Issuu on Google+

El verdadero amor. Esta historia comienza a mediados del siglo XX en un lugar donde el verdadero amor estaba en escases, pues toda la sociedad sólo se fijaba en las clases sociales y en la economía estable de la pareja; éstos eran dos jóvenes que ignoraban por completo la existencia del otro, hasta que cierto día, el destino decidió reunirlos, pero no fue en una circunstancia nada sencilla, estaban allí, uno frente al otro, viéndose fijamente a los ojos y al lado de él, dos mujeres que lo manipulaban y lo confundían. Ellas lo seguían a todas partes, le daban cartas donde le confesaban su atracción hacia él, sin embargo, sin siquiera darse cuenta, sólo pensaba en aquella chica que vio por primera vez en el instituto en el que estudiaba, esa chica con una sonrisa cálida y una mirada tierna, de cabellos largos, lacios y rubios, esa mujer que lo único que le inspiraba era un inmenso cariño. Un día, Dylan decide perder todos sus temores para lograr acercarse a Kelly, la invita a salir, platican durante largas horas, siempre piensa uno en el otro y después de varios meses comienzan a enamorarse, se dan cuenta de que quieren compartir muchos más momentos de su vida juntos, sin embargo, Tamara y Úrsula (las jóvenes que hostigaban a Dylan) organizaban un plan para separarlos, lograr que ambos se odiaran, y para ello necesitarían la ayuda de las personas más cercanas e hipócritas de los tortolos enamorados, su mayor empeño era verlos con rumbos diferentes, tanta fue su insistencia que lograron romper aquellos lazos de amor que tanto les había costado formar, se alejaron por mucho tiempo, se tenían rencor. Pasó el tiempo y él sintió curiosidad de saber que había pasado con esa mujer que le hiso conocer el verdadero amor, ése que está libre de interés, que es realmente sincero, así que decidió buscarla, comenzar desde cero e intentar nuevamente una historia juntos, él nunca se imagino que ella seguía enamorada, que todo este tiempo lo estuvo esperando, que jamás lo había olvidado, fue difícil volver a comenzar, pero… el verdadero amor puede superar cualquier barrera por más difícil que ésta parezca cruzar.


El verdadero amor cuento