Page 1

Diciembre de 2017 | ISSN 2248-5449

REGISTRANDO nuestros tiempos Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

vocesdepapel.co Ganador de la Convocatoria PĂşblica en Cultura y Patrimonio 2017. Antioquia Piensa en Grande la Cultura y el Patrimonio


REGISTRANDO nuestros tiempos

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

T

enemos el placer de presentarles y entregarles una nueva edición de Voces de Papel, esta vez como el especial Registrando Nuestros Tiempos: Patrimonio Documental y Literario de La Ceja. Ya habíamos hecho un hecho entrega de la primera edición especial Literatura de La Ceja del Tambo, Por debajo de la puerta, en el año 2013. Este año, en forma de aguinaldo, por la época y la espera, queremos compartir con nuestros lectores un antojo viejo que ahora podremos cumplir: el de una travesía somera por los colegas de la edición y distribución de revistas y periódicos que han precedido nuestra labor hebdomadaria (palabra semanal o del correo que le aprendimos a Fernando González en el primer “Por Debajo de La Puerta” con su paso a pie por La Ceja...). Nos permite calmar este antojo el Instituto de Cultura y Patrimonio de Antioquia a través de su Convocatoria en Cultura y Patrimonio, 2017, en la cual resultamos ganadores en el área de Lectura y Bibliotecas. Además contamos con aliados de todo tipo, desde cada uno de los directores y editores de las publicaciones que compartiremos y reseñaremos desde 1914 hasta hoy, así como las instituciones públicas, privadas, amicales y anárquicas que se han abanderado de la pulsión de documentar la vida del municipio a través de medios de comunicación impresos. Seguimos Registrando Nuestros tiempos, pero ahora damos una mirada al registro de otros tiempos y a todo el aprendizaje sobre La Ceja que estas publicaciones se encuentra. Encontramos otros aliados que comparten nuestro mismo interés, a algunos por coincidencia aunque terminamos comprendiendo que su curiosidad había encendido la nuestra: Pudimos nutrirnos del Sistema de Información Local custodiado por la Biblioteca Municipal Gregorio Gutiérrez González, tuvimos acceso a la totalidad de ediciones de la revista El Cocuyo, propiedad de doña María Eugenia Ángel, de la Sociedad de Mejoras Públicas, y a todas las ediciones del periódico vital Opinión Cejeña por cuenta de la familia Peña. Además obtuvimos el regalo de encontrar el trabajo juicioso y dedicado de Luis Mario Toro García, estudioso desde antes de la historia del patrimonio documental y creador de los blogs “La Ceja de Tantos”, “Fantástica Medellín”, “Literatura Cejeña” y la “Biblioteca Digital La Ceja”, que nos dio acceso a publicaciones de las cuales apenas conocíamos el nombre y que habían sido encontradas, digitalizadas y compartidas por él. Desde los conservadores, La Espiga en ediciones de 1916, El Lábaro -busque la palabrita para que se sorprenda- y El Sabatino de los años 20 y 30; hasta los anárquicos o razonablemente utópicos El Tambo de Los Comunes, El Menstruario y nuestro propio ejemplo, estas publicaciones muestran un camino en las costumbres, pensamientos y prioridades de la historia reciente de nuestro pueblo. Las publicaciones periódicas de la primera mitad del siglo XX mostraban un carácter religioso, política y culturalmente conservador, pero desde un enfoque crítico y analítico de estos fenómenos esenciales de la vida. Por su parte, en la segunda mitad del siglo anterior e inicios del actual, el ejercicio editorial periódico ha venido en algunos ejemplos marcando propuestas de expresión alternativas al pensamiento oficial o institucional, no solo por los contenidos, sino por los propios métodos editoriales empleados. Lo invitamos a conocer parte de esta historia documental del municipio: Así como sorprende leer textos, editoriales y anuncios publicitarios de principios de siglo, también sorprende la diversidad de formas de expresión y documentación que los cejeños han querido explorar y que aún se mantiene vigente, bien sea proponiendo formas ejemplares de pensamiento y comportamiento, o invitando juiciosamente a la desobediencia, la crítica y la expresión entusiasta del descontento. Voces de Papel continúa registrando nuestros tiempos, y se atreve también a compartir una mirada a la forma en que solíamos registrar aquellos tiempos...

2

Edición Número 2 de 2017 Diciembre de 2017 ISSN 2248-5449 Dirección y diseño Laura Mesa Múnera Comité Editorial Abel Anselmo Ríos Carmona Laura Mesa Múnera Asesoría Juan Gabriel Medina Gómez

Portada Wilson Rojas Florez Fotografía Wilson Rojas Florez Andrés Hernández Murcia Secuencia Uno Contacto 5539980 - 314 738 35 65 vocesdepapel@vocesdepapel.co Km 1,5 Vía La Ceja hacia Rionegro Casa del Árbol Centro Creativo La Ceja del Tambo


REGISTRANDO nuestros tiempos

Luis Mario Toro García

N

o es exagerado reconocer que esta edición especial, por lo menos en la forma en que podemos compartirla aquí, se hace posible gracias al trabajo laborioso que en otros tiempos iniciara Luis Mario Toro García, muy cejeño él, de una casa cerca al comando… Actualmente Luis Mario no habita en presencia física La Ceja, y es posible que haya tomado la iniciativa sabia de evitar los aires a veces tóxicos de nuestra cejeñidad; otra posibilidad es la de que como instructor del Sena en Medellín el tiempo se haya convertido en una ilusión volátil y fantástica, pero eso de especular impunemente es ya de por sí muy cejeño… Por allá hacia el año 2005, Luis Mario, su estatura y una handycam fiel aparecieron en La Ceja en plena primavera de riesgos en la gestión cultural alternativa de nuestro municipio. Rápidamente Luis Mario se conectó con el movimiento de la Sociedad de Mejoras Públicas y se propuso, con humildad altiva, inventar, reinventar y desinventar el movimiento cultural cejeño, o por lo menos hacer parte de la utopía. Venía buscando, tanto a los que había conocido en su juventud, maestros y/o compañeros de la curiosidad artística y cultural de su época, así como a las nuevas generaciones y sus inquietudes, proyectos y odiseas. Desde allí su aporte a la curiosidad se alborotó: Exposiciones de arte u objetos de valor cultural de todo tipo; por ejemplo una exposición, con concierto incluido, de fotografías, músicas, obras de arte y ediciones de El Tambo de los Comunes, en homenaje a quienes lideraron Los Comunes en los años setenta y ochenta, en épocas en las que estos movimientos jóvenes zarandeaban la pax cejeña. Luis Mario también se inventó eventos como “El Ramillete de Voces y de Imágenes” en 2006, una especie de feria de artes y manifestaciones culturales de una sola edición, pero que representó en su momento esa visión integrante y diversa de la riqueza cultural cejeña. De

ella podemos enterarnos en uno de sus legados más enriquecedores: los blogs que comenzó a escribir y liderar desde el año 2008: Literatura Cejeña, Fantástica Medellín, el blog oficial de la Escuela de Artes de la Sociedad de Mejoras Públicas de La Ceja, Biblioteca Digital La Ceja y La Ceja de Tantos, este último con una periodicidad y una serie de artículos y textos diversos y deliciosos sobre las múltiples formas de riqueza cultural de un pueblo como el nuestro. Por su parte, Biblioteca Digital La Ceja prácticamente nos ahorró muchos trabajos para la realización de esta edición: es la digitalización de publicaciones como La Espiga, El Lábaro, El Sabatino, de la primera mitad del siglo XX, que Luis Mario localizó en archivos de la FAE y la Biblioteca Pública Piloto de Medellín, y que complementó con otras publicaciones hasta el año 2009 y que pueden ser consultadas en cualquier momento por los lectores más curiosos en bibliotecadigitallaceja.blogspot.com.co. Agradecemos a Luis Mario el permiso para tomar parte de su trabajo en esta edición, suponiendo que coincidimos en este anhelo de compartir con los cejeños la historia de las publicaciones periódicas que nos han contado sobre La Ceja incluso antes de que Jesús María Piedrahita instalara una primera imprenta en La Ceja, hasta las épocas de las publicaciones hechas en fotocopiadora y las actuales publicaciones digitales. En 2010, como cronopio, se despidió de estos menesteres quijotescos de la gestión y rebelión cultural en La Ceja, precisamente en un “Primer” encuentro de Cronopios, celebrado en el Auditorio Samuel Bernal de la Sociedad de Mejoras Públicas, como acto de agradecimiento y despedida al blog La Ceja de Tantos. Nosotros seguimos valorando la labor de Luis Mario y sus blogs, que van más allá del tiempo y la presencia, como debe ser cuando se trata de cronopios...

bibliotecadigitallaceja.blogspot.com 4

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

ce u n a h e d s a i c i t o N La Espiga, Órgano de la Parroquia, fue un semanario que circuló entre 1914 y 1918 dirigido por el presbítero Jesús María Piedrahita. Fue una publicación de la Imprenta Parroquial, la primera imprenta cejeña que fue adquirida en 1914 por el párroco Guillermo de J. Gómez con el fin de imprimir escritos religiosos.

siglo

Periódicos malos PROHIBIDOS POR EXCOMUNIÓN MAYOR *El republicano……...…….de Bogotá *La Acción Cultural……...de Medellín *La Linterna…………………...de Tunja BAJO PECADO GRAVE CON ENTREDICHO PARA LOS LECTORES Y SUBSCRIPTORES

}

*Sagitario………………..…... *La Tarde……………………… De Cúcuta *La Bandera Liberal……… BAJO PECADO MORTAL

}

*Comentarios…...... *Gil Blas……............ *El Ariete…….......... de Bogotá *El Domingo…........ *La Patria…............ *El Espectador….... *La Organización….. de Medellín *El Siglo……………..... de Barranquilla *Retazos……............. de Monteria *La Opción……......... de Neiva *El Cronista….......... de Ibagué *la Idea ………........... de Líbano *Informaciones……. de Honda *El Liberal……………. de Bucaramanga *Ecos Mundiales antes Tribunal Libre de Cúcuta *El Espacio…………. de Pamplona *La estrella de la Mañana………......... de Maracaibo DE LECTURA PELIGROSA

}

*Gaceta Republicana…….. *El Diario Nacional……..... de Bogotá *El Tiempo………………….... *Colombia……….................. de Medellín *El Correo Liberal…………. de Medellín *Rigoleto…………................ de Barranquilla *La Unión Comercial…….. de Cartagena

6

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

Mujeres que encantan Libertad de imprenta

¿

Qué entienden los liberales por libertad de imprenta? Entienden los liberales por libertad de imprenta la facultad de dar a la estampa cualquier clase de escritos, buenos o malos, falsos o verdaderos. ¿Qué entiende la iglesia por libertad de imprenta? La iglesia entiende por libertad de imprenta la libre facultad de imprimir únicamente lo provechoso, bueno y verdadero, pero jamás lo malo y falso ni lo dañoso al individuo o a la sociedad. ¿Por qué se dice que los liberales pretenden la libertad de imprenta para lo malo y lo falso? Se dice que quieren la libertad para lo falso y malo, porque quieren mayor libertad que la que concede la iglesia; y esta concede la facultad de imprimir todo lo bueno y verdadero; luego si los liberales piden más extensa libertad necesariamente incluye lo malo y lo falso. ¿Qué males se siguen de la libertad de imprenta? Se siguen de esta libertad innumerables males para el individuo y la sociedad, tales son: la libre propagación del anarquismo, del socialismo, de los errores más disolventes, de la familia, de la patria, las revoluciones fratricidas. Etc.etc. Todo esto se enseña, se aconseja, se esparce gracias a la libertad de imprenta. No se diga nada de las calumnias contra la religión, el clero, la divulgación del crimen, de la inmoralidad. En una palabra se puede decir que gracias a esa libertad infame, la prensa por su desenfreno ha venido a ser, en los tiempos modernos, uno de los mayores azotes y mayores calamidades que sufre la familia la sociedad y el mundo enter ( Inmortale Dei).

