Issuu on Google+

LAURA GÓMEZ Nacida en Barranquilla, Colombia el 9 de Marzo de 1995. Se graduó en el Colegio Eucarístico y actualmente es estudiante de Comunicación Social – Periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe. Aficionada además a la música, al canto y a la radio. De su pasión por la escritura y el deporte, nace este libro “Decepción sobre ruedas”, que busca mostrar la lucha y las pruebas que enfrentan los deportistas.

DECEPCIÓN SOBRE RUEDAS LAURA GÓMEZ

DECEPCIÒN SOBRE RUEDAS La verdad es que no tengo buena comunicación con mi madre, nunca la he tenido y eso me afecta. Ella vive un mundo distinto al mío, siempre está aislada, en silencio, no tenemos conversaciones largas, hablamos de temas académicos nada más. Todo se debe al fallecimiento de mi padre, lo peor es que no sé por qué murió. No tengo idea de que cosas ocurrieron en el pasado, si su relación era buena o mala. Como recordar si tenía tan solo 5 años. De repente me acuerdo de su rostro y de las veces en que salíamos a manejar bicicleta.

CROSS EDITORIAL


CROSS

EDITORIAL DECEPCIÓN SOBRE RUEDAS


CROSS

EDITORIAL DECEPCIÓN SOBRE RUEDAS

LAURA GÓMEZ

www.crosseditorial.com Barranquilla, Colombia


Título original: Decepción sobre ruedas Primera edición 2013 Colección “Libros e historias Cross Colombia” Producción editorial - diseño de portada – diseño general: Laura Gómez Ilustración de portada: Laura Gómez y Anna María Pinto Edición en español 2013 - Colombia Más información en la página web: www.crosseditorial.com


AGRADECIMIENTOS Cuando decidimos contar una historia a través de un texto escrito, muchas personas o situaciones que te brinda la vida, sean propias o ajenas, te sirven de inspiración y hacen que las ideas lleguen a la cabeza de forma rápida. Por eso en estas cortas líneas quiero agradecerle a Alix, mi madre, mi amiga, mi guía incondicional, por estar a mi lado en cada paso que doy. Mi papá, Alfredo, quién se tomó el trabajo de leer, leer y releer este cuento. A mi pequeña hermana, Angie. Mi mano derecha, consejera y apoyo. Por su paciencia y amor. También le agradezco haber leído los borradores y tratar de entender los miles de tachones. A los bicicrocistas colombianos y su excelente desempeño en los Juegos Olímpicos 2012, quiénes, sin conocerlos, despertaron en mí admiración y gusto por las competencias de este deporte. No sé que habría hecho sin mi amiga Annie Pinto. Sus consejos, entusiasmo, agradable compañía y por ser (como ella misma dice) la asistente de fotografía que le aportó ideas fantásticas a este proyecto. Al modelo estrella, José Villarreal, por su actitud y buena energía. Por último, gracias les doy a mis abuelitas, los ángeles que en vida, creyeron en mí y me llenaron de valiosos consejos.


Es viernes por la tarde; un día soleado, con unos

32º C de temperatura y tenía algo claro, el fin de semana que apenas estaba empezando, no lo quería pasar en mi casa. Sólo bastó con imaginarme lo aburrido que sería pasar encerrado sin nada que hacer para tomar mi maleta y empacar algunas camisetas, tenis y jeans. Segundo paso, anunciarle a mi mamá, Julie Silva, que visitaré a mi tía (hermana mayor de mi papá) y a mi primo durante tres días. La razón de mi salida no era tanto por evitar el aburrimiento, ni por visitar, sino para llevar a cabo una decisión, con la cual busco convertirme en un piloto del BMX. Esto no debe saberlo Julie y me siento tranquilo, pues la confianza que tengo en mi tía y mi primo es grande, son los únicos miembros de la familia que me brindan apoyo, cariño y amistad. Cuanto me gustaría recibir lo mismo de parte de mi madre Julie que únicamente me da una pequeña muestra de afecto. No es momento de lamentaciones, me encuentro con mi amiga Emilie en el “escenario montañoso” como ella llama las pistas. Debo comenzar aquí y después de varios meses, cuando conozca las técnicas y tenga un mejor desempeño, podré asistir a las competencias. Los integrantes del equipo que dirigen


