Page 1

4 Sociales

www.lavozdelafrontera.com.mx

Martes 15.05.2018

www.lavozdelafrontera.com.mx

Martes 15.05.2018

Sociales 5

DÍA DEL MAESTRO EN MÉXICO MERIT ANGÉLICA Y CRISPÍN ORTEGA, CONTINUANDO EL LEGADO EDUCACIONAL “Una de las grandes satisfacciones que te deja esta carrera es la relación que se hace con los padres de familia y los niños y más que cuando te vean te saluden con cariño”, mencionó Merit Angélica Puente Obeso. Ella fue maestra de primaria en el valle de Mexicali, culminando su profesión en Mexicali hace catorce años, siendo sus primeras escuelas las del valle; en el ejido Tepic, ejido Netzahualcóyotl, en la Abasolo, en el Cóndor y por último en el Fovissste. “Cada día la mejor recompensa era ver a los niños contentos y que regresaban con ganas de seguir estudiando. Necesitamos que los valores sigan, recuperarlos para que los niños logren perfectamente sus estudios”. El profesor Crispín Ortega Trujillo convivió con niños y jóvenes de secundaria por 34 años. “La forma de enseñanza para mí fue a través de los juegos y dinámicas divertidas para los alumnos”. “Me tocó la suerte de que los niños me quisieran mucho, ya que con ellos al momento del receso siempre realizaba un juego especial donde participaban todos los alumnos del plantel, así me hice muy popular entre los

Con la docencia en la sangre LAURA VALADEZ / Fotos: Cortesía Irma Covarrubias

SELMA YESENIA, REALIZADA EN UNA BONDADOSA PROFESIÓN

Esta gran familia de maestros ha hecho de la enseñanza una tradición generacional, nutriendo las mentes de los jóvenes de Mexicali y su valle con lecciones llenas de cariño y sabiduría ANGÉLICA OBESO DE PUENTE

PROFESORA JUBILADA

A

ngélica Obeso de Puente, hija de los agricultores Jesús y Amparo de Obeso, nació en el próspero poblado de Navolato, Sinaloa, pero al año de nacida, en 1935, la familia decidió mudarse a Mexicali, siendo de los primeros pobladores. Es maestra pero no por vocación ni convicción, sino más bien por casualidad, al estudiar la carrera de Filosofía y letras en Guadalajara llegó un momento de crisis económica y tuvo que regresar a Mexicali, entonces su opción de seguir estudiando fue la Normal, entrando el primer año como oyente, momento en el que descubrió su pasión. Al culminar sus estudios en 1955, un mes después de su graduación, inicia una nueva etapa, su vida como esposa junto al profesor Antonio Puente Ortiz(+), con quien procreó a tres grandes mujeres: Merit Angélica, Ligia Minea y Selma Yesenia, quienes también llegaron a ser maestras. “Me enamoré de mi trabajo, me gustó y sobre todo siempre he sido apasionada en mi profesión, es la carrera más perfecta del

A los alumnos que iban a estudiar apenas la carrera de docentes una vez les dije: Quiero invitarlos para que el ejercicio de su profesión lo hagan tomando en cuenta a la escuela que les dio su título y procuren cosas sencillas como las siguientes: Primero, llegar siempre temprano a las escuelas porque son el ejemplo de sus alumnos, no hacer que ellos los esperen. Segundo, llevar siempre preparada su clase para dejarles satisfechos y complacidos a sus alumnos. Tercero, busquen que su salón sea un lugar donde ustedes y los niños se sientan felices. Sean íntegros, honrados, trabajadores y sientan el grupo como suyo como una ampliación de su familia y que sea una profesión para la propiedad”.

mundo, eso me hizo motivarme y preferir las escuelas superiores, al trabajar en la Escuela Normal Nocturna para Trabajadores me di cuenta de que las personas que se estaban preparando realmente tenían la vocación de ser maestros, porque después de trabajar se iban a estudiar, captando siempre todo lo que nosotros les

niños. Tan fue así que el director de la escuela me pidió ser el coordinador de los cuatro maestros de Educación Física logrando muchos reconocimientos a nivel Municipal en el plantel ‘Nicolás Bravo’, por la excelente participación de los niños en los concursos”. En una ocasión, tres estudiantes difíciles de controlar que ya no iban a clases regresaron y

terminaron su ciclo escolar gracias al interés y los procedimientos empleados por el maestro. Ambos encontraron el amor y emprendieron el gran logro de formar una familia. Uno de sus hijos, Víctor Antonio, continúa la tradición familiar y actualmente trabaja como docente. “Víctor Antonio Ortega Puente comenzó estudiando Ingeniería, un día llega y nos avisa, ya no voy a entrar a la Universidad, fue algo sorprendente para nosotros, pero él ya tenía sus planes, había realizado la prueba en la UEEP y comenzó a estudiar como docente, al culminar sus estudios empezó a trabajar en escuelas particulares. Yo no sabía cómo le estaba yendo, el día del bautismo de su hija invitó a su director, quien me felicitó por tener como hijo a un excelente maestro. Más tarde, el mismo director lo invita a participar en pláticas a otros profesores de lo que él realiza dentro de su profesión. Uno de los compañeros fue muy incrédulo sobre la experiencia laboral de él, pero al final él explicó su manera de trabajar. A las semanas sus alumnos le comentaron, profe ¿ya le dijo a los maestros cómo realiza sus clases?, eso quiere decir que varios de los docentes presentes en la junta, implementaron sus dinámicas.

