Page 1


EDITORIAL TUN TUN

La urgencia de premiar Antes que nada, mis sinceras disculpas por no haber publicado esta edición de la revista cuando debía, lo que pasa es que tuve unos apuros en el instituto, sumado al hecho de que tenía quehaceres personales que me impidieron hacer esta revista. Pero ahí lo tienen, y en la editorial del día de hoy, les voy a comentar lo que estaba pensando, que no es nuevo, pero vaya que lo necesitamos. Cada país con una televisión gradiosa o medianamente decente, tiene una ceremonia de premiaciones donde, sin importar rating o la popularidad de un canal, se premia a sus pares. Y no solo la tele, sino que la música, el cine, las artes, etc. Argentina tiene los Martin Fierro, Alemania tiene los Goldem Kamera y los Echo Awards, Uruguay tiene los IRIS, Colombia y México tienen los TV y Novelas, Estados Unidos vaya que tiene premios a borbotones, Perú tiene los APDAYC, Brasil los Trofeu Imprensa... y así podríamos seguir. ¿A qué voy con esto? A que Chile, junto con Venezuela, no tienen una ceremonia digna donde se reconozca a sus pares del entretenimiento. Nosotros teníamos los APES, pero se devaluaron -no insista, los Copihue de Oro no son buenos premios porque solo son más ingredientes para ese nefasto condimento farandulero, y los Premios Fotech son solo un invento-. Venezuela tenía los Premios Ronda (que premiaban a la música) y el Meridiano de Oro (que lo hacían con la tele, que en los 90s, vivió su época de mayor esplendor con el cuadrupolio Venevisión/RCTV/Televen/VTV, esto antes de la irrupción del chavismo con todo lo que trajo consigo). ¿Y por qué no hay premios? Se dice la tradicional excusa de que ya “no interesan a la gente”. Pero el real motivo es que no se valora el trabajo de uno. Precisamente los programas de farándula, vilipendiados y a la baja en la actualidad, hacen eso. Menospreciar el trabajo de los otros canales para potenciar los de ellos. Incluso colgarse de otros éxitos a falta de unos propios (¿aló Chilevisión?). Todo por culpa del maldito rating. Por eso, desde LTSC apoyamos y agradecemos que la entrega de audiencias se restrinja hasta un par de horas de haber terminado el programa, para que así se cumpla lo que se estipula en los decodificadores de la TDT o del Cable, y para que no se tenga que caer en improvisaciones, muchas veces al aire. En el último Altazor, transmitido por Radio Cooperativa, se criticó abiertamente a los canales de televisión que estén más preocupados de las audiencias en vez de lo realmente importante, que es ver a la familia reunida en torno a imponentes producciones, imponiendose en la agenda temas que no son tema y personajes que, después de conocer ilicitamente la fama, se vuelven egocéntricos e indignos. Incluso se cuestionó el rol de la TV pública (otra vez) de no pasar por la televisión abierta, como se debería, el certamen (aunque también se critica a estos porque se dice que es otra treta de “los intelectualoides” de tirarse flores entre ellos mismos). Si LTSC, a través de sus diversas redes sociales, transmite eventos como los Grammy, los Martin Fierro o los Kids Choice Awards en sus versiones tradicional, mexicana (aun siendo manipuladas por Televisa) y Argentina, es porque nos gusta ver unidos, aunque sea por un día, a la industria del entretenimiento en el mundo. Y con eso me refiero a la música, a la tele, al cine, a todos. Y lo que más falta en la televisión chilena es U-NI-DAD. No solo en tiempos de Teletón. Por eso es necesaria, no solo una versión chilena de los KCA con todos los Nickstars y los famosos que si lo son reunidos en una gran ceremonia en nuestro país con el nunca tan bien ponderado “baño de slice”, sino que un evento magnífico, innovador, único en nuestro país. Con una alfombra roja decente (no insista again, la Gala de Viña no puede llamarse como tal y mucho menos siendo realizada por el canal de la farándula si siguen metiendo a farandulitos sin importancia, sin oficio y sin beneficio más que el personal y el ego de cada uno de ellos), con invitadazos de renombre, con categorías que abarquen el cine, la música, la TV y “un cuantohay” como diría Vivi Kreutzberger. Y en señal de “tregua” entre canales, este emitiendose en cadena nacional, por los 7 canales de la televisión abierta más un par de radios. Como los APES, pero aggiornados a nuestros tiempos. Pero para eso, tenemos que sacar del aire todo lo que huela a basura televisiva, en especial, los programas de farándula, reiteros, ya a la baja y en evidente decadencia. Y estamos a poco de lograrlo. ROBERTO CAAMAÑO CEO de Multimedios LTSC


