,33% 337.465 55,47% 45 a 60 113.578 18,88% 139.516 22,93% Mayores de 6051.430 8,55% 79.285 13,03% Total 601.721 100,00% 608.339 100,00% Irregular 1 Menores de 2552.560 26 a 45 106.993 45 a 60 52.866 Mayores de 6057.293 Total 269.712

% 19,49% 39,67% 19,60% 21,24% 100,00%

2 43.988 95.546 49.398 73.729 262.661

3 % 36.668 6,31% 292.067 50,24% 149.333 25,69% 103.271 17,76% 581.339 100,00%

4 35.437 259.016 164.118 107.810 566.381

% 6,26% 45,73% 28,98% 19,03% 100,00%

5 16.389 249.090 184.453 104.194 554.126

% 2,96% 44,95% 33,29% 18,80% 100,00%

Total 196.238 1.518.680 750.998 445.990 2.911.906

% 6,74% 52,15% 25,79% 15,32% 100,00%

% 3 % 16,75% 37.795 13,04% 36,38% 91.067 31,41% 18,81% 57.595 19,86% 28,07% 103.476 35,69% 100,00% 289.933 100,00%

4 30.164 91.180 72.405 110.931 304.680

% 9,90% 29,93% 23,76% 36,41% 100,00%

5 35.596 109.801 79.130 92.511 317.038

% 11,23% 34,63% 24,96% 29,18% 100,00%

Total 200.103 494.587 311.394 437.940 1.444.024

% 13,86% 34,25% 21,56% 30,33% 100,00%

A modo de conclusión es importante constatar que un 44,89% de los núcleos dirigidos por mujeres se concentran en el 40% inferior de la distribución de ingresos. Por el contrario, solo un 40% de los jefes de hogar hombre se ubican en este mismo tramo de ingresos. Este fenómeno de mayor proporción de mujeres en los hogares más pobres se ha dado en llamar feminización de la pobreza

19


Características de los jefes de núcleo según tramos de edad En el siguiente cuadro se puede comparar la distribución de jefes de hogar según situación civil y edad. En el caso de los jefes de hogar en situación regular se observa que más del 50% de ellos son hogares jóvenes con jefes entre los 26 y 45 años. Del mismo modo, se puede mencionar que cerca de un 85% de los jefes de hogar en situación regular son menores de 60 años. General Menores de 25 26 a 45 45 a 60 Mayores de 60 Total

Regular 196.238 1.518.680 750.998 445.990 2.911.906

% 6,74% 52,15% 25,79% 15,32% 100,00%

Irregular 200.103 494.587 311.394 437.940 1.444.024

% Total % 13,86% 396.341 9,10% 34,25% 2.013.267 46,22% 21,56% 1.062.392 24,39% 30,33% 883.930 20,29% 100,00% 4.355.930 100,00%

En el caso de los jefes de núcleo en situación irregular es claramente diferente. Solo un 54% de los núcleos dirigidos en situación irregular son menores de 60 años, lo que representa una diferencia de casi treinta puntos porcentuales para esta misma cifra en el caso de los que se encuentran en situación regular. Al analizar estas diferencias para el caso del 40% más pobre de los hogares, se obtiene que en los jefes de hogar en situación regular, mas de un 65% de estos son menores de 46 años. Por el contrario, mas de un 67% de los jefes de núcleo en situación irregular del primer y segundo quintil son mayores de 46 años. Regular Menores de 25 26 a 45 45 a 60 Mayores de 60 Total

1 % 2 % 3 55.671 9,25% 52.073 8,56% 36.668 381.042 63,33% 337.465 55,47% 292.067 113.578 18,88% 139.516 22,93% 149.333 51.430 8,55% 79.285 13,03% 103.271 601.721 100,00% 608.339 100,00% 581.339

% 6,31% 50,24% 25,69% 17,76% 100,00%

4 35.437 259.016 164.118 107.810 566.381

% 6,26% 45,73% 28,98% 19,03% 100,00%

5 16.389 249.090 184.453 104.194 554.126

% 2,96% 44,95% 33,29% 18,80% 100,00%

Total 196.238 1.518.680 750.998 445.990 2.911.906

% 6,74% 52,15% 25,79% 15,32% 100,00%

Irregular Menores de 25 26 a 45 45 a 60 Mayores de 60 Total

1 52.560 106.993 52.866 57.293 269.712

% 13,04% 31,41% 19,86% 35,69% 100,00%

4 30.164 91.180 72.405 110.931 304.680

% 9,90% 29,93% 23,76% 36,41% 100,00%

5 35.596 109.801 79.130 92.511 317.038

% 11,23% 34,63% 24,96% 29,18% 100,00%

Total 200.103 494.587 311.394 437.940 1.444.024

% 13,86% 34,25% 21,56% 30,33% 100,00%

% 19,49% 39,67% 19,60% 21,24% 100,00%

2 43.988 95.546 49.398 73.729 262.661

% 16,75% 36,38% 18,81% 28,07% 100,00%

3 37.795 91.067 57.595 103.476 289.933

En resumen, existe una marcada diferencia en la distribución de los jefes de hogar según situación civil y edad. Mientras los hogares presididos por personas en situación regular son

20


fundamentalmente jóvenes menores de 46 años, los hogares presididos por personas solas son principalmente mayores. En el caso de hogares en situación de pobreza, esta distinción se hace mas marcada aun.

Características educacionales de los jefes de núcleo Una de las variables más importantes dentro de las características educacionales de los jefes de hogar es la escolaridad media. Esta variable se obtiene al preguntar, por la cantidad de años de estudio aprobados. Esta información aparece en el siguiente cuadro a modo de referencia. Es sabido que los sectores rurales tienen en general niveles de educación más bajos que las áreas urbanas y especialmente con relación al Gran Santiago. Esto se debe a las mayores dificultades de acceso de los sectores rurales y a la deserción más temprana. El cuadro muestra los niveles de escolaridad de los jefes de núcleo por quintiles de ingreso y sexo como se podría esperar, se observa que existe una relación positiva entre niveles medios de educación y quintiles de ingresos. El quinto quintil posee los niveles de educación mas altos, sobre los doce años de estudio aprobados, lo que equivale a mas que educación media completa. El cuadro también muestra que para todos los quintiles existe una diferencia de aproximadamente un año de escolaridad. La excepción la constituye el ultimo quintil donde a diferencia asciende casi a cuatro años. General

1 6,80 Analfabeto 67.731 1 a 4 basico 175.632 5 a 8 basico 303.458 1 a 4 medio 269.831 Tecnico o Univ. 38.176 Total 854.828

