Issuu on Google+

16 - March/April 2013

LUIS DORANTE Por: Analuisa Cedeño cedenoanaluisa@gmail.com

LATIN PEOPLE NEWS - (954) 261-2280 - www.latinpeoplenews.com

En la intimidad su hogar Luis Dorante nos recibe para la entrevista. Las paredes de su casa resguardan con sigilo sus más valiosos recuerdos. Condecoraciones, fotos, camisetas de sus equipos, entre otros forman parte de su intimo Salón de la Fama. Acompañado de su esposa, Dorante comienza a recordar los inicios de su carrera marcada por el éxito. En cuestiones de segundo se alejo de todas las comodidades de vivir en EEUU y se traslado al pequeño pueblo que lo vio nacer, a las ilusiones de un niño que por primera vez se iniciaba en el mundo del Béisbol. “Nací en Coro, estado Falcón. Venezuela. Allí me inicie como pelotero desde los 7 años. Mi papá fue quien me incursionó, me ayudó. A él le debo lo que soy hoy en día. Aún recuerdo mi primer campeonato, nos dieron por primera vez todo el uniforme completo, desde gorras hasta los zapatos. Eso fue algo que emocionó bastante, porque éramos los primeros, los únicos mejor dicho con todo el uniforme completo. Fueron los primeros zapatos de jugar que yo tuve, con medias y todo. Todos los muchachos parecidos. Es una de las cosas que jamás se me van a olvidar”. Un tono algo nostálgico, le llena la mirada al ver todo lo que lo ha logrado. “Admiraba a mi papá, lo seguía a todos lados. Él estuvo muy involucrado en todo lo relacionado al béisbol amateur en Coro. Él me llevaba a los todos los juegos que hacía. Yo veía jugar a Oswaldo Guillen, Carlos (Café) Martínez, entre otros. Que me iba a imaginar yo que estos grandes peloteros iban a ser compañeros míos cuando firmé profesional con los Tiburones de La Guaira. Eso fue algo que me impresionó. Verlos jugar cuando yo era un niño de 10, 12 años. A mis los 17 años eran compañeros de equipo”. Destacó el manager. Para Dorante, la mayor enseñanza que le dio su padre fue la disciplina. Le inculcó la importancia, no solamente de jugar béisbol, sino el respeto que se debe tener hacia la camiseta, los coach. “Eso es lo más importante, hoy en día yo pongo en práctica esta enseñanza y se las doy a los muchachos que yo dirijo. Es importante que entiendan que esta rama en la que nos desenvolvemos, es importancia la disciplina”. Su carrera como cátcher finalizó cuando apenas tenía 25 años. Una lesión en su rodilla trunco su desarrollo como pelotero, pero sorpresivamente, fue el paso que lo llevo a convertirse en uno de los manager más destacado de la pelota nacional. “A raíz de esta lesión se me abrió la puerta de ser coach, con los Expos de Montreal, me llamó el jefe y me dijo vas a ser el manager del equipo. Él me confió esta tarea y yo asumí el reto”. De allí en adelante los logros fueron llegando solos. “En Venezuela yo diría que mi carrera se ha desarrollado de una forma muy bonita. Carlos Jiménez fue uno de los principales que me dio ese voto de confianza, cuando yo estuve al frente del equipo Pastora de los Llanos. Y en verdad fueron años muy exitosos para nosotros. Estuve

