Page 1


Enfoque

Componer es un acto de contrición” Treinta años cumplió el Grupo Niche, la agrupación fundada por Jairo Varela. El maestro habló con SEMANA.

SEMANA: Con ‘Cali Pachanguero’ nació un nuevo cielo. ¿Treinta años después, qué hay? JAIRO VARELA: Yo creo que la continuación de ese cielo que es interminable y eterno. Treinta años después seguimos con el compromiso irrenunciable de hacerlo todo cada vez más espectacular. SEMANA: ‘Cómo podré disimular, si tu recuerdo me hace daño’, dice unos de los éxitos de los noventa. Maestro, ¿se puede disimular un amor? J.V.: Yo creo que no puede ser. El amor es del alma, está ahí siempre latente, de cualquier manera se asoma.

Justamente lo que quiero decir en esa canción es que a pesar de lo que representa, también lastima, está siempre ahí martillando. SEMANA: Quien no haya bailado ‘Una aventura’ no sabe nada de Niche. ¿Cuál ha sido su mayor aventura? J.V.: Haber hecho toda esta empresa. Ha habido amor, desamor, he triunfado, he conseguido amigos... comencé esta aventura y no sé dónde ni cuándo la voy a terminar. SEMANA: ¿Qué es lo más rico de cantarle al amor? J.V.: Sentirlo, poder expresarlo y saber que hay al-


Enfoque SEMANA: ¿Ha hecho catarsis con sus composiciones? J.V.: ¡Sí, claro! No creo que haya una mejor sanación para la soledad que componer sobre lo que uno siente. Componer es un acto de contrición.

J.V.: Cuando uno nace para esto es difícil hacerlo. Me fijo siempre en los paisajes que me rodean, en los asuntos sociales y todas las cosas que están ahí latentes. Si uno tiene la capacidad de plasmar eso mediante una canción, entonces siempre voy a estar escribiendo.

SEMANA: ¿Le ha pasado que se ha enamorado más con sus canciones?

SEMANA: En estos 30 años, ¿le quedó pendiente algo por hacer como músico?

J.V.: Pues sí… Es que las canciones llegan en la medida en que sean verdaderas.

J.V.: Mucho. Hay tanto dentro de las siete notas musicales que se vuelve muy amplio el espectro y cuando uno tiene aspiraciones muy grandes, la naturaleza, que es parte de la inspiración, se vuelve cada vez más inmensa.

SEMANA: ¿Hay alguna que sea su canción más consentida? J.V.: Todas son hijas mías pero aparte de los grandes éxitos de este servidor hay una canción que hice con especial corazón y que solo la entendemos los chocoanos: Atrateño. SEMANA: ¿Se imagina componiendo y cantando hasta el final de sus días, o piensa en retirarse?

SEMANA: Maestro, aparte de componer, ¿qué más hace? J.V.: Estoy terminando de escribir El amanecer de los pájaros, una novela que se desarrolla en el Pacífico colombiano , que muestra la tragedia de los desplazados. Tiene mucha magia. La presentaré a finales de este año.

La Piloto Por Guilermo Torres

L

a automovilista colombiana Manuela Vásquez clasificó como la mejor mujer en su categoría en la disputa de la tercera jornada del año en Copa Renault Clio de España. También será la imagen de una marca de relojes junto a los futbolistas Cristiano Ronaldo y Gerard Piqué. Su próximo encuentro en las pistas será en el circuito de Albacete, España, a comienzos del mes de junio. ¡Buena suerte!

La automovilista colombiana Manuela Vásquez clasificó como la mejor mujer en su categoría en la disputa de la tercera jornada del año en Copa Renault Clio de España


Economia

Economia México es un buen ejemplo, pues siempre había mantenido una relación de amores y odios con su vecino del norte y ahora es un estrecho socio comercial. Colombia también ha mantenido sólidos lazos diplomáticos con Washington, especialmente desde que se puso en marcha el Plan Colombia. Ahora, con un acuerdo de esta magnitud en el que las partes hablan de tú a tú, las relaciones, incluidas las empresariales, se fortalecerán y constituirán seguramente un matrimonio bien avenido, incluso blindado, para enfrentar los vaivenes que imponga la coyuntura. El Tratado implicará una nueva relación con Estados Unidos, dice el ministro de Comercio, Sergio Díaz-Granados. “Pasamos de un escenario unilateral a una relación estable y permanente”, anota. En el mundo de los negocios, tener reglas estables ayuda a proyectarlos en el largo plazo. Con el TLC desaparece la incertidumbre del régimen conocido como Atpdea, que establecía preferencias a algunos países andinos para entrar sin pagar impuestos al mercado norteamericano, pero debía ser renovado cada cierto tiempo, lo que no permitía a las empresas planear con visión de futuro. Pese a que algunos sectores, especialmente el agrícola, han expresado temores e incluso se sienten en desventaja frente al mercado estadounidense, los expertos creen que, en el balance general, los tratados comerciales son más favorables que adversos. El ministro de Hacienda, Juan Carlos Echeverry, dice que a este TLC no le ve sino cosas buenas. “Confío en él por una razón conceptual y es que el comercio es la madre de los negocios”.

