Page 1


C

on motivo del 65 Aniversario de la fundación del Tecnológico de Monterrey nos vienen a la memoria los desafíos que como comunidad educativa hemos superado profesores, directivos y alumnos. Hoy, a los 65 años de trabajo, hemos alcanzado metas en nuestra institución que benefician a nuestro país. En esta publicación hay algunos ejemplos de acciones que se han emprendido hacia el cumplimiento de la Misión 2015. Compartimos con ustedes algunas historias de nuestra gente y su quehacer, de sus actividades por cumplir, nuestros ideales y lo que los motiva. Son escenas de la vida diaria en nuestras aulas, pasillos o laboratorios. Gracias por participar en esta labor y los invitamos a realizar con nosotros los sueños futuros. Rafael Rangel Sostmann Rector del Tecnológico de Monterrey


Álvaro Rodríguez

investigación

Del laboratorio a la empresa Por Horacio Salazar

Á

lvaro Rodríguez tiene 23 años, es biotecnólogo y está desvelado. Pasó la noche vigilando lo que simula ser una olla exprés con esteroides, aunque se trata de un reactor biológico de acero inoxidable repleto de instrumentos y mangueras, en cuyo interior se albergan microbios invisibles que ‘trabajan’ para él y para su empresa en ciernes. Su objetivo es fabricar bolsas con un plástico que no contamine. Maduro y sencillo, Álvaro Rodríguez describe cómo comenzó este proyecto que, dicho sea de paso, atrajo el interés de inversionistas y la atención de la industria: a diferencia de los plásticos hechos con derivados del petróleo, los suyos son producto de la industria lechera, lo que trae como consecuencia que puedan degradarse para no dañar el medio ambiente. Álvaro describe el proceso de algunos de sus experimentos efectuados en el Centro de Biotecnología FEMSA del Tecnológico de Monterrey. Las primeras pruebas no dieron los resultados deseados. Sin embargo, con el aumento de la temperatura logró que los microbios desarrollaran un plástico transparente. Si todo sale bien su empresa pronto estará en condiciones de fabricar cinco mil toneladas por año de PLA (Ácido Poliláctico) en condiciones favorables. Éste es un ejemplo del éxito que ha conseguido la nueva generación de in-

vestigadores que se forma en el Centro de Biotecnología FEMSA, institución que mezcla la ciencia con la tecnología para ofrecer beneficios a la sociedad. Paralelamente a Álvaro Rodríguez, dos de sus compañeros, José Manuel Aguilar y Marcos Garza –alumnos de doctorado– realizan un actividad sin precedentes en el sur del Río Bravo: la investigación para cultivar tejidos. Al frente de este Centro se encuentra el Doctor Mario Álvarez, quien argumenta que la filosofía de dicha institución es efectuar una investigación práctica, aplicada. “Nuestro lema”, menciona, “ es aterrizar la ciencia a través del desarrollo tecnológico con oportunidades de negocio”. Aquí el saber académico se convierte en conocimiento industrial y en inteligencia para buscar soluciones concretas. Hay que aprovechar todas las herramientas para crear productos de altísimo valor. Construido hace unos años, el Centro cuenta con una reputación que rebasa nuestras fronteras. El doctor Álvarez está en constante comunicación, lo mismo con rectores de otras universidades que con diplomáticos de todo el mundo. Para él, este Centro tiene todavía mucho que dar. Prueba de ello es la aparición de empresas como las de Álvaro, José Manuel y Marcos, que contribuyen a la consolidación de clusters biotecnológicos de la región.


investigación

Un ecosistema para emprender Por Horacio Salazar

M

Total de empresas en incubación:

865 294 32 783

Incubadas Aceleradas Landing

Total de microempresas incubadas en las incubadoras sociales

éxico sólo puede salir de la pobreza apostando por el fortalecimiento de las empresas. Pero lograr eso no es nada fácil. Por ello, el Tecnológico de Monterrey, con el objetivo de participar en la construcción de un país fuerte, ha creado una serie de medidas que impulsan ese propósito. Así, ha construido armas para ganar esta guerra. Éstas son incubadoras y aceleradoras de empresas: clubes de inversión y parques tecnológicos. Además existen programas, protocolos y esquemas de trabajo que, en conjunto, forman un plan que ayudará a que las posibilidades de que una empresa sobreviva sean mayores. Uno de los responsables de este proyecto es Arturo Torres, director del instituto de desarrollo de emprendedores, quien argumenta que los esfuerzos hechos hasta el momento han rendido frutos. Lo que comenzó como una idea para mejorar la educación de los alumnos y fomentar su espíritu emprendedor se ha convertido en una estructura de aprendizaje poco vista en América Latina. “Emprender”, comenta, “debe ser una actitud constante”. Este plan se ha incorporado en distintos niveles de educación, desde el medio superior hasta posgrado. Aunque el programa nació en las aulas, ahora ha dado un salto para instalarse en las empresas. De esta forma, el empresario es preparado para crear un plan de negocios con posibilidades de ser cobijado por una de las 27 incubadoras, la red hermana de la Universidad TecMilenio, o a través de Internet con los recursos que ofrece el portal emprendetec.com. Las empresas con mayor potencial tendrán la oportunidad de recibir asesoría especializada para contar con tres estrategias fundamentales: visión global de mercado, valor estratégico de la innovación y búsqueda de financiamiento. Asimismo, este proyecto está realizando algo insólito en México: la construcción de clubes regionales en los que inversionistas afines a la institución pueden participar para fomentar la expansión de las empresas más prometedoras. El ecosistema es completado cuando coinciden en una misma sede incubadoras y aceleradoras. No obstante, los estrategas del Tecnológico de Monterrey han añadido dos ingredientes para crear una mezcla eficaz: la construcción de centros de investigación propios y el desarrollo de empresas extranjeras apoyadas en un modelo de colaboración participativa denominado landing. El camino no ha sido fácil pero, como menciona Arturo Torres, “el Tec intenta resolver el problema nacional de la pobreza quizás por el camino más largo, pero también el más sustentable. Lo que debemos hacer es generar conocimiento y oportunidades en el sector empresarial”. Buena noticia: este ecosistema ofrece una oportunidad a cualquier mexicano interesado. Aquí hallará herramien-


investigación

Investigación

al estilo Tec

Cada década el Tecnológico de Monterrey se sumerge en un ejercicio de autocrítica y reinvención cuyo objetivo es mirar al futuro para definir los grandes trazos del rumbo institucional. La protagonista de la Misión 2015 es la investigación. P O R H or a c i o S a l a z a r