VOLANTE SIN RUMBO Por Pablo Yavar

Recordando la historia radial chepicana: Entrevalles FM ‘’LA RADIO DEL PUEBLO’’

Muchos no saben como fue formada esta radioemisora que pertenece a la comuna donde yo vivo…pero en esta breve reseña y lo que es hoy se las daré a conocer en esta columna… Un día como hoy pero en 1996 dos señores de la comuna, don Germán Gabarda Meneses (Dueño de la tienda y ferretería Casa Gabarda) y don Juan Briceño Rozas se reúnen para conversar si existe una viabilidad en persona para hacer una radioemisora para la comuna. En 1997 presentan a la SUBTEL (Subsecretaria de Telecomunicaciones) un proyecto para crear dicha emisora pero lamentablemente fue rechazado, corriendo el año 1998 el proyecto vuelve a ser presentado a la entidad de la rama pero incluyendo una carta al presidente de dicho año don Eduardo Frei Ruiz-Tagle y finalmente un día 21 de agosto de 1998 aparece en el Diario Oficial una resolución gubernamental que concede la autorización para la puesta en funciones de la radioemisora ENTREVALLES de Chépica siendo totalmente inaugurada con el dial 96.5 de la frecuencia modulada un día 19 de febrero del año 1999 a las 11 horas de la mañana Dicha radio sigue permaneciendo hasta hoy como la más escuchada en la zona de Chépica y alrededores en su afán de informar, entretener, comunicar y colocar música para todos sus oyentes de la comuna y

sus alrededores teniendo así para las zonas más lejanas una radio en internet llamada ‘’RADIO DEL VINO.CL’’ en que no solo se da la música si no algunos datos turísticos y cultura para la zona colchagüina Su gerente general y representante legal hasta en el día de hoy es don Germán Gabarda Meneses, como Director al señor Juan Briceño Rozas, Radiocontroladores don Víctor Hugo Becerra y don Richard Soto, locutores a los Sres. Luis Gabriel Torres Quintana-Iván Valenzuela Palacios (junto con ello es concejal de la comuna de Chépica) Sus dependencias están ubicadas en la avenida 18 de Septiembre en pleno centro de la comuna y sus estudios siguen inalterables a pasar del tiempo…por todo eso y mucho mas es la afamada 96.5 FM ES LA RADIO DEL PUEBLO! PARA ESCUCHAR ONLINE: WWW. RADIOENTREVALLES.TK con sus programas destacados como…‘’La Mañana Diferente’’ (con Iván Valenzuela), ‘’Raíces Rancheras & Enganche Musical’’ (con Luis Torres), ‘’Combinado Perfecto’’ (con

Richard Soto) entre otros programas y algunos informativos de la ilustre municipalidad local además de los sábados y domingos la Santa Misa además de un bloque deportivo que se emite los domingos con don Luis Cerpa Larenas. En el área noticiosa (departamento de prensa) se destaca la ardua participación en las labores del terremoto del 2010 en la cual la comuna sufrió mucho daño por este fenómeno, además de una amplia cobertura en las elecciones comunales en donde la alcaldesa Sra. Rebeca Cofré aseguro un segundo periodo en el sillón alcaldicio de la comuna. Para finalizar esta es la última columna que hare en esta revista para así tomarme un relevo o sea vacaciones por el mes de julio (vacaciones a Brasil y Argentina) pero en agosto seguiré con mis columnas para seguir adelante y pedir sea lo que sea que vuelva la televisión de calidad y echar abajo a la vil y estúpida farándula. Hasta agosto si dios quiere! Un abrazo para el equipo de LRSC


EL ASCENSOR DE LA TV

No prenden ni con pirómano No hay que ser brujo ni un experto en televisión para saber que la farándula en nuestro país, así como en tantos lugares de latinoamérica, está a la baja. Y sobre todo en Chile, donde el uso y abuso de este género está llegando hasta el hartazgo. Desde fines de 2010 que la televisión chilena atraviesa por una crisis de contenidos tremenda que durante mucho tiempo no tuvo solución. La causa es una sola: El uso y abuso de contenidos falsos y de la llamada farándula. Así, lo que en algunos paises se relaciona a la constelación de estrellas que desfilan por las alfombras rojas de eventos importantisimos en nuestro país, acá se tergiversa el termino y se utiliza para meterse en las vidas privadas de las personas, difamar a rostros ya consolidados en base al sensacionalismo de algunos programitas, y para imponer a falsos famosos que se destacan por cosas malas, en