La Sociedad Portuaria de Cartagena participa con el 55 por ciento del total del movimiento de carga en los puertos del país y con tecnología ha mejorado su eficiencia.

¡Arrancó el TLC con Estados Unidos! Ocho años después del inicio en Cartagena de la primera ronda de negociaciones para un Tratado de Libre Comercio entre Colombia y Estados Unidos, en la misma Ciudad Heroica se bajará la bandera para dar marcha a este gran pacto comercial que marcará un hito en la historia del país. Este martes, desde ese puerto, saldrá el primer embarque rumbo a Estados Unidos, bajo el nuevo marco del TLC con el principal so-

cio comercial de Colombia. El buque llevará confecciones que entrarán sinpagar impuestos (aranceles) a ese mercado. Tener un Tratado de Libre Comercio con la primera potencia económica del planeta, con un PIB superior a 5 billones de dólares (millones de millones) no es un acontecimiento menor. Implica tener acceso a un mercado de más de 310 millones de habitantes, con un PIB per cápita de 46.800 dó-

lares. A partir de ahora, el 99,9 por ciento de la oferta industrial exportable colombiana entrará de inmediato sin pagar impuestos a ese país. Por su parte, el 81,8 por ciento de los productos industriales estadounidenses –de los cuales el 92,5 por ciento corresponde a materias primas y bienes de capital no producidos en Colombia– entrará libremente al mercado nacional.

Algunos escépticos afirman que el 70 por ciento de las exportaciones colombianas a Estados Unidos son minero-energéticas y que ese sector no necesita de un TLC, por lo tanto el impacto favorable no sería muy grande. Sin embargo, como siempre, es cuestión de ver el vaso medio lleno o medio vacío. Según Hernando José Gómez, responsable de la Oficina del TLC, este se convierte en un enorme potencial para expandir las exportaciones hacia otros sectores, aprovechando que puedan entrar sin pagar a ese mercado. El año pasado, el 38 por ciento de las exportaciones colombianas se enviaron al mercado de Estados Unidos, es decir 21.700 millones de dólares, mientras que los productos estadounidenses que llegaron al país alcanzaron 13.600 millones de dólares, principalmente materias primas y bienes de capital. El exministro de Comercio y primer negociador del TLC, Jorge Humberto Botero, señala que los TLC generan grandes oportunidades, pero especialmente dinamizan la agroindustria y el propio sector agropecuario, áreas donde Colombia quiere

poner mayor énfasis porque son altamente generadoras de empleo. Más allá de aumentar las exportaciones, el gobierno espera que el TLC atraiga más inversión extranjera directa. Muchos inversionistas podrían aprovechar a Colombia como plataforma de sus negocios, pues, si cumplen las reglas de origen, podrían acceder desde acá al mayor mercado del mundo. Lo importante de la inversión extranjera es que con ella llega más empleo. El gobierno estima que gracias al Tratado se crearían 100.000 empleos por año y que el impacto sobre el crecimiento sería de un punto porcentual. Será real tanta belleza?, se preguntarán muchos. La verdad es que solo el tiempo lo dirá. Por ahora, los países que le tomaron la delantera a Colombia con la firma de TLC con Estados Unidos han tenido resultados positivos. Al año siguiente de la entrada en

El Tratado de Libre Comercio con el país del norte generará muchas oportunidades de negocios, pero es urgente modernizar la infraestructura y actualizar entidades como la Aduana, el ICA y el Invima si se quiere aprovechar a fondo el acuerdo. Pero eso tiene que ir acompañado de otras tareas, y los retos son inmensos. Los rezagos en la infraestructura son críticos. Movilizar mercancías por las carreteras nacionales es una odisea y es el peor cuello de botella para la buena marcha del TLC. Otras labores más urgentes tienen que ver con modernizar y sincronizar las aduanas, el ICA, el Invima y la Policía Antinarcóticos. Analdex ha estimado que el atraso en estos frentes viene representando sobrecostos del 20 por ciento. Según el presidente de la SAC, Rafael Mejía, “llevamos muchos años perdidos desde cuando en 2006 se dio la aprobación del acuerdo, sin que los organismos gubernamentales que tienen responsabilidades en su implementación se hayan preparado lo suficiente”. Ojalá que el TLC sea la excusa para hacer la tarea que no se hizo en el pasado.