H

éctor Moreira Rodríguez, vicerrector de Investigación y Desarrollo, toma una pluma para ilustrar en un esquema los dos modelos básicos de investigación. Por un lado están quienes dicen: “Tú crea investigación a ver qué pasa” o “Crea conocimiento y luego vemos para qué sirve”. Entonces escribe el nombre que define esta variante: technology push: se estudia biotecnología y luego se buscan aplicaciones. “Nosotros estamos avanzando por otro camino”, explica mientras escribe otro nombre: market pull. “Es decir, uno se pregunta qué requiere la medicina y qué tecnología es necesaria”. Se busca un problema, se determina qué tecnología tiene posibilidades de resolverlo y se investiga en ese sentido. La decisión no es gratuita ni fruto del azar. Hija de la tradición pragmática del Tecnológico de Monterrey, es también heredera del mandato definido en la Misión 2015. El doctor Moreira explica que si la Misión 2005 se concentró en la autonomía del alumno para enseñarlo a aprender, la pregunta ahora es “¿Qué retos enfrenta este país y en cuáles de ellos podemos jugar un papel?” El diagnóstico y las discusiones produjeron cuatro enormes desafíos: cómo desarrollar las regiones y encaminarlas hacia una sociedad basada en el conocimiento, cómo crear empleos mejores y sustentables, cómo mejorar la administración pública y cómo encarar la desigualdad social. El Rector Rafael Rangel Sostmann, lo dijo muy claro: La universidad debe convertirse en un motor de desarrollo económico y social. Por eso, continúa el doctor Moreira trazando otro esquema, la estructura del Tecnológico de Monterrey se reformó: “Nuestro compromiso con la investigación será drásticamente mayor. En este momento invertimos alrededor de 300 millones anuales; queremos duplicar esta cantidad”. Pero hacerlo implica justificarlo, tener a la gente correcta en los proyectos adecuados, allegarse capital. El perfil se va aclarando: investigación aplicada para dirigirla hacia los problemas reales. Investigación que apunte a los campos de punta –biotecnología, salud y sectores afines– y no a tecnologías maduras, de baja rentabilidad. Investigación que se conecte con el espíritu emprendedor para relacionarla con los genes del Tecnológico de Monterrey. Sí, todo lo anterior, pero también investiga-

ción que construya sobre lo ya logrado y que se realice no en islas, no en cotos, no a título individual sino en grupos coordinados, comunicados, cooperativos. Esa idea dio lugar al modelo de Cátedras de Investigación. En una cátedra hay un profesor titular que tiene a su cargo a varios profesores asociados, no como subordinados sino compartiendo líneas de investigación. Los profesores están asistidos por una estructura de estudiantes de doctorado, maestría y licenciatura, además de posiciones posdoctorales. A cinco años de su nacimiento, cada cátedra tiene de 10 a 20 personas investigando sobre temas afines. El Tecnológico de Monterrey escogió 10 temas estratégicos y optó por concentrar en ellos sus esfuerzos. “Estamos hablando de 10 temas y 125 cátedras. Quiere decir que, por ejemplo, en biotecnología sólo se abordan tres campos. Eso es lo que queremos: no dispersarnos”, explica Moreira. El Tec tiene alrededor de 800 doctores, de los cuales unos 200 cumplen funciones ajenas a la investigación. De los restantes, quizás a unos 400 les interesen las cátedras. “Eso nada más da para 130 cátedras. No quedan más. Por eso tenemos que escoger con mucha claridad en qué áreas queremos desarrollarnos, por eso, dentro de la biotecnología, abordamos sólo ciertos temas: semillas, fármacos a partir de plantas y células madre”. Recientemente el doctor Sergio Serna comentó que en las cátedras pasó ya la etapa de inducción, viene la de crecimiento exponencial. Eso quiere el Tecnológico de Monterrey, dice el doctor Moreira, e imagina qué pasaría si en una de las empresas incubadas se hubiera inventado el stent, un artefacto usado en medicina para mantener abiertos vasos sanguíneos y del que cada año se instalan, tan sólo en Estados Unidos, cerca de 2.5 millones de unidades. “A eso tenemos que llegar. Si hubiéramos producido la idea del stent seríamos más grandes que Cemex”, bromea. Ese nivel aún no llega, pero ya hay frutos. “Si una cátedra comienza a realizar patentes y a producir empresas es como sacarse la lotería, porque vamos a tener proyectos de alto valor tecnológico que pueden empezar a recibir fondos semilla de fuentes externas y a convertirse en empresas autónomas”. Tan sólo el año pasado se inició el proceso de registro de 20 patentes. “Así se empieza”, dice satisfecho el doctor Moreira.


Solicitud de patentes del Tecnolรณgico de Monterrey a partir del cambio metodolรณgico de investigaciรณn. Actualmente su sistema de investigadores estรก formado por 1,063 integrantes, los cuales 235 estรกn inscritos al Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

2004 ITESM : 0 UNAM : 9 IPN : 12

2006 ITESM : 17 UNAM : 9 IPN : 13

2005 ITESM : 10 UNAM : 10 IPN : 4

2007 ITESM : 20 UNAM : 16 IPN : 13


desarrollo social

Román Olivera

Cuando emprender significa querer un especialista de alta tecnología y Un joven con capacidades diferentes unidos por el ADN común: emprender. Por Horacio Salazar

N

o comparten espacios, no se conocen. Macario vive en Cuernavaca y Román en Monterrey. Ambos son parte del mundo de la incubación de empresas, donde historias de éxito y aguerrida voluntad circulan entre centros de investigación, parques o aulas de asesoría tutorial que a diario apoyan cientos de nuevos emprendimientos. Macario apenas terminó estudios básicos, pues padece Síndrome de Down, mientras que Román concluyó su carrera de ingeniería Mecánica y Eléctrica. Macario y Román son prósperos empresarios impulsados por el Tecnológico de Monterrey. Concentrado en una mesa, Macario de la Mora Rodríguez, de 23 años elabora mazapanes junto a 10 de sus empleados. Hace dos años aprendió a hacerlos en el Centro de Atención Múltiple (CAM 14) y tuvo un sueño: tener su propio taller. Escuchó el proyecto de la Incubadora Social del Tecnológico de Monterrey. Comenzó a frecuentarlo. El profesor José Manuel Acosta y alumnos de administración, mercadotecnia y mecatrónica, lo ayudaron a desarrollar su plan de negocios. Hoy la empresa se llama ‘Macario’ y está buscando financiamiento para ampliarse. En Monterrey, Román Olivera de 30 años y egresado Mecánico

Electricista, realiza la reparación de turbinas de gas y vapor de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y otras empresas fuera del país desde su oficina ubicada en el CIT2 (Centro de Investigación y Transferencia de Tecnología). El Centro de Incubación de Empresas del Tecnológico de Monterrey apoya a jóvenes emprendedores al ofrecerles un espacio para desarrollarse y capacitación en la gestión gerencial y administrativa. También indica el camino más conveniente para avanzar y obtener financiamiento facilitando contactos con otras empresas y oficinas. Román es uno de los seis socios de una empresa de alta tecnología llamada Pess, dedicada a mantenimiento, instalación y reparación de turbinas de gas y vapor para la generación de electricidad. Misma que da asesoría y capacitación en México, Venezuela, República Dominicana y Argentina. Entre las empresas a las que asisten están la CFE, Iberdrola y PEMEX. El inicio fue difícil, a pesar de que todos eran especialistas reconocidos en el mercado. Los contratos no llegaban. Para el segundo año ya comenzaban las ganancias. Al cabo de seis años de operación hoy los ingresos se cuentan en millones. Cuentan con 23 empleados y buscan un espacio más grande para reubicarse.


educación

La educación también se porta y se reenvía

aL iniciar su formación profesional un celular le da su pase al mundo Por Imelda Montemayor

Entró a una página de Internet y revisó los datos, marcó un número telefónico y ahí se enteró mejor de las carreras disponibles, de que su promedio de preparatoria le daba derecho a examen de admisión sin costo y de las opciones para conseguir una beca y un financiamiento para poder iniciar la universidad. Y el sueño se volvió realidad.