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

L

as que en la sociedad se presentan con modestia en su vestido y trato. Las que no cascabelean con su limpia prosa en salones y costureros; las que no presumen de letradas echándonos a la cara una lluvia de términos ampulosos y mal traídos; las que hablan paso con mesura y se expresan bien; Las que no descienden al odioso campo de las murmuraciones ni envenenan su lengua con obscenidades que mancillan el alma; Las que son piadosas, practican la religión en sin respetos humanos y sin escrúpulos exagerados; Las que tratan con amabilidad y dulzura a las clases menesterosas y alivian ajenos infortunios con caridad y reserva; Las que huyen de los bailes y de otras reuniones donde el pudor cede su paso a la voluptuosidad; Las que prefieren la lectura de obras edificantes, a las novelas que corrompen el corazón y desgarran la inocencia; Las que no emplean refranes ni otras vulgaridades que ridiculizan y desdicen la buena educación; Las que visten con sencillez y no andan a casas de moda y embelecos extravagantes; Las que en el andar muestran naturalidad y desenvoltura sin afectados contoneos; Las que encuentran mayor placer en vivir recluidas en el interior de su casa, que permanecer, a todas horas, en la tribuna, portón o ventana como artículo de expendio; Las que en el templo se muestran respetuosas y recogidas y no miran hacia atrás nunca aún los muros se vengan a tierra; Las que en el hogar se dedican al cumplimiento de una tarea prestando mayor atención al bienestar de la familia que a las pesadas exigencias sociales; Finalmente las que, como madres, llenas de santo temor de Dios, desprecian las variedades y se empeñan en inculcar a sus hijos profundos sentimientos cristianos, único y positivo bien del cual puede prometerse la sociedad hombres a carta cabal verdaderamente útiles y capaces de los mayores sacrificios en pro de la religión, de la familia y de la patria. ( De “El Emblema” )

7


REGISTRANDO nuestros tiempos

Un nueva imprenta de propiedad del señor Carlos Bernal se inauguró en 1929; tenía el nombre de Imprenta Ceberdú o Imprenta Venus. Allí se publicó El Sabatino, periódico de corta vida dirigido por el propietario de la imprenta.

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

E

El Reverendo Padre Jesús María Piedrahita El Presbítero Jesús María Piedrahita, párroco en el periodo de 1914 a 1944, fue precursor del desarrollo cejeño: se le deben la primera imprenta*, la Casa Cural, la torre parroquial, el cementerio, el inicio de la sociedad San Vicente de Paul, el primer órgano y el nombramiento de Samuel Bernal como organista titular, el primer colegio de las Hermanas de María Auxiliadora, entre otros. Así lo homenajeaba El Sabatino en 1929.

l 1 de junio de 1878 fue alegrado el cristiano hogar del señor don Pedro Piedrahita y de la señora doña Petronila Duque de P. con el nacimiento de 3° de sus hijos. El niño que en aquel venturoso día vió por primera vez la luz en la pequeña población de Campamento, recibió en las fuentes bautismales los hermosos nombres de Jesús María, dichoso augurio de una vida santa y apostólica, al par que humilde y modesta como la de sus divinos protectores. La familia Piedrahita emigró para Amagá siendo aún muy tierno nuestro biografiado. En aquella ciudad hizo sus primeros estudios y en la escuela gozaba de considerable reputación, merecida por su amor al estudio, a la virtud y a la oración. Afable con todos, alegre y expresivo pero de exquisita reserva, sabía ganarse los corazones. Sus compañeros de infancia se complacen contando las piadosas diversiones de ese niño que revelaba en sus acciones y conducta la vocación divina de que estaba favorecido. Por escasez de recursos pecuniarios no pudo don Pedro satisfacer desde un principio los deseos de su hijo quien, gracias a la ayuda eficaz de su tío el Dr. Antonio José Duque, se fue a Medellín en donde trabajó algún tiempo como escribiente. En 1896 sonó para él la hora suprema y se le abrieron las puertas del seminario: frisaba en los 18 años. El entonces Prelado de Medellín Hmo. Sr. Joaquín Pardo y Vergara, mostró afecto al nuevo seminarista y en varias ocasiones difíciles fue su particular protector. A la sombra venerada del seminario crecieron la piedad, la virtud y la ciencia del jóven Jesús María, y a medida que ascendía hacia el augusto ministerio aumentaban en él las muestras de su marcada vocación sacerdotal. Su iniciación a las órdenes sagradas se efectuó el 22 de septiembre de 1900, para recibir en 1903, el 25 de octubre, las órdenes menores; el subdiaconado, el 28 del mismo mes y el Diaconado, el primero de noviembre siguiente. Así en el cortísimo tiempo de ocho días vio llegar para él la suprema dicha de acercarse al presbiterado, punto culminante de sus aspiraciones. Cayó gravemente enfermo el Hmo. Sr. Pardo y Vergara y el diácono Piedrahita se vio obligado con cuatro compañeros más a buscar otro pontífice que consagrara sus manos para el culto divino. Al Hmo. Sr. Manuel A. López de Mesa, obispo de Antioquia cupo la fortuna de presentar al señor los cinco nuevos ministros después de consagrarlos sacerdotes para la eternidad: era el 30 de octubre de 1904. Sólo Dios y el beneficiado podrían decirnos lo grande y dulce que fue para el virtuoso presbítero subir por primera vez al ara santa y con sus manos trémulas de espanto pero castas e inocentes, ofrecer el Cuerpo y la Sangre del Dios Hostia. Tan grata y sublime fue su piedad en aquella hora de cielo que no se ha podido borrar jamás de su memoria y le sirvió de norma para todos los días de su santa vida. Así lo vemos acercarse al altar diariamente, penetrado de respeto profundo y piedad sincera para celebrar el santo Sacrificio con el mismo fervor de su primera misa. Poco después de ordenado el R. P. Piedrahita fue enviado a la población de Santuario como coadjutor. Allí permaneció cerca de cuatro años ejerciendo el más celoso y prudente apostolado, ganando desde luego muchas almas a Jesucristo. Un corto lapso de tiempo estubo en Alejandría como remplazante interno del cura del lugar. En 1909 recibió el nombramiento de coadjutor de La Ceja y ejerció ese cargo hasta 1914, en que quedó como remplazo temporal del R. P. Guillermo Gómez, en el viaje a Europa con motivo del Congreso Eucarístico de Lourdes. A su regreso el R. P. Gómez fue nombrado Rector del Seminario y el R. P. Piedrahita confirmado en el curate de esta ciudad. Desde entonces hasta hoy los destinos espirituales de la población están en sus manos expertas, sabias prudentes. Consagrado totalmente al bien de las almas el R. P. Piedrahita no rehuye penas, sinsabores, fatigas ni desvelos. Sólo tiene en la mira llevarla como diligente pastor por sendas seguras de los pastos eternos. Por eso multiplica en la medida de sus posibles servicios religiosos en la parroquia, y para despertar la devoción de su amada grey, quiere que el culto revista la mayor pompa y que las fiestas tradicionales se celebren con esplendor y religiosidad. Lucha con tenacidad por mantener incólumes los sanos principios de nuestra sacrosanta religión y por eso le oímos predicar incansable contra las doctrinas subversivas, la mala prensa, las modas relajadas, los vicios locales, las malas costumbres y todas cuantas innovaciones funestas pretenden introducir en los pueblos el falso progreso del modernismo. Y no se contenta el señor Cura con señalar el vicio, sino que propone con sabiduría los medios eficaces para corregirlo; para ello no se da tregua ni en la predicación ni en la administración de los Santos Sacramentos.

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

9


REGISTRANDO nuestros tiempos

De frente lleva muchas asociaciones piadosas que existen en la ciudad y es lo mismo para él consagrar sus días tanto a las señoras como a los caballeros inscritos en las filas de Hijas de María, Hermanos de la Tercera Orden, Cofrades del Apostolado de la Oración y del Sagrado Corazón de Jesús, socios de San José y otras pías instituciones. Su obra llevada a cabo en colaboración de sus muy dignos y celosos coadjutores es de las más importantes de las Diócesis y bien sabe el Hmo. Sr. Arzobispo el valor del exponente que tiene empleado en esta privilegiada parroquia. Sus frutos son óptimos y se manifiestan por la sana moral que reina entre los fieles, por la frecuencia de los sacramentos, por piedad religiosa de que hacen gala sus feligreses y por muchas obras de beneficiencia. No trabaja únicamente el señor Cura por el bien espiritual de su rebaño, sino que atiende también el adelanto intelectual y material del mismo. De ahí su empeño en la buena marcha de los establecimientos de educación y su afán prolijo por las obras materiales de la población. A él se debe la reforma del magnífico templo parroquial con su riquísimo sagrario, su resonante órgano, su graciosa baldosa y el lujoso surtido de imágenes del arte religioso moderno; a él se debe la magna obra de la reconstrucción del cementerio, emprendido recientemente; de nuestro Cementerio que, una vez terminado, será uno de los mejores del departamento y orgullo de La Ceja. A él se debe la restauración de la casa parroquial, con las ventajas del buen gusto y de la amplitud; a e´l se debe el apoyo decidido para toda las empresas que tienden a hacer de nuestra ciudad un rico joyel, una reina elegante y donosa recostada a las márgenes del Pereira. Y no se crea en la exención de dificultades: el señor Cura las ha encontrado a granel, no siendo la menor la escasez de los recursos, pero con un tino delicado, sabe ahllar tesoros en la generosidad de los habitantes de La Ceja, quienes cumplen cabalmente con el concejo de la Escritura: “si tienes mucho, da mucho; si tienes poco, da poco, pero siempre de buen corazón” (Tob. iv. 9) Goza el señor Cura de estima de todos los parroquianos, porque por todos se sacrifica, y lo mismo es para él entrar en la mansión del rico que a la buhardilla del pobre y tiene para todos sin distinción palabras de amistad y caridad. ¿Acaso no lo vemos sonriente aún en las más amargas situaciones? Ese estado del alma es precisamente una prenda de éxito en sus empresas. La rigidez con que fustiga los viejos, lejos de granjearle enemigos, le atrae nuevas simpatías porque sabe aunar el tino y la prudencia con el celo y la caridad, y así no ataca a las personas sino sus desórdenes y lejos de abandonar al caído le tiende la mano generosa que ha de levantarlo. Resumimos: El R. P. Piedrahita en los cinco lustros de vida sacerdotal ha llenado una gran carrera, se ha granjeado el aprecio de los hombres rectos y más que todo se ha labrado para el cielo una riquísima corona de méritos, las numerosas almas que ha enviado al cielo y las grandes obras que tiene entre sus manos, son el mayor elogio que le podemos tributar en este día de íntimas emociones para él y de positivo regocijo para nosotros. Octubre 31 de 1929. Por Lumaro Franco.

