Page 1

JUBILACIÓN DE LAS CIGÜEÑAS Fue hace mucho, pero que mucho tiempo, en nuestro planeta, que las cigüeñas estaban muy atareadas. Tenían un trabajo importantísimo e intenso. Se les había encomendado, nada más y nada menos, que fueran las transportadoras de "todos" los niños y niñas que nacían en el mundo. Los padres que querían un hijo, escribían a la sede central de las cigüeñas, que se encontraba en París - una ciudad muy bonita de Europa- y al cabo del tiempo recibían la visita de la cigüeña que, con una cestilla colgada del pico, portaba a un bebé chiquitín y muy guapo. Las cigüeñas por aquel entonces realizaban grandes trayectos por todo el mundo y se las veía surcar el cielo con el hato atado al pico llevando su preciosa carga. Un día, también lejano, los hombres y mujeres se reunieron y decidieron que las cigüeñas no podían seguir, por más tiempo, realizando ese trabajo. Habían empezado a ser víctimas de cazadores furtivos y desalmados que las atrapaban para quedarse con los bebés que transportaban, provocando grandes problemas a los padres y a los gobiernos. Decidieron que tenían que ser los seres humanos quienes "fabricasen" los niños y niñas, y sobre todo que los padres que quisieran hijos realizaran esa labor. Y así lo aprobaron, ordenaron y pusieron en marcha. Comenzaron a "fabricar" niños y niñas en casa. A las cigüeñas se les permitió una jubilación apacible dejándolas viajar por todo el mundo, a los países que quisieran. Se les consintió hacer sus casas en las torres más altas y hermosas de las ciudades.

JUBILACIÓN DE LAS CIGÜEÑAS  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you