Maricarmen Girón Vidal

S

e llama Maricarmen Girón Vidal. Originaria de Minatitlán, Veracruz, pero con 15 de sus 19 años de vida radicada en Cuernavaca, Morelos. Apenas el 6 de agosto ingresó al Tecnológico de Monterrey Campus Santa Fe en el Distrito Federal con un 80 por ciento de beca, gracias a su excelencia académica. Un 95.7 de promedio la respaldaba. Su magnífico examen de admisión le confirmó la posibilidad de iniciar su carrera universitaria como uno de los 40 mil becarios que hoy estudian en la institución. “El sistema de información telefónico del Tec es estupendo, ahí me explicaron que ofrecían mucho apoyo para obtener una beca y muy pronto comprobé que todo era cierto”, dice hoy la orgullosa estudiante de la Licenciatura en Psicología Organizacional. La cereza estaba por coronar el pastel: el primer día de clase le entregaron un dispositivo telefónico Blackberry como herramienta para hacer su vida universitaria. Armado con Internet ilimitado, televisión abierta, mensajero virtual, hasta con diez cuentas de correo electrónico enlazadas, con mil minutos para llamadas locales, habilitado para acceder a una plataforma del Tecnológico de Monterrey al ingresar su matrícula, y lo mejor: ¡sin costo! Se trata de un programa piloto que la casa de estudios está implementando para revisar qué tan exitoso puede resultar para el alumno estar conectado a la supercarretera de la información en cualquier lugar y hora, mantenerse en comunicación permanente entre alumnos y maestros, revisar ahí tareas escolares, eventos del día siguiente y de la semana, traspasando toda frontera. Comunicación total. “Los estudiantes entendemos que, así como hace 10 años en esta universidad pidieron que todos tuvieran laptops, ahora es tiempo de que un estudiante de vanguardia tenga una Blackberry porque es una maravilla tecnológica. Yo jamás imaginé tener una oportunidad como ésta, me siento muy motivada”, agrega Maricarmen. Ella describe a su celular como su pase a un mundo diferente con el que incluso puede tener mayor comunicación con su familia, que continúa viviendo en Cuernavaca. Le falta un camino de cuatro y medio años por recorrer antes de graduarse, pero dice que su beca para ser parte de la comunidad Tec le ha cambiado la vida, y concluye: “Siento que tengo la oportunidad de una robusta formación académica, pero también cultural, deportiva y personal. ¿Quién dice que no se puede?”

Algunas innovaciones del Tecnológico de Monterrey que han impactado a la sociedad: · Primer conección a Internet en México en 1986 · Pionero en Educación a Distancia · Creador del modelo CCA’s · Diseñador el modelo PrepaNet · Implementación de la primer biblioteca digital del país


educación

Aprender a aprender Por la ignorancia se desciende a la servidumbre, por la educación se asciende a la libertad.- Diego Luis Córdoba P O R I m e l d a Mo n t e m ay or F O T O G R A F Í A Fa b i a n c av a z os

H

ace apenas 20 años era difícil imaginar que desde un aula los alumnos podrían estar conectados con el resto del mundo en tiempo real, intercambiando comentarios, comparando documentos e imágenes, revisando reportes o simplemente “depositando” sus tareas en una plataforma digital para que el maestro las pueda calificar. Hoy esto es posible. El primer mundo no está tan lejos: tiene 33 campus en México. En todas las instalaciones del Tec lo cotidiano es el Internet inalámbrico de banda ancha. En las aulas todos tienen laptops, hay infocus y proyector, además de conexiones para videoconferencias instantáneas a otros lugares del país y del mundo. Hay también una biblioteca digital y entidades virtuales llamadas Blackboard y WebTec, que funcionan como salones a los que en todo momento los estudiantes tienen acceso desde su ordenador para revisar comentarios de compañeros, así como calificaciones y encargos. Un mundo paralelo fincado en la virtualidad donde habitan escritorios compartidos, ensayos por revisar, millones de volúmenes de acervos digitales, laboratorios remotos y el espacio atemporal para consultar al profesor fuera del aula. Todo a un clic. Una computadora es una herramienta básica de estudio con la que el alumno se habitúa a ser un individuo que constantemente revisa, compara y analiza. Se trata de capacidades con las que puede exigir mayor calidad de cátedra al maestro. Para los profesores de una institución que representa el 3% de la educación superior en este país, el reto es grande: deben tener al menos un grado de Maestría y sólo pueden estar a cargo de materias en las que poseen didáctica con acreditación oficial. La formación científica y tecnológica de alto nivel no es el único propósito de esta universidad que también ambiciona la formación humanista, ética y ciudadana, el desarrollo del compromiso social, la internacionalización, las actividades deportivas, artísticas y de liderazgo. Se trata de una guerra real que trasciende el discurso, como lo demuestran las inversiones que año con año se realizan en estos renglones. Gracias a los 882 convenios con instituciones educativas internacionales, más de seis mil estudiantes del Tecnológico de Monterrey estudian en el extranjero cada año. A su vez esta Institución recibe alrededor de cinco mil estudiantes provenientes de América del Norte,

