Issuu on Google+

EDICION 1 | 10/11/2011

promoviendo conciencia a la relaci贸n del mundo y las letras


La mayoría de las revistas tienen como objetivo promocionar las últimas actualizaciones en temas de moda, negocios, estética y farándula. Enigma tiene como propósito recrear conocimientos de la literatura y así logra una interacción entre lector y escritor. Enigma expone algunas de las grandes mujeres de la historia con sus mejores obras y datos sobre sus vidas.

La literatura desarrolla un papel muy importante en la historia. Por medio de enigma se quiso rescatar personajes que marcaron este campo con muchas obras y que expresaron ideas muy autónomas para así lograr que enigma llegue al lector dejando en él una buena dosis de saberes culturales.


Crónica

Laura Tobón

Destrucción de Una Barbie Soy perfecta, poseo lo que muchas

Recuerda el amor viene, va, vuelve y se desvanece

quieren y lástima que no lo tienen; mi cuerpo es esbelto, por donde paso todos me miran, mi cara es como la de un ángel; de verdad no sé cómo es la cara de un ángel pero las personas me dicen cara de ángel, mi sonrisa es resplandeciente, mis ojos parecen un mar profundo que si lo miras fijamente te puedes ahogar, mi cabello es casi color oro y largo, me encanta que el viento lo eleve; para no presumir demasiado soy una hermosa mujer. Recuerdo aquel atardecer de Febrero, estaba sentada en aquella rama deleitándome con la brisa que llegaba a mí del choque de las olas con las piedras, en ese instante solo pasaba por mi mente el deseo de amar, pero llegó mi razón y detuvo ese absurdo pensamiento puesto que siempre he pensado en que el que se enamora pierde, soy linda, tengo dinero, soy feliz, no necesito nada más. Se me acercó por detrás y me dijo: -¡Que hermoso atardecer! Pero no es más bello que tú. Me di la vuelta y lo mire era único, soñado, indescriptible, me temblaba el cuerpo con solo sentir su presencia y respondí: -Necesitas algo. Pensé que él se iría, como todos lo hacen pero me sorprendí al ver que todavía seguía ahí. -No quiero ser inoportuno pero es que no me puedo resistir más; no creo que me hayas visto pero yo si te he visto y mucho, me encanto encontrarte aquí y poder cruzar unas palabras contigo. -¡Esta bien!, dije. Al cabo de tres días, una mañana le confesé que yo no creía en el amor pero que con él era diferente, lástima que tuviera que partir, debía seguir con mi vida, explorar, conocer; no me dijo nada solo me entrego una carta y se marchó, la carta decía: “La luz que entra en mi ventana la produce tu dulzura, esas ganas de querer la despierta tu sonrisa, me da miedo de mirarte y ahogarme en tus ojos, estar a tu lado es llegar a la galaxia, sentir tu piel es contemplar la luna; quisiera poder hacerlo en una noche en la que las estrellas dibujen tu cuerpo”. Por la noche entré a su habitación y lo esperé, nunca antes había sentido tantas emociones juntas ni sensaciones extrañas, ya no me importaba que hace una semana lo conociera, solo quería vivir ese bello momento. El llego junto con la noche y me besó, le quería decir mil cosas, sin embargo él me miro y dijo: -En este momento sobran las palabras, el silencio es más que apto, deja que tu corazón controle tu cuerpo, yo voy a guiarte. No puedo responderme que pasó esa noche porque no recuerdo nada, dejé mi mente en blanco y mi corazón al mando, confié en él; sabía que todo estaba bien. Puedo asegurar que él me amó como nunca antes amó a una mujer.

Revista Enigma | 4

Mi vida continuó igual, regresé a mi departamento y me negué a mí misma que lo necesitaba, es que no lo entendía, mi cuerpo lo llamaba, él era más que un vicio, era la medicina que no encontraría en ninguna farmacia, lástima no volví a saber de él. Decidí darme un paseo por la nieve, pues sentía que mi esencia ardía y necesitaba estar fresca, aclararme algunas cosas y explorar más la vida; cuando salí todo era mágico, me sentía feliz pero en el fondo vacía, miré la nieve y recordé aquella noche, no podía dormir, busque entre lo más profundo de mis recuerdos y ahí encontré su número; lo llamé y le dije cosas que no se encontraban al alcance de mi imaginación, quedamos de vernos por segunda vez, sabía que la suerte no me abandonaba, él estaba cerca y pronto conmigo. El destino intentó prevenírmelo pero no lo permití, corrí para llegar rápido al restaurante y no hacerlo esperar, pero esa tarde el tren estaba cerrado, fui en busca de un taxi y no lo encontré, hasta que logré coger un bus; dudé de todo eso que pasó pero lo ignoré, me bajé en aquella esquina, pasé la calle, mire un aviso que decía destruye tus sueños, pero entre en el restaurante y ahí estaba él, me abrazó pero no me hablaba, se veía en su sonrisa una tristeza, cuando consiguió decirme: -Lo siento te amo y no sé qué hacer con el amor, no puedo seguir haciéndote más daño si no puedo luchar por ti, me rendiré antes de perderte, mi esposa se dio cuenta y ha perdido la razón, los celos la han segado. Para mí ese lugar se quemó junto con sus palabras, me paré y alcancé a salir del fuego, ese humo podía matarme. Caminé rápido y me sentí mareada, una voz gritaba mi nombre con ira, busqué esa voz y logré divisarla, alcé la vista y sentí que me quemaba, no podía ver, los colores desaparecieron, la voz ya no me buscaba y antes de perder la conciencia rememoré el diluvio de una noche en la que tenía 7 años, en la mano estaba mi Barbie y sentía que la frialdad de aquella noche recorría mis venas y el cuerpo de mi Barbie, sufrí al ver que ella sentía tanto frio, calenté agua y la metí ahí cuando la saque estaba derritiéndose y mi mamá me dijo: - ¿Lorena qué haces? Y muy tranquilamente le respondí: Mami, mira la destrucción de una Barbie, a veces creemos que hacemos lo correcto y lo que más amamos lo destruimos. En estos momentos me siento víctima de mis propias palabras, me hundo en ellas. Aquello que daño mi Barbie era agua, esto que me daña a mi es ácido. Cuando recuperé la conciencia pensé que mi vida no valía, eso no me podía estar sucediendo, junto a mí estaba una enfermera que mirándome fijamente me dijo: -¡Felicidades el bebé esta fuera de peligro! Y eso hizo que yo tuviera un motivo más para seguir viviendo feliz.


