Issuu on Google+

Precio

€ 6.00 iva incluido

Publicación oficial del Instituto para el Desarrollo Armónico La Teca

EL CUARTO CAMINO www.gurdjieff.es

ESP // Versión española ola

Cuadernos de estudio

#13

¿Cómo debe ser...

LA RELACIÓN ENTRE MAESTRO Y ALUMNO? II

LaTeca Instituto para el Desarrollo Armónico

El Cuarto Camino en las Sagradas Escrituras

JOSÉ EN EGIPTO Píldoras de conocimiento

LOS CENTROS INFERIORES

CPF El Centro de las primeras formas Las Piezas que le faltan al método de Gurdjieff


www.gurdjieff.es

EL CUARTO CAMINO Publicación oficial del Instituto para el Desarrollo Armónico La Teca

Sedes de La Teca

Instituto para el Desarrollo Armónico La Teca

ESPAÑA BARCELONA Gran Vía, 204 bis, local 4 08004 - Barcelona - España

Instituto para el Desarrollo Armónico

Presidente Giovanni M. Quinti Creadores Luigi Di Sante y Sonia Iacoangeli

Giovanni M. Quinti 93 432 99 76

Editor La Teca - Asociación Cultural de Barcelona

ITALIA

Diseño gráfico José L. García Muedra

ROMA SEDE CENTRAL Viale Gottardo, 66 00141 - Roma (RM) +39 (333) 4763495

Reproducción La Teca - Barcelona Colaboradores de este número

A. Bertolini, G. Marielli, E. Correnti, Eva M. Franchi, A. di Giandomenico, Paola Grasso, Giovanni M. Quinti.

LEGNANO Via Carlo Cattaneo, 95 20025 - Legnano (MI) +39 (347) 8277354

SASSARI Via Taramelli, 6 07100 - Sassari (SS) +39 (339) 3494060942

TRENTO Via San Pio X n° 93 38100 - Trento (TN) +39 (339) 5793091

TORINO Via Ada Marquesini Gobetti, 4 10100 - Torino (TO) +39 348 8937992

SUIZA LUGANO Referente: Fr. Dario Panigada LUGANO (SVIZZERA) switzerland@quartavia.org +41 (0)76 502.23.50

EL CUARTO CAMINO

LaTeca

Los Cuadernos de estudio "El Cuarto Camino" son publicaciones internacionales, producidas por la Asociación Cultural "La Teca" de Barcelona - España. Para subscribirse a esta publicación y recibirla directamente en tu casa, informate visitando nuestra página web www.gurdjieff.es En nuestro portal www.gurdjieff.es te será posible adquirir todos los números atrasados a un mejor precio (consultar existencias en la misma página web). Los manuscritos, fotografias, dibujos, etc. que se envien a nuestra redacción no serán devueltos. Por favor comunícanos, si los hubiera, los cambios de dirección postal, incluyendo la dirección antigua junto a la nueva a la siguiente dirección: Gran Vía de les Corts Catalanes, 204 bis, local 4 – 08004 Barcelona o bien por e-mail a: lateca@lateca.info La reproducción total o parcial de esta publicación está prohibida si no se autoriza de forma directa por nuestra Redacción. Depósito legal núm. B-12790-2008 Asociación Cultural "La Teca " CIF: G 64341225 Redacción Nacional y Sede Legal: Gran Vía de les Corts Catalanes, 204 bis, local 4 – 08004 Barcelona

Todas las citas están extraídas de los libros "Fragmentos de una Enseñanza Desconocida" y "Fr Santa Biblia", y estos pertenecen a las siguientes "La S ntes versiones en español:

Altri Gruppi di Studio sono attivi nelle seguenti città:

AREZZO, VICENZA, e CATANIA . Per informazioni sulle sedi operative

Fra Fragmentos de una Enseñanza Desconocida Ens P.D.Ouspensky P.D Editorial : Ganesha, Edi Caracas-Venezuela, 2001 Ca 569 páginas. ISBN 980-07-2460-5

SANTA BIBLIA IA Concordancias as Sociedades es Bíblicas Unidas as Revisión de 1960 60 1157 páginas. as.


EL CUARTO CAMINO # 1 13 3

3

4

Sección Poética

Editoriale

5

Las Piezas que le faltan al Sistema Gurdjieff

Estudio

Escucha lo que no sé decir

¿Es el amor un arte? ... Entonces requiere esfuerzo y sabiduría.

Charles L. Whitefield

10 NY

T

por Giovanni M. Quinti

Los Periódicos escribían sobre Gurdjieff

«Ouspensky siempre ha hablado de cinco Centros Inferiores. Sin embargo, existe un sexto Centro sin el cual no se podría empezar el Trabajo.

UNA DESCRIPCIÓN DETALLADA… Fragmentos de diarios ya olvidados...

11 Estudio

16

Los mensajes desde la página web del Cuarto Camino

Estudio de los Textos Sagrados

JOSÉ EN EGIPTO por Giovanni Maria Quinti

EL MANUSCRITO MISTERIOSO

En el Eneagrama José está situado en la estación llamada «Venus» o punto número 4. También es la posición del Centro Emocional o del Tipo Venusiano...