Sudamérica, Europa, África, Asia y Oceanía. Los docentes comentan convencidos: “¿De qué sirve un magnífico arquitecto si no es capaz de escuchar y comprender las necesidades de una comunidad que requiere sus servicios?” Carolina Farías, estudiante, lo expresa de esta forma: “Saber mucho pero no saberlo aplicar en la realidad es como no saber nada. Yo diría que una buena universidad te da alas pero también te enseña a usarlas”. Daniela Mercado es estudiante de Medicina, se enorgullece de que no sólo tuvo que acreditar el inglés como lengua extranjera, sino que además le exigen un porcentaje de otro idioma: “Es la única forma en que uno se obliga más, con la exigencia del sistema educativo no nos queda más que aplicarnos. Terminas disfrutando tanto que no hay modo de quejarse”. Además, los programas de becas son tan completos que ser un joven de bajos recursos económicos no es un impedimento para ser parte de esta comunidad universitaria. Los ingredientes indispensables son interés, voluntad, entrega y disciplina. No hay forma de que los milagros ocurran para quien espera sentado a que le lleguen las oportunidades. La organización educativa del Tec es cambiante, cada diez años revisa a profundidad lo que hace y renueva sus objetivos para construir una nueva misión a través de una consulta con su comunidad. El Tecnológico de Monterrey se reinventa: la Misión 2015 guía sus pasos para apoyar a México en su incursión como economía basada en el conocimiento, generadora de empleos, y en la profesionalización de la función pública para lograr un desarrollo social sostenible. Cuando en 1943 don Eugenio Garza Sada fundó el Tecnológico de Monterrey en una casona ubicada en el corazón de la ciudad de Monterrey nadie podía haber imaginado el desarrollo que alcanzaría en la primera década del siglo XXI. Su secreto ha sido conceptualizar e implementar un modelo educativo que evoluciona permanentemente en la búsqueda de impulsos para que los alumnos asuman un papel activo y comprometido con su propio aprendizaje bajo la dirección y guía de los profesores. Su apuesta educativa es clara: los estudiantes no alcanzan la categoría de ciudadanos con sólo ejercer sus derechos y cumplir con sus obligaciones; la ciudadanía exige participación y trabajo constante en beneficio de los demás.


PRESENCIA EN EL MUNDO · 91,671 alumnos · 7,418 profesores · 7 sedes internacionales · 14 oficinas de enlace internacional · 1 Universidad Virtual presente en 43 países


educación

Formando al ciudadano del Siglo XXI Estudiar dejó de ser una actividad pasiva, hoy los tiempos muertos no existen, SE VIVEN eN una pantalla.. Por Carlos Lara

A

tento a la pequeña pantalla de su teléfono celular, con microaudífonos en los oídos, Juan Escobar, estudiante de Economía en la ciudad de México, repasa una clase mientras viaja en el transporte público. Le quedaron algunas dudas en la clase y espera que con el repaso descargado de Internet a su teléfono desaparezcan. Su aislado estudio pasa desapercibido pues hay otros en actitud similar. Ellos escuchan música, la repiten. Si Escobar se aplica no repetirá la materia. Como él, miles de estudiantes del Tecnológico de Monterrey toman clases, las repasan, leen artículos digitales, presencian conferencias en vivo y sesiones de preguntas y respuestas con profesores ubicados en lugares remotos. Las interfases se agolpan en su dispositivo móvil, que atiende todas las solicitudes de comunicación, diversión y estudio. La educación en una mano. Hace 10 años el Tecnológico de Monterrey se puso como meta lograr que todos los estudiantes contaran con una computadora portátil: ésta se alcanzó en un año. Hoy los programas piloto explotan al máximo los dispositivos móviles que usan cotidianamente millones de jóvenes.

Este año dos mil 500 teléfonos celulares de tercera generación con servicio de Internet fueron entregados al mismo número de estudiantes de primer ingreso, como parte de un programa piloto. Se esperan resultados positivos: implica adherir a toda la comunidad educativa de la Institución al uso diario de dispositivos móviles con fines educativos. Para Juan Escobar lo importante es la información que recibe cuando ingresa a la red escolar. Para los cientos de especialistas que trabajan en la didáctica de la nueva herramienta, entender el proceso de aprendizaje y los hábitos del alumno representan nuevos desafíos: ¿hasta dónde puede adaptarse cada tecnología con fines educativos? Detrás de cada pantalla se encuentra la infraestructura tecnológica que orquesta cámaras de video y que graba las clases. Está integrada por equipos de edición y personal capacitado para leer artículos catalogados bajo entonación modulada, de modo que se facilite la comprensión. El proyecto móvil que la Universidad Virtual inició en México, el Estado de México y Monterrey atomizó, flexibilizó y concentró individualmente su alcance con este recurso.


educación

La aliada que no conoce fronteras servicial, útil y eternamente cambiante, la tecnología se ha convertido en aliada importante de la educación. Por Carlos Lara

E

l silencio de la noche en un laboratorio se rompe por el zumbido de los motores eléctricos de una banda transportadora, operada remotamente por un estudiante de Mecatrónica del Campus Laguna. Una hora antes era utilizada por otro alumno en Monterrey. El del Estado de México no tarda en conectarse. Los participantes remotos pasaron varias horas elaborando algoritmos para controlar un proceso industrial a escala, a través de un controlador lógico programable (PLC) conectado a Internet. Ahora ingresan a la red para comprobar si sus cálculos fueron correctos mientras observan, a través del monitor de sus computadoras, el movimiento de bandas, cadenas y pistones. “Ésta es la nueva realidad del aprendizaje”, afirma el doctor Manuel Macías, profesor investigador del Departamento de Ingeniería Eléctrica y Computacional. “La Internet permite compartir recursos entre todos los estudiantes del Tecnológico de Monterrey, en cualquier lugar del mundo y a cualquier hora. Aprenden con un equipo a escala real de los que existen en la industria”. El Departamento de Mecatrónica y Automatización tiene casi 20 años diseñando y elaborando equipos didácticos en instrumentación y automatización. Para ello utilizan equipo industrial de uso común en los campus de Ciudad Juárez, Chihuahua, Saltillo, San Luis Potosí y Aguascalientes, entre otros. En la estación de trabajo, Daneb Robles prepara algoritmos para interactuar con los equipos a escala. De acuerdo con él, los enlaces son fáciles de realizar y permiten interactuar con maquinaria como si se estuviera en una fábrica.


educación

Guerra en el campo de juego. Afuera, amistad Como jugador disfrutas bastante la rivalidad. En el campo todo se desquita, se busca poner el orgullo de nuestro campus en lo alto.