¿Y cómo van las regiones? En un comienzo no todos los departamentos se beneficiarán de la misma manera. Unos están más preparados que otros. El TLC se puede convertir en un importante

instrumento de política para que ciudades diferentes a Bogotá puedan comenzar a registrar tasas importantes de crecimiento. Hernando José Gómez, exdirector de Planeación y actual jefe de la Oficina de Aprovechamiento del TLC, afirma que con el acuerdo se podrían generar nuevos polos de desarrollo. Así ocurrió en México, cuando puso en marcha el TLC con Estados Unidos. Ciudad de México, el epicentro del desarrollo de ese país, comenzó a compartir el progreso con las ciudades del norte, que empezaron a atraer inversiones para exportar hacia Estados Unidos. En Colombia, en un comienzo, el litoral Caribe –Barranquilla, Cartagena y Santa Marta– va a aprovechar mejor las ventajas del TLC por obvias razones: hay puertos y zonas francas con techo industrial disponible con los cuales se puede competir y atraer inversión extranjera. Pero no es solo eso. Según Gómez, esta región está haciendo bien la tarea de mejorar sus gobiernos locales, servicios públicos, movilidad y hasta las universidades están educando los profesionales que necesitan las industrias locales. “El Caribe se va a disparar en forma muy importante”, señala. El reto es desarrollar el llamado Caribe interior. En el caso de la región Pacífico, se estima que Cali tendrá las oportunidades iniciales, así como el norte del Cauca e incluso Pereira. El exdirector del DNP destaca el caso de esta última porque sus mercancías gastan el mismo tiempo hasta Buenaventura que las de Cali. “En este momento Pereira está en el eje del Pacífico porque está conectado por carretera de la misma forma que Cali. Estas dos ciudades necesitan que se consolide el tramo Buga-Buenaventura, crítico para poner a marchar esta zona”. Obviamente, hay que resolver el cuello de botella del puerto de Buenaventura (ver artículo sobre la infraestructura). Esta región que está en transformación podría tener un futuro muy promisorio, pues en pocos años, cuando se amplíe el Canal de Panamá, estará más cerca de la costa Oeste de los Estados Unidos. En el centro del país no les irá igual a todas las ciudades. Aunque Medellín tiene problemas de conectividad física –por lo que es urgente el proyecto Autopistas de la Prosperidad–, dio un giro hacia los servicios y la tecnología. “Si uno no tiene carreteras, puede participar de las cadenas de desarrollo en servicios. Medellín está haciendo un gran esfuerzo en tercerización, salud y animación digital”, señala Gómez. Pero Medellín sigue siendo la base de la exportación manufacturera hacia Estados Unidos y tiene que solucionar pronto el tema de la infraestructura. Las ciudades interiores del Eje Cafetero, así como los Santanderes e Ibagué, necesitan conectividad y mientras se resuelven los temas de carreteras (la Ruta del Sol es la op-


Economia

El trancón

El gran cuello de botella del comercio exterior colombiano sigue siendo la carencia de infraestructura vial, fluvial, aeroportuaria y ferroviaria.

Cuando el río suena... Colombia aumentó 11 por ciento el volumen de la cosecha cafetera en abril al llegar a 580.000 sacos, la más alta en lo corrido del año. • POR FIN MÁS CAFÉ: Colombia aumentó 11 por ciento el volumen de la cosecha cafetera en abril al llegar a 580.000 sacos, la más alta en lo corrido del año. Es la primera vez desde marzo de 2011 que la producción cafetera crece frente al mismo mes del año anterior. Dado el impacto del invierno, el volumen registrado se convierte en una buena noticia para los productores nacionales. “Una plena recuperación solo la tendremos cuando los árboles en renovación, o que aún están jóvenes, alcancen su edad productiva”, dijo Luis Genaro Muñoz, gerente de la Federación Nacional de Cafeteros. Colombia ha renovado más de 300.000 hectáreas en tres años. • FUTURO DE BANCA MÓVIL: Un estudio que acaba de publicar la firma Deloitte señala que dentro de los próximos años la banca móvil será más una necesidad que una alternativa, y probablemente se convierta en un componente integral de la estrategia de negocios de los bancos. El potencial en América Latina es inmenso, pues a pesar de que muchas personas tienen un teléfono celular, no poseen cuentas bancarias. Se espera que el uso de la banca móvil crezca anualmente 65 por ciento hasta 2015. • FINANZAS Y FINANCISTAS: El ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, no olvida su paso por la Hacienda Pública. Acaba de publicar la segunda edición del libro Finanzas y financistas, una obra de obligatoria consulta para académicos y estudiantes. En el libro compila varios ensayos suyos que abordan épocas y personajes de trascendencia histórica para el tema en el país. Esteban Jaramillo, forjador de las finanzas públicas en Colombia; la política monetaria de la Regeneración; Colombia: país fragmentado, sociedad dividida; del patrón oro al curso forzoso y el laberinto fiscal del siglo XIX son algunos de los capitulos que hacen parte del contenido de la obra, que fue editada por la Biblioteca Jurídica Diké.