El portal www.gurdjieff.es publica algunos e-mails para divulgar la enseñanza.

17

EL SEXTO CENTRO INFERIOR

21

La Cofradía de la Teca

Estudio

LA RELACIÓN ENTRE MAESTRO Y ALUMNO 2ª Parte

Introdu Introducción a las ideas de G George I. Gurdjieff

EL PAPEL PA DEL HOMBRE EN LA EVOLUCIÓN DEL UNIVERSO

por Anna di Giandomenico Se concluye el artículo sobre la relación entre Maestro y Alumno con una correcta comprensión de su naturaleza y función.

22

Las cartas al fundador

LAS CARTAS DE LOS BUSCADORES Respuestas a preguntas de los investigadores de hoy en día.

Studio

24 Sab er

PÍLDORAS ... en pequeñas dosis

El Si Sistema t de Gurdjieff haciendo d referencia al material curioso e inédito de J. G. Bennett.

25

Los Relatos de los Buscadores

Ser

LOS CENTROS

EL HIJO DEL SOL

Una rúbrica que resume algunos conceptos del Cuarto Camino.

por Paola Grasso

Los artículos indicados por este logo son leídos, estudiados y profundizados por los Grupos de Estudio LA TECA presentes en Italia, España y Suiza. Si deseas participar envía una solicitud a: LA TECA - Gran Vía, 204 bis (local 4) - 08004 Barcelona o bien un e-mail a: info@gurdjieff.es Te enviaremos lo antes posible la dirección y los horarios de los encuentros de los Grupos de Estudio.

2


3

EL CUARTO CAMINO

Escucha lo que no sé decir

Poesía

Escucha

lo que no sé decir Charles L. Whitefield

No te dejes engañar por mí. No te dejes engañar por la máscara que llevo puesta. Una, mil máscaras, que tengo miedo de quitarme, aunque ninguna se parece a mí. El arte de la ficción es para mí una segunda naturaleza, pero no te dejes engañar. Por el amor de Dios, no. Te doy la impresión de estar seguro, finjo que todo va bien y sin problemas, dentro y fuera de mí; me defino vencedor y muestro indiferencia, digo «las aguas están tranquilas y todo está bajo control, y yo no necesito a nadie». Pero no me creas. En la superficie está todo tranquilo, pero mi superficie es mi máscara, siempre es diferente y siempre es artificial. Debajo no hay satisfacción. Debajo hay confusión, miedo y soledad. Pero la escondo. No quiero que nadie la vea. Tiemblo al pensar que mis debilidades y miedos se descubran. Por eso hago de todo para esconderlas con una máscara, una fachada relajada y sofisticada, que me ayude a fingir, que me haga de escudo ante la mirada que sabe. Pero es justamente esa mirada mi salvación. Mi única esperanza y lo sé. Si me hicieras sentirme aceptado, si me hicieras sentirme amado. No hay otra cosa que pueda liberarme de mí mismo, de la prisión que me he construido, de las barreras que he erigido con tanto cuidado. No hay otra cosa que pueda darme la certeza que no sé procurarme por mí mismo: que de verdad valgo algo. Pero yo todo esto no te lo digo. No tengo el coraje. Tengo miedo de que tu mirada no me haga sentirme aceptado, no me haga sentirme amado. Tengo miedo de que me desprecies, te rías de mí, y tu risa me matará. Tengo miedo de que realmente no sea nada, no valga nada, y de que tú te des cuenta...


4

Anna Di Giandomenico

Editorial

El amor no es un simple movimiento del corazón; el amor es un arte. Pero, ¿cuáles son las cualidades necesarias para aprender a desarrollarse a sí mismo, para convertirse en personas capaces de practicar dicho Arte por excelencia? Empecemos a analizar las dos primeras. El amor verdadero AMA EL PRIMERO. Normalmente, se vuelve a amar cuando se es amado.

El amor verdadero AMA A TODO. Otra cualidad del amor es que ama a todos, ¡sin distinción! No se para a pensar si el otro es «digno» de amor o no; si es guapo o feo; si es simpático o antipático; europeo o americano, africano o asiático, cristiano o hebreo, musulmán o hindú... El amor no conoce ninguna forma de discriminación. El amor verdadero ama a todos los que rozan su rayo y no se para ante las manifestaciones de la personalidad del otro, de sus automatismos. Otro alumno explica: «Mientras estoy pacientemente en la cola en una tienda, esperando mi turno, una viejecita me pide pasar delante de mí. Al pensar en el tren que sale dentro de poco más de una hora me hace reflexionar un momento; después, con una sonrisa, la dejo pasar». «Por motivos profesionales he seguido durante más de un año a Mustafá (seudónimo), marroquí, musulmán. Al finalizar mi servicio, él y su mujer, con los que tenía una buena relación, me piden que acepte un regalo». «Me hubiese gustado regalarle algo de mi tierra, me dice ella, pero al menos acepte esto, para darle las gracias por todo lo que ha hecho por nosotros: ¡la queremos como a una hermana!». «Desde que he entendido la importancia de amar a todos, intento recibir con paciencia los comportamientos molestos de mi hermana en el Camino».