P

ara Felipe, que juega la posición centro en los Borregos del Tec Estado de México, el dolor de los golpes recibidos en las jugadas anteriores ha reblandecido viejas lesiones; éstas dejaron de tener importancia ante la oportunidad de la victoria que lo dirigiría hacia el ansiado campeonato que hoy ostentan sus hermanos Borregos Salvajes del Campus Monterrey. Al igual que su oponente, él también suda y se crece con la adrenalina a tope. Su talla es de 1.90 metros; su peso es de 120 kilogramos. Felipe resulta intimidante para cualquiera. Fuera del campo de juego la rivalidad desaparece. Aquel Felipe que golpeaba al oponente con todas sus fuerzas es un gran amigo: con jugadores de Monterrey, Pumas, Águilas Blancas o Frailes comparte una cerveza y comenta sobre el juego cuando se encuentran en los tazones. Valora cuando son seleccionados nacionales para participar con equipos de EEUU. Sin embargo, en el campo no hay respeto, en el campo es como un mandato: si a ti te tengo que bloquear o te tengo que quitar, pues ni modo, esa es mi chamba. Amigo o no, pues lo siento y le pasas por arriba”. La principal rivalidad de los Borregos del Tec Estado de México se tiene con los Borregos Salvajes del Campus Monterrey; los encuentros entre los dos equipos son ya un clásico del futbol americano en México: “Se vive una guerra. Los entrenamientos se llevan a cabo dos veces al día y vemos videos todo el tiempo. Los juegos son a puerta cerrada y esto crea mucha expectativa. Todo el mundo está al 100 por ciento en esto. Como jugador disfrutas bastante la rivalidad y el tipo de equipo con el que te enfrentas, no por nada son tetracampeones. De cualquier modo, en el campo todo se desquita, se busca poner el orgullo de nuestro campus en lo alto”. “Pero”, dice Felipe, “los Borregos del Estado de México también han sido campeones, siempre hemos estado en la lucha. El año pasado fuimos subcampeones, la final fue en Monterrey; el juego fue cerrado, nosotros siempre hemos sido protagonistas”. Felipe ha sido tres veces seleccionado nacional para juegos contra equipos de EEUU y Canadá. Fue elegido como mejor jugador defensivo en 2004. Está siendo observado de cerca por equipos profesionales de la NFL, de los cuales ha recibido ofertas. Sin embargo reconoce que prefiere terminar su carrera de Administración Pública. Actualmente cursa el noveno semestre y tiene un promedio de 87. Al norte del país, en Monterrey, el entrenador de los Borregos Salvajes, Frank González, comparte sus aspiraciones a corto plazo : “Todo mundo sabe que podemos hacer historia ganando el pentacampeonato, pero eso no me importa, lo que me interesa es que mis muchachos terminen un proceso con nosotros y que pasen con el Rector a recibir su diploma de estudios”.

Más de 40 mil estudiantes de preparatoria y profesional practican por convicción alguna disciplina deportiva en el Tecnológico de Monterrey.


desarrollo social

Su juventud renueva la esperanza Servir nunca fue tan gratificante:. Las nuevas generaciones son la fuerza ciudadana que da esperanza a este país Por: Imelda Montemayor

Hay héroes que no salen en la televisión. Nadie habla de ellos y seguramente las generaciones futuras no recordarán su nombre, pero disfrutarán sus logros. Son gente que vive trabajando a favor de su comunidad, aquella que menos tiene, y se consideran retribuidos por el mero hecho de hacerlo.

H

SERVICIO SOCIAL COMUNITARIO •11 mil alumnos por año •31 % en el Instituto de Desarrollo Social •2.5 millones de horas Sostenible acreditadas •69 % en instituciones externas

Para revisar los detalles visita: www.itesm.edu

ilda Catalina Cruz es una revitalizadora del tejido social. Busca disminuir la distancia entre los que nacen con oportunidades y los que no. Preside el Instituto para Desarrollo Social Sostenible (IDeSS) del Tecnológico de Monterrey. Hilda cumplió su objetivo. Se enfocó de tiempo completo en el desarrollo y el sostenimiento del rasgo más humano con el que cuenta la universidad. A través de programas como Autoconstrucción de Vivienda, Incubadoras Sociales, Centros Comunitarios de Aprendizaje, Apoyo a Microempresas, Asesoría en Temas de Salud, Nutrición, Autogeneradores de Energía Caseros, Manejo de Agua, Apoyo a la Educación Básica, Asesoría Legal, Contable, Financiera, Fiscal, Tecnológica e Informática está ayudando a las comunidades menos favorecidas a tener más herramientas para su desarrollo. Apoyada en miles de alumnos que cumplen su Servicio Social, además de profesores, investigadores y voluntarios de la sociedad civil, Hilda Catalina abre la puerta de la Educación a la comunidad en general contribuyendo a la democratización del conocimiento. “El objetivo es formar alumnos como ciudadanos comprometidos con el desarrollo de su entorno. Queremos transferir el conocimiento a través de modelos de desarrollo para apoyar a las comunidades de manera sustentable. Así que la exigencia de realizar el Servicio Social se transforma en una oportunidad invaluable de vida, donde los muchachos prueban sus conocimientos y su capacidad filantrópica”, explica Hilda Catalina Cruz. Los alumnos hacen las veces de tutores en programas educativos, asesores en las microempresas y consultores en áreas de su especialidad. La base son las relaciones de confianza entre los estudiantes y los habitantes de las comunidades; de manera que crece la experiencia de los alumnos al mismo tiempo que los ciudadanos, quienes aprovechan la oportunidad que se les da a la puerta de su casa. “A mí me enseñaron a hacer mi casa, en tres semanas se hizo todo”, afirma María Concepción Sibaja, habitante de la comunidad Belisario Domínguez, Chiapas. Otras voces cuentan su historia desde la clínica de atención médica Santos y de la Garza Evia, ubicada en la colonia San Gilberto, en el municipio de Santa Catarina, Nuevo León. Los alumnos de la Escuela de Medicina desarrollaron su Servicio Social en esos lugares. En casi tres años han realizado 1,490 cirugías y atendido a 37,090 pacientes. Hilda Catalina y su ejército de servidores sociales tienen claro que falta mucho por hacer, pero comprenden que van por el buen camino. La bandera que los distingue ondea con orgullo inquebrantable.


educación

Las Universidades del mundo en estado de alerta La educación de calidad debe incorporar la dimensión ética. Por: Carlos Lara

Formación ética y ciudadana de los profesores:

2260 280

E

xisten casos escandalosos de corrupción que involucran a egresados de instituciones educativas de prestigio mundial. Individuos dotados de gran inteligencia inciden una y otra vez en problemas financieros que afectan a miles de personas y que son ocasionados por falta de ética en la toma de decisiones. Este tipo de casos obligan a los formadores de profesionales a replantearse sus modelos de aprendizaje y formación. Frente a este problema, el Tecnológico de Monterrey creó una serie de programas de formación ética y ciudadana, convencido de que no basta el talento matemático o la vena artística para trascender: hace falta comprometerse con uno mismo y con su comunidad como ciudadano. En su oficina del Campus Monterrey, Ricardo López, titular del área de formación ética y ciudadana, reconoce: “Regresamos a fortalecer las materias de humanismo y civismo. En las principales universidades del mundo hay preocupación por la visible pérdida de valores en la sociedad, y en todas surge la pregunta: ¿Qué nos ha faltado?” Frente a ello la Institución fortaleció en 2005 la formación humanística, haciendo énfasis en la formación integral de ciudadanos comprometidos con

Participan en talleres de ética a través del currículo. Participan en cursos de la técnica aprendizaje –servicioparalaciudadanía.