17 al frente seis años y durante 5 años asistimos a los playoffs. Nunca llegamos a la final, pero siempre manteníamos esas ganar, de seguir luchando. De allí en adelante se me abrieron más las puertas. Luego trabajé con Caribes de Oriente. De allí pase a dirigir en República Dominicana. Regrese a Venezuela con los Bravos de Margarita. Tuve un año con los Navegantes del Magallanes como coach de banca y regrese ahora con Las Águilas del Zulia como manager. Han sido bastante ocupados los inviernos míos. Nunca he pasado una navidad con mi familia, en mi casa. Pero si la he disfrutado bastante porque ellos se trasladan hasta donde yo este. Ha sido algo bien difícil de sobre llevar esto, porque a veces uno se siente hasta culpable de no estar y crecer con ellos. Pero ellos saben que amo mi trabajo, es lo que siempre he querido hacer y lo hago con mucho amor. El apoyo que yo he tenido de mi esposa ha sido bastante grande, siempre he contado con ella al 100 por ciento, en los buenos y en los malos momentos. Si hay una racha mala dentro del equipo mi apoyo es ella”. Resalto Dorante. Confiesa que su paso por el equipo de República Dominica fue algo difícil. “Al principio yo que no sabía a fondo con que me iba a encontrar. Fue un reto manejar a tanto grandes ligas juntos. Luego me di cuenta que es la misma meta. Ganar. Mantener el equipo contento y que te jueguen bien. Para mantener a esos muchachos llenos de ánimos de ganar y espíritu, tú tienes que ser la parte más fuerte del grupo. Es como en la familia. Tienes que saber manejar esa parte, ser positivo. Cuando las cosas no van bien saber qué hacer. Yo lo que hago es pensar mucho para saber qué estrategia utilizar al día siguiente. El ser manager puede verse como un don, pero si se aprende. Lo importante es saber llevar al jugador. A pesar de los egos, tienes que saberlos manejar porque son ellos los que te pueden ayudar a ganar un juego”. Destacó Dorante. El ver crecer a un pelotero es otra de sus pasiones. Se siente orgulloso de todo aquel que triunfa. “Cuando yo veo la evolución de los muchachos me lleno de orgullo. Esa es la meta de uno. Verlos triunfar en Grandes Ligas, es una gran satisfacción para uno como Manager. Yo me acuerdo cuando Aníbal Sánchez tiró su No- Hit – No- Run (2006), yo estaba saliendo de una operación en el brazo y me estaban subiendo a la habitación. Al llegar obviamente yo quería ver el juego. Él que estaba en ese momento era Aníbal, un muchacho que yo lo había tenido tres meses antes en doble A. Yo lo estuve dirigiendo, hablando, llamándole la atención, dándole una palmada en la espalda. La amistad que tuvimos él yo fue muy bonita. Para mí ver como lo levantaban en los hombros felicitándolo…y yo saliendo de una operación, que te puedo decir, se me salieron las lágrimas. Haber logrado hacer esa gran hazaña, eso es algo que me llena muchísimo, uno quiere que sus muchachos LATIN PEOPLE NEWS - (954) 261-2280 - www.latinpeoplenews.com

triunfar.” Afirmó el manager. Luis Dorante resalta que las claves para conquistar el éxito en el béisbol es dedicación y disciplina. Asegura que las cosas no llegan solas, se necesita de mucho trabajo. Al preguntarle sobre el logro y posicionamiento de los Managers Venezolanos en los Estados Unidos, Dorante destaca que al igual que Oswaldo Guillen, Luis Salazar, Alfredo Pedrique, entre otros ha sido una labor de mucho trabajo, dedicación, nivel de estudio, el empeño de aprender un idioma y siempre dar la talla del compromiso que se presente. “Nunca pase Ingles en Venezuela, no tenía buenas notas, pero cuando firme profesional me dedique a hablar con los Americanos y gracias a Dios y a ellos, que me ayudaron, logre mi puesto en esta plaza tan importante. Fue clave para que mi carrera se abriera como coach”. Para este destacado manager, trabajar dentro de los Estados Unidos ha sido una de sus gratas experiencias. Su paso por los Expos de Montreal, Marlins, Piratas de Pittsburgh, y los Yanquis de Nueva York lo consolidan en el béisbol profesional. “Realmente no hay mucha diferencias en trabajar con un equipo criollo a un Americano. Podría decirte que aquí hasta es mucho más fácil. Son disciplinados, hay reglas, tienes en tu equipo peloteros de la misma edad, es el mismo nivel y el mismo comportamiento. En Venezuela no. Allá es un poco más difícil porque así como tienes el novato tienes al Grande Ligas, entonces se hace difícil por los caracteres, las edades son todas diferentes. Y en cuanto a la fanaticada la diferencia es ufffff grandísima (risas). La fanaticada en Venezuela y R. Dominicana es fantástica, son fanáticos de corazón, tienen más que decirte, saben de béisbol, están pendiente del juego , te reclaman la jugada y hasta te dicen cosas que tú no quieres escuchar. En Maracaibo más todavía”. Aseveró Dorante. Para este 2013 después del Clásico Mundial, al lado de Luis Sojo, “me voy a los Yanquis para trabajar en doble A, como encargado de los catcher y asistiendo al manager. Es algo más tranquilo, son casi unas vacaciones (risas), me da un poco de tranquilidad mental”. Luis Dorante fuera del área de juego: ¿Qué otro deporte practicas? Me encanta la pesca, pero no tengo tiempo para hacerlo. ¿A qué pelotero admiras? Miguel Cabrera, Ramón Hernández, Aníbal Sánchez, Henry Blanco, si te los menciono a todos pasaríamos el resto de la tarde. “No creo que hubiese podido hacer algo más que no fuese béisbol. Tal vez estaría en Coro (risas). El béisbol es mi vida. Lo que quiero hacer por siempre. Me ha dado tanto a mí, a mi familia. Lo es todo.”


Page-16-17