Issuu on Google+

37

Ubicada en el centro neurálgico de Uviéu, a 50 metros de la calle Uría, centro Salesas y las estaciones de ferrocarril y Autobuses; es la única sidrería que está en la calle Manuel Pedregal, popularmente conocida como la ruta de los vinos, aunque por esto no deja de tener una buena vinoteca para así alternar todos los gustos. Fue en el año de 1994 cuando los padres de Fran –Dani y Carmen– se establecieron allí, aunque sus progenitores ya habían tenido la sidrería el Benditu en Villaviciosa, consolidando la raigambre de hosteleros con tradición sidrera, aunque es desde hace catorce años cuando los hijos regentan el negocio. Es importante recalcar esta parte como negocio familiar, ya que aunque actualmente esta Ana como jefa de cocina y otros dos camareros escanciadores, la atención personalizada hace que los tres hermanos conozcan desde hace muchos años el cliente y sepan lo que va a pedir, como debe de servirse la sidra, ‘cadencia’ de culetes, temperatura, y hasta el sitio que ocupan en el local. Esto lo digo porque hoy en día se ponen pocos establecimientos o negocios “para vivir de ellos” y cada vez más se abren sidrerías para especular que duran un ciclo de cuatro o a lo sumo cinco años, pero que carecen de ese carácter clásico como este negocio que va a cumplir casi 25 años. Ello no solamente es un signo de garantía, sino de buen hacer. El nombre de ‘El Valle’ viene dado por que ya los hermanos correteaban entre manzanas en una pomarada situada en el concejo de Grau que tenía la familia. Sobre el trato de la sidra, este es siempre muy cuidado, desde la elección de los palos mediante la cata de Fran o de algún experto catador cliente (como a la antigua usanza), de los tres llagares que habitualmente consumen: Zapatero, Gobernador y Orizón con sus correspondientes variedades de DOP como Novalín, Sopeña, y en todas sus variedades de escanciado tradicional, sidra brut, nueva expresión u otras sidras de nueva generación como Valnera e incluso aguardientes de sidra de los Serranos. Aquí la palabra sidrería está bien empleada, tanto por productos como por el compromiso de sus responsables en el escanciado personal de ellos mismos y los echadores habituales, que saben cómo atender a las peñas de sidreras que a diario tienen mesa y hora en el local, algunos desde hace 14 años, otros desde menos tiempo y que son referencia para que todo aquel que entre, sepa qué caldo se está bebiendo. La sala de máquinas, (llamada vulgarmente “cocina”) es una parte amplia, grande dentro del espacio total del local,

con mobiliario de acero inoxidable para que las tres personas que la atienden tengan espacio y desempeñen su cometido en un ambiente saludable. La elaboración de menús tanto del día como para grupos y empresas es el fuerte, con una cocina regional que cuida de manera excelente la presentación final del plato y con productos básicamente regionales, donde están presentes las DOP e IGP asturianas de quesos, fabes, carnes o embutido. En temporada tienen bonito o realizan jornadas como la del cerdo astur celta, pitu caleya, buey de Asturies o los menús típicos del Desarme, con el cual se abre la temporada de los callos en Uviéu, el Antroxu o la Ascensión (para degustar la frescura de los productos de la huerta en primavera). Además, la concurrida participación en otros eventos locales y regionales como la de pinchos o de las tapas, hacen de esta sidrería un lugar en continua evolución y con un amplio acervo gastronómico. La clientela es amplia, con representación mayoritaria de gente de mediana edad, profesionales, constructores, empresarios, funcionarios y gente de ese “Oviedín de siempre”. Por aquí pasaron personalidades, políticas como algún presidente de Galicia, gente de la ópera, del espectáculo como “José Luis Garci”, jugadores del Uviéu –sobre todo cuando este militaba en primera división– y otras personalidades de organismos y entes oficiales. El futuro de El Valle es seguir buscando calidad, y qué mejor que a través del nuevo sello de calidad que pretende otorgar el Principado, ‘Sidrerías de Asturias de Calidad Natural’, aunque este será sin tardar el próximo capítulo de este reportaje. La Sidrería tiene otros reconocimientos como el ‘Sello de Calidad Turística’ o el de ‘Asturias Excelente’. Por todo esto, este local es un referente obligado no solo para el ovetense, sino para muchos otros viajeros y turistas, de hecho, no es difícil encontrar gente de otros países degustando nuestra sidra. Como última anécdota recuerdo que en el mes de agosto estaba tomando una botella de sidra y me dijo Fran que estaban unos productores de sidra portugueses que hacían sidra en la Isla de Madeira. Hablando con ellos me dijeron que les habían indicado esta sidrería en el hotel, creo que es un dato bastante explícito. Página web www.sidreriaelvalle.com Diciembre del 2016- Manuel G. Busto Avientu 2016


LA SIDRA 156