Crónica

Cristián Warnken

Ropa Usada Yamuna cree en la reencarnación y en Krishna, y vende ropa usada. Desde que lo conocí, ya no compro mis prendas de vestir en las tiendas: él aparece como un “avatar” en mi casa, con dos bolsos, de los que salen chaquetas, pantalones, chalecos de todos los tipos y tallas. Y salen y salen de esas bolsas que se ven pequeñas, pero en las que parece caber toda la ropa usada del mundo, como si no tuvieran fondo. Yamuna cree en la reencarnación, y cada vez que viene aprendo algo más del hinduismo, tal vez la religión más antigua del mundo, y mientras me pruebo las chaquetas de cuero que siempre me quedan cortas de mangas, siento que soy por un momento Arjuna, al que Krishna viene a decir lo que hay que hacer en el campo de batalla. Yamuna sonríe cada vez que me habla de la muerte, la reencarnación, el dolor, y no me extraña: alguien dijo una vez que el dios que vendrá será un dios que ría y baile. Yamuna cree que el cuerpo es sólo una morada pasajera, la cáscara que botaremos cuando superemos nuestros karmas, cuando evolucionemos, cuando aprendamos en esta escuela -la vida- que fue regalada a nuestra alma. Yamuna ríe cuando le muestro el hermoso chaleco que escogí y en el que no quepo. A veces siento que toda esta ropa usada por otros muestra de verdad lo que son nuestros cuerpos: ropa que, al usarse, se botará, para que la recoja otro en otra vida. ¿Para qué esmerarse en tener ropa nueva y bella, si nosotros seremos los primeros en caducar, antes que los impermeables, las chaquetas, los zapatos, que nos sobrevivirán? Pienso en todos los que se habrán ido y habrán usado estos pantalones que me pruebo, en los muertos que nadie recuerda y cuya intimidad yo invado cada vez que compro una prenda de vestir a Yamuna. Y empiezo a entender y a gustar de esa provisionalidad, a saber que todo, la ropa que vestimos, las cosas que usamos, nosotros mismos, seremos pasados a otros, en una posta infinita, en la que lo nuevo será irrisorio, y lo usado, un valor. Un mundo de canje, trueque, un

Revista Enigma | 5

mundo donde todo será reciclado, porque hasta nuestros cuerpos serán reciclados por la tierra, y la tierra, reciclada en el cosmos. Es cosa de ver una supernova, su explosión fulgurante que regala carbono, hidrógeno, materia para que se formen otras estrellas. Porque así nacimos, nuestro planeta y nosotros: de un reciclaje infinito de polvo de estrellas. Yamuna lleva el “Bhagavad Gita” en su bolso, uno de los libros más bellos jamás escritos. Cada vez que lo lee, caigo en trance y cierro los ojos, y huelo incienso que embriaga, y al probarme una hermosa camisa casi nueva, siento que yo y la camisa y Yamuna y todo lo que nos rodea desaparecerá en una danza, al final de la cual aprenderemos que la realidad es ilusión. ¿Y el amor, y los lazos, y lo que nos ata a la tierra? Puro apego. Eso me repite Yamuna: apego que esconde el verdadero rostro del verdadero amor. Me cuenta la historia de un rey que era muy solo y pidió a un dios tener un hijo, y se le dijo que al tenerlo, conocería el amor, pero también el dolor, porque el amor es apego y apego da dolor. El hijo llegó, él lo crió, le dio todo… pero el niño murió, y el hombre cayó en una honda desesperación y se convirtió en un vagabundo. Hasta que los dioses le pidieron al alma del niño que volviera a calmar a su padre. “¿Cuál padre?” -preguntó el niño-. Había olvidado al último de entre muchos padres que había tenido en sucesivas reencarnaciones. Yamuna sonríe, con dulzura. Lo miro y pienso: ¿De dónde saca toda esta ropa Yamuna? Y si él es otro, ¿quién es de verdad Yamuna? ¿Será tal vez la reencarnación del mismo rey del cuento, el que perdió al hijo? Me despido de él, cierra sus bolsos sin fondo, y no sé si volverá de nuevo, o en otra forma, o en otro universo. Me vuelvo a probar mi hermosa y vieja chaqueta “nueva” frente al espejo, me miro, y me pregunto: “Pero, ¿quién eres tú, quién eres, con esa chaqueta que fue de otro, en un espejo que sólo muestra el reflejo de una ilusión?”.


Tu que opinas

Daniela Bedoya

Trampas del

Amor

“Porque éramos amigos y, a ratos, nos amábamos; quizá para añadir otro interés a los muchos que ya nos obligaban decidimos jugar juegos de inteligencia. Pusimos un tablero enfrente de nosotros: equitativo en piezas, en valores, en posibilidad de movimientos. Aprendimos las reglas, les juramos respeto y empezó la partida. Henos aquí hace un siglo, sentados, meditando encarnizadamente cómo dar el zarpazo último que aniquile de modo inapelable y, para siempre, al otro“

Revista Enigma | 6


Ajedrez poema de Rosario Castellanos, nos hace reconocer que ahora resulta más interesante decidir jugar que permanecer en un mundo de intereses ajenos. Las relaciones suelen tener términos y sin poder disfrutar del tiempo, pero unas cuantas reglas y disposición al juego te regalan siglos al lado de un ser especial El amor nace con una mirada o un par de palabras; este nace por el hechizo formado del sentimiento y el momento; desde ahí podemos descifrar que el amor es un juego en el que nadie pidió entrar, pero que por naturaleza el ser humano está invitado a experimentarlo; por lo tanto, el amor no se puede forzar ni mucho menos tenerlo en una presión obsesiva porque el nace, fluye y el mismo toma su rumbo y simplemente las personas que viven la relación son instrumentos de su juego, invitados a establecer reglas y estar dispuestos a cumplirlas y respetarlas .

El juego fue la forma más acertada de crear el amor, pues en él todo se vale y el sentimiento amoroso está hecho para que todo se juegue por él, para que no detengamos a conciencia cuando se enamora sino que siempre optemos por ignorar lo que empaña la felicidad y todas esas cosas malas que aparecen cuando pensamos en vivir un día locamente enamorados. El verdadero amor se forma con inteligencia como mencionaba la poetisa mexicana rosario castellano en su poema ajedrez “jugar juegos de inteligencia” es como se actúa en una relación duradera, el sentimiento no causa herida; ésta la causa la pérdida sin revancha pues nunca se piensa en una próxima jugada que jamás fracasa. Por último, la vida da muy pocas oportunidades para ser feliz y solo una de ellas es la que cada persona busca para su corazón; esta oportunidad no se escoge, simplemente se está a la espera de que llegue y cuando la tenga en mis manos realizar las mejores jugadas para la vida.

