Page 13

su vida. Sentía un fuerte llamado de Dios a comprometerse en una obra que lo desconcertaba: colocar los fundamentos de una comunidad comprometida con la educación y la catequesis de los niños pobres. En aquella ocasión hablamos de la importancia de dejarle a Dios realizar su obra. Fundar en su providencia las escuelas de la caridad. Le insistí que ahondara en un espíritu de desapego y desprendimiento, que era necesario para él y para los maestros por él guiados que no hubiera ningún tipo de instalación ni garantías materiales para el porvenir. También dialogamos sobre cuánto es el bien hecho a niños y niñas pobres que acuden gratuitamente a las escuelas para aprender a leer, escribir y, sobre todo, a conocer, amar y servir a Dios desde la infancia hasta toda su vida. Lo que le dije en aquella ocasión no era otra cosa que lo que yo mismo insistía con las Damas de San Mauro, una asociación de mujeres que está bajo mi dirección en Rouen y París.

Beato Nicolás Barré, presbítero (1621-1686). El Calendario Proprio de los Hermanos de las Escuelas Cristianas celebra su memoria el 21 de octubre.

Al escribir estas líneas puedo dar fe de la lucidez y valentía que tuvo Juan Bautista de La Salle para constituir una comunidad de maestros de escuela consagrados a la educación y la catequesis de los niños pobres. Reconozco que algunos de mis contemporáneos y yo mismo lo hemos intentado sin lograr muchos avances. En Juan Bautista y la comunidad de los Hermanos, se ha podido materializar el deseo del movimiento catequístico escolar de ver una obra consagrada a la educación cristiana de los niños. Cuando miro retrospectivamente los encuentros con mis amigos Roland y La Salle, puedo percibir en aquellas visitas el rasgo característico del Dios providente que, en tiempos de angustia, visita a su pueblo.

(1) El tabardillo es una enfermedad infecciosa y contagiosa que consiste en una fiebre violenta y

delirante acompañada de pequeñas erupciones de color púrpura en la piel. El nombre médico del tabardillo es “tifus exantemático”.

asociados 11

Con más dudas que certezas, se despidió en aquella ocasión. Sin embargo, yo tenía la certeza de que Dios haría su propio camino en él, pues Juan Bautista es un hombre fiel. A aquella visita siguieron otras. Con el transcurrir de los años pude ser testigo del modo como Dios fue obrando en la vida de La Salle. Como les comentaba antes, Juan Bautista tomaba muy en serio el discernimiento y no decidía nada sin tener la certeza de estar haciendo la voluntad de Dios, para lo cual buscaba el consejo de sus amigos —entre los cuales tengo el gusto de ser contado—. En esta dinámica se dio aquel acto de desprendimiento total, cuando distribuyó sus bienes a los pobres durante la hambruna que azotó a Reims en el invierno de 1684-85. Lo mismo puedo decir de su renuncia a la canonjía, luego de varias idas y vueltas. Renglón aparte merece el paso que ha dado a un estilo de vida pobre y radical para acompañar más intensamente a la comunidad de maestros, que a la fecha se han consolidado como comunidad de Hermanos: los Hermanos de las Escuelas Cristianas.

Asociados 14  

Revista de Formación del Distrito La Salle Argentina-Paraguay. Año 4. Número 14

Asociados 14  

Revista de Formación del Distrito La Salle Argentina-Paraguay. Año 4. Número 14

Advertisement