Page 20

Viernes Santo. Arman el “calvario” en el altar mayor de la iglesia. En la noche, los cuatro santos varones salen para desclavar al Señor de su Santo Madero. Lo bajan y colocan en su sepulcro y sale en procesión toda la noche, acompañado por la Virgen. Todo el pueblo acompaña con mucha devoción. Sábado de Gloria. Misa de gloria en la mañana. Todos gritan “¡Gloria!” cuando el sacerdote canta en la misa. Después de la misa, toda la alegría retorna al pueblo. Cambian el color del vestido las mujeres. Los hombres comienzan a emborracharse.

2. El Corpus Christi Como la Semana Santa, esta fiesta es celebrada, en el valle de Chancay, también de manera rotatoria, por las comunidades integrantes de un mismo distrito. Así, pues, en el distrito de Pacaraos, compuesto entonces por siete comunidades, cada una de las comunidades debía celebrar esta fiesta -que duraba varios días- solo una vez cada siete años. Si el numero de comunidades integrantes era menor, cada una debía llevar a cabo la celebración con una mayor frecuencia. En otros distritos (como Atavillos Alto), solo algunas de las comunidades festejaban todavía la fiesta, pues otras se habían retirado ya del circuito. Eran los primeros estertores de una decadencia que hoy ha terminado de desaparecer ambos rituales en la región. ¿Por que el Corpus Christi y la Semana Santa han desaparecido hoy, mientras que la herranza subsiste y cobra fuerza? (Rivera 2003). Sea cual fuere la respuesta, lo que parece cierto es que no seria de todos modos posible hacer ninguna comparación diacrónica, pues, a diferencia del caso de la Semana Santa, los testimonios recogidos por Vivanco constituyen la única fuente que describe el Corpus Christi -aquella fiesta celebrada, por vez primera, en la ciudad de Lieja en el siglo xiii- en el valle del Chancay. Además de todo lo relacionado con la conmemoración de Cristo, el Corpus Christi tiene otro punto en común con la Semana Santa en el valle del Chancay: su relación con la autoridad política. En ambas fiestas, estas tienen un papel protagónico. El Corpus Christi es una oportunidad para que las autoridades de todas las comunidades de un mismo distrito se reúnan y tomen decisiones, y, por supuesto, para que compitan. Recuérdese que, en la Semana Santa, las autoridades buscaban, con un cierto sentido del humor, tomarse en falta y “castigarse”. La muerte de Cristo es, pues, ocasión para una cierta actitud combativa; mientras que la celebración de su cuerpo lo es para la actitud contraria: la concordia. Y en ambos casos, se aprovecha para competir. En el distrito de Santa Cruz, además, esta fiesta poseía o estaba asociada a un “tesoro”, que, según dicen, fue vendido por un sacerdote para equipar las escuelas: ejemplo notable del poder y autoridad que la educación formal del Estado comienza a cobrar en la región en este momento de su historia. En todo caso, los gastos y actividades de esta fiesta hoy extinta parecían ser importantes e incluían elementos festivos propios de las fiestas mas grandes del Perú: se armaban arcos, se encendían fuegos artificiales, se elaboraban estandartes, se preparaban banquetes, se bebían grandes cantidades de cerveza de maíz (llamada “chicha”) y se sacrificaba un toro (con cuya sangre todos los presentes intentaban teñirse los rostros). En algún momento, las festividades incluían, además, un baile de hombres armados con una espada, que era realizado al son de un tambor y una flauta -un patrón europeo que se extiende por buena parte de los Andes peruanos, incluyendo también la sierra de Lambayeque-. En otras comunidades, en la misma fiesta, bailaban los “negritos”: hombres provistos de una máscara negra, con plumas multicolores y campanillas (esta danza se extiende, por lo menos, en el nororiente, hasta Huánuco, y en el sureste, hasta Junín).

Edición digital. Nº 363

20

Juan Javier Rivera Andía

Rf363  
Rf363  
Advertisement