10

Luis Mario Toro G. en su columna Memoria Cultural publicada en Opinión Cejeña, reseña las publicaciones de 1929 y 1930, El Sabatino y El Lábaro: Carlos Bernal Duque fundó en 1929 el periódico El Sabatino bajo la dirección de él y la administración de Camilo Palacios (...) pero ya en el número 10 aparece en su lugar Daniel J. Jaramillo. Semanario en tamaño tabloide (oficio) con 8 páginas a seis columnas con un valor de 5 centavos por ejemplar y con espacios publicitarios, es el primer periódico cejeño hecho con las técnicas de los buenos periódicos de su tiempo. Se deduce lanzó su primer número el 20 de julio, fecha significativa para tan patrióticos ciudadanos. Sus artículos varían desde el análisis serio de situaciones sociales, hasta amenos informes relativos a la municipalidad; y desde las habituales notas sociales como “los que llegan”, “los que salen”, “nacimientos”, “enfermos”, “defunciones”, hasta poemas y artículos literarios. Quizá suplantando el anterior aparece “El Lábaro”, “Semanario de información y variedades”, dirigido por Juan B. Vélez y Cándido Uribe; administrado una vez más por Daniel J. Jaramillo. Editado por la misma Imprenta Venus, el ejemplar número tres tiene fecha del 26 de enero de 1930. Eran los tiempos en los que se tomaba Malta Oscura-Dulce de la Cervecería Libertad y se bebían Gaseosas Ben-Hur que preparaba el señor Roberto Orozco en Rionegro, como se anuncia en sus páginas. El 5 de diciembre de 1930 se leyó el número 45, que parece ser fue el último. No se sabe nada de la suerte de la imprenta donde se editaron estos dos valiosos periódicos. Opinión Cejeña Número 120. Mayo de 1992.

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


A comienzos de 1930 se fundó El Lábaro, bajo la dirección de Juan B Vélez y Cándido Uribe. Era un semanario de información y variedades que logró 45 números

Retazo

E

ra la tarde del I de noviembre. El astro del día enviaba sus últimos fulgores dorando los picachos del cerro de La Unión. En el horizonte vagaban tenues nuvecillas como sombras desleídas en un inmenso terciopelo azul. El dombo de los cielos parecía el fondo de los grandes cuadros no imaginados aún por los artistas. A medida que Febo se escondía en el occidente cambiaba el esmalte del firmamento y parecían claros arreboles en los que se combinaban el gualda con el azul, el ROSICLER con el anaranjado y con todos, el turquí más pequeño y arrobador. La luna en su infancia se aproximaba al cenit y esperaba tranquila que las estrellas viniesen a cortejarla. Así era el cielo. En la tierra reinaba dulce calma, el sosiego de las hermosas tardes otoñales. El apacible valle del Pereira sonreía; las aves se retiraban con vuelo cadencioso a buscar entre el ramaje su seguro albergue: en las dehesas pacían las vacadas, dando de tiempo en tiempo quejumbrosos bramidos por la ausencia de los becerros; el río se deslizaba murmurando sus perennes oraciones; en los hogares aledaños tarareaban los hijos de los cristianos cejeños los cantos populares, y en la torre de la esbelta iglesia lloraban las campanas con la voz de los muertos, pidiendo piadosas plegarias a los fieles. Y en ese trasunto de belleza y armonía ex p e r i m e n t a b a e l a l m a e m o c i o n e s celestiales y por unos momentos dejaba la tierra para gozar de las bellezas increadas. La Ceja, 1 de 1.929 Lumaro Franco


REGISTRANDO nuestros tiempos

Oscureciendo

H

allábame solo en una de esas fértiles vegas de la ceja, tranquilo y sosegado, contemplando el panorama de un risueño atardecer: la calma de la naturaleza tenía eco en mi corazón. Todo era apacible y sereno; los últimos rayos del sol muriente permitían ver aún los erguidos árboles que alrededor se destacaban y que mecidos suavemente por el viento, guardaban la morada de aquellos que, a su vez, lanzaban su último canto de despedida a los árboles del día para descansar en el hondo silencio de la noche y dormir bajo el mando de los cielos. Este apacible y sereno atardecer iba cambiado. El sol cada vez más opaco producía una sombra que hizo germinar en lo profundo de mi alma el pensamiento de que pronto llegaría una soledad tal vez oscura y peligrosa. Tomé la resolución de marcharme, pero era tarde. El camino largo y despoblado, el instantáneo cambiar de la naturaleza y el horrible miedo que infunde el misterio de una noche en un niño sin compañía y sin amparo, desvanecieron mis ánimos y caí desfallecido sobre la mullida hierba tiritando de frío y llorando de temor. Pasó la noche sin saberlo como, luego despertando con la aurora recordé que habían seres que me amaban y que estaban buscándome: hacia ellos me dirigí lo más pronto posible, y los hallé desesperados creyendo que su hijo era víctima de la ingratitud y del desprendimiento, O quizá de la misma muerte. En aquel terminar de bella aurora que, con el sol volaba, enamorada, pensaba no con mi niñez más si con la ambición del prudente en el atardecer de esta corta vida formando ilusiones en el pensamiento con infinito divagar. Como todo esto fue interrumpido por el sueño cuando hubo pasado: contemplaciones, ensueños y temores, me detuvo a meditar cómo y dónde contemplaba el panorama de la vida; si el borrascoso lugar de la inmundicia, donde todo lo que se ve y se anhela no es sino mentira y vanidad, o en el sendero seguro del trabajo y la virtud donde toda esperanza tiene realidades positivas de felicidad temporal y eterna. El Avefría

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

13


REGISTRANDO nuestros tiempos

Algo sobre los “Sonsonetes”

E

n los números del periódico local se han publicado últimamente varios artículos que el autor pretendió escribir en verso pero que de todo tiene menos de poesía; en cambio tiene mucho de perjudicial y fastidioso. No conozco el artículo en mención; sólo sé que su deseo es corregir algunos defectos sociales y llamar la atención a un empleado sobre algunas deficiencias en su administración, cosa muy digna de aplauso por cierto pero hecha en distinta forma y con términos un poco más respetuosos y dignos de una persona de autoridad. En los mencionados artículos se han empleado términos fastidiosos y un estilo demasiado satírico y molesto; además y por la misma causa no han producido en el alma de los asociados suscriptores muy buena impresión, por el contrario cuando se llega la oportunidad de tratar sobre dichos artículos, casi la totalidad de los individuos se muestran molestos por el asunto. En poblaciones y sociedades como la nuestra la cual se ha distinguido por la armonía que reina en la sociedad y el respeto de ésta a las autoridades, no resultan esta clase de críticas las que no producen otra labor que desprestigiar en grado superior la autoridad de una persona, y enseñar al pueblo a estar tratando en esta clase de términos tan poco aceptables. Por lo expuesto; al tiempo que protestamos de modo poco serio con que se ha venido criticando las actuaciones de una persona de tanta autoridad y respeto como es el Jefe Policia; Pedimos al señor articulista se sirva, si quiere continuar su labor, emplear términos un poco más decentes y serios más aún cuando es para tratar o comentar a personas de respeto y autoridad. NIVELADOR

14

El semanario propiciaba la discusión sobre los Sonsonetes, entregando a los lectores, diferentes posiciones sobre el tema Conozca más de este caso en la página Biblioteca Digital La Ceja

Sonsonetes Dicen que en noche muy fría En aquel club de invitados Al jefe de policía lo tuvieron encerrado. Y por qué lo encerrarían ? Me preguntaron a mi Porque cerveza querían Unos muchachos de aquí Y dicen que la cerveza A la calle le sacaron En esa noche, en esa, Que de miedo se encerraron. Si no siguen encerrando Al Jefe de Policía Vamos al pueblo entregando Y que cierren la Alcaldía Y adiós pueblo de La Ceja Adiós muchachas queridas Adiós a todas las viejas Y a tantas vacas paridas. Cisne Negro

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

15


REGISTRANDO nuestros tiempos

El Cocuyo, revista de la sociedad Sociedad de Exalumnos Lasallistas de La Ceja. En su primera etapa, q u e v a d e 19 5 2 a 19 5 6 , s e publicaron 16 números. En su segunda etapa, 1973, los números 17 y 18. En su tercera etapa, 1992, que apareció a nombre de la Sociedad de Mejoras Públicas.

16

Así se presentó El Cocuyo en su primera Edición La Ceja, noviembre de 1952: … “Vosotros, lectores amigos, recibid con alborozo estas páginas que buscan los limpios paisajes de cultura, los principios amplios y orientadores que os harán ver con fulgores de aurora los senderos que os conducirán a los puertos seguros del saber. Estas páginas van dedicadas a La Ceja, cuna de grandes exponentes de la cultura, y vivero de almas nobles que preparan su carrera con la mirada puesta en Dios y dedicando todas sus energías para engrandecer a Colombia... Reciban todos los cejeños nuestra voz de aplauso por la inteligente acogida a nuestra revista, y de agradecimiento anticipado porque estamos seguros de que nos prestarán apoyo irrestricto para seguir dando a la publicidad este estímulo a las inteligencias y suave recreo a los amantes del bello idioma cervantino. Que estas páginas lleven el mensaje de altruismo y de grandeza a todos los que quieren salir del anonimato.”