Laura Gómez esta disciplina me advirtieron mucho cuidado y precaución. Escuché sus consejos y después de realizar una serie de ejercicios nos dirigimos hacia el punto de salida. ¡Waooo! Que emocionante, que rapidez con la que salí. En uno de los saltos quise dar media vuelta en el aire y el resultado de mi fallido intento fue terminar de cara contra el suelo a causa de una pérdida del control de la bicicleta. Los entrenadores y el resto de competidores se acercaron rápidamente y me dieron los primeros auxilios. Sentí un gran dolor en mi cuello y en la cabeza, por lo menos estaba consciente, a pesar del golpe y de tener mi cuerpo medio doblado y adolorido. Con angustia rezaba para que no fuera nada grave, solo una inflamación o algo pasajero. Efectivamente, el especialista que me examinó, dijo que no había sufrido fracturas. Mis brazos, cabeza y clavículas estaban perfectos. El cuello sufrió un poco por la forma en la que caí, pero nada de que preocuparme. Así que me incapacitó por unos días para que guardara reposo. El entrenador pidió el número de mi casa para avisar de lo ocurrido. Demasiado grave este pedazo, quedé paralizado, sorprendido. No veía la necesidad de hablar con mi madre. Se que no estaba bien pero la situación no era grave ni preocupante. Quedé pensativo. Aumentaron los nervios y la ten-

8


Decepción sobre ruedas sión, todo podría llegar a su fin si se llegara a enterar de mi práctica. Así que decidí hablar unos minutos a solas con Emilie y Nairo de muchas cosas, entre ellas, el por qué no quiero que mi madre se entere que estoy empezando a practicar el BMX ni de las cosas que aspiro con este deporte. Sé que el apoyo familiar es muy importante para un deportista y más si soy nuevo en el proceso. No soy capaz de comentárselo, quizás me falta valentía y su oposición a esta práctica competitiva es completamente segura. Al conversar con ellos quería que ambos comprendieran y a la vez me ayudaran a continuar. La verdad es que no tengo buena comunicación con mi madre, nunca la he tenido y eso me afecta. Ella vive un mundo distinto al mío, siempre está aislada, en silencio, no tenemos conversaciones largas, hablamos de temas académicos nada más. Todo se debe al fallecimiento de mi padre, lo peor es que no sé por qué murió. No tengo idea de que cosas ocurrieron en el pasado, si su relación era buena o mala. Como recordar si tenía tan solo 5 años. De repente me acuerdo de su rostro y de las veces en que salíamos a manejar bicicleta. Ellos empezaron a notar cuanto odio el estilo de vida de Julie, su forma de ser, de actuar, de tratarme, detesto no saber su oscura realidad. Anteriormente

9


Laura Gómez este tema se lo había comentado a una tía, a un primo y a ellos dos. Por suerte me puedo desahogar con otras personas a las cuales les tengo un gran afecto. Me han brindado energía, me motivan a practicar algo que me apasiona y al cual no he podido dedicarme, pues mi padre, además fue ciclista de ruta, como todo, supongo tubo triunfos y derrotas en las competencias. Esa es la única razón que se me viene a la mente cuando pienso el motivo por el que ella rechaza el deporte. Me toca entrenar escondido mientras mi madre cree que estudio matemáticas, cuando las ecuaciones y las fórmulas ni por ósmosis me pasan. En mis 18 años he aprendido a tratarla y estos temas la deprimen demasiado. Realmente será difícil para mí decirle. Mi familia es un nudo de mentiras. En sus consejos Emilie y Nairo me recordaban que hay cosas que resultan difíciles pero no imposibles. Si tengo metas debo ir por ellas. El BMX me apasiona y me da grandes emociones, por tal razón no debo permitir que alguien me amarre los pies y las manos para no salir adelante. Tenía algo claro además: del dolor y de las heridas me recupero, no es una razón para decaer. De mis cuidados y reposo depende la recuperación. Mi padre me dejó algo bueno, el amor por este deporte, el en ruta y yo en el bicicrós. Soy aficionado de

10


Decepción sobre ruedas lo arriesgado, lo extremo, las curvas, los obstáculos, la velocidad y los saltos. Por eso siento que he hecho lo más conveniente para mí, llegar donde mi primo, coger la bicicleta e ir a los entrenamientos con Emilie. Realmente necesitaba la conversación y me hace sentir cómodo el hecho de hablar del tema con personas que aman lo mismo que yo. Las competencias continúan y las pistas esperan por los dos.

11


CROSS

EDITORIAL RegĂŹstrate y compra tu libro en: www.crosseditorial.com


DECEPCIÓN SOBRE RUEDAS