U

no de los mayores atra-sos estructurales de Colombia tiene que ver con la calidad de su infraestructura, una de las más deficientes en la región. Según el Foro Económico Mundial, en el índice FEM (que compara el desempeño de 142 economías) Colombia está en el puesto 95 entre 142 naciones en términos de infraestructura. El informe del Consejo Privado de Competitividad 2011-2012, al comparar en el contexto internacional las vías existentes en Colombia por millón de habitantes, afirma que el rezago es evidente, pues el país queda por debajo del promedio de América Latina. Sin duda, cortar este nudo gordiano es el gran reto de Colombia para que las oportunidades generadas por la mayor apertura comercial no se queden detenidas en un trancón monumental. En materia de vías el asunto es crítico, pues es el medio de transporte más utilizado. La carga movilizada por carretera pasó de 129,7 millones de toneladas en 2010 a 140,5 millones en 2011, un crecimiento del 8,32 por ciento. Según el sector privado, para lograr una mayor competitividad frente al TLC son vitales las carreteras Bogotá-Buenaventura, Bogota-costa Caribe, la Vía al Llano y la vía Bucaramanga-Cúcuta. La movilización de mercancías para salir a los puertos en el Caribe o en el Pacífico es una odisea. Recorrer

los cerca de 100 kilómetros que hay entre Buga y Buenaventura –uno de los principales puertos colombianos– le toma a un camión alrededor de 12 horas debido a los continuos deslizamientos y mal estado de la vía. Ahí se queda la competitividad. Y para salir hacia los puertos del Caribe, culminar la Ruta del Sol es prioritario. Está previsto que la obra esté completa en 2015, pero los últimos problemas de licencia ambiental en algunos tramos hacen temer que no se cumpla el plazo. El río Magdalena sería la gran alternativa para el país. Según el Ministerio de Transporte, en los próximos meses comenzarán las obras para recuperar la navegabilidad de esa vía fluvial. En materia de puertos, el balance es regular. Se han logrado avances en el puerto de Cartagena, que ha sido considerado el número cinco en América Latina. La Sociedad Portuaria de Cartagena participa con el 55 por ciento del total del movimiento de carga en los puertos del país y con tecnología ha logrado eficiencia. El gobierno abrirá una nueva licitación para dragar el canal de acceso al puerto de Barranquilla y se destinarán recursos para habilitar el nuevo canal de Varadero, en Cartagena, que permita el ingreso de barcos Post Panamax, los gigantes de contenedores, para que la bahía de Cartagena compita

con Panamá. En cuanto al puerto de Buenaventura, las deficiencias son grandes. Sergio Clavijo, director de Anif, afirma que en las últimas tres décadas se han dedicado unos 15 Conpes (uno cada dos años) a la grave situación económica y social de ese puerto (el único con el cual cuenta Colombia sobre el Pacífico), pero ninguno de ellos ha logrado solucionar sus problemas estructurales. Lo sorprendente es que en esas condiciones se mueva, a través de Buenaventura, el 7 por ciento de las exportaciones y el 20 por ciento de las importaciones del país. Según Clavijo, los cuatro grandes desafíos de Buenaventurta son: primero, finalizar la doble calzada (comenzada en 2006 y prevista para 2020); segundo, mantener una profundidad de al menos 12 metros a lo largo del canal de acceso; tercero, mejorar el acceso terrestre y ampliar el parque de almacenamiento del puerto para poner en marcha el sistema multimodal (hoy la conexión del puerto-isla con el continente continúa dependiendo del frágil puente Piñera). Y cuarto, dotarse de un aeropuerto ‘decente’. La buena noticia es que el gobierno ya adjudicó la licitación para dragar el canal en la bahía externa.

Revista Laura Moya  

Bocetacion digital

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you