Revista Enigma | 7


Cicatrices

Cicatrices de Uñas En un día caluroso de verano en el sur de Florida, un niño decidió ir a nadar en la laguna detrás de su casa. Salió corriendo por la puerta trasera, se tiró en el agua y nadaba feliz. Su mamá desde la casa lo miraba por la ventana, y vio con horror lo que sucedía. Enseguida corrió hacia su hijo gritándole lo más fuerte que podía. Oyéndole el niño se alarmó y miró nadando hacia su mamá. Pero fue demasiado tarde. Desde el muelle la mamá agarró al niño por sus brazos. Justo cuando el caimán le agarraba sus piernitas. La mujer jalaba determinada, con toda la fuerza de su corazón. El cocodrilo era más fuerte, pero la mamá era mucho más apasionada y su amor no la abandonaba. Un señor que escuchó los gritos se apresuró hacia el lugar con una pistola y mató al cocodrilo. El niño sobrevivió y, aunque sus piernas sufrieron bastante, aún pudo llegar a caminar. Cuando salió del trauma, un periodista le preguntó al niño si le quería enseñar las cicatrices de sus piernas. El niño levanto la colcha y se las mostró. Pero entonces, con gran orgullo se remango las mangas y dijo: "Pero las que usted debe de ver son estas". Eran las marcas de las uñas de su mamá que habían presionado con fuerza. "Las tengo porque mamá no me soltó y me salvó la vida".

Moraleja: Nosotros también tenemos cicatrices de un pasado doloroso. Algunas son causadas por nuestros pecados, pero algunas son la huella de Dios que nos ha sostenido con fuerza para que no caigamos en las garras del mal.

Revista Enigma | 8


Un fenómeno curioso

El Carnaval de Venecia La fiesta más popular y conocida a nivel mundial, es el Carnaval cuya tradición se remonta, posiblemente, al siglo XI cuando Venecia comenzaba a dominar marítimamente importantes porciones del mar Mediterráneo. Oficialmente se declaró existente como festividad suprema durante el siglo XIII. Sin embargo dicen que sus comienzos provienen a partir de la tradición del siglo XVII, en donde la nobleza se disfrazaba para salir a mezclarse con el pueblo. Desde entonces las máscaras son el elemento más importante del carnaval. No obstante, es sólo hasta el siglo XVIII cuando el Carnaval de Venecia alcanza su punto máximo. Se acercaban aristócratas de toda Europia y viajeros en busca de placer y diversión. Con la decadencia de Venecia como poder militar y mercante, el carnaval palideció hasta casi desaparecer. En el año 1797 Napoleón Bonaparte prohibió los festejos de carnaval, que fueron restablecidos recién en 1979 de forma oficial. Luego se recuperó algo de su festividad hacia finales del siglo XX, cuando la ciudad se vió abrumada por la invasión de miles de turistas, aunque las grandes épocas de diversión desenfrenada quedaron atrás. El Carnaval de Venecia se caracteriza porque sus participantes usan elaboradas máscaras para cubrir sus rostros. Venecia ha tenido un desenvolvimiento magno en el arte. Es una de las ciudades con grandesbellezas arquitectónicas. Las Máscaras de Venecia tomaron importancia con el paso de los años por su colorido y esplendor que caracterizan este gran carnaval que se celebra todos los años, a partir del mes de febrero. El carnaval de Venecia tiene una duración de 10 días. Durante las noches, se realizan bailes en salones y las comparsas conocidas como "compagnie della calza" realizan desfiles por la ciudad. Entre las comparsas más conocidas se encuentran "Los Antiguo"s y "Los Ardientes". Además han sido encontradas una cantidad de máscaras por toda Europa, esto hace que tengan una significativa importancia histórica.

Revista Enigma | 10


Despertando la Imaginaci贸n

Revista Enigma | 11


Revista Enigma | 12


Poética

Federico

García Lorca Nacimiento: 5 de junio de 1898 Defunción: 19 de agosto de 1936 Nació en el Municipio de Fuente Vaqueros, en Granada (España). Era hijo del hacendado Federico García Rodríguez y de la maestra Vicenta Lorca. De salud enfermiza y mal estudiante, se graduó luego de sortear varios obstáculos, en la Universidad de Granada, como abogado. Estudió música (piano) pero por influencia de su madre y de Don Fernando de los Ríos, comenzó a inclinarse por la poesía. Su primer artículo, data de 1917, y fue con motivo del aniversario de José Zorrilla. Falleció fusilado en Granada, víctima del fascismo, durante la Guerra Civil española, a pesar de no haberse afiliado a ninguna fracción política.          

Adam Alba Alma Ausente Anda Jaleo Árbol de Canción Arbolé Arbolé Arquero Baile Balada de la Placeta Balada de un Día de Julio

Revista Enigma | 13


Poema

Alma Ausente No te conoce el toro ni la higuera, ni caballos ni hormigas de tu casa. No te conoce tu recuerdo mudo porque te has muerto para siempre.

No te conoce el lomo de la piedra, ni el raso negro donde te destrozas. No te conoce tu recuerdo mudo porque te has muerto para siempre. El otoño vendrá con caracolas, uva de niebla y montes agrupados, pero nadie querrá mirar tus ojos porque te has muerto para siempre. Porque te has muerto para siempre, como todos los muertos de la Tierra, como todos los muertos que se olvidan en un montón de perros apagados. No te conoce nadie. No. Pero yo te canto. Yo canto para luego tu perfil y tu gracia. La madurez insigne de tu conocimiento. Tu apetencia de muerte y el gusto de su boca. La tristeza que tuvo tu valiente alegría. Tardará mucho tiempo en nacer, si es que nace, un andaluz tan claro, tan rico de aventura. Yo canto su elegancia con palabras que gimen y recuerdo una brisa triste por los olivos.

Federico García Lorca Revista Enigma | 14


Poética

Serafina Núñez Nacimiento: 14 de Agosto de 1913 Defunción: 14 de Junio de 2006 Poeta cubana nacida en La Habana en 1913.Terminó sus estudios básicos en la Escuela Normal de La Habana y posteriormente se matriculó en Pedagogía en la Universidad de La Habana en 1949, estudios que suspendió a los tres años para dedicarse a la docencia de enseñanza primaria. Colaboró en diarios y revistas de varios países latinoamericanos y fue conferencista y crítica literaria en prensa y radio de Cuba. Fue una de las fundadoras de la organización progresista "Unión Nacional de Mujeres" y de "Nuestro Tiempo" en la que estuvo también involucrado el novelista cubano Guillermo Cabrera Infante. Es autora de más de diez poemarios publicados tanto en Cuba como en Francia en "Cahiers du Sud". De su obra poética se destacan: «Paisaje y elegía», «Mar cautiva», «Isla en el sueño», «Vigilia y secreto» y «El Diamante Herido» en 2001. • • • • • • • • • •

Poema Nocturno Poema de Vigilia Soneto Soneto Diferente Tú, El Testimonio Versos al Tiempo Ruiseñor Amaneciendo Estancia De Lo Eterno Hombre y Tiempo

Revista Enigma | 15


Poema

Hombre y Tiempo El tiempo te vigila, te sorprende, te encarcela, te anula. Ardemos en su llama como un frágil pabilo intrascendente; altivo crees vencerlo. Él siempre posee el as de oro; el reya de la corona nada facilita la derrota. ¡Ay, precarios pueblos de la nieve! Son la única riqueza de lo eterno, hombre, eres el fantasma de ti mismo en el instante y apenas puedes descifrar el preámbulo donde nacen las aguas de tu existencia. Estás a tiempo -oyes decir a las comadres. ¿A tiempo para qué, señoras lívidas? Ni siquiera tiempo para morir por ti dispuesto. “Él” es el tañedor de los variados y el de los mágicos y sublimes salmos, el señor de paroxismos, sorpresas deslumbrantes o funestas y de tu voluntad, el poderoso señor de la memoria, y tú, una gota cayendo, espléndida sonrisa acaso del inocente sin realeza, que vendió sus juegos de existir y se refugia en las caídas hojas de su ala donde lo apresan las redes de lo inerte.