% 7,92% 20,55% 35,50% 31,57% 4,47% 100,00%

2 7,84 50.849 155.752 233.945 338.871 76.020 855.437

% 5,94% 18,21% 27,35% 39,61% 8,89% 100,00%

3 8,79 43.854 139.842 190.982 329.555 155.425 859.658

% 5,10% 16,27% 22,22% 38,34% 18,08% 100,00%

4 10,49 32.005 95.188 156.781 318.594 254.739 857.307

% 3,73% 11,10% 18,29% 37,16% 29,71% 100,00%

5 14,21 8.362 40.151 95.951 219.468 490.835 854.767

% 0,98% 4,70% 11,23% 25,68% 57,42% 100,00%

Total 9,63 202.801 606.565 981.117 1.476.319 1.015.195 4.281.997

% 4,74% 14,17% 22,91% 34,48% 23,71% 100,00%

21


En el siguiente cuadro se puede observar la distribución de los jefes de núcleo según niveles de escolaridad y quintiles de ingreso. Regular Analfabeto 1 a 4 basico 5 a 8 basico 1 a 4 medio Tecnico o Univ. Total

1 35.214 116.708 222.053 193.924 22.252 590.151

% 5,97% 19,78% 37,63% 32,86% 3,77% 100,00%

2 22.562 104.064 164.753 257.164 49.597 598.140

% 3,77% 17,40% 27,54% 42,99% 8,29% 100,00%

3 % 17.245 3,00% 80.209 13,95% 126.595 22,02% 240.918 41,91% 109.933 19,12% 574.900 100,00%

4 13.575 43.561 94.020 224.650 182.843 558.649

% 2,43% 7,80% 16,83% 40,21% 32,73% 100,00%

5 3.007 19.190 46.837 134.881 342.222 546.137

% 0,55% 3,51% 8,58% 24,70% 62,66% 100,00%

Total 91.603 363.732 654.258 1.051.537 706.847 2.867.977

% 3,19% 12,68% 22,81% 36,66% 24,65% 100,00%

Irregular Analfabeto 1 a 4 basico 5 a 8 basico 1 a 4 medio Tecnico o Univ. Total

1 32.517 58.924 81.405 75.907 15.924 264.677

% 12,29% 22,26% 30,76% 28,68% 6,02% 100,00%

2 28.287 51.688 69.192 81.707 26.423 257.297

% 10,99% 20,09% 26,89% 31,76% 10,27% 100,00%

3 % 26.609 9,34% 59.633 20,94% 64.387 22,61% 88.637 31,13% 45.492 15,98% 284.758 100,00%

4 18.430 51.627 62.761 93.944 71.896 298.658

% 6,17% 17,29% 21,01% 31,46% 24,07% 100,00%

5 5.355 20.961 49.114 84.587 148.613 308.630

% 1,74% 6,79% 15,91% 27,41% 48,15% 100,00%

Total 111.198 242.833 326.859 424.782 308.348 1.414.020

% 7,86% 17,17% 23,12% 30,04% 21,81% 100,00%

Se aprecia una tendencia general a que los jefes de hogar en situación irregular tengan niveles de escolaridad inferior que los jefes de núcleo en situación regular. En efecto, un 35,51% de los jefes de núcleo en situación irregular tienen escolaridad por sobre la educación básica, en el caso de los jefes en situación regular esta cifra llega al 52,49%. En relación a estudios superiores, solo un 13,93% de los jefes de núcleo en situación irregular ha cursado este tipo de estudios, en el caso de padres en situación regular esta cifra supera el 19%. Esta diferenciación de niveles educacionales según situación civil puede estar explicada entre otras cosas, por la edad de los jefes de núcleo, tal como se describió anteriormente, existe una clara tendencia de que los jefes de núcleo en situación irregular sean mayores de 45 años, lo que significa que este grupo poblacional no ha sido precisamente beneficiado con la expansión de la matricula escolar de los últimos treinta años. Al analizar los niveles de educación de los segmentos pobres de la población, nos encontramos nuevamente con la situación de que las distinciones hechas para la población total son mas marcadas para los más pobres. A modo de ejemplo, cabe mencionar que en el caso de los jefes de hogar en situación irregular del primer quintil, se obtiene que solo el 23,96 de estos posee educación sobre el nivel básico. Por el contrario, en el caso de los jefes de hogar en situación regular un 27,56 de estos posee educación sobre el nivel básico. En el otro extremo, en el caso del quinto quintil se tiene que un 35,51 de jefes

22


de núcleo en situación irregular poseen educación sobre básica, y en los jefes de núcleo en situación regular esta cifra es de 52,49%. Cabe destacar, entonces que las diferencias en los promedios de educación según situación civil y jefatura de núcleo refleja básicamente las diferencias de edad que hay entre los jefes de hogar en situación irregular y regular, siendo por lo tanto, un problema generacional mas que educacional.

23


V. IDENTIFICACIÓN DE HIJOS ADSCRITOS A UN DETERMINADO ESTADO CIVIL DE SUS PADRES

24


En esta parte del documento presentamos las características centrales de los hijos que fueron considerados en la muestra de estudio con respecto a la situación civil de sus padres. Regular 83,41% 2.668.990

Total

Irregular Total 16,59% 530.861 100,00% 3.199.851

Esta identificación se abordó considerando algunas variables sociodemográficas. El análisis se efectúa sobre la base que representa una población de 3.199.851 hijos, válidos en las 13 regiones de nuestro país en edades que fluctúan entre 6 y 17 años. El cuadro siguiente presenta la distribución de casos tomados de cada en cada región y el peso porcentual de ellos según el tamaño de la región. Región 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 13 Total

Regular 66.200 77,46% 84.740 85,13% 53.439 88,10% 103.066 83,92% 260.123 81,22% 140.060 85,12% 166.575 83,93% 368.051 85,02% 170.035 84,28% 194.296 83,08% 16.645 84,63% 28.101 84,47% 1.017.659 82,96% 2.668.990 83,41%

Irregular 19.268 22,54% 14.803 14,87% 7.215 11,90% 19.747 16,08% 60.158 18,78% 24.476 14,88% 31.886 16,07% 64.838 14,98% 31.712 15,72% 39.575 16,92% 3.024 15,37% 5.167 15,53% 208.992 17,04% 530.861 16,59%

Total 85.468 100,00% 99.543 100,00% 60.654 100,00% 122.813 100,00% 320.281 100,00% 164.536 100,00% 198.461 100,00% 432.889 100,00% 201.747 100,00% 233.871 100,00% 19.669 100,00% 33.268 100,00% 1.226.651 100,00% 3.199.851 100,00%

Como puede apreciarse las regiones primera y quinta concentran el mayor numero de casos de hijos en situación irregular. En términos de la residencia de niños y jóvenes considerados en la muestra, se distingue entre aquellos que viven en zonas urbanas y rurales, considerando las características del estado civil de sus padres en su proporción urbano-rural, aquí se observa una diferencia de casi 5 puntos porcentuales entre los hijos de familias que viven en el sector urbano versus rural.

