Issuu on Google+

HERALDO DE ARAGÓN d DESÁBADO d dd d DE AQUÍ d 17 DE MARZO DE 2012 ●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●

EL ÁLBUM DE LA SEMANA

Morales recibió el premio de relatos de La Republicana de manos de Lechón, dueña del restaurante. ARÁNZAZU NAVARRO

Los alrededores del palacio de Congresos, en la Expo, se convirtieron en un plató de cine en el que se rodaron algunas escenas de una película de Bollywood, ‘Anna Bond’.

Arturo Fernández hizo las delicias del público que se acercó a las tertulias organizadas por Mari Cruz Soriano.

J. C./EFE

ASIER ALCORTA

●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●

OQUE DRO T

las últimas protagonistas de la célebre tertulia Nike, se animó, incluso, a dedicarle un poema: «Escuchad barítonos mudéjares, he venido a entregaros lo que no se puede conceder…», y le regaló su último libro, ‘Las voces de mi parque’. Y claro, el actor se emocionó, pero enseguida recuperó la chispa: «¿El aragonés más galán? No lo sé, para mí es un enemigo». Al que sí quiso citar fue a Ángel Anadón, director durante muchos años del Principal, «un empresario que entendía muy bien lo que le gustaba al público». De la mano de 92 artistas aragoneses de

RO

O D A INVITCIAL ESPE N ALEJA

El gran tragicómico y compañía

●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●

Z

solución de continuidad pasó del drama a la comedia. Recordó cómo con 20 años se despidió de su madre. Desde Gijón emprendía un viaje sin retorno a Madrid y en su mejilla se intuía una lágrima al rememorar la escena. Pero claro, «en la estación me esperaba Ana Mari, una mujer casada, bellísima, diez años mayor que yo», y en ese momento se le pasaron todos los males. La incipiente lágrima se transformó en carcajada global. Hubo más momentos así, que le agradecieron la cantante Corita Viamonte y la pintora y poeta Feli Burillo. Feli, una de ●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●●

aragoza está viva. El corazón de la ciudad late con fuerza al ritmo que marca una agenda que a medida que sube la temperatura ambiental, se va cargando de eventos y visitas. La semana ha dado mucho de sí. Ha sido emprendedora, glamurosa, divertida, solidaria… No ha faltado de nada. Si acaso, un poco más de cariño hacia el cantante Pedro Guerra, que compareció ante un auditorio escaso en el Teatro Principal. Ya vendrán tiempos mejores. Por lo demás, un servidor ha podido compartir la vitalidad de María Jesús Lechón, dueña de la casa de comidas La Republicana. El domingo entregaba a Angélica Morales el premio del I Concurso de relatos ‘Cuéntale un cuento a La Republicana’. Ella, y a buen seguro que los 200 escritores que se han presentado, todavía alucinan con la cuantía: 3.000 euros, a razón de 300 euros el folio; una recompensa similar a la que ofrece el Santa Isabel de Portugal, pero claro, hay que presentar una novela. En fin, que la cafetera que da problemas o la cubertería obsoleta tendrán que esperar. Con esta actitud se ha propuesto María Jesús transformar su casa de comidas en una promotora cultural, invertir en dar satisfacción al espíritu, muy apoyada por escritores como José Luis Rodríguez, Mari Carmen Gascón, Túa Blesa o Sergio del Molino. Y es de agradecer. Muy agradecida también ha sido la visita de Arturo Fernández. Se subió al escenario, pero no para interpretar un papel o para interpretarse a sí mismo –que uno ya no sabe cómo acertar con este actor–, sino para hablar de lo que le apeteció junto a Mari Cruz Soriano. Los 83 años ahí están, pero la pose y el ingenio también. Podrá gustar más o menos, pero al margen de filias y fobias, en Zaragoza demostró que es un generador de emociones. Sin

la talla de José Beulas, Nati Cañada, Natalio Bayo o Pepe Cerdá ha llegado el acto más solidario. Ellos y otros muchos han vuelto a ceder sus obras poniendo un precio simbólico a los cuadros para financiar el trabajo de Aspanoa y su causa: mejorar el estado de salud de los niños afectados por cáncer y el de sus familias. Una belleza muy diferente es la que se muestra en Trocadero. Nombre sonoro y envolvente que ha protagonizado el evento más glamuroso. Se trata de una zapatería, sí, pero de modelos exclusivos que en algún caso cuestan 700 euros. Los dos socios, José Paúl y Sara Aidí, de 29 años, están convencidos de que en Zaragoza hay hueco para estos zapatos que habitualmente visten Penélope Cruz o Cameron Diaz, y clientes potenciales para comprarlos. Y el cierre va a ser muy cinematográfico. En comparación con la película ‘De tu ventana a la mía’, el mediometraje ‘Detrás del tiempo’ es una propuesta muy pequeñita, pero hecha con mucho cariño. Ayer fue el preestreno en el Centro de Historias de Zaragoza y hoy se estrena en este mismo escenario. Fernando Yarza, el productor ejecutivo; su director y guionista, Jesús Zatón, y el elenco de actores: Ana Portolés, Natalia Diloy, Patricia Muro y Jesús Bernal, han hecho un gran esfuerzo, con muy pocos recursos, para que saliera adelante este retrato vivo, tierno y descarnado de tres mujeres cuyas vidas se entrelazan con la de un escritor frustrado. Nada que ver, sin duda, con la última producción de Bollywood, ‘Anna Bond’ que el miércoles pasó por el recinto de la Expo. Con lo que se gastó el equipo que se desplazó a Zaragoza para rodar unas escenas, a buen seguro que se hubiesen podido financiar media docena de mediometrajes. Pero bueno, nos tendremos que conformar con que la arquitectura de la Expo sirva de atrezzo publicitario y de decorado de películas de masas en la India. Es lo que hay.


La Republicana en Heraldo de Aragón