«¿Es el amor un arte? Entonces requiere esfuerzo y sabiduría. O bien ¿es el amor una agradable sensación?, algo en lo que sumergirse, ¿es cuestión de suerte? La gente no piensa que el amor no es importante. Es más, lo necesita; se apresura a ver series interminables de películas de amor, felices o infelices, escucha canciones de amor; sin embargo, nadie cree que se tenga que aprender algo, en materia de amor. Este comportamiento se basa en varias premisas: la mayor parte de la gente piensa que el amor significa "ser amados", más que amar; como consecuencia, para ellos el problema es cómo ser amado, cómo volverse amables, y para alcanzar esta meta siguen varios caminos. La gente cree que amar es sencillo, pero que encontrar a la verdadera persona a la que amar o que nos ame es difícil... El primer paso es convencerse de que el amor es un arte, así como la vida es un arte. Nuestra civilización intenta aprender dicho arte: a pesar de la búsqueda desesperada de amor todo lo demás se considera más importante: éxito, prestigio, dinero, poder; casi toda nuestra energía se usa para alcanzar estas metas y casi ninguna para conocer el arte del amor» (E. Fromm).

EL CUARTO CAMINO

Unos alumnos me explican: «Una tarde, mientras estaba con otros hermanos, escuché a uno de ellos expresar el deseo de conseguir un libro, que lo ayudase a profundizar en un importante aspecto del camino. Después de algunos días casualmente di con aquel texto: rápidamente pensé en hacer feliz a mi hermano haciéndole un regalo». «Estaba cómodamente sentada en primera clase, cuando entró en el compartimento un anciano. Inmediatamente me ofrecí para ayudarlo a colocar su maleta en el portaequipajes y después a bajársela, antes de salir. Pequeños gestos de atención, pero que mantienen despierto en mí el amor». «La mujer de un buen amigo, que vive un momento difícil, ha pasado el examen teórico del carné de conducir. Me pregunto: ¿por qué no aprovechar la ocasión para celebrarlo? Decido ir a buscarla con un helado buenísimo».

Anna Di Giandomenico

¿Quién piensa en amar el primero? Se trata de tomar la iniciativa, de ser los primeros en moverse, de no esperar a que el otro dé el primer paso. Sería suficiente con fijarnos en quien tenemos a nuestro lado, para ofrecer un puro y simple gesto de amor.


Estudio

5

El Sexto Centro Inferior

En el número anterior 17

Estudio

El Ejercicio del Recuerdo por Giovanni M.. Quinti Quin

El Ejercicio del Recuerdo

Las Piezas que le faltan al Sistema Gurdjieff

por Giovanni M. Quinti

EL CUARTO CAMINO

EL CUARTO CAMINO

?

1

¿Conocías las verdaderas motivaciones por las que Ouspensky se alejó de Gurdjieff? Si tu respuesta es negativa, vuelve a leer la pág. 536-537 del libro Fragmentos de una enseñanza desconocida y coméntalo.

La Cofradía a de la Teca se e inspira en los mis mismos mos principios q que también encontramos en Ramón Llull, en la antiquísima Cofradía de los Hermanos de la Pureza, a la misma que se refiere Gurdjieff en su libro Encuentros con hombres notables llamándola «Sarmoung». La puerta (que diria Guénon) a través de la cual vamos hacia el Supremo, es el Cristianismo de los orígenes. Estudiamos no sólo los textos cristianos que forman parte del Canon, sino también aquellos cuya conexión histórica se confirma por los descubrimientos arqueológicos más recientes (por ejemplo el Evangelio según Tomás). Intentamos ser cristianos y partimos de los fundamentos del pensamiento Reformado Luterano, basando nuestro Camino en el elemento fundamental de la «salvación por Gracia». Por tanto, no tenemos nada que ver con la Iglesia de Roma. Sostenemos que el Método de Gurdjieff actualmente se ha malinterpretado por completo porque, como lo explica Ouspensky o los escasos textos del propio Gurdjieff, resulta incompleto y a veces erróneo. Sabemos a ciencia cierta que el Maestro pedía absoluta reserva sobre las prácticas de naturaleza religiosa y tradicional que utilizaba. Justo por estas actividades Ouspensky se alejó de él, perdiéndose en la noche de una enseñanza parcial e inadecuada. (1)

