Page 13

laprensa.com.gt

Quetzaltenango, 18 de abril de 2018

La Entrevista

LP LP 13

LAS GEMELAS SCHOENFELD:

QUETZALTECAS DE ACERO Y MAÍZ

SE PREPARAN PARA PARTICIPAR Y BRILLAR EN LAS OLIMPIADAS TOKIO 2020 La pasión y el amor por el deporte para las gemelas triatletas originarias de Quetzaltenango, que sueñan con participar en los Juegos Olímpicos del 2020 en Tokio, Japón, y que lucharán para posicionarse en los primeros lugares del ranking mundial, comenzaron gracias a la motivación y apoyo de su padre, Otto René Schoenfeld, quien desde pequeñas les decía: “Aprendan a nadar para sobrevivir, como una cuestión de seguridad”. Por Adrián Velásquez / La Prensa de Occidente Fotos: Audrey Gámez. Audrey Profille

“Somos católicas. Mi papá murió de cáncer, fue una etapa muy difícil, el santo de la familia es San Judas Tadeo por ser el santo de las causas difíciles y desesperada. A él siempre le compartimos y encomendamos nuestras actividades para que nos ayude en lo que sea”.

“Nos empezó a gustar y en época de vacaciones íbamos a los cursos de natación hasta que aprendimos a nadar, año con año agarramos ritmo y empezamos a entrenar con la selección de Xela”, cuenta una de las gemelas Schoenfeld. Bárbara Daniela y Bárbara Marlene, vestidas con sudaderos parecidos, jeans y tenis, muy relajadas, sonrientes y con sus ojos llenos de brillo, se presentan: “A mí me dicen Daniela y a mi hermana le llaman Bárbara”. Aunque sus rostros son idénticos, la voz de Daniela es aguda y la de Bárbara un tanto grave. Cuentan que se iniciaron en la natación cuando tenían entre 12 y 16 años. Aseguran que en los primeros cinco

años participaron en varias competencias a nivel nacional, pero luego se enfocaron en sus estudios. “Fue hasta en el primer año de universidad que decidimos empezar en el triatlón”, comentan. Las gemelas agregan: “La carrera era un deporte que practicábamos como condición física durante nuestra preparación de natación y participábamos en carreras dominicales, no nos iba tan mal. Solo nos faltaba dominar el ciclismo, por lo que decidimos empezar en el triatlón, nos iniciamos en carreras muy cortas”. Aseguran que su papá les preguntó si estaban seguras de practicar ese deporte porque había que dedicarle mucho tiempo y esfuerzo, ellas contestaron que sí y aceptaron el reto. “Poco a poco fuimos subiendo de nivel, los resultados ayudaron para entrar a la selección nacional, este es nuestro octavo año y nos fue mucho mejor de lo que esperábamos”, expresan emocionadas.

Del barrio Bolívar a las Olimpiadas

Las hermanas nacieron el 30 de junio de 1991, su familia residía en los alrededores del parque Simón Bolívar, en la zona 1 de Xe-

La Prensa Edicion No#1  
La Prensa Edicion No#1  
Advertisement