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

LA GOTERA ESCENA 2a

SOLILOQUIO Fragmento:

Esto es un misterio parece que no se puede explicar, cuando uno quiere tomar a nadie un trago merece, y cuando abstenerse ofrece encuentra a cada momento los bebedores por ciento de fuerza y constancia tal, que aunque uno no quiera, por mal lo hacen poner tremulento… Con un dedo bien pisado, con una oreja mordida, la cara toda escupida, y el cerebro maltratado, un brazo casi quebrado la ruana partida en dos,

en el calzón, roto atroz, el sombrero sin toquilla, doliéndome una rodilla, y tuerto, gracias a Dios. Así me voy para casa enfermo meditabundo. ¡Ah cosas las de este mundo, lo que a mí a nadie le pasa; la cabeza se me abraza y me lleno de tristeza al contemplar la dureza con que me trata la suerte. Ven pronto querida muerte ponle fin a mi pobreza. Este fue mi juramento; esta mi promesa fue que con toda buena fe

del trago me creía exento, y ahora, en este momento, cobarde, vuelvo a caer? Es más fácil detener de los astros la carrera, que contener la gotera quien acostumbra beber. Me voy muy lejos, bien lejos donde no encuentre licores, donde no haya bebedores, donde no me den consejos; donde no hayan necio viejos, ni mujeres murmuronas que a pesar de santurronas tienen lenguas infernales; Me voy a llorar mis males donde no hayan traiciones.

El Cocuyo Número 4 septiembre de 1953

D. Alejandro Villegas Bravo … “Escribió don Alejandro un gran número de poesías que andan dispersas en algunas publicaciones de la época y otras inéditas. Su poesía se caracteriza, como la de los otros poetas antioqueños de épocas pasadas, por la naturalidad, espontaneidad, exactitud de las ideas. Damos hoy como muestra la que él denominó La Gotera, escrita en forma de pieza teatral y de indiscutible mérito.”

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

Conozcamos Nuestras Plantas

V

amos a reproducir en esta sección el hermoso folleto del Hermano Daniel, autoridad indiscutible en ciencias naturales, titulado “Flora del Capiro”. Se alza el monte Capiro a un lado de la carretera que une la distancia que hay entre La Ceja y Rionegro. No es una elevada montaña; es sólo un picacho aislado que se destaca en medio del altiplano y que tiene sus parentescos familiares con el cerro abrupto del Corcovado de silueta rampante. Los dos constituyen una de las estribaciones del macizo arcaico y resquebrajado que se alza a espaldas de Sonsón con las denominaciones de La Vieja y Palomas. Este retazo de nuestra cordillera central es una de las más viejas páginas de las historia del planeta. Los esquistos hornabléndicos que esconde en sus pliegues, han sentido sobre sí el correr fatigoso de los años en remotas edades; han sido testigos silenciosos de todas las transformaciones y de todos los vaivenes ocurridos en las eras atormentadas del cambriano y del silúrico, del cretáceo y del plioceno… y se ha arropado los pies con las capas cuaternianas que se extienden por el resto del altiplano hasta ribetear las orillas del Rionegro y del Pereira. Sobre sus anchos lomos ostenta la mole arcaica títulos nobiliarios e indicios de una fenecida grandeza; viejos blasones que con su pesadumbre han hecho doblegar las espaldas fatigadas de este cancerbero avizor y milenario que escrutó ha mucho tiempo la inmensidad de infinitos horizontes. Un flora abundante y rica embelleció sus contornos ondulados; la vida entonó himnos riunfales en los pliegues y en las combas de aquel artesonado misterioso; henchidas y cargadas de frutos caían las ramas flexibles, depositando el ósculo de resurección sobre la tierra nutricia y fecunda. Más… un día, sonó la hora de la tragedia; rechinaron los troncos robustos y las lianas empinadas se rompieron con estrépito; el hacha implacable dejó escuchar en la comarca sus cantares monorrítmicos y lúgubres; la brecha se abrió y el monte quebrantado cedió su paso a los cultivos.

El maíz coronado de penachos temblorosos, trepó por uno de los flancos como ejército que aspira conquistar la cumbre, y el yaraguá, absorbió con sus tentáculos sofocantes en sinnúmero de plantas campesinas… Pero todavía se agitan en la cima los últimos vestigios de la selva enmarañada; aún se divisa en la cúspide una corona de hilos fantásticos, de ramas tupidas, de cordajes y trabazones entretejidos por las hadas montañesas. Allí los Oreopanax enseñan el envés blanquecino de sus hojas digitadas; más arriba los Sciadophyllum con sus grandes limbos caídos sobre el raquis, baten palmas en las horas de monotonía y de fastidio. Las Mikanias forman cintillos engarzados por cuerdas volubles y caprichosas; las Condamíneas destacan sus hojas coriáceas y robustas por entre el resto del follaje; las Clidemias y las Miconias musitan levemente intraducibles plegarias; la Zeugites, hierba humilde, bailarina y graciosa, acompaña con un imperceptible frufrú la canción de la brisa cuando llega a su escondite; las Caleas, pintadas y bulliciosas, parecen querer empinarse en los lugares en donde se lo permiten sus hermanas de la floresta… los musgos y líquenes de todos los matices, forman alformbras mullidas que abrazan con fruición los troncos y las ramas y los acompañan en su tierno vaivén… en una palabra, todavía un jirón de la selva vetusta busca refugio, aferrado con fuertes raigambres, en la cima del Capiro y quiere aún señorear el valle con murmullo sonante de su follaje.

*** En este trabajo no se pretende dar completa relación acerca de todas las plantas que se pueden hallar en el Capiro; sólo se da la indicación de algunas de ellas junto con otros datos que se consideran de interés. Todas las plantas aquí nombradas se hallan debidamente catalogadas y clasificadas con todo rigor científico en el herbario del colegio de San José.

Número 4 -septiembre de 1953

18

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

El Cocuyo en su segunda faceta, a partir de 1973, fue órgano de la Colonia Cejeña de Medellín “en beneficio de la comunidad y de todas las Obras de Progreso para La Ceja”, se publicaron dos números. A partir de 1988 nace EL NUEVO COCUYO, emitido por la Sociedad de Mejoras Públicas de La Ceja. el primero de diciembre, con la dirección de Elías Vélez González.

Sociedad de Mejoras Públicas de La Ceja. Yo también tuve 99 años.

A

las puertas de los primeros Cien Años de la Sociedad de Mejoras Públicas de La Ceja (Arriba están las estrellas y al lado las montañas para recordarnos lo corto que es el tiempo) se hace justo intentar hacer un recuento de la cantidad de acciones esenciales que en tan poco tiempo ha construido esta Institución para La Ceja: edificios como el antiguo Teatro Aranzazu y el actual Teatro Municipal, vecino de la Unidad Cultural, verdadera fortaleza de la cultura cejeña. Aportes centenarios al cuidado del ornato y el urbanismo cejeños y a la educaciòn ciudadana (cívica en otros tiempos). Liderazgo en la formaciòn artìstica y cultural del municipio. Pionera de la gestiòn cultural a nivel departamental, nacional e internacional. Soporte para todo tipo de celebraciones comunitarias, desde las religiosas hasta las fiestas populares de varios años… A esta larga lista de cosas por agradecer a la Sociedad de Mejoras Públicas de La Ceja y su Escuela de Arte (preparada también para celebrar sus primeros 25 años), debemos añadir su presencia y apoyo a las publicaciones periiódicas en el municipio. Ya en publicaciones como El Lábaro y El Sabatino los vemos mencionados animando a la población a disfrutar de las fiestas religiosas de la parroquia y promoviendo conductas ciudadanas, posteriormente la misma Sociedad de Mejoras Públicas asumió la continuidad de la revista “El Cocuyo”, iniciada por los hermanos Lasallistas en los años 50, y continuada hasta 1998. Otras publicaciones han sido posibles directa o indirectamente por esta sociedad de hombres y mujeres de buena voluntad que, por lo menos en los casos que nos consta, han apoyado odiseas como Opinión Cejeña,Alfileres para un Sonámbulo, La Ceja de Tantos -digital-, la exposición en 2006 sobre Los Comunes y su Tambo de los Comunes, y esta edición especial de Voces de Papel, compartiendo material documental custodiado por ellos. Noventa y nueve años mencionados en las aventuras editoriales del municipio. Se viene en 2018 una fiesta larga y bonita. Por ahora nuestra gratitud impresa en estas páginas.

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

19


REGISTRANDO nuestros tiempos

El Cocuyo Numero 24 Agosto de 1992

La memoria literaria Para la muestra… un montón Por Luis Mario Toro García

H

ablar de programa de Memoria Cultural en La Ceja, adelantado por Extensión Cultural del Departamento como ya lo ha hecho en tantos municipios-, en unión con la Universidad de Antioquia y La Casa de La Cultura, es tarea de un amplio análisis que bien merecería hacerlo, pero es mejor ofrecer comentarios más agradables. Varias fueron las pareas que se especializaron para realizar el trabajo investigativo, entre otras las de Patrimonio Lingüístico y Literario de la que me ocuparé en este artículo para “permitir conocer- escuchar, las voces reales y míticas que han resonado en el hermoso Valle de los Tahamíes; se cultivaron y se cultivan flores en el invernadero del lenguaje”. En primera instancia nos ocuparemos del lenguaje escrito de dos maneras: una, las de publicaciones periódicas sin detenernos en detalles superficiales sino rápidamente identificar sus características esenciales; y dos, los autores literarios destacando el trabajo de poetas y escritores para sustentar que hablar de literatura cejeña no basta con pensar solo en Gregorio Gutiérrez G. La gran característica de las publicaciones periódicas de La Ceja ha sido e carácter religioso y conservador. Fue así como la primera publicación la hizo el presbítero José Joaquín Isaza en 1848, “El Amigo de La Educación” para estimular a los jóvenes el estudio y fomentar la educación pública. En 1905, una sociedad cívico - cultural “El Aula de San José”, publica su periódico manuscrito “El Ensayo” donde casi todos los artículos hablan sobre aspectos de la Iglesia y la moral cristiana; celosos por cuidar las buenas costumbres y atacar el vicio, pero además esmerados por el buen uso del lenguaje para procurar en la comunidad una agradable lectura y promover la cultura. En 1929, ya con técnicas periodísticas de su tiempo y en imprenta local, “El Sabatino” hizo aparición periódicamente el 20 de julio y con características similares a “El Lábaro” de 1930, quizá continuador del anterior. Semanarios conservadores donde no será extraño encontrar “palabras de Mussolini” apoyando sinceramente a la iglesia y a la religión”elemento esencial de la vida privada y pública de un pueblo”. Es curiosa la variedad de seudónimos con que firman los artículos, destacándose CISNE NEGRO y Nivelador que en acalorados enfrentamientos se denunciaban y contraatacaban mutuamente sobre principios morales hasta políticos. El gran atrevimiento contra la hegemonía conservadora la propició “El Látigo” en 1937, fundado por Donato Duque Patiño, causó estupor en el pueblo. De orientación netamente política en defensa del partido liberal, “fue una gota de sangre sobre un mar azul”. La primera revista creada fue “El Cocuyo” el famoso y recordado órgano de Sodalce, otra sociedad prestante en 1952, ecabezada por el Presbítero Nazario Bernal, docto en historia y literatura, que desarrolló hermosas crónicas sobre personajes y lugares del pueblo. Destacamos el excelente tratamiento de la revista en todos sus aspectos, pero, el de saber llegar a la mayoría de la gente. otra revista por muchos desconocida fue “El Tambo de Los Comunes” que hizo circular a finales de 1982 principios del 83 un grupo de “desprestigiados” muchachos románticos y soñadores, que se atrevieron a promulgar el arte y la cultura pretendiendo llegar a un pueblo desatento a esta manifestaciones. De los periódicos estudiantiles destacamos “El Nocturnal” por su continuidad: fundado en 1980, cobra mayor sentido bajo la dirección de Albeiro Torres, al procurar un trabajo limpio y esmerado en la impresión, y rico y profundo en artículos; destacamos la página “Ecos del Silencio” por Chesster, quien en poéticos ensayos trata temas como la guerra, el tiempo y a muerte.