En n el número anterior hemos explicado que el ejercicio del recuerdo representa un instrumento para entrar en contacto con los centros re ep superiores. Existen diferentes técnicas para practicar este ejercicio; su up algunas de éstas se usan incluso hoy en día en las ceremonias religiosas a lg institucionales, aunque no siempre se ha mantenido vivo el espíritu de la in nst búsqueda interior que las animaba en origen. Para que el Ejercicio del b ús Recuerdo sea eficaz no debe llevarse a cabo por costumbre o Re ec superstición, sino desde el arranque de un deseo real de conocimiento. sup Además es necesario que se practique dentro de un grupo de trabajo constituido (puesto que muchas personas consiguen liberar más energía que una sola) y bajo la guía de un Maestro que ya tenga la capacidad de establecer un contacto con los Centros Superiores. El Ejercicio del Recuerdo que practica nuestra cofradía en su forma exterior se compone de movimientos, repeticiones de nombres o frases, determinadas respiraciones, bailes y cantos. El objetivo del Ejercicio del Recuerdo es el de activar la energía que Gurdjieff definía como «Tercera Fuerza», que permite al investigador avanzar con el duro trabajo sobre sí mismo que no podría realizar sin una ayuda exterior. De hecho, la energía psíquica que se necesita para el trabajo de autoconocimiento es enorme y es indispensable conseguir «gasolina» complementaria para continuar con el trabajo. Gurdjieff definía dicha fuerza también como «la pastilla» que el alumno del Cuarto Camino se introduce, cogiéndola del exterior. Para efectuar un correcto Ejercicio del Recuerdo es fundamental seguir paralelamente un trabajo sobre los centros inferiores y, en particular, sobre el sexto centro inferior, que Gurdjieff definía como el Aparato Formador. De hecho, es a través de dicho centro donde residen los modelos fundamentales arquetípicos de nuestra mente, con el que nosotros podemos entrar en contacto con los centros superiores.


Estudio

El Sexto Centro Inferior

por Giovanni M. Quinti

6

LLas as P Piezas iezas que que le le faltan faltan al al Sistema Sistema Gurdjieff Gurdjieff Si n nos os c cen centramos entr tram amos os e exc exclusivamente xclu lusi siva vame ment nte e en lla a exposición expo ex posi sici ción ón ouspenskyana ous ouspe pens nsky kyan ana a sobre sobr so bre e Centros Inferiores hombre, debemos atribuirle cinco: loss Ce lo Cent ntro ross In Infe feri rior ores es d del el h hom ombr bre e, d deb ebem emos os a atr trib ibui uirl rle e ci cinc nco: o: el Centro C Cen entr tro o Instintivo, Inst In stin inti tivo vo, el motor, m mot otor or, el emocional, e emo moci cion onal al, el intelectual iint ntel elec ectu tual al y el el sexual. sexu se xual al. Si Sin n embargo, emba em barg rgo o, según Gurdjieff, segú se gún n el propio p pro ropi pio o Gu Gurd rdjijief efff, era era su su costumbre cost co stum umbr bre e revelar reve re vela larr gradualmente grad gr adua ualm lmen ente te la la enseñanza ense en seña ñanz nza a y Ouspensky Ousp Ou spen ensk sky y no llevó llle levó vó a cabo c cab abo o su propia p pro ropi pia a formación form fo rmac ació ión n por por las las dificultades difi di ficu cult ltad ades es que que atravesó a atr trav aves esó ó y de llas as que que ya ya hemos hemo he moss hablado habl ha blad ado o*. Por Por este este motivo, puede parcial mo otivo o, la a visión ouspenskyana ousp ou spen e sk s ya yana a no o pu pued ede e se ser máss qu que e pa parc cial y fragmentaria. frag gmentaria.

*

Para p profundizar rofundizar en los motivos de la separa sep aració ción n entr e ntre e separación entre Ouspensky y Gurdjieff consul con sulta ta El Cu Cuart arto o consulta Cuarto Camino, número. 1.

En cuanto a los Centros Inferiores, por ejemplo, Ouspensky nunca ha estudiado Gurdjieff definir est tudi diado d la la función ffunció ión d de un sexto sexto t Centro Centro t (que ( Gurdji djieff ff prefiere prefi fiere d efi finiir «aparato»): como co mo ««ap apar arat ato» o»): ): el el Centro Cent Ce ntro ro de de las las Primeras Prim Pr imer eras as Formas. For Forma mass. Las Las siguientes sigu si guie ient ntes es palabras Gurdjieff: p pa labras son de Gurdji j eff: «Para «Para «Par a mí mí, la mejor m mej ejor or m man manera aner era a de iilu ilustrar lust stra rarr el aparato a apa para rato to formatorio ffor orma mato tori rio o es por por medio m med edio io de de una analogía. Es como una oficina con una mecanógrafa. Cada papel que entra a ella; cada cliente entra a ella. Ella enttra llega ll elllla; cad da cli lientte que e ntra t se dirige dirige i elllla. E Ell lla responde respond de a todo. Las respuestas que da se caracterizan por el hecho de que ella, en sí misma, empleada, mism mi sma a, es es solamente sola so lame ment nte e un una a em empl plea eada da, no sabe sab sabe e nada; nada na da;; pero pero tiene ttie iene ne instrucciones, libros, archivos y diccionarios en los estantes. Si tiene lo necesario para buscar alguna información particular, lo hace y responde en forma correspondiente; tiene, contesta». ffor orma ma c cor orre resp spon ondi dien ente te;; si n no o lo ttie iene ne, no c con onte test sta» a». (Perspectivas desde un Mundo Real – Ed. Ganesha, pág. 117)