vez de preocuparse por los que realmente merecen una oportunidad en la pequeña pantalla, además de los, a simple vista, alejados artistas de renombre que desfilan por los programas del viejo continente. Sin embargo, el “veranito de San Juan” se les está acabando a las televisoras de nuestro país, las tretas con complicidad de los mismos canales para imponernos a figurantas de dudosa calidad personal son miles mientras el rating disminuye, y cada vez más personas gozan de las bondades de la televisión por cable y su calidad programática. Hoy, gracias al monopolio farandulero,

no hay variedad. No hay calidad. No hay producciones ambiciosas (se tiene que recurrir a fondos del CNTV para realizar producciones con el presupuesto que las cadenas SI tienen, pero que gastan en pagarle a Valentina Roth para que hable nada). No hay invitados de renombre. No hay difusión de música ni del cine ni de otra expresión artística. Todo se lo llevan los faranduleros, hasta la torta publicitaria de aquellas empresas que, muchas veces sin saberlo, están patrocinando programas que le hacen un flaco favor a nuestro medio. Afortunadamente, los canales de televisión están pagando el precio de


explotar al máximo a su “gallina de los huevos de oro”. Pues vamos ha por ello... LA SOBREEXPLOTACIÓN FARANDULERA Como dije antes, a fines del 2010, la televisión vivió la pandemia farandulera con la irrupción de programuchos de dudosa calidad tanto de contenido como técnica. Ahi aparecieron programas sanguinarios como “Intrusos”, “Secreto a voces”, “En portada”, la farandulización de “Alfombra roja” donde de nada importó ser el programa con más seguidores en Facebook para virar a “la moda”, y “SQP” que lideró una descarada opereta conspirativa contra Felipe Camiroaga, que se tuvo que deponer con el accidente de público conocimiento. Ahi se puso de moda imponer a la fuerza a falsos famosos para montar farsas patrocinadas por los propios canales de televisión, en donde productores inescrupulosos y sin sentido de la vergüenza se dedicaron a hacer y deshacer nuestra pequeña pantalla, degradandola y sitiandola, bajo el amparo del rating y del éxito económico, en una crisis tremenda que hoy pareciera tener un final definitivo. Lo peor es que la farándula nos ha privado, tanto de ver en nuestra pantalla producciones ambiciosas como “Héroes”, como de tener en nuestro país a invitados de renombre y talla mundial como lo eran actores, modelos de alta costura y los

cantantes que la llevan en el Hot 100 de Billboard o en plataformas como iTunes o Shoutcast. Junto con ello, medios como la otrora chevere TV Grama, VEA y Publimetro se redimieron a que la gente lea los “temas que no son tema” y todos nos enteraramos de la vida de gente irrelevante y de nulo peso. EL FLOPAZO NAKASONESCO Sergio Nakasone entendió perfectamente los tiempos nefastos que se vivian. Y así lo concibió cuando creó “Mundos opuestos” y expandió el universo farandulito, y de paso, destruyó en 6 meses todo lo logrado en 52 años de Canal 13. Con un prime centrado solo en el reality y en producciones de nula calidad como “Soltera otra vez”, se consolidaron a punta de la degradación de la sociedad y opacaron a programas que debieron ser un éxito como “Vida” (que en las 600 casas llegó a marcar 1 punto), “Factor X” y “Vida por vida” -¡del mismo canal! donde incluso sus actores criticaron abiertamente a la estación televisiva un 33% católica-. Decidió hacer una segunda parte, pero no contaba con lo polémico que iba a ser la contratación de Mauricio Israel, un deudor que era premiado por la televisora. ¿Qué pasó? Bajó de los 10 puntos y ha sido el gran batacazo canaltrecero de la historia de los realities chilenos. Y solamente lo alargaron para recuperar la inversión. Vocé com-

