Issuu on Google+


'\

Claudia y Diego a se cumplieron dieciocho años desde aquel primer beso robado en una sociedad de fomento de Villa del Parque. En el medio, ya se sabe, hay mucha gloria, algunas trampas del destino, una cuenta bancaria de varios millones de dólares, una vida ni siquiera soñada en los tiempos de Devoto y Fiorito, y dos hijas que se llaman Dalma y Giannina. Hay, absoluta y definitivamente, una historia de amor digna del cine. Algún productor debería pensado ... Claudia Villafañe tiene un credo: "Siempre estuve y vaya estar al lado de Diego. En las buenas y en las malas. Simplemente, porque es mi marido. Y vaya acompañarlo en todo lo que haga". Un credo que se parece mucho al de Maradona y que afirmó más todavía cuando los problemas lo cercaron: "Lo único que me importa profundamente es el amor de Claudia y de las nenas, que son mi alegría". Para muchos, Claudia Villafañe y Diego Maradona son agua y fuego. Diferentes, pero muy parecidos. Una familia unida que puede ataviarse con la mejor y más cara de las ropas de Versace, con las más sencillas y compradas en cualquier tienda, y hasta ponerse unas pantuflas con cara de osito. Que pueden comer caviar ( "No se preocupen, mis nietos van a comer caviar"; les dijo Maradona a unos periodistas preocupados por su economía), pero disfrutan a fondo el más simple de los platos. Que cargan a Diego padre, a Tata (la madre) ya los Villafañe cada vez que pueden. y que no titubean en maquear si ven a Palito y Evangelina enamorándose por televisión en Mi primera novia.

Y

intentar la llegada del hijo varón, "últimamente estoy vacunando a la Bruja más de lo que se merece': Por las dudas, los dos saben perfectamente (porque alguien se lo dijo) que, para encargar ese varón, el óvulo debe fertilizarse cuando la luna -si está en cuarto creciente, mejor- ocupe signos positivos. Los de fuego y aire: Aries, Géminis, Leo, Libra, Sagitario y Acuario, según las Tablas del Año Astral. Si se les pregunta, los dos coinciden en que la relación está en su mejor momento. Reconocen, eso sí, que casi dos décadas juntos no transcurrieron en vano: que, a fuerza de meter la pata, terminaron encontrándoles la vuelta a las cosas: conocerse y comprenderse a partir de un mínimo gesto.

"Cuando pasan algunas horas sin vernos, no aguantamos. Inconscientemente buscamos una excusa para estar juntos. " (Diego Maradona)

Sus amigos cuentan que el idilio no se termina cuando se apagan los flashes de la prensa. Alguien que conoce muy bien su intimidad dice que ''parecen novios. El vive regalándole discos de Montaner, de Luis Miguel o de Arjona, y ella vive regalándole ropa. Están todo el día dándose piquitos. Se abrazan, se tocan, se dicen cosas al oído... y hay una cosa que no cambian por nada: meterse en el hidromasaje, repleto de jabón, junto con las nenas. En ese momento se puede venir el mundo abajo ..." La pasión, parece, no se apaga así no más. El jura ante sus amigos que, de tanto 96

Los dos saben qué cosas prefiere o detesta el otro. Maradona, por ejemplo, sabe que a Claudia no le gusta manejar con mucho tránsito. Resultado: cada vez que puede, lleva a sus hijas al colegio de Belgrano, y a las ocho en punto de la mañana. Si por él fuera, ni loco elegiría para sus hijas el régimen de doble escolaridad (le molesta que casi nunca almuercen en su casa), pero respeta la decisión de Claudia, que optó por ese tipo de educación. ESPOSOS AMANTES "Ella es una madraza", dice Diego. En las fiestas, en la cancha (Claudia lo acompaña) o con Dalma y Giannina, lo comparten lodo. "Claudia disfruta en las buenas. y no exige en las malas. "


o a tomar algo con sus amigos: un berretín -dicen- que le quedó desde su época joven y aun cuando las duras concentraciones no se lo permitían. Si se trata de encargar películas en el video club, ella sabe que él prefiere las de Van Damme, Bruce Willis y Gerard Depardieu. A la hora de comer no olvida que el número 10 sólo toma gaseosas diet y (a veces) un té de boldo después del postre. y cuando llega su cumpleaños no olvida el rito: la fiesta tiene que arrancar con el tema Mi enfermedad cantado por Fabiana Cintilo. Dalma y Giannina están de novias, pero la circunstancia no los preocupa demasiado. El novio de Dalma se llama Eric, y el de Giannina es -aunque parezca el invento de un astuto jefe de prensa- el hijo de Ricardo Darín. Con el que comparte ... la misma salita del jardín de infantes. ¿Peleas?Sí. Como en las mejores familias, según el dicho popular. a más fuerte, la más tormentosa, ocupó varias páginas en los diarios porque Maradona se borró durante varios días y se instaló junto con su cuñado en el apart hotel Aspen-Suites, en pleno centro de Buenos Aires. El mutis duró cinco días. Se habló de una internación, de un tratamiento adelgazante en una clínica, de cuanto quiere y puede la imaginación poCUANDO 18 AÑOS NO pular. SON NADA. "A pesar de Lo único cierto es que, deslos años que llevamos pués de esa desaparición, ella y juntos, nuestra pasión él "se pelearon feo", como rees la misma del primer cuerdan sus íntimos. Acotan día", confiesa Diego. que la macana fue de Maradona, y que ella -aunque en esos Algunos dicen que el doble turno es to- días no dio la cara- echaba chispas. Tanto, que algunos amigos apostaron a que la do un tema y que hasta suscita peleas. Pero -por ahora- Claudia consigue salirse cosa no tenía retorno. Que había caído el telón. con la suya. El sabe que -como buena ama de casaSin embargo, hubo reconciliación. Por el reino de ella es la cocina. Por eso le hiteléfono y desde la habitación 921 del zo instalar un enorme televisor al costado apart a la casa de los Maradona. Cuentan de la alacena. Un televisor que está todo que hablaron más de una hora, que desel día encendido ... pués él pidió hablar con las hijas, y que ese Claudia acepta -y hasta pone su mejor mismo día levantó campamento y volvió a cara- que a su marido se le ocurra, cualsu casa. quier día y a cualquier hora, salir a bailar Luego de ese encontronazo hubo una'