25


Zona Urbana Rural Total

Regular 2.197.892 82,65% 471.098 87,16% 2.668.990 83,41%

Irregular 461.478 17,35% 69.383 12,84% 530.861 16,59%

Total 2.659.370 100,00% 540.481 100,00% 3.199.851 100,00%

Dado que el estudio estuvo dirigido a proporcionar insumos de información que caracteriza al sector de la población de hijos, la edad constituye el eje central para todo el análisis que se desprende de las variables consideradas en este estudio. Edades 6 a 8 años 9 a 11 años 12 a 14 años 15 a 17 años Total

Regular 729.525 27,33% 672.359 25,19% 635.815 23,82% 631.291 23,65% 2.668.990 100,00%

Irregular 140.271 26,42% 124.128 23,38% 126.889 23,90% 139.573 26,29% 530.861 100,00%

Total 869.796 27,18% 796.487 24,89% 762.704 23,84% 770.864 24,09% 3.199.851 100,00%

Educación Las dimensiones que se consideraron en esta variable están relacionadas con varios aspectos centrales: Asistencia a algún establecimiento educacional, razones para no asistir, tipo de estudio actual, curso actual y finalmente atraso y deserción escolar. Este es el orden que se seguirá para realizar el análisis de los principales resultados. Asimismo estas dimensiones se relacionan con tres variables independientes con el objeto de profundizar la descripción y comparación de situaciones entre distintos tipos de niños y jóvenes, estas variables corresponden al sexo, la edad y por supuesto situación familiar que para efectos prácticos denominaremos Regular o irregular. Respecto al nivel y la situación educacional alcanzado por los hijos, se distinguió entre educación preescolar, básica, media y superior y esta caracterización estuvo referida a constatar si los hijos se encuentran actualmente en algunos de los niveles educacionales definidos, si han entrado al sistema educacional, si ha culminado su educación media y/o si debieron abandonar la posibilidad de estudiar en cualquiera de sus niveles. Asiste a algún establecimiento Educacional si no Total

Regular 2.538.208 95,10% 130.782 4,90% 2.668.990 100,00%

Irregular 497.401 93,70% 33.460 6,30% 530.861 100,00%

Total 3.035.609 94,87% 164.242 5,13% 3.199.851 100,00%

26


Teniendo en cuentas estas tres dimensiones que involucran al conjunto de los 3.199.851 hijos entre los 6 y los 17 años, el cuadro que a continuación se presenta nos revela que de la totalidad de los casos el 93,03% se encuentran actualmente con su ciclo educacional. En este sentido se destaca un 72,92% de los casos está cursando su nivel básico, un 22,03% el nivel medio científicohumanista, un 0,03% en la educación superior, vale decir universitaria o técnica. Tipo de estudio actual Preescolar Básica Media Superior Total

Regular 159.641 5,98% 1.953.073 73,19% 555.002 20,80% 924 0,03% 2.668.640 100,00%

Irregular 26.719 5,04% 386.282 72,92% 116.701 22,03% 0 0,00% 529.702 100,00%

Total 186.360 5,83% 2.339.355 73,14% 671.703 21,00% 924 0,03% 3.198.342 100,00%

Vemos que este aspecto se condice con la descripción de edad de los padres, es decir se observan 2 puntos de diferencias porcentuales en la etapa media y superior, esto es: mientras un poco mas del 20% de hijos de padres en situación regular están en una educación mayor a la básica, para el caso de situación irregular se tiene que es mayor a 22%. La no-asistencia a algún establecimiento escolar se verifica para un 5,13% de los hijos y en la categoría de años de atraso de 2 o más se verifica para un 7,85% (251.033 casos). La mayor frecuencia de no-asistencia a establecimiento educacional se produce como es de esperar entre los 15 y 17 años alcanzando un 14,31% en ésta categoría. Aquí vemos una diferencia de mas de dos puntos entre hijos en una y otra situación, en otras palabras, los hijos en situación regular no asisten a establecimiento educacional alguno en un 4,9% en tanto que los hijos con un solo padre lo hacen en un 6,3%.

27


Al estudiar el asunto por edades vemos que la no-asistencia en el nivel de los 6 a los 8 años llega a un 3,08% de los casos. 6a8años Si No Total

Regular 706.355 96,82% 23.170 3,18% 729.525 100,00%

Irregular 136.646 97,42% 3.625 2,58% 140.271 100,00%

Total 843.001 96,92% 26.795 3,08% 869.796 100,00%

9a11años Si No Total

Regular 668.538 99,43% 3.821 0,57% 672.359 100,00%

Irregular 123.221 99,27% 907 0,73% 124.128 100,00%

Total 791.759 99,41% 4.728 0,59% 796.487 100,00%

12a14años Si No Total

Regular 618.290 97,24% 17.525 2,76% 635.815 100,00%

Irregular 122.021 96,16% 4.868 3,84% 126.889 100,00%

Total 740.311 97,06% 22.393 2,94% 762.704 100,00%

15a17años Si No Total

Regular 545.025 86,33% 86.266 13,67% 631.291 100,00%

Irregular 115.513 82,76% 24.060 17,24% 139.573 100,00%

Total 660.538 85,69% 110.326 14,31% 770.864 100,00%

Por otro lado en el tramo de edad, cruzado con el nivel estructura familiar, nos arroja que en el caso de los hijos en situación irregular que tienen entre 6 y 11 años se están produciendo mayores brechas (1.38 y 1.72 veces) entre hijos que viven con su padre y su madre e hijos que no. En el caso de los 15 a 17 años existen sin embargo diferencias porcentuales más importantes (3,57%). Cabe destacar que en el caso de los hijos que tienen entre 6 y 15 años no se debería hablar de situación de abandono escolar dado que se trata de un ciclo escolar que aún no se ha cerrado, es decir, se trata de un conjunto de niños y adolescentes que podría reinsertarse al sistema educacional, no así los hijos que presentan un atraso de más de 3 años en el sistema o que aparecen ligados a actividades de trabajador o dueñas de casa. Comparando la situación de no-asistencia por situación civil de sus padres, edad de los hijos y sexo de los mismos, lo que se aprecia en los cuadros siguientes es el siguiente:

28


Hombres Si No Total

Regular 1.292.657 94,54% 74.685 5,46% 1.367.342 100,00%

Irregular 246.224 92,21% 20.799 7,79% 267.023 100,00%

Total 1.538.881 94,16% 95.484 5,84% 1.634.365 100,00%

Mujeres Si No Total

Regular 1.245.551 95,69% 56.097 4,31% 1.301.648 100,00%

Irregular 251.177 95,20% 12.661 4,80% 263.838 100,00%

Total 1.496.728 95,61% 68.758 4,39% 1.565.486 100,00%

En relación al sexo, las diferencias que se observan respecto a la “no-asistencia” indica que las hijas presentan una asistencia mayor que los hijos en general, observándose diferencias con respecto a la situación civil de los padres de por lo menos 2 puntos porcentuales. La información que se recoge frente a la interrogante de cuando y por qué se produce la deserción o no-inserción escolar en el caso de los hijos comprendidos en la muestra nos señala que existen distintas razones para los distintos grupos etareos. Las razones que adquieren mayor frecuencia de no-asistencia, son aquellas que se refieren a razones fundamentalmente económicas y en particular laborales como estar trabajando o la respuesta dificultades económicas.