20

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

21


REGISTRANDO nuestros tiempos

EL Cocuyo Número 26 Julio de 1993

DANZA Música y vértigo en trance de fauno y hechizo enervado a la fibras y venas del cuerpo. Pies en etéreos giros de ondina al vibrar de bacantes y tímpanos deslizándose en la pista sonora de los timbales. Manos en quiromancia de gestos que dibujan estelas semifusas al vuelo en sinuosidades de ascenso y embrujo. Gaviotas y albatros: contrastes de tonos y de musas, enardecen con cantos de sirena el coro de las valquirias al clavicordio de la aurora boreal. Encantamiento de bosques en “Claro de Luna” al ritual de las ninfas y sátiros que vierten esencias y vinos de Baco en liberaciones de rgía y frenesí. Cimitarras de fuego destellan al ardor de los arenales por el fruto de las hetarias y las datileras en contradanza de senos, caderas, tentaciones y espejismos. América en apoteosis de los Andes que en la majestad de las alas del cóndor celebró, en caravanas de llamas y abismos, festivales y bailes de pueblos tachonados de oro y de sol. Telones que se elevan en por del amante enardecidos torbellinos de amor. henchidas las velas por huracanes de pasión al vaivén de las oleadas de placer. Vivir es vibrar en compases con un alma que lleve mi sed, mi inquietud, mi quimera, mi voz… Os invito a reir y danzar con la “Loca Alegría” que todos los seres conmigo sin fin formarán. Iván Londoño R. La Ceja 24-06-92

22

“...Otra revista por muchos desconocida fue “El Tambo de Los Comunes” que hizo circular a finales de 1982 principios del 83 un grupo de “desprestigiados” muchachos románticos y soñadores, que se atrevieron a promulgar el arte y la cultura pretendiendo llegar a un pueblo desatento a estas manifestaciones...

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

El Tambo de los comunes Número 2 Noviembre de 1982

Dos años de Los Comunes

Presentación El Tambo de Los Comunes, primera edición

L

lenos de vida ahora, y con las más nobles intenciones, comenzamos y esperamos no cear esta tarea de la cual queremos hacer partícipes a toda la comunidad de nuestro pueblo. Esta revista que ahora ponemos a consideración de nuestra gente se llamará El Tambo de los COmunes, esto por razones elementales: si nos remontamos a la historia de esta tierra veremos como El Tambo no fue otra cosa que un lugar sagrado, ese templo, recinto que congregaba nuestros aborígenes tanto para la oración como para la guerra; no obstante, es preciso decirlo, a comunidad indígena de los Tahamíes no fue una tribu belicosa, por el contrario, sabemos de su vida sedentaria y de sus formas de organización social dedicada s la agricultura y al culto de sus dioses. El Tambo sabemos fue ese rincón Común que los reunía y los acercaba a los momentos de tristeza, enfermedad, dolor, muerte; pero también ese lugar que los vinculaba COMUNitariamente en sus momentos de alegría, sus fiestas, sus ritos, sus romances… Estamos optimistas y podemos afirmar que comenzará una época de actividades culturales sin precedentes en la historia de La Ceja. La Cultura es el conjunto orgánico de conocimientos y técnicas que caraceriza a toda la sociedad, omprende y penetra en todos los terrenos de la creación humana y los unifica en un sistema. Sabemos que la formación de una cultura nueva se logra mediante la creación de puntos de apoyo culturales (escuelas, universidades, academias, periódicos, revistas, cines…), pero solo alcanza su plena realización si contamos en con el apoyode todo el estamento social. Vamos a luchar para que el arte esté mucho más unido a la vida, al trabajo, las luchas, las esperanzas, las derrotas, los éxitos, las preocupaciones diarias y los intereses del pueblo cejeño. No dudamos de la capacidad creadora de nuestro pueblo y por eso la vamos a impulsar y a fortalecer. De ahí, la lucha obstinada por la elevación del nivel cultural de este pueblo. ¿Cuáles son, pues, las perspectivas de nuestra revista? la perspectiva real es el progreso de la educación, el desarrollo del cine, el deporte, la música, el teatro, la poesía, la pintura… La transformación gradual de la vida cotidiana, de las costumbres y la expansión futura de la cultura cejeña. Ahora bien, no pretendemos formar escuelas porque no hemos exagerado la importancia de las fórmulas, porque no queremos someter a ningún espíritu, sino, al contrario, liberarlo, darle al fuerza que permite juzgar y encontrar… Sentido histórico es lo que hace falta. Queremos decir, un esfuerzo constante, tenaz, desesperado para entrar y hacer entrar a la comunidad en la propia piel de los hombres de su época. Porque estamos convencidos de que también un poema, un partido de fútbol, un cuadro, un drama, un cine, una fiesta popular, son para nosotros documentos de una historia viva y humana, saturados de pensamiento y acción en potencia… LOS EDITORES TALLER CULTURAL LOS COMUNES 1982

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

Para una paloma morena de dos primaveras Iván López “De que sirve una ciudad il´mite, si no encuentro despierto al hombre, lo que amo? Dadme al hombre, metales, montañas, dadme al hombre. Entero, libre. Fraternal. (Jorge de Bravo) No sé. Tal vez la agonía ante la página en blanco, sea cierta y de repeso me toca hablar de algo que me va creciendo por dentro hasta estallarme pleno. Jorge de Bravo me sirvió en palabras blancas el epígrafe del primer manifiesto popular exhortación al hombre vertical, aspiración a las alturas flecha del anhelo en el vértice de la piedra hombre: Vórtice de nuestro corazón acompasado… Dos años sin tregua, a veces atrás, otras al lado, en contravía, adelante, pero siempre pedaleando: lo más important e es no bajarse de la bicicleta. Quijotes, lanza en ristre con la vida por Dulcinea: Unas aventuras de a ocho riesgos de quince y veinte setenta veces siete, entre medianoche y gallos, de sol a sol, de punta en punta, de cabo a rabo avistando, oteando, olfateando arañando, con brazos y piernas sin respiro y las más de las veces sin blanca, sin dinero enamorados del riesgo de quedar en el asfalto (la cochina calle).

23


LA EDICIÓN 50 Después de trajinar por los difíciles caminos del periodismo incipiente y de la constante y permanente lucha, sacrificio, dedicación y angustia, hemos logrado pasar de lo que se había convertido en una posibilidad permanente a una realidad inmediata: llegar complacidos y orgullosos de haber servido a esta gente amable y querida de La Ceja. A través de estas cincuenta ediciones y al entrar a nuestro sexto año de circulación ininterrumpida, continuamos manteniendo nuestros principios bajo los cuales se fundó OPINION CEJEÑA, como son el de velar por el desarrollo, el civismo y la cultura de La Cej, sin pretensión alguna y sólo con el ánimo y el espíritu de servir nuestra comunidad. Tal como se expresaba en el editorial que se escribió cuando este servidor asumía la dirección del periódico, en enero del año 83, “esta casa periodística no tiene objetivos políticos y mucho menos de grupo. Es y seguirá siendo la expresión libre del acontecer de nuestro pueblo … Anhelamos convertirnos en la tribuna de una sociedad

24

llena de problemas y angustias, pero también llena de esperanzas y ansiosa de progreso y desarrollo, para el bien de la comunidad y de la permanencia y estabilidad de este medio de expresión. Hemos hecho un inmenso esfuerzo para hacer esta entrega en una forma especial, y a ella le dedicamos todo nuestro interés, anunciadores y colaboradores, que en última instancia son la esencia de nuestro ser y existir. Al llegar a esta edición Nº 50, quisiéramos casi como empezar de nuevo, porque así tendríamos la certidumbre y el reto de que le vamos a permanecer al lado de nuestro pueblo, de sus problemas y de sus alegrías, ojalá por mucho tiempo, para que algún día podamos celebrar juntos la edición Nº 100. Creemos que esta entrega se convierte en el mejor abrebocas para empezar este nuevo año 1986, pues en ella está todo lo que un cejeño quiere saber de su pueblo.

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


REGISTRANDO nuestros tiempos

La feliz Ceja del Tambo

Diciembre de 1989 OPINION CEJEÑA

Marga López “Lo mejor que tiene Medellín, es un bus que venga para La Ceja “Moriré en la feliz Ceja del Tambo”, decía uno de sus poemas, el gran bardo colombiano Ciro Mendía (Carlos Mejía) y su verso se cumplió en Octubre del año 79, cuando vino a morir en la clínica San Juan de Dios, añorando vivir sus últimos días en alguna casita encanthada, de esas que abundan por nuestros campos. Algo extraño, como de magia de la buena, invade este valle de privilegio. Cuando se aprende a amarlo de sangre y de hueso, uno queda para siempre marcado con su luz indeleble. Es la misma luz de ausencia, que se extraña tanto en tierras lejanas. No es lo mismo viajar en bus para Medellín, y despedirse en el alto de la última visión; pasar el camino y llegar a San Diego, donde se inicia el laberinto de los asfaltos ya sin la permanencia del verde, que regresar y llegar a la casa rosada de los faroles, la última antes de la abertura al valle, donde se vuelve a tener la sensación de estar ya en la casa. Todo el valle se siente el hogar. Lo primer que se piensa al verlo es; !qué descanso, ya estamos en la casa! Y es que la montaña aquí es más leve, no ahoga, no asfixia. El doctor Jorge Hernández, quien laboró en La Ceja a comienzos de la década, logró capturar en fotografías, con luz de seis a siete de la mañana, desde la carretera a La Unión, unos paisajes tan increíbles de belleza, que al contemplarlos, se tenía la sensación de irrealidad, de no poder concebir que vivamos sumergidos en una obra tan perfecta de la creación. Lo mismo sucede con las que han logrado Don Efraín Bernal, ahora expuestas, panorámicas de ensueño donde se captura el tiempo. Claro que hay que tener el “ojo de alma sensible” para saber ver y admirar. Enseñaba a mis alumnos de noveno este año, la descripción de un atardecer, en palabras de un indio azteca: “Ahora nuestro

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja

padre sol, se hunde ataviado en ricas plumas, en una urna de piedras preciosas, va como acompañado por collares de turquesas, entre flores que caen incesantes” . Aquí puede sentirse algo semejante con nuestros atardeceres; cada uno irrepetible y de sensaciones y colores diferentes. No es difícil ver, a ciertas horas, nubes de concha nacar o nubes que bajan a dormir cerca de el Capiro. Hay una especial que viene a dormir, cerca a la escuela de Las Lomitas. El pueblo contiene muchas casas hermosas. En la biblioteca, hay un libro que recoge puertasa y ventanas de los pueblos más bellos de Antioquia, las de La Ceja, sobresalen por la labor maravillosa de la madera. Hay que recorrer las calles, sin prisa ni aprensiones, y detallar fachadas y colores. Lo que adrmira tanto tanto al visitante , aparte del trazo perfecto (ya se presienten las calles trazadas , hasta en los alrededores), es la limpieza. Dese usted una vuelta por todos los pueblos que nos rodean (tal vez excepción hecha de El Retiro) y compare limpieza de paredes; en La Ceja es raro un muro sucio. (y los que estén descuidados, seguro que ahora se blanquean para navidad). Una presencia bondadosa, invade esta tierra de luz. (A pesar de el dolor que también lo cruce, sobre todo por estos tiempos). Uno cree que la gente de Medellín, no puede ver ya el mismo sol, la gran luna llena, el aire, la montaña limpia y más verde. Por septiembre me aseguraba una alumna haber visto en la esquina del Nocturno, unas luces verdes y rojas a gran velocidad, como Juegos artificiales, pero en sentido horizontal prolongado, estaba feliz de haber visto ovnis y va uno a ver… y sí. Todo lo maravilloso puede suceder, en este valle de feliz privilegio.