IImaginemos magiinemos ahora ah hora nuestra nuestra t máquina má áquina i humana: h para que llos os «Di «Directores» Directtores» d de cada sección puedan comunicarse entre ellos (y así los diferentes Centros puedan armonizarse y formar un equipo armónico para comunicarse con los Centros Superiores) deben pasar a través de una centralita (el Centro de los Primeras Formas) que pueda traducir los idiomas de los diferentes centros y conducirlos a una comprensión colectiva los unos a los otros. El objetivo del Centro de las Primeras Formas (o «aparato formador»), por tanto, debería ser el de modular y demodular los «códigos-idiomas» entre los diferentes centros y también permitir que las comunicaciones de entrada y salida con el mundo externo puedan dirigirse de manera adecuada. (1)

Las Piezas que le faltan t al Sistema Sistema a Gurdjieff Gurdjiefff

?

De hecho: «... Del mismo modo en que los directores se comunican entre sí a través de ella, así lo hacen con la gente de afuera. Todo lo que entra o sale tiene que ser decodificado y recodificado. Su trabajo es el decodificar y recodificar todas las comunicaciones entre los gerentes, y después enviarlas a su destino. Lo mismo pasa con la correspondencia que llega: si está dirigida a uno de los gerentes, ella la despacha en el código apropiado. Sin embargo,comete errores con frecuencia y dirige a uno de ellos algo en un código equivocado. Este lo recibe y no comprende nada. Esta es una imagen aproximada del estado de cosas.». (Op. cit., págs. 118, la negrita es mía.)

?

1

Intenta explicar, con tus palabras, la función del Centro de las Primeras Formas.

«... Se mira constantemente en el espejo, se empolva la cara y se ocupa de sus propios asuntos, porque sus jefes rara vez están allí. A menudo no capta lo que se le dice con exactitud, sino que distraídamente oprime el botón equivocado que hace aparecer un cliché en vez de otro. ¿Qué le importa a ella? ¡Los gerentes vienen tan raramente! (Op. cit., pág. 118.)

EL CUARTO CAMINO

El gran problema es que esta secretaria:


11

Estudio

José en Egipto

Estudio e investigación de los Textos Sagrados

Giovanni M. Quinti

En el Eneagrama, José está situado en la estación llamada «Venus» o punto número 4. También es la posición del Centro Emocional o del Tipo Venusiano, sensible y condescendiente. José encaja perfectamente en el carácter de esta etapa eneagrámica y, a la vez, simboliza el correcto trabajo del Centro Emocional y el tipo Venusiano despierto. Su característica peculiar es la manera en que ama y el hábito de servir, utilizada como instrumento de trabajo sobre sí mismo. Por ejemplo, cuando el padre le pide ir a buscar a sus hermanos, quienes después lo venderían a los Ismaelitas, él simplemente responde: «¡Heme aquí!» (Gen. 37:13). Cuando lo venden, dentro de una cisterna, ridiculizado y ofendido, la Biblia nos lo muestra vengativo. ¿Cómo es esto posible? ¿Cómo puede un hombre encontrar tanta fuerza sin sentirse humillado, sin sufrir tanto? Las Escrituras nos hablan de hombres que, a través del amor que sentían por Dios, se convirtieron en hombres excepcionales. En ellos se establece una fuerza que ningún hombre nunca podrá hacer tambalear. También José puede definirse como un «hombre enamorado». Pero, ¿de quién? ¿Por quién siente ese amor?

EL CUARTO CAMINO

?

1

Es posible en tu opinión, que un ser humano experimente esta dimensión de amor?

A menudo pensamos que el amor tiene que tener obligatoriamente un destinatario. Se puede estar enamorado, en éxtasis y felices, sólo de alguien o, para los más narcisistas, de sí mismos y la propia imagen. Sin embargo, no es así: el amor da a quien lo siente una fuerza extraordinaria y el requisito esencial e innovador del que tenemos que partir es que el amor es una «estado del corazón» que es posible sentir incluso en los lugares en que no hay un destinatario que lo reciba. No estoy hablando del amor religioso o místico, comúnmente entendido. Incluso ese amor tiene un destinatario, aunque sea invisible. (1)


Estudio

José en Egipto

por Giovanni M. Quinti

12

«Llevado, pues, José a Egipto, Potifar, oficial de Faraón, capitán de la guardia, varón egip eg ipci cioo, lo lo compró comp co mpró ró de de lo loss is isma mael elit itas as q que ue lloo ha habí bían an llle leva vado do aall lláá. M Mas as Jehová JJeh ehov ováá estaba esta es taba ba con con José, Jos Joséé, egipcio, ismaelitas habían llevado allá. y fue varón próspero; y estaba en la casa de su amo el egipcio. Y vio su amo que Jehová estaba hacía, Jehová hacía prosperar mano. halló esta es taba ba con con éél, l, y q que ue tod ttodo odoo lo q que ue él él ha hací cía, a, JJeh ehov ováá lo h hac acía ía p pro rosp sper erar ar een n su m man ano. o. A Así sí h hal alló ló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía» (Gen. 39:1-4).