29


Una de las respuestas más mencionadas en este ítem son “estar trabajando”, “dificultad económica” y “no le interesa”. Porquenoasiste? Está trabajando Dificultad económica Nole interesa Problemas de conductao rendimiento Notiene edad suficiente Enfermedad quelo inhabilita Otra razón Ayudaen casao quehaceres del hogar Está buscandotrabajo Repitencia Problemas familiares Noexiste establecimientocercano Dificultad de accesomovilización Requiereestablecimiento especial Noexiste cupoenestablecimiento Maternidad oembarazo Preparala PAA Total

Regular 22.355 17,15% 19.776 15,17% 13.043 10,00% 11.279 8,65% 12.079 9,27% 9.713 7,45% 8.807 6,76% 7.473 5,73% 4.977 3,82% 5.286 4,05% 3.841 2,95% 4.635 3,56% 2.603 2,00% 2.152 1,65% 1.213 0,93% 1.110 0,85% 28 0,02% 130.370 100,00%

Irregular 6.948 20,77% 6.410 19,16% 3.837 11,47% 3.115 9,31% 2.154 6,44% 1.734 5,18% 836 2,50% 2.112 6,31% 1.166 3,48% 622 1,86% 1.645 4,92% 285 0,85% 996 2,98% 661 1,98% 288 0,86% 376 1,12% 275 0,82% 33.460 100,00%

Total 29.303 26.186 16.880 14.394 14.233 11.447 9.643 9.585 6.143 5.908 5.486 4.920 3.599 2.813 1.501 1.486 303 163.830

17,89% 15,98% 10,30% 8,79% 8,69% 6,99% 5,89% 5,85% 3,75% 3,61% 3,35% 3,00% 2,20% 1,72% 0,92% 0,91% 0,18% 100,00%

Si analizamos por adscripción familiar, vemos que los datos muestran una situación muy parecida a la general, pero con porcentajes mayores para los tres primeros lugares Entre los 6 y 8 años se debe principalmente a no tener edad suficiente, esto se debe al hecho que muchos niños que a pesar de que al momento de realizarse la encuesta tienen 6 años, en el momento de la matrícula tenían 5 años y no pudieron ser matriculados, en este caso cae un 53,12% de los niños en esta edad. Cabe mencionar que para este segmento de edad y en este caso mencionado un 10,26% de hijos en situación irregular contestan la pregunta con el argumento de requerir establecimiento especial.

30


6 a8 años Notiene edad suficiente Otra razón Enfermedad quelo inhabilita Dificultad económica Noexiste establecimientocercano Problemas familiares Requiereestablecimiento especial Dificultad de accesomovilización Problemas de conductao rendimiento Noexiste cupoenestablecimiento Ayudaen casao quehaceres del hogar Repitencia Nole interesa Total

Regular 12.079 52,13% 2.777 11,99% 2.187 9,44% 1.723 7,44% 1.781 7,69% 1.048 4,52% 210 0,91% 498 2,15% 136 0,59% 292 1,26% 313 1,35% 97 0,42% 29 0,13% 23.170 100,00%

Irregular 2.154 59,42% 48 1,32% 236 6,51% 273 7,53% 182 5,02% 36 0,99% 372 10,26% 29 0,80% 228 6,29% 30 0,83% 0 0,00% 37 1,02% 0 0,00% 3.625 100,00%

Total 14.233 2.825 2.423 1.996 1.963 1.084 582 527 364 322 313 134 29 26.795

53,12% 10,54% 9,04% 7,45% 7,33% 4,05% 2,17% 1,97% 1,36% 1,20% 1,17% 0,50% 0,11% 100,00%

De los 9 a 11 años la inasistencia se debe principalmente según la información disponible a enfermedad que imposibilita la actividad escolar. Cabe destacar que este ítem corresponde a sólo 4.728 respuestas, sin embargo debe observarse que se responde que a un 9,04% de los hijos de esta edad en situación familiar “irregular” no le interesa estudiar y que un 2,04% de hijos de situación familiar regular menciona el hecho de estar trabajando. 9a 11 años Enfermedad quelo inhabilita Otra razón Noexiste cupoenestablecimiento Problemas de conductao rendimiento Dificultad económica Requiereestablecimiento especial Dificultad de accesomovilización Noexiste establecimientocercano Problemas familiares Ayudaen casao quehaceres del hogar Nole interesa Está trabajando Repitencia Total

Regular 1.616 42,29% 592 15,49% 160 4,19% 320 8,37% 123 3,22% 174 4,55% 199 5,21% 138 3,61% 190 4,97% 153 4,00% 65 1,70% 78 2,04% 13 0,34% 3.821 100,00%

Irregular 89 9,81% 0 0,00% 258 28,45% 42 4,63% 210 23,15% 143 15,77% 23 2,54% 60 6,62% 0 0,00% 0 0,00% 82 9,04% 0 0,00% 0 0,00% 907 100,00%

Total 1.705 592 418 362 333 317 222 198 190 153 147 78 13 4.728

36,06% 12,52% 8,84% 7,66% 7,04% 6,70% 4,70% 4,19% 4,02% 3,24% 3,11% 1,65% 0,27% 100,00%

31


Entre los 12 y 14 años se debe principalmente según la información que se recoge frente a la pregunta de cuando y por qué se produce la deserción o no-inserción escolar en el caso, las razones que adquieren mayor frecuencia de no-asistencia es aquella que se refiere a dificultades económicas y consecuentemente razones laborales. Cabe mencionar que en el segundo caso mencionado un 10,96% de hijos en general contestan la pregunta con el argumento de estar trabajando. Es destacable que en los primeros lugares la respuesta para los hijos en situación familiar irregular son problemas familiares, que es una diferencia de casi tres puntos porcentuales con los hijos en situación familiar regular. 12 a 14 años Dificultad económica Está trabajando No le interesa Problemas de conducta o rendimiento Enfermedad que lo inhabilita Ayuda en casa o quehaceres del hogar Otra razón Problemas familiares No existe establecimiento cercano Requiere establecimiento especial Dificultad de acceso movilización Repitencia No existe cupo en establecimiento Está buscando trabajo Total

Regular 3.506 20,03% 1.737 9,92% 1.846 10,55% 1.822 10,41% 1.478 8,44% 1.292 7,38% 1.372 7,84% 995 5,69% 1.061 6,06% 1.012 5,78% 564 3,22% 532 3,04% 237 1,35% 48 0,27% 17.502 100,00%

Irregular 1.510 31,02% 715 14,69% 463 9,51% 435 8,94% 381 7,83% 364 7,48% 186 3,82% 421 8,65% 29 0,60% 17 0,35% 264 5,42% 83 1,71% 0 0,00% 0 0,00% 4.868 100,00%

Total 5.016 22,42% 2.452 10,96% 2.309 10,32% 2.257 10,09% 1.859 8,31% 1.656 7,40% 1.558 6,96% 1.416 6,33% 1.090 4,87% 1.029 4,60% 828 3,70% 615 2,75% 237 1,06% 48 0,21% 22.370 100,00%

El grupo representado más interesante para esta pregunta es sin duda el grupo de los 15 a 17 años, donde la respuesta más común fue estar trabajando y donde en segundo lugar de ranking se presenta como respuesta dificultades económicas, se debe indicar que no existe diferencia por situación familiar para esta pregunta, salvo una tendencia mas marcada para las primeras respuestas.