prende. LOS FARANDULITOS EN SEGUNDO PLANO “Primer plano” lideró la pandemia farandulera patrocinado descaradamente tongos y mentiras, alzando a falsos famosos que no tienen ni siquiera calidad humana. Sin embargo, al programa de Carlos Valencia le duró cerca de un año la “buena racha”, aunque en rigor, durante dos años estaban corriendo solos en esta ingrata e injusta carrera por el rating, ya que el resto de sus competidores dormian en los laureles (TVN y C13 con repetidas peliculas y Mega con un MCC alicaido que recien este año empezó a agarrar el camino con el genial “muro”). Sin embargo, con los realities y el nuevo impulso de vida del programa del Kike, “Primer plano” pasó a un “Segundo plano” y puede que pase al “Último plano”. Pese a todas las tretas que hicieron para llamar la atención (reunión de Axé Bahía, traer al mino más hermoso de toda Arabia Saudita entre otros), nada hace que repunten en sintonía. Y ni siquiera “AR Prime” (que ante el rechazo de las 600 casas se tuvo que convertir en un “Mentiras verdaderas” semanal y con más presupuesto) ha logrado dejar en claro que la farándula está viva. En fin, todo rema a nuestro favor, pero de todos modos hay varias imperfecciones que esperemos, la TV digital solucione.


LA PARテ。OLA DE EDDY


THIS IS MY SITE Por David Lara Cid

Michael Landon (1936 - 1991)

Actor, productor, guionista y defensor de la televisión de calidad El pasado 1 de julio se cumplieron 22 años Orowitz, en el barrio de Queens, en Nueva chael Landon. Esto no hizo sino sellar el del fallecimiento del actor, guionista y productor de series Michael Landon, conocido en las pantallas chilenas por series de gran éxito y repercusión como “Bonanza”, “La pequeña casa en la pradera” y “Camino al cielo”. Landon, quien falleció producto de un cáncer pancreático, dejó como legado una forma más sana y familiar de hacer una televisión que apostaba por rescatar lo mejor de los valores humanos en pantalla, poniendo de manifiesto una naturaleza más humanitaria y sensible a través de sus personajes y guiones. Pero, ¿quién es Michael Landon? Cabe destacar que este no es su verdadero nombre. Nació como Eugene Maurice

York, el 31 de octubre de 1936, hijo de un actor judío y administrador de un cine, y de una bailarina y coreógrafa de religión católica irlandesa. Luego de una infancia difícil y conflictiva, se dedicó al deporte, especialmente al lanzamiento de jabalina - estableciendo un record a nivel escolar en dicha disciplina, en 1954 -, lo que lo llevó a ganar una beca deportiva para la Universidad del Sur de California, la cual mantuvo hasta que una lesión en el ligamento de sus hombros frenó definitivamente su carrera. Eugene adoptó su nombre artístico mirando en la guía telefónica al azar, escogiendo el nombre que estaba bajo su dedo, Mi-

inicio de su carrera como actor. Comenzó actuando en algunas series de televisión, y obtuvo el protagónico de la película “I was a teenage werewolf ”. Sin embargo, se dio a conocer en todo el mundo como Little Joe Cartwright, el menor del clan propietario de La Ponderosa, en “Bonanza”, rol que desarrolló durante 14 años, desde 1959 hasta 1973, y en donde compartió roles estelares con Lorne Greene, Dan Blocker y Pernell Roberts, entre otros. Este rol lo convirtió en el galán más cotizado de la década de los ‘60 en Estados Unidos, llegando incluso a incursionar en el canto. En “Bonanza”, Landon no sólo ganó buenos dividendos como actor, sino que


también se atrevió a incursionar en otras actividades como la redacción de guiones e incluso la dirección. En las últimas temporadas de “Bonanza”, y en su calidad como guionista, productor y director, Landon quiso imprimirle a los argumentos de la serie un sello mucho más humano, tocando temas muy sensibles y transversales para la sociedad de la época. Luego del fin de “Bonanza”, Michael Landon se embarcó en un proyecto que terminaría por consagrarlo definitivamente como actor, y que seguiría la estela dejada por las últimas temporadas de “Bonanza”. “La pequeña casa en la pradera” es una adaptación libre de las novelas infantiles escritas por la norteamericana Laura Ingalls Wilder, en donde Michael dio vida al patriarca de la familia Ingalls, Charles, un hombre trabajador y devoto esposo y padre de familia como pocos, y que se transmitió entre 1974 y 1983 en los Estados Unidos (acá en Chile se transmitió por Televisión Nacional en los ‘70 y ‘80, y por Megavisión en los ‘90). Se trataba de una historia familiar, con temas humanos, universales y transversales, que transmitían mensajes positivos y alentadores en un entretenido y cautivante melodrama clásico, y con entrañables personajes encarnados, entre otros, por Melissa Gilbert, Melissa Sue Anderson, Alison Arngrim, Karen Grassle, Katherine McGregor, Dean Butler y Victor French, entre otros. Al igual que en “Bonanza”, Landon también

