Page 31

31

Pañar mazana ye una xera que requier la collaboración de tola familia.

Los llagares ya han comenzado a mayar para la próxima campaña de sidra. Sin embargo, una buena parte han experimentado demoras. El principal motivo es el retraso de la cosecha. Debido al tiempo que ha hecho este año, la maduración se ha tardado. Esta publicación ha entrevistado a una selección de elaboradores para conocer su opinión al respecto. Además, también se ha preocupado por conocer de primera mano cómo están viviendo esta problemática los cosecheros asturianos. Dentro de Campoastur existe una sección de frutas y hortalizas, que ampara también una organización de productores de manzana de sidra. A través de la llamada Agrupación de Tratamientos Integrados Agrícolas (ATRIA) de manzana, se controlan todas las fases de cultivo y la cooperativa planifica la producción y venta de dicha fruta, contando con contratos con múltiples llagares del país. Esto convierte a Campoastur en el primer comercializador de manzana de sidra. Jorge García es el director técnico de la entidad. “La manzana viene retrasada y esto ya se veía venir. La causa es que hubo una demora en la floración de este año. Hay que recordar que tuvimos un invierno bastante caliente de temperatura. El frío empezó en primavera, en los meses de marzo o abril. En marzo, por ejemplo, hubo dos o tres temporales de frío. Ello hizo que se retrasase la floración en quince días y hasta en tres semanas” explica el especialista y añade: “Y ese retraso se arrastra en todo el ciclo del manzano. Hay una correspondencia muy directa entre floración y recolección. Puede alterarse un poco por la climatología que haga en el verano, pero esa estación vino como tenía que hacerlo. Hizo calor, no hubo mucha seca. La falta de agua no fue un problema”. De manera que las manzanas que se están recogiendo

La vecería nótase más nes pumaraes tradicionales que nes nueves actualmente son las variedades más tempranas, y las que son de noviembre, están aún verdes. García subraya que en Campoastur se recolecta siempre por época de maduración. “Hacemos la prueba del lugol para saber la madurez. Empezamos las comprobaciones en el mes de septiembre. Por eso no es una percepción subjetiva, es científica, objetiva. Esto lo llevamos de forma muy estricta en la cooperativa. La manzana para hacer sidra tiene que estar en el punto de maduración óptimo, si no, no aporta azúcares, y si está sobre-madura, no pasa bien por la prensa” explica. A este retraso, se une que es un año par, un año vecero. Jorge García indica que este fenómeno se aprecia más en las plantaciones tradicionales ya que muchas veces nos se cuidan lo suficiente para moderar esta alternancia. “En la cooperativa tenemos mayormente plantaciones jóvenes. No es que sean cien por cien regulares, pero sí más que las tradicionales” detalla. Pero la carencia se nota, en especial, después de la abundante cosecha de la campaña pasada. De hecho, fue por el excedente de manzana que la cooperativa comercializó sus tres marcas de sidra: Gallu Pintu, Campoastur y 3MZ. Este año todavía no saben si van a mayar, esperarán a las últimas fechas de campaña para decidirlo. ¿Y cómo ha afectado a los elaboradores esta demora en la maduración? Gerardo Menéndez, de Sidra Menéndez, señala que, efectivamente, la cosecha lleva Payares 2016

LA SIDRA 155  

Espublización correspuendiente al mes de payares de 2016 con información del alcuerdu de la Xunta Xeneral en defensa la sidre, la sidre nes...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you