32


15 a 17 años Está trabajando Dificultad económica No le interesa Problemas de conducta o rendimiento Ayuda en casa o quehaceres del hogar Está buscando trabajo Enfermedad que lo inhabilita Repitencia Otra razón Problemas familiares Dificultad de acceso movilización No existe establecimiento cercano Maternidad o embarazo Requiere establecimiento especial No existe cupo en establecimiento Prepara la PAA Total

Regular 20.540 23,92% 14.424 16,80% 11.103 12,93% 9.001 10,48% 5.715 6,65% 4.929 5,74% 4.432 5,16% 4.644 5,41% 4.066 4,73% 1.608 1,87% 1.342 1,56% 1.655 1,93% 1.110 1,29% 756 0,88% 524 0,61% 28 0,03% 85.877 100,00%

Irregular 6.233 25,91% 4.417 18,36% 3.292 13,68% 2.410 10,02% 1.748 7,27% 1.166 4,85% 1.028 4,27% 502 2,09% 602 2,50% 1.188 4,94% 680 2,83% 14 0,06% 376 1,56% 129 0,54% 0 0,00% 275 1,14% 24.060 100,00%

Total 26.773 24,35% 18.841 17,14% 14.395 13,09% 11.411 10,38% 7.463 6,79% 6.095 5,54% 5.460 4,97% 5.146 4,68% 4.668 4,25% 2.796 2,54% 2.022 1,84% 1.669 1,52% 1.486 1,35% 885 0,81% 524 0,48% 303 0,28% 109.937 100,00%

También es importante destacar diferencia que se producen respecto de sexo, en tanto que las razones esgrimidas para no asistir a ningún establecimiento educacional en el caso de los hombres con mas frecuencia son estar trabajando, dificultades económicas y problemas de conducta o rendimiento y en el caso de las hijas son dificultades económicas y ayudar en casa en quehaceres del hogar.

33


Hombres Está trabajando Dificultad económica Problemas de conducta o rendimiento No le interesa No tiene edad suficiente Enfermedad que lo inhabilita Otra razón Está buscando trabajo Problemas familiares Repitencia No existe establecimiento cercano Dificultad de acceso movilización Ayuda en casa o quehaceres del hogar Requiere establecimiento especial No existe cupo en establecimiento Prepara la PAA Maternidad o embarazo Paso la edad de estudiar Total Mujeres Dificultad económica Ayuda en casa o quehaceres del hogar No tiene edad suficiente Está trabajando No le interesa Enfermedad que lo inhabilita Otra razón Problemas de conducta o rendimiento Repitencia No existe establecimiento cercano Problemas familiares Dificultad de acceso movilización Requiere establecimiento especial Maternidad o embarazo Está buscando trabajo No existe cupo en establecimiento Prepara la PAA Paso la edad de estudiar Total

Regular 17.150 23,02% 10.184 13,67% 8.403 11,28% 7.253 9,74% 6.291 8,45% 5.324 7,15% 5.132 6,89% 4.334 5,82% 2.179 2,93% 1.919 2,58% 1.973 2,65% 1.330 1,79% 1.426 1,91% 971 1,30% 617 0,83% 0 0,00% 0 0,00% 0 0,00% 74.486 100,00%

Irregular 5.647 27,15% 4.177 20,08% 2.195 10,55% 3.288 15,81% 934 4,49% 697 3,35% 541 2,60% 734 3,53% 793 3,81% 439 2,11% 66 0,32% 293 1,41% 190 0,91% 272 1,31% 258 1,24% 275 1,32% 0 0,00% 0 0,00% 20.799 100,00%

22.797 14.361 10.598 10.541 7.225 6.021 5.673 5.068 2.972 2.358 2.039 1.623 1.616 1.243 875 275 0 0 95.285

Total 23,93% 15,07% 11,12% 11,06% 7,58% 6,32% 5,95% 5,32% 3,12% 2,47% 2,14% 1,70% 1,70% 1,30% 0,92% 0,29% 0,00% 0,00% 100,00%

Regular 9.592 17,16% 6.047 10,82% 5.788 10,36% 5.205 9,31% 5.790 10,36% 4.389 7,85% 3.675 6,58% 2.876 5,15% 3.367 6,02% 2.662 4,76% 1.662 2,97% 1.273 2,28% 1.181 2,11% 1.110 1,99% 643 1,15% 596 1,07% 28 0,05% 0 0,00% 55.884 100,00%

Irregular 2.233 17,64% 1.922 15,18% 1.220 9,64% 1.301 10,28% 549 4,34% 1.037 8,19% 295 2,33% 920 7,27% 183 1,45% 219 1,73% 852 6,73% 703 5,55% 389 3,07% 376 2,97% 432 3,41% 30 0,24% 0 0,00% 0 0,00% 12.661 100,00%

Total 11.825 17,25% 7.969 11,63% 7.008 10,22% 6.506 9,49% 6.339 9,25% 5.426 7,92% 3.970 5,79% 3.796 5,54% 3.550 5,18% 2.881 4,20% 2.514 3,67% 1.976 2,88% 1.570 2,29% 1.486 2,17% 1.075 1,57% 626 0,91% 28 0,04% 0 0,00% 68.545 100,00%

34


Atraso Las dimensiones que se consideraron en la variable atraso están relacionadas con establecer las diferencias entre hijos de padres en situación regular e irregular. Asimismo, estas dimensiones se relacionarán con dos variables independientes con el objeto de profundizar la descripción y comparación de situaciones entre distintos tipos de hijos, estas variables corresponden a sexo y edad. En el mismo esquema anterior se tomó como variable proxi de atraso escolar la siguiente fórmula:

“edad – nivel de curso – 6” De ésta forma se observa que existen diferencias entre los hijos de padres en situación irregular e hijos de padres en situación regular. Años de atraso 0 1 2 3 4 5 o más años Total

Regular 2.176.696 81,57% 290.168 10,87% 98.737 3,70% 41.315 1,55% 23.046 0,86% 38.678 1,45% 2.668.640 100,00%

Irregular 414.512 78,25% 65.933 12,45% 24.568 4,64% 10.645 2,01% 6.582 1,24% 7.462 1,41% 529.702 100,00%

Total 2.591.208 81,02% 356.101 11,13% 123.305 3,86% 51.960 1,62% 29.628 0,93% 46.140 1,44% 3.198.342 100,00%

Esta situación se hace más clara al separar por segmentos, por ejemplo se ve una mayor diferencia en los hijos varones de padres en situación irregular v/s regular, donde alcanza solo a un 74.29% los hijos de familia en situación de desventaja que estarían no atrasados en escolaridad. Hombres 0 1 2 3 4 5 o más años Total

Regular 1.086.036 79,43% 159.114 11,64% 56.973 4,17% 25.992 1,90% 15.199 1,11% 23.999 1,76% 1.367.313 100,00%

Irregular 197.519 74,29% 38.615 14,52% 13.766 5,18% 6.956 2,62% 4.668 1,76% 4.346 1,63% 265.870 100,00%

Total 1.283.555 78,59% 197.729 12,11% 70.739 4,33% 32.948 2,02% 19.867 1,22% 28.345 1,74% 1.633.183 100,00%

35


Ocurre lo contrario en el caso de las hijas en cuanto a la diferencia con respecto a la situación familiar, al parecer las niñas en general parecen tener una mayor facilidad en los estudios ya que el no atraso de se presenta con un nivel de 83,55% y para el caso especifico de hijas en situación irregular es menor el no-atraso en casi un punto en relación a las otras.