la humanidad. Se busca crear responsabilidad no sólo ante sí mismos sino con su entorno cultural y natural. Por ello se incorporaron en todas las carreras materias para proporcionar herramientas de reflexión crítica, a fin de entender el entorno social y comprender a todas las personas y grupos bajo la premisa de formar a líderes comprometidos con el resto de la humanidad. La intención es crear empatía y responsabilidad de cara a los demás a través del conocimiento de las culturas, las minorías sociales, culturales y religiosas. Hoy el Tecnológico de Monterrey imparte la materia de Ética, persona y sociedad en el tercer semestre de todas las carreras. Está enfocada a esclarecer dudas sobre el bien y el mal. Por otra parte, en el noveno semestre se ofrece el curso Ética, profesión y ciudadanía, que se enfoca en los problemas morales vinculados a las diferentes profesiones. Además se realizan talleres sobre la perspectiva sociopolítica con visión ciudadana. Ahora el Servicio Social está vinculado a proyectos de compromiso con la comunidad. Por otro lado, se han creado cursos de capacitación para la planta de profesores, con el fin de asegurar que cuentan con los instrumentos necesarios para impartir los mismos.


desarrollo social

REDESCUBRIR LA VOLUNTAD

Un joven mexicano nos cuenta cómo descubrió que olvidando las distancias se puede comenzar a soñar

Desde su comunidad ejidal un joven se asomó al mundo a través del CCA. Tomó en sus manos la oportunidad de cursar la preparatoria y trazó líneas en su imaginación. Le fue dando forma con un teclado y la ilusión se volvió reto, y el reto razón de vida. Tiene claro que nada es gratuito ni casual. Se concentra, sin distracciones. Por: Imelda Montemayor

A

dar Villa Güereca entendió muy temprano el significado de la palabra voluntad, por eso se atrevió a salir de su comunidad. A golpe de ilusión y empeño, Adar está escribiendo una historia distinta a la que su entorno de origen parecía tenerle reservada. Tenía visa de Estados Unidos y un tío en Austin, Texas, que le esperaba para que trabajara en el negocio de autopartes mecánicas. Era el año 2003 y el muchacho de La Ascensión, en Aramberri, Nuevo León, había terminado la secundaria. Su sueño era ir a ganar muchos dólares y no tener que pisar más un salón de clases. Pero todo cambió. Cuando estuvo por primera vez frente a una computadora del Centro Comunitario de Aprendizaje (CCA) de su comunidad, un latido le avisó que estaba encarando a un toro, y que él podría “abanderillarlo”. Le dijeron que ante esa pantalla podría estudiar la preparatoria sin maestro ni compañeros mirando sobre su hombro para copiar los exámenes, sin la campana avisando el momento de tomar un receso. ¿Y si no era cierto? ¿Y si a la hora de la verdad le decían que siempre no? ¿A poco desde su población y con una beca del 100% por su excelente examen de admisión podría graduarse? Empezó su enamoramiento con el sistema virtual, con el apoyo de sus padres. Se empeñó en obtener un alto porcentaje de beca y obtuvo una completa. Iba todas las mañanas al aula habilitada con computadoras y desde muy temprano empezaba a estudiar. Lo sorprendía la tarde todavía sentado allí. Hacía su lista de dudas para la visita mensual del tutor enviado por el Tecnológico de Monterrey. Pasaron tres años y concluyó la preparatoria. En el examen de Ceneval fue aprobado “con capacidades sobresalientes”. Presentó prueba de admisión en el Tecnológico de Monterrey y resultó con la calificación más alta del sistema virtual, además del presencial. La Institución le otorgó una beca del 80%. Así que hoy investiga los circuitos de la robótica desde el tercer semestre de la Ingeniería en Mecatrónica. Cada CCA es un instrumento para combatir el analfabetismo tecnológico. Muchas personas están encontrando posibilidades de vida que no imaginaban. Como parte de su labor para reducir la brecha que separa a los diferentes grupos sociales, trabajan en los tejidos que gestionan el cambio dentro de las personas, haciéndolos comprometerse con su comunidad. Adar tiene hoy 23 años. Dice sin poses: “Los Centros Comunitarios de Aprendizaje son lo mejor que le puede pasar a aquellos que creen que las oportunidades están reservadas para quienes nacieron con todo dado. Pero no son mágicos, hace falta que uno haga su parte y entonces ocurren los milagros”.

Desde una comunidad ejidal, un joven se asomó al mundo a través de la pantalla de una computadora. Tomó en sus manos la oportunidad de cursar la preparatoria, doblegó al sistema autodidacta y lo hizo hablar el lenguaje de sus anhelos. Trazó algunas líneas en su imaginación, les fue dando forma con un teclado y la ilusión se volvió reto y el reto razón de vida. Tiene claro que nada es gratuito ni casual. Se enfoca. Sin distracciones.

CENTROS COMUNITARIOS DE APRENDIZAJE (CCA) • Actualmente 1,890 en México, 148 en EEUU y 25 en América Latina ofrecen educación a distancia. • 301,308 personas han sido atendidas de 2001 a 2008. • 2,934 alumnos colaboran como tutores o coordinadores.

• 3,074 alumnos han cursado Prep@net. • Cualquier persona en el mundo con acceso a Internet puede ser alumno, sin costo. • Inglés e informática son las opciones más buscadas. • Visita: www.cca.org.mx


investigación

Por: Horacio Salazar

Estimulando el desarrollo regional

M

éxico es un mosaico de regiones, cada una con su identidad, capacidad y deficiencias. La experiencia ha demostrado que para crecer como país hay que trabajar regionalmente personalizando políticas y proyectos que ajusten al perfil específico de cada zona. Lograr que una empresa tenga éxito en una zona puede convertirse en el principal sustento de esa comunidad. Por ejemplo si en Ramos Arizpe, Coahuila nace una empresa de dos mil empleos todo se trasformará para ellos. La pregunta fundamental es ¿qué empresa crear? elegirla bien para no transitar por rutas limitadas. Escoger bien significa, por ejemplo, crear conforme a la vocación regional: la acuacultura para Tabasco; la farmacología para el Estado de México y en Chiapas lo ideal sería detonar empresas en las áreas de agrobiotecnología o encaminadas a tareas de conservación. No hay que inventar el hilo negro. En 2007 la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OECD) dijo que los planes exitosos de desarrollo comparten cuatro elementos; se enfocan al desarrollo regional, acentúan el desarrollo de clusters, construyen a su alrededor redes de conocimiento y buscan, mirando a largo plazo,

productos innovadores de gran valor agregado. El Tecnológico de Monterrey ha aterrizado las nociones de la OECD en un modelo propio de desarrollo nacional al que denomina I+D+i2, que significa la conjunción articulada de investigación y desarrollo, innovación e incubación. El lema que adoptó dice que I+D+i2 es igual a desarrollo de México. En México necesitamos orientar la brújula: mientras el mundo se mueve por sectores como software, biotecnología y medicina, en México seguimos fabricando carros, lavadoras y electrodomésticos. Es bueno que se cuente con estas industrias pero el gran problema sigue siendo que no estamos en sectores de alto valor agregado y nuestra economía y nivel de vida no puede crecer. Para ello el Tecnológico ha propuesto el Observatorio Estratégico Tecnológico de Inteligencia de Productos y Mercados, para averiguar dónde se está invirtiendo, quién lo está haciendo y en qué sectores. Con esta iniciativa se busca correr en otro tipo de carrera: arrancar muchas líneas de futuro, esforzarse y ser primer lugar en algunos renglones productivos.


