Page 1

Dilan se quedó viendo al tigre de ojos dorados fijamente. Spark era su amigo, desde que se mudó al zoológico con su hermana y su padre. Desafortunadamente su madre ya no estaba con ellos, razón más para estar enojado con el mundo, además de que su padre actuaba muy duro solo con él y que Spark sufría demasiado, Dilan temía que lo sacrificaran. Lo único bueno de ese infierno era Lily. Una chica de doce años muy radiante, con el pelo rubio y ojos azules, aunque Dilan era dos años mayor, Lily le parecía atractiva. Siempre le traía un pequeño emparedado a Dilan exactamente a las 4:15 después de salir de trabajar, mientras este dibujaba el arte más triste que Lily pudiera ver. Era la única forma en que Dilan lograba revelarse, sus dibujos miserables decían mucho más de lo que eran. Pero justo una semana antes de la gran apertura las ganancias del zoológico iban hacia abajo. Jasmine, que era la encargada de las cuentas convocó una reunión diciendo que la nueva familia encargada era toda una farsa, y Lily estando allí escuchando, se dirigió corriendo con la canasta de emparedados hacia donde estaba Dilan. La charla resulto complicada, pues Lily mostraba gran tristeza porque Dilan se iría mientras que el salto de su asiento rápidamente y dio un grito de alegría. Lily le suplico que no le dijera a nadie lo que le había contado, y como es de suponer, se fue con varias lágrimas en los ojos. Después de una hora, el padre de Dilan se encontró un bono de ahorro en su sudadera, que su esposa usaba de vez en cuando y se fue directo al banco a cobrarlo, su Katherine aun lo cuidaba, 84,000 dólares y se quedaron. Por esto Dilan estaba ahí, pensando y acompañando a Spark, hace semanas de eso y Lily dejo de llevarle su emparedado e incluso dejo de hablarle. Solo cuatro días para la gran apertura y hoy sacrificaban a Spark, se sentía el niño más miserable del mundo. Poco después su padre llego y lo acompaño y algo que ninguno se esperó sucedió. Hablaron, el tigre los unió, acostado y cansado, con sus ojos penetrantes. -¿Papá?- Dilan se acurruco junto a él. -¿Si?-preguntó. -Lamento todo lo que ocasionado, en especial el accidente con las serpientes. Su padre suspiro. -Dime algo que quisieras oír de mí.- Le propuso. Dilan sonrió. -Lamento haberte traído aquí. -Eres el mejor padre del mundo- respondió su padre. Varias carcajadas se escucharon.


-No puedo creer que Spark nos deje. Es el único amigo que me queda. Su padre lo volteo a ver. -¿Y Lily?, Ella se veía simpática. Dilan guardo silencioso y desvió la mirada hacia el tigre. -Ella me odia, no sé, tal vez me dijo algo y no escuche. Ana dice que para hablar con una mujer hay que escuchar, no sé qué fue lo que hice mal. Dilan agacho la cabeza y su padre lo tomo de la mano. -Yo conocí a tu madre con veinte segundos de valentía. Solo veinte segundos donde no te importa la vergüenza, solo eres tú y tu objetivo. Ve a casa de Lily y averigua porque está así solo contigo. Los dos guardaron silencio y poco después llego el veterinario con todo el personal del zoológico, todos excepto Lily. Después de decir el adiós a Spark todos se fueron a casa con caras largas, habían perdido a un miembro importante de la familia. Dilan estaba recostado en su cama, mirando al techo, extrañaba a Lily, a Spark, y a su mamá. Pero Lily todavía podría estar con él, de una manera física, Spark y su madre estaban en su espíritu y en su corazón. Decidido, tomo una sudadera con capucha y aunque estuviera lloviendo se fue directo a la casa de Lily. Esquivando troncos, ramas y charcos descomunalmente grandes de lodo, llego y vio un letrero con luces en su puerta. “Ama, y podrás ser amado”. Dilan sonrió “Veinte segundos de valentía, veinte, solo veinte” se repetía a sí mismo. Toco su ventana, Lily dio un brinco de espanto. Abrió la ventana con un poco de sorpresa. -Te estas mojando.-Lily mostro un poco de preocupación hacia Dilan. -No me importa, de hecho me gusta, estoy loco por decir cuánto te extrañe estas últimas semanas. Lily se quedó callada. -Y, no me llamo Dilan, por Bob Dilan, me llamo así por un perro de mi madre.- Lily soltó una risita. -Me da lo mismo.- La sonrisa que tanto añoraba Dilan volvió a aparecer en el rostro de Lily. -Yo… Yo amo, tu letrero.- Lily y Dilan se sonrieron.- Amo tu cabello, y te amo.


Lily sé quedo un momento callada, y luego lo abrazo. Dilan y Lily se quedaron así, abrasados por un largo tiempo. A Dilan de repente la lluvia ya no lo molestaba, ya no estaba enojado con el mundo. Estaba feliz con él, por haberse mudado al zoológico. Por haber encontrado a Lily.

Inspirado en la película “Zoológico en casa”

Veinte segundos de valentia  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you