Mujeres 0 1 2 3 4 5 o más años Total

Regular 1.090.660 83,81% 131.054 10,07% 41.764 3,21% 15.323 1,18% 7.847 0,60% 14.679 1,13% 1.301.327 100,00%

Irregular 216.993 82,25% 27.318 10,35% 10.802 4,09% 3.689 1,40% 1.914 0,73% 3.116 1,18% 263.832 100,00%

Total 1.307.653 83,55% 158.372 10,12% 52.566 3,36% 19.012 1,21% 9.761 0,62% 17.795 1,14% 1.565.159 100,00%

Al observar el corte según la edad suceden algunos cambios en este sentido, ya que entre los 6 y 8 años se concentra solo un 97,18% de niños no atrasados (hijos de padres solos) con respecto a un 96,90% de hijos de padres en situación normal. Esta situación se podría deber al hecho de que para el caso en el que el jefe de familia trabaje y el hecho de estar solo acelera el ingreso del hijo al colegio. 6 a 8 años 0 1 2 Total

Regular 706.131 96,80% 20.933 2,87% 2.383 0,33% 729.447 100,00%

Irregular 136.046 97,18% 3.418 2,44% 525 0,38% 139.989 100,00%

Total 842.177 96,86% 24.351 2,80% 2.908 0,33% 869.436 100,00%

Sin embargo esta situación cambia en forma radical de los 9 a 11 años y lo mismo ocurre de los 12 a 14 años. 9 a 11 años 0 1 2 3 4 5 o más años Total

Regular 572.205 85,10% 70.729 10,52% 20.649 3,07% 4.464 0,66% 2.666 0,40% 1.646 0,24% 672.359 100,00%

Irregular 101.092 81,61% 17.129 13,83% 3.685 2,97% 1.045 0,84% 391 0,32% 535 0,43% 123.877 100,00%

Total 673.297 84,56% 87.858 11,03% 24.334 3,06% 5.509 0,69% 3.057 0,38% 2.181 0,27% 796.236 100,00%

36


12 a 14 años 0 1 2 3 4 5 o más años Total

Regular 493.191 77,58% 86.338 13,58% 30.186 4,75% 11.818 1,86% 5.123 0,81% 9.081 1,43% 635.737 100,00%

Irregular 97.281 76,79% 15.881 12,54% 7.718 6,09% 2.798 2,21% 1.199 0,95% 1.808 1,43% 126.685 100,00%

Total 590.472 77,45% 102.219 13,41% 37.904 4,97% 14.616 1,92% 6.322 0,83% 10.889 1,43% 762.422 100,00%

Al llegar a los 15 a 17 años se produce una diferencia más visible, donde sólo el 57,56% de éstos jóvenes en situación familiar fragmentada está al día en sus estudios en tanto que los otros marcan un peso de 64,20%. 15 a 17 años 0 1 2 3 4 5 o más años Total

Regular 405.169 64,20% 112.168 17,77% 45.519 7,21% 25.033 3,97% 15.257 2,42% 27.951 4,43% 631.097 100,00%

Irregular 80.093 57,56% 29.505 21,20% 12.640 9,08% 6.802 4,89% 4.992 3,59% 5.119 3,68% 139.151 100,00%

Total 485.262 63,00% 141.673 18,39% 58.159 7,55% 31.835 4,13% 20.249 2,63% 33.070 4,29% 770.248 100,00%

Trabajo y empleo Como un aspecto de la caracterización llevada

a cabo, la variable trabajo y empleo fue

abordada considerando algunas dimensiones de interés tales como tipo de empleo actual, ocupación principal, situación laboral actual y búsqueda de trabajo. No se debe olvidar que se trató de una muestra de niños y jóvenes entre los 6 y los 17 años. Entre los que buscan trabajo se observa que mayoritariamente corresponde mayoritariamente a jóvenes hombres de 14 a 17 años, hijos de familias en situación “irregular”, lo que es consistente con la respuesta al preguntar quien trabajó la última semana que es 0,5 puntos mayor que para el caso de hijos de familias con padre y madre.

37


Busco trabajo los últimos dos meses? Si No Total

Regular 10.022 0,83% 1.198.049 99,17% 1.208.071 100,00%

Irregular 3.356 1,33% 249.447 98,67% 252.803 100,00%

Total 13.378 1.447.496 1.460.874

Trabajo la última semana? Si No Total

Regular 58.270 4,60% 1.208.836 95,40% 1.267.106 100,00%

Irregular 13.579 5,10% 252.883 94,90% 266.462 100,00%

Total 71.849 4,69% 1.461.719 95,31% 1.533.568 100,00%

0,92% 99,08% 100,00%

Al contrastar esto con las edades este efecto se agudiza de manera importante entre los 12 y 14 años y entre los 15 y 17 se mantiene. 12 a 14 años Si No Total

Regular 9.107 1,43% 626.708 98,57% 635.815 100,00%

Irregular 2.743 2,16% 124.146 97,84% 126.889 100,00%

Total 11.850 1,55% 750.854 98,45% 762.704 100,00%

15 a 17 años Si No Total

Regular 49.163 7,79% 582.128 92,21% 631.291 100,00%

Irregular 10.836 7,76% 128.737 92,24% 139.573 100,00%

Total 59.999 7,78% 710.865 92,22% 770.864 100,00%

12 a 14 años Si No Total

Regular 1.010 0,16% 625.381 99,84% 626.391 100,00%

Irregular 133 0,11% 124.013 99,89% 124.146 100,00%

Total 1.143 0,15% 749.394 99,85% 750.537 100,00%

15 a 17 años Si No Total

Regular 9.012 1,55% 572.668 98,45% 581.680 100,00%

Irregular 3.223 2,51% 125.434 97,49% 128.657 100,00%

Total 12.235 698.102 710.337

1,72% 98,28% 100,00%

38


Otras observaciones se pueden advertir al mirar los datos en lo referente a ocupación principal. Por ejemplo queda de manifiesto la especialización por sexo y su preferencia de hijas en trabajos de servicio doméstico y esto se constata desde los tramos de doce a

catorce como de quince a

diecisiete años casi en idéntica proporción. Mujeres Trabajador por cuenta propia Empleado u obrero del sector público Servicio doméstico puertas adentro Empleado u obrero del sector privado Familiar no remunerado Patrón o empleador Servicio doméstico puertas afuera Total

Regular 8.268 45,26% 4.826 26,42% 3.338 18,27% 1.262 6,91% 574 3,14% 0 0,00% 0 0,00% 18.268 100,00%

Irregular 1.547 61,76% 660 26,35% 92 3,67% 74 2,95% 0 0,00% 132 5,27% 0 0,00% 2.505 100,00%

9.815 5.486 3.430 1.336 574 132 0 20.773

Total 47,25% 26,41% 16,51% 6,43% 2,76% 0,64% 0,00% 100,00%

39


VI. RESUMEN Y CONCLUSIONES

40


Las jefaturas de los hogares según situación civil tienen claras diferencias sociodemográficas. En el caso de los jefes de núcleo en situación regular se trata de personas en edad intermedia, menores de 46 años básicamente, mayoritariamente casados (No convivientes), con un nivel superior a la edad básica.

