Issuu on Google+

UN LIBRO QUE QUISIERA LEER: JUST KIDS, DE PATTY SMITH UNA PELÍCULA QUE NO HAYA VISTO: EL PADRINO UN CD QUE NUNCA ESCUCHÓ: CUALQUIERA DE LOS ROLLING STONES UNA PRENDA DE ROPA QUE NUNCA USARÍA: ZAPATILLAS BLANCAS UNA PERSONA QUE NUNCA SEGUIRÍA EN TWITTER: JORGE RIAL

una obra que se llamaba Generación Frankestein: “Parece que lo había hecho mal, pero igual quedé”, recuerda. Después empezó a hacer teatro en lo de Nora Moseinco aunque al principio se resistía: “Tenía vergüenza, no es fácil empezar una técnica nueva. Seguía con mis prejuicios de que todos eran geniales, pero medios loquitos”, se ríe.

IAIR SAID

UN CAPO TWITTERO VOLVIÓ DE ISRAEL, EN DONDE FUE “MADRIJ” (LÍDER) DE BRIA, UN GRUPO DE JÓVENES QUE VISITAN EL PAÍS POR PRIMERA VEZ. CUENTA QUE SIEMPRE QUE A MARTÍN PIROYANSKI LE OFRECEN UN PAPEL Y NO LO ACEPTA, SE LO TERMINAN OFRECIENDO A ÉL. DESPLIEGA SU HUMOR INGENIOSO Y ÁCIDO VÍA TWITTER Y SE AUTO-RÍE DE ÉL, HACIENDO CHISTES CON SU SEXUALIDAD Y SU PESO. TXT. JACQUELINE GOLBERT Es de Tauro, y no es un dato de color, para Iair la astrología empezó a ser frecuente en su vida hace un tiempo y su astróloga fue la que le dijo: “En tal momento te cambió la vida”, y él dice que sí, que aproximadamente a los 14 años fue que sucedió. Iair, un chico de primaria, que no terminaba de encontrar su espacio en el grado, que no le divertía jugar al fútbol y que de hecho, se llevaba mejor con las nenas que con los nenes. Tiene el recuerdo de estar andando en bicicleta en “El Círculo”, club al que sus papás lo llevaban, y que “unos pibes malos” le tiraran piedras y le gritaran “¡Todos al gordo!”. Miraba Verano del 98´ y Chiquititas con un poco de vergüenza, pero con un fanatismo absoluto por las nove026

POP UP_IAIR SAID

las argentinas. En un acto escolar, el onceañero, fue protagonista del acto, y profesores y compañeros le dijeron: “Tenés que actuar”. Su psicólogo le recomendó a sus padres que comenzara un taller de teatro para desinhibirse y a los 14 años dio sus primeros pasos como actor en un taller de Gabriela Toscano. “Para mí, actuar era estar en la tele y ser famoso, pero haciéndolo descubrí que ahí cada uno es particular, y pude romper con lo que en la escuela intentan que es ‘hogeneizarte’”, recuerda Iair y añade: “El hecho de que no te guste lo que le gusta a todos te pone en un posición del ‘raro’, y ni tu familia ni tus pares te tranquilizan con respecto a eso. En cambio, están preocupados porque sos ‘diferente’”. Su primer casting fue en el teatro El Cubo con

Trabajó en una casa de cambio y dice que no entendía nada, pero que de algo le sirvió, porque ahora está escribiendo una película sobre su paso por allí. Estudió un tiempo producción de TV en TEA, pero se dio cuenta que lo suyo iba por el lado del guión, dado que estaba escribiendo una novela sobre gordos, que se la quería vender a Suar, pero luego de una reunión, la propuesta no se concretó porque “en la TV ya había muchos programas sobre gordos”. Escribió 10 capítulos en Casi Ángeles que fue su primera aproximación a la tele, pero lo estaba “quemando”. Lo echaron. Pasó por el teatro under y la obra que más recuerda es Jorge porque le parecía genial, y fue la que le dio el pie para llegar a Ariel Winograd que terminó eligiéndolo para el papel Dj medio nabo de Mi primera Boda, celebradísimo por el público. Además, actuó en el film venezolano próximo a estrenarse, Nena, saludame al Diego, encarnando a un galán (un papel al que no está acostumbrado). Protagonizó el corto Soy feliz de Vladimir Duran, que estuvo en el BAFICI 2012 y con el cual visitó el Festival de Cannes. Guionó y actuó su primer corto, 9 vacunas, con tintes autobiográficos y que trata sobre un joven que es mordido por un perro y durante 9 días se va a vacunar al hospital Duran y le gusta una chica que está en su misma situación, con el cual ganó un premio en Abu Dabi, y en abril se podrá ver en BAFICI 2013. Actualmente, es director de castings de películas y publicidades. Se fue escabullendo de a poco por los huecos que encontraba, y aparte de todo lo logrado, en 2013 tendrá otra participación en la película de Ariel Winograd Vino para robar. Al final, su astróloga tenía razón.


Nota Iair Said