L

97


Claudia y Oiego tiene un gesto público de ese tipo. Con cámaras cerca o no, Maradona jura que "sin ella no sería nada". Que ella fue, es y será la mujer de su vida. La única capaz de esperarlo todo lo que haga falta, de escucharlo en silencio, de contenerlo. Y la define como una sombra imprescindible. Así: "Sé que cuando me pasa algo malo, ella sufre igualo más que yo. Porque quizás es más consciente de lo que me pasa. En los momentos buenos, ella disfruta, aplaude, se divierte, esfeliz. Pero en la mala no exige ni reprocha. Es una madraza. Ha sufrido horrores por las cosas que me pasaron, y aunque es de llanto fácil, jamás dejó caer una lágrima delante de las nenas. De noche le encanta hacerlas dormir. Las acompaña a su cuarto, y recién SI ESTO NO ES después se dedica a AMOR ... "Parecen nosotros. A pesar de novios", dicen los los años que hace que amigos que estamos juntos, nuesconocen bien su tra pasión es la misintimidad. ma que la del primer día. Cuando pasan unas horas sin v ernos, ya no aguantamos. Todo lo que programamos -o los planes que cambiamos de golpe- no es otra cosa que una excusa para estar juntos".

especie de luna de miel. Por primera vez parece a la mejor se separaron por unos días de Dalma y de de las jugueterías: Giannina y viajaron a la Costa Azul con Barbies gigantes, casas de plástico Guillermo Cóppola y su novia, Soma. El retorno fue eufórico y triunfal. con capacidad Como siempre, volvieron con una vali- para jugar adenja repleta de ropa con la etiqueta Versace, tro con sus amiuna marca que los enloquece. Tanto, que gas (servicio de té incluido), juegos los hermanos del célebre creador italiano de mesa, osos de viajan muy seguido a Buenos Aires, con peluche y cientos su equipaje repleto de prendas, para que de muñecas con los Maradona elijan. ato: una camisa Versace no baja sus vestuarios de los 1.000 dólares. Otro dato: completos y hasen los últimos tiempos, los dos ta con sus muetomaron la costumbre de ves- . bles. En la puerta tirse con ropa idéntica: la misde uno de los placards hay una carma remera, los mismos jeans, la misma ta: la escribió campera de cuero, como si la simbiosis marido-mujer se trasladara también al Claudia, se llama A mi papá, y las hijas se las leen al padre cada noche antes de acosguardarropa. Claudia, además, le encarga modelos a tarse. Ella y él pasan juntos más tiempo del EIsa Serrano un par de veces al año. Su debilidad: la ropa negra. La debilidad de que se supone y a pesar de los frecuentes compromisos de Maradona. Además, no su marido: la ropa colorinche. es un secreto que -frente a las cámaras o El área de Dalma y Giannina merece un los grabadores, y aunque el tema central capítulo aparte: cada una tiene dos placards repletos de ropa, desde joggings y .sea el fútbol o cualquier otra cuestión- él elogia a Claudia con cuanto adjetivo enjeans hasta sacones de zorro o de visón. Además, el play room que les armó su pacuentra. En cambio, son muy pocos los dre en la mítica casa de Villa Devoto se que saben que ella llora cada vez que él

O

98

Pasaron casi.dieciocho años desde aquel primer beso en Villa del Parque. Con gloria o sin ella, en la pobreza o en la riqueza, en salud o enfermedad, bajo luces o envueltos en sombras, aprenden juntos y maduran juntos. Todo cambia o nada cambia, pero ese amor parece inalterable. Si dicen -o piensan en silencio--que cada uno es capaz de dar la vida por el otro, no mienten. Yeso está más allá de la ropa de Versace, del caviar, de los contratos, de los reportajes y hasta de las pantuflas con cara de osito. Que por ahí andan, en algún rincón de la casa. por: Beto Casella informes: Rebeca Peiró y Guillermina d'André fotos: Archivo Atlántida


::J'"

~ ~

-o ..

r

ID

:::::::

--t

CD CD ..c

CD CD

tu ~

e

CD

3 _. ., tu 3 o CJ) •

cr o

. (Q

CJ)

-o

o

~

o

o 3

.o'

e

CD

3 -..,

ID

3

O

en


Los Maradona por Beto Casella