Serafina Núñez

Revista Enigma | 16


Que tanto sabias...

Laura Tobón

Charlotte Brontë Charlotte Brontë nació en Thornton, Yorkshire (Gran Bretaña), hija de Patrick Brontë, clérigo de origen irlandés, y de María Branwell. Tenía cinco hermanos: Emily, Anne, María, Elizabeth y Branwell. En 1820, su padre fue nombrado rector del hoy famoso Haworth que es un centro turístico, un pueblo de los páramos de Yorkshire, donde la familia se trasladó a vivir y donde los hermanos comenzaron a crear su fantástico mundo, escribiendo las historias de los reinos imaginarios de Angria, de Charlotte y Branwell, y Gondal, propiedad de Emily y Anne. De las crónicas de Angria se conservan muchos cuadernos, pero de Gondal ninguno. Los Brontë vivieron el resto de sus breves y discretas vidas en una casa parroquial de Yorkshire. Al llegar a la casa parroquial, todos los niños excepto el bebé, Anne, fueron apiñados en una estrecha habitación, no mayor que un pasillo, sobre la entrada de la casa. Allí permanecieron, comportándose con una bondad y tranquilidad poco naturales, mientras la señora Brontë moría lentamente al otro lado de la pared. A partir de enero de 1821 un cáncer de estomago se sebo con crueldad en ella y su muerte se esperó casi cada día. Murió en eptiembre exclamando: <<Dios mío, mis pobres niños>>. Sin duda sabía que su marido no les tenía mucha afición a los pequeños. El señor Brontë se preocupó solo por la educación de su único hijo varón Patrick Branwell. En agosto de 1824, Charlotte y Emily fueron enviadas con sus hermanas mayores, María y Elizabeth, al colegio de Clergy Daughters, en Cowan Bridge, el cual estaba ideado para humillar a las niñas a quienes la falta de recursos exigiría un futuro de servidumbre y abnegación. María y Elizabeth volvieron enfermas a Haworth y murieron de tuberculosis en 1825. Por este motivo y por las pésimas condiciones del colegio, la familia sacó a Charlotte y a Emily del internado. Charlotte se inspiró en Clergy Daughters para describir el siniestro colegio Lowood que aparece en su novela Jane Eyre. La gran parte de sus vivencias están manifestadas en sus novelas, su infancia más que todo en Jane Eyre. Su padre la describía como una niña con tendencia a decir <<muy poco de sí misma y reacia a cualquier exhibición de lo que sabía>>. Cuando tenía siete años su padre le pregunto: ¿Cuál es el mejor libro? A lo que ella contesto <<La Biblia>> ¿Y el segundo mejor libro? <<El libro de la naturaleza>> Al cumplir diez años empezó su expansión imaginativa.

Revista Enigma | 17


Solo sus hermanas vivieron su yo al descubierto. Tenía el pelo castaño claro y brillante y uno de sus expresivos ojos grises, atentos cuando escuchaban, encendidos cuando hablaba. Las palabras afloraban con facilidad a sus labios entre conocidos. Otros vieron una figura tímida más bien infantil, que se movía un tanto extrañamente como alguien que hubiera parecido una dolencia en la cadera. Unos dientes delanteros desiguales le afeaban la boca, un defecto que deseo corregir bajo los efectos del reciente éter, aunque nunca lo hizo. Acabo resguiñandoce al hecho de que sus rasgos <<jamás se han sometido a una línea de regularidad, más bien que ha manifestado un espíritu independiente poco edificador a la vista>>. La frente era demasiado ancha para el canon de su belleza la nariz no era delicada, y la boca y los ojos estaba muy juntos, como si los marcados rasgos se hubieran concentrado en el centro de la cara. Tener un carácter facial tan acentuado, la hacía parecer extraña de algún modo, no era elegante para las mujeres victionarias, que si las arreglaban para parecer tan uniformes como los huevos, suaves y ovaladas. De modo que Charlotte creció sintiéndose avergonzada de su cara y concibió una manera de contrarrestarla. En público presentaba una figura frágil y modesta, el epitome de la sobriedad. Entre los diecinueve años y los veinticinco años, Charlotte Brontë se dispuso a ganarse la vida como maestra e institutriz. <<Me entristece, me entristece mucho el pensamiento de abandonar el hogar, pero el Deber y la Necesidad son dueñas severas a quienes no puede desobede cerse>>. Charlotte se casó a sus treinta y seis años en 1852 con el coadjutor de su padre, Arthur Bell Nicholls, que fue el cuarto hombre en proponérselo. El 31 de marzo de 1855, estando embarazada, enfermó y murió de tuberculosis, como sus hermanas, llevando en el vientre el fruto de su último amor. Desde que murieron las hermanas Brontë, las circunstancias de sus vidas, sus muertes prematuras y sus sorprendentes logros han fascinado a las nuevas generaciones de lectores. La popularidad de Jane Eyre nunca ha declinado y constituye una expresión apasionada de las inquietudes y los problemas femeninos, fue publicada en 1847 por Smith, Elder & Company, que consiguió gran popularidad, encumbrando a la autora como una de las mejores novelistas románticas, y es hoy considerada un clásico de la literatura en lengua inglesa. La novela se tituló en principio Jane Eyre: una autobiografía y se publicó bajo el seudónimo de Currer Bell. Tuvo un éxito inmediato, tanto para los lectores como para la crítica. Charlotte Brontë soporto una vida de extraordinario sufrimiento, demostrando con ella lo alto que puede llegar una mujer y nos comenta lo equivocado que es creer que la literatura es el desbordamiento espontaneo de sentimientos poderosos el verdadero arte depende de la paciencia de eliminar la palabra repetida y redondear la frase. Fue una novelista inglesa nacida el 21 de abril de 1816, componente de una Familia cuyas obras trascendieron la época victoriana para convertirse en clásicas, murió el 31 de marzo de 1855 a sus treinta y nueve años. ¿Qué soy? Nada: No como tú, ¡Alma de mi pensamiento! Con quien cruzo la tierra, Invisible pero observador, mientras brillo Mezclado con tu espíritu.