José tenía una extraordinaria capacidad para involucrarse en todo lo que hacía, con el máximo compromiso. Sabía llevar una casa, organizar la administración, tenía la justa j sta sensibilidad e inteligencia ju intelig gencia para p ra hacerlo. El pa amo lo había dejado todo en sus manos. Este paso nos muestra innegablemente la evidencia de una estrecha conexión entre el concepto de «buen jefe» y el gurdjieffiano «mayordomo interno». (3) Existe un proverbio que afirma: «Quien no sabe qué es servir, tampoco sabe qué es enseñar».

Estudio e investigaci investigación ón n de los Textos Textos o Sagrados Sagrad dos

En las Escrituras vemos que José nunca habla con Dios, no reza como hacía su padre, no dobla las rodillas, no le invoca, no le llama en la cruz y no le suplica ante las dificultades. No se viste de cilicio, ni se tira en la cabeza cenizas. Sin embargo «... Jehová estaba con José...» (Gen. 39:21) porque p po rq que llegó g a la última esencia de la enseñanza,, aq aquella quella donde el hombre se funde con «Jehová» y donde ni el concepto concept p o del hombre ni el concepto concep pto de divino existen. Sirvió a Potifar, un oficial del Faraón, sirvió al carcelero que lo tenía prisionero, sirvió al final al mismo Faraón en persona. A través del servicio aprendió a amar; entendió la fidelidad. José continuamente debe negar su pequeño yo, la vida lo obliga a hacerlo, no puede escapar. Y cuando niega el pequeño yo, aparece el cuestión gran yo, el Amo. No es una cuestión cuestión ó de fe, no es una cuest ión ó religiosa de es una «consecuencia rezos o invocaciones, invocaciones, i «consecuenciia técnica». té técnica». i P Por eso, ell Verdadero Verd Ve rdad ader ero o Camino Cami Ca mino no no no es una una Fe, FFe e, ni ni una una religión, reliligi re gión ón, aunque aunq au nque ue adopte a ado dopt pte e sus sus formas. «modalidad» «conocimiento modalidad» form fo rmas as. Es u una na ««mo moda dalilida dad» d» o u un n «c «con onoc ocim imie ient nto o de m mod odal alid idad ad»» de dell sistema a través del cual el hombre puede p ede centrarse en sí mismo;; e pu incluso dicha definición es incompleta porque el verdadero Camino no ciencia, de ciencias. es una ci ienciia, aunque es la la base b de ttodas odas d llas ci ienciias. (2) (2)

Pero, ¿de qué manera consigue José centrarse en sí mismo? Lo consiguió a través del potente instrumento de «servir». El buen servicio requiere necesariamente una no identificación con el Yo. Hasta cuando no nos veamos capaces de vivir para algo que no sea nuestro falso Yo, no podremos vivir para nuestro verdadero Yo. Jesús lo dice claramente:

?

2

Intenta definir qué es el Camino. ¿Una Religión? ¿Una Ciencia? ¿Un Arte? ¿Una Fe?

?

3

¿Qué es para Gurdjieff el «Mayordomo Interno»?

Por este motivo es necesario aprender la consistencia del servicio y del servir. «Si alguno quiere ser el primero, será el postrero de todos, y el servidor de todos» (Mt. 9:35), dice Jesús; pero no para exaltar quién sabe qué victimismo, sino porque en la experiencia del servir se condensan los problemas, se desvelan las formas y se pueden delinear las soluciones de TODAS nuestras resistencias. A través del servir se puede destruir la prisión mecánica en la que estamos encarcelados. Sé que puede parecer inverosímil una idea parecida al joven lector poco acostumbrado al Sistema. A menudo pensamos exactamente lo contrario; es decir, que para emanciparnos es necesaria una lucha activa, frontal, una verdadera «resistencia» que nos haga luchar en primera línea, defendiendo nuestro yo, nuestros derechos, nuestras necesidades.

EL CUARTO CAMINO

«Ninguno puede servir a dos señores; porque o aborrecerá al uno y amará al otro, o estimará al uno y menospreciará al otro» (Mt. 6:24).


17

Estudio

La Relación entre

Maestro y Alumno

Resumen de la Primera Parte: 5

Estudio

La Relación entre

Maestro y Alumno por Anna di Giandomenico

¿Cómo debe ser... La Relación entre Maestro y Alumno?

¿Cómo debe ser... La Relación entre Maestro y Alumno? 2ª Parte

2ª Parte por Anna di Giandomenico

Introducción

1

?

EL CUARTO CAMINO

EL CUARTO CAMINO

Intentad responder a esta pregunta.

Shah, Idries.Aprender a Aprender. Psicología y espiritualidad en el camino de los Sufíes. PAIDOS ORIENTALIA, 1994.