investigación

Receta para L la medicina de calidad Por: Horacio Salazar

os valores se albergan en el fondo. Por donde se mire no hay un perfil de graduado en medicina como el establecido por el Tecnológico de Monterrey hace 30 años. El compromiso: “Deberá tratar a sus pacientes con amor”. La gente, recuerda el Doctor Martín Hernández Torre, director de la Escuela de Biotecnología y Salud, pensaba que se formarían médicos con la frialdad de los ingenieros, olvidándose de la parte humana. Se equivocaron. Cada vez que se ha medido en México la calidad de los egresados de la Escuela de Medicina Ignacio A. Santos invariablemente éstos han quedado en primer lugar. ¿Hay alguna receta? La hay, pero no es una que pueda surtirse en cualquier institución, porque contiene ingredientes que no se encuentran en todo lugar. Por ejemplo: antes nadie en México formaba en la tradición del aprendizaje basado en problemas; hasta el día de hoy nadie ha cambiado a un modelo basado en competencias profesionales, en aprender a aprender; nadie ha llevado este ejercicio al aprendizaje en equipo, mucho menos al aprendizaje en equipo multiprofesional. ¿Produce esto buenos médicos? De acuerdo con el Doctor Hernández, sí. Uno de sus secretos es el principio de tolerancia cero: “Si tú faltas una vez a una guardia, repruebas. Una. No hay más. Tolerancia cero. O vas por la excelencia o no te queremos aquí”, sentencia. Otro de los ingredientes para una medicina de calidad es el realismo. ¿Cuándo será posible competir con instituciones como la Universidad Johns Hopkins, que gasta cada año mil millones de dólares en investigación? Nunca. El acercamiento a la investigación, entonces, debe darse por el costado práctico: la transferencia de conocimiento. El director del área de Biotecnología y Salud dice que en este punto ha sido terrible la experiencia de los médicos en todo el mundo. Por ejemplo: una investigación llega al nivel clínico 17 años después de haber generado el conocimiento. Por eso se optó por seguir la vía que conduce a hallar mecanismos para acortar los plazos. Además, agrega Hernández Torres, “se descubrió que el 70 por ciento de los errores médicos ocurre por problemas de comunicación. Los equipos no se comunican de manera correcta. No se hacen caso. Los doctores y las enfermeras no se hablan correctamente”. Por ello se ha apostado por el uso de herramientas que contribuyan a una mejor comunicación entre los equipos de salud, aprovechando las fortalezas académicas e informáticas del Tecnológico de Monterrey. El ingrediente activo de esta receta para una medicina de calidad es no sólo preocuparse por la enfermedad, sino también trabajar por la salud y la prevención. Es por ello que se crearon las carreras de Nutrición y Bienestar Integral. ¿Funciona la receta? Ernesto Dieck Assad, director general del Hospital San José Tec de Monterrey, dice que el secreto es una integración fluida entre todas las piezas del equipo de salud, desde el cirujano especializado hasta el técnico en rayos X, la enfermera y el personal de soporte. El reto, coinciden Dieck Assad y Hernández Torre, es como ofrecer la mejor medicina al mayor volumen de gente en un mundo de recursos finitos. Un reto que enfrenta el Tecnológico de Monterrey. Nada más, pero nada menos.


desarrollo social

Por una nueva ciudadanía Por: Carlos Lara

U

n grupo de profesores participa actualmente en la reflexión social y jurídica sobre la nueva Ley de Seguridad Pública, para satisfacer el reclamo de la sociedad; en un segundo frente se elabora la Ley de Fomento Económico; en un tercero, profesores participan en órganos colegiados a nivel federal, estatal y municipal. Evaluar la educación y la formación de funcionarios públicos en los estados es el cometido. El día no termina y la reunión del Consejo para la Regulación del Senado de la República apenas se pone a punto. Otros van camino a la Cámara de Diputados: el análisis sobre prácticas presupuestales y de gastos de los excedentes petroleros en los distintos estados dará inicio. Estudios como “La competitividad de los estados mexicanos”, “Análisis estratégico del agrupamiento de los sectores clave en Tabasco”, “Reporte para generar inversión atractiva en la región Córdoba-Orizaba”, “Proyectos de atracción de inversión para el estado de Campeche” o “Líneas estratégicas para lograr la visión 2020 de la ciudad de Monterrey” son algunos de los 600 diagnósticos que el año pasado se desarrollaron con el gobierno federal, estados y municipios con el fin de mejorar la comunicación de los ciudadanos a través del uso de Internet; capacitar a funcionarios y elaborar estudios para aumentar la competitividad de algún sector y detectar oportunidades de crecimiento económico y social para el país. Paralelamente, el Instituto de Administración Pública (IAP), de reciente creación, aglutina el potencial del Tecnológico de Monterrey para ponerlo al servicio de los gobiernos estatales y los órdenes de gobierno federal. Con un largo historial en administración pública, Otto Granados Roldán se sumerge en las investigaciones existentes conectando a funcionarios de todos los niveles y presentando propuestas para solucionar problemas específicos, una actividad en la que el Tecnológico de Monterrey tiene vasta experiencia. Mejorar la calidad de la administración pública y ayudar a optimizar la aplicación de los recursos públicos profesionalizando la labor de los funcionarios para el bienestar de los ciudadanos es sólo uno de los cuatro compromisos en los que el Tecnológico trabaja rumbo al 2015.


desarrollo social

Opinión Las diferentes ideologías políticas son tan vastas como distintos los estados que gobiernan. Pero tienen algo en común: son egresados del Tec Enrique Peña Nieto/ Gobernador del Estado de México/ MA ‘95 Me parece que una de las virtudes que ha tenido el Tecnológico de Monterrey es que, por un lado, sigue fortaleciendo sus programas docentes formales, abriendo campus, estableciendo modalidades como la Universidad Tec Milenio, y por el otro está a la vanguardia de la investigación aplicada en temas relevantes para el desarrollo nacional, abriendo brecha en áreas de enorme importancia como la ingeniería genética, la biotecnología, las tecnologías de la información y la comunicación, así como la logística, las ciencias de la salud o la profesionalización de la administración pública. Esta combinación se enriquece con su vocación por el desarrollo social y por la internacionalización, tanto de sus estudiantes como de su personal académico.

Carlos Zeferino Torreblanca Galindo/ Gobernador del Estado de Guerrero/ CP ‘76 El Tecnológico ha crecido de una manera impresionante. Antes eran pocos los campus, no había un programa de expansión. Ahora está en todo el país. La ventaja del Tecnológico de Monterrey es su permanente actualización, su dinámica actuante, renovadora: una realidad distinta a la de los que empezamos en 1969. En nuestra época todavía existía el internado. Conserva el espíritu, el orgullo, la gratificante presencia, la satisfacción que nos ayudó a despertar al trabajo, al ánimo y al deseo de superación.