Revista Enigma | 18


Que tanto sabias...

Manuela Abad

María Lejárraga María de la O Lejárraga García (San Millán de la Cogolla, La Rioja, 1874-Buenos Aires, 1974) es una escritora y feminista española. Es también conocida como María Martínez Sierra, seudónimo que adoptó a partir de los apellidos de su marido, Gregorio Martínez Sierra. María Lejárraga nació en una familia acomodada y recibió una educación que le permitió ejercer de maestra. Sin embargo sus inquietudes literarias chocaban con la sociedad en que creció, cerrada a las mujeres. En 1900 se casó con Gregorio Martínez Sierra, escritor más joven que ella, y publicó sus obras de teatro bajo el nombre de éste. Así, aunque el mérito fuese para él, Lejárraga logró divulgar su obra sin el prejuicio de que una mujer escribiese. Sin embargo se rumoreaba la verdadera autoría de los escritos. Con los años Martínez Sierra y Lejárraga lo admitieron públicamente, especialmente en el exilio por el auge del franquismo. Feminista convencida y activa, afiliada al Partido Socialista, estuvo, no obstante, siempre sometida a su marido, en un auténtico estado de explotación, todo por amor. La vinculación de María Lejárraga con Granada fue siempre estrecha, especialmente desde que escribiera, en los primeros años del siglo, su libro "Granada, guía emocional". En 1933 fue elegida diputada al Congreso de la República por Granada y fuedesignada vicepresidente de la Comisión de Instrucción Pública. La Guerra Civil la obligó a un penoso exilio. Murió en Argentina en 1974. OBRAS Fiesta en el Olimpo, Buenos Aires, Aguilar, 1960. Viaje de una gota de agua, Buenos Aires, Librería Hachette, 1954. Gregorio y yo. Medio siglo de colaboración, Alda Blanco (ed.), Valencia, Pre-Textos, 2000. Es la primera edición española. (Primera edición: Méjico, biografías Gandesa, 1953). Una mujer por caminos de España, Madrid, Castalia, 1989 (Primera edición: Buenos Aires, Losada, 1952). Dudas en el momento (Conferencia leída en el Ateneo de Madrid el 5 de diciembre de 1932), Madrid, Bolaños y Aguilar Talleres Gráficos, 1933. La mujer española ante la República, Madrid, Tipografía Artística, 1931. La hora del diablo, Madrid, Comedias XXXIV, 1926. Cuentos breves, Madrid, Imprenta de Enrique Rojas, 1899.

Revista Enigma | 19


Que tanto sabias...

Daniela Castro

María Cano

María de los Ángeles Cano Márquez Nació en Medellín, 1887 Murió En abril 26 de 1967. La Flor del Trabajo, primera mujer líder política en Colombia, dirigió la lucha por los derechos civiles fundamentales de la población y por los derechos de los trabajadores asalariados; encabezó la convocatoria y agitación de las huelgas obreras, colaboró en la difusión de las ideas socialistas y participó en forma decisiva en la fundación del Partido Socialista Revolucionario. María provenía de una familia liberal típica, de clase media acomodada de Medellín. Sus primeros acercamientos a los trabajadores se dieron a través del deseo de lograr el acceso popular a la literatura, idea que rondaba en su cabeza desde su participación en las tertulias llamada Cyrano, un círculo literario disidente en el que se colaba la simpatía por la joven Revolución Rusa, y reunía a los intelectuales progresistas de la Colombia de principios de siglo, que luego publicarían una revista, de la que María sería la única columnista femenina. Aquí es donde comienza la historia en donde ella se muestra como una mujer culta y de ideales progresistas sin olvidar su identidad paisa que arraiga a la familia y los valores.

Al regresar a Medellín, en marzo de 1928, participó activamente en las campañas de solidaridad con Nicaragua, entonces invadida por tropas estadounidenses. También hizo parte del Comité de Lucha por los Derechos Civiles contra la llamada "Ley heroica", que suprimía las garantías individuales y autorizaba la represión y persecución de los movimientos sociales. María se vinculó entonces como obrera de la Imprenta Departamental de Antioquia, en 1930, y luego pasó a trabajar a la Biblioteca Departamental, donde laboró hasta 1947. En 1934 apoyó activamente la huelga del Ferrocarril de Antioquia. En 1945, el movimiento de mujeres sufragistas le ofreció un homenaje en Medellín; recién derrotado el nazismo, dijo, en ésta que fue su última intervención pública: “Un mundo nuevo surge hoy de la epopeya de la libertad, nutrida con sangre y con llanto y con tortura. Es un deber responder al llamado de la historia. Tenemos que hacer que Colombia responda. Cada vez son más amplios los horizontes de libertad, de justicia y de paz. Hoy como ayer, soy un soldado del mundo”. Posteriormente se hundió en el más absoluto silencio, mientras en su ciudad natal se cuidaba con rigor a las hijas para que no acabaran convertidas en temidas mariacanos, término acuñado para designar a las jóvenes rebeldes. Con su oratoria María Cano atrajo multitudes, y conmovió a las masas como nunca antes una mujer lo hizo en Colombia.

En 1926 trabajó en la preparación del III Congreso Nacional Obrero, para lo cual realizó una extensa gira desde Medellín hasta Ibagué, en compañía del dirigente socialista Tomás Uribe Márquez. En Bogotá, el Congreso Obrero, que sesionó del 21 de noviembre al 4 de diciembre, la eligió en la directiva del mismo. En ese congreso fue fundado el Partido Socialista Revolucionario PSR, un partido amplio, de masas. Durante 1927 y 1928, realizó una intensa actividad propagandística por toda Colombia. Era recibida por multitudes que se agolpaban para saludarla y acompañarla en las manifestaciones. En varias ocasiones fue detenida o fueron duramente reprimidos los manifestantes. Fundó el Socorro Rojo entre los campesinos de Viotá, a quienes apoyó en la lucha por la tierra.

Revista Enigma | 20


Que tanto sabias...