1 Shah, Idries. Los Sufis. KAIROS, 1997

2

Para tratar este tema fundamental, sin la pretensión de analizarlo exhaustivamente a causa de las implicaciones vitales que difícilmente pueden describirse de manera conveniente, recurriremos a textos de alumnos famosos de Gurdjieff (P. D. Ouspensky y T. De Hartmann) y a testimonios de alumnos contemporáneos, que nos ayudarán a identificar los elementos constitutivos de dicha relación. Pero antes de adentrarnos en el tema, comencemos con una pregunta: ¿Cuál es la función del Maestro? (1) Entablar una relación con lo sagrado «presupone una trascendencia de los límites “humanos”, a través del “recuerdo” de la sustancial naturaleza divina del hombre. Es superfluo volver a decir que esta capacidad de recordar no pertenece a la memoria ordinaria, sino que reside en la profundidad del ser, en aquel lugar secreto del Corazón, una simbología casi universal, que acoge y vigila la presencia del Espíritu». Leemos en Shah: «La función del Maestro se ha instituido por este motivo: el alumno debe aprender a aprender» 1 y también: «La función del maestro es abrir la mente de Quien busca, para que éste pueda abrirse a un reconocimiento del propio destino […]. El maestro… es la unión entre el discípulo y el objetivo. Éste personifica y simboliza el propio “trabajo”» 2.

En el artículo anterior hemos explicado que la función del Maestro es la conseguir que el alumno no esté condicionado por las influencias de c externas (por ejemplo, por los influjos ejercitados por la educación exte recibida, por las creencias culturales asimiladas, por los automatismos recib adquiridos) para que pueda conocer sus propias máscaras, adq desarrollando a la vez la raíz de su esencia interior. Sin embargo, el desa alumno es una persona que ha experimentado un vacío, que ha alum sentido la desesperación de una vida sin sentido: está buscando su senti verdadero ser y por ese motivo busca a alguien de quien pueda aprender. El Maestro representa el testimonio vivo del hecho de que existe una Enseñanza y que es posible acceder a ella, aunque éste no puede iniciar a nadie; es el alumno quien debe iniciarse a sí mismo. El Maestro sólo puede preparar las condiciones adaptadas para que el alumno recorra el camino adecuado que lleva al conocimiento de sí mismo, no puede trabajar en su lugar. Muchas personas se proclaman Maestros espirituales. ¿Cómo reconocer a un verdadero Maestro? Desgraciadamente no existen reglas; la única regla válida es la de fiarse de la propia intuición. El Maestro llega cuando el alumno está listo y no se le puede reconocer sólo a través de elocuentes discursos, puesto que un verdadero Maestro no se limita a transmitir conocimientos teóricos; comparte su ser. Además, el Maestro se corresponde siempre con el nivel del alumno: si el nivel del alumno es elevado, también el del Maestro puede serlo. El alumno, que encuentra a un hombre con un conocimiento más desarrollado que el suyo, muchas veces no es capaz de entender al Maestro; pero éste es capaz de comprenderlo mucho más de lo que el alumno consigue entenderse a sí mismo. Permaneciendo en un lugar más elevado, éste puede mirar más lejos.


Estudio

La Relación entre Maestro y Alumno II

por Anna di Giandomenico

18

Un aspecto indispensable es el de la total apertura y sinceridad del alumno en cuanto al Maestro. Gurdjieff advierte a los alumnos frente a la falta falt fa lta a de ssinceridad. sin ince ceri rida dad. d.

Shah, Idr Shah, Shah Idries Idries.Aprender ies.Apr Aprend ender er a Aprender. Apr p ender. Psicología g y espiritualidad en el camino de lo cami ino d lloss SSufíes. ufíes. fí PAIDOS ORIENTALIA, 1994.

1

«La gente no se da cuenta del lugar inmenso que ocupa la mentira en su vida, al menos la supresión de la verdad. Todos son incapaces de ser sinceros tanto consigo mismos demás. siquiera i ttant to con sigo i mi ismos como con llos demá d ás. Nii si iquiera i comprenden aprender cuando comprend nden que aprende der a ser si sinceros cuand ndo esto to es necesario necesari rio es una de las las cosas cos cosas as más más difíciles dif difíc ícililes es del del mundo. m mun undo do. (...) (...)) Por Por consiguiente, cons co nsig igui uien ente te, deben debe de ben n aprender sinceros, aprenderlo apre ap rend nder er a ser ser ssin ince cero ross, y apr a pren ende derl rlo o an ante te todo tod todo o en rel rrelación elac ació ión n con con el maestro de su trabaj trabajo. jo. Mentir deliberadamente al Maestro, o ser insincero con él, o simplemente ocultarle algo, hace la presencia de éstos en el grupo compl completamente lettamente t iinútil nút útilil y es aún ú peor que ser groseros o descorteses descortteses con con él o en en su presencia» p pre rese senc ncia ia»»1. (1) (1)

