Issuu on Google+

62 El mes del sueño. Así es como se puede definir la andadura del Restaurante Parrilla El Meollo, un concepto completamente vanguardista e innovador que tiene a todos los ovetenses enloquecidos. ¿Su secreto? El alma de Alberto Iglesias y Maria Pelaez que han puesto su ilusión al servicio de los clientes que los visitan cada día dispuestos a disfrutar con ellos.

De enhorabuena están los artífices de ‘El Meollo’, lo saben todos los que los conocen y también una clientela que ya se postula como fija. Hace tiempo que Alberto y Maria estuvieron amasando la idea que han convertido en toda una obra de arte. Con sus propias manos recuperaron esta parrilla y la remodelaron entera, convirtiéndola en un lugar de diseño donde está cuidado hasta el más mínimo detalle. Así lo cuenta Alberto, uno de los socios fundadores, que asegura que se han dejado el alma en cada rincón del local, pero que ha merecido la pena. Desde que inauguraran El Meollo hace un mes, su éxito no encuentra rival. Se han convertido en un lugar de referencia a la hora de disfrutar de una buena sidra acompañada de su deliciosa parrilla, pero también como restaurante de primera. En sus salones, bien diferenciados de la zona de barra, se mima a los comensales con un espacio privilegiado, una atención cinco estrellas, lo último en servicio hostelero y una carta tan innovadora como suculenta. De ella destaca su extensa carta de ensaladas variadas y diferentes, el queso de cabra rebozado con confitura de tomate o sus costillares a la parrilla. 155

Tanto tiempo han invertido mascando la idea de El Meollo que no falta tampoco la explosión de sabor dulce en los postres caseros. Una especial mención merece la espuma de tiramisú y el coulant de chocolate que, en una apuesta revolucionaria, cubren con una bomba de chocolate caliente derretida. Esta carta tan cuidada también incluye un apartado especial para los veganos, que pueden deleitarse con una gran variedad de platos completamente adaptados a ellos. El Meollo ofrecerá una Cena Especial de Nochevieja con baile en sus modernas instalaciones. Una apuesta igualmente arriesgada con la que pretenden hacer las delicias de cuantos elijan su local para dar la bienvenida al nuevo año. Otra posibilidad para dejarte enamorar por sus platos es la de organizar con ellos las cenas de empresa y de Navidad. Para lo que incluso cuentan con una estancia a parte que también está provista de una decoración inolvidable. Además de su carta, la que pretenden cambiar con bastante frecuencia para que sus clientes puedan disfrutar de platos diferentes y no tener siempre la misma oferta, también ofrece menú del día y de fin de semana. Un plan perfecto que completan sus sidras: Menéndez, La Llarada, Quintana y Villacubera.


LA SIDRA 155