Daniela Bedoya

Rosario Castellanos fue una destacada poetisa, novelista y promotora cultural mexicana. Como promotora cultural laboró en el Instituto de Ciencias y Artes de Tuxtla Gutiérrez y dirigió el Teatro Guiñol del Centro Coordinador TzeltalTzotzil auspiciado por Instituto Nacional Indigenista. En la UNAM trabajó como Directora General de Información y Prensa (1960-1966) y fue profesora en la Facultad de Filosofía y Letras. Su obra trata temas políticos, ya que concebía al mundo como "lugar de lucha en el que uno está comprometido", como lo expresó en su poemario Lívida Luz. Consideraba la poesía como "un intento de llegar a la raíz de los objetos" mediante la metáfora. Cada tema lo trataba ligado con lo cotidiano y con el interés por el papel de la mujer en la sociedad y por la crítica del enfoque sexista, ejemplificado por su cuento Lección de cocina: cocinar, callarse y obedecer al marido. Su obra de teatro El eterno femenino (1975), tiene carácter feminista. Su propios sentimientos se reflejan en sus escritos: en el cuento Primera revelación describe su experiencia de niña discriminada frente a su hermano; el poema en prosa Lamentación de Dido se inspira en el desamor de su amor de muchos años, Ricardo Guerra; la novela Rito de iniciación, también de connotaciones autobiográficas se enfoca en los conflictos de una mujer estudiada para escapar de los prejuicios conservadores de la provincia y enfrentar la competencia profesional en la ciudad y sólo fue publicada póstumamente.

Cuentos:

o o o o o

Ciudad Real, Universidad Veracruzana, México, Ficción, 17, 1960 Álbum de familia (1971) Los convidados de agosto, Era, México, 1974. Rito de iniciación (1992) La suerte de Teodoro Menedez Acubal, México, 1989.

Novela: o o o o o

De la vigilia estéril (1950) El rescate del mundo (1952) Balún Canán (1957) Oficio de tinieblas, Joaquín Mortiz, México, 1962. Editorial libros del silencio, 2009 Rito de iniciación, Alfaguara, México, 1996.

Revista Enigma | 21


Ensayo: o

La novela mexicana contemporánea y su valor testimonial, Instituto Nacional de la Juventud, Cuadernos de la Juventud, México, 1966. La corrupción (1970) Mujer que sabe latín (1973) El uso de la palabra, Excelsior, Serie Crónicas, México, 1974; Editores Mexicanos Unidos, México, 1987. Colección de artículos periodísticos. El mar y sus pescaditos (1975). Colección de artículos periodísticos.

o o o o

Poesía: o o o o o

Trayectoria del polvo, El Cristal Fugitivo, México, 1948. Apuntes para una declaración de fe (1948) De la vigilia estéril (1950) Dos poemas (1950) El rescate del mundo, Dirección de Prensa y Turismo del estado de Chiapas, México, 1952. Presentación en el templo, Madrid, España, 1951; 2a. ed., en Revista Antológica, México, 1952. Poemas:1953-1955, Metáfora, México, 1957. Al pie de la letra, Universidad Veracruzana, México, 1959. Salomé y Judith, Jus, Voces Nuevas, 5, México, 1959. Lívida luz, Universidad Nacional Autónoma de México, 1960. Materia memorable (1969) La tierra de en medio (1969) Poesía no eres tú, obra poética 1948-1971, Fondo de Cultura Económica, Letras Mexicanas, México, 1972.

o o o o o o o o

Teatro: o o

Tablero de damas (1952) El eterno femenino, estrenada en 1976; Fondo de Cultura Económica, Popular, 144, México, 1975.

Cartas: o

Cartas a Ricardo, Memorias Mexicanas, México, 1994

PREMIOS En 1958 recibió el Premio Chiapas por Balún Canán y dos años después el Premio Xavier Villaurrutia por Ciudad Real.1 Posteriormente recibió otros galardones entre los que destacan el Premio Sor Juana Inés de la Cruz (1962), el Premio Carlos Trouyet de Letras (1967) y el Premio Elías Sourasky de Letras (1972).

Revista Enigma | 22


Recuerda

"Mira el presente y construye el futuro"

Revista Enigma


Despertando la Imaginaci贸n

Revista Enigma | 23


Revista Enigma | 24


Cuento que te corta el aliemto

Guy Dmaupaffant

¿Fue un Sueño?

¡La había amado locamente! ¿Por qué se ama? ¿Por qué se ama? Cuán extraño es ver un solo ser en el mundo, tener un solo pensamiento en el cerebro, un solo deseo en el corazón y un solo nombre en los labios... un nombre que asciende continuamente, como el agua de un manantial, desde las profundidades del alma hasta los labios, un nombre que se repite una y otra vez, que se susurra incesantemente, en todas partes, como una plegaria. Voy a contaros nuestra historia, ya que el amor sólo tiene una, que es siempre la misma. La conocí y viví de su ternura, de sus caricias, de sus palabras, en sus brazos tan absolutamente envuelto, atado y absorbido por todo lo que procedía de ella, que no me importaba ya si era de día o de noche, ni si estaba muerto o vivo, en este nuestro antiguo mundo. Y luego ella murió. ¿Cómo? No lo sé; hace tiempo que no sé nada. Pero una noche llegó a casa muy mojada, porque estaba lloviendo intensamente, y al día siguiente tosía, y tosió durante una semana, y tuvo que guardar cama. No recuerdo ahora lo que ocurrió, pero los médicos llegaron, escribieron y se marcharon. Se compraron medicinas, y algunas mujeres se las hicieron beber. Sus manos estaban muy calientes, sus sienes ardían y sus ojos estaban brillantes y tristes. Cuando yo le hablaba me contestaba, pero no recuerdo lo que decíamos. ¡Lo he olvidado todo, todo, todo! Ella murió, y recuerdo perfectamente su leve, débil suspiro. La enfermera dijo: "¡Ah!" ¡y yo comprendí!¡Y yo comprendí! Me consultaron acerca del entierro pero no recuerdo nada de lo que dijeron, aunque sí recuerdo el ataúd y el sonido del martillo cuando clavaban la tapa, encerrándola a ella dentro. ¡Oh! ¡Dios mío!¡Dios mío! ¡Ella estaba enterrada! ¡Enterrada! ¡Ella! ¡En aquel agujero! Vinieron algunas personas... mujeres amigas. Me marché de allí corriendo. Corrí y luego anduve a través de las calles, regresé a casa y al día siguiente emprendí un viaje. Ayer regresé a París, y cuando vi de nuevo mi habitación - nuestra habitación, nuestra cama, nuestros muebles, todo lo que queda de la vida de un ser humano después de su muerte -, me invadió tal oleada de nostalgia y de pesar, que sentí deseos de abrir la ventana y de arrojarme a la calle. No podía permanecer ya entre aquellas cosas, entre aquellas paredes que la habían encerrado y la habían cogijado, que conservaban un millar de átomos de ella, de su piel y de su aliento, en sus imperceptibles grietas. Cogí mi sombrero para marcharme, y antes de llegar a la puerta pasé junto al gran espejo del vestíbulo, el espejo que ella había colocado allí para poder contemplarse todos los días de la cabeza a los pies, en el momento de salir, para ver si lo que llevaba le caía bien, y era lindo, desde sus pequeños zapatos hasta su sombrero.