REGISTRANDO nuestros tiempos

Opinión Cejeña circuló desde 1981 con el nombre de La Opinión (hasta el número 5) fundado por Guillermo León Jaramillo, y continuó hasta su número 150 publicado en 1996. Contó con diferentes directores y un equipo editorial con integrantes como Óscar Peña Alzate, Mario Arango, Luis Yesid Neira, Jaime Vallejo Tobón, Demetrio Chica Garcés, Evelio Ramírez Martínez, Martha Lucía Ángel, María Isabel García, entre otros colaboradores y columnistas.

Muy bien por “NOCTURNAL” Por el DR. SANTIAGO VELEZ V.

Q

ué maravilloso esfuerzo el que han hecho los estudiantes y profesores de bachillerato nocturno José Pablo de Villa al cumplir con esa original publicación que se llama NOCTURNAL. Se trata de un periódico en mimeógrafo, en el cual el grupo de inquietos estudiantes expresan su pensamiento, cuentan la vida del colegio y se proyectan a la comunidad con un sano sentido crítico. Allí se comenta sobre cultura, música, cine y se hace de una buena monografía de La Ceja. Llama la atención su particular forma d ilustración de manera simpática de hacer la publicidad. Apenas es justo destacar estas realizaciones de quienes con esfuerzo y sacrificio estudian en las horas de la noche y tienen ánimo para emprender una labor quijotesca de aporte a la cultura. NOCTURNAL debe ser un ejemplo que deben seguir los estudiantes del IDEMBUL y también las niñas de la normal María Auxiliadora . Qué bueno que para el año próximo tuviéramos en La Ceja tres publicaciones estudiantiles, así fueran hojas volantes, para que junto a la revista EL TAMBO DE LOS COMUNES, que esperamos siga saliendo , y a esta OPINION CEJEÑA, movilicemos opiniones y aportemos inteligencia para levantar el nivel cultural de nuestra comunidad. Adelante con NOCTURNAL y ahí queda la inquietud para el resto de la juventud estudiosa. Opinión Cejeña - Número 11 noviembre 1982

26

El Presagio de la Mariposa De todas las maneras es posible la muerte hoy. -única alma gemela Acicate creador-, pues una mariposa negra merodeó alrededor mío por un buen rato. Siempre serás, hermana muerte, mi única posibilidad de vivir. Bienvenida si es verdad el presagio de la mariposa. Que a vos te agradezcan la prolongación sana de la especie y las cosillas que les dije. por vos que vuelvan más tranquilos a casa. Laureano Domínguez Opinión Cejeña Numero 118. Marzo de 1992

Patrimonio Documental y Literario de La Ceja


Querido aviador:

EL PRINCIPITO ME VISITA

El Principito ha vuelto Por Laura Saldarriaga Correa | Psicóloga y Escritora

E

Por Alejandra Carmona Bernal, Ganadora Categoría 1

E

staba El Principito viajando en su avioneta. De pronto tuvo un n La Ceja del Tambo termina la aventura del habitante del problema técnico: Empezó a tambalearse, a echar humo y de un Asteroide B612, responsable de su Rosa y de cuidar su planeta. momento a otro se estrelló en un lugar alto, un poco extraño para él. En compañía de Cuento con Lala estuvo recorriendo los Yo estaba en mi habitación escuchando espacios del Municipio, con el fin de habitar música cuando de pronto sentí un sonido el territorio, hacerlo propio y dar a conocer a fuerte, una clase de explosión que venía del este niño de las estrellas los valores que balcón trasero de mi edificio. Salté de la caracterizan a los seres de esta parte del cama muy asustada, pero queriendo saber Planeta Azul al Oriente de Antioquia. de dónde venía el sonido, así que Gracias a la Propuesta ganadora de la lentamente caminé hasta el balcón, no veía Convocatoria de Cultura y Patrimonio de nada, sólo mucho humo y unos rizos rubios. Antioquia, 2017 el Ciclo de Lectura Cuando lo vi pensé que era un extraterrestre Expresiva: El Principito visita La Ceja realizó en su nave, o una rata amarilla gigante o alrededor de 100 actividades, invitando a la incluso un monstruito peludo y dorado. Me lectura y escritura en lugares no acerqué más para ver mejor y logré ver un convencionales a más de 500 participantes pequeño hombrecito. Era de miniatura, así (entre personas mayores que alguna vez Ilustración: Nubia Suárez R. que lo podía levantar fácilmente. fueron niñ@s y niñ@s que aún lo “Y, si llegan a pasar por allí, no tengan prisa, se los Lo tomé y lo llevé a mi cuarto. Esperé recuerdan). El Concurso de Escritura suplico, ¡esperen un poco, exactamente debajo de poco tiempo y cuando menos pensé, estaba Creativa El Principito visita La Ceja, contó la estrella! Si entonces un niño viene hacia ustedes, despierto, un poco asustado y preguntando con la participación del Periodista Oscar si ríe, si tiene cabellos de oro, si no responde dónde estaba. Le expliqué lo que había Jaramillo Monsalve como jurado, quien cuando se le pregunta, podrán adivinar quién es. pasado. eligió tres ganadores destacados por su ¡Sean amables entonces! No me dejen tan triste: El Principito un poco más relajado creatividad, fluidez y autoría: Alejandra Escríbanme enseguida, díganme que El Principito empezó a contarme algunas cosas sobre él: Carmona Bernal (Categoría 1), Oriana Sofía ha vuelto...” Que tenía un cordero, que vivía en el Trujillo Zapata (Categoría 2) y Hernán Antonie de Saint-Exupéry asteroide B 612, conoció en viajes a Castrillón Arias (Categoría 3). distintos planetas a diferentes personas, La caja que El Principito dejó en La tenía un amigo zorro que hablaba y amaba Tierra, con imágenes en miniatura y mucho a su Rosa. Yo seguía escuchándolo pero estaba pensando que me símbolos para despertar la imaginación, el ritual de La cajita esencial, encontraba en un sueño, me pellizqué varias veces pero lo único que con mensajes secretos, citas del libro y chocolates para regalar, la conseguí fue dejarme moretones en los brazos; mi otra opción era que El búsqueda de La Rosa por los cultivos de flores del Municipio, los Principito estaba loco, simplemente era un niño que ponía su imaginación Picnics literarios, las tertulias con Arte- terapia y juegos de Escritura a volar y quería sólo enloquecerme o incluso yo era la loca. Creativa, fueron algunas de las actividades que pudimos disfrutar No sé por qué, pero de un momento a otro le empecé a creer. Cuando mientras avanzamos en la lectura de este clásico de la literatura, lo terminó de hablar lo noté un poco preocupado y triste. Así que le propuse cual permitió ver que la escritura como oportunidad social para hacer reparar su avioneta para que pudiera volver a su asteroide. comunidad puede abordarse de una manera transversal, teniendo en El Principito puso una pequeña sonrisa y se animó. Corrí por las cuenta lo individual y colectivo, la empresa, la familia. herramientas de mi papá para repararla, a pesar de que no sabía nada de El Principito visitó La Ceja para recordarnos lo esencial en nuestras mecánica, pero El Principito sí. Mencionó algo sobre su amigo aviador que vidas; cada rey, cordero, hombre de negocios, vanidoso, zorro, le había enseñado un poco sobre eso. Yo sólo era como su asistente –o contador de estrellas, borracho y aviador, fue tocado por la asistontaporque no sabía ni entendía nada. Pero bueno, pasamos más de simplicidad con que la infancia se pone a contemplar el lugar que le doce horas arreglándola. rodea, así sin afán ni posibilidad de extraviar el juicio, con esa mirada Eran las cuatro de la mañana, no dormimos en toda la noche, le dije al que siempre cuestiona y da sentido a la existencia, un intento de Principito que descansara un poco, él respondió que no, porque quería irse comprender juntos, pues siempre seremos capaces de crear lazos. a su zorro y a su Rosa. Yo tanto que le rogué que se quedara más tiempo Ha sido esta experiencia una profunda reflexión sobre las porque ya le había tomado cariño y sabía que lo iba a extrañar, de todas relaciones humanas, oportunidad de preguntarnos para qué observar maneras y a pesar de todo, me dijo “No”. con el corazón los espacios personales y los espacios de nuestro Un poco estresada de tanto que le insistí, si fuera él hasta me habría municipio, las relaciones que estamos tejiendo y los momentos que callado, así que no me enfadé, le di un fuerte abrazo y él me lo devolvió. Se compartimos, mirar la propia rosa y domesticar los afectos, hacerlo montó a su avioneta y yo lo vi volver a volar sobre el cielo entre las nubes. siempre, en especial ahora que los cejeños pasamos por un proceso Volví a lo mío, me acosté a escuchar música mientras me quedaba de transición importante, porque siempre se puede conversar, hacer dormida. común la idea de transitar por una ciudad nueva en las mismas calles, casas, parques, que sembraron y habitaron nuestros ancestros.