El primer y segundo quintil con menos educación la proporción de hogares en situación irregular es superior al promedio nacional antes descrito.

En los quintiles superiores de educación, la proporción de hogares en situación irregular es inferior al nacional.

Estas diferencias denotan, que a pesar de ser un tema que atraviesa a toda la sociedad, el fenómeno de casos en situación irregular se concentra principalmente en la población con menos educación y fundamentalmente en el primer quintil. Al mismo tiempo cuando comparamos la distribución de jefes de hogares según su situación civil por quintiles de ingreso percapita, se observo que:

Los quintiles superiores de ingresos, la proporción de hogares en situación irregular es superior al nacional. Esto es debido a que existe una situación de ciclo de vida, debido a que los ingresos son mayores en los niveles más altos de edad.

En el caso de los jefes de núcleo regulares se observa que más del 50% de ellos son hogares jóvenes con jefes entre los 26 y 45 años de edad.

A modo de conclusión es importante constatar que un 44,89% de los núcleos dirigidos por mujeres se concentran en el 40% inferior de la distribución de ingresos. Por el contrario, solo un 40% de

los

jefes

de

hogar

hombre

se

ubican

en

este

mismo

tramo

de

ingresos.

41


En el caso de los jefes de hogar en situación regular se observa que más del 50% de ellos son hogares jóvenes con jefes entre los 26 y 45 años. Del mismo modo, se puede mencionar que cerca de un 85% de los jefes de hogar en situación regular son menores de 60 años. Solo un 54% de los núcleos dirigidos en situación irregular son menores de 60 años, lo que representa una diferencia de casi treinta puntos porcentuales para esta misma cifra en el caso de los que se encuentran en situación regular. Al analizar estas diferencias para el caso del 40% más pobre de los hogares, se obtiene que en los jefes de hogar en situación regular, mas de un 65% de estos son menores de 46 años. Por el contrario, mas de un 67% de los jefes de núcleo en situación irregular del primer y segundo quintil son mayores de 46 años. En resumen, existe una marcada diferencia en la distribución de los jefes de hogar según situación civil y edad. Mientras los hogares presididos por personas en situación regular son fundamentalmente jóvenes menores de 46 años, los hogares presididos por personas solas son principalmente mayores. En el caso de hogares en situación de pobreza, esta distinción se hace mas marcada aun.

Características educacionales de los jefes de núcleo Se observa que existe una relación positiva entre niveles medios de educación y quintiles de ingresos.

El quinto quintil posee los niveles de educación mas altos, sobre los doce años de estudio aprobados, lo que equivale a mas que educación media completa.

Tendencia general a que los jefes de hogar en situación irregular tengan niveles de escolaridad inferior que los jefes de núcleo en situación regular.

Un 35,51% de los jefes de núcleo en situación irregular tienen escolaridad por sobre la educación básica, en el caso de los jefes en situación regular esta cifra llega al 52,49%. En relación a estudios superiores, solo un 13,93% de los jefes de núcleo en situación irregular

42


ha cursado este tipo de estudios, en el caso de padres en situación regular esta cifra supera el 19%. Esta diferenciación de niveles educacionales según situación civil puede estar explicada entre otras cosas, por la edad de los jefes de núcleo, tal como se describió anteriormente, existe una clara tendencia de que los jefes de núcleo en situación irregular sean mayores de 45 años, lo que significa que este grupo poblacional no ha sido precisamente beneficiado con la expansión de la matricula escolar de los últimos treinta años. Al analizar los niveles de educación de los segmentos pobres de la población, nos encontramos nuevamente con la situación de que las distinciones hechas para la población total son mas marcadas para los más pobres.

De los jefes de hogar en situación irregular del primer quintil, se obtiene que solo el 23,96 de estos posee educación sobre el nivel básico.

Por el contrario, en el caso de los jefes de hogar en situación regular un 27,56% de estos posee educación sobre el nivel básico.

En el otro extremo, en el caso del quinto quintil se tiene que un 35,51 de jefes de núcleo en situación irregular poseen educación sobre básica, y en los jefes de núcleo en situación regular esta cifra es de 52,49%.

Cabe destacar, entonces que las diferencias en los promedios de educación según situación civil y jefatura de núcleo refleja básicamente las diferencias de edad que hay entre los jefes de hogar en situación irregular y regular, siendo por lo tanto, un problema generacional mas que educacional.

43


Conclusiones de educación de los hijos Las dimensiones que se consideraron en esta variable estuvieron relacionadas con varios aspectos centrales: Asistencia a algún establecimiento educacional y razones para no asistir, tipo de estudio actual, curso actual y finalmente atraso y deserción escolar. Asimismo estas dimensiones se relacionaron con tres variables independientes con el objeto de profundizar la descripción y comparación de situaciones entre distintos tipos de niños y jóvenes, estas variables correspondieron a sexo, edad y por supuesto situación familiar. Teniendo en cuentas estas tres dimensiones que involucran al conjunto de los 2.017.017 hijos entre los 6 y los 17 años, nos revelo que de la totalidad de los casos el 92,03% se encuentran actualmente con su ciclo educacional en curso.

En la etapa media y superior un poco mas del 18% de hijos de padres en situación regular están en una educación mayor a la básica, para el caso de situación irregular se tiene que es mas de un 22%.

La no-asistencia a algún establecimiento escolar se verifica para un 7,97% de los hijos y en la categoría de años de atraso de 3 o más se verifica para un 6,27% (126.000 casos).

Los hijos en situación regular no asisten a establecimiento educacional alguno en un 7.64% en tanto que casi el 10% de hijos con un solo padre lo hacen.

Entre 6 y 11 años los hijos que no asisten, cruzado con el nivel estructura familiar se están produciendo las mayores brechas (1.38 y 1.72 veces) entre hijos que viven con su padre y su madre e hijos que no.

En el caso de los 15 a 17 años existen diferencias porcentuales más importantes (2,82).

En relación al sexo, las diferencias que se observan respecto a la “no-asistencia” indica que las hijas presentan una asistencia mayor que los hijos en general, observándose las diferencias con respecto a la situación civil de los padres de por lo menos 2 puntos porcentuales.

44


Que existen distintas razones para los distintos grupos etareos frente a la pregunta de cuando y por qué se produce la deserción o no-inserción escolar. Las razones que adquieren mayor frecuencia a la pregunta de por que no asiste, son aquellas que se refieren a razones fundamentalmente laborales, es decir, económicas como estar trabajando o derechamente la respuesta dificultades económicas.

los hijos varones de hogares con un único jefe de hogar vemos que en primer lugar se ubica “Otra razón”, en segundo termino “Dificultad de acceso” y en tercer lugar “dificultad económica“

De los 6 a 8 años la inasistencia de hijos en situación irregular se debe principalmente a dificultad de acceso. en un 74,71%

De los hijos de 9 a 11 años de edad no existen mayores diferencias por adscripción a estado civil de los padres en esta respuesta. Sin embargo un dato importante es que de los hijos en situación familiar “irregular” a un 16,43% no le interesa estudiar. Por otro lado un 4,09% de hijos de situación familiar regular menciona el hecho de estar trabajando.