fungió como director, productor y guionista. Cabe señalar que Michael dejó el rol protagónico en 1982, luego de 8 años, para dedicarse al trabajo detrás de cámaras. Su último proyecto relevante fue la serie “Camino al cielo”, en la que Landon encarnó al ángel Jonathan Smith, y en donde compartió el protagonismo con su gran amigo Victor French. En Chile, esta serie se emitió durante fines de los ‘80 y principios de los ‘90 por Canal 13 (en su época dorada), y consolidó aún más el estilo humanitario de Michael Landon (algo por lo que abogamos hasta el día de hoy). Podemos advertir su defensa de la televisión de calidad con la siguiente frase: “Quiero que la gente se ría y llore, no que se sienten y que se queden mirando a la pantalla. Tal vez soy chapado a la antigua, pero creo que la gente está hambrienta por programas con contenido”. Si analizamos bien lo que dijo Michael Landon, podemos ver, en retrospectiva, que siempre fue consecuente con este precepto, y nos presentó historias de alto contenido humano, que nos mostraban situaciones que nos pueden pasar a cualquiera de nosotros, en un ambiente sano y familiar, y en una época en donde aún había espacio en la televisión para la calidad, la buena factura y la familia en general. Lo que me pregunto es: ¿Qué diría Michael Landon sobre la televisión actual si estuviera vivo a estas alturas? Yo creo que él aún hubiera sido consecuente con

lo que ha estado defendiendo por mucho tiempo, lanzaría una crítica muy aguda sobre la situación actual de la caja idiota, y si bien estaría alejado de la televisión, no hubiera dado jamás su brazo a torcer para ser parte de todos estos formatos que nosotros pedimos erradicar para siempre de las pantallas. Difícilmente hubiéramos visto a Michael, en estos momentos, haciendo un docureality al estilo de lo que se ve actualmente en la televisión criolla o en MTV. Y aunque no estuviera vivo, sería para nosotros un referente para nuestra lucha contra la telebasura, por la defensa de la calidad, de los valores y de tocar nuestra fibra más sensible, mediante historias totalmente transversales y de carácter reconocible para todos nosotros, sin importar dónde estemos. Michael Landon murió en Malibú, California, el 1 de julio de 1991. Luego de 22 años de su fallecimiento, sigue siendo uno de los actores norteamericanos más queridos y entrañables por quienes lo recordamos y admiramos su trabajo y su lucha por la calidad televisiva. Que esta semblanza histórico-biográfica nos sirva para concientizar sobre nuestra lucha diaria contra la telebasura, a hacer justicia siguiendo su ejemplo y a demostrar que hace años hubo alguien que abogó por darle a la televisión la calidad que nos merecemos como telespectadores. Thank you for those wonderful stories, Mr. Landon! We’ll never forget you!


LA REVOLUCIÓN DE LA TELEVISIÓN

Calidad de imagen y sonido... ¿calidad en programación? Las mil y un criticas que se le hace a la televisión chilena actual se pueden solucionar con la irrupción, en pocos meses, de la televisión digital en nuestro país, una vez que se zanjen las trabas de su implementación en los próximos meses Por historia, Chile siempre ha llegado de los últimos a las nuevas tecnologías. La televisión llegó casi en los últimos lugares, junto con Perú. Y el color al mismo medio llegó también a lo último y con algunas trabas. Gracias a los pasos de tortuga que han dado nuestro vilipendiados y malevolos políticos, solamente una parte de Santiago goza de las transmisiones aún experimentales de los canales digitales en Chile. Sin embargo, esta teleserie ya comienza a vivir sus capitulos finales y, una vez que las comisiones unidas zanjen ciertos topicos en conflicto gracias a los conflictos de intereses de los canales y los politicos, la TV digital se vendrá, por fin, y a pasos agigantados, a nuestro país.