Por tanto, el alumno debe aprender a trabajar siguiendo con confianza del aprender cada llas as indicaciones indi dicaciones i dell Maestro, M Maestro, t aprender d a alimentar alilimentar t un amor c ada d vez comportamiento más grande. g ande. Lo contrario a este comp gr portamiento consiste en criticar al Maestro, sus acciones, sus modalidades, pensando que sabemos mejor que grupo q qu e él cómo debe guiarse guiarse el gr g up po o una actividad: «... falta de consideración exterior hacia el Maestro, falta de respeto, dureza, impaciencia tendencia discutir, esto rápidamente dure du reza za, im impa paci cien enci cia a y te tend nden enci cia a a di disc scut utir ir, to todo do e est sto o po pone ne rráp ápid idam amen ente te ffin in a cualquier posibilidad de trabajo, puesto que el trabajo es posible en la medida en que las personas se acuerdan de que han venido a aprender y no a enseñar. Cuando un hombre empieza emp pieza a alimentar la desconfianza hacia el Maestro, el Maestro pierde cualquier utilidad para él y éste se vuelve inútil para el Maestro. En este caso, es mejor que busque a otro o que intente trabajar solo. Esto no le hará ningún bien, pero en cualquier caso le hará menos daño que la mentira, la supresión de la verdad, de la resistencia o de la desconfianza con relación al Maestro». Cit. en Shah I., Aprender a aprender.

Puesto que el hombre se miente constantemente a sí mismo y a los demás, el éxito sobre la mentira es muy difícil; a pesar de esto, la mentira debe vencerse. El primer esfuerzo del alumno consiste en vencer la mentira en cuanto al Maestro: 1

¿Qué lugar le otorgas a la sinceridad en la relación con tu Maestro? ¿Sabías que ésa es la característica fundamental sin la cual ningún trabajo puede finalizarse? ?

2

Antes de finalizar la lectura permaneced durante algunos minutos en silencio, pidiendo perdón, en caso de que las palabras que acabáis de leer guarden relación con vosotros.

«El Maestro toma una tarea muy difícil: la limpieza y la reparación de las máquinas humanas. Naturalmente, éste acepta únicamente a aquellas máquinas que pueden repararse. Si una pieza básica está rota, o no puede funcionar, se niega a ocuparse de ella. Sin embargo, ciertas máquinas que podrían repararse se sitúan en una posición desesperada nada más empezar a decir mentiras. Una mentira al Maestro, aunque sea insignificante, una ocultación como la de esconderle lo que otra persona recomienda mantener en secreto, o lo que un alumno ha dicho de otro, ponen rápidamente fin a su trabajo; sobre todo si antes lo ha intentado de verdad. (...) Éste debe decidir si le dice la verdad o acaba con el trabajo» (2) Cit. en Shah I., Aprender a aprender.

El Maestro conducirá al alumno a desnudarse de todo lo que es falso, de todo lo que no es real, de todas las superestructuras, durante el recorrido de realización del propio ser. Al final, llega desnudo. Dicha operación de desnudez es difícil, porque el alumno, deseoso de experimentar el éxtasis, se ofusca en atravesar la agonía de perder la autovoluntad, las debilidades adquiridas, de hacer morir el propio yo. Este trabajo es el único que produce el crecimiento interior, el más grande que puede existir.

EL CUARTO CAMINO

?

¿Cómo debe ser... La Relación entre Maestro o y Alumno? Alumno? n 2ª Parte P te Par

Ouspensky Ouspen Ous pensky sky P P. D D. D.,, Frag FFragmentos ragmen mentos tos de una una E Ense Enseñanza nseñan ñanza za Des Descon Desconocida, conoci ocida da, CAP CA CAP. P. IV


"EL CUARTO CAMINO" es el órgano de impresión n oficial del Instituto Instittuto para el Desarrollo Armónico - La Teca. Te eca.

#12

#11

#8

#7

#4

#3

#10

#9

#6

#5

#2

#1

Estos son algunos de d los temas tema as que encontraréis encontrraréis en nuestra nu uestra publicación: publicac ción:

EN EL PRÓXIMO NÚMERO

José en la Corte del Faraón

EN EL PRÓXIMO NÚMERO

EN EL PRÓXIMO NÚMERO

Meditaciones sobre el Belén

EN EL PRÓXIMO NÚMERO

Dios:

¿debemos creer en él?

...y mucho más

www.gurdjieff.es

- El significado del Ejercicio Ejercicio del Stop - El Eneagrama y el Árbol de la vida - El método méto odo del Cuarto Cuar Camino explicado punto por punto - Lo que nunca se ha dicho sobre el 6.° Centro Inferior y sobre el 3.° Centro Superior - Los secretos de la vida de Gurdjieff - Los Hassnamusses: ¿quiénes son? - El Estudio de los Textos Sacros a través del método del Cuarto Camino - La Alquimia y el Cuarto Camino - La influencia de los Centros Superiores - Estudio del Antiguo Testamento teniendo en cuenta el Sistema - La Música Objetiva - De dónde proviene la enseñanza de Gurdjieff Cómo trabajar en nosotros mismos - Los orígenes del Cuarto Camino - Dante y el Cuarto Camino - La relación entre Maestro y Alumno - El aspecto espiritual del Cuarto Camino - El poder del pensamiento consciente - ¿Qué es el verdadero Recuerdo de uno mismo? - El Eneagrama desvelado: lo que nunca se ha escrito sobre el Eneagrama...


013 el centro de la primeras formas cuarto camino