impartíamos, con ganas de aprender. También laboré como maestra en la Secundaria 30, en la Escuela Normal de Educadoras, de la cual fui fundadora, entre otras secundarias. Cumpliendo 33 años como educadora. Pude vivir todas las etapas de la educación, ya que fui maestra, directora, inspectora y finalizando con la función

del Comité Municipal de la Educación. Ahí comenzó mi labor como funcionaria, ya que apoyé a muchas escuelas, en especial las del campo”. Fue la primera mujer joven como inspectora de Zona a nivel Primaria en todo Baja California en 1968, esto se dio gracias a la propuesta del director Julieto Pérez, rompiendo todos los

paradigmas de aquella época y abriendo una brecha muy grande a las mujeres con nuevas ideas y proyectos. Este reto lo consiguió gracias al apoyo incondicional de su marido, el también maestro Antonio Puente (+), quien siempre le dio la facilidad de abrir su camino profesional en toda la plenitud. “Una gran satisfacción en mi vida como maestra ha sido que mis alumnos me conocen en todas partes, me saludan, me abrazan y me besan con un gran cariño. Por parte de mis compañeros siempre hubo un trato muy digno y ejemplar y seguimos juntándonos y compartiendo como siempre”. “No hay profesión más interesante y con tanto amor como la nuestra, los doctores, ingenieros, maestros, contadores, etc., todos ellos acudieron a nosotros primero para poder aprender a leer y escribir, que es una profesión muy respetada y llena de satisfacciones”. “Quisiera hacer un reconocimiento muy especial a los maestros que fundaron las escuelas en el valle de Mexicali, que recuerden que ellos hicieron las escuelas junto con los padres de familia, que ellos batallaron mucho pero nunca se rindieron, los Cardozo, los García Velasco y los De la Peña, por mencionar algunos, todos ellos fundaron las escuelas, trabajando por el valle y dándole fuerza a Mexicali”.

LIGIA MINEA, SEMBRANDO EL GUSTO POR LA CIENCIA Ligia decidió estudiar la carrera de Químico Farmacobiólogo en Guadalajara, Jalisco y regresando a Mexicali ya como profesionista, por azares del destino la invitaron a trabajar en una escuela como profesora de Química, profesión que le encantó ya que hizo que a los jóvenes les gustara esa materia y la Física. Cuatro años después, el director de Educación, Hilario Pulido, la invitó a trabajar en la Mesa Técnica de Secundaria, para hablar con maestros y diseñar exámenes, entre otros proyectos, fue una etapa muy especial, a pesar de los problemas y dificultades durante su labor, demostrando su capacidad como profesionista pues muchos de los profesores que la recibieron le han agradecido por el apoyo dentro de sus cursos.

“Mi inquietud nace cuando era niña, en el primer grado de primaria me gustaban mucho las tablas gimnásticas, al ver a los niños de cuarto en adelante realizarlas, yo en ese momento dije que quería ser maestra de Educación Física. Mi papá era maestro de Educación Física y crecí viendo a mi padre y sus compañeros haciendo tablas, eso aumentó más mi deseo de esta profesión”. “Curiosamente la vida juega con mis deseos, entro a la Normal de Educadoras y antes de culminar mis estudios fundo un jardín de niños, trabajando en el preescolar, a los dos años de servicio la inspectora de la Zona, Juanita De la Peña, me invita a ser asesora de Educación Física a Nivel Preescolar, acepté y comencé como asesora de la Sexta Zona Escolar, ya siendo asesora decidí estudiar para maestra de Educación Física en el Centro de Estudios Pedagógicos”. “Después de 15 años me invitan a trabajar en primaria como maestra de Deportes, donde actualmente trabajo como asesora con niños y maestros, esto ha sido muy enriquecedor, ya que los peques te hacen regresar a la niñez, siendo la maestra favorita, tus estrategias, tus medios para promover el proceso de aprendizaje en los niños es jugar, es una asignatura muy bondadosa. Trabajar con maestros es muy satisfactorio, al darte cuenta de que al asesorar o acompañar a los maestros, tú les estás dando oportunidades de ver su forma de trabajo de una mejor manera, y que ellos mismos reconozcan tu labor es lo mejor”. “A mis compañeros maestros quiero decirles que debemos sentirnos orgullosos, la profesión de maestros se ha devaluado mucho por múltiples factores, pero a fin de cuentas los que vivimos la docencia sabemos lo que significa día a día ser ejemplo, todos los días estamos siendo ejemplo de los niños. No importa que no te escuchen, tus alumnos te están observando”.

La mejor recompensa para un maestro son los recuerdos”.

Especial Sociales  
Especial Sociales  
Advertisement