Page 9

9

cuando la Academia de la Llingua Asturiana, máxima autoridad institucional en materia lingüística, estimó correcto el asturiano empleado tanto por la revista LA SIDRA como por la página web lasidra.as. Considerando totalmente injusta esta decisión, y por una cuestión de dignidad, la editorial presentó una demanda contra la Consejería de Cultura. El pasado día nueve de mayo de 2017 la Sala de lo Contencioso-Administrativo del Tribunal Superior de Justicia de Asturies dictó sentencia estimatoria de la demanda, acordando “retrotraer las actuaciones al momento anterior a la valoración de los proyectos a fin de motivar todos y cada uno de los apartados relativos, al menos, a aquellos que han logrado la subvención y los presentados por el recurrente”, imponiendo además las costas al Principado de Asturies. Dicha resolución judicial entiende que a la hora de valorar no es suficiente “al no aportar ningún dato, razón ni motivo que justifique la puntuación asignada”, evidenciando así la falta de motivación al puntuar los proyectos presentados y la indefensión en la que se encuentran las editoriales que se presentan a dichas convocatorias. Esta publicación ha entrevistado a Jorge Pérez Alonso, abogado especialista en Derecho Administrativo, que asumió la defensa de Espublizastur S.L en el pleito frente a la Consejería de Educación y cultura y en la misma expone cómo se desarrolló el proceso y las implicaciones que la ejecución de la Sentencia plantea. Buenos días. ¿Cómo se planteó la demanda? Es necesario precisar que nos encontrábamos ante un procedimiento relativo a subvenciones públicas. Como sucede en este tipo de procedimientos, las empresas interesadas presentan las solicitudes para op-

“La Direición Xeneral de Planificación Llingüística y Normalización nun cumple cola so obligación de normalización del asturianu” tar a ser beneficiarias de tales subvenciones. Al publicarse la Resolución que denegaba la concesión de ayudas a Espublizastur S.L y consultar el Acta de la Comisión encargada de valorar los proyectos, se pudo comprobar que no existía ningún tipo de motivación. No se explicitaban los criterios seguidos para otorgar las puntuaciones, simplemente se ofrecía una cifra total desglosada por apartados. Por ejemplo, en el apartado correspondiente al “grado de corrección lingüística”, donde las bases estipulaban que se podría otorgar un máximo de diez puntos, a Espublizastur S.L no le concedían ningún punto, sin exponer los motivos que llevaron a tal resultado. Por ello, la demanda se articuló en base a dos puntos. El primero, la falta de motivación. Cuando la Administración ejercita lo que en el ámbito del Derecho Administrativo se denomina “potestad discrecional”, la normativa básica de procedimiento administrativo impone la obligación de motivar, y en este caso se había prescindido de tal exigencia, que legalmente deviene obligada. La motivación no es, además, algo caprichoso o un mero formalismo, sino que es algo muy importante en cuanto no sólo sirve para que los ciudadanos conozcan por qué la Administración actúa de deter Xunetu 2017

LA SIDRA 163  

Espublización correspuendiente al mes de xunetu de 2017 con información alrodiu de la conderga al “Principado” pol TSJA frente a “LA SIDRA”,...

LA SIDRA 163  

Espublización correspuendiente al mes de xunetu de 2017 con información alrodiu de la conderga al “Principado” pol TSJA frente a “LA SIDRA”,...

Advertisement