Issuu on Google+

6

Entamu / Editorial Finada la mayada na práutica totalidá de los llagares, y cola sidre en plenu procesu de formientaura en toneles y tinos, ye’l momentu de dexar que la natura siga’l so cursu y lleve a bon términu tol esfuerzu rializáu.

Finalizada la mayada en la práctica totalidad de los llagares, y con la sidra en pleno proceso de fermentación en toneles y tinos, es el momento de dejar que la naturaleza siga su curso y lleve a buen término todo el esfuerzo realizado.

De nueu en navidaes les cellebraciones repitense y los alcuentros festivugastronómicos con compañeros, collacios y familiares son una feliz costante qu’hai qu’aprofitar pa percorrer l’ampliu abanicu de sidre que tenemos nel mercáu, escomenzando pola natural pa siguir cola de nueva espresión, la brut, l’axampanada, la sidre de xelu, el llicor de sidre, l’auguardiente de sidre... ensin escaecer la sidre dulce pa quien por edá, causes físiques o decisión presonal quieran evitar l’alcol.

Nuevamente en navidades las celebraciones se repiten y los encuentros festivogastronómicos con compañeros, amigos y familiares son una feliz constante que hay que aprovechar para recorrer el amplio abanico de sidra que tenemos en el mercado, comenzando por la natural para seguir con la de nueva expresión, la brut, la achampanada, la sidra de hielo, el licor de sidra, el aguardiente de sidra... sin olvidar la sidra dulce para quienes por edad, causas físicas o decisión personal quieran evitar el alcohol.

Momentu tamién de felicitar a los valencianos, cuyes Falles acaben de ser declaraes Patrimoniu Inmaterial de la Humanidá pola UNESCO, mentes que la Cultura Asturiana de la Sidre, qu’escomenzó la so campaña al mesmu tiempu, sigue pindia de que’l “Principado” presente la candidatura. Nun fai falta resaltar la trescendencia que tendría pa la sidre consiguir esta reconocencia, dende una perspeutiva socio-cultural por supuestu, pero especialmente nel planu económicu, pal seutor de la sidre, la hostelería y el turismu. Fáltenmos palabres pa calificar l’actuación del “Principado”, dicir na más que la falta d’un gobiernu realmente asturianu, que mire polo nueso, cuéstamos ca vegada más caro a los asturianos.

Momento también de felicitar a los valencianos, cuyas Fallas acaban de ser declaradas Patrimonio Inmaterial de la Humanidad por la UNESCO, mientras que la Cultura Asturiana de la Sidra, que comenzó su campaña al mismo tiempo, sigue pendiente de que el “Principado” presente la candidatura. No hace falta resaltar la trascendencia que tendría para la sidra haber conseguido este reconocimiento, desde una perspectiva sociocultural por supuesto, pero especialmente en el plano económico, para el sector de la sidra, la hostelería y el turismo. Nos faltan palabras para calificar la actuación del “Principado”, decir tan solo que la falta de un gobierno realmente asturiano, que mire por lo nuestro, nos cuesta cada vez más caro a los asturianos.

Magar tou ello la sidre avanza, y adíquense nueves actitúes. Yá nun sentimos la vieya romandela de “la sidre tocó techu” y ca vuelta ye más frecuente oyer a los llagareros falar de nuevos proyectos, tratar de lo muncho que se ta faciendo y lo muncho que ta por faer, plantegase oxetivos ca vegada más ambiciosos, tanto no qu’a la calidá se refier como a la espansión del productu en mercaos nacionales ya internacionales.

Pese a todo ello la sidra avanza, y se observan nuevas actitudes. Ya no oímos la vieja cantinela de “la sidra ha tocado techo” y cada vez es más frecuente escuchar a los llagareros hablar de nuevos proyectos, tratar de lo mucho que se está haciendo y lo mucho que está por hacer, plantearse objetivos cada vez más ambiciosos, tanto en lo que a la calidad se refiere como a la expansión del producto en mercados nacionales e internacionales.

Son bonos tiempos, ensin dulda, ta trabayándose bien y recuéyense los frutos. L’añu que vien entá va ser meyor.

Son buenos tiempos, sin duda, se está trabajando bien y se recogen los frutos. El año que viene aún será mejor.

156


LA SIDRA 156