Marco Antonio Adame Castillo/ Gobernador del Estado de Morelos/MA’ 93 El Tecnológico de Monterrey tiene grandes capacidades y una vasta experiencia en el aspecto de vinculación, generación y desarrollo de empresas. En el estado de Morelos contamos con activos excepcionales, muy consolidados en la generación de conocimiento. La gran tarea pendiente es su vinculación a favor del desarrollo económico y social. Ahí es donde se podría generar un gran impacto tecnológico. Su participación en el sector privado es visible en posiciones tanto de dirección como técnicas en grandes empresas de manufactura de capital extranjero. En el sector público su participación es mínima, aunque yo mismo soy un egresado del Tecnológico de Monterrey. Creo que su penetración en Morelos podría ser más amplia.

Funcionarios públicos en nuestras aulas

22 %

Gobernadores de los estados

30, 718 Funcionarios estatales y municipales han tomado algún curso a través del sistema virtual


investigación

La revolución de la salud Entrevista con Guillermo Torre Amione Por: Horacio Salazar

U

na revolución, discreta pero sobresaliente, se está gestando en las aulas del Tecnológico de Monterrey en materia de salud. Ésta pronto se concretará con la inauguración del Centro Médico Zambrano Hellion, que se construye para otorgar liderazgo a dicha institución a través de tres sectores: el área docente, el hospital y el centro de investigación. Guillermo Torre Amione –egresado de la Escuela de Medicina Ignacio N. Santos del Tecnológico de Monterrey, Doctor en Inmunología por la Universidad de Chicago– es el encargado de dos de los ejes fundamentales de este proyecto: Cardiología y Medicina Vascular. Aquí contesta esta entrevista. ¿Qué momento vive la investigación médica en el Tecnólogico de Monterrey? En los últimos tres años el Tecnológico de Monterrey ha reconocido la importancia que tiene el área de salud. En primer lugar lo ha hecho apoyando la educación en esta rama de la medicina. También ha ofrecido atención de salubridad a la comunidad y, finalmente, se ha interesado en el desarrollo de investigación científica de la materia. Así, la construcción del Centro Médico Zambrano Hellion es el punto final de una larga cadena de estrategias sobre el tema. ¿Cuál será el modelo de investigación que adoptará el Centro Médico? Dentro del Instituto de Cardiología y Medicina Vascular contamos con un doctor en fisiología cardiovascular con quien estamos desarrollando investigaciones para atender una de las enfermedades más comunes: la hipertensión, que trae como consecuencia que las personas sufran fallas cardiacas. De esta manera buscamos nuevas formas de tratar esta enfermedad. Por ejemplo, en el Tecnológico de Monterrey alguien halló propiedades curativas en un extracto de frijol negro. En este momento nosotros exploramos la propiedad benéfica de este extracto contra la falla cardiaca inducida por la hipertensión. Así, vinculamos todas las investigaciones que se realizan en la institución. En México es común que los investigadores trabajen solos. Sin embargo, con este modelo es poco probable que haya avances. Al crear un equipo de investigación se genera un ambiente propicio para encontrar respuestas a las enfermedades que nos afectan. Ésa es la forma en que queremos trabajar. Una planta no puede sobrevivir sola en el desierto, pero si se halla rodeada de otras tiene mayores posibilidades de no morir. ¿Cuál es el objetivo a futuro? El objetivo es colocar al Tecnológico de Monterrey como el primer lugar en México en este rubro. De esta manera, competiremos con lo que se está haciendo en América Latina en la misma materia. Con la infraestructura y los recursos que en este momento cuenta el Instituto esta meta debe lograrse.


educación

En búsqueda de los Diamantes Educativos

Cuando la información era excesiva y la necesidad apremiante, un grupo de investigadores tomaron pico y pala para convertirse en “mineros educativos”. Los tesoros encontrados están al alcance de todo el mundo y caben en un correo electrónico. Por: Carlos Lara

M

ás de 250 especialistas del Tecnológico de Monterrey trabajan incesantemente escudriñando todos los cursos educativos provenientes de 150 universidades de alrededor del mundo. Estos especialistas desenmarañan la red, absortos en su propósito: encontrar “diamantes educativos”. Semana a semana valiosos materiales con fines didácticos son insertados en un nuevo buscador académico denominado Knowledge Hub. Materias de ingeniería, humanidades, ciencias sociales, ética o biotecnología esperan pacientes a ser identificadas como material de apoyo certificado. Son localizados en algún rincón de bibliotecas digitales o acervos universitarios de todo el mundo. El objetivo de esta compilación es estar al servicio de la humanidad, para con ello colaborar en la compatibilidad de sistemas y prácticas de enseñanza entre universidades, por ejemplo la Kenya Methodist University y la Johns Hopkins Bloomberg School of Public Health. Este proyecto, respaldado por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) a propuesta del Tecnológico de Monterrey, busca recursos educativos de alto valor en todas sus materias. El objetivo es que los programas exitosos, actividades, videos, materiales multimedia susceptibles de emplearse con fines educativos o los sistemas de manipulación gráfica de datos diseñados por profesores estén reunidos en un solo lugar para ser redescubiertos por la comunidad académica mundial. El Knowledge Hub nació a propuesta del Rector del Tecnológico de Monterrey, Rafael Rangel Sostmann, durante el Global University Leaders Forum (GULF), celebrado en enero de 2007. En este congreso, en el que tuvieron cita todas las universidades del mundo, se invitó a crear un banco de conocimientos de libre acceso. Hoy se cuenta con 150 universidades adscritas y sus avances serán presentados en la edición del World Economic Forum (WEF) en Davos, en 2009. Hoy hay más de siete mil recursos educativos en el sistema, y se elaboró una plataforma para agilizar la búsqueda de los “diamantes”. También se documentó el uso de más de 850 recursos en alrededor de 190 materias. Con esto se espera impactar fuertemente el aprendizaje y que en unos años se lleguen a localizar más de 10 mil documentos virtuales para ofrecerlos a las universidades del mundo, principalmente a las de países subdesarrollados. Por lo pronto, este semestre los profesores del Tecnológico de Monterrey ya han hecho suyo el proyecto y se dieron a la tarea de buscar materiales para apoyar sus clases. Tienen claro que Davos espera resultados, y quieren ser los primeros en exponerlos.

ÁREAS EDUCATIVAS DEL KNOWLEDGE HUB: . Finanzas . Contaduría . Mercadotecnia . Comercio Internacional . Administración . Ingeniería Industrial . Computación

. Electrónica y telecomunicaciones . Biología . Física . Ética . Preparatoria Dirección electrónica: http:khub.itesm.mx


Cultura emprendedora

El Tec Presente  

Revista el tec presente