27


CARTA AL AVIADOR Oriana Sofía Trujillo Zapata - Ganadora Categoría 2

Q

uerido aviador: Sé que han pasado los años, he visto demasiadas puestas de sol en mi planeta, el cordero se hizo amigo de la Rosa, también se come a los baobabs y ya no debo hacer tanto trabajo. Ahora mi cuerpo está un poco más grande, más parecido al tuyo, creo que me estoy convirtiendo en un adulto. Después de partir, no llegué a mi planeta, aún estaba en La Tierra, aunque este lugar no se parecía en nada al desierto en el cual pasamos tanto tiempo juntos, aquel caluroso lugar sin agua, sin árboles, con noches frías y largas… esta vez me encontraba en lugar muy colorido, lleno de hierba y frondosos árboles, todos diferentes; unos tenían su tallo grueso y Ilustración: Oriana Sofía Trujillo Zapata fuerte, altos, con ramas resistentes donde habitaban hermosos pájaros de todos los colores con sus nidos, otros eran altos pero no tanto y sus brotes eran delgados, allí los pájaros sólo se posaban a cantar y después de un rato se iban. También llovía frecuentemente y eso me encantaba, porque sentía el agua caer sobre mí, gota tras gota, resbalaba sobre mis mejillas y caía hasta mis pies; además veía los más hermosos atardeceres tornarse en tonalidades rojizas, con colores rosados y naranjados, ¡duraban tanto tiempo! no como los de mi planeta, no necesitaba moverme para poder disfrutarlos largo rato. Yo estaba en una montaña alta y fría, muy agradable, había animales de diferentes tamaños, unos con pelaje suave, otros con plumas, unos saltaban, otros, volaban y algunos se resbalaban. La tierra transpiraba un olor cuando llovía, que me gustaba mucho, me producía un sentimiento que no puedo expresar, me hacía notar lo más hermoso de este lado del planeta. En mi recorrido por la montaña conocí una flor, era blanca y con muchos pétalos en forma de corazón, las mariposas se acercaban a ella, la besaban con delicadeza y se iban agitando sus alas en el viento. Tímidamente la saludé, tenía un poco de miedo de que se pareciera a mi Rosa, la que era tan orgullosa y prepotente, esta era distinta, más bien sensible y considerada, era muy hermosa y aun así, modesta y sencilla. Entonces, me acerqué y le dije: - Hola hermosa flor, ¿cuál es tu nombre? - Hola pequeño niño, yo me llamo Hortensia, ¿y tú? - Yo soy El Principito, mucho gusto. - Lo mismo digo. - Hortensia hizo una pausa - ¿Qué haces tú aquí sólo, en El Capiro? - El Capiro? - Le pregunté con incertidumbre - Sí, Principito. Esta montaña se llama el Capiro, todos los árboles, animales, arbustos, colores y flores son de esta montaña que tiene vida propia, ella nos cuida y nos brinda amor. Yo, me quedé pensativo y seguí mi recorrido con la imagen de Hortensia, del Capiro y su belleza. Un día, me quedé dormido debajo de un frondoso árbol y desperté en mi planeta. No tuve la oportunidad de despedirme de Hortensia ni del Capiro, no pude disfrutar por última vez el olor a tierra mojada o el cantar de los pájaros, pero al mismo tiempo me sentía feliz, porque estaba de nuevo con mi Rosa y mi cordero, en mi planeta, mi hogar. Recuerda que cada vez que veas las estrellas escucharás mi risa. Siempre tuyo, El principito. El Aviador al leer esto, pensó: - Parece que mi pequeño Principito visitó La Ceja-.

EL PRINCIPITO Y EL AGAPANTO Hernán Castrillón Arias - Ganador Categoría 3

A

su llegada a la sala republicana de la secretaria permanente de la Real Academia Sueca, el Príncipe del Asteroide B-612, espigado, de cabello dorado y de piel tostada por los soles continentales e insulares de África, veía por encima de los candelabros de plata una enorme ventana que revelaba la mañana nublada de Estocolmo, el asunto en que lo requería la secretaria permanente, era la revisión de algunas postulaciones al Premio Nobel de Literatura; el encargo de tan importante tarea se daba directamente por el Secretario de la Real Academia Francesa, muy cercano a su amigo el piloto, que rescataba a otros capitanes de avión extraviados en el Sahara. El primer arrume de hojas venía amarrado con fibras naturales. Para comenzar serían seis mil setecientas páginas que revisaría en los primeros quince días. Lo que ignoraba la secretaria era la enorme distracción del Principito: él podía quedarse mirando las figuras que se formaban en las nubes a través de la ventana toda una tarde. El Principito hojeaba y hojeaba el mamotreto sin quedarse detenido en alguna hoja, le parecía tan insípido ese trabajo, pero más le abrumaba el compromiso ante los altos dignatarios del país de su amigo el piloto que encarecidamente lo habían solicitado. Irene quien manejaba el cafetín se acercó al Principito y le ofreció café etíope a lo que él respondió que mejor prefería chocolate mexicano, que bien merecido tenía su nombre: La bebida de los dioses. Muy perdido entre el fondo del papel seguía pasando las hojas, anhelando estar cerca de su rosa y de los volcanes de su planeta, en el zaguán se escuchaba el tintineo de la cucharita azucarera al sonar las bisagras de la puerta, El Principito sólo atinó a ver la flor azul dibujada que se alzaba y repetía como una llamarada en toda la loza, la mañana fría europea se tornó de trópico con el tornasol de las burbujas del chocolate espumoso.


cardones que hacía parte de la dieta del turpial guajiro. Después de El Principito preguntó a Irene por el nombre de la flor de la taza, lo cruzar el Atlántico, el pequeño avión aterrizó en una pista de polvo único que pudo expresarle era que hacía parte de una vajilla completa rojizo entre los copos blancos de los algodonales. que había traído un antiguo diplomático colombiano en viaje oficial; El Philippe siguió su viaje hacia Jepira. El verano dejaba ver las nieves Principito revisó todas las pieza del charol, y en la base se dejaba leer perpetuas de Nukuajula, la Sierra que besa al Mar Caribe cuando una leyenda que decía: El Carmen de Viboral, decorada a mano. descarga sobre él su pollera de selva seca, ese imán haló al Principito La secretaria cruzó el umbral de la puerta y pisó la alfombra persa hasta llevarlo a Nabusímake en busca de respuestas sabias; allí en la sobre la que estaba El Principito, le reiteró el gran honor que le capital de los arhuacos y donde según ellos nace el sol, llegó a la casa de originaba a la Academia poder contar con un personaje tan profundo y Kandy Maku, un viejo mamo y consejero de ese pueblo que lo invitó a sencillo. El Principito desposeído del ego aseguró que no tenía las realizar un pagamento y a pedir a los dioses por las aguas y el equilibrio cualidades necesarias o por lo menos, la rigurosidad y consagración de la Madre Tierra, caminaron hasta una laguna donde en su dialecto para permanecer de tiempo completo evaluando la obra de grandes y agradecía por la vida y todas las caridades. El Principito de reojo miraba reconocidos escritores de toda la faz de la tierra; éste aún al hombrecillo vestido de traje claro de algodón crudo, su gorro blanco permanecía absorto con la flor azul de la loza, siguió contándole sobre parecía imitar a las cumbres gélidas de la gran montaña; Kandy Maku su admiración por los artistas que como astros fulgurantes pero fugaces sacó de su mochila hojas de hayo que maceraba en su poporo con polvo en el cielo, habían colmado de luz y de magia la historia y el sentir de los de conchas marinas traídas de las playas de Dibulla, le ofreció al hombres, de su similitud al cuervo que envió Noé a buscar tierra firme Principito, que aún con la inexperiencia en el mambe repetía todo lo al bajar las tormentas del estruendoso diluvio, quizá para él, el cuervo que veía, ni siquiera el mazacote extraño en la boca entumecida le no se conformó con llevar una simple rama de olivo y se habría ido a interrumpía la reverencia con el mamo. Dicen que buscar una flor colorida, perfumada e intacta para los hombres andariegos aprenden mucho de la Noé; en la gran distancia tuvo que haber prudencia, El Principito, hombre de viajes comenzado muchos vuelos con las diferentes interplanetarios, tenía la suficiente para flores que se despedazaban por el viento que aún mimetizarse y armonizar con el entorno al que rugía, haciéndole turbulento el regreso y muy llegaba. tarde la llegada; ya el arca estaba desolada y su El vehículo vegetal que mascaban los fama de ruin se había dispersado por todo la hombrecillos para conectarse al corazón del esfera. planeta les facilitaba la conversación; El Principito Después de haber bebido el chocolate caliente, le contó al anciano sobre su viaje y sus tres deseos, El Principito confirmaba que tenía tres sueños y no le insistió en la humildad de los hombres que se pararía hasta hacerlos realidad: El primero era asemejaban al cuervo, que se despedían de los encontrar a la flor azul y las manos que reconocimientos por seguir la huella de la artesanalmente la habían plasmado en la autenticidad y de la simpleza, le habló de la Rosa cerámica; El segundo era vivir al lado de una de su planeta y de la búsqueda de la nueva flor montaña, cuánta falta le hacía ver en el horizonte azul de Estocolmo que ya ocupaba su corazón; el por lo menos a uno de los tres volcanes de su mamo hilando los primeros sueños del Principito planeta; El tercero era conocer seres humanos que, le hablo de Magín Díaz, un viejo provinciano como el cuervo, escudriñaban en lo más profundo nonagenario que vivía alegre aún en su de sus fisuras y oscuridades, entregando acordes al anonimato, el viejo que le habría cantado tal vez viento, ánforas y figuras de barro como los versos más bellos a la rosa: “De todas las flores, monumentos, pinceladas de luz a los bastidores y Ilustración: Juan Esteban Pérez Quintero la rosa es la más hermosa, por eso yo te canto a ti otros que en su tiempo y rumia plasmaban con linda rosa, a ti linda rosa”, Kandy Maku en la verdades preguntas, alegrías y tristezas en el claridad de su pensamiento aseguró al Principito que en tierra de papel; todos poseían algo en común: alcanzaban a preñar de bondad y arcillas horneadas encontraría sus tres deseos. de belleza la memoria de los hombres, todo para llegar, como el cuervo, Por tierras secas y sabanas trasegó El Principito hasta llegar a un tarde a la imposición de títulos y laureles o al exaltamiento de sus vallecito amplio entre los andes, allí Nilsa Moreno, una mujer por la que nombres. Recordó a Van Gogh que en su vida había vendido muy pocas corría sangre Tahamí, sangre pacífica y conciliadora dedicada al trabajo, pinturas de su magnánima obra, entre ellos El viñedo rojo, que lo escogía la mejor arcilla blanca; en su taller la moldeaba, luego la cocía compraría su amiga pintora Ana Bosch para dejarlo como testamento en los hornos y después de reposarla en el corredor de la casita alto entre su vastísima colección, dando refugio a sus amigos artistas ya andina de tapia, comenzaba a pintar con trazos delicados y finos las ancianos, que trasegaron anónima pero fecundamente así como el florecillas que circundaban a los rosales; era el agapanto de racimos cuervo. frondosos y de azules purpurinos. Dominando el valle, un cerro tutelar Su amigo Philippe, un fotógrafo de vida salvaje y etnógrafo, como patriarca anciano se alzaba cual vasija de fuego, allí descansaba el combinaba su profesión con la afición de pilotar su aeronave, El sol de los venados al recibir el ritual de los hombres-cuervos que al pie Principito aprovechó el viaje que el explorador haría a la alta península de la montaña Madre lactaban del paisaje. del Caribe colombiano, para documentar a la iguaraya, el fruto de los