Revista Enigma | 25


Súbitamente, tuve la impresión de que la losa de mármol sobre la cual estaba sentado se estaba moviendo. Se estaba moviendo, desde luego, como si alguien tratara de levantarla. Di un salto que me llevó hasta una tumba vecina, y vi, sí, vi claramente cómo se levantaba la losa sobre la cual estaba sentado. Luego apareció el muerto, un esqueleto desnudo, empujando la losa desde abajo con su encorvada espalda. Lo vi claramente, a pesar de que la noche estaba oscura. En la cruz pude leer: Aquí yace Jacques Olivant, que murió a la edad de cincuenta y un años. Amó a su familia, fue bueno y honrado y murió en la gracia de Dios. El muerto leyó también lo que había escrito en la lápida. Luego cogió una piedra del sendero, una piedra pequeña y puntiaguda, y empezó a rascar las letras con sumo cuidado. Las borró lentamente, y con las cuencas de sus ojos contempló el lugar donde habían estado grabadas. A continuación con la punta del hueso de lo que había sido su dedo índice, escribió en letras luminosas, como las líneas que los chiquillos trazan en las paredes con una piedra de fósforo: Aquí yace Jacques Olivant, que murió a la edad de cincuenta y un años. Mató a su padre a disgustos, porque deseaba heredar su fortuna; torturó a su esposa, atormentó a sus hijos, engañó a sus vecinos, robó todo lo que pudo, y murió en pecado mortal. Cuando hubo terminado de escribir, el muerto se quedó inmóvil, contemplando su obra. Al mirar a mí alrededor vi que todas las tumbas estaban abiertas, que todos los muertos habían salido de ellas y que todos habían borrado las líneas que sus parientes habían grabado en las lápidas, sustituyéndolas por la verdad. Y vi que todos habían sido atormentadores de sus vecinos, maliciosos, deshonestos, hipócritas, embusteros, ruines, calumniadores, envidiosos; que habían robado, engañado, y habían cometido los peores delitos; aquellos buenos padres, aquellas fieles esposas, aquellos hijos devotos, aquellas hijas castas, aquellos honrados comerciantes, aquellos hombres y mujeres que fueron llamados irreprochables. Todos ellos estaban escribiendo al mismo tiempo la verdad, la terrible y sagrada verdad, la cual todo el mundo ignoraba, o fingía ignorar, mientras estaban vivos. Pensé que también ella había escrito algo en su tumba. Y ahora, corriendo sin miedo entre los ataúdes medio abiertos, entre los cadáveres y esqueletos, fui hacia ella, convencido que la encontraría inmediatamente. La reconocí al instante sin ver su rostro, el cual estaba cubierto por un velo negro; y en la cruz de mármol donde poco antes había leído: Amó, fue amada, y murió. Ahora leí: Habiendo salido un día de lluvia para engañar a su amante, pilló una pulmonía y murió. Parece que me encontraron al romper el día, tendido sobre la tumba, sin conocimiento.

Revista Enigma | 26


Me detuve delante de aquel espejo en el cual se había contemplado ella tantas veces... tantas veces, tantas veces, que el espejo tendría que haber conservado su imagen. Estaba allí de pie, temblando, con los ojos clavados en el cristal - en aquel liso, enorme, vacío cristal - que la había contenido por entero y la había poseído tanto como yo, tanto como mis apasionadas miradas. Sentí como si amara a aquel cristal. Lo toqué; estaba frío. ¡Oh, el recuerdo! ¡Triste espejo, ardiente espejo, horrible espejo, que haces sufrir tales tormentos a los hombres! ¡Dichoso el hombre cuyo corazón olvida todo lo que ha contenido, todo lo que ha pasado delante de él, todo lo que se ha mirado a sí mismo en él o ha sido reflejado en su afecto, en su amor! ¡Cuánto sufro! Me marché sin saberlo, sin desearlo, hacia el cementerio. Encontré su sencilla tumba, una cruz de mármol blanco, con esta breve inscripción: Amó, fue amada, y murió. ¡Ella está ahí debajo, descompuesta! ¡Qué horrible! Sollocé con la frente apoyada en el suelo, y permanecí allí mucho tiempo, mucho tiempo. Luego vi que estaba oscureciendo, y un extraño y loco deseo, el deseo de un amante desesperado, me invadió. Deseé pasar la noche, la última noche, llorando sobre su tumba. Pero podían verme y echarme del cementerio. ¿Qué hacer? Buscando una solución, me puse en pie y empecé a vagabundear por aquella ciudad de la muerte. Anduve y anduve. Qué pequeña es esta ciudad comparada con la otra, la ciudad en la cual vivimos. Y, sin embargo, no son muchos más numerosos los muertos que los vivos. Nosotros necesitamos grandes casas, anchas calles y mucho espacio para las cuatro generaciones que ven la luz del día al mismo tiempo, beber agua del manantial y vino de las vides, y comer pan de las llanuras. ¡Y para todas estas generaciones de los muertos, para todos los muertos que nos han precedido, aquí no hay apenas nada, apenas nada! La tierra se los lleva, y el olvido los borra. ¡Adiós! Al final del cementerio, me di cuenta repentinamente de que estaba en la parte más antigua, donde los que murieron hace tiempo están mezclados con la tierra, donde las propias cruces están podridas, donde posiblemente enterrarán a los que lleguen mañana. Está llena de rosales que nadie ciuda, de altos y oscuros cipreses; un triste y hermoso jardín alimentado con carne humana. Yo estaba solo, completamente solo. De modo que me acurruqué debajo de un árbol y me escondí entre las frondosas y sombrías ramas. Esperé, agarrándome al tronco como un náufrago se agarra a una tabla. Cuando la luz diurna desapareció del todo, abandoné el refugio y eché a andar suavemente, lentamente, silenciosamente, hacia aquel terreno lleno de muertos. Anduve de un lado para otro, pero no conseguí encontrar de nuevo la tumba de mi amada. Avancé con los brazos extendidos, chocando contra las tumbas con mis manos, mis pies, mis rodillas, mi pecho, incluso con mi cabeza, sin conseguir encontrarla. Anduve a tientas como un ciego buscando su camino. Toqué las lápidas, las cruces, las verjas de hierro, las coronas de metal y las coronas de flores marchitas. Leí los nombres con mis dedos pasándolos por encima de las letras. ¡Qué noche! ¡Qué noche! ¡Y no pude encontrarla! No había luna. ¡Qué noche! Estaba asustado, terriblemente asustado, en aquellos angostos senderos entre dos hileras de tumbas. ¡Tumbas! ¡Tumbas! ¡Tumbas! ¡Sólo Tumbas! A mi derecha, a la izquierda, delante de mí, a mi alrededor, en todas partes había tumbas. Me senté en una de ellas, ya que no podía seguir andando. Mis rodillas empezaron a doblarse. ¡Pude oír los latidos de mi corazón! Y oí algo más. ¿Qué? Un ruido confuso, indefinible. ¿Estaba el ruido en mi cabeza, en la impenetrable noche, o debajo de la misteriosa tierra, la tierra sembrada de cadáveres humanos? Miré a mi alrededor, pero no puedo decir cuánto tiempo permanecí allí. Estaba paralizado de terror, helado de espanto, dispuesto a morir.