Entre los 12 y 14 años se debe destacar que la segunda respuesta de cuando y por qué se produce la deserción o no-inserción escolar en el caso para los hijos en situación familiar irregular la respuesta es “problemas familiares”.

El grupo representado más interesante para esta pregunta fue sin duda el grupo de los 15 a 17 años, donde la respuesta más común fue estar trabajando y donde en segundo lugar de ranking se presenta una sospechosa respuesta de otra razón que al ser evaluada por sexo corresponde en mas de un 90% a la respuesta dad para las hijas lo que hace suponer que debería adicionarse esta respuesta a maternidad o embarazo, se debe indicar que no existe diferencia por situación familiar para esta pregunta a menos que se agregara la respuesta OTRA RAZON.

45


ATRASO Las dimensiones que se consideraron en la variable atraso están relacionadas con establecer las diferencias entre hijos de padres en situación regular e irregular. Asimismo, estas dimensiones se relacionarán con dos variables independientes con el objeto de profundizar la descripción y comparación de situaciones entre distintos tipos de hijos, estas variables corresponden a sexo y edad. En el mismo esquema anterior se tomó como variable proxi de atraso escolar la siguiente fórmula:

“edad – nivel de curso – 6” De ésta forma se observa que

No existen genéricamente diferencias entre los hijos de padres en situación irregular e hijos de padres en situación regular.

Al separar la pregunta por segmentos, por ejemplo se ve una mayor diferencia en los hijos varones de padres en situación irregular v/s regular. Donde alcanza solo un 64.52% los hijos de familia en situación de desventaja que estarían no atrasados en escolaridad.

Ocurre lo contrario en el caso de las hijas en cuanto a la diferencia con respecto a la situación familiar, al parecer las niñas en general parecen tener una mayor facilidad en los estudios ya que el no atraso de se presenta con un nivel de 73,85 y para el caso especifico de hijas en situación irregular mayor en casi dos puntos en relación a las otras.

Al observar el corte según la edad suceden algunos cambios en este sentido, ya que

Entre los 6 y 8 años se concentra solo un 84,17% de niños no atrasados (hijos de padres solos) con respecto a un 92,82% de hijos de padres en situación normal.

El argumentar que los hijos de padres en situación irregular entrar atrasados al colegio no es una buena respuesta ya que dentro de las razones de no estar asistiendo al colegio entre los hijos en situación regular es mas de 60% en esta edad en tanto que los hijos en situación irregular en este tramo de edad esta respuesta alcanza apenas a un 16%.

46


Sin embargo esta situación cambia en forma radical de los 9 a 11 años y lo mismo ocurre de los 12 a 14 años Al llegar a los 15 a 17 años se produce una diferencia más visible, donde sólo el 49,21 de éstos jóvenes en situación familiar fragmentada está al día en sus estudios en tanto que los otros marcan un peso de 53,32%. Como un aspecto de la caracterización llevada

a cabo, la variable trabajo y empleo fue

abordada considerando algunas dimensiones de interés tales como tipo de empleo actual, ocupación principal, situación laboral actual y búsqueda de trabajo. No se debe olvidar que se trató de una muestra de niños y jóvenes entre los 6 y los 17 años. Entre los que buscan trabajo se observa que mayoritariamente corresponde mayoritariamente a jóvenes de 14 a 17 años hijos de familias en situación “irregular”, contraria a las espectativas de encontrar trabajo, ya que el porcentaje y sus consecuencias se revierten al preguntar quien trabajó la última semana que es un 35% mayor en el caso de hijos correspondientes a familias con padre y madre. Al contrastar esto con las edades este efecto se agudiza de manera importante. Otras observaciones se pueden advertir al mirar los datos en lo referente a ocupación principal. Por ejemplo queda de manifiesto la especialización por sexo y su preferencia de hijas en trabajos de servicio doméstico y esto se constata desde los tramos de doce a

catorce como de quince a

diecisiete años casi en idéntica proporción.

47


VII. Anexos

48


Preguntas

49


Modulo Residentes I.

Sexo

1. Hombre 2. Mujer II.

Parentesco con el Jefe o la jefa del núcleo

1. Jefe(a) de Núcleo 2. Cónyuge/pareja 3. Hijo(a) 4. Otro familiar 5. No Familiar III.

En cual de las situaciones se encuentra actualmente

1. Casado(a) 2. Conviviente 3. Anulado(a) 4. Separado(a) 5. Viudo(a) 6. Soltero(a)

Modulo Educación I. Asiste a algún establecimiento educacional, jardín infantil o sala cuna actualmente 1. Sí 2. No

II. Cual es la principal razón por la cual no asiste a algún establecimiento educacional, jardín infantil o sala cuna

50


1. No existe establecimiento cercano 2. No existe cupo en establecimiento 3. Dificultad de acceso movilización 4. Dificultad económica 5. Está trabajando 6. Ayuda en casa o quehaceres del hogar 7. Requiere establecimiento especial 8. Maternidad o embarazo 9. No le interesa 10. No tiene edad suficiente 11. Paso la edad de estudiar 12. Prepara la PAA 13. Esta realizando el servicio militar 14. Enfermedad que lo inhabilita 15. Problemas familiares 16. Problemas de conducta o rendimiento 17. Está buscando trabajo 18. Repitencia 19. Otra razón

III. Indique el curso y tipo de estudio actual (para los que están estudiando) o ultimo curso aprobado (para los que no están estudiando)

51


Tipo: 1. Preescolar 2. Preparatoria (Sistema antiguo) 3. Básica 4. Básica diferencial 5. Humanidades (Sistema antiguo) 6. Media Cientifico-Humanistica 7. Técnica, Comercial, Industrial o Normalista (Sistema antiguo) 8. Media Tecnico-Profesional (Sistema antiguo) 9. C.F. Técnica incompleta (sin titulo) 10. C.F. Técnica completa (con titulo) 11. Inst. Profesional incompleto (sin titulo) 12. Inst. Profesional completo (con titulo) 13. Universitaria incompleta (sin titulo) 14. Universitaria completa (con titulo) 15. Universitaria Postgrado 0. Ninguno X. No sabe

Modulo Empleo I. Trabajo Ud. la semana pasada 1. Sí 2. No II. Busco trabajo remunerado en los últimos dos meses 1. Sí 2. No III. En su ocupación principal, Ud. trabaja como:

52


1. Patrón o empleador 2. Trabajador por cuenta propia 3. Empleado u obrero del sector público 4. Empleado u obrero del sector privado 5. Servicio doméstico puertas adentro 6. Servicio doméstico puertas afuera 7. Familiar no remunerado 8. F.F.A.A. y del Orden

53


Caracterización de los Hijos en Chile