Estímulos Cultura a la La Ceja 2017

Publicamos y felicitamos a los Ganadores de la Primera Convocatoria de Estímulos Locales, liderada por la Subsecretaría de Cultura y Juventud del Municipio, Cofinanciada por el Instituto de Cultura y patrimonio de Antioquia (a través de la Convocatoria en Cultura y Patrimonio, 2017) y con la operación y apoyo económico de la Red de Músicos Independientes de La Ceja. GANADORES EN LAS CATEGORÍAS BECAS, RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS BECA DE APOYO A LA CREACIÓN DANCÍSTICA Danger Bross (Break Dance) BECA DE APOYO A LA CREACIÓN MÚSICAL MODALIDAD LIBRE Gavilla Changoreta BECA DE APOYO A LA CREACIÓN DE MÚSICAS URBANAS Empate: La Reforma y Austin Phobia´s BECA DE APOYO A LA CREACIÓN TEATRAL Colectivo Teatral “Este Lado al Lado” Asociación Teatro y Títeres La Carreta BECA DE APOYO PARA LA CREACIÓN DE ARTES VISUALES MODALIDAD LIBRE Óscar Amado David Lina Marcela Jiménez BECA PARA EL DESARROLLO DE PROYECTOS PARA LA PROTECCIÓN Y REVITALIZACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Maricruz López Ríos BECA PARA EL DESARROLLO DE PROYECTOS CULTURALES EN LA ZONA RURAL Herney Tobón Mejía BECA DE CREACIÓN “CAPACIDADES ESPECIALES” PROPUESTAS ARTÍSTICAS Y/O DE MOVILIZACIÓN CULTURAL QUE PROMUEVAN LA PARTICIPACIÓN EN ACCIONES CULTURALES DE LAS PERSONAS CON CAPACIDADES ESPECIALES. Diana Marcela Castañeda RECONOCIMIENTO PARA LA PROYECCIÓN LOCAL AUDIOVISUAL Juan Pablo Tobón Echeverry RECONOCIMIENTO PARA LA PROYECCIÓN LOCAL Y REGIONAL EN ARTES ESCÉNICAS

Vitango Academia de Baile RECONOCIMIENTO PARA LA PROYECCIÓN LOCAL Y REGIONAL DE MÚSICOS INDEPENDIENTES Orquesta Filarmónica “Valle de San Nicolás” Eywa Wanady Reconocimiento para la proyección local y regional de músicos independientes en el evento Celebra la Música, 2017 La Estación Procesos Musicales de la UAI Los Alegres de Payuco Serenada Ensamble de Bronces Estudiantina Viento y Madera Dueto Santa María Cuarteto de Saxofones Lunazul Kilombo Ensamble Vivace Mariachi Voces de Oriente Arrechonta Banda Sinfónica Esmoquin Blues Papayera Mangos La Colombia Ensamble de Músicos Cejeños Ganadores Ingenio Fest- Línea Naranja Diana Arboleda Carmona Luz Mery Román Buitrago Premio de Literatura Obra Inédita Alexander Arboleda Bedoya Reconocimiento Literario “Voces Femeninas” Marga López Díaz Premio Especial “Toda una Vida de Aportes al desarrollo a través de la Cultura” Banda de Payuco MENCIONES DE HONOR BECA DE APOYO A LA CREACIÓN MUSICAL MODALIDAD LIBRE Menciones de Honor: Cuerdas al Aire William Guzmán

BECA DE APOYO A LA CREACIÓN DE MÚSICAS URBANAS Mención de Honor: Another Four BECA DE APOYO PARA LA CREACIÓN DE ARTES VISUALES MODALIDAD LIBRE Mención de Honor Marcela Posada Olarte BECA PARA EL DESARROLLO DE PROYECTOS PARA LA PROTECCIÓN Y REVITALIZACIÓN DEL PATRIMONIO CULTURAL Menciones de Honor: Daniel Patiño Sebastián Naranjo Reinaldo Tobón BECA PARA EL DESARROLLO DE PROYECTOS CULTURALES EN LA ZONA RURAL Menciones de Honor: Dimensión Génesis César Londoño María Alejandra Valencia Angie Tatiana Valencia Voces de Papel felicita a los ganadores cejeños de la Convocatoria en Cultura y Patrimonio, Instituto de Cultura y Patrimonio, 2017 Gisselle Villada Vergara: Danza Contemporánea. Juventud Eléctrica. Laboratorio Cuerpo en Escena Cristian Andrés Llanos Botero: Teatro Infantil: “Tomasín Bigotes” Nybram-Teatro Bitácoras Laura Saldarriaga Correa: Lectura y Bibliotecas: El Principito Visita la Ceja. Sarmaría Martínez: Patrimonio Cultural: La Ceja, Sinfonía Natural: Abel Anselmo Ríos Carmona: Teatro de Calle: Medea Madre: Teatro Bitácoras. Estudiantina Viento y Madera: Ensamble de Música de Cámara Andrés Hernández Murcia: Cortometraje Documental: Amancer Cejeño: Familias Musicales de La Ceja Eisen Hawer López: Lectura y Bibliotecas: Revista Cronópolis.


POLÍTICA PÚBLICA DE LA MÚSICA PARA LA CEJA EN EL FARO DEL 2018

A

LA CEJA CELEBRÓ LA MÚSICA

E

n el año 2017 la Corporación Red de Músicos Independientes de La Ceja - REMIC fue reconocida en el Programa Nacional de Estímulos del Ministerio de Cultura por el proyecto “La Ceja Celebra la Música, entre la tradición y el futuro de nuestros sonidos” como una propuesta viable para vincularse a la celebración que en simultaneo se realiza en el país. Gracias a este estímulo tuvimos, el 26 de noviembre desde las 10 de la mañana,12 conciertos descentralizados en parques lineales, centros y espacios culturales con más de 100 artistas en escena. Este proyecto nos permite seguir cumpliendo nuestros objetivos estratégicos de formación de públicos, de proyección y circulación de los agremiados y la dinamización de la agenda cultural del municipio. Adicionalmente, gracias a la sinergia con la Subsecretaria de Cultura, cerramos este importante día con la ceremonia de premiación de la Primera Convocatoria de Estímulos Municipales a la Cultura, en la cual cerca de 30 creadores tuvieron reconocimientos económicos, cumpliendo así con una de las líneas del Plan de Desarrollo municipal plasmadas desde el Pacto por la Cultura, como un logro en pro del fomento de la actividad cultural en la localidad.

El 3 de marzo de 2018 se realizará en Rionegro la primera versión del Decapitación Fest, el festival de Metal más grande visto en la región. El cartel incluye bandas internacionales, nacionales y locales, como: Masacre quien conmemora 30 años de vida artística el próximo año. Witchtrap, otra de las bandas legendarias de nuestro país, con un recorrido musical de más de 25 años. Eutanos de Ecuador que se pasará por Colombia en estas fechas. Vitam et Mortem, Threath, Nefilim, Cráneo, Ossuary, Ragnar, Orión son las bandas nacionales confirmadas que estarán también en tarima. Este festival es organizado por ONDA, empresa que ya forja una trayectoria interesante en la oferta cultural de la región. Esperamos también la segunda versión del Onda Fest con invitado internacional y otra serie de conciertos para todos los gustos.

ctualmente, el equipo de profesionales de la REMIC se encuentra en la fase de levantamiento de información para presentar ante el Concejo Municipal la propuesta de una política publica de la música para La Ceja. Ante la dinámica del sector, sus potencialidades y su importancia estratégica, consideramos que este instrumento puede reforzar la búsqueda de un gremio cada vez mas organizado, alineado a las políticas nacionales. De esta manera se podrá favorecer la implementación de procesos que sean de largo aliento, para lo cual, el consenso y la participación ciudadana son ejes fundamentales de su desarrollo. Invitamos a nuestros agremiados y actores del ecosistema musical cejeño a estar atentos a los próximos pasos, en los cuales, su participación es vital.

NUEVO DISCO DE NYBRAM Nybram publica su sexto trabajo discográfico “Mitos de Aquí y de Allá”, una exploración desde las músicas del mundo alrededor de los mitos tradicionales de nuestra región. El disco cuenta con composiciones originales de Julián David Trujillo Moreno, grabado en El Carmen de Viboral (Seol Estudios), mezclado por Gerardo Giraldo, Masterizado en Mendoza, Argentina por Fernando “Fana” Martínez Sellanes (B-Rec laboratorio). El disco contó con el apoyo del Instituto de Cultura y Patrimonio a través de un proyecto conjunto entre Nybram y Teatro Bitácoras para el Montaje Infantil de Música y Teatro “Tomasín Bigotes” que será estrenado oficialmente en 2018. Disponible en La Ceja en Casa del Árbol (Km 1,5 La Ceja-Rionegro, Vivero El Capiro) y Secuencia Uno Producciones (Pasaje Comercial BBVA)

31


1930

1937

nuestros tiempos

Opinión Cejeña

El Cocuyo [Colonia Cejeña]

1914

El Látigo

El Lábaro

El Amigo de La Educación

La Espiga

REGISTRANDO Publicaciones periódicas de La Ceja del siglo XX

1981

1988

1982

1992 El Cocuyo [SMP]

1980

El Tambo de Los Comunes

1952

El Nocturnal

El Ensayo

1905

El Sabatino

1929

El Cocuyo [SOLDACE]

1848

El Nuevo Cocuyo

1973

La información sobre la historiografía de las publicaciones impresas que compartimos en esta edición especial Registrando Nuestros Tiempos ha sido tomada de: Del Valle, Francy Esther. 2003. Recopilación Histórica. Monografía de La Ceja. Henao Delgado, Hernán, coordinador);Investigadores: Arcila Estrada, Maria Teresa; González Montoya, Josefina; Villegas Villegas, Lucelly. 1993. Estudios de Localidades. La Ceja Antioquia. INER Universidad de Antioquia y CORNARE. Ambos documentos disponibles en el SIL de la Biblioteca Pública Municipal de La Ceja. También se cita a Luis Mario Toro en algunas de sus columnas publicadas en El Cocuyo y La Ceja de Tantos. Además, recordamos a los lectores que pueden acceder a varios números digitalizados de algunas publicaciones en el sitio web http://bibliotecadigitallaceja.blogspot.com

Voces de papel 2 de 2017 - Registrando Nuestros Tiempos  

Edición número 2 de 2017 de Voces de Papel especial Registrando Nuestros Tiempos: Patrimonio Documental y Literario de La Ceja del Tambo

Voces de papel 2 de 2017 - Registrando Nuestros Tiempos  

Edición número 2 de 2017 de Voces de Papel especial Registrando Nuestros Tiempos: Patrimonio Documental y Literario de La Ceja del Tambo

Advertisement