1 minute read

Hijos de un abrazo colectivo

HIJOS DE UN ABRAZO COLECTIVO

Hizo falta una dosis ilimitada de tolerancia, una porción ingente de respeto y una parte sustancial de comprensión maceradas en un inquebrantable espíritu de diálogo y una infinita voluntad de cambio para que surgiera la pócima mágica con la que España pudo abandonar la oscuridad de la dictadura franquista y dar un salto colosal en libertades y avances sociales.

La Constitución de 1978 que hoy cumple 40 años es la máxima expresión de aquel cóctel que, en palabras de uno de sus autores, acabó con la España negra de súbditos y señores.