PERO, ¿POR QUÉ SE HA TARDADO TANTO EN PROMULGARSE ESTA LEY? No solo por la recien expuesta lentitud de nuestros horrorables, sino que además porque el gran ausente de esta implementación es el Estado. Faltó compromiso. Y esto se debe a que no puso ni un solo peso para su implementación, a diferencia de paises como Argentina o Uruguay, donde el organismo público estuvo a cargo de las licitaciones de los canales, las postulaciones de los nuevos actores y de las propuestas de los canales que ya están al aire. Y claro, la ley lleva desde hace más de 5 años en el congreso y el actual gobierno de Piñera no ha hecho nada, no se ha

preocupado como debiese en apurar y sacar luego la bendita promulgación en el Diario Oficial. Tambien “agradezcamos” la tardanza de esta ley al lobby de los canales, a traves de la ANATEL, para imponer polemicos incisos como la televisión de pago (rechazada afortunadamente) o los servicios intermedios (que se refiere a lo que puede poseer un canal como una empresa de TV cable, como lo hace Televisa con Sky o Azteca con Totalplay). ¿QUÉ DEBIERA TRAER CONSIGO LA TV DIGITAL? Traería más libertad de elegir. Nuevos actores que ingresan al maravilloso arte de la televisión para demostrar al mundo que


pueden, a su modo, realizar una tele con los más altos estandares y parametros de calidad. Traería mejor oferta de programación y canales segmentados para diversos públicos. Un canal para niños, otro para jovenes o teenagers, y otro más alternativo o cultural. Incluso señales espejo de las mismas cadenas principales pero con delay de una o dos horas, como sucede en España, Reino Unido y México. Serian buenas, por ejemplo, iniciativas como las que hace la BBC. Que por el dia tiene la CBBC que es para niños y en la tarde/noche se transforma en BBC Three, un canal netamente para jovenes. O como lo hace la ZDF que tiene tres canales en la TDT: Uno para el adulto joven (Neo), otro para la cultura (Kultur) y otro noticioso/de actualidad (Info). ¿HABRÁ MÁS CONTROL DE CALIDAD? Se supone que el rol del Consejo Nacional de Televisión es controlar los programas en emisión de la televisión chilena. Pero su ineficiencia es tal que se preocupan más del cable que de la televisión abierta, censurando programas como “South Park” pero dejando pasar espacios como “SQP” donde incluso se habla con groserías en pleno horario de protección al menor. O de casos de denigración y bullying de personas en realities como “Pareja perfecta”

o “Mundos opuestos”. La televisión digital debiera reforzar las dotaciones de sanción del CNTV, pero conociendo bien y a fondo a este cuestionado ente. Lo otro son los fondos que entrega para realizar contenidos independientes y de gran magnitud. HD PARA TODOS Y GRATIS La ley aprobada por el senado obliga a que el canal principal de cada multiplex sea en alta definición. Y lo más importante es que no habrán canales de pago en la televisión digital. Los canales, principalmente el CDF, querian hacer esto, pero se temia que los mejores programas vayan a señales premium más que a las principales estaciones televisivas. Ahora tu tele HD, va a tener HD. Y sin costo adicional. Ustedes saben, la existencia de la “televisión digital abierta pagada” es un absurdo hasta en el nombre. LA PRINCIPAL GRACIA DEL HD En canales como Chilevisión la alta definición sería inservible. Y como no si no es ninguna gracia ver Primer Plano, Sin Vergüenza o SQP en alta definición. ¿Para qué? ¿Para ver copuchas o cahuines en un grandioso HD? Bueno, la idea de esta tecnología es que se puedan ver los grandes eventos que nos gustan en una calidad de imagen y sonido notable. La TV como la conocemos es analogica, y

tenemos que pelear con la antena para ver bien un programa que nos gusta (nobleza obliga, por eso algunos videos de mi canal personal de YouTube se ven mal, porque hay canales en mi casa que se ven pesimo en mi capturadora). Con la TV digital eso cambiará radicalmente, porque o se va a ver bien el canal, o simplemente no se va a ver. Y las señales tendran una gran nitidez, y una altisima definición. Y esperamos que eso valga la pena con eventos como los partidos de Chile en las clasificatorias, en los mundiales (si es que clasificamos a Brasil 2014, y si es que finalmente se hace en las tierras cariocas, miren que el mafioso de Blatter al parecer quiere cambiar la sede debido a la lentitud en completar los estadios en donde se realizará la cita futbolera) o los Festivales de Viña (si es que van artistas decentes y que si le gusten a la mayoría, y no solamente los que le apasionan a la señora Regginatto). Pero para disfrutar una gran calidad en contenidos para todos los gustos, combinado con una gran calidad de imágen y sonido, tenemos que empezar por pedir cambios concretos en el modo de hacer tele. Ya el rating va a nuestro favor (una vez aunque sea), pero hace falta una reforma más a fondo, como la ley que proponemos en LTSC y que cada día crece con más adherentes. La TV debe cambiar porque estamos hartos de que nos subestimen.


La revista según Caamaño #16  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you