Revista Enigma | 27


Cultura

Fernando Botero

6 OBRAS DE ARTE

que debemos ver antes de morir según

Fernado Botero

El doble retrato de Federico de Montefeltro yBattista Sofrza, de Piero della Francesca, en la Galería Degli Uffizi, Florencia, Italia. Esta obra demuestra que la belleza en el arte y en la vida son dos cosas diferentes. Este par de personajes tan deformes y tan bellos en el cuadro, en la vida real serían verdaderos monstruos.

Vista de Delft, de Veermer, en el Museo Mauritius, La Haya, Holanda. Como en todos los paisajes de la pintura flamenca y holandesa, el cielo tiene una gran importancia, sencillamente porque allá no hay montañas. Esta obra de Veermer crea los blancos de las nubes y los azules del cielo más bellos de toda la historia del arte. Una luminosidad incomparable.

La ruta de San Romano, de Paolo Ucello, en la National Gallery, Londres, Inglaterra. Esta batalla, que decoraba l comedor de Lorenzo de Médicis, muestra el rigor geométrico, casi cubista, que lo relaciona con el arte d enuestro tiempo. Ucello fue uno de los inventores de la perspectiva matemática.

Las meninas, de Velásquez, en el Museo del Prado, Madrid, España. La soltura, la maestría en el manejo del pincel, l jugosidad, la atmosfera y la poesía de esta obra la hacen incomparable.

Retrato de Agnolo Doni, de Raphael, en la Galería Pitti de Florencia, Italia. Esta obra es de gran precisión en los detalles y de un colorido fuertísimo y armónico. Fue la expresión de espíritu de Renacimiento.

La mujer ante el espejo, de Picasso, en el Museo de Arte Moderno de New York. Para mí es la obra maestra de Picasso por encima de Guernica. En este retrato de Marie Théese Walter se ve una fuerza en el color, en la composición, en el empastes, además una coherencia de estilo que no siempre es evidente en Picasso. Es el triunfo formal del “picassimo”

Revista Enigma | 28


Literatura sin letras

EL ABUELO Sinopsis: Basada en la novela homónima de Benito Pérez Galdós, esta película de José Luis Garcí que le supuso a Fernán Gómez el Premio Goya a la Mejor Interpretación Masculina 1998, sitúa su acción a comienzos del siglo XX, en una pequeña villa del norte de España a la que un viejo conde regresa después de una larga estancia en América. A la muerte de su único hijo, se entera de que una de sus dos nietas es ilegítima. Se siente viejo y quiere saber cuál de las dos niñas pertenece a la estirpe para hacerla su heredera, pero su nuera se niega a revelarle la verdad.

Director: José Luis Garcí Año producción: 1998 País: España

YERMA Sinopsis: Basada en la obra homónima de Federico García Lorca. Yerma es una idealista que se rebela ante lo que considera un destino injusto. Desea un hijo como forma de vencer a la muerte, pero es estéril, aunque no lo admite. Cree que la falta de pasión de Juan, su marido, es la causa de su infertilidad, y sólo su sentido de la honra le impide entregarse a Víctor, hombre con el que está segura de que podría tener ese hijo. Director: Pilar Távora Año producción: 1998 País: España

LA LENGUA DE LAS MARIPOSAS

MARIANELA

Sinopsis: Don Gregorio enseñará a Moncho con dedicación y paciencia toda su sabiduría en cuanto a los conocimientos, la literatura, la naturaleza, y hasta las mujeres. Pero el trasfondo de la amenaza política subsistirá siempre, especialmente cuando Don Gregorio es atacado por ser considerado un enemigo del régimen fascista. La política y la guerra se interponen entre las personas y desembocan, indefectiblemente, en la tragedia.. Dura y con un dramático final, La lengua de las mariposas explora el nacimiento de una vida a los horrores de una guerra.

Director: José Luis Cuerda Año producción: 1999 País: España

Sinopsis: Marianela una chica pobre y con el rostro desfigurado, sirve de lazarillo a su amo Pablo, un joven ciego de nacimiento y de familia adinerada. Pablo se enamora de la vitalidad y belleza interior de Marianela, imaginándosela como el ser más hermoso del mundo. Un día aparece Teodoro un médico traído por su padre para que le devuelva la visión a Pablo. Marianela se hunde en la tristeza convencida de que Pablo la repudiará cuando vea su desfigurado rostro. Director: Angelino Fons Año producción: 1972 País: España

Revista Enigma | 29


Qué tanto aprendiste?

M

L

O

A

I

A

S

S

D

O

A

A

C

B

M

R

E

P

E

R

R

L

T

E

R

T

N

A

N

R

I

I

U

S

I

O

E

Ñ

A

U

A

T

R

C

E

E

N

A

M

P

C

E

N

O

N

P

I

T

R

C

A

R

O

N

T

O

G

T

E

I

N

A

U

O

O

C

M

I

Y

O

O

T

R

C

Y

O

A

E

F

N

Encuentra las respuestas en la sopa de letras. a) Título que recibe una novela de Charlotte que fue publicada con el seudónimo de Currer Bell b) Nombre de la revista c) País en que nace Federico García Lorca d) Poema de Serafina Núñez antónimo de Diurno e) Ensayo de Rosario Castellanos f) Una de las mejores peliculas recomendadas g) Apellido de Charlotte h) Escritora Colombiana nacida en 1887 Descubre el mensaje Secreto

Revista Enigma | 30


Revista Enigma | 31


Musica

ANTONIO VIVALDI Compositor y violinista italiano, el más influyente de su época. Nació el 4 de marzo de 1678 en Venecia, estudió con su padre, violinista en la catedral de San Marcos. Se ordenó sacerdote en 1703, lo llamaban il prete rosso (el cura pelirrojo), y comenzó a enseñar en el Ospedale della Pietá que era un conservatorio para niñas huérfanas. Trabajó allí como director musical hasta 1740, como profesor y componía conciertos y oratorios para los conciertos semanales a través de los que consiguió una fama internacional. A partir de 1713 Vivaldi también trabajó como compositor y empresario de óperas en Venecia y viajaba a Roma, Mantua y otras ciudades para supervisar las representaciones de sus óperas. Hacia 1740 entró al servicio de la corte del emperador Carlos VI en Viena. Falleció en esta ciudad el 28 de julio de 1741.


enigma